Está en la página 1de 5

DESCRIPCIÓN DEL CASO

El presente caso busca explicar y


analizar los principales hechos ocurridos en la crisis que debieron enfrentar dos de las
compañías más importantes en la industria automotriz a nivel internacional, Ford y
Firestone, debido a las fallas presentadas en el vehículo Ford Explorer y los neumáticos
de este modelo. Dichas fallas de fabricación no sólo generaron numerosas quejas entre
los clientes de ambas compañías por los accidentes de tránsito ocurridos, sino también
la lamentable muerte de muchos de los clientes usuarios del modelo en cuestión. De
igual manera, estos accidentes ocasionaron cuantiosas pérdidas para ambas compañías,
debido a los millonarios juicios que debieron enfrentar y la suspensión de algunas de
sus plantas de producción como medida de corrección.
Es por esta razón que llamamos a estos sucesos infortunios como la crisis que debieron
enfrentar Ford y Firestone por las decisiones tomadas en este caso.

Relación Ford-Firestone

Ford Motor Company

Ford Motor Company es una multinacional


estadounidense fundada a principios del siglo XX (1903) por Henry Ford. Es el quinto
mayor fabricante de automóviles en todo el mundo y una de las 500 corporaciones más
grandes por ingresos.
Ford posee plantas de producción y ensamblaje en diversos países del mundo, además
de comercializar sus automóviles a nivel global, razón por la cual es una de las
compañías automotrices más importantes en la actualidad.
Esta compañía es reconocida en el mercado por haber creado la primera línea de
producción móvil en el mundo, mejorando sus procesos de producción y volviéndose
mucho más eficiente, lo cual le permite ser reconocida entre sus clientes,
principalmente, por ofrecer seguridad, confianza y ser apto para toda la familia.

Firestone
Firestone es una compañía estadounidense fundada a
finales del siglo XIX por Harvey Firestone, dedicada a la fabricación de neumáticos para
vehículos de transporte, así como productos de caucho diversificado. Esta organización
es reconocida a nivel mundial por el desarrollo de productos de caucho de calidad e
innovación, razón por la cual fue considerada el mayor proveedor de neumáticos en
Estados Unidos durante 75 años.
Finalmente, la empresa japonesa Bridgestone, dedicada a la fabricación de neumáticos,
adquirió la compañía Firestone en 1988.

A inicios de 1906 Firestone logró establecer negociaciones con la empresa automotriz


Ford para proveerle de neumáticos a los automóviles fabricados por este. De esta
manera, comenzaron las buenas relaciones entre ambas compañías, las cuales
establecieron alianzas comerciales con el fin de fabricar automóviles en masa. Esta
relación se vio afectada luego de los accidentes ocurridos en el modelo Ford Explorer
debido a las fallas en los neumáticos del vehículo, ocasionando la ruptura comercial de
casi un siglo entre ambas empresas.

Antecedentes

La compañía Ford siempre se caracterizó por la eficiencia en su cadena de producción,


así como la calidad de sus productos e innovación en sus modelos. Sin embargo, en
tiempos pasados al lanzamiento del Ford Explorer presentó problemas con dos modelos
desarrollados y lanzados al mercado, Ranger y Bronco II. El primero de estos presentó
quejas de los clientes por la inestabilidad del vehículo, ya que la suspensión Twin I Beam
ocasionaba la elevación del centro de gravedad del vehículo. De igual manera, el
segundo modelo también presentó diversas demandas por volcaduras del automóvil, el
cual contaba con la suspensión Twin I Beam que propiciaba la elevación del centro de
gravedad del vehículo.

Los problemas presentados con estos dos modelos generaron el deterioro de la imagen
corporativa de Ford. Empero, la compañía logró superar esta adversidad al emplear una
estrategia para volver a posicionarse como uno de los mejores fabricantes de autos en
Estados Unidos y el mundo.

Por su lado, Firestone también ha sido reconocido por la calidad y eficiencia de sus
productos, especialmente de sus neumáticos para automóviles, aunque no ha estado
exento de problemas en el pasado. Gracias a su calidad y eficiencia, Firestone se encargó
de la fabricación de neumáticos para los vehículos de Fórmula 1 por más de 20 años.
Lamentablemente, debido a trágicos accidentes ocurridos en carreras de Fórmula 1, con
consecuencias mortales, en 1974 se retiraron los neumáticos Firestone de las famosas
competencias vehiculares, ya que los vehículos accidentados utilizaban llantas de esta
compañía.

Descripción de hechos

La gran corporación Ford trabajaba en el lanzamiento de un nuevo vehículo


todoterreno, de cinco puertas, motor V6 de 4.0 litros de cilindrada y potencia de 157 CV.
Se estimaba una rápida acogida por lo atributos que poseían sus productos. En el año
1989, los ingenieros identificaron una serie de mejoras que podían ser aplicadas antes
del lanzamiento del automóvil Ford Explorer, pero la empresa tenía planificada una
fecha de lanzamiento, y por motivos de retraso no se realizó.
La camioneta Ford Explorer fue lanzada al mercado el siguiente año y rápidamente se
logró la aceptación esperada especialmente en el mercado estadounidense. Entre el año
1991 y 1993 hubieron ciertos cambios con respecto al modelo Explorer, en dicho año
se logró una versión del vehículo más lujosa en cuanto a la consola en el techo con
brújula, exteriores monocromáticos, entre otros cambios en cuanto al exterior, mas no
en el interior; es decir, las fallas identificadas previas al lanzamiento aún no estaban
totalmente resueltas. Debido a ello, los clientes presentaron una serie de quejas en
cuanto a los neumáticos, puesto que estos últimos se separaban de la banda de
rodamiento, lo cual ocasionaba que el vehículo se volcara provocando una numerosa
cantidad de accidentes con trágicos casos de muertes a(cerca de 200) y
aproximadamente 500 heridos. Dichas fallas en los neumáticos de Firestone ocurrían
en regiones cálidas, de temperatura alta, como por ejemplo, Texas, Florida y Arizona en
Estados Unidos, además de países como Colombia, Argentina, Venezuela, entre otros.

La NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration)


realizó investigaciones del caso tras los numerosos accidentes ocurridos en los últimos
años de haberse lanzado el vehículo; las inquietudes y quejas de los clientes
aumentaban, por lo que se intentó buscar las principales causas de los daños
ocasionados. Tanto Ford como Firestone se defendían y se justificaban afirmando que
eran causas externas las que ocasionaban los accidentes, como por ejemplo, no medir
los límites de velocidad. Por un lado, Ford culpaba a la empresa de neumáticos,
señalando que las llantas eran la causa de los accidentes y, por otro lado Firestone
culpaba a Ford indicando que los vehículos eran inestables, lo cual generaba el
descontrol de estos a pesar de los neumáticos.
Se concluyó, gracias a la NHTSA, que la gran cantidad de accidentes se debía tanto a los
vehículos que no estaban 100% en buen estado, tras no emplear un control de calidad
adecuado, como en los neumáticos por el inconveniente con las temperaturas.

Causas

Las principales causas que se pudieron determinar en relación a los numerosos


accidentes con el vehículo Ford Explorer ocurridos en diversas partes del mundo son
las siguientes:
· Firestone, en su afán de lograr mayor rapidez en la producción de sus neumáticos para
cumplir con la demanda de Ford y, por ende la obtención de mayores ganancias para la
compañía, explotaba a sus trabajadores de la planta de producción Decatur, haciéndolos
laborar más de 12 horas diarias; estas condiciones de trabajo ocasionaron que los
obreros de Firestone, pertenecientes al sindicato entraran en huelga exigiendo el
aumento de sus salarios, disminución en el tiempo de trabajo y otras prestaciones.
Firestone reemplazó a los trabajadores del sindicato por obreros sin experiencia ni
capacitación adecuada para la producción de los neumáticos en la planta Decatur.
· La reducción de la calidad de los neumáticos Firestone se debido a su vez a la
disminución del tiempo dedicado a la manufactura de cada llanta. Esta aceleración de la
producción ocasionó los defectos en los neumáticos, ya que procesos cruciales en la
fabricación de estos, tales como el curado (unir las diferentes capas que conforman el
producto) disminuyó de 26 minutos a 16 minutos. Así también, la inspección del
producto terminado duraba apenas 10 segundos, lo cual no permitía obtener un
producto completamente de calidad.
· La presión de los neumáticos también jugó un papel importante en las causas de los
accidentes ocurridos. El productor Firestone recomendaba una presión específica para
el neumático; sin embargo, los ingenieros de Ford recomendaban a sus clientes utilizar
una presión distinta a la estipulada por el proveedor de neumáticos debido a que en las
pruebas realizadas al vehículo eran notorios los problemas de estabilidad del mismo.
· En 1989, un año antes al lanzamiento del modelo Ford Explorer, los ingenieros de la
compañía Ford recomendaron a la gerencia realizar un cambio en el diseño del vehículo,
especialmente reemplazar la suspensión Twin I Beam para mejorar la estabilidad del
automóvil, la cual había presentado ciertas fallas anteriormente. Empero, la gerencia no
aplicó dichas recomendaciones debido a las presiones comerciales que tenía, pues hacer
el rediseño del vehículo atrasaría el lanzamiento de este. En consecuencia, introdujo el
modelo al mercado sólo con pequeños cambios, no significativos, que no mejoraban la
estabilidad del vehículo.
Acciones correctivas

Tras presentar una gran cantidad de problemas, haber disminuido la confianza en sus
clientes por los vehículos y debido a las investigaciones del caso por la NHTSA, las
compañías Ford y Firestone promovieron ciertas acciones correctivas para solucionar
los conflictos tanto en relación a ambas empresas, como con los clientes.

Por un lado, debido a la gran cantidad de demandas por usuarios del vehículos, Ford
reemplazó en sus modelos de vehículos los neumáticos Firestone por las ruedas de la
empresa Goodyear en el año 1999 para satisfacer al cliente y posicionarse nuevamente
en el mercado.

Asimismo, ambas empresas decidieron retirar 6.5 millones de neumáticos defectuosos


y, de la misma manera, Firestone, al identificar el número de llantas solicitadas por los
clientes, anunció que por cada persona que presentara problemas con los neumáticos,
la canjearía por 100 dólares par cubrir su necesidad.

Por otro lado, Firestone fabricaba sus neumáticos en la ciudad de Decatur, Illinois en
Estados Unidos, donde constituía el centro de operaciones, pero en función de
recuperarse del acontecimiento en años anteriores, en el 2001 anunció el cierra de su
planta de producción por la cantidad de fallas presentadas en los neumáticos.