Está en la página 1de 17

Revista de la Asociación de Gestión de Aire y Residuos

ISSN: 1096-2247 (Print) 2162-2906 (Online) Journal homepage: http://www.tandfonline.com/loi/uawm20

Enzimas para mejorar la biorremediación de


Suelos contaminados con petróleo: una breve reseña

Chi-Yuan Fan & S. Krishnamurthy

Para citar este artículo: Chi-Yuan Fan & S. Krishnamurthy (1995) Enzymes for Enhancing
Bioremediation of Petroleum-Contaminated Soils: A Brief Review, Journal of the Air & Waste
Management Association, 45:6, 453-460, DOI: 10.1080/10473289.1995.10467375

Para dirigirse a este artículo: https://doi.org/10.1080/10473289.1995.10467375

Publicado en línea: 05 Mar 2012.

Envíe su artículo a este diario

Vistas del artículo: 2540

Ver artículos similares

Citando artículos: 13 Ver artículos citados

Términos y condiciones completos de acceso y uso se pueden encontrar en


http://www.tandfonline.com/action/journalInformation?journalCode=uawm20
Enzimas para mejorar la biorremediación de Suelos
Contaminados con Petróleo: una breve reseña

Chi-Yuan Fan & S. Krishnamurthy

Publicaciones de la rama de control, laboratorio de ingeniería de reducción de riesgos,


agencia de protección del medio ambiente de EE. UU., Edinson, New Jersey

RESUMEN
Durante las décadas de 1950 y 1960, se instalaron cientos de miles de tanques de
almacenamiento subterráneo (y tanques de almacenamiento sobre el suelo) que
contenían productos derivados del petróleo y productos químicos peligrosos. Muchos de
estos tanques han sido adaptados o han excedido su vida útil y tienen fugas, lo que
representa una grave amenaza para los suministros de aguas superficiales y subterráneas
de la nación, así como para la salud pública. Limpiar las emisiones de hidrocarburos de
petróleo u otras sustancias químicas orgánicas en el entorno subsuperficial es un
problema del mundo real.

El tratamiento biológico de suelos contaminados con hidrocarburos se considera una


tecnología relativamente segura y de bajo costo; sin embargo, su potencial para tratar con
eficacia los desechos recalcitrantes no se ha explorado completamente. Durante millones
de años, los microorganismos como bacterias, hongos, actinomicetos, protozoides y otros
han cumplido la función de reciclar la materia orgánica a partir de la cual puede crecer la
nueva vida vegetal.

Este documento examina la tecnología de tratamiento biológico para la limpieza de suelos


contaminados con productos derivados del petróleo, con especial énfasis en los sistemas
de enzimas microbianas para mejorar la tasa de biodegradación de los hidrocarburos del
petróleo. Se discuten las clasificaciones y funciones de las enzimas, así como los
microbios, en la degradación de los contaminantes orgánicos. Además, se examinan el
efecto de meteorización sobre la biodegradación, los tipos de degradadores de
hidrocarburos, las ventajas asociadas con el uso de enzimas, los métodos de extracción
de enzimas y las futuras necesidades de investigación para el desarrollo y la evaluación
de la biorremediación asistida por enzimas.

IMPLICACIONES
El suelo contaminado por productos derivados del petróleo es un problema omnipresente
en los Estados Unidos. Las regulaciones han ordenado los límites de contaminantes para
varios productos derivados del petróleo. Durante millones de años, los microorganismos
han desempeñado la función de reciclar la materia orgánica a partir de la cual puede
crecer la nueva vida vegetal. Este proceso natural puede emularse, quizás incluso
acelerarse, y usarse para la desintoxicación. Bajo ciertas condiciones, la biodegradación
intrínseca podría mejorarse y considerarse como una alternativa rentable para el control
del riesgo ambiental y de la salud.
INTRODUCCION

Uno de los principales problemas encontrados a medida que nos acercamos a un nuevo
siglo es la contaminación ambiental. La contaminación ambiental no puede aceptarse
como inevitable para la sociedad tecnológica. El suelo contaminado por productos
derivados del petróleo es un problema omnipresente en los Estados Unidos. La limpieza
de estos suelos contaminados es un desafío severo. Las regulaciones han ordenado los
límites de contaminantes para varios productos derivados del petróleo. La consideración
de la tecnología actual para la eliminación de contaminantes muestra claramente que los
métodos físicos y químicos a menudo son antieconómicos. Sin embargo, la tecnología de
tratamiento biológico puede ofrecer una solución a este problema. No todos los procesos
que generan desechos contaminantes pueden reemplazarse por alternativas limpias. Sin
embargo, la contaminación puede controlarse tanto en la fuente como en la pluma
contaminada después de un incidente.

Durante millones de años, los microorganismos como las bacterias, los hongos, los
actinomicetos, los protozoos y otros han cumplido la función de reciclar la materia
orgánica a partir de la cual puede crecer la nueva vida vegetal. Este proceso natural
puede emularse, quizás incluso acelerarse, y usarse para la desintoxicación. Los
microorganismos mixtos presentes en el medio ambiente pueden transformar la mayoría
de los compuestos orgánicos tóxicos. El tema de la degradación biológica ha sido tratado
críticamente.1 La mejora ambiental, como el ajuste del pH, la temperatura, los niveles de
nutrientes y la aireación, con frecuencia puede ser necesaria para facilitar el proceso de
biotransformación. Los microbios generalmente metabolizan la materia orgánica para
producir energía para su síntesis, movimiento y respiración. Los compuestos orgánicos
naturales simples se incorporan fácilmente en las células de los microbios y se oxidan en
condiciones aeróbicas. Cuando los microbios entran en contacto con materiales orgánicos
complejos, se liberan enzimas extracelulares para convertir materiales de alto peso
molecular en fracciones difusibles, que podrían transportarse a través de la pared celular
para su asimilación. Las poblaciones microbianas autóctonas, especialmente las bacterias
heterótrofas y los hongos, son los principales agentes causantes de la biodegradación.
Los microbios que transforman compuestos específicos pueden aislarse, cultivarse,
adaptarse y enriquecerse en condiciones de laboratorio. Esta revisión discutirá las
limitaciones de la biodegradación de hidrocarburos de hidrocarburos por los microbios y
las ventajas de los sistemas enzimáticos para mejorar la biodegradación.
Nombre común. Nombre sistemático. Nombre típico

Figura 1. Estructuras alifáticas, ciclo alcanos y aromáticas.

COMPONENTES QUÍMICOS PRODUCTOS DEL PETRÓLEO

La mayoría de los productos petrolíferos liberados por fugas de tanques de


almacenamiento subterráneos se conocen como fluidos a granel individuales. Sin
embargo, los productos derivados del petróleo comprenden una amplia gama de
hidrocarburos, desde hidrocarburos aromáticos simples y alifáticos de cadena
corta en gasolina hasta queroseno, diésel y aceites pesados, y aceites lubricantes
o vaselina, cada gradación con cadenas de carbono crecientes y complejidad. La
Figura 1 ilustra la estructura básica de los hidrocarburos de petróleo. Las gasolinas
son destilados ligeros con un rango de punto de ebullición de -12 a 200 °C, y su
composición química varía significativamente con las fuentes de petróleo crudo y
el proceso de mezcla para garantizar la volatilidad adecuada del combustible y el
rendimiento del automóvil en cada localidad y cada temporada. En teoría, la
gasolina podría condensar más de 1.200 hidrocarburos diferentes, de los cuales
aproximadamente 230 se encuentran en el rango de números de carbono de C3 a
012.2 Los destilados intermedios, como el diésel y los combustibles de aviación
con un punto de ebullición de 170 a 340 °C, contiene el rango de carbón de C10 a
C28. Los productos pesados del petróleo (huevo, aceite lubricante, cera de
parafina y asfalto) tienen puntos de ebullición superiores a 350 ° C.
La Tabla 1 indica los constituyentes principales de tres productos derivados del
petróleo comúnmente utilizados (por ejemplo, gasolina automotriz, combustóleo
No. 2 y combustible de avión No. 4). Al evaluar los efectos del tratamiento
biológico de estos contaminantes del petróleo en un sitio en particular, será
esencial conocer la solubilidad en agua y la cantidad de átomos de carbono de los
productos derivados del petróleo. Por ejemplo, los hidrocarburos con alta
solubilidad en agua y bajo número de carbono estarán expuestos a la
biodegradación. Por lo tanto, las fracciones más ligeras de hidrocarburos (p. Ej.,
Alifáticos de cadena corta e hidrocarburos aromáticos de un solo anillo) en un sitio
de suelo contaminado con gasolina tendrá una tasa de biodegradación
relativamente más alta que un sitio contaminado con aceite combustible No. 2
debido a la solubilidad relativamente alta en el agua de las composiciones de
gasolina. Capacidad en el agua de las composiciones de gasolina.

La meteorización puede afectar la composición de las concentraciones de


productos derivados del petróleo. Los componentes de un producto de petróleo
fresco pueden diferir de los de una muestra desgastada que contiene un
agotamiento de algunos alcanos de cadena lineal. Sabemos que los hidrocarburos
de cadena lineal se degradan más fácilmente que sus contrapartes de cadena
ramificada. Debido a que los hidrocarburos de cadena ramificada son más
resistentes a la biodegradación, los suelos degradados contaminados con
productos de petróleo típicamente tienen bajas relaciones de cadena lineal a
cadena ramificada, extendiendo así la duración de la biorremediación.

BIODEGRADACIÓN DE HIDROCARBUROS DE PETRÓLEO

La microbiología del petróleo está bien documentada. 3 Se han identificado más de


200 especies de bacterias, levaduras y hongos capaces de degradar
hidrocarburos.4 En orden de importancia, estos son los siguientes: (1) bacterias
heterótrofas, (2) hongos, (3) bacterias aeróbicas, (4) actinomicetos, (5) microbios
fototróficos y (6) bacterias oligotróficas.

La Tabla 2 enumera microorganismos aeróbicos comunes que degradan


hidrocarburos de petróleo. Como se indica, Corynebacte = rium spp. Se cree que
son agentes principales que causan la degradación de hidrocarburos.
Pseudomonas spp., puede transformar muchos compuestos diferentes Son
adaptables para producir biotransformación a través de la transferencia de
plásmido de material genético. Los hongos tienen una capacidad considerable
para degradar los hidrocarburos de las estructuras complejas y la longitud de la
cadena larga. Bacteria y levaduras, por otro lado, muestran una capacidad
decreciente para degradar alcanos con el aumento de la longitud de la cadena.
Los organismos en dos órdenes de hongos Mucorales (como Cunningharriella) y
Monililiales (Fusarium, Aspergillus y Penicillium) muestran un alto potencial de
biotransformación. El metabolismo fúngico a menudo resulta en un metabolismo
incompleto; por lo tanto, la asociación subsecuente con bacterias es necesaria
para la mineralización completa. En muchos casos, la biorremediación se puede
combinar con un proceso físico o químico complementario para mejorar la
confiabilidad y efectividad de ambos procesos.

La Figura 2 ilustra las rutas oxidativas generales para organismos eucarióticos y


procarióticos. El primer paso en la degradación aeróbica de compuestos
aromáticos es la activación del anillo para la escisión por hidroxilación.
Tanto los alcanos de cadena corta como los de cadena larga se oxidan al
correspondiente alcohol, aldehído y luego ácido.5 Se cree que el alcohol
primario derivado del alcano se oxida al aldehído mediante una alcohol
deshidrogenasa, y el aldehído se oxida al ácido por un aldehído
deshidrogenasa. Se cree que los ácidos grasos resultantes de los alcanos se
oxidan mediante un sistema de beta oxidación inducible al nivel de acetato
para alcanos de cadena par y propionato para alcanos de cadena impar. El
acetato se oxida posteriormente en el ciclo de Krebs. Aunque el mecanismo
del paso inicial en la oxidación de alcanos no está claro, se ha determinado
que el oxígeno es un reactivo obligatorio en la oxidación de alcanos
catalizada por sistemas microbianos. También se conocen vías de oxidación
de los diterminales y subterminal.6,7
TRATAMIENTO BIOLÓGICO DEL SUELO CONTAMINADO CON
PETRÓLEO

Un documento reciente8 expone en detalle el atractivo de la biorremediación


de suelos contaminados con petróleo. La biorremediación de suelos
contaminados con petróleo ofrece un tratamiento competitivo en función de
los costos para muchos sitios que actualmente se enfrentan a costosas
incineraciones o a la responsabilidad ampliada de la eliminación en tierra. En
el campo, bajo condiciones de remediación de sitios a gran escala, se ha
demostrado que esta tecnología es rentable.9.11

Un factor clave que comparten todas las aplicaciones de biotecnología es que


el diseño de la aplicación debe compensar efectivamente los efectos
limitadores de la velocidad de varios parámetros, tanto microbiológicos como
ambientales. Algunos de estos factores que limitan la velocidad, que pueden
aplicarse en un sitio específico, son los siguientes:

• La ausencia completa o baja densidad de una población o especie


bacteriana que es capaz de degradar hidrocarburos,
• Temperatura y humedad,
• Suministro de oxígeno,
• Abastecimiento de nutrientes disponible,
• Biodisponibilidad de contaminantes y química del suelo, y
• Ecología de la población.

La temperatura afecta tanto la tasa de crecimiento específico de los microbios


degradantes como la actividad de la enzima responsable de la oxidación del
contaminante. Para la mayoría de los suelos contaminados con petróleo, la
temperatura que proporcionó un crecimiento favorable fue de 27ºC.

Figura 2 Vías oxidativas generales para organismos procariotas y eucariotas.


La mayoría de la degradación de hidrocarburos es causada por bacterias
aeróbicas. Esto se debe en gran parte a la gran capacidad de rendimiento
energético de la respiración aeróbica en relación con la respiración
anaeróbica y la fermentación. El contenido de oxígeno en el suelo es a
menudo un factor limitante de la velocidad en la biorremediación11. Para
mitigar el potencial de limitación de oxígeno, se incluye el suministro de
oxígeno, ya sea mediante inyección de aire o mediante la adición de peróxido
de hidrógeno. Por lo general, la deficiencia de nutrientes de los suelos se
corrige mediante la adición de nitrógeno y fósforo.

La disponibilidad biológica de contaminantes hidrofóbicos es a menudo el


factor limitante de la velocidad en la biodegradación. Este factor es una
función de la química del suelo. En muchos suelos, el contaminante puede no
estar disponible debido a la hidrofobicidad del contaminante, la absorción de
los coloides del suelo o la disolución en la materia orgánica del suelo. Por lo
tanto, puede ser necesario incorporar un tensoactivo en el tratamiento.
Algunas bacterias secretan sus propios surfactantes. Durante el crecimiento
de microbios, a menudo se produce una emulsificación de hidrocarburos de
hidrosolubilina, que generalmente está mediada por productos extracelulares
o por las propias células.12 De estos, los glucolípidos producidos por la
fermentación son los más importantes. Muchos de los glicolípidos son
surfactantes extremadamente efectivos, disminuyendo la tensión intrafacial
por debajo de 0.0001 dinas / cm.13 Dichos materiales tienen la ventaja
adicional de la no toxicidad.

La estructura química del contaminante también puede limitar la tasa. La


longitud de la cadena y el grado de ramificación influyen en la tasa de
biodegradación. El tiempo requerido para degradar los hidrocarburos de
petróleo aumenta sustancialmente con la longitud de la cadena. Usualmente,
el orden de persistencia a la biodegradación es Bunker C, diésel, combustible
de calefacción No. 2, combustible de jet y gasolina14 debido a un punto de
ebullición más alto y menor solubilidad de los constituyentes de hidrocarburos
contenidos en los productos más pesados.

Figura 3 La energía de
activación de una
reacción catalizada
enzimáticamente en
comparación con una
reacción química no
catalizada
VENTAJAS DE UTILIZAR SISTEMAS ENZIMÁTICOS EN LA
BIORREMEDIACIÓN DEL SUELO

El uso de microbios para la biorremediación está plagado de muchos


factores limitantes de la velocidad. Varias limitaciones se aplican al uso de
microbios para la desintoxicación. Pueden ser necesarios métodos costosos y
lentos para producir cultivos microbianos. Además, las condiciones severas
tales como choque químico, extremas de pH y temperatura, toxinas,
depredadores y altas concentraciones de los contaminantes o sus productos
pueden dañar irreversiblemente o inactivar metabólicamente las células
microbianas. La dificultad para mantener células activas durante el transporte
al sitio contaminado también limita el uso de tecnologías de detoxificación de
células completas. Otros factores que podrían restringir el uso de microbios
incluyen movilidad y limitada de las células dentro del suelo, fuentes
alternativas de carbono debilidad de los microorganismos inoculados en
competencia con la población indígena.15

La biotransformación implica una serie de reacciones catalizadas por


enzimas. Por lo tanto, la mayoría de estos factores adversos pueden
eliminarse o mitigarse si se usan las enzimas (preferiblemente inmovilizadas)
en lugar de los microbios. Como se indicó anteriormente, la biodegradación
es mediada por enzimas microbianas.16 Las enzimas son proteínas complejas
que funcionan como catalizadores de biooxidación que causan una serie de
reacciones. Exhiben especificidad y se caracterizan por mostrar una
temperatura y un pH óptimos para sus acciones. Al igual que otros
catalizadores, aceleran la velocidad de la reacción química al reducir la
energía de activación para una reacción particular. Como se muestra en la
Figura 3.17., la energía de activación para la reacción catalizada por enzimas
es mucho más pequeña que la de la reacción no catalizada por enzimas. Esto
da como resultado una velocidad de reacción mucho más rápida. Además, la
catálisis enzimática implica la formación de un complejo intermedio en sitios
de unión en la enzima. El aumento acelerado en la velocidad de una reacción
bajo catálisis enzimática se puede ilustrar con un ejemplo simple: la hidrólisis
de sacarosa por levadura invertida a 37 ° C es un billón de veces más rápida
que la causada por iones de hidrógeno.

Según la Comisión de Enzimas de la Unión Internacional de Bioquímica, las


enzimas se clasifican en seis grupos generales18: (1) oxidorreductasas, que
catalizan reacciones de oxidación-reducción; (2) transferasas, que catalizan
un grupo químico de una molécula a otra; (3) hidrolasas, que catalizan
enzimas hidrolíticas; (4) liasas, que catalizan la adición de grupos a enlaces
dobles o viceversa; (5) isomerasas, que catalizan reordenamientos
intramoleculares; y (6) ligasas (o sintetasas), que catalizan la condensación
de dos moléculas unidas a la escisión de un enlace pirofosfato de ATP o
trifosfato similar.
Las enzimas responsables de la hidroxilación de los anillos aromáticos son
las oxigenasas, tanto del tipo monooxigenasa que inserta un átomo de
oxígeno de una molécula de oxígeno en sus sustratos como del tipo
dioxigenasa que inserta dos átomos de oxígeno en sus sustratos.
Posteriormente, el anillo se escinde y, mediante una serie de reacciones, se
convierte en 2-cetoadipato u otro compuesto que puede ser utilizado por el
organismo. El proceso de biodegradación de naftaleno se muestra en la
Figura 4.

Bollag19 discutió la descontaminación de suelos usando enzimas. El uso de


peroxidasa de rábano picante en la detoxificación de aguas residuales
industriales ha sido estudiado por Maloney et al.20 La enzima lacasa oxida
compuestos fenólicos para formar sus correspondientes radicales aniónicos
libres. La capacidad de la lacasa del hongo R0 pratico! A para transformar y
así desintoxicar compuestos fenólicos también ha sido descrita por Bollag et
al.21

Las enzimas unidas a soportes sólidos muestran una mayor eficacia. La


inmovilización de lacasa en los soportes del suelo aumenta la termo
estabilidad de la enzima, su resistencia a la degradación por proteasa y su
vida media.22 En comparación con la enzima libre, la enzima inmovilizada
conserva su actividad durante un período mucho más largo. Además, la
enzima inmovilizada podría recuperarse de la solución de reacción y
reutilizarse para transformar el sustrato, con una pérdida mínima de su
actividad23.

Figura 4. Proceso de biodegradación de naftaleno.


Las enzimas inmovilizadas pueden resultar más económicas porque son
bioquímicamente estables y pueden usarse repetidamente para desintoxicar
xenobióticos. Lacasa puede purificarse a partir de una cepa comercial de
Agaricus biisporus.24 El uso de una enzima bacteriana (una hidrolasa) no
movilizada para la desintoxicación de pesticidas ha sido descrito por
Munnecke.25 La enzima bruta se inmovilizó sobre vidrio poroso. Una lacasa
de los basidiomicetos Trarnetes versicolor se inmovilizó sobre perlas de vidrio
po-rous. La lacasa de la enzima tiene la ventaja de que no requiere la adición
de peróxido de hidrógeno, como la peroxidasa.26 Las perlas de vidrio
soportan el 100% de la enzima inmovilizada, y el 90% de la actividad original
se retuvo. Después de la inmovilización, la enzima fue activa en un rango
más amplio de pH y temperatura, y su estabilidad térmica y reutilización se
mejoraron mucho, en comparación con las de la lacasa libre. La enzima
inmovilizada era reutilizable en el tratamiento de diferentes sustratos. El uso
de enzimas para desintoxicar suelos y aguas contaminadas con pesticidas
también ha sido revisado por Nannipieri y Bollag.27

Por las razones expuestas anteriormente, el uso de enzimas libres de células


(preferiblemente inmovilizadas) ofrece una gran promesa. Las preparaciones
enzimáticas intracelulares a menudo son inestables en condiciones libres de
células. La estabilidad de la enzima se puede aumentar inmovilizándola sobre
un soporte sólido. Las enzimas inmovilizadas se pueden recuperar y reutilizar
fácilmente, pueden mostrar una estabilidad mejorada a temperaturas y pH
extremos, y son más resistentes a la degradación proteolítica. Por lo tanto, su
vida en el suelo se prolonga. Se han elaborado más de 100 procedimientos
de inmovilización enzimática, incluida la unión covalente a soportes sólidos, la
adsorción sobre soportes sólidos, el atrapamiento en geles poliméricos, la
reticulación con reactivos biofuncionales y la encapsulación dentro de un
soporte sólido.28 Las técnicas de inmovilización se han refinado a el punto en
el que casi todas las enzimas ahora se pueden inmovilizar, con retención total
de la actividad.

Las consideraciones anteriores subrayan el alto potencial para el uso de


enzimas inmovilizadas en la destoxificación de diversos xenobióticos, y, con
toda certeza, las enzimas inmovilizadas apropiadas podrían usarse para
acelerar la remediación de suelos contaminados con petróleo.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES PARA TRABAJOS FUTUROS

Este artículo ha intentado enfatizar la gran promesa y potencial demostrado


por la tecnología que puede describirse como la remediación acelerada por
enzimas de sitios contaminados con petróleo. Las líneas rentables de trabajo
futuro que pueden ayudar a realizar todo el potencial de la tecnología se
delinean de la siguiente manera:
1. El mecanismo de acción debe estudiarse para las enzimas asociadas con
los microbios que degradan el petróleo.

En relación con esto, se puede hacer mención de la poderosa potencia de las


células enteras de bacterias.29 Esta recomendación se basa en las
capacidades únicas y la conveniencia de la espectroscopía Raman de
resonancia para investigar las características estructurales y mecánicas de
los sistemas delicados. A continuación se describen las características de
este método para su uso en el contexto actual:

La espectroscopía Raman se basa en la dispersión de la luz con un cambio


de frecuencia acompañante. La espectroscopia de Raman, una técnica de
dispersión, proporciona información detallada sobre las vibraciones de las
moléculas y, por lo tanto, información estructural directa sobre esas
moléculas. La dispersión de Raman es un efecto relativamente débil. El
advenimiento del láser con fuentes de luz monocromáticas de alta potencia
ha aumentado la capacidad de la espectroscopía Raman. La espectroscopía
de Resonance Raman es un caso especial del efecto Raman que ocurre
cuando la frecuencia de la fuente de excitación del láser coincide con la
frecuencia de una banda de absorción de la molécula.30

Esta coincidencia de las frecuencias de excitación y absorción aumenta mil


veces o hasta un millón las intensidades de vibración. Por lo tanto, la
sensibilidad aumenta y se imparte un grado de sensibilidad al método. La
indagación de la proteína hemo citocromo oxidasa es un ejemplo del poder
de este método. Cuando los átomos de hierro hemo están en sus formas
ferrosas, la absorción de hemo de esta proteína ocurre a 442 nm. Usando
una frecuencia láser de 441,6 nm, se han obtenido espectros Raman de esta
proteína dentro de células completas de bacterias. Este tipo de estudio de
células completas abre el camino para investigar el mecanismo enzimático de
esta y otras enzimas en sus lugares biológicos naturales.31
2. Se deben examinar los posibles usos de las enzimas termófilas para la
mineralización de hidrocarburos. Se sabe que las aldolasas de bacterias
termófilas aceptan una amplia gama de compuestos a velocidades catalíticas
más de 100 veces mayores que las aidolasas conocidas previamente. Las
enzimas termófilas son capaces de catalizar reacciones en ambientes
hostiles, y esta emocionante posibilidad debe ser explorada.
3. El estudio de la microbiología del entorno subsuperficial ha sacado a la luz
algunos conocimientos nuevos que pueden ser útiles en la desintoxicación
del petróleo. Existen poblaciones microbianas muy diversas con una amplia
gama de actividades metabólicas en un entorno que, hasta las últimas
décadas, se consideraba carente de vidas32. Las enzimas asociadas con el
subsuelo deben aislarse, movilizarse y estudiarse por su capacidad de
degradar los hidrocarburos de petróleo.
4. Debido a que la disponibilidad del contaminante en la enzima es crucial, se
debe estudiar la adición de surfactantes adecuados durante la
biorremediación. Como se mencionó anteriormente, algunas bacterias
producen 1213 compuestos tensoactivos. Se encontró que un glucolípido se
elevaba dramáticamente en la tensión inter facial. Estos glucolípidos se
deben estudiar, junto con otros posibles surfactantes naturales, con el fin de
utilizarlos junto con las enzimas inmovilizadas.

5. Algunas enzimas estables se han aislado del suelo. Se extrajo una


peroxidasa estable del suelo usando tampón de fosfato de 50 mM a pH 6,0.33.
Se creía que la enzima era una glicoproteína, y su estabilidad en el suelo
presumiblemente surgió de la acción protectora proporcionada por el
polisacárido. La posibilidad de que se produzcan otras enzimas estables en el
suelo, como las lipoproteínas, debe examinarse con vistas a su uso potencial.
Es intrigante especular sobre los posibles efectos de agregar un polisacárido
a la enzima que se inmovilizará. Esta combinación puede funcionar bien. Se
aisló una esterasa libre de células del suelo mediante extracción con álcali
0,2 M y 560 veces con purificación por tratamiento con cloruro de
manganeso, tratamiento con sulfato de protamina y cromatografía QAE-
sephadex A-5034. La esterasa no estaba sujeta a proteolisis ni a metal
inactivado iones. Se debe realizar una búsqueda de la posible aparición de
otras enzimas libres de células, y un estudio de estas puede ser útil.

Finalmente, el concepto de utilizar sistemas enzimáticos para mejorar la


biorremediación de suelos contaminados con hidrocarburos de petróleo es
relativamente nuevo; los datos informados se limitan principalmente a
experimentos de laboratorio. Las investigaciones futuras deberían enfatizar
estudios piloto a gran escala para evaluar la efectividad de las enzimas libres
de células en contraste con la inoculación microbiana, analizar el costo de las
enzimas libres de células y los sistemas de organismos productores, y
desarrollar parámetros de diseño de procesos de ingeniería y optimización
del sistema modelos acoplados con cinética enzimática.
REFERENCIAS
SOBRE LOS AUTORES
Es un ingeniero ambiental en la Subdirección de Control de Reasequimientos,
Laboratorio de Ingeniería de Reducción de Riesgo, Agencia de Protección Ambiental
de los EE. UU., 2890 Woodbridge Avenue, Edison, NJ 08837. Es diplomado de la
Academia Estadounidense de Ingenieros Ambientales y se ha especializado en
contaminación del agua control y remediación de suelos en sitios de tanques de
almacenamiento subterráneos con fugas. El Dr. S. Krishnamurthy es químico senior
de la Asociación Estadounidense de Jubilados que trabaja en la Subdivisión de
Control de Liberaciones, Laboratorio de Ingeniería de Reducción de Riesgos, Agencia
de Protección Ambiental de los EE. UU., Edison, NJ 08837. Es miembro de un grupo
de búsqueda rea investigación tecnologías nuevas e innovadoras para remediar el
suelo contaminado.