Está en la página 1de 11

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/278019072

MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR. CADENAS MUSCULARES.


SINERGIAS.

Chapter · November 2014

CITATIONS READS

0 2,572

3 authors:

Raquel Cantero-Téllez Carlos Castaño


University of Malaga Escuelas Universitarias Gimbernat
37 PUBLICATIONS   21 CITATIONS    5 PUBLICATIONS   0 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Moisés Giménez-Costa
University of Valencia
6 PUBLICATIONS   0 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

CMC joint OA View project

Cirugia de la Mano Text book View project

All content following this page was uploaded by Raquel Cantero-Téllez on 10 June 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


TÉCNICAS
S ervicio Andaluz de Salud ( sas)

Tema 69

MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR. CADENAS


MUSCULARES. SINERGIAS.

Raquel Cantero Téllez


Carlos Castaño
Moisés Giménez Costa
Fisioterapeutas.

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

1. MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

1.1. Introducción
Para comprender cómo se realiza el movimiento y la fuerza que se requiere es
necesario un profundo conocimiento del sistema neuromuscular. El músculo repre-
senta aproximadamente un 75% de la masa corporal. Los músculos varían en forma
y tamaño y tienen que cumplir muy diversas funciones. Los músculos más grandes,
como los isquiotibiales y el cuádriceps controlan el movimiento. Otros músculos, como
el corazón o los músculos del oído interno aunque cumplen con otras funciones, sin
embargo, a un nivel microscópico tienen una estructura similar.
En un nivel macroscópico, el músculo esquelético tiene una estructura compleja.
Si diseccionamos un músculo, vemos que está cubierto por una capa de tejido co-
nectivo, el epimisio que cubre el músculo por completo manteniendo su estructura
interna unida. Si cortamos el epimisio vemos una serie de pequeños haces de fibras
(fascículos) rodeados por un tejido conectivo denominado perimisio. Finalmente, cor-
tando el perimisio se llega a las fibras musculares que son células musculares indivi-
duales. Cada fibra muscular está cubierta por una capa de tejido conectivo llamada
endomisio.
La fibra muscular es casi invisible a simple vista, su diámetro oscila de 10 a 80
micras y la mayoría tienen la misma longitud que el músculo. Ello significa que una
fibra muscular del muslo tiene más de 35 cm de largo. El número de fibras musculares
varía considerablemente, dependiendo del tamaño y de la función muscular. Cada
fibra muscular está compuesta de decenas de miles de miofibrillas que se pueden
contraer, relajar y elongar. Las miofibrillas están formadas por millones de bandas
denominadas sarcómeros.
Las células o fibras musculares estriadas, se dividen en dos: células extrafusales
e intrafusales. Las células extrafusales, son células dedicadas a la función contráctil
que, dependiendo de sus características fisiológicas, pueden ser del tipo I (rojas, ae-
róbicas, de contracción lenta), del tipo II (blancas, anaeróbicas, de contracción rápida)
o del tipo intermedio (con características intermedias entre las dos anteriores). Las
células intrafusales o husales, son células estriadas que se encuentran en los husos
neuromusculares, cuya función se relaciona con el control del movimiento y el tono
muscular. Las células intrafusales se encuentran formando las cadenas y los sacos,
dispositivos especiales relacionados con el sistema propioceptivo. Informan al cere-
bro del estado de tensión y de la longitud de las fibras musculares, así como de la
velocidad a la que se producen dichos cambios en la longitud muscular.

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

1.2. Tipos de acción Muscular y su clasificación


Con relación a la contracción muscular hay autores que se manifiestan, pero
no entran en definiciones, en otros casos los criterios emitidos se sustentan en el
acortamiento del músculo (Klyfford y Gray 1971, Prives et al 1981, Rosell y Dovale
1990), sin embargo Fornabay (2003) considera que hay contracción cuando las fibras
musculares generan una tensión en sí mismas, situación que se da cuando el mús-
culo está acortado, alargado, o mantiene su longitud. Partiendo de estos criterios se
propone la siguiente definición operativa de contracción muscular, que atiende a la
esencia y no a las manifestaciones externas del fenómeno: contracción muscular es
la acción de compactación y endurecimiento de las fibras musculares para producir
una fuerza muscular dinámica o estática.
Existen diversas formas de clasificación de la contracción muscular. Estas formas
o nomenclaturas, están determinadas fundamentalmente por aspectos morfológicos,
fisiológicos y biomecánicos.
La activación del músculo puede dar lugar a tres acciones diferentes:

■ Acción dinámica concéntrica


Es aquel que se desarrolla cuando existe un desequilibrio entre el momen-
to resistente y el momento motor. El trabajo dinámico se denomina también
isotónico. Para algunos autores este término es erróneo porque la tonicidad
muscular no es idéntica en función de las variaciones lineales del músculo.
Por eso se llama también anisométrico, nombre que se opone al trabajo es-
tático. La activación del músculo provoca un acortamiento o acción dinámica
concéntrica cuando se supera la fuerza externa y esta actúa en sentido con-
trario al del movimiento.
■ Acción Dinámica Excéntrica
Al igual que en la acción anterior, existe un desequilibrio entre el momento
resistente y el momento motor, pero en este caso se produce una cesión ante
la resistencia externa. La fuerza externa actúa en el mismo sentido del movi-
miento.
■ Acción Isométrica
La tensión-fuerza muscular es equivalente a la resistencia externa. No existe
movimiento y por tanto tampoco trabajo mecánico. Existen unas ventajas e
inconvenientes del trabajo dinámico y estático que se resumen en la siguiente
Tabla.

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

Tabla 1. Ventajas e inconvenientes del trabajo dinámico y estático

ACCIÓN ISOMÉTRICA ACCIÓN ISOTÓNICA


Permite obtener una actividad Ayuda a mantener la amplitud
muscular incluso cuando el articular
desplazamiento articular es • La movilización permite
imposible. explorar toda la trayectoria
• Al poner en juego el sistema articular.
neuromuscular ayuda a • Ayuda a mantener el esquema
VENTAJAS
mantener el esquema corporal y espacial en su
corporal. conjunto.
• Debido a las modificaciones
de presión a nivel articular
ayuda a mantener el trofismo
del cartílago.
No permite el deslizamiento real En ocasiones la compresión
de las superficies articulares. axial y roce articular no es
• Al no producirse tensión compatible con la patología.
INCONVENIENTES
capsulo-ligamentosa no •N
 o obtiene del músculo el
favorece el mantenimiento del máximo de sus posibilidades.
esquema espacial.

1.3. Fuerza Muscular


Se entiende por fuerza máxima la máxima tensión aplicada que un músculo o
grupo muscular puede alcanzar. Se expresa generalmente como 1RM (una repetición
máxima). La potencia muscular representa el aspecto explosivo de la fuerza; es el
producto de la fuerza y la velocidad del movimiento. Por último, la capacidad de poder
sostener acciones musculares repetidas durante un largo periodo de tiempo se deno-
mina fuerza-resistencia. En el desarrollo de la fuerza muscular intervienen diferentes
factores que condicionan la propia capacidad de desarrollar la fuerza.

■ Características de la contracción: la máxima tensión desarrollable varía


en función de la modalidad de la contracción y de la velocidad. El máximo
grado de tensión desarrollable se alcanza en las contracciones excéntricas,
es decir, en aquellas que se produce un cierto nivel de elongación previo. El
mínimo se alcanza en las concéntricas, siendo las isométricas intermedias.
Por otro lado, en las contracciones concéntricas, cuanto más elevada es la
velocidad de acortamiento muscular menor es el grado de tensión máxima
alcanzable. Por ello, en las contracciones excéntricas, a mayor velocidad de
contracción, mayor es la tensión máxima alcanzable. El músculo alcanza su
máximo grado de tensión posible en las contracciones excéntricas y a una
velocidad relativamente elevada.

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

■ Factores fisiológicos: la tensión desarrollada en el músculo depende de


número y dimensiones de las fibras del mismo que se contraen y de la intensi-
dad con la que lo hacen. Para cada una de las fibras, la cuantía de la contrac-
ción depende del número de potenciales de acción y de las características
mecánicas en las que la contracción se efectúa. Son factores adicionales: el
grado de sincronismo de las fibras que se contraen, la adecuada relajación de
los músculos antagonistas y el tipo de contracción.
■ Factores mecánicos: los aspectos mecánicos del movimiento dependen en-
tre otras cosas de las características de la inserción ósea y de la magnitud del
brazo de palanca.
■ Otros factores: peso corporal, edad, entrenamiento, género…

2. CADENAS MUSCULARES
La postura es reflejo de nuestro morfotipo, de la actividad que desarrollamos, de
nuestro estado de ánimo, y también de los problemas físicos que padecemos según
algunas publicaciones. El concepto de cadena muscular fue elaborado a partir de la
observación de diferentes estáticas. Se puede considerar que el individuo está forma-
do por cinco cadenas articulares:

■ Primera: cabeza + raquis + sacro.


■ Segunda: MS derecho.
■ Tercera: MS izquierdo.
■ Cuarta: MI derecho.
■ Quinta: MI izquierdo.

2.1. Ejes
Se puede considerar que el individuo tiene un eje vertical y otro horizontal. El eje
vertical es el de la primera cadena (cabeza + raquis + sacro) y el eje horizontal el de
los miembros.
La pelvis será el centro de equilibración tanto del eje vertical como del horizontal.
El eje horizontal permite al individuo entrar en relación con el medio externo. El
eje vertical es el de la personalidad profunda del individuo. Las cadenas articulares
están revestidas por cadenas miofasciales. Los músculos se encadenan unos con
otros a través de las fascias (tejido conjuntivo, materia de sostén de todo el organis-
mo). Hay cinco cadenas musculares. Su denominación depende de su predominio en
unas zonas del cuerpo u otras.

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

Sobre el eje vertical tenemos:

■ Primera cadena PM (posteromediana).


■ Segunda cadena AM (anteromediana).
■ Tercera cadena PAAP (posteroanterior-anteroposterior).

Sobre el eje horizontal tenemos:

■ Cuarta cadena PL (posterolateral).


■ Quinta cadena AL (anterolateral).

Por tanto, PM, AM y PAAP se encontrarán desde occipucio hasta sacro, pero
también darán ciertas prolongaciones a los miembros.
Las cadenas PL y AL predominarán en los miembros con prolongaciones en el
raquis o tronco.
Las cadenas del eje vertical son principales en la estática del sujeto. Son cade-
nas de postura. Las cadenas AM y PM hacen la postura y la cadena PAAP ritma la
influencia entre ambas.
Todas las cadenas son activas, pero en ciertas morfologías son más activas unas
que otras.
La cadena PAAP es siempre activa, el psoas es un músculo de esta cadena que
estabilizará L3 con respecto a las coxofemorales. Como tiene que equilibrar siempre
estará activo y por tanto nunca tendrá sentido muscular un psoas.
PAAP, sobre todo, da impulso para el cambio de una cadena a otra (starter), luego
la cadena dominante se hace cargo. PAAP busca los centros de gravedad y es res-
ponsable de la extensión axial refleja del sujeto.
PL y AL son cadenas del eje horizontal, actúan en los miembros y no tienen una
función estática, sino dinámica. Permiten los movimientos de los brazos y de las pier-
nas, ayudadas también por PAAP que dará impulso. Son cadenas con una particula-
ridad, funcionan con un sistema que llamamos cruzado.
Piret-Beziers han estudiado la coordinación motriz y han constatado que los
MMSS e II sólo podían realizar movimientos correctos si lo hacían en forma de elipse
o helicoidales. Un gesto es armonioso si se realiza en diagonal técnica de Kabath. La
técnica de Kabath es una técnica facilitadora propioceptiva; es más eficaz que una
reeducación analítica porque es fisiológica.
Las cadenas PL y AL actúan siempre conjuntamente, lo que no ocurría con PM y
AM. Esto quiere decir que una reeducación de los miembros siempre debe hacerse

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

en torsión. Es la armonía en torsión lo que hace que un individuo esté bien equilibrado
en los miembros. El conjunto de las cadenas musculares se enrollan sobre las articu-
laciones. Cuando tenemos un exceso de una o dos cadenas tendremos un morfotipo
muy bien definido, con fenómenos de degradación si el fenómeno continúa.
No intentaremos equilibrar al sujeto siempre en PAAP, sino localizar los tipos o
zonas débiles de su morfotipo.

2.2. Unidades Funcionales


Dentro del sistema miofascial, el cuerpo humano se divide en diversas unidades
funcionales, que son:

■ Unidad funcional cefálica que comprende cabeza y cuello.


■ Unidad funcional del tronco que comprende tórax y abdomen.
■ Unidad funcional para cada miembro y mandíbula.

Estas tres unidades funcionales, nos marcan la independencia de cada una, de


manera que tienen un poder de autogestión para solucionar sus problemas regiona-
les, pero a su vez se relacionan entre sí y cooperan hasta conseguir una organización
general.
Cada unidad funcional, utiliza un mismo sistema de organización, basado en su
sistema miotensivo recto y otro cruzado. Unido al sistema de cadenas miofasciales,
hay que contemplar la analogía de las estructuras óseas compuesta por tres esferas:

■ Cabeza.
■ Tórax.
■ Pelvis.

Estas tres cavidades o cajas tienen aspectos comunes y a su vez tienen particu-
laridades respecto a sus funciones. Los aspectos comunes son:

■ Las tres cavidades albergan órganos y vísceras.


■ Poseen un diafragma que las aísla o separa.
■ Están influenciadas por el ritmo de su propio diafragma.
■ Las tres esferas están sincronizadas, pero cada una es independiente a su
vez, en relación a las contracciones musculares de sus respectivas regiones
y a la necesidad de moverse.

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

3. SINERGIAS
Existe una clasificación muscular (Williams et al, 1995) que describe cada mús-
culo según su función en cada movimiento concreto. Cualquier músculo puede actuar
como motor primario (agonista), antagonista, fijador o sinergista (no debe confundirse
con la clasificación de Commerford & Mottram, 2001, que los clasifica en estabilizado-
res locales, estabilizadores globales, y movilizadores globales). La manera en la que
cada músculo actúa depende de varios factores:

■ Posición inicial.
■ Dirección del movimiento.
■ Velocidad del movimiento.
■ Fase del movimiento.
■ Resistencia al movimiento.

3.1. Motor primario y antagonista


Cuando un músculo está activo al iniciar y mantener un movimiento, está actuan-
do como motor primario. Un músculo que se opone a un motor primario se considera
antagonista.

3.2. Cocontracción de agonista y antagonista


Podría asumirse que cuando un músculo motor primario se está contrayendo, el
antagonista permanecerá inactivo. Sin embargo, hay muchos ejemplos de cocontrac-
ción de agonistas y antagonistas: Durante la extensión activa máxima de la rodilla,
los flexores de la rodilla también se contraen, aunque en menor grado (Baratta et al
1988). Al extender el tronco durante tareas de levantamiento de cargas, existe una
óde los flexores y los extensores del tronco (Granata & Marras 1995). Cuando el bi-
ceps braquial se contrae de manera excéntrica, para controlar la extensión del codo,
hay una activación del tríceps (Norman & Komi 1979).
El efecto de esa cocontracción es aumentar la rigidez articular y por tanto la es-
tabilidad de la misma, lo que probablemente sea necesario en movimientos com-
plejos. Hay, por tanto, una actividad de los agonistas y los antagonistas durante los
movimientos activos, pero esta cocontracción depende de la actividad. De hecho, la
cantidad de cocontracción está relacionada con el control motor: Es mayor cuando la
habilidad motora es peor, y se reduce cuando esta mejora (Osu et al, 2002). La co-
contracción aumenta con la edad (Hortobagyi & DeVita 2000), y se cree que aparece
para compensar las limitaciones neuro-motoras asociadas al envejecimiento (pérdida

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

de fuerza, incremento del tiempo para desarrollar el torque, disminución de la sección


transversal de las fibras muscular tipo II, y un empeoramiento de la propiocepción.

3.3. Fijadores
Como su nombre indica, se contraen para fijar un hueso. Músculos a ambos lados
de una articulación en ocasiones actúan a la vez para crear una base sólida sobre la
que otro músculo pueda actuar: Por ejemplo, los músculos de la muñeca se contraen
juntos para fijar la muñeca cuando apretamos el puño.

3.4. Sinergistas
Cuando un músculo actúa sobre dos o más articulaciones, pero el movimiento
requerido es sólo sobre una de ellas, otros músculos se contraerán para contrarrestar
ese movimiento. Por ejemplo, la contracción de los flexores de los dedos provocaría
flexión simultánea de los dedos y la muñeca. Los extensores de la muñeca se con-
traerán para eliminar la flexión de la misma cuando, como en el ejemplo anterior,
apretamos el puño con fuerza. De esta manera, actúan como sinergistas.
De la misma forma, durante la flexión del codo con el antebrazo pronado, la con-
tracción del bíceps braquial provocará flexión y supinación; para mantener el ante-
brazo pronado, el pronador cuadrado y el pronador redondo se contraten y, por tanto,
actúan como sinergistas. Este fenómeno se observa en el resto del cuerpo, como por
ejemplo en la columna cervical, columna torácica y escápula durante el movimiento
de la glenohumeral.
Desgraciadamente, la objetivación clínica de este fenómeno de sinergia muscu-
lar es muy complicada. Las señales visuales o palpatorias no son fiables para notar
cuando un músculo está activo (y de qué manera). El sistema de clasificación de
motor primario, antagonista, sinergista y fijador puede utilizarse para hacer un tos-
co (y probablemente impreciso) análisis del movimiento. Un biofeedback de presión
(Chatanooga, Australia), un ecógrafo (Hides et al, 1995) o el biofeedback por EMG
(Richardson et al 1999) pueden darnos información sobre la actividad muscular, pero
de manera muy limitada.

4. BIBLIOGRAFÍA
■ Cadenas musculares y principales patologías. E Carrilero Andreu a, E Pardini-
lla Bentué a, S Planas Layunta a, P García Lázaro a. Fisioterapia. Vol. 21. Núm.
2. Abril 1999
■ Estructura del músculo esquelético, función y plasticidad: bases fisiológicas
de la fisioterapia / Richard L. Lieber. McGraw-Hill/Interamericana, 2004.

FudenFormación
Servicio Andaluz de Salud (sas)

TÉCNICAS
69 MODALIDADES DE ACTUACIÓN MUSCULAR

■ Fisiología clínica del ejercicio. José López Chicharro, Luis Miguel López Mo-
jares Buenos Aires-Madrid. Ed Médica Panamericana, 2008.
■ Las cadenas Musculares. Leopold Busquet. 2004.

10

View publication stats


FudenFormación