Está en la página 1de 6

Universidad Tecnológica de Honduras

Asignatura:

Estrategias Fiscales

Catedrática:

Abog. Fátima Rivera

Alumno:

Carlos Josue Sanchez


LA CAJA
La caja es un libro que nos habla de una forma abierta sobre todos y

cada uno de los problemas que un empresario y personas en general

tienen en su vida laboral o bien dicho en su vida cotidiana. Me figuro

que la Caja es estar atrapado y no poder descubrir como salir de ella o

lo peor ni tan siquiera ser consciente. Como lo plantea el autor o sus

autores las personas sometidas al autoengaño viven y trabajan como

si se encontraran encerradas en una caja. Ciegas a la realidad

circundante, van minando tanto su propio trabajo como el de los demás.

Pero el problema es que, como están encerrados en la caja, no se dan

cuenta de ello y, por tanto, no hacen nada por cambiar. Y así, sus

resultados no mejoran.

Se puede determinar también que un factor que afecta para encerrarnos

en una caja es el sentimiento de "autotraición" es demasiado forzado en

un mundo donde la progresión, el cambio, la innovación, la carencia de

formación para trabajar en equipos simplemente justifican las


situaciones frecuentes a las que se enfrentan los recursos humanos de

las organizaciones empresariales. Durante demasiado tiempo, el tema

del autoengaño ha sido el dominio de importantes filósofos, académicos

y eruditos que trabajan en las principales cuestiones de las ciencias

humanas. En general, el público se ha mantenido ignorante del tema.

Eso estaría bien si no fuera porque el autoengaño tiene tal poder de

penetración que afecta a todos los aspectos de la vida, aunque decir

que «afecta» quizá sea un término demasiado suave para describir su

enorme influencia.

En realidad, el autoengaño determina la propia experiencia en todos

los aspectos de la vida. El tema que se aborda en este libro es la

extensión en que lo hace y, en particular, hasta qué punto es el tema

central en el liderazgo.

El principal es que, como están encerrados en la caja, no se dan cuenta

de ello y, por tanto, no hacen nada por cambiar. Y así, sus resultados

tampoco varían. Se trata de un fenómeno bastante frecuente en el

mundo empresarial. La mayor parte de gente pasa mucho tiempo ahí

encerrada, y es la multiplicación de cajas la raíz de muchos de los

problemas que impiden un mejor rendimiento laboral, afectando a


aspectos como el liderazgo, el trabajo en equipo, la comunicación, la

responsabilidad, la confianza, el compromiso y la motivación.

Considero que para salir de la caja debemos primero: uno cambie en el

mismo momento que deja de resistirse ante los problemas, afuera

aprendemos a respetar las personas y a tratarlas, nos volvemos

sensibles nace un nuevo sentimiento de liderazgo, nos debemos de

liberar de la autotraición por completo, debemos ser ejemplo de guía a

seguir a emitir actuemos con responsabilidad.

Si se “está fuera de la caja” el individuo se verá a sí mismo y a los demás

más o menos como lo que son: personas. Si se está “dentro de la caja”

el individuo se verá a sí mismo y a los demás de forma sistemáticamente

distorsionada: los demás son meros objetos.

Puedo entender que cuando se “está fuera de la caja”, las cosas se

aprecian directamente, se ve al resto de la gente como son, personas.

De esta forma las organizaciones incrementan sus posibilidades de

éxito, simplemente se invita a las personas a verse como lo que son,

personas. De ese modo la gente responde de forma positiva al verse


tratadas y consideradas de forma individualizada y no como meros

objetos impersonales.

Al cambiar los puntos de vista y la mentalidad de todos los componentes

de la organización los resultados se verán incrementados, todos

potenciaran sus habilidades y se complementaran entre si. Si, en

cambio, los componentes de la organización “están dentro de la caja”

se comportaran de forma individualizada, viéndose los unos a los otros

como meros objetos. No complementarán ni incrementarán sus

habilidades ya que actuarán de forma individualista. De esta última

forma se comportan la mayoría de las organizaciones.

La influencia ejercida sobre los demás viene determinada por el hecho

de estar “dentro o fuera de la caja”. Al estar “fuera de la caja” la realidad

es vista tal y como es, las situaciones son vistas con claridad por el

individuo y este puede actuar en consecuencia obteniendo el máximo

provecho de la situación en pro de la organización y en el suyo propio.

Y concluyendo la caja es esa barrera que te aísla que no te permite ver

las cosas tal cual son y que a veces tampoco te permite tratar las

personas como personas. Estar en la caja implica vivir una distorsión de


la realidad que nos provoca vernos a nosotros mismos como bien

hechores nos permite auto justificarnos cuando no queremos hacer algo

o nos indigne a culpabilizar a los demás por no reaccionar de la manera

en que pretendemos que lo hagan. La caja impide que los miembros

de una organización se comuniquen planeen e interactúen libremente

incluso llega a trazar el cumplimiento de modos y frustra los deseos de

corporación y cumplimiento de las demás personas.