Está en la página 1de 2

La cerveza del campo Argentino

Es la bebida alcohólica que más apasiona a los argentinos, es la formadora de encuentros, la


fiel compañera de una picada. Seductora en aroma y gusto, la cerveza es la bebida elegida.
Para que esta sea posible se requiere de cuatro elementos esenciales, el agua, la malta, la
levadura y el lúpulo.
Este último, se agrega en menor proporción, pero su protagonismo no es menor, es el
encargado de darle el amargor y los aromas característicos.
El lúpulo se produce en el Bolso, Chubut en la Comarca andina, son junto con las
frambuesas los cultivos más importantes de la zona.
Aún con el auge de la cerveza artesanal no es suficiente para abastecer el mercado interno
con la producción local. Si bien las condiciones ambientales son óptimas, más de la mitad del
lúpulo que consumimos se importa.
Siendo el quinto país de la región en mayor consumo de cerveza, los productores requieren
de un trabajo minucioso y arduo que conlleva un proceso delicado desde el crecimiento de la
planta.
Todo aquel que se embarque en la aventura de cultivar lúpulo se encuentra con una planta
perenne de raíz subterránea. Cuando esta florece necesita un seguimiento constante para
controlar el contenido de humedad en la flor. De eso depende el punto de inicio de la cosecha
para tener un producto de excelencia. La exigencia de la delicada tares de separación de la
flor a de las hojas y tallos y luego el deshidratado mantiene una tarea a contra reloj, ya que se
trata de un cultivo perecedero
Este insumo tiene una carga cultural. No es un producto orgánico pero si es muy común que
el cuidado del suelo se destaca por hacerse con abono orgánico.
El consumo de cerveza en nuestro país está totalmente en creciente y la elaboración artesanal
toma impulso para competir en los mercados locales. La fabricación de las mismas también se
realiza bajo una producción dedicada ya que cada vez son más los que toman el desafío de
crear una cerveza con características distintas y gustosas para identificarse del resto. Se crean
productos de calidad, elaboradas con la materia prima nacionales de primera para paladares
exigentes.
Entre los productores de cervezas artesanales en Pigüe se encuentra la línea Ruso. Su dueño
Roberto Hochler es el encargado de elaborar la bebida, envasarla y comercializarla en el local
Rivadavia 760, garantizando la frescura de la cerveza y la característica de su calidad. Este
desafío comenzó para consumo propio, la aceptación hace que hoy sea una marca registrada
en la ciudad. Con sus variedades, la última incorporación es la cerveza con quinotos “la
Quinoten”. Investigando sobre el lúpulo de nuestro país me acerque al local y me conto todo
sobre el proceso de elaboración y los insumos que utiliza. Trabajo estricto para conseguir
una cerveza artesanal con características definidas, lo que hace que tenga muy buena
aceptación en la zona.
Es la elegida de esta semana para ponerle color al cerdo. Combinación que no puede fallar.

Cerdo con cerveza Honey “Ruso”

Ingredientes:
 ½ litro de cerveza Honey o cerveza con características de miel
 1 kilo de churrascos de cerdo
 2 Cebollas
 1 taza de caldo de verdura
 Arroz
 1 cucharadita de mostaza
 Especies y condimento (ajo en polvo, canela en rama, comino humo liquido)
 Batatas

Procedimiento:
Cortar la cebolla en cuadrados grandes junto con el cerdo. Elegir un corte de cerdo que
contenga una capa delgada de grasa para facilitar el dorado en la cocción y no el hervor. Sellar
primero la carne de cerdo cortada en cubos dejar dorar. Agregar la cebolla y luego los
condimentos y especies a elección. Agregar la cerveza, dejar evaporar el alcohol e
incorporarle el caldo. Preparar el arroz a gusto, y las batatas cortar en rodajas con piel y
freírlas. Servir el arroz y por encima el cerdo junto con las batatas fritas.
Animate a incorporar la cerveza en las comidas. Las notas de sabor que les brindan son
geniales y te recomiendo que sean Artesanales, ya que sus gustos son intensos y denotan
presencia en el plato final.