Está en la página 1de 4

¿Quién soy yo?

Es importante que nos preguntemos quienes somos para valóranos como personas.

VER

¿Quién soy yo?: El valor de la persona y la autoestima

Introducción:

"Persona" es un concepto muy usado, pero al que se le han dado diversos sentidos,
incluso contradictorios entre sí, de tal modo que la valoración y el trato a las personas
dependen de la concepción que tengamos de dicho concepto.

Etimológicamente, viene del griego “prosopon”= rostro, cara, figura: la máscara que
usaban los actores de teatro. Fue la reflexión cristiana la que dio, en nuestra cultura
occidental, toda la riqueza y profundidad a este término, partiendo de que cada
hombre es una imagen única e irrepetible de Dios, y de ahí el valor y la dignidad que
cada hombre tiene: es un ser capaz de amar y de pensar, de ser libre y responsable
de su propio destino.

Desarrollo del tema:

Cuando tenían 15 años estaban influidos por los cambios tan rápidos que
experimentaron. Sus inquietudes, sus sentimientos cambiantes hacían de ustedes
mismos su principal problema, con el paso de los años se va teniendo una idea más
clara de sí mismo y de la relación con las demás personas. Se va adquiriendo más
habilidad para comunicarse, para escuchar, para hablar de sí mismo y para expresar
los sentimientos, se va adquiriendo la capacidad para dar tus propios puntos de vista.

Este tiempo de búsqueda es un proceso que se lleva a cabo con el avance de la edad,
es un momento muy importante empezar a descubrirse como personas para poder
considerar a los otros como personas, a cuestionarse sobre ¿quién soy?, ¿cómo soy?,
¿a dónde voy?, ¿de dónde vengo?

Es importante auto conocerme (¿Cuáles son mis debilidades, defectos, aptitudes,


actitudes, valores, aspectos positivos, negativos?) para poder tener como plataforma
la seguridad en mí mismo y para relacionarme con los demás.

Existen 3 aspectos importantes que integran a la persona humana: el físico, el


psíquico y el espiritual. Estos aspectos no están desarticulados, sino más bien, están
integrados y armonizados entre ellos.

1. Aspecto físico (mi cuerpo): Abarca todo lo relacionado con mi cuerpo y mis instintos,
por ejemplo: dolor, hambre, sabor, placer, tacto, sexo, etc.
2. Aspecto psíquico: Abarca mis sentimientos y emociones, como amor, alegría,
rencor, tristeza, entusiasmo, enojo, etc.

3. Aspecto espiritual: Abarca mi inteligencia y voluntad; por medio de estas dos


herramientas puedo aprender tantas cosas de la vida como de la escuela, pero lo más
importante es que por medio de ellas puedo pensar, analizar, saber qué es lo que me
supera y me destruye, cuáles son mis ideales y valores a fin de trabajar por
conseguirlos y fomentarlos.

Ninguno de estos aspectos es más importante que los otros. Los tres son muy
importantes y deben de estar en armonía. De esta armonía va a depender la madurez
de la persona.

ILUMINAR

¿Quién soy en Cristo? – Con Biblia en mano

 Soy una nueva creación – 2 Corintios 5:17

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he
aquí todas son hechas nuevas.

 Soy un hijo de Dios – Juan 1:12; Romanos 8:14-15; Gálatas 3:26

Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de
ser hechos hijos de Dios; (Juan 1.12)

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que
habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
(Romanos 8:14-15)

…pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; (Gálatas 3.26)

 He sido redimido y perdonado de todos mis pecados – Colosenses 1:14

…en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

 Estoy libre para siempre de condenación – Romanos 8:1

Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no
andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

 Soy justo en Cristo, completamente perdonado – Romanos 5:1


Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor
Jesucristo;

 Soy siervo de justicia – Romanos 6:18

…y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

 Soy santo – Efesios 1:1

Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo
Jesús que están en Éfeso:

 Soy sal de la tierra – Mateo 5:13

Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada?
No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

 Soy luz del mundo, portador de la verdad – Mateo 5:14

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede
esconder.

 Soy amigo de Cristo – Juan 15:15

Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he


llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

 Soy elegido por Cristo para llevar Su Fruto – Juan 15:16

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para


que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al
Padre en mi nombre, él os lo dé.

 Soy hecho siervo de Dios – Romanos 6:22

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por
vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

 Soy templo, morada del Espíritu Santo – 1 Corintios 3:16; 1 Corintios 6:19

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? (1
Corintios 3.16)
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros,
el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? (1 Corintios 6.19)

 Soy heredero de Dios – Gálatas 4:6-7

Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual
clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero
de Dios por medio de Cristo.

 Soy santo y justo – Efesios 4:24

…y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la


verdad.

 Soy hijo de la luz, no de la oscuridad – 1 Tesalonicenses 5:5

Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las
tinieblas.

 Cristo mismo mora en mí – Colosenses 1:27

…a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre
los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

ACTUAR

Compromiso de los jóvenes sobre el tema.