Está en la página 1de 26

ANUNCIO DE CUARESMA

En la parroquia Santa Catalina Labouré, Madrid


Domingo, 3 de marzo de 2019

¾ Oración del párroco que preside la asamblea


¾ Invocación cantada al Espíritu Santo

KIKO:

Sabéis que he cumplido 80 años y el Santo Padre, en la Misa que celebra en


Santa Marta, ha recordado públicamente: «Felicitamos a Kiko que hoy cumple 80
años» y han dado un aplauso. «Y sobre todo lo felicitamos por su celo apostólico, del
cual yo estoy admirado y querría yo tener ese celo apostólico». Y luego, me han man-
dado una carta donde dice eso, habla del celo apostólico, todo eso.
Sr. Kiko Arguello.
Querido hermano:
No quiero que pase este día sin ponerte unas líneas de cercanía y
de fraterna acción de gracias por tus 80 años. Gracias a Dios que te eligió,
y gracias a vos por tu fidelidad.
Que el Señor te retribuya todo el bien que haces a la Iglesia. Estoy
a tu lado, rezo y te acompaño. Feliz cumpleaños. Y espero que los "cami-
nantes" te hagan una torta con 80 velitas.
Y, por favor, no te olvides de rezar por mí. Que Jesús te bendiga y
la Virgen Santa te cuide.
Tu hermano, que te quiere y admira.
Francisco
Hemos estado en Panamá con 25.000 hermanos, se han levantado 700 jóve-
nes para el seminario, cerca de 700 chicas y 650 familias para la misión y ha sido un
encuentro verdaderamente maravilloso.
Y el Papa, que ha tenido un encuentro con unas familias del Camino, ha dicho
esto que os va a leer Ascensión.

ASCENSIÓN:

Unos hermanos que estaban en la Peregrinación de Loreto, consiguieron entrar


en el Aula Pablo VI, en la Audiencia de los Miércoles, y como llevaban niños pequeños
y algún recién nacido, les dejaron pasar a primera fila a algún matrimonio. Y entonces,
el Papa habló con ellos. Y vista la importancia de lo que les dijo, nada más salir escri-
bieron lo que el Papa les había dicho y nos lo han hecho llegar.
Son unos hermanos de Chipiona y de Arcos de la Frontera. El responsable de
la cuarta comunidad de Chipiona contando que a una de las familias que pusieron en

1
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

primera fila, el Papa les saludó y les preguntó cuántos hijos tenían muy entrañable y
le dijo el Papa:
“ANTE LAS DIFICULTADES DE HOY EN DÍA LA MISIÓN DE LA
FAMILIA ES SER EVANGELIZADORA EN ESTE MUNDO”
Y otra de las familias, que el mayordomo le dijo: «Tú en silencio, si el Papa no
te dice nada tú no digas nada». Pero en cuanto el Papá pasó a su lado, este respon-
sable que se llama Juan, le gritó: ¡Mucho ánimo! «Papa Francisco: somos del Camino
Neocatecumenal y venimos de peregrinación a Roma y a Loreto». Rápidamente el
Papa se giró y me dijo:
«ESO ES UNA BENDICIÓN»
Como tenía un niño en brazos le preguntó:
«QUÉ NÚMERO DE HIJOS ES» El octavo.
Y ahora os leo lo que dijo el Papa, cuando le dijo que era el octavo hijo:
«¿EL OCTAVO? VOSOTROS SOIS LA ESPERANZA DEL
INVIERNO DEMOGRÁFICO QUE ESTÁ VIVIENDO EUROPA. ¡MUCHO
ÁNIMO! Y UNA COSA VOY A DECIRTE: A LOS NIÑOS HAY QUE
EDUCARLOS EN LA FE, NADA DE EDUCARLOS CON TONTERÍAS Y
PAMPLINAS. SIEMPRE SED FIRMES EN LA FE.
¿SABES? HOY EN LA SOCIEDAD ITALIANA ESTÁ DE MODA
COMPRARSE UN PERRO Y EDUCARLO PARA BUSCAR EL PURO
AFECTO. LO EDUCAN SEGÚN EL AFECTO QUE CADA UNO QUIERA.
NO ESTÁN DISPUESTOS A MORIR Y NO SABEN QUE MORIR POR LOS
HIJOS ES ENCONTRAR LA VIDA. LA VIDA ES TENER A CRISTO.
¡ANÍMO, ANIMO” —nos repitió, “SOIS, EL CAMINO, ESA ESPERANZA
QUE NECESITA LA EUROPA DE HOY. PORQUE DE ESTA SOCIEDAD
DE HOY, QUE SERÁ MAÑANA, ¿LES CUIDARÁN LOS PERROS? NO.
CUANTO SUFRIMIENTO POR NO DAR LA VIDA.
MUCHO ÁNIMO, SOIS VALIENTES EN ESTE MUNDO, DONDE LO
TENEIS TODO EN CONTRA, PERO CONFIAD SIEMPRE EN CRISTO,
CAMINAD SIEMPRE».
Entonces, Juan, después de que el Papa había hablado, le dice: “Pa-
dre, allí hay unas madres que no les deja pasar la policía”. Y el Santo Padre
muy afectuoso me dijo: “¿CÓMO? ESAS MADRES CORAJUDAS (en ar-
gentino) ¿DÓNDE ESTÁN, QUE ESTÁN DISPUESTAS POR CRISTO A
PARIR OCHO VECES Y NO LAS DEJAN PASAR? Y el Papá alzó las ma-
nos, gritó a la policía y les dijo: “QUE PASEN ESAS MADRES
CORAJUDAS, QUE SE SALTEN A LA POLICÍA”
Y cuando llegaron les repitió lo mismo: “SOIS LA ESPERANZA EN
ESTE INVIERNO DEMOGRÁFICO QUE SUFRE EUROPA. ANIMO.
EDUCAD EN LA FE”. Al final les invitó a rezar el rosario y les dijo: “LA
VIRGEN ES VUESTRA MADRE”
Y firman la carta los responsables de Chipiona, Juan y Cinta.

2
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

KIKO:

El Papa nos quiere tanto y está muy contento, como veis, confía que somos la
respuesta al invierno demográfico que está atravesando Europa. No hay hijos, nadie
quiere tener hijos y somos nosotros los que tenemos 8, 9 hasta 10 hijos, y se quedan
todos sorprendidísimos, porque hoy en Europa no hay quien tenga 8 hijos, ni 9.
De nuevo estamos aquí, no sé cuántos años todavía. Yo he cumplido 80 años,
el Papa me ha felicitado y no solamente lo ha dicho en Santa Marta en la homilía: “hoy
saludamos a Kiko que cumple 80 años y le aplaudimos por su celo apostólico…” Luego
me lo han mandado en una carta escrita. No me merezco tanta deferencia del Santo
Padre.
Estamos en un año más, en 2019, ¿cuántos nos quedan todavía? Los que Dios
quiera. Este año hemos venido aquí a prepararnos a un evento, a una manifestación
del Señor, porque esperamos que, en 2019, en la Vigilia Pascual, venga del Señor
Jesús, y en el año 2019 se acabe esta historia. No sabemos cuándo se acabará y lo
que Dios tiene pensado, pero, puede ser este año. La Iglesia quiere que nosotros lo
celebremos cada año como si fuera el último año. De todas mane-ras, el Señor viene
y ha dicho que volverá a esta Tierra y que acabará este eón, este universo que ha
creado y la Tierra y la cantidad de millones de hombres, todo esto tendrá un fin. Y
nosotros hemos sido invitados a una cena celeste a la casa del Señor. No hemos sido
creados para que nuestros restos acaben en un cementerio, sino que hemos sido
creados para el cielo. Él nos ha creado y nos ha dado su Espíritu, el espíritu es inmor-
tal, no puede morir. Por eso si mañana el Señor llama a mi espíritu y se separa del
cuerpo, el cuerpo se desmorona, pero mi espíritu está vivo en Cristo. Cristo vive en
nuestros familiares y mi madre y mi padre y vuestros hermanos y vuestros padres, y
los que se han ido están en el Señor. El espíritu que tiene una fuerza y nos hace
hablar, y viene fecundado y unido al Espíritu de Cristo. Y dice S. Pablo que el que se
une a una prostituta y hace el amor con ella, son dos en una sola carne, pero el que
se une a Cristo son dos en un solo espíritu, se unen y hacen un solo espíritu. Y esta
unión es inmortal. Cristo al que le conoce le da de su espíritu, yo tengo el espíritu de
Cristo y vosotros también y esto nos hace inmortales. Y nos hace vivir el tiempo que
nos queda puestos al servicio del Señor.
El Señor tiene un amor impresionante a todos los hombres. Quisiera salvar-los
a todos, pero sabéis que Dios, en el amor que tiene al hombre, le ha hecho libre y en
esa libertad el hombre puede perfectamente renunciar y no responder al Señor. Así
hay muchísima gente y, sobre todo, puede obedecer al demonio que tiene la misión
de seducirnos y de hablarnos y engañarnos, es muy inteligente, y muchos le siguen.
Por eso vemos que en el mundo hay tantísima gente, el Señor dice: que estrecho es
el camino que lleva a la vida y qué pocos son los que caminan por él, y qué ancho y
espacioso el camino que lleva a la perdición y cuantos son los que caminan por él.
Eso dice la revelación. O sea que el camino de la vida son pocos los hombres que lo
encuentran, pocos. Y el camino de la perdición, el camino ancho donde el hombre es
invitado a satisfacerse y a buscar la felicidad dando pábulo a sus concupiscencias y a
sus deseos concupiscibles de todo tipo, son muchos los que caminan por ese camino.
Y nosotros no tenemos más remedio que dar gracias al Señor porque nos ha elegido
y continuamos en el camino, no nos salimos y Él cuenta con nosotros y sabemos que

3
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

el día más feliz de nuestra vida será el día que el Señor nos lleve con Él al cielo.
Porque hemos sido creados para estar con Él en el cielo. Porque Dios es difusivo “da
se”, es feliz manifestando su felicidad a nosotros, comunicándonos su felicidad, ha-
ciéndonos hijos suyos.
Pero esto está dentro de un misterio, el misterio de la libertad humana es un
misterio inmenso, enorme, porque de él depende nuestra felicidad. Y no todos se sal-
van. Muchos son, dice la Escritura, los que caminan por el camino de la perdición y
qué pocos los que encuentran el camino de la vida. Y ¿son pocos los que se salvan”,
le preguntan al Señor. No sabemos, sabemos que todos los hombres serán convoca-
dos al juicio final, que todos resucitarán, les serán devueltos sus cuerpos, digamos
así, y serán sometidos a un juicio.
Algunos han preguntado: ¿qué aspecto tendremos? Y algún teólogo ha respon-
dido que tendremos el aspecto más joven. Si eras muy guapo cuando tenías 30 años,
pues tendrás 30 años. El aspecto más joven y más bello de nuestra vida y con ese
aspecto resucitaremos, cuando seamos sometidos a juicio. Esto parecen cuentos chi-
nos. ¡No son cuentos chinos! Porque nuestra vida es inmortal, no hemos sido llamados
a la muerte. Cristo ha vencido la muerte y su victoria sobre la muerte es la que nos
convoca aquí. Estamos reunidos para que podamos prepararnos a la Pascua de 2019,
en la que esperamos con ilusión que venga el Señor y nos lleve con El. Porque si
viene el Señor en el 2019, como sabéis según está re-velado por S. Pablo, de pronto
se abrirán los cielos, se transformará todo en luz y vendrá en la gloria de sus ángeles
y sus santos y vendrá el Señor transformado. Y los cristianos en la Vigilia Pascual o
donde estén serán arrebatados hacia el cielo y según salen al encuentro con Jesu-
cristo, sus cuerpos serán transformados. Esa generación no pasará por la muerte fí-
sica, según está revelado por S. Pablo. No todos moriremos, pero todos seremos
transformados. Este cuerpo que nos ha dado el Señor es para un tiempo muy breve,
es el tiempo muy importante de nuestra salvación o condenación eternas. Por eso la
vida es más importante de lo que podáis imaginar.
Por eso debemos vivir atentamente, ofreciendo cada día y cada momento al
Señor: ora comáis, ora bebáis, hacedlo todo en el nombre del Señor. Y debemos tener
siempre un espíritu agradecido porque nos ha salvado de la esclavitud del demonio y
del pecado, y nos ha dado de su espíritu y nos ha hecho participar con Él de su celo
por los hombres. Entonces si nosotros podemos ayudar un poquito al Señor, pues
siendo catequista, viviendo en la comunidad, lo que el Señor ha decidido para ti. Y
sabiendo que el tiempo que nos queda es muy corto y que ese espíritu que nos da
nos dice que el cielo nos está esperando, la vida eterna. Claro que con este cuerpo
nosotros no podemos vivir eternamente, porque este cuerpo que tenemos ahora está
sometido a la corrupción, es muy débil, se corrompe, envejece. Pero el Señor nos
tiene preparado otro cuerpo mejor, que no estará sometido a la corrupción y será un
cuerpo de luz, no lo sabemos… Pero sabemos lo que es capaz de hacer el Señor con
las galaxias y el fondo del mar con los animales. Es capaz de hacer cosas impresio-
nantes y maravillosas y por eso es capaz de hacer una cosa maravillosa con nuestro
espíritu.
Ahora, como siempre hacemos la presentación.

4
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

¾ Presentación de las comunidades

Comunidad del Centro Neocatecumenal


1ª Nuestra Señora del Tránsito
1ª San José
1ª Virgen de la Paloma y San Pedro el Real
1ª San Sebastián
1ª San Roque
1ª Santa Catalina Labouré
1ª Santas Juliana y Semproniana (Barcelona)
1ª San Frontis (Zamora)
Equipo responsable de la diócesis de Getafe
Equipos itinerantes responsables de España y Portugal
Seminario Redemptoris Mater de Madrid
Seminario Redemptoris Mater de Alcalá de Henares
Rectores de los seminarios Redemptoris Mater de España
Sacerdotes formados en el Seminario Redemptoris Mater de Madrid
Algunos equipos itinerantes responsables en varias naciones del mundo
Equipo itinerante de pintores
Equipo del Taller de arte litúrgico

KIKO:

Antes de comenzar con el canto, Ascensión os va a leer una buena noticia.

ASCENSIÓN:

Es una alegría porque es la primera hermana, el primer miembro del Camino


Neocatecumenal, al que se le ha abierto un proceso de beatificación. En España, se-
guro que ya habéis leído las noticias, pero como este anuncio va a llegar a muchos
otros países, pues lo comentamos, porque fuera de España no es tan conocido.
Ha salido la noticia en muchos medios, y hemos cogido lo que salió en el ABC
en este mes de febrero y os lo leo, porque os va a dar alegría escucharlo.
Dice:
«Si yo pudiera dar ejemplo con mi vida...» Son palabras que dejó
escritas la joven Marta Obregón sin ni siguiera imaginar que sus deseos se
iban a cumplir y, más aún, que años después de su trágica muerte comen-
zaría un proceso de beatificación para llevarla a los altares. Marta fue ase-
sinada el 21 de enero de 1992 por Pedro Luis Gallego, conocido como el
«violador del ascensor», quien también acabo con la vida meses después
de la vallisoletana Leticia Lebrato. La joven burgalesa había pasado la tarde
de aquel fatídico día estudiando en un centro juvenil de la capital y, después

5
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

de dedicar un tiempo a la oración en la capilla, (sus padres creo que son


del Opus Dei) partió hacia su casa. En el portal fue abordada por su ase-
sino. Apareció seis días más tarde cubierta de nieve, a las afueras de la
ciudad, con el cuerpo lacerado por 14 puñaladas y con muestras evidentes
de haberse resistido a lo que acabó por ser inevitable.
A quienes acudieron al velatorio no les pasó inadvertido el rostro de
Marta, «su dulzura y su serenidad, sólo posible en alguien que ha perdo-
nado», aseguró un tiempo después la madre de la joven. Unas palabras
que confirmó el policía que participó en el caso y encontró el cuerpo inerte:
«Es la primera vez que he visto un rostro tan lleno de paz». Así que años
después se inició un camino dirigido a reconocer las virtudes de la joven,
su estilo de vida y su trágica muerte tratando de defender la virtud de la
castidad. Estaba a punto de acabar la carrera de periodismo, llegó a hacer
sus «pinitos» en Burgos e, incluso, tuvo novio, pero, antes de que un des-
almado se cruzase en su camino, ya había mostrado su deseo de llevar
otra vida bien distinta y pasar algún tiempo de misionera de la mano del
Movimiento Neocatecumenal al que pertenecía. La opción de la vida con-
sagrada también estuvo en su cabeza, como dejó constancia en varios via-
jes al Monasterio de las Clarisas de Lerma.
Hoy, 27 años después de su muerte, llegan al Vaticano 114 docu-
mentos (800 folios) del proceso diocesano de beatificación de Marta Obre-
gón, que arrancó en 2011 de la mano del postulador en la causa, Saturnino
López Santidrián, que será el encargado de depositarlos en la Congrega-
ción para las Causas de los Santos.
Un trabajo de ocho años en el que se aportan informes que van
desde los propios datos biográficos de Marta y las circunstancias de su
muerte, hasta testimonios de quienes la conocieron, pasando por las per-
sonas que aseguran haber recibido «favores» gracias a la intercesión de la
joven, en forma de curaciones o soluciones a complicadas situaciones fa-
miliares. Hasta 20 «ayudas» de estas características se aportan en los do-
cumentos. Hay que tener en cuenta que en este proceso de beatificación
no es necesario que exista un milagro, ya que se busca la confirmación de
la vida martirial de la futura beata por lo que, si se logra, se considera que
está directamente unida al Misterio Pascual, según explicó Saturnino Ló-
pez.
Sean «favores» o milagros, lo cierto es que en la documentación que
hoy llega a Roma se recogen hasta 20 casos de personas que aseguran
haber curado de su enfermedad por la intercesión de Marta -se incluye el
caso de un niño con un cáncer que derivó en metástasis y que ya lo ha
superado- o que han visto una salida a situaciones familiares complicadas,
la mayoría con jóvenes y adolescentes como protagonistas.
Pero hay que remontarse a 2007 para, de la mano del entonces ar-
zobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, encontrar el comienzo de una
causa que arrancó gracias a un escrito que recibió de quien la conoció,
Montserrat Agustí, amiga de la madre y miembro años después de la

6
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

Comisión para la Beatificación. El prelado, tras consultar a los obispos su-


fragáneos de la provincia eclesiástica, pidió permiso a Roma para comen-
zar con el proceso. En 2010, el fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko
Argüello, se ofreció como promotor de la causa -sería la primera beata de
esta comunidad católica-, de forma que ésta se abrió, oficialmente, el 14 de
junio de 2011.
Marta Obregón se podría convertir entonces en una de las pocas
beatas a las que se reconoce el martirio por preservar su castidad. Su
muerte se produjo, precisamente, en la festividad de Santa Inés, una virgen
romana martirizada por la misma causa, según explicó Saturnino López. La
joven burgalesa recibió 14 puñaladas, las mismas que Santa María Goretti,
una niña italiana de 12 años canonizada por este mismo motivo. Son ca-
sualidades que, para muchos, son signos que se suman a la vida de santi-
dad de esta creyente burgalesa asesinada en 1992.
Creo que la vida de esta chica puede ayudar a los jóvenes, este ejemplo de la
virtud de la castidad y además una alegría para el Camino Neocatecumenal que ya se
haya abierto un proceso de beatificación.
KIKO:
Pues damos gracias al Señor y pediremos a Marta Obregón que nos ayude en
este encuentro. Y podemos pedirle gracias, que interceda por el Camino y por voso-
tros si tenéis algún problema. Ya hay más de veinte curaciones e intervenciones de
Marta en situaciones difíciles o de sufrimiento.

¾ Introducción al canto: “Shemá Israel”

KIKO:

Vamos a comenzar cantando Shemá Israel, esta palabra que en hebraico sig-
nifica: «Escucha, escucha Israel, adonai elohenu; el Señor es el único. Y amarás a
Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas y al prójimo como
a ti mismo». Este es el núcleo central del hebraísmo. Si cantamos Shemá Israel de-
lante de los hebreos, veréis que se emocionan, muchos lloran. Es el contenido más
profundo de lo que es el hebraísmo: «Escucha Israel».
Porque Dios cogió a su pueblo, lo sacó de la esclavitud de Egipto, después de
400 años, sometidos a bárbara esclavitud, pisando el barro, haciendo ladrillos al sol y
es muy duro pisar el barro. Tantos años así, pero clamaron al Señor y este pueblo que
era el último de la tierra, de esclavos condenados a pisar el barro, Dios lo elige como
su pueblo. Dios lo llamó y lo llevó al desierto. Llamó a Moisés, en una zarza que no se
consumía, y se acercó a ver que sucedía. Y oyó una voz que le decía: «Moisés, Moi-
sés». Y él: «¿Quién eres?». «Yo soy el Dios de tu padre Abrahán, quítate las sanda-
lias. He escuchado los gemidos de mi pueblo y te he elegido para que vayas a libe-
rarlo». Y el pobre Moisés se quedó horrorizado, primero porque no sabía hablar, era
medio tartamudo… «Y ¿qué haré?». «Te haces ayudar por tu hermano Aarón que
habla muy bien». Y lo llevó al desierto y allí aparece la primera manifestación sorpren-
dente de Dios. De pronto el Monte Sinaí se ilumina, se llena de luz y de fuego, y

7
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

cuando están todos sobrecogidos viendo esa montaña incandescente y llena de luz,
de pronto se oye una voz que dice así: «Shemá Israel», la voz de Dios que dice:
«Escucha Israel, adonai elohenu, adonai ehad: yo soy el único Dios. Y amarás a Dios
con todo tu corazón». Le da una misión, lo hace su pueblo.
Esa misión pasa a nosotros. Este pueblo existe hoy, los descendientes de este
pueblo, para que se vea que esto que nosotros contamos no es un invento que hemos
creado, una bella fábula, no. Aquí está la sinagoga que dice que lo que cuento es
verdad, son testigos. Por eso es muy importante que esté la sinagoga, para dar testi-
monio de nuestra historia. Por eso en el Camino es muy importante este canto: Shemá
Israel, escucha Israel. Somos el pueblo del oído, juntamente con el pueblo hebreo.
Escucha, escuchar a Dios. Por eso es muy importante en el Camino celebrar la Pala-
bra de Dios, donde se proclama en una comunidad, la Palabra del Señor que encuen-
tra en nuestro espíritu una resonancia de salvación.
Bien, pues vamos a cantar “Shemá Israel”
¾ Canto: “Shemá Israel”

KIKO:

Como siempre os doy una palabra.


¾ Proclamación del Evangelio Lucas 14,25-35

KIKO:

Espero que el Señor nos eche una mano y Marta Obregón también y el Señor
Jesús y la Virgen María y los santos, y nos ayuden a hacer la voluntad de Dios. Y la
voluntad de Dios es que vivamos esta Cuaresma preparándonos para el encuentro
con el Señor, porque viene la Vigilia Pascual en la que el Señor pone a nuestra dispo-
sición el Sacramento pascual, la muerte de Cristo. Muere por nosotros para que nues-
tra muerte sea cancelada y se nos perdonen todos los pecados y podamos ser reves-
tidos del Espíritu Santo.
Comenzamos un año nuevo, el 2019, y la Vigilia Pascual viene para transfor-
marnos; es el momento más importante del año y la Iglesia lo conoce y lo sabe. Por
eso tenemos que prepararnos a la Vigilia Pascual durante la Cuaresma, cuarenta días
de ayuno, de limosna, de sacrificio, preparándonos porque esa noche pasa el Señor.
Pasa destruyendo al faraón en nosotros. Y la Iglesia necesita santos, necesita que
nuestro faraón, el hombre de la concupiscencia, del egoísmo, de la avaricia, del amor
al dinero, del orgullo de sí mismo, que siempre quiere tener razón, que quiere que la
vida sea como él la concibe, que hace de nuestra historia una cosmogonía para él,
que se ofrece a sí mismo la historia, que cambia totalmente la realización de lo que es
su vida. No, Dios necesita niños, si no os hacéis como niños no podéis entrar en el
Reino de los cielos. Necesita santos, pequeños.
Y ha suscitado el Camino para ayudar a la Iglesia y os ha llamado a vosotros y
habéis experimentado la gracia del amor y de estar con Cristo. La felicidad que es vivir
con Él y para El. Desde la mañana cuando nos levantamos le ofrecemos la vida y todo
lo hacemos en el nombre del Señor, somos mejor que las monjas. Las monjas existen

8
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

para darnos ejemplo a nosotros de lo que es un cristiano. Ellas son un carisma que
subraya lo que es común a todos los cristianos: que Dios es el único, que Dios basta.
Por eso estamos muy agradecidas a estas hermanas que han sido suscitadas para
nosotros, para la Iglesia.
Por eso, que Dios nos haya llamado, que nos haya quitado los pecados, que
nos haya perdonado y que nos haya dado de su espíritu, ese espíritu se hace un solo
espíritu con nuestro espíritu. Y entonces somos cristianos, de forma que podemos
decir: no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí. Y nuestro vivir es Cristo, y la
voluntad de Cristo es nuestra vida, lo que él quiera para nosotros. Hoy estoy aquí,
mañana estoy en Madagascar y pasado en Laponia. Y tú lo mismo. ¿Cuántas familias
se han levantado? Ahora hemos enviado más de 70 familias en misión a todo el
mundo. Y hay levantadas muchísimas que se han ofrecido con sus hijos a que las
enviemos a donde queramos. Y en la convivencia que hemos tenido hemos enviado
76 familia, pero teníamos más de 300. Hemos enviado a sorteo. En un cesto teníamos
los sitios donde tenían que ir las familias: Laponia, Rusia, Siberia, las ciudades donde
han pedido una familia, y aquí las familias que se han ofrecido en otro cesto. Y yo
sacaba: «Francisco y Juana, con siete hijos de la quinta comunidad de S, José: os
toca ir a Siberia. ¿Aceptáis?». «Sí». «Un aplauso». Y ya están en Siberia. ¿Creéis que
de todas las familias que hemos enviado alguna ha dicho: «¡No, yo a ese sitio no
voy!». ¡Ninguna! Y han tocado sitios más difíciles si queréis: en África, en Gabón,
porque estamos haciendo comunidades de gente muy débil y necesitan una familia
cristiana adulta que sujete la comunidad. Y todos miran a esta familia, cómo preparan
y cómo hablan, y son un sostén absoluto de lo que es este carisma. Estamos fundando
la comunidad cristiana en alguna nación, pero la gente es pagana y es muy débil.
Necesitamos sujetar esa comunidad, sostenerla y le mandamos dos familias. Por
ejemplo, en Novosibirsk, nace una comunidad y necesitan dos familias que sujeten a
esta comunidad que está llena de gente que ha estado bajo el comunismo, paganos
totales, bajo el régimen comunista ateo. Estudiaban en la escuela el ateísmo. En este
ambiente de pronto ahora, se han encontrado con el anuncio del Evangelio. Son gente
que está comenzando, que son débiles y les mandamos dos familias que llevan ya 20
años de Camino, una de S. José, otra de Sta. Catalina Labouré, las que se han ofre-
cido. Y hay muchos lugares donde son necesarias estas familias. Y ellos se ofrecen
para donde haga falta, donde nos envíe el Señor. Él viene con nosotros, esa es la
verdad más cierta: viene con la familia y su vida se transforma, porque estar con el
Señor es lo más importante. Y dice el Señor que lo más difícil que nos puede suceder
como cristianos es instalarnos, instalarnos en la misión o lo que sea. Pues el que ha
sido enviado no se puede instalar, porque si no se corrompe el Evangelio, porque no
están viviendo su vida. No están allí porque les gusta, no están allí porque han elegido
ellos ir a Siberia, no han elegido nada. Han sido enviados y no viven su vida, viven la
vida de otro. Y eso, vivir la vida de otro, es fundamental para los fundamentos de
nuestra fe. Porque si no, el demonio te puede decir que estás buscándote a ti mismo,
¿no? En el fondo todo esto te lo están manejando para ti.
Al cristiano esto no le puede decir el demonio: no estamos aquí por nuestro
gusto ni por nuestro bien, el Señor conduce nuestra vida y quiere con nosotros evan-
gelizar y nos está enviando a evangelizar. Y si hace falta una familia para enviarla a
una comunidad que ha nacido en estos momentos a Laponia, allí vamos. Necesitamos

9
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

sostener a los paganos que están acercándose a Jesucristo de la ciudad de Novosi-


birsk, pues allí vamos, o de las ciudades que sean. Está todo lleno de comunidades
de gente pagana, que no era cristiana. No es que hacemos comunidades en las pa-
rroquias con gente muy religiosa, muy poco. Nosotros ya estamos yendo a los paga-
nos, pero estos paganos son pobrecillos, son niños en la fe, pequeños. Y cuando
mandas una familia adulta, inmediatamente la miran y les encanta, y ven como hablan
y cómo participan y cómo preparan, y en las celebraciones, y se quedan sorprendidos,
claro. Una cosa es un adulto y otra un niño. Un niño habla como niño y un adulto habla
como adulto.
Por eso estamos haciendo una gran obra y vosotros tenéis que estar todos
disponibles, todos disponibles a partir. Esa es nuestra fe. Si mañana digo que necesi-
tamos ochenta familias aquí os levantáis todos. Y el que no se levante que se vaya
del Camino. ¡Así! ¡Así! ¿El Señor necesita ochenta familias? ¡Os levantáis todos! Que
cosa más grande que decir: «¿El Señor me necesita? ¡Aquí estoy Señor! ¿Tú necesi-
tas una familia cristiana para ir a un sitio que es todo pagano, árido, donde no conocen
a Jesucristo, no saben nada, está todo lleno de pecados, de soberbia, de orgullos, de
amor al dinero, de envidias, de asesinatos, de todo lo que es el mundo y el infierno, y
necesitas enviar unos cristianos que son la luz del mundo, en medio de aquellas tinie-
blas donde ellos son la luz? ¡Y todos te miran! Pues esto es nuestra obra, lo que
estamos haciendo.
Estamos ahora mismo en Madrid preparando familias, preparando comunida-
des cristianas y muchos están preparados para partir. Y no solamente en Madrid, en
Roma, en París, en Sevilla, en Córdoba, en Jaén… Estamos preparando un pueblo
de evangelizadores que pasa por la familia cristiana, por familias. Por eso tenemos
que estar todos muy agradecidos al Señor de que nos haya elegido para que le ayu-
demos a salvar la Iglesia, a salvar el mundo, a llevar el Evangelio a las naciones. Y es
maravilloso que podamos vivir nuestra fe en una comunidad cristiana, nuestra fe. Y
cuando algunas familias parten, queda su comunidad que reza por ellos y que les
sostienen y todo lo que estamos haciendo en estos momentos en todo el mundo que
es verdaderamente impresionante.
Estamos verdaderamente sobrecogidos, sorprendidos y muy agradecido a que
el Señor cuenta con nosotros que somos todos pecadores y muy débiles.
Por eso, esta misión que nos encomienda, pasa por la Vigilia pascual.
El Señor, comprendiendo nuestra debilidad y nuestra pobreza, ha establecido
sacramentos de salvación que alimentan nuestra fe. Pues de entre todos los sacra-
mentos, el más importante es el Triduo Pascual, del cual celebramos, en cada Euca-
ristía, la Pascua; se le llama a la Misa del domingo la Pascua de la semana. El Año
Litúrgico tiene un centro que es el Triduo Pascual, la celebración de la Pascua, la
noche en la cuál conmemoramos la victoria de Cristo sobre la muerte. Y se conme-
mora, se hace presente. En esa noche decimos: ¡De nuevo el Señor pasa, pasa aho-
gando al faraón que tenemos dentro todos, el faraón del egoísmo, y pasa resucitán-
donos con su Hijo Jesucristo! Por eso en esa noche bautizamos a nuestros hijos y
tenemos una piscina en medio de nuestra asamblea. En esa piscina no solamente
metemos a los niños, al hombre viejo de nuestros hijos de forma que bautizados reci-
ben la gracia bautismal, reciben una gracia impresionante de amor, de la vida eterna,

10
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

de la vida nueva de Dios habitando en ellos; antes habitaba el demonio, ahora habita
Dios gracias al Bautismo. Pero eso no sucede solamente en nuestros hijos sino que
eso queremos que se realice en cada uno de nosotros en la Noche Santa. Pero hay
que prepararse para que en esa noche en la que pasa el Señor realmente se realice
en ti este acontecimiento de que tu hombre viejo sea sepultado y que tú nazcas con
la gracia de tu Bautismo a una vida nueva. El Señor te necesita santo, nos necesita
santos. No podemos ser un grupito más de la Iglesia, un grupito religioso: los neoca-
tecúmenos o esas cosas. ¿De qué hablamos? ¿Os interesa eso? ¡A mí no me interesa
para nada un grupito en la parroquia! ¿Qué es eso? ¡Yo no doy la vida por eso, yo doy
la vida por un pueblo nuevo, un pueblo cristiano donde todos están dispuestos a partir
a la evangelización!
Tenemos las convivencias de itinerantes donde viene las familias, muchas fa-
milias que están en misión vienen y nos cuentan. ¡Están todos contentos! ¿Sabéis de
alguna familia que está en crisis, que está hecha polvo, que le pasan cosas con los
hijos? ¡Yo no tengo esas noticias! ¿Las tenéis vosotros? Y tenemos más de mil fami-
lias en misión con hijos mayores. Hemos tenido una convivencia de las Familias en
misión hace dos años y hemos invitado a los hijos, hijos de dieciocho años, de quince,
de catorce —porque son familias numerosas— y hemos dejado que hablen los hijos.
Y nos hemos quedado sorprendidos: los hijos están todos contentos, han dicho mara-
villas, contentísimos de estar en misión en Rusia, en el norte de Europa, en Noruega,
en Suecia, en Sicilia; han venido de todo el mundo, de todas partes. Si Dios no viniera
con nosotros y no estuvieran contentas las familias: ¡Apaga y vámonos! ¡Cerramos la
tienda y nos vamos! Pues no, las familias están muy contentas y en los hijos se ve el
fruto. Y los hijos se casan y se ofrecen para la misión; tenemos cientos de hijos casa-
dos, jóvenes, que se ofrecen para ser también ellos misioneros, familias en misión.
Me gustaría que vinierais todos a estas convivencias y oyerais a las familias y vierais
los milagros que está haciendo Dios con los hermanos, algo verdaderamente sorpren-
dente, y diéramos gracias a Dios por su misericordia con nosotros, por su bondad y
por la misión que nos confía que es anunciar el Evangelio en una comunidad con la
familia.
Ha dicho el papa Juan Pablo II que «el futuro de la humanidad y de la Iglesia
pasa por la familia cristiana»; eso es muy profético, las familias cristianas que tenemos
en el Camino, son pues el futuro de la Iglesia y de la nueva evangelización de Europa
que pasa por las familias cristianas. Porque en Europa no existe la familia, eso ha
dicho el Papa Francisco a estas familias como habéis oído: «el invierno demográfico
de Europa». No hay hijos, nadie quiere tener hijos, pues tener hijos significa dar la
vida, es molesto, etc. Claro, los que tienen poca vida no la quieren dar, pero los nues-
tros tienen vida y están muy contentos de transmitir la vida a las nuevas generaciones.
Y tenemos familias numerosas, familias con diez, con doce, trece, con nueve, con
ocho, con siete hijos; familias numerosas que están todas muy contentas de tener
tantos hijos y de que Dios les bendiga porque, además, la relación de la familia se
transforma completamente. Si no, que lo cuenten aquí los que tenéis tantos hijos. Aquí
tenemos a Rafael y Paloma1, con diecinueve hijos. ¿Estáis contentos de haber tenido

1
Matrimonio itinerante responsable de Granada, España

11
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

diecinueve hijos? Dice el P. Mario: ¿Cuántos nietos tenéis? ¡Ochenta y seis nietos!
¡Enhorabuena chicos! Tenemos un montón de jóvenes. Pero atención, que todos esos
ochenta y seis nietos os están mirando y tenéis una gran misión: llevarlos a la fe, de
ayudarles en su fe.
Bien hermanos, en preparación a esta Cuaresma, la Iglesia nos presenta las
Tentaciones de Cristo. Cristo se va al desierto y va a vivir cuarenta días y cuarenta
noches ayunando. Él se enfrentará al Shemá: «Escucha Israel, amarás al Señor tu
Dios con todo tu corazón». Jesucristo, antes de comenzar su misión, es sometido a
un examen, el mismo examen al que somos sometidos nosotros en esta Cuaresma,
que es el Shemá. Seremos sometidos todos a esto: «Amarás a Dios con todo tu cora-
zón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas». Esto tiene que ser verificado. ¿Y cómo
sabemos que amamos a Dios con todo el corazón? Dios, para preparar a su pueblo,
lo llevará al desierto. Porque, dice el Señor: «Te llevé al desierto para vieras lo que
tenías en tu corazón y si estabas o no dispuesto a obedecerme y a amarme» (cf Dt
8,2). Ellos descubrieron que en su corazón no estaban dispuestos a obedecer a Dios,
porque descubrieron que tenían un corazón lleno de murmuración contra Dios, de jui-
cio contra Dios, se dieron cuenta de que eran un pueblo malvado. Pues esa fue la
preparación que hizo Dios con su pueblo: llevarlos al desierto para que conocieran
quiénes eran y qué es lo que tenían dentro de su corazón. Y después, cuando vieron
su desobediencia, su orgullo, su soberbia, aceptaran que Dios comenzara con ellos
una obra de educación a la fe, una obra de verdad, de amor, una obra importante.
Pues eso va a hacer con todos nosotros, Él quiere educarnos al amor. ¿Cómo hará el
Señor para que se realice en nosotros el Shemá: amarás a Dios con todo tu corazón?
Pues lo lleva al desierto. Y cuando el pueblo descubre que su corazón está lleno de
amor a sí mismos y que en lugar de amar a Dios, como no aceptan tener sufrimientos,
pues ven que están llenos de murmuración contra Dios. Entonces, con este descubri-
miento, conociéndose a sí mismos, se quedarán sobrecogidos. O sea, reconocerán:
«¡Yo soy un murmurador! ¡Soy un soberbio! ¡Soy un burgués! Soy uno que está pen-
sando nada más que en pasarlo bien: en las vacaciones, en tener dinero Y en cuanto
no tengo esto murmuro contra Dios. ¿Cómo puedo ser cristiano? ¡No soy cristiano!
¡Soy el anti-cristiano! ¡Los cristianos están crucificados con Cristo!». Bueno, si esto lo
descubres, entonces te avergüenzas y te pones de rodillas y le pides al Señor: «¡Se-
ñor, ten piedad de mí! ¡Ayúdame tú, ayúdame tú a ser cristiano, ayúdame a amar la
cruz de tu Hijo, a que no reniegue de la cruz de mi vida! ¡Eso sería ser un canalla, un
blasfemo, como soy ahora, que no acepto sufrir, que detesto la cruz de tu Hijo no
obstante que tengo un crucifijo frente a mí! Pues no, no, miraré la cruz de Cristo y le
pediré al Señor que me ayude».
Pues mira: ¡ya has aprendido mucho, te has dado cuenta de que por tus puños
es imposible para ti, que tú en el fondo detestas sufrir, detestas la cruz de Cristo!
Entonces no tienes más remedio que mirar al cielo y pedirle al Señor misericordia. Y
no solamente al Señor, pedir también la ayuda de la Virgen, que te ayude la Virgen
María a ser cristiano. Porque si no eres cristiano ¿para qué estás aquí? ¡Es mejor que
te vayas! ¿Qué hacemos aquí? ¿Perder el tiempo? No, el Señor necesita cristianos
auténticos en el trabajo, en las familias; necesita cristianos. ¿Y qué es un cristiano?
Pues es uno que ama la cruz de Cristo y que está contento de aceptar la cruz con
Jesucristo y ofrecer en la cruz, crucificado, su vida, juntamente con Cristo en rescate

12
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

por la humanidad. Porque Cristo nos hace uno con Él, uno.
Dice Cristo: «El Padre y Yo somos uno, perfectamente uno. Felipe, quien me
ve a mí ve al Padre». Esto es muy importante que lo sepáis, que sepáis cómo Dios
ama: Dios ama haciéndose uno en nosotros. ¿Qué quiere decir que Dios se hace uno
en mí? Pues que Dios no se reserva nada, Cristo no se reserva nada para Él, está
todo en mí, está totalmente uno en mí, de forma que quien me ve a mí ve a Cristo. Así
ama Cristo, dándose totalmente. Y nos invita a nosotros a amar a los demás así, no a
amar un poquito haciendo un servicio a uno o haciendo un favor a otro. No, no, nos
invita a ser uno. Dice Cristo a una comunidad: «Si sois perfectamente uno el mundo
creerá» (Jn 17,23). ¿Y cómo podemos hacer para que en nuestra comunidad se dé la
unicidad de Dios, que seamos todos perfectamente uno en Cristo? Piénsalo, piensa
un momento cómo en el fondo tú, en tu comunidad, no eres uno con nadie; aparte los
juicios y otras cosas. Pero somos llamados a ser perfectamente uno en Cristo. Por
eso necesitamos rezar y pedir al Señor que nos haga uno para que el mundo crea:
«Si sois perfectamente uno el mundo creerá». Porque el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo son tres personas, un único Dios, son uno. Esto, que se da en la Santa Trinidad,
quiere Dios realizarlo en la Iglesia, en las comunidades. «¡Mirad cómo se quieren, son
uno, perfectamente uno! ¡Mirad cómo se aman!». Esto decía el mundo pagano viendo
a los primitivos cristianos, se quedaban verdaderamente admirados de su amor, de
cómo se querían, de que eran perfectamente uno en todo, también en el dinero.
El otro día una comunidad me decía: «Hemos tenido una convivencia que ha
sido una gracia del Señor. Estamos en medio de un mundo completamente pagano y
vemos nuestra impotencia; casi ni nos ven. Yo estoy trabajando en una empresa de
informática, el otro está trabajando en otro sitio, y hemos descubierto que no, que
estamos perdiendo el tiempo: tenemos que obedecer al Evangelio. Y hemos salido de
la convivencia diciendo al Señor: “Señor, desde ahora: haznos uno”. Y estamos todos
rezando unos por otros en las celebraciones: “Sed perfectamente uno”. Bueno, pues
hemos empezado a hacer esto y ya comienzan a acercarse los paganos; ya una fa-
milia ha venido a buscarnos; otro quiere escuchar las Catequesis; otro que nos dice
qué tenemos de extraño, de diferente: “No sé, sois extraños, pero lo que tenéis me
gusta, me interesa. ¿Dónde se adquiere eso que tenéis vosotros?”. “Pues ven a nues-
tra casa que vamos a tener unos encuentros con otras familias que están también
interesadas y te contaremos”».
Estamos haciendo Catequesis en las familias con paganos, con no bautizados.
Está todo el mundo lleno de paganos, de gente no bautizada que no conocen a Jesu-
cristo; saben que existe la Religión católica, que hay iglesias, los curas y todas esas
cosas, pero nada más. ¡Y no les interesa absolutamente! No quieren verse encasilla-
dos en una parroquia o en una iglesia. Detestan esto. Pero en las familias sí están
dispuestos a escuchar. No les invites a la parroquia que no vienen, invítalas a tu casa
y entonces sí están dispuestos a venir. Para llegar a lo que significa una estructura de
parroquia se necesita mucho tiempo y el mundo pagano no está preparado para eso.
Pero sí está preparado para encontrarse y hablar contigo porque le impresiona la mú-
sica que empleas cuando hablas, en esa música él advierte alguna cosa nueva.
Cuando hablamos, utilizamos siempre una entonación, una música; esa música
no la podemos fingir, es lo más profundo de la verdad. Y los paganos inmediatamente

13
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

se dan cuenta. Yo cuando os hablo empleo una música, y esa música os llega mucho
más profundamente que mis palabras. Esa música hace ver que lo que estoy diciendo
es cierto, es la verdad.
Hay una anécdota que conocéis de los aborígenes de Australia que nos conta-
ron el equipo itinerante. Nos dijeron que estaban haciendo Catequesis con los aborí-
genes después de muchos años. Venían los aborígenes caminando descalzos de lu-
gares lejanos. Y, al final, cuando estaban terminando las Catequesis, decidieron ex-
plicarles la Pascua enseñándoles los signos del Seder Pascual hebreo. Y llevaron el
pan ácimo, las yerbas amargas, el huevo, un trozo de hueso del cordero… Los signos
del Seder. Y los indios comenzaron a levantarse y a tocar aquello todo asombrados.
Y dice uno de los catequistas: «¿Qué pasa? ¿Qué sucede?». «Nada, quieren saber
qué es esto». «¡Pero lo estamos explicando, estamos diciendo lo que es esto!». «Ya,
pero es que aquí nadie entiende nada del lenguaje que utilizáis». «¡Ah! ¿No? ¿No
entienden el inglés?». «No, no entienden nada». «Pero cómo: ¿llevamos aquí tres
meses hablando y nadie entiende nada?». Y les responden: «No». «Y entonces ¿por
qué vienen?». Y le dijeron: «¡Por la música!». «¿Cómo? ¿Qué música? ¡Si no estamos
cantando nada!». «Al hablar usáis una música: este pueblo es un pueblo aborigen y
tienen un concepto de la vida muy distinto de vosotros. Ellos ven una huella y saben
si es su tío o su prima, saben todo». Y dice: «¿Pero qué música?». «¡La música que
utilizáis al hablar, la música, la entonación!». «¿Y qué ven en la música?». «¡Que lo
que decís es verdad, que es la verdad!». «¡Pero si no entendéis nada!». «¡No importa,
estamos escuchando la verdad!». Esto que os cuento es histórico, los aborígenes
australianos estaban allí solo por la entonación, la música les hacía ver que lo que
decimos es la verdad. Después aprendieron el inglés y están allí muchos de ellos en
comunidad, hemos hecho comunidades con los aborígenes; pero nos han enseñado
muchas cosas.
Por eso es muy importante que seamos verdaderos, porque todo lo que tú eres
lo expresas cuando hablas a través de la entonación. Hay curas que cuando dicen la
Homilía usan un retintín que ya sabes que lo que está diciendo no te interesa, porque
no suena verdadero. Y no es verdadero no porque lo que diga no sea verdad, porque
está diciendo cosas de la Iglesia, sino porque no suena auténtico; hay que ser autén-
ticos, vivir en la verdad de lo que dices con palabras. Está esperando el mundo que
seamos auténticos; y no les podemos engañar. Le digo a un cura: «Mira, tú serán muy
bueno, pero usas un retintín que no hay quien te soporte». «¿Qué es eso del retin-
tín?». «Pues la música que empleas que muestra que no estás en la verdad, que estás
en pecado; no te digo si has pecado gravemente cometiendo un pecado mortal, no,
pero tu vida no funciona». Porque todo lo que tú eres se expresa en la música que
empleas al hablar, lo que tú eres de verdad: lo que has sufrido, lo que estás viviendo.
Por eso el Señor nos invita a ser verdaderamente auténticos en el amor a Jesucristo.
Si amas a Jesucristo no lo puedes ocultar, cuando hablas se expresa. Y lo que
necesita el mundo es ver gente enamorada de Cristo. Dicen los padres del desierto:
«¡Ama a Cristo y te seguirán a miles!». Si amas a Cristo a miles te seguirán; si amas
a Jesucristo. Yo le pido al Señor: «¡Señor, concédeme amarte, amarte, quererte!». ¿Y
qué tenemos que hacer para amar a Cristo por encima de todas las cosas? ¡Amar a
Cristo es la verdad —dicen los Padres de la Iglesia— el resto es todo vanidad! Pues

14
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

tenemos que ser todos como esas monjitas, que lo hacen todo por amor a Cristo. Nos
levantamos pensando en Cristo; desayunamos con Cristo; caminamos por la calle con
Cristo; hacemos siempre la voluntad de Cristo; nuestro vivir es Cristo. No hace falta
que nos vayamos a un monasterio porque ya nuestra vida es como un monasterio y
estamos contentos de que ellas estén dando testimonio de cómo tiene que ser nuestra
vida. Amar a Cristo es la única verdad, el resto es todo vanidad. ¿Cómo se ama a
Cristo? Pues eso, ocupando el último lugar, pidiéndole a Cristo que te conceda ser el
último y el peor de todos. ¡Considérate el último y el peor de todos! dicen los padres
del desierto. ¿Y esa monjita se considera la última del convento y la peor de todas?
¡No, eso es un grado de virtud muy alto! ¿De verdad te consideras la última y la peor
de todo el convento? ¿Y tú te consideras el último y el peor de toda la comunidad?
¡No, ni siquiera lo has pensado nunca!
¿Quieres seguir a Cristo? ¿Quieres se cristiano? ¿O quieres ser neocatecú-
meno, así, a lo tonto? No, no, el Necatecumenado es un camino para ser cristianos.
En la Iglesia primitiva se entraba a la Iglesia por el Bautismo, pero antes había que
hacer el Catecumenado, que es una forma de preparación al cristianismo adulto para
recibir el Bautismo. Y cuando han hecho un camino de Iniciación cristiana en el que
han descubierto el hombre viejo, entonces eran invitados a entrar en la tumba de
Cristo —representada en una piscina— y dejar allí el cadáver del hombre viejo. Y eran
sumergidos en el nombre del Padre (y se sumergía), en el nombre del Hijo y en el
nombre del Espíritu Santo. Cuando salía del agua, salía un hombre nuevo, porque en
esa agua habían quedado los pecados del hombre viejo gracias a la cruz de Cristo
que había hecho que esa agua bautismal de la Vigilia pascual —por eso se mete en
el agua el cirio y la cruz— tenga el poder de destruir nuestro hombre de pecado, el
hombre que hay dentro de nosotros que es un orgulloso, que es un soberbio, que es
un sensual, un hombre viejo, el hombre del mundo, etc. Pero Cristo ha muerto para
que nosotros podamos recibir el Espíritu de Cristo, la misma naturaleza de Dios habi-
tando en nosotros. Eso es impresionante, es algo que no se puede ni decir: ¡que en
vosotros y en mí habite Dios mismo, que Dios habita dentro de nosotros, somos como
un templo maravilloso de la Santísima Trinidad donde están el Padre, el Hijo y el Es-
píritu Santo habitando en nosotros y haciéndose uno dentro de nosotros! Por eso esta
unidad, esta realidad hace que la comunidad sean uno, uno, y el mundo se transforma.
«Sed perfectamente uno y el mundo creerá».
Y ¿cómo podemos hacer que esto no sean palabras, sino que esto sea cierto,
realmente cierto? ¡Hermanos, lo intentamos como podemos! Pero está frente a noso-
tros el demonio, están nuestros pecados, está nuestra pereza, nuestra burguesía,
nuestra dejadez. A lo mejor no te mereces la gracia, porque todo depende de Dios. La
conversión viene de Dios y a lo mejor el Señor no te da su gracia porque cuando te
llamó a la conversión no quisiste. ¿Y ahora? ¡No sabemos, es un misterio muy grande!
Como es un misterio este encuentro conmigo, es un misterio que Dios haya decidido
que hoy escuchéis una palabra, una palabra de salvación que os haga vivir una Cua-
resma nueva. ¿Quién? ¿Quién la recibirá? ¿Ese hermano? ¿Ese quién es? En este
encuentro el ochenta porciento saldréis de aquí tal y como habéis entrado, pero a lo
mejor hay dos que no.
Me acuerdo de un jesuita que nos seguía siempre y que decía: «Pero este ¿qué

15
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

hace con nosotros?». Y un día, en una convivencia —mira si había ido este a convi-
vencias–– pues recibió una palabra y su vida cambió totalmente, gracias a una pala-
bra. La palabra de Dios que penetra en nuestro espíritu y toca nuestro espíritu profun-
damente.
El Señor quisiera que esta palabra se nos diera a todos y saliéramos de aquí
con nuestro espíritu fecundado por la palabra de Dios, fecundados por su palabra. ¿Y
qué palabra nos puede fecundar? ¿Qué quieres que te diga: que Dios te ama? ¿Estás
preparado para escuchar esta palabra? ¡Bah! «¡Repítela!». «¡Dios te ama!». «Mira,
Kiko, me ha entrado por aquí y me ha salido por aquí. ¿Puedes repetirla?». «Sí. ¡Dios
te ama!». «¡Igual, me ha entrado por aquí y me ha salido por aquí! No me provoca
nada, nada». «Dios ha dado la vida por ti…». «¡Pues como si la ha dado por mi tía la
del pueblo!». «Entonces ¿qué tengo que hacer para que te conviertas?». «¡Yo no lo
sé, lo sabrás tú!». «Es Dios el que convierte, no te llama el Señor a conversión». «¡Ah!
¿No? ¿Es que la conversión no depende de mí?». «No, depende del Señor y de
cuando el Señor quiera. ¡Hoy el Señor a ti no te llama a conversión, no te lo mereces!
La conversión es una gracia inmensa. ¿Y tú crees que te mereces que recibas una
palabra que te transforme y salgas de aquí transformado en Cristo?». ¡Hombre, eso
sería demasiado! ¡Si no nos merecemos nada! Para ello necesitaríamos ser humildes,
humildes. Y no somos humildes ninguno, comenzando por mí; no somos humildes,
Por eso muchos hermanos son preparados para ir al cielo con enfermedades, con
sufrimientos, con el cáncer, con tragedias, pero con ello les hacen pequeños y les
preparan al encuentro con el Señor. Porque el Señor nos está esperando en el cielo
a todos.
¿Y cómo podemos hacer para ser cristianos? Pues depende de Dios. Tú pídele
al Señor que tenga piedad de ti. Mira, haz como los padres del desierto, que hacían
así: «Señor, Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí que soy un pecador». Y volvían
a repetir: «Señor, Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí que soy un pecador».
¿Queréis creer que se pasaban el día entero repitiendo esta jaculatoria? ¿El día en-
tero? «Señor, Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí que soy un pecador». Sí, los
monjes del desierto se pasan la vida haciendo esta oración: «Hijo de Dios, hijo de
David, Jesús, ten piedad de mí que soy un pecador. Ten piedad de mí». Viven en
Cristo, quieren vivir para Cristo y que Cristo sea lo único en su propia vida. Y dicen
esta oración constante: «Señor, Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí que soy un
pecador». ¿Tú crees que puedes hacer estar oración? ¿Tú puedes decir a Dios: ten
piedad de mí que soy un pecador? ¿Te consideras un pecador de verdad, de verdad
crees que eres un pecador? ¡No lo creo! Es una gracia grande si Dios te ilumina y te
hacer ver quién eres tú. Los santos, como S. Francisco, se consideraba el último y el
peor de todos. Claro, se necesita una gracia especial para verte peor que los demás
y considerarte el último y considerar una gracia que alguno te hable y sea tu amigo.
«¡Pero si yo no merezco tu amistad! ¡Yo tendría que estar en la cárcel! ¡Tú no sabes
quién soy yo!». Eso es una luz profundísima que Dios da a algunos. ¡A ti no te lo ha
dado! ¡Serías un elegido de Dios si te diera a ti esa luz! Y tendrías que pedirla, pedirla
con humildad.
¡Oh Santa Humildad de Cristo, quién te pudiera encontrar! —reza la Iglesia de
oriente. ¡Oh Santa Humildad de Cristo, quién te pudiera encontrar! Fíjate qué frase:

16
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

¡Oh Santa Humildad de Cristo! Fíjate que Cristo es Dios y siendo Dios aceptó ser
escupido, insultado, abofeteado. La primera vez que le llevaron a casa del Sumo Sa-
cerdote le pegaron un bofetón. Y dijo Cristo: «¿Por qué me pegas? Si he hablado mal
dime qué cosa he dicho mal, pero si no he hablado mal: ¿por qué me pegas» (cf Jn
18,23s). Por ejemplo, que te lleven a la Policía y lo primero que hagan sea darte un
bofetón: es una humillación grandísima. El pobre Cristo no solamente eso, sino que
después fue sometido a la cruz, que era la tortura más horrible que ninguno se puede
imaginar, fue sometido al ludibrio, al escarnio. Bueno, ¿qué podemos decir de Cristo?
Tendríamos que hacer una meditación transcendental, ponernos de rodillas y decir al
Señor: «Señor, que yo te sea grato por lo que tú has sufrido por mí. Te ofrezco los
sufrimientos de mi vida, te los ofrezco y no protestaré. Te los ofreceré a ti no digo en
reparación por lo que tú has sufrido por mí, sino para ayudar a alguno que necesite
de mis sufrimientos. Pues aquí estoy, aquí me tienes, Señor». O sea, vivir la vida con
la cruz iluminada, eso sería cristiano. «¿Es que estamos aquí en una especie de es-
cuela de cristianismo?». «Sí». «¡Ah! ¡Estamos en una escuela de cristianismo!». O
sea, que yo tendría que enseñaros a todos a subir a la cruz y a estar contentos de
participar con Cristo de su cruz.
Allí tenemos, en la capilla, una cruz muy bonita, de un Cristo crucificado; aquí
tenemos una imagen, como una bandera, aunque aquel es más realista, se ve a Cristo
crucificado dando la vida por cada uno de nosotros. Por eso nuestra vida ha sido res-
catada por la muerte de Cristo y por su resurrección: murió y resucitó para nuestra
justificación. Si Cristo se ofreció por mí y por todos mis pecados, murió en mi lugar y
su resurrección es mi justificación; porque los santos ya no mueren. Cristo resucitado
ya no muere más porque ha sido justificado, porque Dios aceptó su muerte por los
pecados de todos. Mis pecados han sido todos perdonados y su resurrección es el
triunfo sobre la muerte, el perdón de Dios a mi vida: Él me perdona en la resurrección
de Cristo porque su muerte Dios la ha aceptado por mis pecados. Entonces, Cristo ha
muerto por mí; el salario del pecado es la muerte; la muerte el castigo de mis pecados.
Pero Cristo ha dicho: «¡Kiko, muero yo por ti, no te preocupes, que pago yo todo lo
que debes, todo lo que tú debes lo pago yo!». Y después de que Cristo ofrece su
Sangre y su sufrimiento por mí, su resurrección es mi resurrección, he sido perdonado.
Por eso los cristianos estamos resucitados con Cristo. Y por eso vivimos alegres y
contentos hermanos, algo verdaderamente maravilloso: la alegría de los cristianos que
hemos muerto con Cristo y resucitados con Él ha una vida nueva, a una vida de amor
a Cristo y de gratitud. Tenemos que ser agradecidos a Dios por su amor infinito y por
su misericordia.
Bien, hermanos, ánimo. En esta Cuaresma esperamos que el Señor nos ayude
a ser cristianos. La Cuaresma es un tiempo de conversión y tenemos que pedir al
Señor que nos ayude Él a convertirnos, a ser cristianos. Que esta Cuaresma no pase
como una tontería de nuestra vida, no sea una pérdida de tiempo, sino que se aun
tiempo donde podamos ser más cristianos. Y para ello pedimos al Señor que nos
ayude, que nos ayude a todos, a mí y a vosotros. Que nos ayude a sufrir con Cristo,
a ofrecerle todo al Señor, a vivir en Él haciendo su voluntad. Vivir en Cristo. «Mi vivir
es Cristo —dice S. Pablo—. Ora comáis, ora bebáis, hacedlo todo en el nombre del
Señor». Vivir en Cristo, la comunidad en Cristo, el trabajo en Cristo… Todo en el Se-
ñor, algo verdaderamente grande y maravilloso.

17
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

El Señor nos ha elegido para que le ayudemos a evangelizar y nos ha elegido


también para que seamos felices con Él en el cielo. Esta es la verdad: Dios es feliz
por nuestra felicidad, y nos ha perdonado todos los pecados, ha ofrecido a su Hijo por
nuestros pecados y lo ha resucitado para nuestra justificación. Y ahora, justificados
por Cristo, quiere que vivamos felices dándole gracias y ayudando a su Hijo a evan-
gelizar. Esto es, ayudando a Cristo a evangelizar, ayudándole en lo que Él quiera.
¿Qué necesita una familia para que os vayáis a Rusia? «¡Pues a Rusia nos vamos!».
¡Ofreceos! ¡Qué no hacen falta familias, que estáis bien donde estáis! «¡Pues donde
estamos! ¿Qué quieres de mí, Señor? ¡Lo que tú quieras! ¡Yo quiero que mi vivir sea
tu voluntad, vivir en tu voluntad que es santa!». La voluntad de Dios es santa porque
Dios es santo.
Pues vamos a hacer una oración. Poneos de pie y cantamos al Señor, vamos
a cantar haciendo una oración al Señor diciendo: «Llévame al cielo».
¾ Canto: “Llévame al cielo”

KIKO:

Cantamos también el canto de Romano el Meloda: “Como oveja que ve cómo


se llevan su corderito al matadero”.
¾ Canto: “Como oveja que ve cómo se llevan su corderito al matadero”

KIKO:

Romano el Meloda. ¡Podéis dar un aplauso!


Ha habido muchos santos en la Iglesia que, además, han sido artistas. Romano
el Meloda tiene poesías maravillosas; podéis comprar un libro suyo y leerlo, es mara-
villoso lo que dice. Esta expresión poética que dice: «¡Cómo es posible que la luz se
apague!» expresa que Cristo es la luz del universo, si lo matan han apagado la luz;
dice el poeta. La poesía tiene un poder maravilloso —por eso tenemos que amar la
poesía— porque en pocas palabras logra expresar contenidos infinitos.
Dice el poeta que ha hecho esto:
«¡Quisiera comprender! ¡Ay de mí!
¡Cómo es posible que la luz se apague!
¡Cómo es posible que te claven en una cruz!»
Yo he usado algunos textos, no solamente este, también otros de Romano el
Meloda y de otros místicos de la Iglesia primitiva como Victorino de Pettau, mártir del
siglo IV, que no solamente eran santos, sino que el Espíritu de Cristo en ellos les hacía
ser artistas verdaderamente y expresar contenidos profundos que a nosotros nos pue-
den hacer muchísimo bien dentro de nuestra alma; tomar contacto con los mártires es
estupendo. El pobre S. Victorino de Pettau fue torturado en la época del emperador
Diocleciano, algo terrible fue la última persecución contra los cristianos hecha por Dio-
cleciano. Era tremenda, a las mujeres las llevaban a los prostíbulos; a los hombres les
cortaban un tendón de la pierna y lo metían en una mina de sal, que cuando salían
eran esqueletos. Esto le sucedía a los cristianos, lo que hizo el demonio contra los

18
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

cristianos. ¡Qué torturas! ¡Qué sufrimientos!


Nosotros somos los descendientes de los primeros cristianos, que es una gra-
cia. Por eso es muy importante ser fieles al Señor y ofrecer al Señor lo poco que nos
queda de vida y los pocos sufrimientos que el Señor permita para nuestra salvación,
sobre todo para nuestra santificación. Porque Dios quiere, dice S. Pablo, que seamos
santos, la voluntad de Dios es que seamos santos. ¿Y qué es ser santos? Pues es
vivir en la voluntad del Señor, eso es lo más grande, porque la voluntad de Dios es
santa. Dios es Santo, su voluntad es Santa. No es que Dios quiera que suframos, Él
quiere que seamos felices y que participemos de su voluntad, de su amor a los hom-
bres. Él nos ha elegido. ¡No merecemos ser elegidos por Dios! No merecemos nada,
pero Él nos ha encontrado dignos de su amor y quiere habitar en nosotros y ser uno
en nosotros, y con nosotros acercarse a tanta gente que está lejos de Él y que viven
esclavos del demonio.
Oremos. Abro yo las oraciones y después alguno si queréis rezar podéis ha-
cerlo. Ya os he dicho que los cristianos, cuando se reúnen, su oración tiene mucha
fuerza ante Dios porque están aquí todos nuestros ángeles de la guarda, todos reuni-
dos, en el cielo. Oremos.
Yo te doy las gracias, Señor, por esta palabra que nos has dado:
ayúdanos a odiar a nuestro padre —como dice la palabra del Evan-
gelio––, a nuestra madre, a nuestra mujer, a nuestros hijos y a
nuestra propia vida y a tomar nuestra cruz y seguir a tu Hijo como
uno con Él; porque amar a Cristo es la única verdad.
¡Concédenos esta gracia a todos los que estamos aquí. Te pedi-
mos por las parroquias aquí representadas, por sus párrocos, por
sus vicarios, por los curas, por los catequistas. Te damos las gra-
cias por el camino que haces con nosotros y te suplicamos Señor:
concédenos tu Espíritu Santo, que nos haga amarte por encima de
todas las cosas.
Te lo pedimos, Señor.
Si alguno queréis hacer una oración la podéis hacer.
¾ Oraciones espontáneas
¾ Padre nuestro

P. MARIO:

Me han comunicado de Roma que el 19 de marzo, día de San José, es el día


en que se cumplen cincuenta años de mi ordenación presbiteral. A mí me parece que
fue ayer, pero dicen que han pasado cincuenta años. Quería haceros partícipes a
todos para dar gracias al Señor por tantos dones que me ha dado, por mi familia, por
los Combonianos, por la Iglesia, por el Camino, por haber estado con Kiko y Carmen,
que no soy digno de todo esto. Y no sé cómo dar gracias al Señor. Antes cantaba la
Anáfora, ahora ya no puedo cantarla, pero os pido que recéis por la etapa final que es
la más importante, para que pueda el Señor completar su obra en mi vida sin

19
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

traicionarle.
Gracias.

KIKO:

Recibimos la bendición.
¾ Bendición final

KIKO:

Podemos ir en paz.
¡Buena Cuaresma a todos y que recéis por nosotros!

20
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

EL CAMINO NEOCATECUMENAL ES UNA BENDICIÓN Y SOIS


LA ESPERANZA DE ESE INVIERNO DEMOGRÁFICO QUE ESTÁ
VIVIENDO EUROPA
Peregrinación de Roma y Loreto

AUDIENCIA GENERAL DEL SANTO PADRE FRANCISCO


Miércoles 13 de febrero de 2019
Auditórium de Pablo VI
Ciudad del Vaticano

Chipiona, a 15 de febrero de 2019

La Paz del Señor,


Queridos Catequistas Juan de Mena y Ana Mary1
Quisiera en estas líneas expresar nuestra experiencia de la Audiencia del miér-
coles 13 de Febrero con el Santo Padre, al finalizar la peregrinación de Roma y Loreto
del 8 al 13 de febrero de 2019.
Hemos tenido el honor de conversar unos minutos, con el Santo Padre Fran-
cisco, junto a otros matrimonios, en los saludos finales, una vez terminada el acto de
la Audiencia General.
Dada la transcendencia de las palabras recibidas, para nuestro matrimonio en
particular y para el Camino Neocatecumenal, concluida la Audiencia tomé nota de las
palabras para intentar ser lo más fiel posible a la conversación mantenida.
Somos Juan Manuel y Cinta, responsables de la 4o Comunidad Neocatecume-
nal de la Parroquia de Ntra. Sra. De la O de Chipiona, con 8 hijos. El pequeño Santiago
de 5 meses que nos acompañó en la peregrinación. Con nosotros, estaban presentes
también, David y Noelia con su 3a hija, de la Parroquia de San Francisco de Arcos de
la Frontera. Anteriormente habían conversado con el Santo Padre, Israel y Nazareth,
con 6 hijos, matrimonio de nuestra comunidad, que traían a la peregrinación a Miguel,
su pequeño bebé.
——————
Al comienzo de la Audiencia un mayordomo se acercó a Israel y Nazareth que
tenía el bebé en brazos y los llevó a primera fila a un sitio que quedaba libre para estar
junto al Santo Padre. Los otros 2 matrimonios estábamos ubicados en otro lugar.
Intentamos acercarnos a la primera fila con los bebes para estar junto al Papa
pero no nos dejaron. Nos encontramos con una valla que separaba la Audiencia donde
había varios grupos de chicos franceses que iban a cantarle al Santo Padre, y

1
Equipo de itinerantes de Jerez/Cádiz y Ceuta (España)

21
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

conseguí pasarme a su grupo con el bebe en brazos, me acompañaba David con su


hija igualmente. En ese momento paso uno de estos mayordomos nos colocó en pri-
mera fila y me pidió silencio y que el Santo Padre iba a pasar y si él quisiera pararse
lo haría, si no, me ordenó que yo no podría insistir. Miré atrás y no sé cómo Cinta,
Noelia y Ana Mary habían llegado a la esquina donde la Policía impedía el paso.
Mientras todo esto ocurría el Santo Padre, había hablado con Israel y Nazareth,
fueron los primeros a quienes saludó y le preguntó por los hijos, cuantos tenían, sus
edades, ellos le pedían al Papa que rezara por la juventud, por los hijos, ellos tienen
un celo especial por los jóvenes, además igual que nosotros son padrinos en la pas-
toral de post-confirmación, y el Santo Padre les comentó que la misión de la familia
ante las dificultades de hoy en día es ser evangelizadora en este mundo. La con-
versación la recuerdan con mucho amor, cercanía, tranquilidad, inundada por la emo-
ción, el Santo Padre les regaló un rosario al niño y a ellos y bendijo a Miguel.
Cuando pasó a mi lado, le grité:
¡Papa Francisco somos del Camino Neocatecumenal y venimos de Peregrinar
a Roma y Loreto!
Él se paró, se giró y me dijo:
‘¡ESO ES UNA BENDICIÓN!’
Y se acercó a nosotros. Le pedí que bendijera al pequeño Santiago de 5 meses
que llevaba en brazos y me preguntó qué número era, le dije el octavo Padre. Me
respondió:
‘¿EL OCTAVO? VOSOTROS SOIS LA ESPERANZA DEL INVIERNO
DEMOGRÁFICO QUE ESTÁ VIVIENDO EUROPA, ¡MUCHO ÁNIMO! Y UNA
COSA VOY A DECIRTE, A LOS NIÑOS HAY QUE EDUCARLOS EN LA FE,
NADA DE EDUCARLOS CON “TONTERÍAS Y PAMPLINAS”, SIEMPRE SED
FIRMES EN LA FE.
SABES, HOY EN LA SOCIEDAD ITALIANA, ESTÁ DE MODA COMPRARSE
UN PERRO Y EDUCARLO PARA BUSCAR EL PURO AFECTO, LO EDUCAN
SEGÚN EL AFECTO QUE CADA UNO QUIERA, NO ESTÁN DISPUESTOS
A MORIR Y NO SABEN QUE MORIR POR LOS HIJOS, ES ENCONTRAR LA
VIDA, LA VIDA ES TENER A CRISTO.
ÁNIMO (nos repitió) SOIS, EL CAMINO NEOCATECUMENAL, ESA
ESPERANZA QUE NECESITA LA EUROPA DE HOY. PORQUE DE ESTA
SOCIEDAD DE HOY QUE SERÁ MAÑANA, ¿LES CUIDARÁN LO PERROS?
¡NO!.
CUANTO SUFRIMIENTO POR NO DAR LA VIDA. MUCHO ÁNIMO, SOIS
VALIENTES EN ESTE MUNDO DONDE LO TENÉIS TODO EN CONTRA,
¡PERO CONFIAD SIEMPRE EN CRISTO!. ¡CAMINAD SIEMPRE!
Toda la conversación fue muy cercana y afectuosa, el Papa me hablaba muy
tranquilo y despacio y me transmitía una paz que junto a la emoción del momento ha
sido para mí un sello, en ese momento le dije:
‘Padre allí están las madres que no les deja pasar la policía. El Santo Padre,

22
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

muy atento y afectuoso me dijo:


‘¿CÓMO? ESAS MADRES “CORAJUDAS” ¿DONDE ESTÁN?, QUE ESTÁN
DISPUESTAS POR CRISTO A PARIR 8 VECES ¿Y NO LAS DEJAN
PASAR?... ‘
Me miró le indiqué el lugar, alzó las manos y gritó a la policía:
‘...QUE PASEN ESAS MADRES “CORAJUDAS”, QUE SE SALTEN A LA
POLICÍA...’
Y cuando llegaron les tendió la mano y volvió prácticamente a repetir las mis-
mas palabras, mostrando en todo momento muy paternal y bondadoso.
Nos volvió a decir, dirigiéndose en este caso a mi mujer:
‘¡SOIS LA ESPERANZA EN ESTE INVIERNO DEMOGRÁFICO QUE SUFRE
EUROPA!.
ANIMO, ¡EDUCAD EN LA FE!’
Cinta le dijo:
‘¡Padre es el octavo hijo!’
Y el papa le respondió con ánimo:
‘HAY QUE SER RESPONSABLES EN LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS, NO
LOS EDUQUÉIS CON TONTERÍAS NI PAMPLINAS, SED SIEMPRE FIRMES
EN LA FE Y CON AMOR.’
Nos invitó a rezar el rosario en familia y nos regaló uno para el niño y otro para
cada uno y nos dijo:
‘¡LA VIRGEN ES VUESTRA MADRE!
Se despidió muy afectuosamente y nos fuimos, repitiendo estas palabras en
nuestro interior una y otra vez meditándolas.

Juan Manuel Puyana y Cinta


Responsables de la 4ª Comunidad Neocatecumenal
Parroquia de Ntra. Sra. de la O de Chipiona (Cádiz) [España]

23
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

Marta Obregón, la joven burgalesa asesinada por el «viola-


dor del ascensor», pone rumbo a los altares
ABC Castilla y León, España2
Hoy llega al Vaticano la causa para la beatificación de una joven cuya
vida ejemplar y su defensa de la virtud avalan un proceso canónico que
arrancó en la Diócesis en 2011

MONTSE SERRADOR
VALLADOLID | Actualizado: 11/02/2019 12:25h

«Si yo pudiera dar ejemplo con mi vida...» Son palabras que dejó escritas la
joven Marta Obregón sin ni siguiera imaginar que sus deseos se iban a cumplir y, más
aún, que años después de su trágica muerte comenzaría un proceso de beatificación
para llevarla a los altares. Marta fue asesinada el 21 de enero de 1992 por Pedro Luis
Gallego, conocido como el «violador del ascensor», quien también acabo con la vida
meses después de la vallisoletana Leticia Lebrato. La joven burgalesa había pasado
la tarde de aquel fatídico día estudiando en un centro juvenil de la capital y, después
de dedicar un tiempo a la oración en la capilla, partió hacia su casa. En el portal fue
abordada por su asesino. Apareció seis días más tarde cubierta de nieve, a las afueras
de la ciudad, con el cuerpo lacerado por 14 puñaladas y con muestras evidentes de
haberse resistido a lo que acabó por ser inevitable.
A quienes acudieron al velatorio no les pasó inadvertido el rostro de Marta, «su

2
Publicado en ABC Digital: https://www.abc.es/espana/castilla-leon/abci-marta-obregon-joven-burga-
lesa-asesinada-violador-ascensor-pone-rumbo-altares-201902111145_noticia.html

24
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

dulzura y su serenidad, sólo posible en alguien que ha perdonado», aseguró un tiempo


después la madre de la joven. Unas palabras que confirmó el policía que participó en
el caso y encontró el cuerpo inerte: «Es la primera vez que he visto un rostro tan lleno
de paz». Así que años después se inició un camino dirigido a reconocer las virtudes
de la joven, su estilo de vida y su trágica muerte tratando de defender la virtud de la
castidad. Estaba a punto de acabar la carrera de periodismo, llegó a hacer sus «pini-
tos» en Burgos e, incluso, tuvo novio, pero, antes de que un desalmado se cruzase
en su camino, ya había mostrado su deseo de llevar otra vida bien distinta y pasar
algún tiempo de misionera de la mano del Movimiento Neocatecumenal al que perte-
necía. La opción de la vida consagrada también estuvo en su cabeza, como dejó cons-
tancia en varios viajes al Monasterio de las Clarisas de Lerma.
Hoy, 27 años después de su muerte, llegan al Vaticano 114 documentos (800
folios) del proceso diocesano de beatificación de Marta Obregón, que arrancó en 2011
de la mano del postulador en la causa, Saturnino López Santidrián, que será el encar-
gado de depositarlos en la Congregación para las Causas de los Santos.
Hasta 20 favores
Un trabajo de ocho años en el que se aportan informes que van desde los pro-
pios datos biográficos de Marta y las circunstancias de su muerte, hasta testimonios
de quienes la conocieron, pasando por las personas que aseguran haber recibido «fa-
vores» gracias a la intercesión de la joven, en forma de curaciones o soluciones a
complicadas situaciones familiares. Hasta 20 «ayudas» de estas características se
aportan en los documentos. Hay que tener en cuenta que en este proceso de beatifi-
cación no es necesario que exista un milagro, ya que se busca la confirmación de la
vida martirial de la futura beata por lo que, si se logra, se considera que está directa-
mente unida al Misterio Pascual, según explicó Saturnino López.
Sean «favores» o milagros, lo cierto es que en la documentación que hoy llega
a Roma se recogen hasta 20 casos de personas que aseguran haber curado de su
enfermedad por la intercesión de Marta -se incluye el caso de un niño con un cáncer
que derivó en metástasis y que ya lo ha superado- o que han visto una salida a situa-
ciones familiares complicadas, la mayoría con jóvenes y adolescentes como protago-
nistas.
Pero hay que remontarse a 2007 para, de la mano del entonces arzobispo de
Burgos, Francisco Gil Hellín, encontrar el comienzo de una causa que arrancó gracias
a un escrito que recibió de quien la conoció, Montserrat Agustí, amiga de la madre y
miembro años después de la Comisión para la Beatificación. El prelado, tras consultar
a los obispos sufragáneos de la provincia eclesiástica, pidió permiso a Roma para
comenzar con el proceso. En 2010, el fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko
Argüello, se ofreció como promotor de la causa -sería la primera beata de esta comu-
nidad católica-, de forma que ésta se abrió, oficialmente, el 14 de junio de 2011. Hasta
50 testigos han declarado durante este tiempo ante un tribunal diocesano formado por
el delegado episcopal, un promotor de justicia y dos notarios de la diócesis. También
se ha contado con una comisión histórica.
Con toda la documentación se elaborará una «Positio», que es una especie de
resumen de la causa que será analizado por nueve peritos teólogos nombrados por la

25
ANUNCIO DE CUARESMA 2019

Santa Sede, donde ejercerá como postuladora la doctora Silvia Correale. Habrá un
nuevo informe que pasará después al Consistorio de Obispos y Cardenales que tras-
ladarán su parecer al Santo Padre para tomar una decisión final.
Marta Obregón se podría convertir entonces en una de las pocas beatas a las
que se reconoce el martirio por preservar su castidad. Su muerte se produjo, precisa-
mente, en la festividad de Santa Inés, una virgen romana martirizada por la misma
causa, según explicó Saturnino López. La joven burgalesa recibió 14 puñaladas, las
mismas que Santa María Goretti, una niña italiana de 12 años canonizada por este
mismo motivo. Son casualidades que, para muchos, son signos que se suman a la
vida de santidad de esta creyente burgalesa asesinada en 1992.

26