Está en la página 1de 2

Inevitablemente cerca

por Javier Vivanco 6-11-2017

Por fin puedo verte.

Cuanto más cerca estoy de ti, más recuerdos acumulo.

Ya casi puedo tocarte y esto

me aferra más a la vida.

Sin dejar de ir en tu dirección

cada vez me siento más a mí mismo.

En el momento que afirmo mi vida

paradójicamente estoy reivindicándote

¡Es necesario!

Cual topo que busca la luz

huyo de ti sin dejar de acercarme forzosamente donde tú campas.

Cada segundo que pasa estoy más cerca

y curiosamente más me quiero, más quiero al mundo, más quiero la vida,

aunque no lo entienda, aunque no pueda entenderlo.

Oigo una música a lo lejos,

la percibo como un leve murmullo

¡Es casi imperceptible!

pero quiero escucharla, quiero sentirla.

¡Qué deliciosa agonía ésta si puedo sentir esa música mientras inevitablemente voy a tu
encuentro!

¡Qué maravillosa luz desprenden las flores mientras voy ineludiblemente hacia ti!

Ya casi somos uno

y me pregunto si no eres más que una ilusión

y al hacerlo, casi sin darme cuenta, pienso en la realidad,

en la eternidad, en mi, en ti, en el infinitito,

en lo conocido, en el afán de hacer


y hasta en el olvido.

Todo esto sin poder entenderte aunque sepa que estás conmigo.