Está en la página 1de 4

Ficha N°2

Lee el siguiente texto con atención:

La niña que quería volar


Rafael Ordóñez
María Paloma había tenido, desde siempre un deseo, un
sueño, una ilusión… Y es que, desde muy pequeña, había
querido volar. Algo que deseaba con todas sus fuerzas. Incluso
quería que la llamasen Paloma a secas. Decía que las palomas
vuelan y ella, al ser Paloma también volaría.
Un día Paloma, jugando a hacer burbujas en el patio de su
casa, cogió un
Vaso y lo llenó del líquido del
lavavajillas que usaban para
fregar los platos. Pero no se
dio cuenta de que en la
etiqueta aparecía la palabra
>>CONCENTRADA<<, rotulada
en color amarillo y en un tamaño destacado. Entonces,
cuando Paloma metió el tubo del bolígrafo en el vaso, sopló,
sucedió algo con lo que Paloma no contaba.
La burbuja comenzó a crecer y a crecer y a crecer…
- ¡Una burbuja casi tan grande como yo! Incluso podría
meterme dentro.

Y nada más pronunciar aquellas palabras, la burbuja se acercó


mucho a ella, se despegó del tubo, y ¡glub!, la rodeó por
completo. De repente, Paloma se vio envuelta por una esfera
redonda, transparente, con los reflejos de los colores del
arcoíris.
-¡Qué maravilla!- gritó Paloma desde dentro de la burbuja.
En ese momento, una ráfaga de aire arrastró la burbuja por
encima de los tejados, La burbuja voló y voló…¡con Paloma
dentro!
-¡Socorro! ¡Auxilio!- gritaba desesperada Paloma.
La gigantesca pompa parecía tener vida propia y voló a su
antojo, empujada por el viento. Alto cada vez más alto, por
sobre la casa.
-¡Qué miedo! Estoy a una altura… ¡Y esto se va a reventar en
cualquier momento!
Entonces, divisó, a lo lejos, el parque del barrio. Lo reconoció
con facilidad por el estanque que había en el centro.
De pronto, se le ocurrió algo. Empezó a soplar con energía en
dirección al estanque del parque. Pensó que era difícil que la
burbuja, cada vez fina, pudiese aguantar la fuerza de sus
soplidos, aunque para su sorpresa, siguió avanzando hacia
donde ella pretendía.
Justo cuando se encontraba encima del pequeño lago, ¡pum!,
la burbuja estalló y la pobre aviadora de la pompa de jabón
cayó al agua.
Paloma era una buena nadadora y en dos brazadas llegó a la
orilla.
-¡Desde ahora quiero que me llamen María. Pensé que iba a
ser distinta esta aventura!- dijo la niña-. La paloma no quiere
volar nunca más.
Luego que ya leíste el cuento, contesta
las siguientes preguntas de comprensión:

1.- María Paloma quería que sólo la llamaran “Paloma”, porque


a) Sólo quería tener nombres de aves.
b) Se sentía tan pequeña como una paloma.
c) El llamarse igual que el ave le permitiría volar.
d) Su mayor deseo era que le quitaran el primer nombre.

2.- ¿Qué características psicológicas de Paloma destacan en el


cuento?
a) Paciente y humilde.
b) Distraída y divertida.
c)) Presumida y graciosa.
d) Egoísta y asustadiza.

3.- Al final del cuento, ¿Cómo se sintió la protagonista?


a) Molesta.
b) Avergonzada.
c) Apenada.
d) Decepcionada.

4.- El momento en que Paloma se asustó fue cuando:


a) Vertió el líquido lavavajillas.
b) El viento arrastró la burbuja.
c) Divisó el parque de su barrio.
d) La burbuja alcanzó su tamaño.

5.- El propósito de este texto es:


a) Dejar una moraleja.
b) Expresar sentimientos y emociones.
c) Enseñar que no hay que desear volar.
d) Entretener al lector.

6.- Completa la siguiente tabla indicando cuál fue la causa de


los siguientes efectos.

Causa: ¿por qué ha pasado? Efecto: ¿qué ha pasado?


La burbuja comenzó a
crecer y a crecer.

¡Socorro! ¡Auxilio! Gritaba


Paloma.

7- ¿Te gustaría poder volar? ¡Pinta tu respuesta!.

SI NO
Explica con tus palabras el por qué de tu respuesta:

___________________________________________________

___________________________________________________

___________________________________________________