Está en la página 1de 10

Salto, 13 de agosto de 2018

¿Qué conmemoramos cada 25 de agosto los uruguayos?
Prof. Mónica Nicoliello, docente de Historia Americana y Regional del Centro Regional de Profesores del
Litoral sede Salto.

Se trata de uno de los hechos más trascendentes de nuestra historia nacional;
analizaremos en qué consistió y qué trasfondo tuvo y tiene. La fecha del 25 de agosto de
1825 provocaba a nuestros mayores la reflexión sobre el origen y destino del Uruguay, que
hoy, como ayer, lucha por insertarse en el mundo y en la región. Hace 193 años la Sala de
Representantes de la Florida, integrada por delegados de todos los pueblos reconocidos del
país, sancionó tres Leyes Fundamentales: de Independencia, de Unión y de Pabellón. De
las tres, nuestra reflexión se centrará en las dos primeras.

1. La Provincia Oriental se independiza del Imperio del Brasil y forma su gobierno

Desde que en 1494 se firmara el Tratado de Tordesillas entre España y Portugal, la
potencia lusitana, en clara expansión hacia el Oeste de América del Sur, hacia la región
minera de la América española por un lado; y hacia el Sur, donde se hallaban las
vaquerías y abundantes puertos naturales de la Banda Oriental, por el otro, señaló, de
forma inequívoca, su interés por influir en nuestros destinos. En 1680 fundaron los
portugueses un asentamiento propio en la desembocadura del río Uruguay, Colonia del
Sacramento; y en 1723 trataron de hacer lo mismo en la bahía de Montevideo, para
adquirir la llave del Plata. A partir de 1801 invadieron y ocuparon el territorio que
primero fue Banda y más tarde, Provincia Oriental, a la cual anexaron con el nombre de
Provincia Cisplatina.

Pero el 19 de abril de 1825 jefes argentino-orientales desembarcaron en la playa de la
Agraciada, en Soriano; y el 4 de mayo se instalaron en el Cerrito de la Victoria, en
Montevideo, desplazando a los ocupantes brasileños. Fue entonces que los
representantes de los pueblos de la Provincia instalaron en la villa de San Fernando de
la Florida el Gobierno Provisorio, más tarde Sala o Asamblea de representantes de la
Florida, lo cual ocurrió en el mes de junio. Estos organismos legislativos reasumieron la
soberanía popular, gobernando en conjunto con el Jefe de la Cruzada, Gobernador y
Capitán General de la Provincia Oriental, Juan Antonio Lavalleja. Revolución cuyo

1

suscrito por un elemento popular bajo el nombre de “Unos mocitos de Tienda” donde se cuestionaba que 2 . así como la Provincia Oriental en su conjunto: “[…] la plenitud de sus derechos. cuando se hicieron sentir las incursiones paulistas.triunfo fue posible por la coincidencia de propósitos entre los estamentos civil y militar.” Los pueblos de la Banda Oriental del Plata. La primera. todas las actas de incorporación. en el plano del derecho. hollado y usurpado sus inalienables derechos y sujetádola al yugo de un absoluto despotismo desde el año 1817 hasta el presente de 1825. según cálculos de Eduardo Acevedo. de Independencia. Nos dice Martha Campo de Garabelli que en 1822. sobre todo después de las batallas de Rincón y Sarandí. cuya independencia había declarado el 7 de setiembre a orillas del Ipiranga. de lo cual debían dar cuenta a la Sala de Representantes. y al Regimiento de Dragones de la Unión a reconocer a Don Pedro de Alcántara. reconocimientos. al obligar al Cabildo y pueblo de la villa de San José.” Se refiere el documento al Congreso Cisplatino de 1821. se libraban así de lo que había sido una constante desde el siglo XVII.1. Una vez realizado este trámite. aclamaciones y juramentos arrancados a los Pueblos de la Provincia Oriental por la violencia unida a la perfidia de los intrusos poderes de Portugal y Brasil. y que representaba el triunfo final contra un invasor al que se venía combatiendo. como ha señalado el historiador Agustín Beraza. circuló un folleto titulado Contestación al Señor Conciliador. casi de forma ininterrumpida desde 1816 por un pueblo que en el trance había perdido a un tercio de sus integrantes. Para borrar la memoria de estos atropellos. se declara de hecho y de derecho libre e independiente del Rey de Portugal. consagraba. 1. La Ley de Independencia El día 25 de agosto se sancionaron tres Leyes Fundamentales. Príncipe Regente de Portugal radicado en Río de Janeiro. en uso de su soberanía estime convenientes. el 18 de julio. siguiendo una fórmula artiguista: “[…] írritos. asistidos por los párrocos y escribanos. del Emperador del Brasil y de cualquier otro del Universo y con amplio y pleno poder para darse las formas que. bajo la presión de las bayonetas portuguesas. que la han tiranizado. con la presencia de vecinos. se mandó a los magistrados civiles de los pueblos. disueltos. incluyendo los de ascendencia misionera. y también a las presiones que ejercieron los militares brasileños los días 16 y 17 de octubre de 1822. nulos. como Emperador de Brasil. cada pueblo reasumía la soberanía. libertades y prerrogativas inherentes a los demás pueblos de la tierra. que según testigos. había tenido que deliberar. que testaran y borraran desde la primera línea hasta la última firma de las actas de incorporación. lo que ya era una realidad en el terreno de los hechos. declaró. y de ningún valor para siempre.

y usando una fórmula artiguista recomendaba “no admitir ninguna proposición que no atienda a su independencia”. en 1817. desde el año 1808 en que la infanta Carlota Joaquina. ni España. ni evitar que esta Prov. cuatro años antes de la Cruzada Libertadora. en general. y volvería a ser lo que fue. En el país no hay población. los representantes de esta posición tuvieron la oportunidad de hilar fino sus argumentos. de gente que rechazaba el movimiento juntista formado en torno a la personalidad de Fernando VII por considerarlo populista y anárquico. Una soberanía en este estado de debilidad. el Teatro de la Anarquía y la presa de un ambicioso atrevido sin otra ley. En el Congreso Cisplatino. Se trataba. Bianqui. favorables a la unión o anexión con (cada uno por separado o todos a la vez) los reinos de Portugal. “[…] porque su dominación tiene contra sí el voto de los Pueblos. que la satisfacción de sus pasiones. invitándolas a favorecer un plan de reconstrucción de la Monarquía ibérica liderada por ella misma. hizo llegar su correspondencia a personas de posición destacada en las ciudades de Buenos Aires y Montevideo. entre los que señalaban a José G.existieran motivos legales y legítimos para que la Provincia Cisplatina siguiera formando parte del Brasil tras su independencia de Portugal.” En los años 1820 esta posibilidad se manejó en las Cortes europeas bajo la propuesta de entregar la Cisplatina a España a cambio de la plaza de Olivenza.a fuera el teatro sangriento de las guerras de todos los demás que han proclamado su independencia […] no queda otro recurso que la Incorporación a la Monarquía Portuguesa.” Agregaba que por este motivo la Provincia Oriental debía formar parte de otro Estado. se seguiría la emigración de los Capitalistas. bajo una Constitución liberal. pero tuvo oposición 3 . ni elementos para gobernarse en orden y sosiego. que no pudiendo ser Buenos Aires. no puede infundir la menor confianza. esa corriente se hizo notar. se dijo: “Hacer de esta Provincia un estado es una cosa que parece imposible en lo político: para ser Nación no basta querer serlo. Entre Ríos. definiendo “independencia absoluta” como “independencia de todo poder extranjero”. Artigas. administrador de la Aduana de Montevideo y Síndico Procurador General de la Ciudad. Cuando el invasor portugués fue recibido bajo palma en Montevideo. hermana de Fernando VII. Al mismo tiempo manifestaba que la independencia era necesaria “por la felicidad de la provincia”. es preciso tener medios con los que sostener la Independencia. que “no convenía permanecer bajo la tutela de Río de Janeiro”. y porque en su actual estado ni puede socorrerla. Existieron sin embargo otras corrientes de opinión. declarando. para evitar trastornos de la guerra civil: para defender el territorio de una fuerza enemiga que lo invade y hacerse respetar de la Nación. y España. Brasil. recursos. Señala Campos de Garabelli que en un discurso escrito por Nicolás Herrera y leído por Gerónimo P. dirigido por caudillos locales autoritarios.

Por tanto. que contravenían las tradiciones que habían regido hasta el momento. amistad.” Se ha podido escribir que esto no era más que la expresión materialista de intereses ganaderos y saladeriles porteños –la Cruzada se organizó en Buenos Aires y contó con su apoyo-. costumbres. chica y grande.en Brasil. secuestrada por gobiernos españoles afrancesados –incluyendo a los Borbones- o por gobiernos criollos locales corruptos. religión. Como escribió Agustín Beraza: “[…] la materialización de un arraigado sentimiento de comunidad. incapaces. Es uno de los documentos que mejor ilumina el sentido de la palabra “independencia” durante las primeras décadas del siglo XIX: como gobierno autonómico una vez que retrovierte o se reasume la soberanía popular. ni grande. La Ley de Unión con las Provincias del Río de la Plata Sin embargo. y la patria. la segunda Ley Fundamental estableció la unión de la Provincia Oriental con las Provincias Unidas del Río de la Plata. que no podría haber sido manipulada ni fingida. solemne y decidida es y debe ser por la unidad con las demás provincias argentinas a que siempre perteneció por los vínculos más sagrados que el mundo conoce. jamás habían negado estos principios de identidad de origen y destino. pero también es cierto que había un trasfondo de sentimiento identitario rioplatense. ha sancionado y decretado por ley fundamental la siguiente: Queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América por ser la libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen. constante. como escribió Luis Alberto de Herrera. Por su parte. o que Lavalleja “mordiéndose la lengua” apoyó esta ley como parte de una maniobra para obtener la independencia uruguaya. No hay por qué negar estas circunstancias. Thomas Samuel Hood. despóticos.2. la corriente que podríamos llamar “portuguesista” estuvo presente al menos hasta el año 1826. 1. afecto. de hermandad humana y política que anidaba en el espíritu de todos los hombres del Río de la Plata que. como los demuestran los informes del cónsul británico en Montevideo.” 4 . y que el documento trasunta una honda emoción nacionalista contenida. y tradición: “La Honorable Sala de Representantes de la Provincia Oriental del Río de la Plata en virtud de la soberanía ordinaria y extraordinaria que legalmente reviste para resolver y sancionar todo cuanto tienda a la felicidad de ella. manifestada con testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de dichas Provincias. Pero “independencia” nunca era desgarrar la patria. y que tenían amplia aceptación. ni chica. elaborada a lo largo de siglos. declara que su voluntad general. era una comunidad en la que se nacía o a la que se adhería por motivos de sangre. si antes se habían enfrentado y habían luchado.

y viceversa. así como el decreto del 19 de setiembre de 1957 5 . por el clamor de los pueblos. la coordinación del comercio y la navegación en los países del sistema hidrográfico del Río de la Plata [. al menos. con sentido hispanista. desgraciadamente. amistad. “Gustaron Gómez. y a renglón seguido la unión con las Provincias Unidas. desaprovecharon la oportunidad de exigir al Directorio de Buenos Aires que condenara la invasión de la Provincia Oriental y rompiera con Portugal. la política regional.” En documento anterior a 1825. que incluso mucho tiempo después de establecerse y consolidarse la República Oriental del Uruguay. González ha demostrado. nos manda exigir del Directorio. la tan anhelada Confederación. como explica Campos de Garabelli. es preferible esta [la segunda] por existir allí los vínculos más sagrados del parentesco. Artigas y lo había dado a conocer el jefe militar argentino José Rondeau: “S. y..” 2.” Lo que sí había era cansancio. dentro de esta. nuestro país mantuvo siempre una política de acercamiento a nuestros vecinos: “Aparece clara.Una amplia corriente de opinión no consideraba a esta ley contradictoria con la anterior. Costa y Pérez Gomar –recordaba Arturo Ardao. Para eso fueron capaces de ponerse de acuerdo. como lo es el ya citado de 1822. Incapacidad de las élites comerciales de estas dos grandes ciudades del Plata. un Estado federal platense. que son las que ligan al hombre estrechamente en sociedad. le dio un nuevo impulso. no digamos ya. para traicionar el proyecto democrático y nacional de Artigas. tiene particular interés el reglamento del 14 de mayo de 1957 sobre tránsito terrestre de mercaderías descargadas en el puerto de Montevideo con destino a los puertos y zonas francas de Colonia y Nueva Palmira.al firmar los caudillos López y Ramírez con Sarratea el Tratado del Pilar. idioma y costumbres.hablar de patria chica y patria grande. entendiendo por esta la Argentina. Salvo.. en las negociaciones internacionales del siglo XIX. declaratoria de guerra contra los portugueses que ocupan la Banda Oriental. Cansancio de los pueblos por la incapacidad de las élites portuarias de Buenos Aires y Montevideo para superar sus diferencias y concretar. pero también de las élites del interior. Contestación al Señor Conciliador. como lo había exigido tres meses antes el caudillo José G. El destino de una nación El historiador Ariosto D.]. el 23 de febrero de 1820. antes de entrar en avenimiento alguno. a partir de 1830. y el criterio predominó durante todo el siglo XIX. hasta llegar al año 1900 en que José Enrique Rodó. Bustamante. los autores proponen la independencia de Brasil. el general Artigas.” “Dentro de ese orden especial. Es así que –entre otros hechos que podrían lamentarse.E. Pero lo expresan de esta manera: “[…] en la alternancia de incorporarse al Brasil o Buenos Aires.

” “[…] El Uruguay ha procurado coordinar. en el año 1875.” En 1959. a lo largo de toda su vida independiente. en ese entonces. Es porque ambos rivales se reconocieron impotentes para vencerse el uno al otro que aceptaron. y todo el daño que pudieran llegar a generar. No hemos necesitado de las lecciones ni de las reprimendas del Fondo Monetario Internacional. dictando normas para la instalación y funcionamiento de una estación de trasbordo en la zona franca de Nueva Palmira […] Hay. pobreza de recursos estratégicos –casi el único país de América que no tiene petróleo-. nos llamaba. que sirviese. la pérdida de la cultura democrática. Casi un siglo y medio antes de nuestro presente. epígrafe “La independencia amenazada”. podría decirse una clara comprensión de la cooperación y la integración. y entre argentinos y brasileños después. para aplazar la solución del conflicto que entre españoles y portugueses primero. en La legislación escolar. actual Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). viene prolongándose desde hace siglos. En 1991.” 6 . en fin. del Gatt. que ya por aquella fecha ponían en evidencia tanto la crisis del modelo agroexportador. en general. más bien que para resolver. sabidas las limitaciones de nuestro mercado interno y de nuestra economía. la disolución del tejido social. Los siguientes fragmentos son especialmente destacados por Ardao: “Los peligros inmediatos que pesan exclusivamente sobre nosotros como pueblo independiente. una de las mentes más lúcidas que ha tenido nuestro país. Uruguay apoyó la creación de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC). la independencia de la República Oriental fue resultado del acuerdo realizado entre el Brasil y la República Argentina al terminar la guerra del año 28. se refieren a la nacionalidad. MERCOSUR.” “Como lo consigna la misma Constitución política que nos rige. Uruguay fue miembro fundador del Mercado Común del Sur. unida a un débil desarrollo de la economía por las propias limitaciones del contexto. o la inestabilidad política. capítulo “Amenazas para el porvenir”. a las costumbres. los lejanos que alcanzan igualmente a todos los que hablan nuestro idioma. José Pedro Varela. a todo. a la reflexión sobre aspectos del desarrollo social y cultural que también son estratégicos para la independencia de una nación. se refieren al idioma. como término de conciliación. el regionalismo y el multilateralismo. para hacer entrar en juego la relación de las preferencias en el área interlatinoamericana con la práctica del comercio en general y los pagos transferibles en régimen multilateral. preocupado. por los efectos positivos y negativos que podía llegar a provocar la globalización económica de mantenerse las limitaciones anteriores. y de los que participamos nosotros como miembros de una numerosa familia. la fundación de una nacionalidad independiente. de ocurrir. y de otros organismos internacionales congéneres. que derivan de los mismos factores que señalaron en su momento los hombres del siglo XIX: debilidad demográfica. de los valores colectivos. como la del proceso de industrialización. a la religión. el reformador de la Escuela Pública. pero débil y pequeña. lo que presta a los pueblos españoles e hispanoamericanos una fisonomía propia.

Todo lo que ha hecho digno de admiración al Uruguay en el exterior. han ido a bautizarlos en las parroquias brasileñas de la frontera […]. el otro. En el estado actual de las sociedades humanas no hay más que dos medios para las naciones de hacerse respetar: uno. aun cuando hayan nacido en nuestro territorio. a los 34 años. se ofrecen a mi espíritu para el porvenir: . y. el Brasil. aunque no hayan nacido en ella. De ahí que en nuestras luchas civiles hayamos visto a los partidos orientales necesitando del concurso de jefes brasileños para poner en movimiento a fuertes divisiones del Norte de la República. la industria. financiera.O la consolidación y robustecimiento de nuestra nacionalidad e 7 . no de orientales sino de brasileños. en el entendido de que nuestro destino es el destino común de los pueblos hermanos. la educación. las conquistas democráticas. ya que para conservarles hasta la nacionalidad. trágicamente. que es la suya también. el Uruguay actual mantiene los dos: progresar en materia de integración. y no solo por nuestra responsabilidad sino por las características de la región: “Tres soluciones igualmente posibles. por su industria. y el amor a la patria de sus padres. “[…] En la hora actual. fallecido joven también. En 1880. capaces de hacerse respetar por la fuerza. el camino que las Leyes Fundamentales del 25 de agosto nos señalaron: Independencia y Unión. que son propietarios del suelo. solución que creemos ser también la mejor para el conjunto de los países hispanoamericanos. la fuerza. la conciencia de que es imprescindible para nosotros luchar. el trabajo. la responsabilidad. en el respeto que inspiren por la regularidad de sus procederes. al mismo tiempo.” De estos dos principios señalados por el tan lúcido como joven pensador uruguayo. la estimación que sepan conquistarse en el mundo. la seriedad. intelectual. Ángel Floro Costa publicó un libro pesimista pero cuya función es recordarnos que no se puede bajar la guardia. es el de un país que marcha hacia su disolución. y a la vez propiciarse las simpatías de los fuertes. pero no igualmente probables. nadie negará que es contrario a la razón pretender que se puede ser débil y turbulento y anárquico. contra nuestro destino. después de continuados y pacientes esfuerzos. en realidad. fortalecer la sociología interna. afianzando vínculos de tipo confederativo. Nirvana es el acicate permanente si los uruguayos queremos sobrevivir como nación. cualesquiera que sean las opiniones que se tengan a este respecto. moral del país: los progresos sociales. Es decir. A nuestro juicio. por su moralidad. clave de la independencia económica. la inteligencia. la disciplina. porque el destino probable de Uruguay. que. dice Floro Costa.” “Por otra parte. Pero la cuestión nacional se mantiene y no es posible distraerse. para la conservación de su independencia. es reunir ambas condiciones en cada nación. cuando la regularidad de sus procederes no baste a asegurarles el respeto de los demás: pero. conservan el idioma. de manera que las pequeñas nacionalidades vayan fundiéndose en grandes confederaciones. tecnológica. casi todo el Norte de la República: en toda esa zona hasta el idioma nacional casi se ha perdido ya. la cultura. las nacionalidades débiles y pequeñas tienen que reposar. por su inteligencia. compuestas. la tendencia de la época. domina con sus súbditos. con sus vecinos hispanoamericanos. las costumbres. puesto que es el portugués el que se habla con más generalidad. lo bastante para que ellos nos sirvan de protección.

entrando en la categoría de una de las tantas provincias del Imperio […]. no se firmó nunca. “¡Convencer a orientales! ¡convencer a argentinos.” Con esto le dio a la cuestión nacional un giro interesante. Y un nuevo problema se le iba a presentar a Uruguay en materia de independencia nacional. aunque tengan variaciones. el Uruguay era demasiado débil como para avanzar aislado.O la unión con la República Argentina. vulnerable a las oscilaciones de mercados que no podía controlar. cede a una ley de clima. el mundo anglosajón avanzaba de manera concertada. y lo confirman la geografía y la historia. . En la misma época. Paraguay y Bolivia. es el Tántalo de estos países. Alberto Methol Ferré escribió que “El Uruguay es la llave de la Cuenca del Plata y el Atlántico Sur y la incertidumbre de su destino afecta y contamina de modo inexorable y radical al sistema de relaciones establecido entre Argentina. como lo ha dicho Alberdi. Independencia y Unión no son cosas que vayan por separado. como la aguja imantada.O la unión al Brasil. porque entonces quiere decir que 8 . a una suprema necesidad económica. en relación con las características que el progreso tuvo en los países vecinos. en fin. independencia. por separado. reconstruyéndonos bajo una enseña común. Inglaterra con los rieles. Y el mismo proceso de inserción en el mercado británico orientó el desarrollo del país en ese sentido. en 1967. Y los países vecinos tendían a vincularse. Y esta característica creó una mentalidad tan extrovertida como la misma estructura que la generaba. sus claros y tradicionales instintos. . los Estados Unidos del Plata.” En los mismos años en los que Ángel Floro Costa escribía estas líneas. Aunque la Convención definitiva de Paz de la guerra de 1826-1828 entre Argentina y Brasil. más que a una ley de raza. Casi cien años después. hubo en el año 1859 un Tratado de neutralización entre las mismas potencias signatarias que cumplió la misma función. Brasil. encadenó al Uruguay a un tipo de economía de exportación. y los capitales nacionales hubieran circulado desde los países hispanoamericanos más desarrollados hacia los que iban en vías de desarrollo? En esto. porque en ello. a Montevideo. otra vez. ¿Cómo hubiera sido nuestra industrialización si los conocimientos técnicos. el mundo entraba en la segunda Revolución industrial. para satisfacer la cual. con el mismo mercado mundial creado y liderado por la comunidad anglófona. de la que surgió el Uruguay. Decía Guillermo Vázquez Franco que “España colonizó a caballo. al Sur. y ha sido y será invasor y ha sido y será conquistador. y muy especialmente al elemento localista de Buenos Aires! ¿Quién es el necio que lo pretende?” “[…] El Imperio del Brasil. las posibilidades de Uruguay estuvieron. Tal como en su momento auguraron las Leyes de la Florida.” “El ferrocarril. se dirigen siempre a un punto. que es y será siempre el polo magnético de su diplomacia. bajo el imperio de las libres instituciones republicanas. con mediación británica. científicos.” De nuevo.” “La Unión del Plata es improbable”.

Paradójicamente. Bolivia. solución brasileña. las Malvinas custodiaban discretamente. libres. Que seamos frontera que une y no que separa. Provincia Cisplatina.” “Hagamos que el nuevo Uruguay no sea la negación excluyente de las otras dos posibilidades. económico.” “[…] La posición del Uruguay es de tal importancia estratégica. sino su conjugación. Por eso llama a la concordia nacional: piedra angular. para desarticular la Cuenca y evitar su control por ningún centro de poder latinoamericano en el Hemisferio Sur. Es por tanto necesario que la opinión del país no se enajene en una sola dirección respecto a asuntos internacionales o internos ajenos. El Uruguay aseguraba el desmembramiento de la zona óptima de América del Sur. universitario. Que el Uruguay sea no la anulación de la Banda Oriental y la Provincia Cisplatina. Hasta no quisimos traducir un artículo de Helio Jaguaribe y lo publicamos en portugués. Chile. como contrapeso. va predisponiendo la política externa. Fue con esa idea central que allá por el '55 con Reyes Abadíe y Ares Pons fundamos una efímera revista que por ello denominamos ‘Nexo’. aun relativamente. fue en esta última que formamos nuestra propia autonomía comunitaria. no solo requiere actividad ‘externa’. ello nos exige en todos los planos. Una responsabilidad histórica de primer orden. Uruguay. La política interna juega un rol preparatorio. cualquiera sea su índole. para aumentar las posibilidades de negociación en beneficio del país. Imantados por la aspiradora norteamericana por razones geopolíticas pero no económicas. Nexo y no neutralización.” “[…] Nuestras posibilidades históricas fueron tres: Banda Oriental. un firme entendimiento con Paraguay. No olvidemos que es la operación complementaria que sigue a poco la independencia del Uruguay.. pero hoy. sino también ‘interna’. estamos en el aire. prerrequisito indispensable para la ejecución internación de la No Intervención. en la guerra interna. En la concordia. porque solo se traducen las lenguas extranjeras. faltos de funcionalidad estructural. en tanto no se precipiten en guerra civil. Deberemos pues 9 . etc. el único camino nacional latinoamericano. realicemos a la vez la síntesis de la Banda Oriental y la Provincia Cisplatina. La Patria Grande empieza para nosotros por la Cuenca del Plata ¡Y eso sí que es ‘nacionalizar’ el destino!” “Si el destino uruguayo se nos aparece como el asumir simultáneo de la Banda Oriental y la Provincia Cisplatina. esclavos del extranjero. Es. que los uruguayos solo podrán tener el destino en sus propias manos. como hoja al viento. capaz de resistir y autodesarrollarse. Pues entonces sobre el Uruguay podrá resolver cualquiera. por la retirada de sus condiciones. menos los uruguayos mismos.Uruguay no es “un pequeño país entre dos gigantes” sino la clave del destino regional. Como reaseguro. Por eso también agregó que: “Inglaterra abrió un campo neutralizado en la boca del Río de la Plata. en nuestro concepto. solución inglesa. solución argentina.” “[…] Pero la política de equilibrio que es esencialmente la No Intervención. y esto mucho más premiosamente en relación a los vecinos pues el poder de las propagandas corresponde a las grandes potencias […].

” 10 .discriminar atentamente nuestros intereses permanentes y la contingencia de los gobiernos. matizar firmemente los juicios […].