Está en la página 1de 14

La bella durmiente del bosque (De un salto, entra en escena el Hada mala, la tallo)

llamaremos Berta) -¡Ay! Me he pinchado, Fufú.


(La escena está vacía). BERTA.- (Fufú aúlla entre nervioso y lastimero)
(Oímos la voz de Bella) -¡Ji, ji, ji, ji! Si no es con una aguja, con la espina -¡Me duele, me estoy mareando, me estoy
BELLA.- de una rosa se pinchará, y morirá, y morirá. desmayando…!
Trescientos veintiuno. (Entra apresuradamente el Hada buena, la (Cae y queda tendida)
(Aparece una pelota dando botes, oímos los llamaremos Lucilda, Luci) FUFÚ.-
ladridos de Fufú, el perrito de Bella, todo pelo y LUCI.- (Al público)
jugueteo) -¡No morirá, no morirá! -¿Guau?
(Entra Fufú en pos de la pelota, la agarra con la Sólo cien años dormirá y un príncipe la (Se apresura a despertarla, la mueve y chupetea,
boca y se la lleva todo contento. Oímos de despertará. pero nada. Sale corriendo para avisar de lo
nuevo la voz de Bella) -¿Cuántas veces voy a tener que repetirlo? Eres sucedido)
BELLA.- mala, mala, mala. (Asoma por una esquina Berta)
Trescientos veintidós. BERTA.- BERTA.-
(Entra Fufú, atrapa la pelota y cuando da media (En tono de burla) -¡Ji, ji, ji, ji!
vuelta para llevársela, entra Bella en escena) El hada buena…-¡Qué pesada te pones! (Sale) (Entran Rey, Reina y Fufú)
BELLA.- (Sale, Luci corre detrás de ella, no se fía ni un REINA.-
-¡Qué aburrimiento, llevamos así todo el día! pelo) -¡Ay mi niña, ay mi niña, ay mi niña!
(Fufú la mira con la pelota en la boca) LUCI.- REY.-
No me dejan hacer otra cosa, “No puedes coser -¿Dónde vas? -¡Espérame! Lo que tenía que suceder, sucedió.
porque te pincharás, no puedes bordar porque (Sale) (Cruza la escena la pelota, abandonada a (Fufú aúlla)
te pincharás”. la deriva) Llevémosla a su camita.
(Fufú suelta la pelota y le dirige gemidos de (Brotan flores en escena, entran Bella y Fufú) (El Rey levanta a Bella entre sus brazos)
consuelo, Bella lo acaricia. La pelota sale de BELLA.- REINA.-
escena rodando a la deriva.) Mira Fufú, qué flores tan preciosísimas. Una -¡Ay mi niña, ay mi niña, ay mi niña!
Tampoco es que me guste mucho coser, yo lo margarita…-¡qué bonita, qué bonita!. Un (Fufú aúlla, salen todos) (Cruza la escena la
digo por variar… clavel…-¡muy suavel, muy suavel! pelota, abandonada a la deriva, entra Fufú)
-¡Ya sé, Fufú! -¡Vámonos a coger flores del (Ambos hacen pausa y se miran) FUFÚ.-
campo! Y si nos buscan, pues que nos FUFÚ.- (Al público)
encuentren. (Al público) -¿Guau?
FUFÚ.- -¿Guau? (Sale)
(Al público) (Siguen como si nada)
-¿Guau? BELLA.- (Desaparecen las flores y aparece en escena una
(Se van los dos tan contentos. Cruza la escena la Y una rosa, esta es la más hermosa. A ver si la cama, Bella está acostada en ella, dormida)
pelota, abandonada a la deriva) puedo coger. (Entra Lucilda, agotada)
(Al tocar la flor, se pincha con una espina del LUCI.-
-¡Qué barbaridad, cuánta gente vive en este Bueno, también plantaremos coliflores. -¡Berta, qué haces!
castillo! (Sale) BERTA.-
Los he dormido a todos, así, cuando Bella BERTA.- Que no soy yo, que es él.
despierte dentro de cien años, despertarán con (Mientras sale detrás de Luci) LUCI.-
ella y -¡todos felices! Lucilda, eres muy rarita. -¿El? -¡Han pasado ya cien años! -¡Atenta Berta!
(Dice esto dando un saltito de contenta) (Cruza la escena la pelota, abandonada a la BERTA.-
(Entra Fufú, ladrando tristemente) deriva. Entra Lucilda) Atenta, atenta…
LUCI.- LUCI.- (Mientras oímos al Príncipe, se van despejando
-¡Fufú, me había olvidado de ti! Ponte aquí con Se me olvidaba: -¡árboles y zarzas creced, para las zarzas, desaparecen los árboles)
Bella. que el castillo no se pueda ver! -¡Hala, ya está! PRÍNCIPE.-
(Fufú se tumba a los pies de la cama) Niña, espero que tu príncipe no se retrase. Pero qué ramas son éstas, se me están
LUCI.- (Sale, oímos su voz, no se fía ni un pelo) enganchando por todas partes. -¡Fuera de mi
-¡Dentro de cien años, su perrito serás; -¡Berta!, -¿qué haces? gorrino, digo de mi camino!
por eso ahora, dormidito quedarás! (En escena vemos siempre la camita, con Bella y (Vemos al Príncipe, parece majete, tiene ramitas
FUFÚ.- Fufú dormidos) en el pelo y la ropa, se sacude, no se le caen)
(Al público) (Van apareciendo ramajes, plantas y árboles -¡Brrrr! Parece que lo he conseguido.
-¿Guau? cada vez más grandes y espesos y lo van (Ve a la princesa. Se queda paralizado)
(Queda dormido) cubriendo todo, de arriba a abajo y de derecha a -¡Oh! -¡La Princesa!
LUCI.- izquierda. Mientras esto ocurre oímos las voces (La observa desde distintos ángulos,
-¡Todo solucionado! de Berta y Lucilda). acercándose y alejándose, como un fotógrafo
(Entra Berta) BERTA.- que busca su encuadre mientras repite “-¡Oh!” y
BERTA.- -¿Han pasado ya cien años? “-¡La Princesa!”)
-¡Eso ya lo veremos, en cien años algo se me LUCI.- -¡Es guapa, guapa, guapa!
ocurrirá, algo se me ocurrirá. Que no, Berta…-¡Berta, qué haces! -¿Si le doy un besito despertará? A lo mejor se
(Mientras habla se mueve de un lado a otro para BERTA.- enfada y una torta me da.
marear a Luci, por pura maldad) Nada, cuando se me ocurra algo, ya verás… -¡Es guapa, guapa, guapa! -¡Allá voy!
LUCI.- -¿Han pasado ya cien años? (Se dispone a besarla, se para de repente)
-¡A ti no se te ocurrirá nada!. -¡Y estate quieta LUCI.- -¿Y si no le caigo bien?…-¡Allá voy!
ya! Que no, Berta. (Se detiene)
BERTA.- BERTA.- -¿Y si no le parezco guapo? Sí, sí, ya sé que no
-¡Ji, ji, ji, ji1 -¡Qué muermo, voy a plantar unas coliflores… estoy mal…pero ella…-¡es guapa, guapa, guapa! -
LUCI.- (Oímos una voz de hombre, -¿será el príncipe?) ¡Allá voy! -¡Requetemuá! -¡La besé!
-¡Jugaremos al parchís! PRÍNCIPE.- (No ocurre nada, el Príncipe la mira de cerca y
BERTA.- -¿Un castillo oculto? -¿Una princesa dormida? - mira al público. De repente, Bella se sienta en la
-¡-¿Cien años?! ¡Voy para allá! cama de golpe, el príncipe se cae de la
LUCI.- LUCI.- impresión)
BELLA.- bailar y jugar. (Entran Berta y Lucilda)
-¿Quién está ahí? -¿Quién eres tú? PRÍNCIPE.- BERTA.-
(El Príncipe no es capaz de hablar, ella le ve con -¡Jugar! Yo me sé un juego muy divertido, -¡pon (Llorando)
todas las ramas enganchadas) las manitas! -¡Buaaaa! Soy un desastre, cien años y no se me
-¿Un arbusto? (Bella le mira inmóvil) ha ocurrido nada malo, el cuento ha acabado
(Bosteza) -¡Pon las manitas, mujer! bien. -¡Buaaaa!
-¡Ah, no, no, no, yo espero a un príncipe! (Le hace caso, palmotean) LUCI.-
(Se tira en la cama, el Príncipe reacciona) Una, dola, tela, catola, quila, quilete…-¡Je, je, je, No llores mujer, a lo mejor es que ya no eres tan
PRÍNCIPE.- je! mala, mala, mala.
-¡Pero no, Princesa, yo soy tu Príncipe! BELLA.- BERTA.-
BELLA.- (Se parte de la risa) (La mira)
-¡Calla arbusto! Sí que sí, que eres un príncipe diferente. -¡Buaaaa!
(El Príncipe se desespera, se acerca a la Princesa, PRÍNCIPE.- LUCI.-
esta vuelve a sentarse de golpe en la cama y el Entonces, -¿lo podemos intentar? Ya está, ya está…
Príncipe vuelve a caer) BELLA.- Vamos a hacer un conjuro entre las dos, -
-¡Un arbusto que habla! -¡Lo podemos intentar! ¿preparada?
PRÍNCIPE.- (Se dan un beso, mientras se besan aparece la BERTA.-
(Levantándose, en la caída ha perdido las ramas) pelota abandonada, rebotando aquí y allá, le da Vale.
Esta relación va a ser complicada, lo estoy en la cabeza al Príncipe, que cae del susto, la LUCI.-
viendo venir. pelota rebota y da a Fufú, que despierta) -¡Nada por aquí, nada por allá!
BELLA.- FUFÚ.- BERTA.-
-¡Príncipe! -¿Guau? -¡Esto no es el principio, es el final!
PRÍNCIPE.- BELLA.- LUCI.-
-¡Princesa, eres guapa, guapa, guapa! -¿Conmigo -¡Fufú! -¡Que aparezca aquí!
te quieres casar? (Se hacen carantoñas) BERTA.-
(Bella le mira y mira al público con complicidad) PRÍNCIPE.- -¡Que aparezca ya!
BELLA.- (Levantándose) (Aparece entre las dos la palabra “fin”)
-¿Qué prisas no? Yo te he esperado cien años. Esto va a ser trabajoso, lo veo venir. -¡Qué buenas somos Lucilda!
PRÍNCIPE.- (Fufú ve la pelota y la coge con la boca muy LUCI.-
Pero yo soy muy majo. contento) Atenta Berta: -¡Ashazaflam!
BELLA.- BELLA.- (Desaparece todo)
-¡Anda qué listo! -¿Y yo te caigo bien? -¡Venga, vamos a jugar los tres! FIN
PRÍNCIPE.- (Salen contentos cantaurreando “Una, dola, tela,
-¡Eres guapa, guapa, guapa! catola, quila, quilete…”)
BELLA.- (Desaparece la cama)
-¡Ay! Mira, primero tenemos que pasear, cantar,
La Manta (Entran ambos en la casa). Tranqui, papa. Haberme dicho antes que
(El Abuelo y el Marido salen de la casa. estabas enfadao…
Personajes: Marido, Esposa, Abuelo e Hijo. Primero el Abuelo, que camina renqueante MARIDO.-
y luego el otro). Entra en casa…
La Manta MARIDO.- HIJO.-
Autor de esta adaptación: José Luis García Padre, salid ya de mi casa. Te he Pero papa, si acabo de salir. -¿Me haces
mantenido por más de 12 años. Vete a salir para decirme que vuelva a entrar?
(En la escena vemos una casa en un donde quieras. MARIDO.-
extremo y en el otro una farola. Estamos ABUELO.- -¡Santa paciencia la mía! Ve al armario y
en el exterior de una calle cualquiera, de Hijo, no me eches. Soy viejo y estoy coge una manta y se la das al abuelo.
un pueblo cualquiera). enfermo. HIJO.-
(Entran el Marido y la Esposa). MARIDO.- -¿Y pa’qué?
MARIDO.- El tiempo ya pasó, padre. Vete y no ABUELO.-
Mi padre lleva viviendo con nosotros 14 vuelvas. Tu padre me echa de casa.
años. Ya no lo soporto más. ABUELO.- HIJO.-
ESPOSA.- Dame al menos una manta para -¡Anda, será bruto!
Pero es tu padre… abrigarme. Si no, moriré de frío. MARIDO.-
MARIDO.- MARIDO.- Y date prisa con la manta, si no quieres
Él eligió ser padre y cuidó de mí 25 años. Accedo a eso, para que veas que buen que te eche a ti también.
Yo no elegí ser hijo y ya llevo 14 cuidando corazón tengo. -¡Hijo, ven aquí! (Y dicho esto Marido entra en la casa).
de él. Es insoportable. HIJO.- HIJO.-
ESPOSA.- (En off). Mi padre es bruto.
No debes olvidar que es tu padre. -¡Espera que estoy liado con algo! ABUELO.-
MARIDO.- MARIDO.- Sí, hijo; pero date prisa con la manta, que
Porque es mi padre llevo cuidándolo -¡Qué salgas de una vez te digo! voy a terminar congelándome. Ya no hay
tantos años. Y yo voy a morir pronto si HIJO.- nada que hacer.
continúa viviendo con nosotros. Me es (En off). HIJO.-
imposible sufrir por más tiempo. -¿No prefieres que entre? Espera, abuelo; voy a por la media manta.
ESPOSA.- MARIDO.- (Entra el Hijo en la casa).
No puedes echarlo a la calle… -¡Que salgas, alcornoque! ABUELO.-
MARIDO.- (Sale el Hijo de la casa). -¿Media manta?
Pues lo tengo decidido. O él o yo. HIJO.- (Sale el Hijo de la casa).
HIJO.- -¿Qué dices? (Entra en la casa).
Aquí tienes la media manta. Ve y sé feliz. Y HIJO.- (Sale el Hijo).
no te olvides de darme las gracias cuando Que me has enseñado la lección. Cuando HIJO.-
termine el cuento. seas viejo, te marcharás de mi casa para -¿A qué tienes un nieto listo?
ABUELO.- que no me molestes. ABUELO.-
-¿Qué dices? (Y sin decir nada más, el Hijo entra en la No puedo creer que tuvieses un plan así.
HIJO.- casa). HIJO.-
Que quiero que te alejes. Por lo menos, (El Abuelo al ver que su nieto entra en la Me lo enseñaste tu cuando me contaste el
hasta donde la farola. casa, se separa de la farola y comienza a cuento aquel del Salomón que cortó por la
ABUELO.- alejarse aún más de la casa). mitad a un bebé que tenía dos madres.
No te entiendo. MARIDO.- ABUELO.-
HIJO.- (Para si mismo). No era exactamente así.
Tú, arrea… -¿Qué he hecho? HIJO.-
(El Abuelo, sin entender nada, se aleja del (El Abuelo está a punto de salir de la Lo mismo da, abuelo; el truco salió, -¿no?;
muchacho en dirección a la farola). escena). -¿y qué tienes que decir ahora?
HIJO.- MARIDO.- ABUELO.-
-¡Papá, ven pa’cá, pa’que veas que buen Padre, espere, no se vaya. Muchas gracias, nieto.
hijo soy! (Se acerca al trote hasta el Abuelo). HIJO.-
(El Marido sale de la casa). MARIDO.- Eso está mejor, y esta noche, en
MARIDO.- Tiene que perdonarme, padre; no sé qué recompensa, me contarás el cuento aquel
-¿Qué quieres? es lo que me ha pasado. Por favor, vuelva del cerdo que se comía a los tres lobitos.
HIJO.- usted a casa. ABUELO.-
Que ya le he dado al abuelo la media ABUELO.- No es exactamente así, nieto.
manta. -¿Estás seguro? HIJO.-
MARIDO.- MARIDO.- Bueno, da igual; la cosa es que me cuentes
-¿Qué has hecho?, ve a donde está y dale No he estado tan seguro de algo en toda uno de esos cuentos que tú sabes…
también la otra mitad. mi vida. Vamos a casa, que le prepararé (Y entran ambos en la casa).
HIJO.- una buena sopa para cenar.
Ni harto de bizcochos. La otra mitad la (Los dos se acercan hasta la casa y al llegar
guardo para cuando tu seas tan viejo como el Marido entra en la casa).
el abuelo y te eche también de mi casa. MARIDO.-
MARIDO.- Voy a hacerle una sopa estupenda.
Pedrito el Desobediente PEDRITO.- Voy a ver a mi abuelito está muy PEDRITO.- Si es mía. Mariposa ven te
enfermito, le llevo una torta y un tarrito de tengo…amigo, se fue pero yo soy más veloz
mantequilla, mi mamá le envía. me voy a ver a mi abuelo
ESCENA I EXTRAÑO.- ¿Vive muy lejos, tu abuelito? ESCENA IV
Pedrito jugando en el patio de su casa con sus PEDRITO.- ¡Oh, sí!, más allá del molino que se EL EXTRAÑO TOCA LA PUERTA DEL ABUELO DE
juguetes. ve allá lejos, en la primera casita del pueblo. PEDRITO
ESCENA II ingresa la mamá de Pedrito EXTRAÑO.-Pues bien, yo también quiero ir a ABUELITO-¿Quién es?
MADRE.- Pedrito anda ve cómo está tu abuelo, verlo; sé algunos trucos para curarlo muy EXTRAÑO.- Soy yo Pedrito (disfrazando la
pues ha estado enfermo; llévale una torta y rápido, yo iré por este camino, y tú por aquél, voz)-, te traigo una torta y un tarrito de
este tarrito de mantequilla. y veremos quién llega primero. Así nos mantequilla que mi madre te envía abuelito.
PEDRITO.- Mamá estoy jugando…siempre me divertiremos con este jueguito… ABUELITO -Tira el picaporte y el cerrojo caerá.
mandas, y yo quiero jugar PEDRITO.- Pero mi madre dice que no debo El extraño, se abalanzó sobre el Abuelito
MADRE.- Hijito anda por favor, y ten mucho hablar con extraños, y debo apurarme en mis EXTRAÑO.- No te muevas viejo, o te mueres.
cuidado, no converses con extraños, ve tareas… ABUELITO.- Pero que sucede, tú no eres mi
ligerito, ligerito y apúrate se hace tarde, mira EXTRAÑO.- ¿Qué dices? Además ya no soy nietecito, vete de aquí truhan, auxilio,
tengo que ver a tu hermanito, él es muy extraño somos amigos, te regale un dulce. vecinos…socorro
pequeñito. Te acompaño hasta la esquina, Habla, te diviertes conmigo… sí o sí. Pedrito EXTRAÑO.- Cállate o le pasará algo malo a tu
luego voy a la farmacia a comprar unas los adultos no hacen otra cosa más que nieto Pedrito
pastillas para el abuelito y te alcanzo, ¿ya? No aconsejar, aconsejar y nos aburren. No dejan
te olvides…no converses con extraños y divertirnos. Hacer todo lo que queramos; a la ESCENA V
apúrate para hacer tus tareas. Sale hora que nos dé la gana. PEDRITO.- (toca la puerta) Mi amigo extraño
ESCENA III PEDRITO.- Si pues señor, ya ¡no le obedeceré no llego, jajajaja yo le gané. Abuelito lindo
EXTRAÑO.- Niño…hey…Niño… hola ¿Cómo te a mamá!… ¿Me dijo que quiere jugar abre la puerta
llamas? Mira te regalo este dulce es de fresa y conmigo? EXTRAÑO-¿Quién es?
está riquísimo EXTRAÑO.- un maratón para ver quien llega PEDRITO.-Soy Pedrito tu nietecito ¿por qué
PEDRITO.- No quiero… (Cambiando de primero a la casa del abuelito…Mira niño esa hablas así abuelito?
actitud) se ve muy rico… ¿me lo va a regalar? mariposa atrápala, que linda es…corre es EXTRAÑO.- Es que estoy resfriado:
EXTRAÑO.- Si es todo tuyo… Toma. tuya… PEDRITO- Te traigo una torta y un tarrito de
PEDRITO.- Gracias (El extraño sale corriendo a toda velocidad. mantequilla que mi mamita te envía.
EXTRAÑO.- Y ¿cómo te llamas? Pedrito se descuida y se pone a jugar El extraño le gritó, suavizando un poco la voz:
PEDRITO.- Me llamo Pedro,mis amigos y entreteniéndose, en correr tras las mariposas. EXTRAÑO.- Tira el picaporte y el cerrojo
familia me dicen Pedrito. Sale) caerán.
EXTRAÑO.- Lindo nombre. Pedrito. Y ¿A Pedrito ingresa
dónde vas niño Pedrito?
EXTRAÑO.-Deja la torta y el tarrito de tres por la noche. Cuantos menos pies tiene, niños, nunca más vendrá por aquí. El abuelito
mantequilla en la repisa y ven a aquí conmigo. más veloz corre. Si lo conoces, te ama, pero si está bien, lo habían amarrado ahí viene.
PEDRITO.- Abuelito, por qué estas así tan no lo conoces, lucha contra ti y te destruye. ABUELITO.- Pedrito muy bien, muy bien, te
extraño EXTRAÑO.- Este, pues es… Ya la tengo. acordaste de algo importante y descubriste a
EXTRAÑO.- ¡Es por la edad hijo! Es…es… ¡el tigre!…no, no, no, este es el, el este sujeto malo. Ahora sabes porque es
PEDRITO.- Pero te noto más grande y fuerte caballo, yaya el mono ese sí que es el mono. bueno conversar con papá, mamá y tus
abuelito PEDRITO.- (A los niños) amiguitos esa no es la familiares. Señor policía llévese fuera de mi
EXTRAÑO.- jijiji Pedrito, son tus ojitos que ven respuesta, este hombre es malo, me ayudan a casa a ese ladrón de niños.
diferente. llamar a seguridad ciudadana, a la policía, para (Salen policía y extraño)
PEDRITO.- Abuelito, ¡tienes un aire muy que se lo lleven. ABUELITO.- Y qué respuesta daba ese
diferente! Seguridad, ciudadana, auxilio, un malvado está malvado
EXTRAÑO.-Estoy enfermito en la casa de mi abuelito, auxilio. PEDRITO.- Jajajaja, tigre, caballo, mono. La
Pedrito a parte dice (El extraño lo sigue de un sitio a otro, Pedrito Respuesta es EL HOMBRE
PEDRITO.- Está muy extraño mi abuelito. Es corre y se oculta, varias veces.) ABUELITO.- Asi es hijo esa es la respuesta
más no se parece a mi abuelito. Se parece al Ingresa un policía. correcta porque el hombre tiene una voz con
hombre que encontré en el camino…razón POLICIA.- Los niños me llamaron, que sucede la que habla, cuando es pequeño anda a
tenía mi mamá no debo hablar con gente aquí, qué es lo que pasa. cuatro patas, cuando es adulto anda con las
desconocida, seguro le ha hecho daño a mi PEDRITO.- Gracias señor policía, ese hombre dos piernas, y cuando es anciano anda sobre
abuelito. Le haré una pregunta que sólo es malo, se disfrazó de mi abuelito, y me un bastón su tercer pie.
sabemos el abuelito y yo. Para estar seguro quiere hacer daño. MAMA.- Muy bien papá… es bueno leer
EXTRAÑO.- pero que murmuras hijito, porque EXTRAÑO.- Eso es mentira oficial yo soy su mucho y estar preparado. Pero también es
no vienes para darte un abracito… abuelito bueno obedecer a tu familia, Pedrito hoy
PEDRITO.- Abuelito lindo, te acuerdas del PEDRITO.- no señor policía, no sabe la aprendiste la lección, no lo olvides nunca
misterio respuesta del secreto que tengo con mi PEDRITO.- Si mamá no lo olvidaré nunca… y
EXTRAÑO.- ¿cuál misterio? abuelito. Ayúdeme por favor. sabes que mamá…
PEDRITO.- El acertijo que me enseño Papá POLICIA.- Ah pícaro, estás detenido, te irás a MAMA.- Si Pedrito
EXTRAÑO.- Si… pues el acertijo, échalo nomás la cárcel, por querer llevarte a un niño pasaras PEDRITO.-. Te amo mucho mamá, a mi
hijito mucho tiempo en prisión… abuelito y a mi hermanito, por eso nunca más
PEDRITO.- Te lo digo para que me des la Entra la mamá te desobedeceré
respuesta…y luego nos damos el abracito de MAMÁ.- hijito, Pedrito, los vecinos me TODOS.- ASI SEA, PORQUE NOS AMAMOS
abuelito y nietecito ¿ya? avisaron de este suceso y vine rápido. MUCHO…MUCHO.
EXTRAÑO.- A ver dímelo hijito POLICIA.- Señora ya tenemos todo CANTAN.
PEDRITO.- Sólo tiene una voz, y anda con controlado, este sujeto es un delincuente roba
cuatro pies por la mañana, dos al mediodía y
Título: “La domestica metiche” Felicidad: Buenos días amor ¿Cómo Zaida (lanzándose en un sofá con cara de
dormiste? sueño): ¿preguntaban por mí?
Autora: Clara Pérez Orlando (irónico): No muy bien roncaste Felicidad: Hija ¿estas enferma? Duermes
4 personajes: toda la noche. mucho.
Yuri: Domestica metiche Felicidad (ofendida): ¿Yo roncando? Orlando Zaida: No mamá no estoy enferma, es
Orlando: Dueño de la casa. pero si yo no ronco. normal, estoy cansada.
Felicidad: Dueña de la casa. Yuri entra con el café en la mano y se lo Yuri que había estado escuchando entra de
Zaida: Hija del matrimonio. entrega a Orlando sin ningún cuidado para nuevo.
ACTO ÚNICO meterse en la conversación. Yuri: Claro que es normal, en su estado se
Ambientación: Casa de la familia. Yuri: ¿Qué no ronca dice? Señora si usted duerme mucho.
Introducción: Yuri limpiaba los muebles de la duerme en ese cuarto y uno cree que hay un Orlando: ¿Cuál estado?
casa cuando Orlando llega a pedirle un café. oso dentro. Yuri: Ah ¿pero es que no saben?
Orlando: Buenos días Yuri, tráeme un café Felicidad: Yuri ¿A ti quien te preguntó? Zaida (Algo nerviosa): Yuri cierra la boca que
por favor. Yuri: Nadie, pero como soy testigo, opino nadie está hablando contigo.
Yuri: Buenos días señor, le traeré un té, la Orlando: Yuri ¿por qué no vas a ver si Felicidad: Orlando te pregunto ¿qué estado,
cafeína hace daño. estacione bien el auto? y si no es así, ponlo Yuri?
Orlando: Yuri, no quiero té, te pedí un café. en un buen lugar. Yuri: Señorita Zaida y ¿para cuando va a
Yuri: Por eso, pero como el café es dañino Yuri: Señor, yo no sé manejar dejar la noticia? Sus padres tienen derecho a
para la salud, yo le traeré un té, es más Orlando: No importa, has lo que te digo y sal saber que serán abuelos.
saludable. No se hable más, ya vengo con su de aquí por favor. Orlando y Felicita (a la vez): ¡¿Qué seremos
té. Yuri (caminando hacia la salida): No qué?!
Orlando (molestándose): Yuri no quiero un agradecen, uno los quiere como si son de su Zaida se levanta del sofá y sale rápidamente,
té, ve a la cocina y tráeme un café. familia y ellos mal agradecidos, no mientras sus padres van detrás de ella
Yuri (haciéndose la ofendida): Ok, no se agradecen. ordenándole que se detenga y explique, Yuri
altere, le traigo su café, pero cuando Yuri sale del lugar y felicidad toma la taza de se queda sola en el salón hablando en voz
empiece a sentirse mal, no diga que no se lo café de Orlando y comienza a tomársela, alta.
advertí. Uno aquí trata de ayudar pero… mientras este la mira sin parpadear. Yuri: A mí no me gusta el chisme, ni
Orlando (interrumpiendo molesto): Yuri ¡el Felicidad: ¿Y Zaida aún no se ha levantado? meterme donde no me llaman, soy muy
café! Orlando: No, Zaida siempre ha sido muy discreta, pero esa niña tenía que hablar.
Yuri: Ya voy, ya voy, que falta de paciencia. perezosa, pero últimamente duerme mucho FIN
Yuri sale a buscar el café y Felicidad entra más que de costumbre.
aun sacando la pereza de su cuerpo y Felicidad: ¿Estará enferma?
bostezando. En ese momento aparece Zaida
Título: “Todo lo que haces se Policarpo (asintiendo): Muy bien, espero que tengan Introducción: Casilda y Mariana organizan las cajas
mucha suerte y consigan ayudar a esa gente. en el salón, sus caras son de tragedia, están
devuelve” Mariana (negando con la cabeza): No señor despeinadas y sucias. Entra Policarpo y su esposa en
Autora: Clara Pérez Policarpo, no vinimos solo a contarle, vinimos a las mismas circunstancias, despeinados, la ropa sucia
4 Personajes: solicitar su ayuda, usted tiene un almacén, y es una y rota.
Casilda: Habitante del pueblo que se preocupa por de las personas más pudiente del pueblo, échenos
ayudar a las personas que necesitan. una manito y done algo para ayudar a las personas Policarpo (deprimido): ¡Dios! ¿Cómo nos vino a pasar
Mariana: Ayudante de Casilda en la recolección de que están pasando por esa tragedia. esto? Lo perdimos todo, esta vez el rio creció hacia
ayuda. Francisca (tomando la mano de Policarpo): Si Poli, este lado y nos dejó sin nada.
Policarpo: Dueño del almacén del pueblo. vamos a donar algo, esa gente debe sentirse Casilda (preocupada): ¿Están bien? ¿No les paso
Francisca: Esposa de Policarpo. desbastada. nada?
Policarpo (soltando la mano de Francisca y Francisca: Afortunadamente logramos subir a la
ACTO I caminando para alejarse un poco): Miren, a mí me da montaña y salvamos nuestra vida, es lo que importa.
Ambientación: Almacén de pueblo. tristeza con esa gente, pero esto no es una casa de Mariana (irónica): ¿Y que lo trae por aquí don Poli?
Introducción: Casilda y Mariana llegan muy caridad, todo lo que vendo a mí me cuesta, si regalo Policarpo (molesto por la pregunta): Estoy haciendo
consternadas al almacén a solicitar ayuda a Policarpo las cosas pierdo, y no puedo volver a comprar, las turismo Mariana. Vine a refugiarme como todos los
y su esposa. felicito por su iniciativa, pero no puedo ayudarlas. que perdimos nuestras casas.
Francisca (sorprendida): ¡Poli! ¿Cómo no puedes
Casilda (Con cara de tristeza y preocupación): Buenos ayudar? personas que tienen menos lo están Mariana (sin perder la ironía): ¿Se va a refugiar aquí?
días don Policarpo ¿Cómo se encuentra? haciendo. Hace 8 meses exactamente a la gente del sur le paso
Policarpo: Muy bien doña ¿En qué puedo servirle? esto mismo, y usted se negó a ayudar, porque tiene
Mariana (tomando la palabra): ¿Cómo le va? No sé si Mariana: No le pedimos mucho, cualquier cosa que dinero guardado y cada quien tenía que resolver sus
ya se enteró que el rio creció en la parte sur y la pueda donar es una gran ayuda. problemas. Y ahora ¿Se va a refugiar y a servir de la
gente que vivía cerca perdió sus casas, eso se llevó Casilda: Póngase la mano en el corazón don Poli, hoy ayuda de esa gente que no quiso ayudar antes?
todo, no dejo nada a su paso, esa gente se la está son ellos y mañana podemos ser nosotros. Francisca (avergonzada): Mariana tiene razón Poli,
viendo muy mal. Policarpo (convencido de no ayudar): Si Dios decide debes buscar como resolver, y no aprovecharte de la
que en algún momento seamos nosotros los que ayuda de la gente que tú te negaste a ayudar.
Francisca (preocupada): Si nos enteramos pobre pasemos por eso, ya veremos cómo salir adelante, yo Policarpo (también avergonzado y dándose cuenta
gente ¿Ahora qué harán? tengo dinero guardado, la gente no previene. de su egoísmo): Lo se Francisca pero estamos
Policarpo (Sin poner mucha atención): Si eso oímos, Casilda (molesta): Vamos Mariana, es evidente que incomunicados, lo perdimos todo y no puedo llegar
designios de Dios, les va a tocar duro para levantarse, don Poli no nos va a ayudar, que se le multiplique al banco ¿Qué puedo hacer?
pero a trabajar, es lo que toca. todo lo que tiene don Poli y gracias por nada. Casilda (en tono conciliador): Nada don Poli, aquí es
Casilda: Si les va a tocar muy duro, pero ahora no Casilda y Mariana salen del almacén y francisca bien recibido, la ayuda es para todos porque existe
tienen nada, ni ropa, ni comida, les dieron un lugar molesta deja a Policarpo solo en la tienda. gente buena y capaz de ayudar al necesitado, pueden
en la iglesia para quedarse pero necesitan todo lo quedarse, pero espero que esto le haga aprender la
demás, nosotras queremos ayudarlos y estamos ACTO II lección. Hoy por ti, mañana por mí.
haciendo una colecta en el pueblo para llevarles las Policarpo, se acerca a Casilda tomando su mano y
cosas necesarias, leche, comida, ropa, cobijas, agua Ambientación: Salón solo con un montón de cajas sonriendo en gesto de agradecimiento.
potable, medicinas. apiladas, cobijas, mantas y suministros. FIN
Romeo y Julieta – Historia de No trates de liarme. -¿No estará por aquí ese (En off).
Romeo? -¿Dónde estás Julieta?
amor junto a una maceta JULIETA.- JULIETA.-
-¿Romeo?, no creo; no lo veo. Escóndete, Romeo; es el Conde Paris. Le diré
Autor: José Luis García PADRE.- que mi padre no me deja enamorarme de él.
(Un jardín, con arbustos y macetas con flores. En Ya sabes que te he prohibido que te veas con ROMEO.-
un extremo, un edificio con un balcón). ese sinvergí¼enza, hijo del odiado Montesco. Ese Conde Paris es un cursi.
(Julieta asoma en el balcón. Busca a alguien en JULIETA.- JULIETA.-
el jardín). -¿Y por qué odiamos a los Montesco? Y también el hijo bastardo del rey. -¡Escóndete!
JULIETA.- PADRE.- (Romeo se oculta).
Romeo, Romeo. -¿Dónde estás?, que no te veo. Ni remota idea, hija. Mi padre ya los odiaba, (Entra el Conde Paris).
ROMEO.- igual que mi abuelo. CONDE.-
(Que se incorpora junto a una maceta con JULIETA.- -¿Cuándo te casarás conmigo, Julieta?
flores). Eso no tiene sentido. JULIETA.-
-¡Aquí, Julieta!, junto a esta maceta. PADRE.- Sabes que no puedo. Mi padre no te ve con
JULIETA.- Nada tiene sentido en esta vida. Yo lo único que buenos ojos.
-¡Oh, mi amor! quiero es que mis nietos odien a los Montesco. CONDE.-
ROMEO.- (Sale el Padre). -¿Cómo va a hacerlo, si es tuerto?
Tú eres mi flor. JULIETA.- (Aparece el Padre en el balcón, tiene una
(Coge una flor de la maceta, con la intención de (Después de comprobar que su padre se ha maceta en sus manos).
arrancarla, pero tira de ella, más no puede alejado). PADRE.-
sacarla del tiesto; tira de ella, hasta que Romeo, -¿dónde estás?, que no te veo. Sinvergí¼enza, Montesco.
finalmente cae Romeo al suelo, cuan largo es. ROMEO.- JULIETA.-
Inmediatamente se levanta de un salto casi Aquí, Julieta, aplastado junto a la maceta. No padre, no es…
atlético). (Se incorpora). PADRE.-
Estoy bien, amor mío. JULIETA.- Calla, no lo defiendas.
(Cae de nuevo al suelo). -¿Qué podemos hacer?, ya has oído a mi padre. (Arroja la maceta por el balcón y ésta da en
JULIETA.- ROMEO.- plena cabeza al Conde, que cae al suelo, no
-¿Romeo?… No dice ni pío. No desesperemos. Cuando los enamorados sabemos si desmayado o muerto).
(El padre de Julieta aparece en el balcón, junto a tienen problemas, el destino acude en su ayuda. JULIETA.-
su hija; viene del interior del edificio). JULIETA.- Era el Conde Paris.
PADRE.- -¿Y esa tontería? PADRE.-
-¿Con quién hablas, hija? ROMEO.- -¿Qué quieres decir con “era”?
JULIETA.- La leí en un libro de teatro. Al fin y al cabo, la JULIETA.-
Hablo contigo, padre. vida es un teatro inmenso. Le has dado con la maceta en todo el colodrillo.
PADRE.- CONDE PARIS.- PADRE.-
Maldición de faisán. Ese Conde era el hijo mujer. -¿Y cuándo nos casaremos?
bastardo del Rey. Iré a la cárcel. ROMEO.- ROMEO.-
(Romeo se levanta del suelo). No quiero casarme con usted, sino con su hija. Si Mañana mismo, antes que tu padre cambie de
ROMEO.- acepta, me llevaré al Conde. opinión. Adiós Julieta, me llevo al Conde antes
Yo puedo llevármelo, señor. Y dejarlo tirado PADRE.- de que despierte.
junto a una taberna. Pensarán que ha sido una Eres un listillo. JULIETA.-
pelea entre borrachos. ROMEO.- -¿No está muerto?
PADRE.- Liarle a usted es sencillo. ROMEO.-
-¡El Montesco! PADRE.- Sólo inconsciente. El Conde es un cabezón. Por
JULIETA.- -¿Eh? eso insisto en que nos casemos mañana, antes
(Que trata de disimular). JULIETA.- que tu padre descubra que en lugar de muerto,
-¿De dónde sales, Romeo? Papá, Romeo puede llevarse al Conde y librarte el Conde ha quedado descompuesto.
ROMEO.- de la cárcel. JULIETA.-
(Sin enterarse). PADRE.- Eso haremos, Romeo.
De donde siempre, Julieta, de al lado de la Tendrías que casarte con él. ROMEO.-
maceta. JULIETA.- Adiós Julieta.
PADRE.- Puedo hacer ese sacrificio por ti, padre. (Romeo arrastra al Conde).
-¿Qué haces aquí, Montesco? PADRE.- No será cadáver, pero pesa como un muerto.
ROMEO.- Dime Montesco, -¿tu padre te permitirá casarte (Sale con el Conde a rastras).
Amo a Julieta. con una Capuleto? JULIETA.-
JULIETA.- ROMEO.- Ay, Romeo; te quiero, aún cuando no te veo.
Yo nada sabía. Mi padre no protestará, mientras tenga vino (Entra en la casa).
ROMEO.- para brindar. FIN
-¿No serás sorda como mi tía? Mil veces te lo PADRE.-
digo cada día. De acuerdo. Llévate al Conde a la taberna. Y que
PADRE.- no falte el vino.
Jamás daré mi consentimiento. ROMEO.-
ROMEO.- Sus deseos son órdenes para mí.
Puedo llevarme el Conde y librarle a usted de la PADRE.-
cárcel. Comienza a gustarme este muchacho.
PADRE.- (Sale el Padre).
Hazlo. JULIETA.-
ROMEO.- Romeo, mi padre tiene razón, eres un listillo.
Sólo si acepta nuestro matrimonio. ROMEO.-
PADRE.- Y te amo como un chiquillo.
No pienso casarme contigo. Además, tengo JULIETA.-
Alí Babá y los tres ladrones Yo le hubiese puesto el nombre de otro grano, o de otro -¡He olvidado el conjuro!
cereal. (Piensa).
L2.- -¡Ábrete, Sésamo!
Autor: José Luis García -¿Qué le pondrías?, -¿ábrete cebada, ábrete arroz o ábrete (Como sucedió antes, se desplazan las piedras, dejando ver
lenteja? el interior de la caverna. El Leñador se introduce en la
(En un extremo algunos árboles y arbustos, y en el otro
(Ríen de nuevo los tres ladrones). cueva y al poco rato vuelve a salir, portando un saco).
vemos unas enormes piedras. Entra el Leñador, su hacha
L1.- -¡Ciérrate, Sésamo!
está rota).
Tenemos que darnos prisa. Hay más oro esperándonos. (Se oculta la entrada con las piedras).
LEÑADOR.-
(Desaparecen los tres ladrones en el interior de la cueva). (Ríe el Leñador).
-¿Me ha mirado un tuerto?, -¿me han embrujado?, -¿por
(Aparece el Leñador desde su escondite). -¡Soy rico, soy rico, soy rico!
qué mi mala suerte? Nací para ser un pobre leñador y para
LEÑADOR.- (Entra Andrés, es el hermano del Leñador).
colmo de mis desgracias, se me rompe mi única hacha. Y
Tengo que escapar de aquí, antes de que me descubran y ANDRÉS.-
tampoco tengo dinero para comprar una nueva. -¿Qué
sus cuchillos consigan que terminen mis problemas para -¿Qué dices, hermano?, -¿qué llevas en ese saco?
más puede pasarme?
siempre. LEÑADOR.-
LADRÓN 1.-
L1.- -¿Qué haces tú aquí?
Espero que nuestro escondite sea seguro.
(En off). ANDRÉS.-
LADRÓN 2.-
-¡Dejad de manosear las monedas de oro y marchemos de Te buscaba. Estaba preocupado porque tardabas en llegar.
Si encontramos a alguien merodeando.
una vez! -¿Qué llevas en el saco?
LADRÓN 3.-
LEÑADOR.- LEÑADOR.-
Nuestros cuchillos harán que acaben sus problemas para
-¡Ay, qué me pillan! Montones de oro. Aprovecha tu también antes de que
siempre.
(Vuelve a esconderse entre los arbustos). lleguen los ladrones.
(Escuchamos las risas de los tres bandidos).
(Aparecen los tres ladrones desde el interior de la cueva). ANDRÉS.-
LEÑADOR.-
L3.- -¿Qué ladrones?
Sean quienes sean, están muy cerca. Y si mi encuentran
-¡Qué bonito es ser rico! LEÑADOR.-
aquí, ya se qué me pasará.
L1.- No preguntes y muévete. Debes gritarle un conjuro a las
(Se esconde entre los arbustos).
-¡Ciérrate, Sésamo! piedras y se abrirá una cueva. Coges un saco de oro y luego
(Entran los tres ladrones. Cada uno de ellos porta un saco.
(El grupo de piedras se desplaza, ocultando la entrada a la debes decir otro conjuro para cerrar la cueva.
Se acercan hasta las piedras y depositan su carga en el
cueva). ANDRÉS.-
suelo).
L2.- -¿Un conjuro?, -¿qué conjuro?
L1.-
Los ricos nos esperan para que les aliviemos de tanta LEÑADOR.-
Parece que todo está tranquilo.
riqueza. Ábrete, Sésamo; para abrir el escondrijo. Ciérrate, Sésamo;
L2.-
(Ríen mientras salen). para cerrarlo. Y date prisa, no sé cuánto tiempo tardarán
Es un buen sitio para esconder nuestro oro. No pasan
los ladrones en llegar.
ladrones por aquí.
(Aparece el Leñador desde los arbustos). (Sale con su saco).
L3.-
LEÑADOR.- ANDRÉS.-
Pues yo veo a dos.
Ahora puedo irme sin problemas. Mi hermano debe de haberse vuelto loco.
(Ríen los tres, tranquilos y confiados).
(Sale por el lado contrario al que se fueron los tres (Se acerca hasta las piedras).
L2.-
ladrones. Pero entra al instante). -¡Ábrete, Judía!
-¡Ábrete Sésamo!
Aunque digo yo que esos ladrones no echarán en falta un (Nada sucede).
(Un grupo de piedras se desplaza, dejando al descubierto
poco de su oro… Mi hermano me ha tomado el pelo. Debí imaginarlo. -¿O
la entrada a una cueva).
(Se acerca hasta las piedras). era otro el conjuro?… -¡Ábrete, Sésamo!
L1.-
-¡Ábrete, Habichuela! (Se mueven las piedras y podemos ver la entrada a la
Es una buena contraseña secreta.
(No sucede nada). guarida).
L2.-
-¿Ahora soy quien se ha vuelto loco? (Salen ambos ladrones). (A las piedras, con voz de mando).
(Entra en la cueva). (El Leñador aparece desde su escondite). -¡Escucha y obedecerás! A partir de ahora en lugar de
ANDRÉS.- LEÑADOR.- Sésamo, obedecerás cuando se te diga -¡Ábrete, Maíz!, y -
(En off). -¡Ábrete, Sésamo! ¡Ciérrate, Maíz!
-¡Ciérrate, Sésamo! (Se abre la cueva y sale desde ella Andrés). L 2 y 3.-
(Las piedras ocultan la entrada). L1.- -¿Maíz?
-¡Ay, madre!, -¡qué oscuro está esto!… -¡Ábrete, Lenteja!… (En off). L1.-
(Entra el Leñador). Pensábamos que te habías escapado a la taberna. -¡Callaos!… -¡Ciérrate, Maíz!
LEÑADOR.- L3.- (Se cierra la puerta).
(Que busca). (En off). Mañana nos llevaremos nuestro tesoro a otro lugar más
-¿Hermano, dónde estás? No pude evitar la tentación de entrar en aquella casa. Se seguro. Ahora vamos a dormir.
ANDRÉS.- habían dejado la ventana abierta. L2.-
-¡Dentro de la cueva! LEÑADOR.- -¿No buscamos al ladrón de nuestro saco?
LADRONES 1 Y 2.- -¡Ciérrate, Sésamo! L1.-
(Que cantan). (Se oculta la entrada). Dice el refrán que quien roba a un ladrón, tiene cien años
Tú eres mi tesoro, mi tesoro eres tu; yo quiero todo el -¡Vamos! de perdón. Además, tenemos muchos sacos de oro en la
oro… ANDRÉS.- cueva.
LEÑADOR.- Pero me quedo sin mi tesoro. L2.-
Llegan los bandidos. No digas nada y escóndete. Si te LEÑADOR.- Es cierto, y en cien años muchos otros sacos podremos
encuentran, puede ser fatal. -¿Te parece poco tesoro salvar tu vida? Además, robar.
(El Leñador se esconde). compartiré mi tesoro contigo. L3.-
(Entran los dos ladrones, cada uno con un saco al hombro). (Salen los dos hermanos). -¿Y si nos dedicamos a robar a ladrones?, todos nos
L1.- (Entran los tres ladrones). perdonarán cien años.
(Mira a su compañero y luego busca a su tercer L1.- L2.-
compinche). -¡Ábrete, Sésamo! Es cierto, y además, yo no pienso vivir cien años más.
-¿Dónde está Julián? (Se abre la caverna y los tres entran en la cueva). Robemos a los ladrones.
L2.- L1.- L1.-
(Después de mirar a su alrededor). (En off). No es mala idea. Pero esa es otra historia.
Pensaba que venía detrás mío. -¡Traición! Falta un saco de oro. L3.-
L1.- (Salen los tres desde la cueva y buscan por el lugar). -¿Nos la contarás antes de ir a dormir?
-¡Seguro que se ha ido a la taberna! L2.- L2.-
L2.- Ya has contado en la taberna nuestro secreto. Sí, por favor. No hay nada mejor para dormir que escuchar
Si se pone a beber y no estamos con él, es seguro que L3.- eso de “colorín, colorado; este cuento se ha acabado”.
contará nuestro secreto. Ya os dije que no fui a la taberna. L1.-
L1.- L 1 y 2.- De acuerdo, pero vamos a dormir.
-¡Ábrete, Sésamo! -¡Mentiroso! (Salen los tres).
(Se abre la cueva). L3.- (Al instante entra el Ladrón 1).
Rápido, dejemos los sacos y vayamos a buscarlo. Es cierto, fui a la taberna; pero no le conté a nadie acerca L1.-
(Apenas en la entrada depositan sus sacos). de lo nuestro. (Al público).
-¡Ciérrate, Sésamo! L2.- Olvidaba decirlo: colorín, colorado; este cuento se ha
(Se cierra la caverna). Eres un torpe y un mentiroso. acabado.
Rápido, tenemos que llegar a la taberna antes de que L1.- (Sale).
Julián beba demasiado. Por lo pronto, cambiemos la contraseña. FIN