Está en la página 1de 7

EL SIGNO LINGUISTICO

1. Antecedentes
Los hombres primitivos se contentaban con un uso puramente instrumental
de los signos. Ligado a sus condiciones de subsistencia, ello no implicaba
problemas específicos que resolver. Pero, a medida que la realidad social se
va haciendo más compleja, el uso de los signos deviene más estricto: el signo
debe reproducir de forma unívoca las realidades del mundo material con el
fin de preservar la integridad y la identidad del grupo humano.

Los primeros pensadores que reflexionaron sobre la naturaleza de los signos


fueron los griegos, quienes trataron de explicar la relación entre las palabras
y los conceptos. Pero, a pesar de que los griegos centraron su preocupación
en este campo, se coincide en distinguir en el estudio de los signos a
pensadores como Saussure, Peirce, Hjelmslev, entre otros.

Sin embargo, a pesar de que el signo ha sido estudiado por estos y otros
investigado-res, con frecuencia encontramos confusiones en la definición de
los conceptos sobre el signo. Por eso, en esta unidad, nuestra atención se
centrará en el tema relacionado con el estudio del signo.

2. Concepto general de Signo


En términos generales, el signo se puede definir como todo aquello de
carácter visual o auditivo, que representa o evoca otra cosa, algo distinto de
sí mismo, que representa un concepto o cosa, esto es, algo que tenga
significado para un emisor y un receptor; en suma, algo que ocupa el lugar
de otra cosa. Por ejemplo, las señales de tráfico, las palabras, la danza de
las abejas, el humo, las representaciones de figuras geométricas, las notas
musicales, etc., son signos. Podemos clasificar los signos utilizando distintos
criterios. Dentro de los signos humanos, podemos distinguir las siguientes:
• Signos verbales. Son los que se utilizan en la comunicación basada en la
palabra. Esta clase de signos viene a ser el objeto de estudio se la
semántica.
• Signos no verbales. Gestos, imágenes, etc.

Atendiendo al canal comunicativo por el que se transmiten, se puede hablar


también de:
• Signos visuales: una señal de tráfico, una palabra escrita.
• Signos auditivos: un pitido, una palabra hablada.
• Signos táctiles: un codazo, una palabra escrita en Braille.

3. El Símbolo con relación al Signo


Según Peirce, los símbolos son signos en los que hay un vínculo de
relación convencional. El símbolo de la justicia que es la balanza no podría
reemplazarse por otro objeto cualquiera, un carro, por ejemplo

El símbolo es la clase de signo que menos establece una relación real, de


facto, con la cosa, ya que está asociado a la habitualidad de quienes lo usan.
Empero, para aquellos relacionados con su uso, por ejemplo, los hablantes
de una lengua en particular o para los miembros de una cultura en general,
la conexión que el símbolo establece con el objeto es necesaria. Así, todos
los signos de la lengua son símbolos por su carácter arbitrario.

4. Ícono
Los íconos (icono que es de uso mayoritario en España) o imágenes son
signos, caracterizados por mantener significados de una relación de
semejanza. Dicho con otras palabras, la relación entre el ícono y lo
representado no es convencional sino preexistente. El ícono permanece
aunque el objeto representado haya dejado de existir. La fotografía de una
persona es un ejemplo de ícono. Son icónicas, también, las señales de tráfico
que indican “ciclistas”, “desprendimientos”, “pavimentos deslizantes”, etc. La
palabra española ojo es bastante icónica porque su forma recuerda “los dos
ojos y la nariz de la cara”.

En ocasiones, el usuario debe tener ciertos conocimientos arbitrarios para


entender la semejanza entre el objeto y su representación. Por ejemplo, en
un mapa hay que cono-cer una serie de datos arbitrarios (la escala, las
curvas de nivel o los significados de los colores) para interpretar la
información.

5. Índice
Los índices son signos que mantienen una relación directa con la cosa: hay
una conexión material entre ellos. Los índices (o indicios) se caracterizan por
representar una relación causal entre dos fenómenos. Por ejemplo, el humo
es índice del fuego; el cielo nublado o los nubarrones, de la lluvia, etc. Así,
índice denota una manifestación tal que el signo conduce directa y
necesariamente la mente a la cosa que es representada.

6. Señal
La señal es una clase de signo manifiestamente perceptible, que indica algo
acerca de otro hecho que no es perceptible en ese momento, pero, a
diferencia del índice, que es una relación directa con la cosa, la señal es
convencional, pero, explícita e inmediata, de forma que provoca un reflejo o
reacción en el destinatario. Así, la señal es un hecho que se ha producido
artificialmente para servir de índice. Ello ocurre, por ejemplo, con el uso del
semáforo.

7. Sema
Los semas no son más que las propiedades de las unidades léxicas y, como
tales, re-presentan el último grado de formalización real. Constituyen así una
abstracción dotada de contenido sustancial. Los semas se clasifican en
semas nocionales, y semas categoriales. A estos últimos también se les
llama clasemas. Normalmente se distinguen cuatro tipos de semas
nocionales: genérico, específico, connotativo y ocasional. Así, en la definición
de ‘silla’, el sema genérico es ‘asiento’, los semas específicos son ‘para
sentarse’, ‘con respaldar’, ‘con patas’, ‘sin brazos’, etc. Los semas
connotativos podrían ser, por ejemplo, ‘para clase social’. Los semas
ocasionales son rasgos ligados a la experiencia particular de un individuo,
por ejemplo, cuando se advierte un ‘pastel’ que posee cierto color, decimos
que está ‘abombado’.
2. Conceptos de Signo Lingûistico Diádico
Según Saussure, F. (1945), precisa que el signo lingüístico es una entidad
psíquica de dos caras: un concepto (entidad psíquica) y una imagen acústica
(entidad psíquica), que están íntima-mente unidos y que se reclaman
recíprocamente. Esta bilateralidad del ‘signo lingüístico’ ha sido comparada
con una hoja de papel donde el anverso y el reverso forman una unidad
inseparable, tal como puede observarse en este esquema:

CONCEPTO
Imagen acústica

Sin embargo, para evitar la ambigüedad terminológica en el uso corriente,


Saussure propone sustituir los términos concepto e imagen acústica,
respectivamente, por el de un significado y de un significante, entidades que
son solidarios, en el sentido de que no se entiende uno sin acudir al otro. Así,
el signo lingüístico viene a ser la unión de dos caras: significado y significante.

SIGNIFICADO

SIGNIFICANTE

Según Hjemslev, al interior del sistema que es la lengua, el enunciado es


visto como un proceso que consiste en la combinación de elementos. Estos
elementos se entrelazan y mantienen relaciones de dependencia. Según este
autor, el signo es una función donde los dos términos son el contenido y la
expresión. Como Plantea Saussure, para Hjelmslev la lengua no es una
sustancia, sino una forma. Después de haber unido todos estos elementos,
Hjelmslev distingue entre el plano del contenido y el plano de la expresión.
Plano del contenido

/pelota/

Plano de la expresión

Ogden y Richards precisan que la distinción de un tercer elemento en el


signo es el “referente”, que es la realidad u objeto. Esta distinción se debe a
Ogden y Richards (1923: 36 y ss.), quienes, por medio de un triángulo de la
significación, conocido como triángulo semiótico, representan las relaciones
entre “pensamientos, palabras y cosas”.
Dicha relación puede ilustrarse mediante el triángulo de significación del
siguiente modo:

Significado (referencia) conceptual

Signo arbitrario

Forma (símbolo) referente

En el signo lingüístico, la relación entre la forma y el referente es indirecta, es


decir, donde se muestra la línea discontinua, la forma se relaciona con su
referente a través del significado conceptual, el cual, de un modo independiente,
se asocia con ambos. Cuan-do la forma no presenta ninguna similitud con el
referente o no puede ser expresada con referencia a alguna propiedad del
referente, se dice que el signo es arbitrario.

La relación motivada, no arbitraria, se representaría completando el triángulo de


la significación mediante un trazado en su base en línea continua:

Significado (referencia) conceptual

Signo motivado

Forma (símbolo) referente

Como ya señalamos, la idea principal que hay que retener de la concepción de


este modelo es que la relación entre el signo (símbolo) y aquello para lo cual
éste sirve de signo (referente) no es una relación directa, sino una relación que
pasa por lo que se llama referencia. Esta referencia puede ser considerada
como una relación entre el símbolo y el referente, o puede ser interpretada como
entidad sui géneris que da motivo a distinguir dos relaciones, a saber, una entre
el símbolo y la referencia, y la otra entre la referencia y el referente.

Karl Bühler, afirma que la reflexión sobre el signo lingüístico ha llevado con
frecuencia a intentar representar gráficamente qué es lo que hay en un signo.
Este es el esquema que propuso Karl Bühler (1934) en su Teoría del lenguaje.

Como plantea Bühler, el signo está representado por un triángulo, donde, el


signo es símbolo, o sea, está en lugar de los objetos y relaciones que hay en la
realidad; es síntoma o indicio de quien lo emite, y es una señal porque se dirige
hacia alguien, es decir, apela al oyente. Estas tres dimensiones del signo, que
siempre son, en algún sentido, simultáneas, coinciden con las funciones del
lenguaje: la representativa, la expresiva y la apelativa.

Como vemos, el modelo de Bühler representa las funciones que el signo está
llamado a cumplir en el acto de comunicación: función de síntoma que hace
referencia al hablante (emisor), la función de señal que hace referencia al
oyente (receptor) y la función de símbolo que está en relación con aquello sobre
lo que se habla (objetos y relaciones), tal como se advierte en el siguiente
esquema.

Objetos y Relaciones

Función del Signo Reoresentación

Función de Síntoma SIGNO Función de Señal


(Expresión) (Apelación)

EMISOR RECEPTOR

2.1. Características del Signo Diádico


Saussure. el signo lingüístico «une un concepto y una imagen acústica», un
significado y un significante, y es por lo tanto «tina entidad psíquica con tíos caras».

Se caracteriza porque une un concepto y una imagen acústica», un significado


y un significante, y es por lo tanto «tina entidad psíquica con tíos caras».