Está en la página 1de 14

PSIENCIA.

Revista Latinoamericana de
Ciencia Psicológica
ISSN: 2250-5490
contacto@psiencia.org
Asociación para el Avance de la Ciencia
Psicológica
Argentina

Kovacic, Diego María


AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA
PSIENCIA. Revista Latinoamericana de Ciencia Psicológica, vol. 4, núm. 1, 2012, pp. 29-41
Asociación para el Avance de la Ciencia Psicológica
Buenos Aires, Argentina

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=333127355004

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA 4(1) 29-41 doi: 10.5872/psiencia/4.1.23
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE CC 2012 / www.psiencia.org

INVESTIGACIÓN ORIGINAL | RESEARCH PAPER

AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA


CHESS IN SCHOOLS. A GOOD MOVE

Diego María Kovacic

Resumen: El presente trabajo se propone explorar la existencia de relaciones entre el des-


empeño académico y la práctica sistemática de ajedrez dentro de un programa escolar. Para
ello se indagó el desempeño académico de alumnos de una escuela de gestión pública de la
ciudad de Mar del Plata, en Argentina, donde se presenta un programa escolar de ajedrez y
se comparó su evolución con un grupo control, formado por alumnos de la misma institución
que no participaron de éste. En el análisis de los datos se observó que quienes formaron parte
de este programa obtuvieron mejores calificaciones. Los resultados proveen conocimiento
acerca de la utilidad de los programas de ajedrez implementados en los establecimientos
educativos y sus influencias positivas para los procesos de enseñanza-aprendizaje.
Palabras clave: Aprendizaje – Desempeño académico – Ajedrez – Escuela

Abstract: The present study aims to explore the link between academic performance and systematic chess prac-
tice as part of the the school schedule. We analyze the academic performance of public school students from
Mar del Plata, Argentina, where one group was assigned to a chess program inserted in the curriculum, whereas
a control group continued with regular classes without a chess program. Data analysis show that participants in
the chess program scored higher in regular tests. Results provide knowledge about chess training programs con-
ducted in schools and their positive influence in the learning process.
Keywords: Learning – Academic performance – Chess – School

INTRODUCCIÓN bilidad de expresar de forma razonada con-


testaciones, conclusiones y soluciones a
Numerosos son los estudios realizados alre- diversos problemas, con lo cual fomentaría
dedor del planeta que coinciden en resaltar el desarrollo de las capacidades de discrimi-
el valioso aporte del ajedrez en materia de nación, análisis-síntesis y de orientación es-
aprendizaje y desarrollo de “estructuras lo- paciotemporal. Por lo tanto, resultó de sumo
gico-matemáticas” (Piaget, 1978). Así como interés para pedagogos de todo el mundo,
también habilidades cognitivas tales como que se ocupan de potenciar los procesos de
la atención, la concentración, el cálculo, el aprendizaje, y para ello realizaron experien-
análisis, el control de los impulsos, la co- cias, donde se articuló, de alguna manera,
municación, la creatividad, el razonamiento la práctica del ajedrez con la educación ge-
lógico, la memoria, funciones combinatorias, neral. Se reconoce un gran potencial peda-
la organización, la imaginación, la lectura, gógico en la práctica del juego “ciencia” y se
entre otras (Blanco, 1996). vislumbra la posibilidad de utilizarlo como
herramienta en el proceso de aprendizaje,
Dichas investigaciones en general arri-
ya que a través de su práctica sistemática
baron a la conclusión de que dicho juego
se desarrollarían ciertas funciones cerebra-
requiere de un manejo adecuado de la ha-

Recibido/Received: 23/1/2012 · Aceptado/Accepted: 7/3/2012


Facultad de Psicología - Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentina).
E-mail: diegomaria@gmail.com
AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA 30
CHESS IN SCHOOLS. A GOOD MOVE

les que contribuyen a facilitar el aprendizaje rior y centrarse exclusivamente en la acción


de las asignaturas escolares, con lo cual se que se realiza (Chase, & Simon, 1973). Por
observarían mejorías notables en el rendi- lo tanto, la práctica del ajedrez, potenciaría
miento escolar de los alumnos que practican dichas capacidades de forma tal que podrían
ajedrez de forma sistemática. utilizarse para tareas diversas.
Quizá el hito mas importante a este res- A principios de 2011 se realizó un evento
pecto haya sido en 1996, cuando el campeón en Moscú organizado por Kostiev, titular de
mundial de ese momento, Kasparov fue de- la Cátedra de Ajedrez de la Universidad Es-
rrotado por el programa de computadora de- tatal y Social de Moscú (USSM) y secretario
nominado Deep Blue a un ritmo de juego len- de la Comisión Mundial para las Escuelas.
to en la primera partida del mach pactado a Se trató del Seminario Internacional sobre
seis fechas. En las siguientes cinco partidas, Ajedrez y Educación titulado “La enseñanza
Kasparov ganó tres y empató dos. Actual- del ajedrez en Rusia y el resto del mundo”.
mente, las computadoras de ajedrez, si bien El acontecimiento, avalado por la Federa-
utilizan la “fuerza bruta” para procesar en pe- ción Internacional de Escuelas (FIDE), en
riodos limitados de tiempo muchas variables el marco del Abierto de Moscú. Los confe-
en profundidad, también se valen de una es- rencistas disertaron durante tres días acer-
trategia de “poda” que desestima entrar en ca del problema de la inclusión de ajedrez
cálculos infructuosos, utilizando algoritmos como asignatura obligatoria en las escuelas
como el Alpha-Beta o el Minimax (Alvarado y acordaron en el punto que el ajedrez es un
Valderrama, & Rodríguez Pinillos, 2009) ya poderoso instrumento para el desarrollo inte-
que de otro modo tardarían años en realizar lectual de los niños.
los movimientos, lo cual permite al progra- Antecedentes. Una de las primeras in-
ma analizar las líneas más significativas de vestigaciones específicas sobre el tema,
manera profunda y en un tiempo razonable. fue realizada en 1925, por los investigado-
Por ejemplo, supongamos que cada posi- res rusos Djakow, Petrowski y Rudik (1927),
ción admita unos 20 movimientos distintos, quienes estudiaron a los grandes maestros
a cada uno de los cuales sucederían otros del ajedrez, para determinar cuáles eran los
20 movimientos, al cabo de 10 movimientos factores fundamentales del talento ajedrecís-
de piezas blancas y negras se habrían teni- tico. Entre otros aspectos, concluyeron que
do que considerar 169.518.829.100.544.000 es necesaria una memoria visual excepcio-
.000.000.000.000 posiciones diferentes se- nal, y que el ajedrez requiere no sólo de esas
gún el cálculo del matemático inglés Mason. características, sino que también las desa-
(Fine, 1956). rrolla. Así pues, este estudio concluye que el
La estructura del ajedrez como juego ajedrez es un excelente ejercitador para la
es sencilla, pero la elaboración de todas memoria. Estas investigaciones dieron pie a
las variantes posibles es muy complicada, que el ajedrez se implantara como asigna-
excediendo tanto las posibilidades huma- tura obligatoria en los colegios de la Unión
nas, como de las computadoras. Mientras Soviética.
se lleva a cabo un partido de ajedrez, cada En varias obras de psicólogos y ajedre-
movimiento de una pieza va precedido de un cistas (Averbach, 1969; Blumenfeld 1932;
proceso reflexivo por parte del jugador, que Fine, 1956; Krogius, 1972) existen pasajes
se utiliza para la elección de la jugada (Char- que se refieren a las relaciones entre el aje-
ness, 1976). Este proceso de reflexión nece- drez y la psicología. Los mismos van desde
sita como condición sine qua non de la co- la frecuencia de patologías mentales entre
rrecta utilización de la atención, la aplicación jugadores de elite por ejemplo, hasta relacio-
voluntaria del pensamiento a la actividad que nes entre el juego con los impulsos reprimi-
se realiza, y de la concentración, capacidad dos, la creatividad, la intuición, etcétera. En
de aislarse voluntariamente del mundo exte- el libro La Psicología en Ajedrez del psicó-
31 DIEGO MARÍA KOVACIC

logo y ajedrecista ruso Krogius se refiere a (1995) en la escuela distrital de Bradford,


la relación entre la psicología y ajedrez de Estados Unidos, mostró con la utilización de
una manera que resulta de particular interés un instrumento de medición, que los punta-
para el presente trabajo: menciona la im- jes en los test mejoraron en un 173% en los
portancia que según el tiene la practica del estudiantes comprometidos en las clases de
ajedrez para la formación del carácter de las ajedrez. Este resultado fue comparado con
personas, la influencia positiva que ejerce en el resultado de solo 4.56% para los niños
la mente, en los aspectos volitivos y la inte- que participaron de otras formas de pro-
ligencia emocional de quienes lo practican. gramas de “enriquecimiento” que incluían:
También manifiesta que resulta un modelo resolución de problemas futuros, resolución
ejemplar para el estudio de la imaginación de problemas con la utilización de computa-
creadora del hombre (Krogius, 1972). Resul- doras, estudio independiente, escritura crea-
ta notable el modo en que Krogius intuye de tiva, entre otros. La evaluación de valoración
alguna manera, ya en la década de 1970, los del pensamiento de Watson-Glaser, arrojó
resultados de los numerosos estudios que como resultado que el ajedrez favorecería
luego se realizaron en el mundo al respecto habilidades relacionadas con el pensamien-
del desarrollo de la imaginación, del carác- to crítico en mayor medida que otros méto-
ter, la voluntad, los sentimientos, etcétera, a dos de enriquecimiento. (Ferguson, 1995).
través del juego del ajedrez. Y más adelan- En un estudio realizado en Texas, Estados
te en la obra mencionada postula una refe- Unidos, se tomó como grupo de investiga-
rencia sobre el desarrollo de computadoras ción, a los estudiantes de primaria de nivel
capaces de “jugar” ajedrez manifestando los medio, entre los grados tercero y quinto, que
escasos resultados obtenidos por los cientí- participaban e integraban un club de ajedrez
ficos a ese respecto. Las causas de dichas perteneciente a la escuela a la cual concu-
carencias las atribuye a que dichos científi- rrían. Dichos niños mostraron el doble de la
cos ignoran la capacidad humana para dirigir mejora en lectura y matemáticas, en relación
el juego de manera mancomunada con la con los niños que no eran jugadores de aje-
voluntad, las emociones, la intuición, con lo drez en el Texas Assessment of Academic
cual se ocuparon solo de los aspectos lógi- Skills (TAAS) (Liptrap, 1999). En otro estu-
cos de la teoría del juego. Recordemos que dio realizado en New Brunswick, Canadá,
Krogius escribió estas líneas en el año 1968 (Gaudreau, 1992) llevado a cabo con una
cuando las computadoras estaban bastante muestra de 437 alumnos de quinto grado di-
menos desarrolladas que en la actualidad. vidida en tres grupos, se evaluó la inclusión
Una importante experiencia con la apli- ajedrez dentro de la currícula de Matemática,
cación de programas de ajedrez, fue realiza- con una mejora en la resolución de proble-
da por Palm (1990) en escuelas de gestión mas matemáticos y en la comprensión de los
pública de los Estados Unidos, y correlacio- contenidos impartidos en la materia. Dicha
nó los datos con las mejoras en el desem- mejora fue directamente proporcional a la
peño académico de los niños. Concluye que cantidad de ajedrez sumada a la currícula en
a los cuatro años de haberse establecido los diferentes grupos (Gaudreau, 1992). Se
el programa de ajedrez se ha comprobado realizó otro experimento durante los prime-
que el ajedrez introduce en los jóvenes un ros años de la década de 1980 en Venezuela
sentimiento de auto confianza y autoestima en el cual el Ministerio de Desarrollo de In-
importantes, mejora la capacidad del niño teligencia entrenó a 100.000 maestros para
de pensar racionalmente, desarrolla las ha- que enseñen habilidades del pensamiento
bilidades cognitivas, permite el progreso de a una muestra inicial de 4.266 alumnos de
habilidades comunicacionales, lo cual da segundo grado. Dicho experimento se deno-
por resultado notas más altas en la escue- minó “Proyecto: Aprendiendo a Pensar” en
la. (Palm, 1990). Un estudio similar de cinco el cual demostró cómo el ajedrez se puede
años de duración, realizado por Ferguson utilizar para desarrollar la inteligencia de los
AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA 32
CHESS IN SCHOOLS. A GOOD MOVE

niños y dicho desarrollo puede ser evalua- ajedrez y los de la otra comisión, no. Luego
do con la Escala de Inteligencia para Niños se aplicaron instrumentos de medición y se
de Wechsler (WISC). Niños y niñas mostra- pudo ver que el grupo que recibió instrucción
ron un aumento en el coeficiente intelectual ajedrecística obtuvo puntuaciones significati-
después de menos de un año de estudiar vamente más altas en lectura que los grupos
ajedrez de manera sistemática. La mayoría de control. (Margulies, 2007).
de los estudiantes mostró una ganancia sig- Contextualización. Argentina y el aje-
nificativa en el IQ después de un mínimo de drez escolar. Actualmente, asistimos a un
4.5 meses. La principal conclusión fue que período en el cual parecería existir un retro-
“el ajedrez enseñado metodológicamente es ceso, no en la legislación, sino en la práctica
un sistema de incentivo suficiente para ace- de las nuevas leyes de educación en cuanto
lerar el aumento de IQ en niños en edades a talleres curriculares relacionados con el
de educación primaria en ambos sexos y en ajedrez. Esto puede afirmarse especialmen-
todos los niveles socio-económicos.” (FIDE, te para el caso de Mar del Plata, la ciudad
1984, citado en Ferguson, 2001, p. 16). Skin- de la cual se ocupa el presente trabajo de
ner escribió en referencia a dicho experimen- investigación, donde son escasas las ex-
to que “no hay duda que este proyecto, en periencias de ajedrez escolar, a saber, solo
su totalidad, será considerado como uno de en dos instituciones educativas se llevan a
los mayores experimentos sociales de este cabo de manera extracurricular talleres de
siglo” (Tudela, 1987, citado en Ferguson, ajedrez. Además, en general en los espacios
2001 p.16). En Bélgica se llevó a cabo otro escolares de ajedrez los profesores care-
con un grupo de niños de quinto grado de cen de formación docente y/o pedagógica.
primaria comparado con un grupo control sin Sin embargo muchas experiencias tanto en
práctica de ajedrez. El resultado fue de un ámbitos públicos como privados se han ido
aumento estadísticamente significativo en el con el tiempo sistematizando y formalizan-
desarrollo cognitivo medido por escalas de do. A mediados de la década de 1990, los
desarrollo cognitivo, entre ellas, la batería de espacios dedicados desde las escuelas a la
pruebas de Piaget. Pero tal vez lo más nota- práctica del ajedrez, que antes se realizaban
ble fue que mostraron mejoras significativas fuera de los horarios de clase, poco a poco
en su desempeño académico, aumentando fueron dictándose dentro del horario escolar,
el rendimiento en las evaluaciones escola- esto debido a los cambios en las necesida-
res, y diferencias al aplicarle pruebas por des y las demandas ya que resultaba cada
parte de agencias externas a la investigación vez más difícil lograr que los niños se que-
que no conocían las identidades de los dos daran después de clase de manera masiva
grupos de niños, arrojando resultados igual- para realizar otra actividad. De esta manera
mente significativos. (Ferguson, 1995). Un se produjo el pasaje del trabajo con alum-
estudio que utiliza como base al Programa nos interesados en la práctica del juego, a
de Ajedrez de la Ciudad de Nueva York, con- la inclusión de toda la currícula. Poco a poco
cluye que las escuelas en las que se aplica se fue formalizando e integrando al ajedrez
dicho programa producen resultados esta- como parte de la currícula oficial de las es-
dísticamente significativos correlacionando cuelas de gestión estatal; lo cual también
la participación en los programas y la mejora repercutió sobre la enseñanza de gestión
en el rendimiento en el área de lectura. Otro privada. Caramia y Moretti (2009) manifies-
estudio relacionado a este se llevó a cabo en tan que:
cinco ciudades de Estados Unidos, el cual
fue realizado en un periodo de tiempo ma- Un gran número de instituciones de diver-
yor a dos años. Se seleccionaron dos aulas so nivel socioeconómico abrió sus puertas
en cada una de las cinco escuelas. Los es- para recibir a buena cantidad de docentes e
tudiantes pertenecientes a una de esas dos incluyeron en su currículo al Ajedrez como
aulas recibieron instrucción en el juego de otra disciplina, en algunos casos, bajo la
33 DIEGO MARÍA KOVACIC

égida del departamento de Educación Físi- Buenos Aires.


ca y, en no pocas ocasiones, Ajedrez inte- Si bien tanto desde los legisladores y
graba un espacio en el boletín de Califica- desde la FADA se insiste en el deber en le-
ciones del alumno. (p. 14) gislar y velar por el cumplimiento de las leyes
en lo referido a la práctica de ajedrez, en las
Desde el arribo de la democracia en el año escuelas de la Provincia de Buenos Aires, en
1983 en nuestro país, hasta la actualidad, el la realidad concreta de las Escuelas Munici-
ajedrez en la escuela sufrió un proceso de pales de la Ciudad de Mar del Plata, el es-
paulatina institucionalización, pero de mane- cenario es bien distinto. Concretamente no
ra bastante heterogénea dependiendo de las existe ninguna escuela pública, ni primaria
políticas locales. Caramia y Moretti (2009), ni secundaria, con ajedrez en su currícula.
en su libro Didáctica del ajedrez escolar Solo una escuela, a partir de la inquietud de
aportan el importante dato que en 1994 en un profesor interesado en el tema y en co-
la Ciudad Autónoma de Buenos Aires había nocimiento de los beneficios de la práctica
solo cinco profesores de ajedrez que acre- del ajedrez en etapas tempranas del desa-
ditaban titulo docente, un porcentaje ínfimo rrollo de los niños, imparte clases en la es-
del plantel, y en 2004 ese número llegaba al cuela donde trabaja (una escuela primaria
50% y otra gran parte estaba cursando estu- de gestión pública) a sus alumnos. Esto lo
dios en institutos de formación docente. Lo hace, si bien con toda la responsabilidad y
cual permite vislumbrar los avances signifi- compromiso que el caso amerita, por fuera
cativos a través de una década en materia de las formalidades oficiales de la legislación
de credenciales requeridas para la enseñan- que rige a la escuela antedicha. Otra expe-
za del ajedrez en las escuelas. riencia en nuestra ciudad se realiza en una
También es cierto que cambió la política escuela secundaria, pero de gestión privada
del Ministerio de Educación a la hora de to- que ofrece a sus estudiantes la posibilidad
mar a los postulantes, privilegiando cada vez de participar de talleres de ajedrez.
más a aquellos que pudieran acreditar cono- En una nota llamada “El ajedrez, clave
cimientos pedagógicos. En 2007 se presentó para mejorar el rendimiento en la escuela”,
un proyecto denominado “Ajedrez en las Es- Rodolfo Bernárdez, periodista y jugador de
cuelas” desde Dirección General de Cultura ajedrez, explica que en las escuelas en las
y Educación destinado a la Región 19-Gene- que se implementó la enseñanza del ajedrez
ral Pueyrredón, por iniciativa de la inspectora “se notaron progresos de los alumnos en el
de ese momento, Rosana Rebelo. En él se aprendizaje y no sólo en materias como ma-
invitaba a las distintas escuelas secundarias temática. Las mejoras se extendieron a otras
a participar del proyecto y también a una sola asignaturas que se apoyan en el uso del
escuela primaria como experiencia piloto. El lenguaje o en el estudio de hechos históri-
proyecto contaba con el acompañamiento cos” (Bernárdez, 2010). Pero luego continúa
del Ministerio de Educación, Ciencia y Tec- diciendo que a pesar de dichos progresos “el
nología de la Nación, a través del espacio ajedrez no logró aún masividad en la escue-
Programas Especiales. la argentina, en comparación con la potencia
Dos años después se realizó en nues- educativa regional, Cuba, donde el juego es
tra ciudad el Congreso de Enseñanza de una materia más desde la escuela inicial”. En
Ajedrez en la Provincia de Buenos Aires, la misma nota se refiere que en la Provin-
organizado por la Dirección de Educación cia de Buenos Aires existen diferentes pro-
y Cultura de la Provincia de Buenos Aires gramas con diferente inserción del ajedrez y
conjuntamente con la Federación Argentina que San Luis y la Ciudad de Buenos Aires
de Ajedrez (FADA), el cual tenía como obje- “marcan el rumbo, con una organización ex-
to la firma del Decreto Gubernamental que celente, con clases dentro del horario esco-
promulga oficialmente la incorporación del lar, talleres a contraturnos, y torneos los fines
ajedrez a las escuelas de la Provincia de
AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA 34
CHESS IN SCHOOLS. A GOOD MOVE

de semana” (Bernárdez, 2010). en mas de 40 países alrededor del mundo,


Tal es así el caso de San Luis que en ya esta legislada la cuestión y se incluyen
2010 el programa de ajedrez es rearmado programas de ajedrez en las escuelas den-
dentro de la Universidad de La Punta (ULP) tro de la currícula oficial. Si bien esto resulta
y lanza seguidamente el programa de en- un gran avance, resulta importante tener en
señanza del ajedrez en la provincia de San cuenta que en nuestro país todavía se en-
Luis conocido como Ajedrez Escolar Inicial cuentra postergado en una legislación ade-
(AEI), con un grupo más de treinta instructo- cuada al respecto y por lo tanto en la prác-
res. El programa fue implementado teniendo tica, si bien existen personas que por propia
en cuenta las características de la región y iniciativa imparten talleres de ajedrez en las
las particularidades locales. Apuntando a la escuelas, falta una normativa que masifique
formación permanente de los instructores un programa que incluya la enseñanza y
en los aspectos pedagógicos y didácticos. práctica de ajedrez en las escuelas de edu-
Teniendo presente la necesidad de contac- cación primaria (EPB) para que los benefi-
to permanente entre las escuelas, los do- cios de dicho ejercicio sean para todos los
centes y los estudiantes. El resultado de la niños del país. Se parte de la hipótesis de
experiencia fue que el programa AEI llegó que la práctica sistemática de ajedrez dentro
en 2010 a diez mil quinientos alumnos en el de la currícula escolar, mejora el desempeño
Departamento Pedernera de dicha provincia. académico general de los estudiantes.
En 2011, se publica en Tucumán la nota: En lo que concierne al presente trabajo
“El ajedrez escolar, un escalón más arriba”, realizado en Mar del Plata y con muestras de
donde Raúl Aguilar postula que “El ajedrez la misma ciudad corresponde agregar que en
escolar, junto con el denominado ajedrez dicha ciudad son solo dos los colegios que
social, son pilares importantes para la difu- imparten talleres de ajedrez, uno de gestión
sión de este deporte. Incluirlo como materia pública (lugar del cual fueron tomados los
obligatoria u optativa, es algo que se está datos para el presente trabajo) donde el pro-
logrando poco a poco en ciertos estableci- grama resulta sistemático y no optativo para
mientos públicos” (Aguilar, 2011) y luego los alumnos. La otra institución educativa
continúa: “Se presentaron proyectos en el que posee talleres de ajedrez es de gestión
Ministerio de Educación y en la Secretaría de privada y no resulta una práctica sistemáti-
Deportes. Así, de a poco se va avanzando ca y es una actividad optativa. Tendiendo en
para instaurar de manera definitiva el ajedrez cuenta que existen en funcionamiento mas
escolar”. A su vez, dio a conocer el Programa de 200 instituciones de gestión privada en la
Nacional de Ajedrez Educativo, impulsado el partido de General Pueyrredón y muchas
por el Ministerio de Educación de La Nación, más de gestión pública, resulta un porcenta-
a través del cual, desde 2004 se envía a las je bastante bajo las escuelas que imparten
escuelas que lo soliciten juegos de ajedrez, programas de ajedrez en sus planes de es-
pizarrones magnéticos y libros para docen- tudio. Teniendo en cuenta la falta de estudios
tes y maestros de grado. locales respecto de la presente temática, se
En consideración de lo antedicho, exis- considera la necesidad de la existencia de
te el suficiente acuerdo entre la comunidad algún estudio al respecto, para poder vislum-
científica en la existencia de alguna relación brar el impacto de la enseñanza sistemática
entre la practica sistemática del juego del del ajedrez dentro de las instituciones edu-
ajedrez y el desarrollo de ciertas habilidades cativas. Con lo cual se propone el presente
cognitivas que mejoran el desempeño aca- trabajo con el propósito de arrojar alguna luz
démico. También son numerosas las expe- sobre estas cuestiones y aportar algún saber
riencias alrededor del mundo que coinciden sobre la existencia de programas de ajedrez
en demostrarlo empíricamente a través de en las escuelas y el impacto en el aprendiza-
estudios científicos. También es cierto que je de los niños a nivel local.
35 DIEGO MARÍA KOVACIC

METODOLOGÍA que no continuaron en la escuela en 6º o re-


pitieron de grado en 5º, fueron excluidos del
Diseño. Según la clasificación de Mon- análisis, ya que se comparan las calificacio-
tero y León (2007) se trata de un estudio nes a través del lapso de dos años, utilizan-
cuasi experimental del tipo ex post facto. do misma muestra.
No se produce ningún tipo de selección de Al realizar el análisis de datos se separó
los sujetos a ninguno de los dos grupos por la muestra en dos grupos, uno compuesto
parte del investigador, dicha selección se da por quienes realizaron prácticas sistemáticas
de manera natural la cual depende de cómo de ajedrez (grupo con intervención) y otro
se anoten los niños en las comisiones A o grupo compuesto por los estudiantes que no
B. Se analizaron las calificaciones de ambos realizaron prácticas de ajedrez (grupo cuasi-
grupos antes de la experiencia, no encon- control). El grupo con prácticas sistemáticas
trándose diferencias estadísticamente sig- de ajedrez quedó conformado por 43 estu-
nificativas, por lo tanto se parte de grupos diantes y el grupo sin práctica de ajedrez por
homogéneos en cuanto a la variable depen- 39. El promedio de edad de los niños perte-
diente “rendimiento académico”. Los datos necientes al grupo con práctica de ajedrez
sobre las calificaciones de los estudiantes al momento de empezar quinto grado era de
se obtuvieron de los registros de las califica- 10,41 años y la media de edad de los niños
ciones finales, archivados en la escuela. Se del grupo sin práctica de ajedrez en el mis-
consideraron las calificaciones obtenidas el mo momento era de 10,56 años. El grupo sin
año anterior al inicio de la práctica sistemáti- práctica de ajedrez está compuesto por 28
ca del ajedrez y las calificaciones obtenidas mujeres y 11 varones, o sea, el 71,79 % son
al finalizar el ciclo lectivo durante el cuál rea- mujeres y el 28,21% varones. En el grupo
lizaron prácticas sistemáticas de ajedrez. El con ajedrez práctica de ajedrez el porcentaje
diseño es del subtipo pre-post con dos gru- de varones es de 54,54% y el de mujeres es
pos, con uno de cuasi-control (por no haber de 45,46%. El análisis de los datos se realizó
sido seleccionado al azar) el cual no posee con el paquete estadístico SPSS 18.
taller de ajedrez en su currícula. (DeCharms, Procedimiento. Características del ta-
1976). La descripción de la población se ller de ajedrez. La escuela estudiada se en-
hace mediante comparaciones en diferen- cuentra en la Ciudad de Mar del Plata, en un
tes momentos temporales, a lo largo de dos sector periférico de dicha ciudad y es de ges-
años, con la misma muestra representati- tión pública. La frecuencia de los talleres fue
va de participantes (cf. Curry, & Thomas, semanal, de carácter obligatorio y la dura-
1999). ción fue de 50 minutos reloj. Los contenidos
Muestra. La muestra consta 82 estu- que se impartieron en el taller propiamente
diantes de una escuela de gestión pública de dicho a lo largo del año son (a) Breve historia
la ciudad de Mar del Plata, Argentina. Todos del ajedrez, (b) El tablero, (c) Nomenclatura
los participantes reciben clase regular de los alfanumérica de cada casilla (d) Nomencla-
mismos maestros. La muestra se divide en tura y valor numérico de cada trebejo, (e)
cuatro comisiones: 5ºA y 5ºB (turno maña- Movimientos de los trebejos, (f) Movimientos
na) y 5ºA y 5ºB (turno tarde). El grupo 5ºA básicos de ataque y defensa, (g) Vocabula-
(mañana) y 5º B (tarde) tuvieron el taller de rio básico, y (h) Glosario. Para el dictado de
ajedrez dictado por la misma persona. Los la clase se utilizó (a) tablero magnético mu-
integrantes del grupo cuasi-control, 5ºB (ma- ral provisto por FADA, (b) tableros en cada
ñana) y 5ºA (tarde), asistían a una clase de pupitre que son utilizados cada uno por dos
plástica. Los 82 sujetos que conforman la alumnos, (c) material de lectura fotocopiado,
muestra son aquellos quienes completaron (d) material bibliográfico de apoyo (e) mate-
en ciclo lectivo tanto de 5º como 6º de forma rial de evaluación de los contenidos vistos
consecutiva, sin repetir ningún año. Aquellos durante el taller, y (f) glosario.
AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA 36
CHESS IN SCHOOLS. A GOOD MOVE

RESULTADOS un aumento de desempeño del grupo que ha


realizado prácticas sistemáticas de ajedrez.
Se analizaron las calificaciones de los ni- Con el objeto de establecer si estas dife-
ños de manera longitudinal a lo largo de dos rencias resultan estadísticamente significati-
años y se compararon las medias entre am- vas, se realizó la prueba t para comparación
bos grupos para ver, si la hipótesis de que de medias de dos muestras independientes,
los niños que realizaron prácticas sistemáti- considerando la asistencia a clases de aje-
cas en un taller de ajedrez, obtendrían cali- drez o no (Tabla 2). Al finalizar el análisis de
ficaciones más altas, que los niños sin taller los datos de la experiencia, se observó que
de ajedrez. los estudiantes del grupo que realizó prác-
Las diferencias de calificaciones entre ticas sistemáticas de ajedrez obtuvieron ca-
ambos grupos, antes de iniciar la experiencia lificaciones significativamente superiores (p
de la práctica del ajedrez no resultan esta- < 0,01) en Ciencias Naturales y en Ciencias
dísticamente significativas, por lo que puede Sociales, que aquellos que no las realizaron.
inferirse que se trata de grupos con homo- Sin embargo, el hecho más destacable es
geneidad en la variable calificaciones. En la que los diferenciales de desempeño, fue-
Tabla 1 se pueden observar las diferencias ron significativamente mejores, en todas las
existentes entre el grupo experimental y el asignaturas, salvo Lengua y en el promedio,
grupo control con respecto a las calificacio- en los estudiantes que realizaron prácticas
nes obtenidas en las cuatro materias anali- sistemáticas del ajedrez. La ausencia de di-
zadas. Esta diferencia siempre representa ferencias significativas en la materia de Len-

Tabla 1. Diferencias en calificaciones del grupo experimental y control.

5º año 6º año
Asignatura/Grupo n M DS M DS Diferencial
Lengua

Sin ajedrez 39 7,31 0,97 6,95 1,29 -0,36

Con ajedrez 43 7,21 1,10 7,02 0,80 -0,19

Matemática

Sin ajedrez 39 7,26 1,20 6,64 1,38 -0,62

Con ajedrez 43 6,81 1,07 6,98 0,96 0,16

Ciencias Naturales

Sin ajedrez 39 7,36 0,87 6,85 1,46 -0,51

Con ajedrez 43 7,00 1,02 7,53 1,05 0,53

Ciencias Sociales

Sin ajedrez 39 7,67 1,51 6,54 1,35 -1,13

Con ajedrez 43 7,26 0,72 7,21 1,05 -0,05

Promedio

Sin ajedrez 39 7,397 1,04 6,74 1,28 -0,65

Con ajedrez 43 7,070 0,88 7,18 0,85 0,12


37 DIEGO MARÍA KOVACIC

Tabla 2. Prueba de muestras independientes.

Asignatura t Sig. Bilateral Dif. Medias


5º año

Lengua 0,426 0,672 0,10

Matemática 1,755 0,083 0,44

Cs. Naturales 1,700 0,093 0,36

Cs. Sociales 1,593 0,115 0,41

Promedio 1,534 0,129 0,32

6º año

Lengua -0,316 0,753 -0,07

Matemáticas -1,283 0,203 -0,34

Cs. Naturales -2,465 0,016* -0,69

Cs. Sociales -2,555 0,013* -0,67

Promedio -1,855 0,067 -0,44

Diferencial

Lengua -0,635 0,527 -0,17

Matemáticas -2,578 0,012* -0,78

Cs. Naturales -3,961 0,000** -1,05

Cs. Sociales -3,804 0,000** -1,08

Promedio -3,250 0,002** -0,77

* Significativa al nivel p < 0,01


** Significativa al nivel p < 0,001

gua podría explicarse dado que la práctica de teria Lengua, con el 2% a favor del grupo con
ajedrez favorecería las habilidades relacio- práctica de ajedrez. El 11% fue la diferencia
nadas con el pensamiento lógico y abstracto. que se registró en Matemática, al igual que
Los resultados de los análisis (Tablas 3 y en Naturales, y la mayor diferencia se regis-
4) muestran que en las cuatro materias, en el tró en Ciencias Sociales, del 12%, muy próxi-
grupo que no participó del taller de ajedrez, ma a la diferencia respecto de las dos ante-
se observó una disminución en las califica- riores. Es decir, las principales diferencias se
ciones, que van desde el 4% en Lengua, 6% registraron entre las materias de Matemáti-
en Naturales, 9% en Matemática y la máxima ca, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.
en Sociales que fue del 13%. Ahora bien, en En la Tabla 1 se muestra la evolución
el grupo de estudiantes que participaron del de las medias de las calificaciones de ambos
taller de ajedrez se registró una tendencia a grupos desde quinto grado y las medias de
mantener las calificaciones estables. A sa- las calificaciones registradas en sexto grado.
ber: disminuyó la media en un 1,7% en Len- Se puede ver como bajan las calificaciones
gua, aumentó 3,5% en Matemática, aumentó en todos los casos para el grupo sin ajedrez.
un 7,4% en Ciencias Naturales y aumentó un Se puede apreciar que las calificaciones del
2% en Ciencias Sociales. La menor diferen- grupo que durante su sexto grado accedió al
cia entre ambos grupos se registró en la ma- taller de ajedrez, sólo presentan una dismi-
AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA 38
CHESS IN SCHOOLS. A GOOD MOVE

Tabla 3. Grupo con práctica sistemática de ajedrez.

Calificaciones n M Des. Típica Error Típico


Lengua

5º año 2623 72,26 10,862 ,067

6º año 2706 70,17 7,878 ,048

Matemática

5º año 2623 68,35 10,753 ,066

6º año 2706 69,91 9,583 ,058

Ciencias Naturales

5º año 2623 70,40 10,252 ,063

6º año 2706 75,32 10,696 ,065

Ciencias Sociales

5º año 2623 72,81 7,143 ,044

6º año 2706 71,69 10,262 ,062

Tabla 4. Grupo sin práctica sistemática de ajedrez.

Calificaciones n M Des. Típica Error Típico


Lengua

5º año 7800 74,46 8,864 ,100

6º año 7800 70,62 10,867 ,123

Matemática

5º año 7800 74,91 10,748 ,122

6º año 7800 67,28 12,050 ,136

Ciencias Naturales

5º año 7800 75,12 7,836 ,089

6º año 7800 69,94 13,364 ,151

Ciencias Sociales

5º año 7800 79,24 13,334 ,151

6º año 7800 66,53 11,203 ,127


39 DIEGO MARÍA KOVACIC

nución en la materia de Lengua. En las otras del taller, pero ello excede las posibilidades
tres se registra incremento. Si tenemos en del presente trabajo.
cuenta que en quinto grado ninguno de los Todos los estudios realizados en la te-
dos grupos participó del taller de ajedrez, mática coinciden en concluir, que la práctica
y las diferencias entre ambos grupos en el sistemática del ajedrez en las escuelas re-
punto de partida no resultaban significativas, sulta de algún beneficio para el desarrollo del
siendo que ambos grupos asistieron a la mis- aprendizaje, ya que mejoraría el desempeño
ma escuela con los mismos docentes, los di- académico en los alumnos lo cual se ve re-
ferenciales obtenidos luego de los talleres de flejado en mejores calificaciones obtenidas
ajedrez podrían atribuirse a la introducción en las materias escolares. A partir de esta
de esta variable. Solo se registra una dismi- investigación se pudo verificar, en el caso
nución en la materia de Lengua y la misma particular estudiado, que efectivamente se
es cuatro veces menor a cualquiera de las registra una mejora significativa en todas las
cuatro bajas observadas en el grupo que no calificaciones consideradas que son las cua-
tuvo taller de ajedrez. tro denominadas académicas, que son Len-
gua, Matemática, Ciencias Sociales y Cien-
DISCUSIÓN cias Naturales. A partir de la comparación de
las medias se pudo conocer que en realidad
Los resultados han confirmado que existen las mejoras registradas resultaban estadís-
diferencias en las calificaciones, de los niños ticamente significativas las de dos materias
que participan de forma sistemática de los en particular. Ellas son: Ciencias Naturales
talleres de ajedrez escolar y los que no. En y Ciencias Sociales. Lo cual se podría deber
lo que concierne a los intereses del presente a que la práctica del ajedrez ejerce una in-
estudio, se encuentran coincidencias con las fluencia positiva en la capacidad de concen-
investigaciones mencionadas anteriormente tración, por lo tanto a la hora de estudiar los
(citar las referencias de nuevo), en el sentido contenidos curriculares, el aprendizaje de los
de que la práctica sistemática del ajedrez, se mismos resultaría favorecido.
encontraría relacionada a una mejora de los Resulta pertinente tener en cuenta que la
procesos de aprendizaje de los estudiantes. materia de Matemática se aproxima a arrojar
Los resultados obtenidos resultan acordes a una diferencia estadísticamente significativa,
las expectativas previas a la realización del solo por un 1% no resulta significativa la dife-
presente estudio y suman un aporte más, a rencia encontrada. Teniendo en cuenta que
la idea de tener en cuenta los beneficios que no se registran calificaciones inferiores a 40,
aporta la practica del ajedrez, desde edades el rango posible se acorta significativamen-
tempranas en los niños y en la necesidad de te en un 40%, con lo cual es muy probable
implementar de manera oficial, tanto desde que las diferencias se encontraran siendo
las leyes de educación, como desde los re- aun mayores a lo encontrado en el análisis
cursos humanos y materiales, para llevar el estadístico.
ajedrez a las escuelas de manera masiva. A partir de los numerosos estudios reali-
De forma que se naturalice su práctica zados y editados en el mundo, que coinciden
escolar, como sería el caso de otras mate- en postular que la práctica sistemática de
rias que no se agrupan dentro de las clási- ajedrez en las escuelas favorece el apren-
cas materias académicas como plástica, dizaje en general y del modesto aporte del
gimnasia, idiomas, computación, etcétera presente trabajo que arroja resultados que
que también son sumamente necesarias y coinciden con los mismos, no existirían du-
útiles. Resultaría sumamente interesante das que, la práctica del ajedrez contribuye
pesquisar si las diferencias encontradas en a desarrollar el desempeño académico ya
el desempeño académico, se mantienen a lo que ejercita habilidades tales como (a) con-
largo del primer año luego de la aplicación centración, visualización (al imaginar una
AJEDREZ EN LAS ESCUELAS. UNA BUENA MOVIDA 40
CHESS IN SCHOOLS. A GOOD MOVE

secuencia de varios movimientos futuros sin colares.


mover las piezas), (b) previsión de las con- Por lo antedicho podemos afirmar que
secuencias de los movimientos que primero debería instalarse políticas educativas que
son pensados y luego ejecutados, también promuevan de manera sistemática la prácti-
desarrolla la paciencia al evaluar alternativas ca y la enseñanza del ajedrez en las escue-
y no realizar el primer movimiento que surja las primarias, ya que los efectos positivos en
en el pensamiento, considerando los pros y las calificaciones se aprecian con tan solo
los contras de la decisión a ser tomada, (c) un año de participación de los niños a los
decisiones basadas en el razonamiento ló- talleres. Teniendo en cuenta que los recur-
gico y no en los impulsos, (d) ayuda a de- sos requeridos para realizar las clases son
sarrollar el pensamiento abstracto, volviendo mínimos y los beneficios importantes, pare-
desde los detalles a lo más general de la cería una solución económica y sencilla de
posición constantemente, además de apren- implementar que podría contribuir a la reso-
der a tomar patrones y utilizarlos en posicio- lución de algunos de los problemas pedagó-
nes similares, (e) planificación al desarrollar gicos con que se encuentran los maestros de
metas cada vez a mayor plazo reevaluando nuestro país, a la hora de cumplir los objeti-
los planes como nuevos desarrollos para vos planificados para su currícula.
cambiar las situaciones, y (f) evaluación de
múltiples consideraciones simultáneamente
REFERENCIAS
y la memoria, entre otras. Si bien ninguna de
estas habilidades es especifica del ajedrez,
todas ellas se ponen en juego durante su Aguilar, R. (2011, 23 de enero). El ajedrez
práctica, estimulando la mente de los niños escolar, un escalón más arriba. La Ga-
y ayudándolos a construir las mencionadas ceta.
habilidades cognitivas, mientras disfrutan de Alvarado Valderrama, J. E., & Rodríguez
un espacio lúdico. Como resultado del proce- Pinillos, L. (2009). Aplicación del Al-
so los niños se vuelven pensadores más crí- goritmo Poda Alpha-Beta para la im-
ticos, resuelven mejor los problemas y toman plementación del juego Ajedrez. Re-
decisiones de forma más independiente. cuperado de http://seccperu.org/files/
En el Cuadragésimo Congreso Mundial APLICACI%C3%93N%20DEL%20AL-
de Ajedrez de 1969 el Dr. Claus, decano de GORITMO%20PODA%20ALPHA.pdf
la Facultad de Filosofía de la Universidad de Averbach, Y. (1969). Lecturas de ajedrez.
Humboldt de Berlín se refirió a los estudios Barcelona: Editorial Martínez Roca.
realizados en Alemania de la siguiente ma- Berk, L. E. (1986). Relationship of elemen-
nera el ajedrez “ayuda a los seres humanos tary school children’s private speech
a elaborar métodos de pensamiento exactos. to behavioral accompaniment to task,
Sería muy útil comenzar a jugar al ajedrez attention, and task performance. Deve-
desde la escuela primaria” Y luego agrega lopmental Psychology, 22, 671-680.
“todos preferimos aprender algo mientras Bernárdez, R. (2010, 25 de diciembre). El
jugamos en vez de aprenderlo de manera ajedrez, clave para mejorar el rendimien-
formal (…) el ajedrez produce en nuestros to en la escuela. Clarín.
niños una mejora en los logros escolares” Blanco, U. (1996). Sistema Instruccional de
(Méndez, 1988, p. 56) Ajedrez. (Tesis doctoral no publicada).
Articulación. Cada vez más escuelas Congreso de la República, Caracas.
alrededor del mundo están reconociendo el Blumenfeld, B. (1932). The nature of blun-
valor del ajedrez, por lo tanto, poco a poco ders in chess. (Tesis doctoral no publica-
es incluido dentro de la currícula oficial ya da). Universidad de Berlin, Berlin.
que ha demostrado ser una herramienta efi- Caramia, J., & Moretti, A. (2009). Didáctica
caz en la enseñanza de los contenidos es- del ajedrez escolar. Buenos Aires: Álva-
41 DIEGO MARÍA KOVACIC

rez Castillo Editor. les Apprentissages en Mathématiques


Charness, N. (1976). Memory for chess posi- 5e Année. Recuperado en línea : http://
tion. Resistance to interference. Journal www.championshipchess.net/research.
of Experimental Psichology: Human lear- html
ning and memory, 2, 641-653. Krogius, N. V. (1972). La psicología en aje-
Chase, W. G., & Simon H. A. (1973). The drez. Barcelona: Editorial Martínez Roca.
man´s eye in chess. En W. G. Chase Liptrap, J. M. (1999). Chess and Standardi-
(Ed.), Visual Information Processing. zed Test Scores. Boletín técnico de Aje-
Nueva York: Academic Press. drez, 11(1). Recuperado de http://www.
Currie, J., & Thomas, D. (1999). Does Head uschess.org/scholastic/coachnews.html
Start help Hispanic children? Journal of Margulies, S. (2007). The Effect of Chess on
Public Economics, 74, 235-262. Reading Scores: District Nine Chess Pro-
DeCharms, R. (1976). Enhancing motivation: gram Second Year Report. The American
Change in the classroom. Nueva York. Chess Fundation.
Irvinton. Méndez, N. R. (1988). Report by the World
Djakow, H., Petrowski, L., & Rudik, J. (1927). Chess Federation (FIDE) to the United
“Psychologie des Schachspiels” [“Psi- Nations Organization (UNO). FIDE.
cología del Ajedrez”]. Berlin: Walter de Montero, I., & León, O. G. (2007). A Guide
Gruyter. for Naming Research Studies in Psycho-
Ferguson, R. C. (1995, enero). Chess in logy. International Journal of Clinical and
Education Research Summary. Ponencia Health Psychology, 7, 847-862.
presentada en el la Conferencia “Chess Pachman, L., & Kühnmund, V. I. (1980). Aje-
in Education A Wise Move “, Manhattan, drez y computadoras. Barcelona: Edito-
Estados Unidos. rial.
Ferguson, R. C. (2001, diciembre). Solving Palm, C. (1990). Chess improves acade-
Academic Problems. Ponencia presen- mic performance (Artículo No. 2) United
tada en la Conferencia Internacional de States Chess Federation Scholastic De-
Ajedrez Koltanowski Chess. Dallas, Es- partment.
tados Unidos. Piaget, J. (1978). La equilibración de las es-
Fine, R. (1956). Psicología del jugador de tructuras cognoscitivas. Problema cen-
ajedrez. Barcelona: Editorial Martínez tral del desarrollo. Madrid: Siglo XXI.
Roca.
Gaudreau, L. (1992). Étude Comparative sur