Está en la página 1de 7

Artículo de Revisión

Soberanía Alimentaria: más allá del discurso político


Jesús Ekmeiro Salvador1

Resumen: La Soberanía Alimentaria se plantea como una alternativa estructural y política sobre el
modelo agroindustrial actual, ampliando los contenido del discurso y el alcance de su término prede-
cesor de Seguridad Alimentaria a dimensiones que sobrepasan los ámbitos oficiales de gobiernos y
ONGs. Los epitesmos de esta propuesta buscan una oferta más honesta de alimentos para con la salud
y la cultura alimentaria del consumidor, rescatando el comercio justo para estimular al campesino a
permanecer en los espacios rurales y comprometerlo a ser garante de prácticas agronómicas de menor
impacto ambiental. Llevar a la práctica estas políticas de Soberanía Alimentaria suponen un gran reto,
que es posible solo si consumidores y productores, reconociéndose como los verdaderos protagonistas
de la cadena agroalimentaria, se organizan en la búsqueda de identificar e integrar sus objetivos y ac-
ciones para impulsar cambios, desde abajo, en la formas actuales de producción y distribución de los
alimentos. An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87.
Palabras clave: Soberanía alimentaria, consumo responsable, agroecología, mercados campesinos.

Food Sovereignty: beyond political discourse

Abstract: Food Sovereignty is proposed as a structural and political alternative to the current agroin-
dustrial model, expanding the content of the discourse and the scope of its predecessor term of Food
Security to dimensions that surpass the official spheres of governments and NGOs. The epithets of this
proposal seek a more honest supply of food for the health and food culture of the consumer, rescuing
the fair trade to encourage the peasant to stay in rural areas and commit to be a guarantor of agronomic
practices with less environmental impact. Implementing these Food Sovereignty policies is a major
challenge, which is possible only if consumers and producers, recognizing themselves as the true pro-
tagonists of the agri-food chain, are organized in the search to identify and integrate their objectives
and actions to drive changes, From below, in the current forms of production and distribution of food.
An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87.
Key words: Food sovereignty, responsible consumption, agroecology, peasant markets.

Antecedentes como una opción, real y técnica, a considerar sobre el


“deber ser” de la cadena agroalimentaria que sostiene
Soberanía Alimentaria es el término que más recien-
la vida en el planeta.
temente ha irrumpido dentro del discurso sobre la
persistencia e incremento de la malnutrición, pobreza, Aunque comparte muchos de los objetivos con su con-
dependencia alimentaria y en el diseño de estrategias cepto precursor de Seguridad Alimentaria y es una he-
para su erradicación. Al no provenir del ámbito aca- rramienta fuertemente vinculada al logro del Derecho
démico ni diplomático, quienes históricamente han a la Alimentación, la Soberanía Alimentaria se ha de-
sistematizado este tipo de propuestas a través de las sarrollado a partir de unas premisas y en torno a unas
grandes organizaciones internacionales enfocadas en propuestas muy diferentes, que particularizan su defi-
salud y calidad de vida de la población mundial, sino nición. Resulta importante aclarar si los tres términos
de organizaciones campesinas y plataformas ciudada- representan diferentes visiones o enfoques de la lucha
nas en busca de alternativas más saludables y equita- contra la malnutrición o si pueden ser vistos como for-
tivas al sistema actual de producción y acceso a los mas complementarias de describir y buscarle solucio-
alimentos, la propuesta ha logrado gran notoriedad y nes. Es importante definir cuidadosamente y reconocer
permeado a espacios políticos que la han consolidado el alcance de cada término para poder visualizar si es-
tas tres políticas podrían utilizarse de una forma com-
plementaria, o si reflejan visiones contradictorias sobre
Departamento de Postgrado: Curso de Actualización Profesional en Soberanía Ali-
1
los mismos problemas.
mentaria. Universidad de Oriente. Puerto La Cruz, Anzoátegui, Venezuela.
Solicitar correspondencia a: Jesús Ekmeiro Salvador, email: jekmeiro@gmail.com La política más antigua es el Derecho a la Alimenta-

81 An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87.


Jesús Ekmeiro Salvador

ción, reconocido por la Organización de las Naciones alimentaria nacional” cuyo concepto es bastante diverso
Unidas (ONU) en la Declaración Universal de Derechos entre los diferentes países; por lo que para muchos ex-
Humanos en 1948 y luego incluido en el Pacto Interna- pertos las definiciones de “seguridad alimentaria indivi-
cional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales dual” o “seguridad alimentaria de los hogares” resulta
de 1976. Está considerado como uno de los derechos de un criterio mucho más útil y manejable. En la literatura
segunda generación que, a diferencia de los de primera académica actual los determinantes de la Seguridad Ali-
generación (civiles y políticos) que sólo requieren de mentaria se encuentran descritos en una forma bastante
una sociedad determinada en no interferir en el dere- parecida a la definición del Derecho a la Alimentación:
cho de cada individuo, si exigen disponer de cuantiosos “acceso físico a nivel nacional, acceso físico a nivel lo-
medios económicos para garantizarlos, y por ello sólo cal, acceso económico, acceso social, calidad e inocui-
podrían satisfacerse gradualmente de acuerdo al mo- dad de la alimentación, acceso fisiológico, riesgo de la
mento histórico y a las posibilidades de cada Estado. pérdida al acceso” (3), enfocándose predominantemen-
Está descrito como “el derecho de todo hombre, mujer o te en el acceso del individuo a la alimentación general
niño, ya sea sólo o en común con otros, de tener acceso y a la compra de alimentos. Por ello, la Seguridad Ali-
físico y económico, en todo momento, a la alimentación mentaria es, en gran medida, la definición de un objeti-
adecuada o a medios para obtenerla de formas consis- vo más que la de un programa con políticas específicas.
tentes con la dignidad humana” (1), haciéndose crucial Significa un estado deseable de asuntos por los cuales
que los Estados dispongan de leyes y programas con los los gobiernos dicen estar trabajando, sin embargo, no
cuales las personas puedan hacer realidad su derecho. están claros los mecanismos jurídicos vinculados a es-
Este estándar de interpretación del Derecho a la Ali- tas obligaciones en la mayoría de los países, de manera
mentación adecuada ha sido apoyado en la mayoría de que pudiera ser utilizado por los que padecen malnutri-
sus elementos por los miembros de la Organización de ción para defenderse de la destrucción de su acceso a
las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación la alimentación ocasionada por terratenientes, empresas
(FAO), tras la presión de muchas organizaciones de la trasnacionales, autoridades estatales, etc. Por el contra-
sociedad civil, cuyo consejo en 2004 adoptó las “Direc- rio, mucho más pragmáticas resultan las políticas tanto
trices Voluntarias en apoyo de la realización progresiva del Derecho a la Alimentación como la de Soberanía
del derecho a una alimentación adecuada en el contexto Alimentaria, cuyos debates actualmente se concentran
de la seguridad alimentaria nacional”. Así, el Derecho a en el acceso y control real de la gente sobre los recursos
la Alimentación adecuada es una herramienta con una necesarios para producir alimentos (4).
gran ventaja, la de estar basada en una legislación in-
Tanto el Derecho a la Alimentación como la Seguridad
ternacional existente; por lo que puede ser un elemento
Alimentaria plantean acciones enmarcadas dentro de la
decisivo en la defensa de comunidades oprimidas y de
legalidad internacional y los acuerdos adoptados por la
grupos e individuos necesitados. Sin embargo, cuando
Organización Mundial del Comercio (OMC). En una
se trata de derechos económicos, sociales y culturales,
época donde la liberalización económica y la expansión
las actuales debilidades emanan del hecho de que los
de los mercados ha incidido fuertemente en los precios,
jueces y los tribunales en muchos países todavía no co-
y finalmente en el acceso de las personas a los alimen-
nocen lo suficiente sobre los mismos.
tos, la FAO supedita sus propuestas a los pilares princi-
El término Seguridad Alimentaria fue desarrollado en pales de acción de la OMC: mercados, ayudas internas
el contexto de las agencias especializadas de la ONU y aranceles; por lo que se puede considerar entonces,
que tratan con la alimentación y la nutrición. Su actual las propuestas de Seguridad Alimentaria y Derecho a la
definición, acordada en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación como herramientas técnicas que van en
Alimentación de 1996 es amplia: “se dice que existe se- absoluta consonancia con el modelo de desarrollo oc-
guridad alimentaria cuando todas las personas tienen en cidental y globalizante dominante. Sin embargo, la So-
todo momento acceso físico y económico a suficientes beranía Alimentaria es una propuestas de políticas muy
alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus nece- precisas, con proponentes y actores que reclaman ajus-
sidades alimentarias y sus preferencias en cuanto a los tes pragmáticos sobre los fracasos de ese modelo glo-
alimentos, a fin de llevar una vida activa y sana” (2). balizador. Por lo tanto, el ámbito de estos tres términos
Desde un inicio se aclaró que para asegurar ese acceso no es estrictamente comparable debido a sus diferentes
a los alimentos los países que presentaran dificultades naturalezas. Lo que puede compararse y contrastarse
en su oferta nacional interna deberían tener “potencial- son las consecuencias políticas que podrían darse como
mente” facilidades para importaciones de alimentos bá- resultado de la implementación de los diferentes con-
sicos. Pero al poco tiempo se comenzó a cuestionar el ceptos desarrollados hasta la fecha (5).
alcance de esta política que dependía de una “seguridad

An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87. 82


Soberanía Alimentaria: más allá del discurso político

La Soberanía Alimentaria busca, por tanto, ampliar los ducción de la diversidad ecológica de los paisajes
aspectos técnicos , políticos y el contenido del discurso agrícolas, al sustituir los paisajes agrarios diversos
de la Seguridad Alimentaria a dimensiones que sobre- por monocultivos. Adicionalmente la expansión de
pasan los ámbitos oficiales de gobiernos y ONGs que la frontera agrícola de estos monocultivos sobre los
históricamente han protagonizado la consecución de la bosques ha supuesto elevados índices de defores-
misma; y reivindica tanto a los productores agrícolas tación.
como a los consumidores concienciados en materia de
• Aparición de plagas resistentes a los plaguicidas,
ecología y alimentación saludable, como los verdade-
obligando a utilizar cada vez dosis más altas.
ros protagonistas de la creación de las nuevas políticas
enfocadas en las características reales de los espacios • Elevada contaminación ambiental, en agua y sue-
donde habitan y producen sus alimentos. La Soberanía los, debido al uso de plaguicidas y otras sustancias
Alimentaria puede considerarse, en resumen, como un agrotóxicas. Recientemente se suma el impulso a la
claro marco político para generar una nueva cadena producción de Organismos Genéticamente Modifi-
agroalimentaria que prioriza la salud del planeta, y la cados (OGM) para sustituir alimentos tradicionales.
nutrición de sus habitantes. El consumidor asocia estas condiciones y productos
con riesgos potencialmente peligrosos para su salud
¿Qué es la Soberanía Alimentaria? transmitidos por los alimentos.
Nuestro modelo agroalimentario actual tiene su origen • La agroindustria planteada por la Revolución Verde
a mediados del Siglo XX, cuando los avances en la in- requieren abundante y constante irrigación, ejer-
vestigación en agronomía permitieron un incremento ciendo una presión enorme sobre los recursos hí-
masivo de la productividad agrícola, particularmente en dricos.
EU. Y con el fin de acabar con el hambre en el mun- • Erosión, compactación, salinización y empobreci-
do, durante las siguientes décadas fueron introducidas miento de los suelos debido a las prácticas agrícolas
y rápidamente difundidas en Asia y Latinoamérica, en intensivas, causando la disminución progresiva de
mucho menor grado en África, todo este nuevo mode- la productividad y los rendimientos agrícolas.
lo tecnológico llamado Revolución Verde basado en el
conocimiento científico y edificado sobre tres pilares • Sustitución de los aportes energéticos endosomáti-
fundamentales: semillas híbridas estándar o variedades cos (mano de obra humana y fuerza animal), eólicos
de alto rendimiento (VAR), agroquímicos de síntesis y e hidráulicos por energía exosomática no renovable,
mecanización del trabajo agrícola. En los países ricos procedente de combustibles fósiles. El consumo de
esto supuso en la práctica una sustitución total del mo- energía fósil hace responsable a la agroindustria de
delo productivo y social campesino por un nuevo mo- hasta el 41% de las emisiones mundiales de CO2.
delo llamado “agroindustrial”. Pero en los países de la Además, la producción agropecuaria genera la mi-
periferia la penetración del modelo fue muy desigual, tad de las emisiones antropogénicas de metano y
no logrando homologar internamente los nuevos esque- óxido nitroso a la atmósfera, contribuyendo con el
mas de industrialización del campo. efecto invernadero. A estas cantidades habría que
sumarle además el aporte por el procesamiento y
Con el tiempo, este modelo de producción resultó ex- transporte internacional de los productos agroin-
traordinariamente efectivo en el aumento de la produc- dustriales, fruto de este modelo “agroexportador”.
tividad agrícola y ganadera, pero no acabó con el ham-
bre, que ahora persiste acompañada de una pandemia de • Sistema agrícola que no privilegia el autoabasteci-
obesidad y una gran cantidad de consecuencias ambien- miento, está enfocada a mercados globalizados.
tales y socioeconómicas: • Enorme dependencia del campesinado de los insu-
• Pérdida de una gran parte de la biodiversidad agrí- mos de origen industrial que suministran con ex-
cola cuando los agricultores decidieron producir las clusividad de patente las pocas empresas multina-
VAR de cultivos y de ganado, abandonando muchas cionales que dominan el agronegocio. Incluye la
variedades tradicionales y locales. Según la FAO, el privatización del conocimiento y el material genéti-
95% de las calorías que ingerimos provienen de tan co por parte de las mismas.
solo 30 variedades. Uniformar la producción inclu- • Emigración de campesinos hacia núcleos urbanos,
ye además la pérdida del conocimiento asociado al frecuentemente a zonas degradadas entorno a las
cultivo de las variedades no seleccionadas. grandes urbes. La expansión de la frontera agrícola
• Erosión de la diversidad silvestre debido a la re- ha supuesto enormes conflictos, a menudo violen-
tos, con comunidades indígenas asentadas en sus

83 An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87.


Jesús Ekmeiro Salvador

territorios ancestrales. casos técnicamente no se debería denominar “alimen-


tos”. Actualmente quien homologa los patrones de con-
• Oferta de alimentos altamente procesados, por lo
sumo de alimentos a nivel mundial son un puñado de
que deben fortificarse nutricionalmente, y prove-
empresas multinacionales que monopolizan el sistema
nientes de sistemas de producción en masa absolu-
agroalimentario, desde el mercado de las semillas, la
tamente estandarizados.
transformación de los alimentos, hasta su distribución
• Reducción de la diversidad culinaria asociada a las en los supermercados y restaurantes. Lo prioritario para
diferencias culturales, para homologar el consumo la mayoría de estas empresas son los márgenes de ga-
global a menos alimentos y preparaciones de más nancia económicos al hacer negocio con la comida, en
fácil control comercial (4). vez de privilegiar la calidad natural del producto y las
Frente a este modelo de agricultura y alimentación que verdaderas necesidades nutricionales de la población.
parece ya no resultar adecuado para las necesidades de El modelo actual ha convertido a los alimentos en una
un planeta en crisis al entrar al Siglo XXI, se plantea un mercancía, por lo que la Soberanía Alimentaria y la
nuevo modelo denominado Soberanía Alimentaria, que Agroecología que es su epistemo medular, pretenden
redefine la cadena alimentaria buscando devolverle al ofrecer una alternativa más justa y sostenible.
consumidor la capacidad de controlar y decidir lo que
va a comer, por encima de los intereses económicos de Las propuestas de la Soberanía Alimentaria.
los grandes productores agroindustriales y sus respecti- Los fundamentos de esta propuesta buscan una oferta
vos gobiernos aliados. más honesta de alimentos para con la salud y la cul-
El concepto Soberanía Alimentaria surgió de la mano de tura alimentaria del consumidor, rescatando el comer-
la organización mundial Vía Campesina, movimiento cio justo para estimular al campesino a permanecer en
internacional que coordina 164 organizaciones campesi- los espacios rurales y comprometerlo a ser garante de
nas, pequeños y medianos productores, mujeres rurales, prácticas agronómicas de menor impacto ambiental. La
comunidades indígenas, gente sin tierra, jóvenes rurales Soberanía Alimentaria incluye:
y trabajadores agrícolas migrantes de 73 países; cuando • El derecho de los campesinos a producir alimentos
en noviembre de 1996 en el marco de la Cumbre Mun- y el derecho de los consumidores a poder decidir
dial sobre Seguridad Alimentaria en Roma, se presentó lo que quieren consumir y, como y quien se lo pro-
el documento “Soberanía Alimentaria, un Futuro sin duce.
Hambre”. Este concepto poco a poco fue ganando más
importancia, y en 2002 fue el tema principal del foro • La participación de los pueblos en la definición de
ONG paralelo a la Cumbre Mundial de la Alimentación la política agraria, y el reconocimiento de los dere-
de la FAO (6). Pero en 2012 la FAO acepta debatir el chos de las campesinas que desempeñan un papel
concepto de Soberanía Alimentaria como herramienta esencial en la producción agrícola y en la alimen-
para lograr la Seguridad Alimentaria: “derecho de los tación.
pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sus- • Priorizar la producción agrícola local para alimen-
tentables de producción, distribución y consumo de ali- tar a la población, el acceso de los/as campesinos/as
mentos que garanticen el derecho a la alimentación para y de los sin tierra a la tierra, al agua, a las semillas
toda la población, con base en la pequeña y mediana y al crédito. De ahí la necesidad oponerse a la mer-
producción, respetando sus propias culturas y la diver- cantilización y las patentes de los bienes comunes,
sidad de los modos campesinos, pesqueros e indígenas de promover reformas agrarias, de la lucha contra
de producción agropecuaria, de comercialización y de los OGM para el libre acceso a las semillas, y de
gestión de los espacios rurales, en los cuales la mujer mantener el agua en su calidad de bien público que
desempeña un papel fundamental” (2). se reparta de una forma sostenible.
Se plantea como una alternativa estructural y política • Priorizar la producción local y regional, frente a la
sobre un modelo agroindustrial ampliamente cuestiona- exportación, que deja de ser una prioridad.
do. El actual modelo de agricultura no ha erradicado
• Permitir ayudas públicas a los campesinos, siempre
el hambre dentro de un mundo de la abundancia de la
que no sirvan directa o indirectamente para exportar
comida, y donde todos los días se tiran como basura
a precios bajos.
toneladas de alimentos. Es un sistema que hace que los
campesinos tengan que abandonar el campo, y es ade- • Garantizar la estabilidad de los precios agrícolas a
más un modelo que trata alimentar a la gente con pro- escala internacional mediante políticas y acuerdos
ductos de baja calidad, con productos que en muchos internacionales de control de la producción. La pro-

An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87. 84


Soberanía Alimentaria: más allá del discurso político

ducción debe tener límites, y el límite son las ver- más recientemente han favorecido la institucionali-
daderas necesidades de consumo de la población. zación de la agroecología. Actualmente, la agroeco-
logía tiene estructuras académicas e institucionales
• Autorizar a los Países/Uniones a protegerse contra
y es ampliamente promovida por movimientos ur-
las importaciones a precios demasiado bajos.
banos y rurales. Sin embargo, las tensiones con el
• La Soberanía Alimentaria no está en contra de los paradigma de la agricultura industrial son notorias
intercambios, sino de la prioridad dada a las expor- en las políticas públicas de los programas naciona-
taciones: permite garantizar a los pueblos la seguri- les de alimentación y agricultura, lo que representa
dad alimentaria, a la vez que intercambian con otras un verdadero desafío para quienes luchan por lograr
regiones excedentes de producción específicos que una agricultura sostenible (8).
constituyen la diversidad de nuestro planeta. Es de-
• Reforzar la producción agrícola local, de proximi-
cir, implica el derecho de cada Estados a definir su
dad y campesina; frente al modelo de agricultura
política agraria y alimentaria, sin dumping frente a
industrial e intensiva, que no garantiza alimentos
países terceros (6).
seguros y saludables para todas las personas, ni
Llevar a la práctica estas políticas de Soberanía Alimen- conservan la biodiversidad y los recursos naturales.
taria suponen un gran reto, que es posible solo si con- Se estima que actualmente más de la mitad de los
sumidores y productores, reconociéndose como los pro- alimentos que llegan a nuestros platos provienen
tagonistas de la cadena agroalimentaria, se organizan de la agricultura familiar campesina y en algunos
en la búsqueda de identificar e integrar sus objetivos y países como Brasil, por ejemplo, los pequeños y
acciones a través de una comunicación directa, evitando medianos agricultores son responsables de 70% de
intermediarios. Cambiar la forma en que se distribuyen la producción de alimentos para el mercado interno
los alimentos implica: (9).
• Desmontar la alimentación kilométrica, que trans- • Comprar directamente en verdaderos mercados
porta materias primas y productos elaborados de campesinos, donde los intermediarios no sean los
uno a otro extremo del planeta, y que en muchos protagonistas de la comercialización final de los
casos cuentan con alternativas locales. Reconquis- productos, para que el consumidor urbano sustente
tar el valor de la alimentación tradicional de cada directamente una mejor calidad de la vida campe-
pueblo, ligada ancestralmente a la estacionalidad de sina en la periferia de su ciudad. En Bogotá, por
los productos de la región. ejemplo, donde desde 2004 ha surgido un fuerte
• Desarrollar el modelo de la Agroecología como movimiento de visibilización y apoyo del consu-
alternativa para producir alimentos que cuidan del midor al campesinado periurbano, se estima que
territorio y mejoran las condiciones sociales de sus actualmente a través de sus Mercados Campesi-
trabajadores; frente a la agroindustria que despla- nos se han impactado de manera positiva aproxi-
za a aquellos campesinos que poseen los saberes madamente a 4.172 productores-as y sus familias
ancestrales de cuidado y labranza de la tierra. En (10). De igual modo Nueva York cuenta cuatro días
Venezuela la agroecología ha estado siempre pre- a la semana con el Union Square Greenmarket, uno
sente, desde la perspectiva de una producción de de los mercados campesinos más grandes de EU,
alimentos con mínimo impacto sobre los ciclos na- y Caracas con el Mercado Agroecológico del Par-
turales y adaptada a los ecosistemas; y ha contado que Los Caobos, iniciativas que funcionan como
con importantes aportes de las culturas indígenas, espacios alternativos para la cooperación directa
así como de la influencia africana y europea duran- entre consumidores y productores así como para el
te el período colonial. La aparición del petróleo a intercambio de rubros agroecológicos, bienes y ser-
principios del siglo XX, y la posterior inserción del vicios de producción artesanal.
modelo agroindustrial significó un viraje que favo- • Promover la participación en un grupo o cooperativa
reció la fuerte dependencia alimentaria externa y la de consumo agroecológico, que son iniciativas que
consolidación de una agricultura capital-intensiva en los últimos tiempos han aumentado en muchas
que prevalece hasta el momento (7) Sin embargo, ciudades y que son espacios que ponen en contacto
los movimientos ecologistas, los académicos y los a la gente de las urbes con los campesinos o produc-
grupos campesinos han continuado la promoción de tores locales, para planificar la producción agrícola
la agricultura sostenible, lo que resultó en un origen en función a las necesidades reales del consumidor
multifocal para la agroecología venezolana actual. y generando cadenas muy cortas de comercializa-
Adicionalmente, los marcos legales emergentes ción. En Venezuela es emblemático el trabajo inin-

85 An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87.


Jesús Ekmeiro Salvador

terrumpido por 7 años del grupo de consumo Mano cambios políticos que se vayan ajustando a la sustenta-
a Mano, que en la ciudad de Mérida se procuran un bilidad del nuevo modelo agrícola y alimentario que la
alimento “sano, limpio y soberano”. Está constitui- comunidad organizada va planteando como su propia
do como una Asociación Civil y realizan encuentros alternativa.
quincenales en el que participan un promedio de
En los últimos años se han dado una serie de escánda-
50 familias de consumidores fijos y 27 familias de
los alimentarios, el más reciente el de la adulteración y
productores agroecológicos previamente asociados,
“maquillaje” de carne bovina y aviar en mal estado por
donde intercambian paquetes de dichos productos
parte de varias empresas brasileñas que usaban ácidos
agroecológicos (3, 5 y 7 Kg), con precios acordados
y otros productos, en algunos casos cancerígenos, para
en conjunto con los productores (11).
disimular las características físicas del producto podri-
• Diseñar iniciativas que buscan cuantificar, dismi- do y su olor, y que han ido encendiendo las luces a la
nuir y reaprovechar la comida que va a la basura población; y no sólo los brasileños han comenzado a
a nivel doméstico, pero sobre todo en grandes co- preocuparse por la carne que consumen pues estos pro-
mercios. Cadenas de supermercados y restaurantes ductos eran de exportación regular a la Unión Europea,
de comida rápida respondiendo a criterios inter- Estados Unidos, China y Chile, lugares donde cada vez
nacionales de calidad con márgenes de seguridad más gente toma conciencia sobre estos temas y empie-
muy exigentes, tiran a la basura muchos alimentos zan a buscar alternativas a los ya demasiado frecuentes
absolutamente utilizables. Por ejemplo, cada año excesos de la industria alimentaria.
en Argentina se botan 16 millones de toneladas de
Por eso, recientemente hemos observado cómo en mu-
alimentos aptos para consumir, lo que equivale a
chos países han surgido experiencias espontáneas entre
365 kg por persona al año (12). Por ello, en Buenos
ciudadanos al organizar grupos de consumo, huertos
Aires funciona la plataforma ciudadana “Plato Lle-
urbanos, neocampesinado periurbano y otras muchas
no”, iniciativa voluntaria que se dedica a recoger en
iniciativas, enmarcadas dentro de las acciones de Sobe-
eventos sociales la comida que no ha sido utilizada
ranía Alimentaria como otro modelo más sano de pro-
para repartirla entre comedores sociales y los hoga-
ducir, procurarse y consumir alimentos. En Argentina
res de los más necesitados.
las ferias francas de Misiones constituyen unas de las
• Comprando en pequeños comercios concienciados primeras experiencias que promoviendo las produc-
en la calidad de los alimentos y el comercio justo ciones agrícolas locales y familiares han construido
con los campesinos y artesanos que los producen. un entramado social que se apoya en la producción de
Para 2016 España contaba con una red de 78 tiendas alimentos, el encuentro directo entre el productor y el
y 163 puntos de venta ligados al movimiento de Co- consumidor, la recuperación de saberes y tecnologías
mercio Justo, donde alrededor del 55% de los pro- apropiadas y agroecológicas. La primera experiencia de
ductos comercializados son de origen alimentario. feria franca fue en Oberá en el año 1995, pero luego
Para Bolivia, por ejemplo, han sido fundamentales la iniciativa fue extendiéndose y asumiéndose en dife-
las redes de comercio justo para expandir el con- rentes localidades de Misiones, como también por di-
sumo de quinoa, del que es su principal productor ferentes organizaciones y regiones del país. Del mismo
mundial, que se ha constituido en un producto em- modo, se han creado redes de comercio justo ligadas a
blemático del comercio justo en el mercado inter- movimientos campesinos, como el caso de la Red de
nacional (13). Comercio Justo de Córdoba que nace en 2002 para
vender productos campesinos en la ciudad y así evitar
Consideraciones finales: la toma de conciencia una relación injusta con los intermediarios (14). Se co-
sobre la Soberanía Alimentaria. rresponde también con la experiencia venezolana de la
Comuna Alto Tuy, comunidad periurbana ubicada en el
La Soberanía Alimentaria se construye desde las bases
Estado Aragua; donde ante la necesidad de “transfor-
sociales, empoderándose las personas “de a pie” en ini-
mar” las estructuras vinculadas a los sistemas agroali-
ciativas que les permitan participar activa y conscien-
mentarios asienta más de 1605 familias, entre pequeños
temente dentro de la cadena alimentaria, el reto está
parceleros y familias introducidas de diferentes partes
en que estas iniciativas a nivel local sean accesibles al
del país, para generar una práctica agrícola de transi-
conjunto de la población. Y para conseguirlo son nece-
ción, con un modelo productivo de cooperación social
sarios e imprescindibles cambios, cambios individuales
que apuntalan la biodiversidad y la sustentabilidad de
en la toma de consciencia sobre lo que implica personal
un sistema agroalimentario que considera la agroecolo-
y colectivamente la Soberanía Alimentaria, y también
gía como ciencia base (15 ).

An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87. 86


Soberanía Alimentaria: más allá del discurso político

Pero en contraposición, también en los últimos tiem- (18/6/2017).


pos se ha observado como las empresas que participan 6. Vía Campesina: Que es la soberanía Alimentaria. 2003.
dentro del modelo agroindustrial defienden su espacio, Disponible en: https://viacampesina.org/es/index.php/
vistiéndose de “verde” o de “ecológicas” para tratar temas-principales-mainmenu-27/soberanalimentary-co-
mercio-mainmenu-38/314-que-es-la-soberania-alimen-
de ganarse ese nicho del mercado creciente, donde los
taria (14/6/2017).
productores cuidan sus espacios de labranza bajo con- 7. Domené O, Cruces J, Herrera F. 2017. La agroecología
ceptos de agroecología y los consumidores priorizan su en Venezuela: tensiones entre el rentismo petrolero y la
alimentación en función a la calidad nutricional; pero soberanía agroalimentaria. Agroecología 10: 55-62. Dis-
que en realidad no buscan cambiar el modelo agroali- ponible en: http://revistas.um.es/agroecologia/article/
mentario, sino que simplemente es una estrategia más view/300821
de marketing corporativo. 8. Herrera F, Domené O, Cruces J. 2017. The history of
agroecology in Venezuela: a complex and multifocal
A manera de conclusión, en Soberanía Alimentaria process. Journal of Agroecology and Sustainable Food
cambiar las cosas implica más que un discurso guber- Systems 41:3-4. Disponible en: http://www.tandfonline.
namental, un profundo cuestionamiento personal so- com/toc/wjsa21/current
bre nuestros hábitos de consumo. Nuestra existencia 9. Mendoça L, Melo M. Agroenergía: mitos e impactos. Pu-
tiene de manera natural un carácter “extractivo” sobre blicação da Rede Social de Justiça e Direitos Humanos.
el planeta, y usar sus recursos sin agotarlos ha dejado 2010 Disponible en: https://www.social.org.br/index.
de ser una opción para convertirse en una necesidad, php/artigos/artigos-portugues/122-agroenergia-mitos-e-
un requerimiento fundamental para garantizar la vida impactos.html (16/6/2017)
10. Ordóñez F, Montoya G, Mondragón H, Vásquez C, Pérez
futura sobre él tal cual como la conocemos ahora. Inter-
M, Moreno S. 2011. Economía campesina, soberanía y
nalizar que seguramente podemos vivir igual o mejor,
seguridad alimentarias en Bogotá y la región central del
con menos; y modelar para promover cambios reales país. Bogotá: Stilo impresores Ltda.
en nuestros estilos de vida a las generaciones venideras, 11. Mano a Mano. Asociación Civil. Disponible en: https://
representan un gran reto para esta humanidad a la que consumirdeotromodo.wordpress.com/que-es-mano-a-
le cuesta mucho abstraerse de los inmediatismos y la mano/ (10/6/2017).
visión de corto plazo que lamentablemente resulta lapi- 12. FAO: #NoTiresComida, una guía para no desperdiciar
daria para los ecosistemas y su sustentabilidad. alimentos. 2016. Disponible en: http://www.fao.org/ar-
gentina/noticias/detail-events/es/c/451715/ (23/6/2017).
Referencias 13. Coordinadora Estatal de Comercio Justo: El comercio
1. FAO: Directrices sobre el Derecho a la Alimentación. justo en España 2015. Un movimiento en auge. 2015.
2014. Disponible en: ww.fao.org/fsnforum/righttofood/ Disponible en: http://comerciojusto.org/wp-content/
es (7/6/2017). uploads/2016/09/Informe-CJ-2015.pdf (17/6/2017).
2. FAO: Seguridad Alimentaria Nutricional, Conceptos 14. García L, Wahren J. 2016. Seguridad Alimentaria vs. So-
Básicos. 2011. Disponible en: http://www.fao.org/3/a- beranía Alimentaria: la cuestión alimentaria y el modelo
at772s.pdf (11/6/2017). del agronegocio en la Argentina. Trabajo y Sociedad 23:
3. Haddad L, Gillespie S. Effective food and nutrition poli- 327-340. Disponible en: http://www.scielo.org.ar/pdf/
cy response to HIV/AIDS: What we know and what we tys/n26/n26a19.pdf
need to know. 2001. IFPRI: Washington. 15. Domené O, Acuña I, León L. 2015. Comuna y transi-
4. Rivera M, Soler M, García E, Tapia N. Curso de espe- ción agroecológica: un caso de estudio en el Municipio
cialización en Soberanía Alimentaria y Agroecología Revenga, Estado Aragua, Venezuela. Conferencia del V
Emergente UNIA-UCO. 2011. Módulo 1: Introducción Congreso Latinoamericano de Agroecología – SOCLA.
a la Soberanía Alimentaria y Agroecología Emergente. La Plata, Argentina. Disponible en: http://sedici.unlp.
Disponible en: https://www.unia.es/ (3/4/2013). edu.ar/handle/10915/59116
5. Windfuhr M, Jonsén J. Soberanía Alimentaria. Ha-
cia la democracia en sistemas alimentarios loca-
les. 2005. Disponible en: https://www.fuhem.es/
media/ecosocial/file/Boletin%20ECOS/ECOS%20 Recibido: 19-07-201
CDV/Bolet%C3%ADn%204/FIAN_sob_alim.pdf Aceptado:23-10-2017

87 An Venez Nutr 2016; 29(2): 81-87.