Está en la página 1de 34
EDICION 38" Irina Korschunow €| dragon de Jano llustraciones de Jesus Gaban Primera edicién: maya 1987 Vigésima cuarta edicién: enero 2005 Direccién editorial: Elsa Aguiar Coleccién dirigida por Marinella Terzi Titulo original: Hanno malt sich emen Drachen © Deutscher Taschenbuch Verlag GmbH & Co. KG, Manich, 1978 © Ediciones SM, 1987 Impresores, 15 Urbanizacién Prado del Espino 280660 Boadilla del Monte (Madrid) ISBN: 84-348-2205-9 Depésito legal: M-49457-2004 Preimpresion: Grafilia, SL Impreso en Espafta / Printed in Spain Imprenta $M - Joaquin Turina, 39 - 28044 Madrid : E S duccién, distribucién, comunicacian poblica y transformacién de esta obra sin Queda prohibida, salvo excepeién prevista en la Ley, cualquier forma de repro- | contar con La autorizacion de los titulares de su propiedad intelectual. La infrac- | cién de los derechos de difusién de la obra puede ser constitutiva de delito contra | la propiedad intelectual (arts. 270 y ss. del Cédigo Penal), El Centro Espanol de Derechos Reprograficos vela por ¢l respeta de los citados derechos, I Jano esta solo —j ARRIBA, Jano! —le dice su ma- dre. Despacio, muy despacio, Jano se levanta. Despacio, muy despacio, va al cuarto de banio. Se lava los dientes y la cara. Luego, juega con la jabo- nera como si fuera un barco. —jDate prisa, Jano! —dice la ma- dre—. Debes Ilegar a tiempo al cole- g10. ¢A tiempo? No. Al contrario. En realidad, a Jano le gustaria no ir nunca mas. Porque esta muy gordo y los demas nifios se rien de él. je habia sentido tan feliz cuando, en otono, fue por primera vez al cole- gio con su cartera nueva! Pero Lud- wig, que se sienta justo detras de él, empezo ya el primer dia a llamarle «comesalchichas». Y «tripagorda». Desde entonces, Jano no quiere ir al colegio. Le gustaria quedarse en casa. Pero no le dejan. —jQue lo pases bien, Jano! —le dice su madre. Le acompana hasta la puerta y le despide con un gesto. Despacio, muy despacio, Jano se pone en camino. Cruza la calle y el parque, cruza el patio de la escuela y entra en su clase. —jHa Ilegado el comesalchichas! —grita Ludwig. Algunos ninos se rien, y Ludwig se acerca a Jano y le empuja contra el banco. A Jano también le gustaria empujarle. O darle una patada. Pero no se atreve. Piensa que Ludwig es 6