Está en la página 1de 5

PTIALISMO, TIALISMO, SIALORREA

Sialorrea, saliveo, sialismo o ptialismo son considerados, todos ellos, como


la salivaque fluye externamente o por fuera de la cavidad bucal y que puede ser
debido a la imposibilidad de retener la saliva en la boca o trastornos
relacionados con la deglución.

La saliva es un líquido viscoso que se origina por las glándulas salivales que
se encuentran en la boca. Este líquido de naturaleza orgánica está conformado
por agua, moco y otros componentes, y cumple importantes funciones en los
procesos de digestión que permite, finalmente, conformar el bolo alimenticio.

Habitualmente se produce alrededor de un litro y medio de saliva por día,


disminuyendo según avanza el envejecimiento, es decir, con el decursar de los
años. Aquellos que padecen de sialorrea, saliveo o ptialismo generan más de un
litro y medio de saliva al día. Excepción hecha son los niños hasta la edad de 18
meses al madurar los músculos motores de la boca.

Otra importante función que cumplimenta la saliva es su relevante participación


como lubricante en la locución oral; contribuyendo también, de forma
trascendente, en los procesos de la cicatrización. Por otro lado también ejerce su
acción como agente bacteriostático y a su vez hace posible que se conserve
el pH neutro.

Las causas de la sialorrea, saliveo, sialismo o ptialismo pueden ser variadas. Entre
estas se encuentran los trastornos neurológicos, y entre ellos la parálisis
cerebral, el Parkinson o el Síndrome de Down.

También puede deberse a la estimulación excesiva del sistema nervioso


parasimpáticoo a una enfermedad del aparato digestivo.

Frecuentemente la encontramos asociada al crecimiento de los dientes en los


infantes, el uso de algunos fármacos, el embarazo y
algunas intoxicaciones que pueden ocasionar la presencia de sialorrea, saliveo o
ptialismo.

La sialorrea, saliveo o ptialismo puede ser causada por infecciones, entre ellas:

 Mononucleosis
 Absceso alrededor de las amígdalas

 Infecciones de los senos para nasales


 Amigdalitis

 Alergias

 Reflujo gástrico

 Intoxicación, y en particular si es causada por plaguicidas o el mercurio,


yodo, plomo y arsénico, entre otros.

 Reacción a venenos de reptiles como las serpientes o insectos

 Adenoides inflamadas

 Esclerosis lateral amiotrófica o ELA

 Autismo

 Esclerosis múltiple

 Accidente cerebrovascular

SÍNTOMAS QUE DA LA SIALORREA, SALIVEO O PTIALISMO

La cantidad de saliva que se forma se puede ver modificada por múltiples


factores, y en particular los síntomas se afectarán en dependencia de la
intensidad y duración del aumento de la secreción de saliva.

Es de señalar que en algunas personas que presentan problemas de sialorrea,


saliveo, sialismo o ptialismo pueden desarrollar mayor peligro de inhalar la
saliva hacia los pulmones, que puede acompañarse o no de comida o
líquidos. Esto puede ocasionar perjuicio si coexiste algún problema relacionado
con los reflejos normales del ser humano, como son el reflejo de la tos y el
nauseoso.

El flujo salival varía de un individuo a otro. Se consideran valores normales para el


flujo de saliva no estimulada de 0,3 a 0,5 ml/min y valores entre 0,01 y 0,1ml/min
se considera hiposalivación. El flujo de saliva estimulada normal oscila entre 1 a 2
ml / min;
La sialometría cuantitativa es una prueba diagnóstica que sirve para evaluar la
tasa de secreción salival, mientras que la sialometría cualitativa analiza la
composición de la saliva. Cuando empleamos la sialometría cuantitativa hay que
especificar si la saliva procede de una sola glándula o es mezclada, y si las cifras
obtenidas son en estado no estimulado o después de estimular la secreción. A
través de la sialometría cualitativa se determinan los constituyentes endógenos y
exógenos de la saliva. Los constituyentes endógenos sirven para evaluar estados
fisiológicos y diagnosticar enfermedades de las glándulas salivales

Alteraciones de la secreción salival.

Hiposalivación La secreción de saliva puede verse disminuida, lo que se conoce


como hiposalivación. Entre sus síntomas encontramos xerostomía, sed, dificultad
para tragar y para hablar, dificultad para comer alimentos secos, necesidad de
beber agua con frecuencia, dificultad para llevar prótesis, dolor e irritación de las
mucosas, sensación de quemazón en la lengua y disgeusia. Los signos que más
frecuentemente se encuentran son: pérdida de brillo de la mucosa oral, sequedad
de las mucosas, fisuras en el dorso de la lengua, queilitis angular, saliva espesa,
aumento de la frecuencia de infecciones orales, aparición de caries en lugares
atípicos y aumento de tamaño de las glándulas salivales mayores.

Entre las principales causas de la hipofunción salival se encuentran la edad,


número de dientes, sexo, peso corporal o momento del día, algunos
medicamentos como ansiolíticos o anticonvulsionantes, la radioterapia de cabeza
y cuello, enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjögren, la
hipertensión, depresión, desnutrición o la diabetes

Hipersalivación La secreción salival aumentada se denomina hipersalivación,


hipersialia o sialorrea Puede ser fisiológica o patológica. El diagnóstico se realiza
por los síntomas del paciente, que tiene la necesidad de deglutir constantemente
saliva, o en el caso de pacientes con trastornos neurológicos graves, se produce
un babeo constante.

Fisiológicamente se produce una mayor secreción salival durante el periodo de la


erupción dentaria, en la primera mitad del embarazo, durante la menstruación, así
como con los estímulos olfativos, mecánicos y gustativos, dado que hay una
hiperestimulación de los receptores periféricos de la mucosa oral.

Entre las causas patológicas de la hipersalivación se distinguen algunas de origen


bucal, como la colocación de una prótesis, dolor dental, o cualquier proceso
inflamatorio o irritativo en el territorio oro-faríngeo o digestivo, así como
intoxicaciones (exógenas o endógenas) y el uso de determinados medicamentos,
como la pilocarpina
La sialorrea no es debida a un aumento en la producción de saliva, sino a su
incapacidad para procesarla, por un fallo en el mecanismo de coordinación de la
musculatura orofacial, palato lingual, de la cabeza y cuello, lo cual conlleva a una
acumulación excesiva de saliva en la cavidad oral. Esta falta de coordinación
muscular, impide la iniciación del reflejo de deglución y conlleva la pérdida de
saliva no intencionada

También se da en casos de SD 61 y TEA 7 . En los adultos, es frecuente entre


pacientes con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), Enfermedad de Parkinson
(EP), donde 34 alrededor del 45% refieren babeo, y accidente cerebrovascular
(ACV). En los pacientes esquizofrénicos, la sialorrea es consecuencia del uso de
la clozapina 29 . Y además, puede verse en pacientes con tumores de orofaringe,
deformidades de la lengua, o pérdida parcial de la mandíbula o los labios debido a
una lesión

En cuanto a la relación de la sialorrea con el reflujo gastroesofágico, definido


como como el flujo de contenidos gástricos hacia el esófago o las vías aéreas
superiores, podría ser resultado de la activación vagal refleja, un mecanismo
compensatorio, ya que la saliva, por su alcalinidad, es muy importante en el
mecanismo de aclaramiento esofágico

La saliva contribuye a la protección de la mucosa del esófago contra las lesiones


que produce el reflujo gastroesofágico

En general, la saliva tiene mayores concentraciones de K, HCO3 y menores


concentraciones de Na y Cl que el plasma. Contiene además dos tipos principales
de proteínas: 1. AMILASA SALIVAR (Alfa-amilasa o ptialina) Principal producto de
la secreción serosa inicia en boca la digestión de los almidones.

«Ptialismo» es una extraña palabra que significa exceso de salivación. Aunque


cualquier persona puede padecer ptialismo, es bastante habitual entre las mujeres
embarazadas, especialmente durante el primer trimestre.

El ptialismo en el embarazo

El ptialismo suele producirse más en mujeres embarazadas que sufren náuseas y


malestar matinal (denominado «hyperemesis gravidarum») intensos. Aunque no se
ha determinado la causa exacta del ptialismo durante el embarazo, es probable
que guarde relación con los cambios hormonales. Además, las mujeres que
sienten náuseas pueden hacer un esfuerzo por tragar menos, lo que permite que
se acumule saliva en la boca. La acidez y las náuseas también pueden provocar
que las glándulas salivales produzcan más saliva para recubrir el esófago y
proteger contra la irritación de la boca y la garganta que se produce al vomitar con
frecuencia.
Tratamiento del ptialismo

No existe cura para el ptialismo. No obstante, algunas de estas estrategias pueden


ayudar a sobrellevarlo:

 Cepíllate los dientes.


Al fin y al cabo, deberías seguir una rutina de higiene bucal regular durante
el embarazo para prevenir la enfermedad periodontal. Cepillarte los
dientes y usar un colutorio varias veces al día puede contribuir a controlar
la salivación excesiva, ya que te ayuda a tragar.
 Bebe agua.
Tomar pequeños sorbos de agua con frecuencia puede ayudarte a tragar el
exceso de saliva sin agravar tus náuseas.
 Come bien.
Procura que tus comidas sean menos abundantes y más frecuentes, e
intenta evitar los alimentos ricos en almidón, como el pan blanco.
 Masca chicle.
Mascar chicle sin azúcar o comer caramelos duros sin azúcar puede
ayudarte a tragar el exceso de saliva.

También podría gustarte