Está en la página 1de 5

Las nociones de monoglosia y heteroglosia, desarrolladas por Bakhtin en su trabajo sobre el

lenguaje en la novela (1981), han aparecido especialmente embarazadas para su aplicación al


género. La aplicación de estos conceptos a los datos empíricos ha demostrado ser fructífera,
facilitando un matiz en el análisis de la multiplicidad mercurial de las producciones de género que
no es posible para concepciones de "feminidad masculina / feminidad masculina" o
"masculinidades múltiples / feminidad". Tales análisis pueden, por ejemplo, reconocer las maneras
en que las producciones individuales de género se filtran a través de la contradicción, e incorporar
ambos aspectos de la ejecución generalmente entendida como "masculino" y "femenino"; Y
además, cómo estas producciones de género se llevan a cabo dentro de entornos
socioeconómicos locales y para públicos específicos, para significar de manera particular dentro de
un sistema de género binarizado y monoglósico.

Hasta ahora, sin embargo, mi enfoque se ha centrado en sugerir el potencial de tal apropiación de
las ideas de Bakhtin para su aplicación en la investigación empírica sobre género y en el desarrollo
de tal aplicación. Mi elucidación y análisis del trabajo de Bakhtin en relación con una lectura
prevista del género ha sido algo breve y rudimentario. Aquí, pues, deseo volver a la obra de
Bakhtin (y sus colegas), 2 cuyo propósito es proporcionar una descripción desarrollada de la
manera en que sus ideas pueden ser aplicadas para teorizar el género y su producción.

Monoglosia y heteroglosia

En este esfuerzo me concentraré especialmente en los conceptos de Bakhtin de monoglosia y

Heteroglosia (Bakhtin 1981). Utiliza el término "monoglosia" para referirse a las formas
dominantes

Del lenguaje, representando la visión del mundo / intereses de los grupos sociales dominantes,
que se posicionan o imponen como unitarios y totales. Sin embargo, para Bakhtin, el lenguaje
nunca es estático o fijo, sino que es diverso e intrínsecamente dialógico. Diferentes significados y
lecturas se empujan constantemente en aserciones o subversiones cuando los sujetos usan el
lenguaje de diferentes maneras. Por lo tanto, mientras que en el nivel macro-lingüístico puede
parecer que hay estabilidad (monoglosia), en el nivel micro hay plasticidad, contradicción y
resistencia: heteroglosia. Bakhtin (1981) explica:
El lenguaje unitario constituye la expresión teórica de los procesos históricos de unificación y
centralización lingüística, expresión de las fuerzas centrípetas del lenguaje. Un lenguaje unitario no
es algo dado, pero siempre está en esencia posicionado - y en cada momento de su vida lingüística
se opone a las realidades de la heteroglosia. (Página 270)

Como tal, mientras que diferentes formas de lenguaje pueden aspirar a ser, o presentarse como,
monoglosicos en determinados momentos socio-históricos, este proceso es profundamente fluido
y superficial. El lenguaje en su esencia es heteroglósico y dialógico, saturado de diversos "otros"
(otros temas, el oyente / lector, otros textos / opiniones, otros sistemas de lenguaje, etc.). Como
insiste Bakhtin (1981)

Así, en cualquier momento dado de su existencia histórica, el lenguaje es heterogéneo de arriba a


abajo

Inferior: representa la coexistencia de contradicciones socio-ideológicas entre el presente

Y el pasado, entre diferentes épocas del pasado, entre diferentes grupos socio-ideológicos

En el presente. . . Estas "lenguas" de la heteroglosia se entrecruzan en una variedad de maneras,

Formando nuevas "lenguas" socialmente tipificadoras. (Página 291)

Bakhtin rechaza los análisis lingüísticos que conciben el lenguaje como sistemas,

Interacción y contexto. Él ve el lenguaje como construido fundamentalmente socialmente, con

Significado creado entre el orador / autor y el oyente / lector, que son ellos mismos

Lleno de entendimientos históricos y convenciones lingüísticas sociopolíticas. En su

Respuesta a la redacción de la publicación Novy Mir (1987), enfatiza la relacionalidad

En el lenguaje, anotando cómo el lenguaje es "inherentemente sensible": "Cualquier


entendimiento es

Imbuido de respuesta y necesariamente lo provoca de una forma u otra "(p.68). Somos todos

Permanentemente inmersos en esta reciprocidad relacional - nuestros enunciados anticipan y son


Preparado en vista de las respuestas; Y nuestros enunciados y respuestas se construyen ellos
mismos

Sobre / las respuestas a los enunciados históricos hechos por nosotros mismos y otros (Bakhtin se
refiere a esto como

'Direccionabilidad').

He argumentado que los conceptos de Bakhtin de monoglosia y heteroglosia (y

Monologismo y dialogismo) puede ser útilmente transpuesto al género (Francis 2008a, 2010).

Estas concepciones son especialmente aplicables debido al reconocimiento específico de Bakhtin

De la política del lenguaje: las maneras en que las cuentas monoglósicas

Ideológicas de los grupos socialmente dominantes. En este sentido, la sociedad social masculina

Las epistemologías pueden ser vistas como monoglósicas. Sin embargo, como insiste Bakhtin, tales
intentos de fijidad

Y la estabilidad son siempre una facade: despliega la inquietud y fluidez del lenguaje; y

La heteroglosia dialógica siempre presente en ella. En contraste con el estructuralismo


saussureano,

Bakhtin ve el lenguaje como un "diálogo vivo"; De usuarios específicos para

Propósitos específicos, y de ahí siempre en evolución. Así, las cuentas teleológicas que

Las verdades son desafiadas por la multiplicidad fluida de la heteroglosia. Argumentaré aquí que el

Cuenta binaria de la diferencia de género comprende tan sólo una «verdad» y que la

De un lente Bakhtinian a esta "verdad" revelará la lucha furiosa de la heteroglosia

Continuamente pulsando bajo la facción monoglósica.

El género como un sistema monoglósico


El modelo dominante, binarizado del género, en el cual la feminidad y la masculinidad están
ligadas

Directamente a la construcción dualista de cuerpos sexuados como hombres y mujeres (véase


Butler, 1990),

Puede ser visto como monoglósico en nuestro momento socio-histórico contemporáneo. Integral
a esto

Binarizado de sexo / género es la animación del masculino / masculino como sujeto, y la

Denigración del femenino / femenino como Otro (de Beauviour 1973, Walkerdine 1990).

Binarizado es monoglósico no sólo en su hegemonía bastante duradera sobre otros

(A pesar de que ha habido cambios internos y re-funcionamientos dentro de esta cuenta

En los últimos siglos, como veremos), sino también por su éxito en la auto-

Un sistema total, e inevitable, o natural. Como he observado en otro lugar (Francis 2010),

Este monoglossic cuenta de género es comúnmente entendido y acordado como un "verdadero",

Cuenta no impugnada.

El binario de género que se sitúa en el corazón del relato monoglósico del género se construye

Sobre la delimitación de atributos como masculino / masculino y femenino / femenino, en relación


con

Los valores de la iluminación occidental (masculinizados). Por lo tanto, las características

Valor se atribuyen al sujeto masculino, y denigran las antítesis a estos valores

Se proyectan a la mujer Otro. Así emergen los binarios de género identificados y analizados

En la crítica literaria feminista y en otros ámbitos: por ejemplo, la masculinidad como racional,
fuerte,

activo; Y la feminidad como emocional, débil, pasiva.


Ambos conceptos pertenecen a Bajtín y en el texto en cuestión van a ser retomados por el
autor para ser trasladados a un análisis de género. El término «monoglosia» refiere las
formas dominantes del lenguaje cuya representación de mundo denotan una posición
ideológica fuertemente marcada por el totalitarismo y unitarismo. Mientras que el término
«heteroglosia» hace referencia a la coexistencia de diferentes variables dentro de un mismo
código lingüístico.
El texto en cuestión nos presenta una crítica a un sistema binarizado de género propio de la
cultura occidental; es a través de dos conceptos específicos del ámbito de la lingüística
(Bajtin) que al deslizarlos en función de lo que el autor cree oportuno ilustrar, nos va
mostrando que el modo de vincularse la ideología de género y la sociedad amén de no ser
inocente responde a una manera de pensar que encierra una lógica dicotómica y en
definitiva tal lógica ha a poyado implícitamente está división: femenino/masculino,
subjetividad/objetividad.