Está en la página 1de 11

La adquisición del rol y la

identidad sexual: función


de la familia
Félix López *
Universidad de Salamanca

1. REVISION DE LA genitor del sexo opuesto, mientas tiene


LITERATURA, sentimientos ambivalentes parál; con el
PLANTEAMIENTO DEL progenitor del propio sexo. El •miedo a la
PROBLEMA Y OBJETIVOS castración y el miedo a perder el objeto
DEL TRABAJO amado le hace renunciar a sus "séntimien-
tos de rivalidad con el progenitol del pro-
Si bien hasta los a ños cincuenta siiln la pio y a llevar A CAhn lin brlweso de
corriente psicoanalítica se había ocupado identificación con su figura (deseo de es-
de estos temas, durante las últimas déca- tar en su lugar, ser como él, etc.)1Identifi-
das se han multiplicado los trabajos dedi- cación con el progenitor del propio sexo e
cados al estudio del desarrollo de la iden- interiorización de él, son los mecanismos
tidad de género y el rol sexual. Las co- centrales del proceso.
rrientes psicoanalíticas, conductistas, e in-
cluso algunos autores piagetianos, han Esta explicación, como es sabido, pre-
hecho numerosas publicaciones. supone la universidad del complejo de
Edipo y la existencia de un deseo especí-
Pero las diferentes metodologías usa- fico de naturaleza sexual para que dicho
das, la falta de coincidencias en termino- proceso tenga lugar. Ambos presupuestos
logía y, sobre todo, los distintos construc- están lejos de ser probados.
tos teóricos desde los que se interpretan
los datos, han hecho que, a pesar de la Por otra parte, si tomamos en serio la
gran cantidad de datos recogidos, se man- cronología de la escuela psicoapalítica or-
tengan las diferencias. todoxa, este proceso tendría ligar entre
En efecto, los autores de unas y otras los tres y los seis años aproximadamente.
corrientes no coinciden en la descripción Como veremos más adelante, al los 3 años
del proceso de adquisición de la identidad los niños ya tienen una clara conciencia de
y el resol sexual, y aun menos en las ex- su identidad y rol sexual.
plicaciones de dicho proceso (López F,
— Para Kohlberg, autor de orientación
1980): piagetiana, la adquisición de la identidad y
— Para el psiconálisis, llegada la fase el rol sexual no están determinadas por la
genital, el niño estaría biológicamente programación biológica ni por las influen-
orientado a preferir sexualmente al pro- cias ambientales, sino por la organización

Dirección del autor: Universidad de Salamanca. Facultad de -Filosotía y CC. EE. Sección de Ysicoiogta.
Salamanca.
cognitiva del propio niño. A medida que tinguir los patrones de conducta sexual-
van cambiando las estructuras cognitivas mente tipificados; después a generalizar
lo hacen también las actitudes sexuales. estas experiencias.., a situaciones nuevas
Y, precisamente por ello, a patrones uni- y, finalmente, a practicar dicha conducta»
versales de evolución cognitiva correspon- (Bandura y Walter, 1965).
den patrones universales de evolución en la
adquisición de la identidad y el rol sexual. Este proceso se lleva a cabo por el
aprendizaje a través de los paradigmas de
El proceso podría resumirse así: condicionamiento clásico, operante y
1. El niño hace un juicio simple y bá- aprendizaje vicario.
sico de su identidad sexual: «soy niño» o Esta orientación aporta una indudable
«soy una niña». luz sobre la importancia del ambiente.
2. Organiza sus actitudes sexuales a Efectivamente, depende en buena me-
partir de ese juicio: tiende a dar valor po- dida con qué se asocie el sexo, qué con-
sitivo a lo referido a su propio sexo. secuencias tengan determinados compor-
tamientos sexualmente tipificados y de
3. Así se generaría también la identi- qué modelos sexuales se disponga, cómo
ficación. Soy como mi «padre» o mi se asumirá la propia identidad y rol se-
«madre». xual.
Aunque este juicio cognitivo lo hace el Pero tampoco se explica desde esta
niño en el segundo o tercer año de vida, la perspectiva todo el proceso de la identi-
conservación de la identidad de género no dad y rol sexual. Efectivamente, ni está
tendría lugar hasta los 6 ó 7 años (cuando suficientemente probado que se recom-
adquiere el resto de las conservaciones). pense de forma muy diferente a los niños
Por nuestra parte, creemos con Kohl- de las niñas por manifestar un compor-
berg que el juicio cognitivo es un factor tamiento sexual apropiado antes de los
decisivo en el proceso: tal juicio es tan cinco años (Bee, 1977), ni por supuesto,
importante que una vez que el niño llega el juicio cognitivo sobre la identidad se-
a él, podrá sentirse más o menos satisfe- xual cambia en razón de las recompensas.
cho con la propia identidad sexual y el En todo caso el ambiente tendría poder
propio rol, pero no puede negarlos. sobre el rol sexual, pero no sobre la iden-
tidad.
Pero este juicio afecta menos al rol y
no garantiza la identificación con el pro- Más bien creemos que las recompensas
genitor del mismo sexo, a no ser que la ayudan a establecer el juicio de identidad
reduzcamos a mero juicio cognitivo: «soy y, especialmente, a que la autoclasifica-
de tu mismo sexo». La identificación no ción se asuma satisfactoriamente facili-
es un mero juicio cognitivo, sino una asi- tando la identificación con las figuras del
milación que implica una relación posi- propio sexo o, si los refuerzos son nega-
tiva en la que interviene el «deseo»: tivos respecto a la propia identidad se-
«quiero ser como tú». En este sentido el xual, a que no tenga lugar la identifica-
juicio cognitivo ayuda a inclinarse por ción.
unas u otras figuras de identificación,
pero no garantiza que ésta tenga lugar. Ninguna, pues, de estas tres teorías
Incluso pueden darse identificaciones tomadas por sí solas proporcionan una
contrarias a la identidad sexual y adop- explicación fehaciente del proceso de ad-
ciones del rol inverso. quisición de la identidad y el rol sexual,
aunque en todas ellas se encuentren ele-
—Para las teorías del aprendizaje social mentos positivos para construir una ex-
el proceso de sexuación no depende de plicación más verídica y completa.
impulsos biológicos ni de estructuras
cognitivas, sino que, como escribe Walter, Las diferencias terminológicas y con-
«en teoría del aprendizaje social pueden ceptuales han contribuido a hacer estas
definirse las conductas sexualmente tipi- discusiones teóricas más confusas. Mien-
ficadas como aquellas que proporcionan tras los psicoanalistas hablan casi siempre
típicamente distinta gratificación a uno u de identificación, los autores de orienta-
otro sexo o, en otras palabras, tienen ción cognitiva hablan de identidad y los
consecuencias que varían según el sexo conductistas, de tipificación sexual, prefe-
66 del sujeto... (así): primero aprende a dis- rentemente.

Tales términos implican conceptos dis- dad den prioridad al juicio cognitivo, los
tintos: - que lo hacen desde los estudios de «tipi-
La identidad hace referencia a la auto- ficación de conductas sexuales» crean
clasificación como niño o como niña, prioritaria la historia de refuerzos y, por
último, aquellos que se ocupan de los
primordialmente, mientras la identifica- conflictos de elección de figuras de iden-
ción implica sentimientos de suplencia, tificación... hablen de deseos de suplen-
deseos de ser como otro, imitación global cia e interiorización.
de las conductas de otro (Papaba, 1979),
etc. La tipificación sexual o asunción del Desde perspectivas teóricas distintas,
rol que la sociedad asigna a cada sexo es constructos teóricos distintos y metodo-
algo bien distinto de ambos conceptos logías de investigación muy distantes, se
anteriores: se trata de asimilar las caracte- estudian temáticas muy próximas, pero
rísticas conductuales propias de cada sexo no siempre coincidentes. Normal es que
en una sociedad determinada. entre estas corrientes no se haya pasado
No es, pues, extraño que los que ha- de un diálogo de sordos. Como además
blan desde el punto de vista de la identi- es frecuente que unos conceptos hayan
Teorías explicativas: adquisición de la identidad y rol sexual
Esquema de Kohlberg (1966)
FREUDIANA APRENDIZAJE SOCIAL DESARROLLO COGNITIVO

11
)–\
r.
1. Identidad
y )/ 1. Deseo
U;•
1. Adhesión al padre ..11 sexualmente tipificada.
de la madre. como máximo dispensador
de recompensas (y castigos).
1. 'r 11 2. Elección del
padre como modelo.
Miedo a la venaanza 2. Identificación.
del padre. ,Elección del padre - kit
como modelo.

2. Identificación 3. Identidad 3. Adhesión


con el padre. sexualmente tipificada. al padre.

3. Identidad
sexualmente tipificada.
VALORACION
Estas tres teorías parten de constructos distintos y estudian e interpretan los datos con
metodologías diferentes. En realidad hablan de diferentes cosas y con lenguajes irreconcilia-
bles:La mayordeficiencia es la falta de distinción entre identidad, rol, identificación. Cada una
de estas teorías habla fundamentalmente desde uno de estos conceptos generalizando los
datos a todos ellos:
• Freud Kohlberg Walter
Identificación Identidad Rol
1. Pulsión — Actividad cognitiva Conducta en función
de los estimulos
2. Conflicto edípico: Juicio intelectual Aprendizaje por:
• deseo heterosexual sobre las diferencias – Asociación
• miedo a castración – Instrumental
• identificación con – Observación
el progenitor del
mismo sexo
Las gres teorías pueden ayudarnos a entender la influencia de tres factores distintos:
factores bio-psicológicos del proceso de sexuación (psicoanálisis), factores cognitivos (piage-
tianos), factores sociales (aprendizaje social). Son en este sentido teorías complementarias
que habría que unificar en una teoría global distinta que tuviera en cuenta todos estos
rectores. Los datos aportados por money sobre proceso de sexuacion apuntan en esta direc-
ción, pero carece de una teoría psicológica.
querido -reducirse a otros, el entendi- los tres años acabando hacia el tercero o
miento se hace imposible y las discusio- cuarto año el período crítico de adquisi-
nes teóricas inevitables. ción (Money, Hampson y Hampson,
En todo caso, interesa reseñar una 1957; Money y Ehrhardt, 1972). El pro-
coincidencia fundamental: la familia es el ceso de adquisición ha sido descrito con
agente esencial en el proceso de adquisi- precisión por Thompson_ (1975):
ción. Si los modelos de identificación (en
el psicoanálisis), los refuerzos y los mo- • primero aprende a reconocer que
delos de imitación (en las teorías del hay dos sexos: 0,18;
aprendizaje social), o en menor grado, • en segundo lugar se incluye a sí
los modelos en los que reconoce su pro- mismo en una u otra categoría: 0,18-3,0;
pia identidad (orientación cognitiva), no • usa el «rótulo» del sexo como guía
son adecuados, el proceso de adquisición de preferencias relacionadas con los roles
puede estar amenazado y las consecuen- sexuales: 3,0.
cias sobre la conducta -sexual pueden ser
graves. — La permanencia de género no se
adquiere hasta los seis o siete años,
Efectivamente, la familia no es solo el cuando el niño es ya capaz de conservar
agente esencial, sino también el modelo las cantidades líquidas, la sustancia, etc.
de referencia para una buena aceptación (Kohlberg, 1966). Esta permanencia no
de la identidad y rol que le ha tocado tiene su origen en base a los genitales en
vivir. un principio, como podía razonable-
En las últimas décadas una distinción mente esperarse, sino que está más en
fundamental ha clarificado este campo relación con las características del «rol».
de discusión, Money (1975), Nedelman Se distingue, pues, de un período poste-
(1981): rior en el que el género está determinado
por los genitales en lugar de por las con-
— Identidad de género: autoclasificación ductas dependientes del rol (llevar el
como hombre o mujer, basada esencial-
mente en la figura corporal. pelo de una forma u otra, los vestidos,
etcétera). A este período no llegaría el
— Rol sexual: se refiere a los compor- niño hasta los siete o nueve años (Thomp-
tamientos, sentimientos, actitudes... que son y Bentler, 1973; McGonaghy, 1979).
se consideran propios del hombre o de la
mujer. Tiene, en este sentido, una base Pero son aún muchos los puntos oscu-
más cultural. ros, especialmente cuando se intentan in-
terpretar estos datos: ¿de qué factores
Entre ambos lo habitual es que exista dependen estos procesos?; ¿qué relación
una relación de adecuación armónica.
Pero no siempre es así, como ocurre, por existe entre la identidad de género y el
poner solo un ejemplo, en los casos de rol?; ¿se puede hablar de que uno es
trasvestimos y transexualismo. O en el anterior al otro?; ¿pueden comprobarse y
caso, menos extremo, del rechazo del generalizarse los estadios descritos por
Thompson y Bentler (1973) y confirma-
papel que la sociedad asigna a la mujer.
Algunos autores llegan a defender la idea dos por McGonaghy (1979)?
de que los roles deberían ser abolidos
(Bem, 1976; López, 1982). — Objetivos del trabajo
Aun no pudiendo aclarar todos los
A partir de esta distinción se han lle- problemas pendientes nos ha parecido
vado a cabo numerosos trabajos sobre el útil emprender un trabajo referido a ellos
proceso de adquisición de la identidad y con los siguientes objetivos:
el rol sexual. Como resultado de ellos
podemos establecer con cierta claridad - I.° Iniciar este campo de [investiga-
algunas conclusiones (Money, 1973; ción en España.
Thompson y Bentler, 1973; Thompson, 2. 0 Intentar aportar alguna luz sobre:
1975; Slaby y Frey, 1975; Emmerich, Los factores que determinan
Goldman, Kirsh y Sharabany, 1977; el desarrollo de la identidad
Marcus y Overton, 1978; McCanaghy de género y el rol sexual, toda
1979; etc.): vez que una cronología del
— La adquisición de la identidad y rol desarrollo ya está fundamen-
68 sexual tiene lugar entre el año y medio y talmente establecida —crono-
logia que también- estudia- Los. desequilibrios en los sujetos de la
mos. muestra,- que fue estructurada con todo
Comprobar • los datos• referi- cuidado; vienen dados porque en algunos
dos a la. permanencia- de- gé-- casos no. pudimos disponer de sujetos
nero y a los dos- estadios de,- (por-ejemplo, de niños y- niñas de más de
que hablan los últimos- estu- seis años en el caso de las familias deficita-
dios, así como los factores nas) y en otros las condiciones naturales
que los determinan. de los- grupos. no nos permitieron hacer
— Establecer las relaciones exis- una estructuración estadísticamente per-
tentes .entre rohsexual e iden-: fecta. En todo -caso, pensamos que la
tidad de- genera - muestra está suficientemente equilibrada.

2. Metodología Esta muestra, por tanto; se compone de


sujetos que difieren en edad, sexo y estruc-
Seleccionamos una muestra estrattficada tura familiar que eran, junto con otras va-
por sexos, edades y circunstancias am- riables que no hacen relación directa a
bientales familiares: N = 70: 38 niñas y nuestro tema, las que actuaban como «fac-
32 niños. tores», cuya influencia en la adquisición
Las circunstancias ambientales usadas de la-identidad y el rol sexual. se_ trataba de
estudiar.
como criterio de selección fueron:
— Un grupo de niños (29) de familias Este tipo de diseño puede ser catalo-
de clase media-alta y con ambos pa- gado de transversal por edades (Baltes y
dres trabajando fuera de casa. cols., 1981). Este diseño, a pesar de los
límites que tiene, es uno de los más clási-
— Un grupo de niños (25) de clase cos -en psicología evolutiva. Nuevas apli-
media-baja de familias en las que caciones longitudinales y transversales,
sólo trabaja el padre, mientras la combinadas, nos iran permitiendo superar
madre permanecía en casa. dichos límites.
— Un grupo de niños (16) de clase baja Para operacionalizar la identidad y rol
y con una estructura familiar defici- sexual, elaboramos un instrumento de me-
taria: hijos de madres solteras, pa- dida adaptado a los niños de esta edad:
TABLA I

Muestra

(1) (2) (3)

Ambos padres Padre trabaja Familia

trabajando madre en casa «deficitaria»

(a) . (b) (a) (b) (a) (b)


Años Varón Hembra Varón Hembra Varón Hembra Totales

2 1 2 1 2 2 1 9
2-3 2 1 2 2 1 2 10
3-4 2 2 2 1 2 1 10
4-5 2 3 2 2 2 2 13
5-6 2 2 1 2 1 2 10
6-7 2 3 2 2 9
7-9 2 3 1 3 9
Totales: 13 16 11 14 8 8
Totales: 29 25 16 70

dres que habían abandonado el ho- a) Identidad:


gar, etc. Estos niños le caracteriza-
ban por no disponer dé la figura pa- — Discriminación de figuras humanas
- terna dentro-de-su núcleo familiar. desnudas diferenciadas exclusivamente
p-or características anatómicas unidas al
La muestra fue seleccionada de tres sexo: 10 - figuras (4 adultos y 6 niños).
guarderías-diferentes: una en el centra de
la ciudad, otra en la perdería y, la tercera, — Autoclasiticación verbal a través de
de una guardería social (tabla I). la pregunta: y tú ¿qué eres, un niño o una 69
niña? (en último lugar el sexo distinto al — Conservación verbalizada y ayudas
sujeto). con fotografías. Fórmula:
— Autoclasificación por pares de figu- • ¿Qué eres, niño o niña?
ras: presentándole por pares las figuras
desnudas se le va pidiendo que conteste a • Cuando seas mayor qué serás, ¿chico
la pregunta: como ¿quién eres tú, o como, o chica?
quién vas a ser tú? • Y cuando seas aún más mayor qué
En los tres casos se apuntan los aciertos, serás, ¿papá o mamá?
entendiendo por tales la discriminación • Y si te vistes de (lo contrario a su
correcta o autoclasificación correcta. Las identidad)... entonces, ¿qué serás?
puntuaciones máximas pueden ser, por
consiguiente: 10,1 y 5, respectivamente. • Si tú quieres cuando seas mayor
¿puedes ser papá (lo contrario a su identi-
b) Rol sexual: dad sexual)?
— Discriminación de figuras vestidas y Independientemente de la aplicación
ataviadas (respecto al pelo, cara, ...) con- estandarizada de cuanto acabamos de de-
forme a las características del rol sexual: cir, continuábamos nuestra investigación
10 figuras (4 de adultos y 6 de niños de con cada niño haciéndole numerosas pre-
diferentes edades). guntas y presentándole las tareas a realizar
— Autoclasificación verbal por pares de distinta manera siguiendo un método
de figuras: presentándole por pares las fi- muy similar al denominado método clí-
guras vestidas se le pedía que contestara a nico de Piaget (1923).
la pregunta: como ¿quién eres tú, o como, Además de estos datos hicimos una pe-
quién vas a ser tú? queña entrevista a los padres y les pasa-
— Atribución de actividades propias mos a todos los niños la Escala de Des-
del rol sexual a las figuras adultas presen- arrollo Brunet-Lezine (1971) y un puzzle
tadas vestidas: de dos figuras desnudas con diferentes
combinaciones.
• hacer la comida;
• conducir; Los estadísticos empleados en el análisis
• cuidar a los niños, y han sido: frecuencias, %, x 2 , significación
• irse a trabajar. de diferencias de medias dependiendo del
tipo de datos.
La forma concreta de realización era
con la pregunta «ahora todos éstos van a 3. Resultados
coger el coche y se van a ir a comer a casa,
¿quién va a ir conduciendo?», etc. Los resultados, dado el diseño empleado,
son amplios y complejos. Presentamos so-
— Preferencia de juguetes tipificados: lamente los más sobresalientes:
• pistola;
• muñeco; 3.1. Factores que determinan
• cocina, y el desarrollo de
• coche. la identidad de género
y rol sexual:
La forma concreta de realización de esta
prueba era pedirle que eligiera dos jugue- a) La edad:
tes y jugara con ellos.
En relación con la edad se han visto
En los cuatro casos se puntuó la tipifica- confirmados los resultados obtenidos por
ción correcta desde el punto de vista de otras investigaciones:
rol sexual tal y como se expresa en nuestra
sociedad. Las puntuaciones, por tanto, — La adquisición de aspectos funda-
podían alcanzar el máximo de 10, 5, 2 y 2. mentales del rol sexual y de la identidad
sexual tiene lugar antes de los tres años:
c) Conservaciones: • Sólo tres niños de los menores de
dos años hizo alguna diferenciación.
— Conservación de identidad sexual
de los muñecos. En este caso la prueba se • Casi todos (7 de los 10) los de edades
escenificaba cambiando de ropa los mu- entre 2 y 3 años establecieron alguna dife-
70 ñecos en presencia del niño. renciación de roles e identidad. Los tres
que no lo hicieron tenían un nivel de des- — Las niñas manifiestan preferencia
arrollo general, y, en particular, a nivel por los miembros del otro sexo con más
verbal, muy bajo; pertenecían a familias frecuencia que los niños: significación al
deficitarias y uno de ellos era gemelo (su nivel del 5 por 100.
hermano —no incluido en la muestra—
confirmaba estos datos). Todos estos datos pueden significar que
las niñas ya perciben en algún grado el rol
— La conservación de la identidad sexual de privilegio de los varones, viven tal vez
la adquieren la mayoría (el 80 por 100) alguna forma de envidia o, simplemente,
entre el quinto y el sexto año, en algún son más abiertas al otro sexo que los ni-
grado; pero aún con muy poca resistencia ños.
a la sugestión contraria. Entre los seis y
ocho años la adquieren con clara resisten- c) El nivel de desarrollo (Cociente de
cia a la sugestión. Desarrollo de la Escala de Brunet-Le-
La conservación autoatribuida (creer zine) tiene una relación muy clara con
que ellos van a ser de mayores del mismo la diferenciación de figuras sexuales y
sexo que son en la actualidad) es anterior con la conservación. El nivel de signifi-
en la adquisición y más resistente a la su- cación es del 1 por 100. Este hecho pa-
gestión que la conservación atribuida a rece confirmar la relación entre conoci-
otros (los muñecos, fotografía). Tal vez la miento y adquisición de la identidad y el
razón sea el propio egocentrismo infantil. rol, por una parte, y la permanencia de la
Un niño de 5 años nos lo expresó clara- identidad sexual, por otra, como ya pos-
mente: «podría ser mamá, dijo, de mayor, tularon Kohlberg (1966) y Money (Mo-
pero no quiero»; «no quiero ser mamá de ney y cols., 1972).
mayor», dijo otro. No se da este tipo de relación con la
— Las preferencias cambian con la edad. preferencia de juguetes y la discrimina-
Hay una tendencia cada vez más clara a ele- ción de tareas tipificadas, sin duda por-
gir las personas de su propio sexo para que en este aspecto influyen más las cir-
jugar, ser amigos y quererlas más. Proba- cunstancias ambientales. Los hijos de
blemente se trata de una toma - l e con- padres «ambos profesionales» que son
ciencia de la identidad y del rol sexual que los que mejor nivel de desarrollo tienen
en una sociedad como la nuestra, donde lo son los que menos tipifican estas tareas.
sexual va acompañado de misterio..., les Esto demuestra a su vez que en «lo más
haga sentirse más seguros con los del pro- cultural» es el aprendizaje social lo defi-
pio sexo. nitivo (Bandura y Walter, 1968).
d) La familia de procedencia es un fac-
b) El sexo: tor claramente relacionado tanto con la
En relación con el sexo de los sujetos adquisición de la identidad como del rol
sólo hemos encontrado diferencias en el sexual. Pero la relación encontrada no es
siguiente sentido: la misma en ambos casos '.
— La preferencia por los juguetes tipi- — La identidad (tanto en cuanto dis-
ficados es más clara y consistente en los criminación de figuras desnudas como en
niños. Las niñas eligen más frecuente- cuanto a autoclasificación) es adquirida
mente juguetes «de niño». La significa- antes por los niños cuyos padres son
ción estadística es del 1 por 100. En los «ambos trabajadores» y los hijos de
primeros cuatro años la situación es tal «padre trabajador-madre en casa», que
que las niñas como conjunto no tipifican por los niños de familias deficitarias. La
los juguetes. Sólo a partir de esa edad lo significación de la diferencia de media es
hacen y con numerosas excepciones. Ex- clara tanto cuanto comparamos los re-
cepciones que en el caso de la muestra de sultados de las puntuaciones obtenidas
hijos de «ambos profesionales» son tan en la discriminación de figuras desnudas
numerosas que hasta los seis años no (t = 3,25 > 2,58; significativo al nivel de
puede hablarse de tipificación de jugue- 1 por 100), como cuando lo hacemos
tes. con la autoclasificación por pares
Por otra parte, la tipificación es más (t = 4,01 > 2,58; significativo al nivel de
ciara rilancin PC AfrihIlida a nrrns y menos confianza del 1 por 100) 2.
cuando ellos actúan sobre los juguetes; La autoclasificación como niño o niña,
esto también en el caso de las chicas. autoclásificación verbal, no ha podido 71
ser tratada estadísticamente pues los ma- el nivel de significación no llega al 5 por
yores lo hacen en todos los casos con 100, aunque está cercano a él.
absoluta claridad y los menores de dos
años, en la mitad de los casos, tienen ¿Cómo explicar esta diferencia de re-
dificultades lingüísticas para contestar a sultados cuando en ambos casos se trata
la pregunta. de tipificar con respecto al rol? La res-
Estos resultados no, significan que en- puesta es compleja. Creemos que han
tre la "ésductura familiar y la adquisición podido influir dos tipos de factores: las
haya lnál relación causa-efecto directa. propias características de las pruebas y,
Es muy Irobable que la relación encon- sobre todo, el hecho de que si bien la
trada le deba más bien a un efecto indi- mujer se ha incorporado al mundo del
recto: 'Jos: niños de familias desestructu- trabajo y lleva actividades sociales cada
radas derien un nivel de desarrollo me- vez más igualitarias con el varón, esto no
nor, especialmente en el lenguaje (Ló- se ha traducido en el modelo educativo
pez, 198, 1), y éste puede determinar que damos a los niños. Así, por ejemplo,
también una menor capacidad de discri- si empieza a ser menos extraño que un
minación , y autoclasificación. Pero no padre cuide a sus hijos, es realmente
son desc&rtables ciertos efectos más di- dificil encontrar padres que le compren
rectos: la falta de la presencia del padre, una muñeca a su hijo.
las menOlies atenciones educativas espe-
cialmente en el campo sexual, etc. Estos datos reflejan un hecho que apa-
rece más claro cuando los comparamos
— La, tipificación conforme al rol se- con los obtenidos con el factor sexo: los
xual: chicos están significativamente más tipi-
ficados conforme a su rol que las chicas.
En la discriminación de figuras vestidas y Estas eligen en mayor número de casos
en la autoclasificación a partir de figuras juguetes de chico.
vestidas hemos encontrado los mismos Lo cual, en el fondo, refleja muy cla-
resultados que en el apartado anterior, ramente lo que sucede en la sociedad:
aunque a un nivel de significación menor los hombres están más tipificados en sus
(5 por 100). Las posibles explicaciones actividades que las mujeres. Cuando és-
que dábamos allí siguen siendo útiles en tas hacen las de aquellos, eso no conlleva
este caso: el nivel de desarrollo y las que los hombres hagan las de las muje-
atenciones educativas probablemente res. Así, lo captan perfectamente los ni-
llevarán a que unos tengan mayor poder ños y las niñas: mientras es frecuente
de discriminación que los otros. que ambos (especialmente en el primero
No ocurre lo mismo respecto a la atri- de los grupos: ambos padres trabajan)
bución de actividades tipificadas y la pre- puedan trabajar y conducir, es muy ex-
ferencia de juguetes tipificados. En este cepcional que el padre sea puesto a coci-
caso el grupo de niños cuyos padres am- nar.
bos trabajan se diferencian de los otros
dos. El sentido de la diferencia es: me- 3.2. Estadios y procesos:
nor tipificación de actividades en niños
con ambos padres trabajando fuera del — Los niños distinguen antes los roles en los
hogar. Entre los otros dos grupos no hay adultos (fuera de ellos mismos) que en ellos
diferencias significativas. mismos.
En la atribución de actividades tipifica- Lo primero en aparecer es la discrimi-
das, el grupo de niños con ambos padres nación entre algunas funciones típicas de
trabajando fuera de casa en relación con cada rol (conducir y hacer la comida, so-
los otros dos tomados en su conjunto bre todo). Sólo posteriormente lo trans-
(puesto que las diferencias son insignifi- fieren a su actividad y a las verbalizacio-
cantes), tipifica menos estas actividades nes. También tipifican antes para otros
(t = 5,163> 2,58; significativo al nivel de que para sí mismos.
confianzá,Alel 1 por 100). Parece con ello confirmarse el proceso
Sin erriliargo, no se ha encontrado di- descrito por Thompson (1975): primero
ferenciasMignificativas claras en cuanto a distinguen fuera de ellos y luego «se si-
72 la preferhcia de juguetes. En este caso
6
túan» dentro de una categoría sexual.
Ninguno de los niños estudiados hace Sólo los muy mayores (entre 7 y 9
el proceso inverso. años), además de reconocer el error, si
se mantiene esa figura y se les dice
— La diferenciación de figuras sexuales si- «pero si fuera- de verdad así, ¿qué se-
gue el siguiente orden: ría?», despúés de dudar e incluso protes-
a) Primero establecen las diferencias tar por la pregunta, afirman que los geni-
basándose en características externas: tales serían lo determinante. Aún así se
ropa, peinado... Y por funciones: hacer los ve perplejos.
la comida, conducir... — La conservación sigue los siguientes
b) Segundo, establecen las diferen- pasos:
cias por los órganos genitales. Ninguno a) Primero, cOnservación por carac-
de los niños estudiados hace el proceso terísticas externas, conductas...
inverso.
Este proceso lo prueban los siguientes b) Segundo, conservación por los
datos: genitales.

• Las láminas que presentan figuras Ningún niño de los estudiados sigue el
vestidas, así como los muñecos vestidos, proceso inverso.
es lo primeramente diferenciado por se- Datos que lo prueban:
xos.
• Es el camino que siguen también en
• La lámina de la familia desnuda, la diferenciación de género. En la con-
donde los padres se diferencian también servación se reproduce, a otro nivel, el
por el peinado y los hijos sólo por los mismo proceso. Se trata de un verdadero
genitales, refleja también las dos fases: «décalage» en sentido piagetiano.
primero se diferencian los padres y pos-
teriormente los hijos. • El proceso que siguen en la lámina
del puzzle lo confirma. Solo bastante
• En la lámina de los cuatro niños tarde anteponen en el razonamiento los
desnudos, donde dos se diferencian genitales.
también por el cabello y dos sólo por los
genitales, los primeros son discriminados Luego los niños hacen un proceso de
antes que los segundos. «conservación» desde lo más cultural
(características externas) a lo más bioló-
• En la lámina de las partes del gico (diferencias anatómicas).
cuerpo, donde la cabeza está tipificada
por el cabello y la barba, es la cabeza lo ¿Es este un proceso universal o es
primeramente tipificado. propio de nuestra cultura? No podemos
responder por el momento. Puede ocu-
Respecto a las otras tres partes del rrir que los niños habituados a discrimi-
cuerpo (pecho, genitales y piernas), las nar por circunstancias externas transfie-
diferencias no son significativas. ran este hábito a la situación de examen.
• En el puzzle de contradicciones En una cultura distinta podría ser de otra
donde se les presenta una cabeza de mu- manera. Esto nos lo ha hecho sospechar
jer con cuerpo de hombre y una cabeza el hecho de que los hijos de padres
de hombre con cuerpo de mujer..., to- «profesionalizados» y de aquellos que
dos, hasta los seis años, hacen una dis- dicen hacer educación sexual directa con
criminación por la cabeza. Sólo poste- sus hijos, son los que además de adquirir
riormente afirman: «esto está mal», roles más flexibles, también usan antes el
«no puede ser». razonamiento de los genitales como
prueba de discriminación.
Antes de este período tienden a creer
lo que ven y lo interpretan a partir de la
cabeza. Bien significativo es el caso de 4. Conclusiones
mi hija de 4 años que ante esta visión 1. 0 La edad cronológica y, más aún,
comenzó a llamar a la madre y a decirle: la edad de desarrollo, es un factor que
«mamá, mira, una mamá con pito». condiciona en gran medida la identidad
Otros muchos niños de esta edad no se sexual, el rol sexuall la conservación de
dañ cdefiza de. la Gituaciár. y ser bastan- la identidad sexual,
tes los que después de explicárselo man-
tienen que el puzzle está bien. 2.° El sexo actúa también–de forma 3
significativa: los niños se tipifican de Por otra parte, es muy probable que la
forma más rígida que las niñas. conservación exista en algún sentido
3.° Las circunstancias ambientales jue- desde bastante antes (esto prueba la difi-
gan un papel decisivo en este.proceso: a) cultad para aceptar los cambios de iden-
de ellas depende especialmente el tipo tidad después de los tres años), aunque
de rol que adquieren. Puede decirse que aún no se haga un razonamiento lógico
los niños reproducen, casi como un cli- que manifieste la identidad. No debe ol-
ché, lo aprendido en el núcleo familiar. vidarse que la estructura intelectual de
N afectan a la evolución general y a tra- los niños anterior a los seis años es de
vés de ella a la evolución de la identidad, egocentrismo (no manejan varias pers-
rol y conservación. pectivas a la vez) y que al cambiarle u
ofrecerle una característica distinta («si a
4. 0 Nuestros datos no permiten de- un niño le vestimos de niña», etc.), ésta
cir que lo primero en adquirirse es la puede pasar a ser la central.
identidad de género., puesto que esta
toma de conciencia se hace, en primer Por ello nos inclinamos a pensar que
lugar, basada en características externas aunque falte la lógica de la conservación
propias de los roles. no necesariamente falta la conservación.
Lo único que podemos decir, y en esto Lo mismo podríamos decir si recurri-
sí estamos de acuerdo con Thompson mos a otro ejemplo: cuando a un niño le
(1975) es que primero hay una distin- decimos: «si tú quieres, ¿puedes ser una
ción «en el exterior» y luego una auto- mamá cuando seas mayor?», su egocen-
atribución. trismo (forma de conocimiento llena de
La discusión entre Bandura y Walter, adherencias subjetivas) le lleva a decir:
por un lado, y Kohlberg, por otro, no «claro, si yo quiero, puedo».
parece tener mucho sentido: el conoci-
miento permite un juicio sobre la iden- Por todo ello, aunque nuestro trabajo
tidad sexual, pero éste se basa, al co- confirma otros, hay que tener en
mienzo, más en los roles que en la valo- cuenta cuando interpretamos estos datos
ración de los genitales. cuál es su procedencia (unos niños en
una edad determinada), ya que el afirmar
5•0 Los estadios descritos en cuanto o comprobar que no tienen aún la lógica
a la conservación (por características más del adulto no significa que no «conser-
de rol y por los genitales) se confirman ven su identidad».
en nuestro medio. pero creemos que
este proceso es más bien cultural y no Quisiéramos volver sobre este punto
necesario. en otras investigaciones.

Referencias
BANDURA, A., y WALTERS, R. W. (1965): Aprendizaje Social y Personalidad. Alianza U. Madrid, 1974.
BEE, H.: El desarrollo del niño. Harla. México, 1969.
DE VRIES, R.: «Constancy of generic identity in the years three to six». Monographs of the Society for
Research in Child Development, 34 (Whole No. 3). 1969.
EMMERICH, W., y otros: «Evidence for a transitional phase in the development of gender constancy». Child
Development, 1977, 48, 930-936.
KOHLBERG, L.: «A cognitive developmental analysis of children's sex role concepts and actitudes». En E. E.
Maccoby (ed.). The Development of Sex Differences. London: Tavistock. 1966.
LÓPEZ, F.: «Niños en casa cuna». Infancia y aprendizaje, 1982. 16.
LÓPEZ, F.: «Interpretaciones teóricas de la evolución de la sexualidad». Sexología, n.° 4, INCISEX.
Madrid, 1980.
MAácus, D. E., y OVERTON, W. F.: «The development of cognitive gender constancy and sex role
preferences». Chad Development, 1978, 49, 434-444.
MCCONAGHY, M. J.: «Gender Permanence and the Genital Basis of Gender: Stages in the Development of
Constancy». Child Development, 1979, 50, 1223-1226.
MONEY, J., y EHRHARDT, A. A.: Man and Woman, Boy and Girl, Baltimore: Johns Hopkins University
74 Press. 1972.
MONEY, J.; HAMPSON, J., y otros: «Imprinting and the establishment of gender role». Archives of Neurology
and Psychiatry, 1957, 77:333-6.
MONEY, J.: Asignaturas sexuales, ATE. Barcelona, 1975.
PAPALIA: Psicología Evolutiva, Mc Graw Hill. Madrid, 1979.
SEARS, R. B.; RAU, L., y ALPERT, R.: ldentification and Chad Rearing. Stanford, California: Stanford
University Press. 1965.
SLABY, R. G., y PREY, K. S.: «Development of gender constancy and selective attention to same-sex
models». Chad Development, 1975, 46, 849-855.
THOMPSON, S. R., y BENT1ER, P. M.: «A developmental study of gender constancy and parent preference».
Archives of sexual Behavior, 1973, 2:379-385.
THOMPSON, S. K.: «Gender labels and early sex-role development». Child Development, 1975, 46:339-47.
MARGAREI", N. R., y otros: Age and Sex Differences in Satisfying Love Relationships across the Adult Lije Span.
University of Southern California. Los Angeles, Calif., 1981.
BROUGHTON, J. M.: The Divided Se/fin Adolescente. Teachers College, Columbia University. Nueva York,
1981.
McGEE, J., y otros: Gender Typing and Androgyny in Later Lije. New Directions for Theory and Research,
University of Oregon, Eugene, Oreg., USA; Duke University Medical Center, Durham, N. C. USA,
1982.
DOUVAN, E.: «Sex role learning». En Coleman, The Shool yea.r.r. Methuen, 1979.
KESLER, RH.: Toward a Redefinition of Sex and Gender. Montclair State College.

Resumen
Este trabajo examina el proceso de adquisición de la identidad y el rol sexual, así como algunos factores que
condicionan esta evolución. Se utiliza el método clínico piagetiano, con la ayuda de imágenes gráficas.
Entre las conclusiones más importantes cabe señalar: 1) La adquisición de la identidad y el rol sexual tiene
lugar, en sus aspectos más destacados, entre los dos y tres años de vida, 2) La conservación (autoaplicada) de la
identidad no es alcanzada hasta los 5-7 años, aproximadamente, 3) Los roles sexuales reproducen de forma
particularmente directa la situación del núcleo familiar.

Summary
In ¡bis study we examine ¡he stages children undergo in order to acquire their gender identity and sex-role, as
well as the factors which condition ¡bis evolution.
Our methodology involves ¡he presentation of graphic images (children and adules naked and clothed, parts of
¡he body, their various functions) following the clinical method of Piaget.
The following factors stand out from the results obtained: 1) The acquisition ot sexual identity and the sex-role
in its most impostant aspects, takes place between two and three years of age; 2) The retention of gender identity does
not become constant until between live and seven years of age; 3) The asigned sexual roles reproduce in a noticeably
direct manner the characteristics of its ovni familyly nueleus, special!), in the veo, young ehildren.

Résumé
On examine dans ce travail le processus d'acquisition de Pidentité et le pile sexuel, tout comme quelques des
facteurs que conditionnent cette évolution. On utilise la méthode clinique piagetienne avec taide d'images
graphiques.
Parm: les conclusions les plus importantes, on remarque: I) L'acquisition de Pidentité et le tiile sexuel ont lieu,
sous ses aspects les plus remarquables de 2 a 3 ans, 2) La conservation (auto-appliquée) de Pidentité n'est pas
atteinte par Penfant qu'á 1"4 ge de 5-7 ans, 3) Les rbles sexuels reproduisent de maniire directe la situation du noyau
familiaL

71