Está en la página 1de 10

Ejercicios Espirituales

Comunidad Juvenil JUPES


Liturgia de las horas

I VÍSPERAS
INVOCACIÓN INICIAL
V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu
Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén. Aleluya.

HIMNO
¿Quién es éste que viene, Se durmió con los muertos,
recién atardecido, y reina entre los vivos;
cubierto por su sangre no le venció la fosa,
como varón que pisa los porque el Señor sostuvo a su
racimos? elegido.

Éste es Cristo, el Señor, Este es Cristo, el Señor,


que venció nuestra muerte que venció nuestra muerte
con su resurrección. con su resurrección.

¿Quién es este que vuelve, Anunciad a los pueblos


glorioso y malherido, qué habéis visto y oído;
y, a precio de su muerte, aclamad al que viene
compra la paz y libra a los como la paz, bajo un clamor de
cautivos? olivos.

Éste es Cristo, el Señor, Este es Cristo, el Señor,


que venció nuestra muerte que venció nuestra muerte
con su resurrección. con su resurrección. Amén.

SALMODIA
Ant 1. Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero. Aleluya.

1. Lámpara es tu palabra para mis pasos, * luz en mi sendero;


2. lo juro y lo cumpliré:* guardaré tus justos mandamientos;
3. ¡estoy tan afligido!* Señor, dame vida según tu promesa.
4. Acepta, Señor, los votos que pronuncio,* enséñame tus mandatos;
5. mi vida está siempre en peligro,* pero no olvido tu voluntad;
6. los malvados me tendieron un lazo,* pero no me desvié de tus decretos.
7. Tus preceptos son mi herencia perpetua,* la alegría de mi corazón;
8. inclino mi corazón a cumplir tus leyes,* siempre y cabalmente.
9. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
10. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero. Aleluya.

Ant 2. Me saciarás de gozo en tu presencia, Señor. Aleluya.

1. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti; * yo digo al Señor: «Tú eres
mi bien.»
2. Los dioses y señores de la tierra* no me satisfacen.
3. Multiplican las estatuas * de dioses extraños;
4. no derramaré sus libaciones con mis manos,* ni tomaré sus nombres en
mis labios.
5. El Señor es mi heredad y mi copa;* mi suerte está en tu mano:
6. me ha tocado un lote hermoso, * me encanta mi heredad.
7. Bendeciré al Señor, que me aconseja,* hasta de noche me instruye
internamente.
8. Tengo siempre presente al Señor,* con él a mi derecha no vacilaré.
9. Por eso se me alegra el corazón,* se gozan mis entrañas,
y mi carne descansa serena.
10. Porque no me entregarás a la muerte,* ni dejarás a tu fiel conocer la
corrupción.
11. Me enseñarás el sendero de la vida, † me saciarás de gozo en tu
presencia,* de alegría perpetua a tu derecha.
12. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
13. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Me saciarás de gozo en tu presencia, Señor. Aleluya.

Ant 3. Al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra.


Aleluya.
1. Cristo, a pesar de su condición divina, * no hizo alarde de su categoría
de Dios,
2. al contrario, se anonadó a sí mismo,* y tomó la condición de esclavo,
pasando por uno de tantos.
3. Y así, actuando como un hombre cualquiera, † se rebajó hasta
someterse incluso a la muerte* y una muerte de cruz.
4. Por eso Dios lo levantó sobre todo* y le concedió el «Nombre-sobre-
todo-nombre»;
5. de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble* en el cielo, en la
tierra, en el abismo
6. y toda lengua proclame:* Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.
7. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
8. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra.


Aleluya.

LECTURA BREVE Col 1, 3-6a


Damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, en todo
momento, rezando por vosotros, al oír hablar de vuestra fe en Jesucristo y
del amor que tenéis a todos los santos, por la esperanza que os está
reservada en los cielos, sobre la cual oísteis hablar por la palabra
verdadera de la Buena Noticia, que se os hizo presente, y está dando fruto
y prosperando en todo el mundo igual que entre vosotros.

RESPONSORIO BREVE
V. De la salida del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor.
R. De la salida del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor.

V. Su gloria se eleva sobre los cielos.


R. Alabado sea el nombre del Señor.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo


R. De la salida del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor.

CÁNTICO EVANGÉLICO
Ant. Dichosos vosotros, los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.
Dichosos los que ahora padecéis hambre, porque seréis saciados.
1. Proclama mi alma la grandeza del Señor, * se alegra mi espíritu en Dios,
mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
2. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,* porque el Poderoso
ha hecho obras grandes por mí:
3. su nombre es santo, † y su misericordia llega a sus fieles* de generación
en generación.
4. El hace proezas con su brazo:* dispersa a los soberbios de corazón,
5. derriba del trono a los poderosos* y enaltece a los humildes,
6. a los hambrientos los colma de bienes* y a los ricos los despide vacíos.
7. Auxilia a Israel, su siervo,* acordándose de su misericordia
8. -como lo había prometido a nuestros padres-* en favor de Abraham y
su descendencia por siempre.
9. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
10. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Dichosos vosotros, los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.


Dichosos los que ahora padecéis hambre, porque seréis saciados.

PRECES
Demos gracias al Señor que ayuda y protege al pueblo que se ha escogido
como heredad, y recordando su amor para con nosotros supliquémosle
diciendo:

Escúchanos, Señor, que confiamos en ti.

Padre lleno de amor, te pedimos por el papa Francisco y por nuestro


obispo N.;
protégelos con tu fuerza y santifícalos con tu gracia.

Que los enfermos vean en sus dolores una participación de la pasión de tu


Hijo,
para que así tengan también parte en su consuelo.

Mira con piedad a los que no tienen techo donde cobijarse


y haz que encuentren pronto el hogar que desean.

Dígnate dar y conservar los frutos de la tierra


para que a nadie falte el pan de cada día.
Se pueden añadir algunas intenciones libres

Señor, ten piedad de los difuntos


y ábreles la puerta de tu mansión eterna.

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos al Padre la oración que Cristo nos
enseñó: Padre nuestro...

ORACION
Dios todopoderoso y eterno, que gobiernas a un tiempo cielo y tierra,
escucha paternalmente las súplicas de tu pueblo y haz que los días de
nuestra vida transcurran en tu paz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los
siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN
V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida
eterna.
R. Amén.

LAUDES
V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu
Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén. Aleluya.

HIMNO
Cristo, el Señor, como la muerto y florecido,
primavera, tierno pan de amor.
como una nueva aurora,
resucitó. Se rompió el sepulcro,
se movió la roca,
Cristo, nuestra Pascua, y el fruto brotó.
es nuestro rescate,
nuestra salvación. Dueño de la muerte,
en el árbol grita
Es grano en la tierra, su resurrección.
las puertas del Hombre,
Humilde en la tierra, que al hombre salvó.
Señor de los cielos,
su cielo nos dio. Gloria para siempre
al Cordero humilde
Ábranse de gozo que nos redimió. Amén.

SALMODIA
Ant 1. Bendito el que viene en nombre del Señor. Aleluya.

1. Dad gracias al Señor porque es bueno,* porque es eterna su


misericordia.
2. Diga la casa de Israel:* eterna es su misericordia.
3. Diga la casa de Aarón:* eterna es su misericordia.
4. Digan los fieles del Señor:* eterna es su misericordia.
5. En el peligro grité al Señor,* y me escuchó, poniéndome a salvo.
6. El Señor está conmigo: no temo;* ¿qué podrá hacerme el hombre?
7. El Señor está conmigo y me auxilia,* veré la derrota de mis adversarios.
8. Mejor es refugiarse en el Señor* que fiarse de los hombres,
9. mejor es refugiarse en el Señor* que confiar en los magnates.
10. Todos los pueblos me rodeaban, * en el nombre del Señor los rechacé;
11. me rodeaban cerrando el cerco,* en el nombre del Señor los rechacé;
12. me rodeaban como avispas, ardiendo como fuego en las zarzas,* en el
nombre del Señor los rechacé.
13. Empujaban y empujaban para derribarme,* pero el Señor me ayudó;
14. el Señor es mi fuerza y mi energía,* él es mi salvación.
15. Escuchad: hay cantos de victoria* en las tiendas de los justos:
16. «La diestra del Señor es poderosa, † la diestra del Señor es excelsa,* la
diestra del Señor es poderosa.»
17. No he de morir, viviré* para contar las hazañas del Señor.
18. Me castigó, me castigó el Señor,* pero no me entregó a la muerte.
19. Abridme las puertas del triunfo,* y entraré para dar gracias al Señor.
20. Esta es la puerta del Señor:* los vencedores entrarán por ella.
21. Te doy gracias porque me escuchaste* y fuiste mi salvación.
22. La piedra que desecharon los arquitectos* es ahora la piedra angular.
23. Es el Señor quien lo ha hecho,* ha sido un milagro patente.
24. Éste es el día en que actuó el Señor:* sea nuestra alegría y nuestro
gozo.
25. Señor, danos la salvación;* Señor, danos prosperidad.
26. Bendito el que viene en nombre del Señor, †os bendecimos desde la
27. casa del Señor;* el Señor es Dios: él nos ilumina.
28. Ordenad una procesión con ramos* hasta los ángulos del altar.
29. Tú eres mi Dios, te doy gracias;* Dios mío, yo te ensalzo.
30. Dad gracias al Señor porque es bueno,* porque es eterna su
misericordia.
31. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
32. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Bendito el que viene en nombre del Señor. Aleluya.

Ant 2. Cantemos un himno al Señor nuestro Dios. Aleluya.

1. Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres: * a ti gloria y alabanza por


los siglos.
2. Bendito tu nombre, Santo y glorioso:* a él gloria y alabanza por los
siglos.
3. Bendito eres en el templo de tu santa gloria:* a ti gloria y alabanza por
los siglos.
4. Bendito eres sobre el trono de tu reino:* a ti gloria y alabanza por los
siglos.
5. Bendito eres tú, que sentado sobre querubines sondeas los abismos: * a
ti gloria y alabanza por los siglos.
6. Bendito eres en la bóveda del cielo:* a ti honor y alabanza por los siglos.
7. Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor,* ensalzadlo con himnos
por los siglos.
8. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
9. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Cantemos un himno al Señor nuestro Dios. Aleluya.

Ant 3. Alabad al Señor por su inmensa grandeza. Aleluya.

1. Alabad al Señor en su templo, * alabadlo en su augusto firmamento.


2. Alabadlo por sus obras magníficas,* alabadlo por su inmensa grandeza.
3. Alabadlo tocando trompetas,* alabadlo con arpas y cítaras,
4. Alabadlo con tambores y danzas,* alabadlo con trompas y flautas,
5. alabadlo con platillos sonoros,* alabadlo con platillos vibrantes.
6. Todo ser que alienta, * alabe al Señor.
7. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
8. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Alabad al Señor por su inmensa grandeza. Aleluya.

LECTURA BREVE Ez 36, 25-27


Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas
vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar; y os daré un corazón
nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el
corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Os infundiré mi
espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y
cumpláis mis mandatos.

RESPONSORIO BREVE
V. Te damos gracias, ¡oh Dios!, invocando tu nombre.
R. Te damos gracias, ¡oh Dios!, invocando tu nombre.

V. Pregonando tus maravillas.


R. Invocando tu nombre.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


R. Te damos gracias, ¡oh Dios!, invocando tu nombre.

CÁNTICO EVANGÉLICO
Ant. Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.

1. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, * porque ha visitado y redimido a


su pueblo.
2. suscitándonos una fuerza de salvación* en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo* por boca de sus santos profetas:
3. Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos* y de la mano de
todos los que nos odian;
4. ha realizado así la misericordia * que tuvo con nuestros padres,
5. recordando su santa alianza* y el juramento que juró a nuestro padre
Abraham.
6. Para concedernos que, libres de temor,* arrancados de la mano de los
enemigos,
7. le sirvamos con santidad y justicia, *en su presencia, todos nuestros
días.
8. Y a ti, niño, te llamarán Profeta del Altísimo,† porque irás delante del
Señor * a preparar sus caminos,
9. anunciando a su pueblo la salvación,* el perdón de sus pecados.
10. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, * nos visitará el sol
que nace de lo alto,
11. para iluminar a los que viven en tiniebla * y en sombra de muerte,
12. para guiar nuestros pasos * por el camino de la paz.
13. Gloria al Padre, y al Hijo, * y al Espíritu Santo.
14. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos.
Amén.

Ant. Jesús, a petición de María, su madre, cambió el agua en el vino de la


nueva Alianza.

PRECES
Invoquemos, hermanos, a nuestro Salvador, que ha venido al mundo para
ser «Dios-con-nosotros», y digámosle confiadamente:

Señor Jesús, rey de la gloria, sé tú nuestra luz y nuestro gozo.

Señor Jesús, sol que nace de lo alto y primicia de la humanidad resucitada,


haz que siguiéndote a ti no caminemos nunca en sombras de muerte, sino
que tengamos siempre la luz de la vida.

Que sepamos descubrir, Señor, cómo todas las creaturas están llenas de
tus perfecciones,
para que así, en todas ellas, sepamos contemplarte a ti.

No permitas, Señor, que hoy nos dejemos vencer por el mal,


antes danos tu fuerza para que venzamos al mal a fuerza del bien.

Tú que, bautizado por Juan en el Jordán, fuiste ungido con el Espíritu


Santo,
asístenos durante este día para que actuemos movidos por este mismo
Espíritu.

Se pueden añadir algunas intenciones libres


Por Jesús nos llamamos y somos hijos de Dios; por ello nos atrevemos a
decir: Padre nuestro...

ORACION
Dios todopoderoso y eterno, que gobiernas a un tiempo cielo y tierra,
escucha paternalmente las súplicas de tu pueblo y haz que los días de
nuestra vida transcurran en tu paz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los
siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN
V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida
eterna.
R. Amén.

También podría gustarte