Está en la página 1de 2

RESEÑA CRÍTICA SOBRE EL CAPÍTULO XXIV DON QUIJOTE DE LA

MANCHA TOMO I DE MIGUEL DE CERVANTES (1615)

“De los sabrosos razonamientos que pasaron entre Don Quijote y Sancho Panza,
su escudero, con otros sucesos” es el capítulo XXIV que corresponde al primer tomo
de la novela de aventuras Don Quijote de la mancha correspondiente al escritor
español Miguel de Cervantes Saavedra

En este capítulo la historia se centra en otra de las grandes aventuras que Don
Quijote y Sancho Panza su escudero, se encontraban junto a Maese Nicolás, quien
era el barbero. Este capítulo está narrado en 3era persona al igual que todo el libro
y se centra en el tema o trama principal, las grandes y un poco locas aventuras de
Alfonso Quijano quien conocemos durante toda la novela y el capítulo ya antes
mencionado como Don Quijote de la Mancha, se ve reflejado en este capítulo como
Sancho Panza en cada ocasión es fiel a Don Quijote, sin importar que tenga que
hacer para que esta fidelidad quede intacta y como el Maese Nicolás está en
desacuerdo con la actitud loca de Don Quijote.

Ya entrando un poco más a fondo en la lectura de este capítulo se puede ver como
la locura y el amor por “La gran emperatriz de la Mancha” Dulcinea del Toboso
aumenta, mandando a su fiel y ambicioso escudero Sancho Panza a llevarle a su
bella doncella como muchas veces la llama, una grandiosa carta llena de
sentimientos y palabras, a lo que Sancho Panza va, al regresar Don Quijote pide
por favor que le diga todo lo que ocurrió cuando le entrego la carta a su amada, a lo
cual Sancho dijo muchas cosas, como que ella trabajaba en un trigal y no donde
Don Quijote había imaginado, también dijo que no sabía leer ni escribir y por eso
había roto aquella carta para que sus secretos no fueran leídos por nadie, y le dejo
dicho a Don Quijote que ella ansiaba verlo antes que leerlo, claramente todas estas
cosas eran falsas pues Sancho no había conseguido a tal mujer por más que la
buscó, también se encontraron en el camino con un ladrón llamado Andrés el cual
Don Quijote había visto mucho tiempo atrás sin saber a lo que se dedicaba.

Este capítulo es muy interesante, pues pasan muchas cosas que a pesar de no leer
todo el libro te hace entender un poco de lo que ha pasado en el resto del libro antes.
A pesar de tener un lenguaje un poco ambiguo y muy difícil de entender haciendo
la lectura un poco tediosa, basta con ponerle atención a la lectura y buscar algunas
palabras que no son comunes para entenderlo.

También se puede decir que ayuda al lector a comprender y aprender nuevos


términos que ya no son usados pero aun así nutre en conocimiento. En lo personal
me gustó mucho este capítulo, y siento que al leerlo podría llevar al lector a seguir
leyendo toda la novela, pues te envuelve en muchas aventuras alucinantes que te
hacen poner en duda si Don Quijote es un héroe o un simple loco.

Michelle Navarrette Querales.