Está en la página 1de 5

VIDA Y OBRA DE JUAN AMÓS COMENIO

Juan Amós Comenio nació en Nivnice (Moravia) el 28 de marzo del año 1592.
Desde muy joven, sobresalió por su gran inteligencia y su ferviente amor al
estudio. Después de asistir a la escuela secundaria de Prerrov ingresó a la
Universidad de Herborn y posteriormente a la de Heidelberg. Ejerció las profesiones
de sacerdote y maestro.

Comenio es, definido por la gran mayoría de los pedagogos, el más grande
educador y pedagogo del siglo XVII y se le considera el fundador de la didáctica
moderna, era en realidad un conservador que defendía la primicia de la de en una
época de crecente racionalismo. Aspira a la felicidad de toda la especie humana
por medio de la educación, pero por medios espirituales; el fin que ésta tiene es la
salvación eterna del hombre. Exige una educación para todos (ricos y pobres,
hombres y mujeres) y reclama una instrucción basada en el placer de aprender, en
una escuela que sea un lugar agradable y mediante un método que permita
avanzar de lo más fácil a lo más difícil, de lo intuitivo a lo abstracto.
Su obra más importante en el ámbito educativo es la ‘Didáctica Magna’, publicada
entre 1627 y 1630, de ahí, los aspectos más importantes para resaltar son:
• Todos los que han nacido hombres lo fueron con el mismo fin principal, a
saber para que sean hombres.
• Todos han de ser preparados de tal modo que, instruidos sabiamente en las
letras, la virtud y la religión puedan atravesar útilmente esta vida presente y
estar dignamente dispuestos para la futura.
• No existe ninguna razón por la que el sexo femenino deba ser excluido en lo
absoluto de los estudios científicos.
• En las escuelas hay que enseñar todo a todos.
• La escuela es un taller de hombres
• Se pretenden las escuelas en las que pueda instruirse a toda la juventud y
se le instruya en todo aquello que pueda hacerlos sabios, probos y santos.
• Sus tres principios básicos: sabiduría, virtud y piedad
• Se debe preparar para adquirir un conocimiento verdadero y sólido, no falso
y superficial.
• No requiere otra cosa el arte de enseñar que una ingeniosa disposición del
tiempo, los objetos y el método.

REQUISITOS GENERALES PARA APRENDER Y ENSEÑAR


Fundamento I
La naturaleza aprovecha el tiempo favorable. Por lo tanto:
1. La formación del hombre debe empezarse en la primavera de la vida; esto es, en la
niñez.
2. Las horas de la mañana son las más adecuadas para los estudios.
3. Todo cuanto se ha de aprender debe escalonarse conforme a los grados de la edad,
de tal manera que no se proponga nada que no esté en condiciones de recibir.
Fundamento II
La naturaleza prepara la materia antes de empezar a adaptarle la forma. Se requiere:
1. Que estén de antemano dispuestos los libros y demás instrumentos.
2. Que se forme el entendimiento antes que la lengua.
3. Que ninguna lengua se aprenda por la gramática, sino mediante el uso de autores
adecuados.
4. Que las enseñanzas reales vayan antes que las orgánicas.
5. Que los ejemplos precedan a las reglas.
Fundamento III
La naturaleza toma para sus operaciones los sujetos a propósito, o también para hacerlos
aptos los prepara antes adecuadamente. Después de lo cual:
1. Todo el que en la escuela ingrese, tenga perseverancia.
2. Para cualquier estudio que haya de emprenderse hay que preparar el espíritu de los
discípulos.
3. Hay que despojar de impedimentos a los discípulos.
Fundamento IV
La naturaleza no se confunde en sus obras, procede claramente en cada una de ellas.
Cuídese también en las escuelas de que los discípulos no se ocupen en cada momento sino
de una cosa sola.

Fundamento V
La naturaleza empieza todas sus operaciones por lo más internos. De lo que se deduce:
1. Debe formarse primero el entendimiento de las cosas; después la memoria, y, por
último, la lengua y las manos.
2. Debe tener en cuenta el Preceptor todos los medios de abrir el entendimiento y
utilizarlos congruentemente.
Fundamento VI
La naturaleza parte en la formación de todas sus cosas de lo más general y termina por lo
más particular

Fundamento VII
La naturaleza no da saltos, sino que procede gradualmente. Así pues:
1. El núcleo de los estudios debe distribuirse cuidadosamente en clases, a fin de que los
primeros abran el camino a los posteriores y les den sus luces.
2. Hay que hacer una escrupulosa distribución del tiempo para que cada año, mes, día y
hora tenga su particular ocupación.
3. Debe observarse estrictamente la extensión del tiempo y el trabajo para que nada se
omita ni se trastorne nada.
Fundamento VIII
La naturaleza así que comienza no cesa hasta terminar. Por lo tanto:
1. Al que haya de ir a la escuela reténgasele en ella hasta que se convierta en un
hombre erudito, lleno de buenas costumbres y religioso.
2. La escuela debe estar en un lugar tranquilo, deparado de las turbas y los barullos.
3. Lo que, según esté establecido, haya que hacer, hágase sin interrupción alguna.
4. No deben otorgarse a nadie salidas ni vagancias, bajo ningún pretexto.

Fundamento IX
La naturaleza evita diligentemente lo contrario y nocivo. Será pues conveniente:
1. Que los niños no tengan abundancia de libros, a no ser los de su clase.
2. Que los libros preferidos estén de tal modo preparados que no pueda aprenderse en
ellos sino sabiduría, piedad y buenas costumbres.
3. No deben tolerarse compañías disolutas ni en las clases ni cerca de ellas.
4. Si todo esto se observa con cuidado seguramente las escuelas llenarán su fin.

DE LA DISCIPLINA ESCOLAR
Tanto las varas como los azotes, no deben emplearse en las escuelas, antes bien,
deben irse desterrando de ellas como instrumentos serviles que no convienen en
modo alguno a los ingenuos, sino que son propios de mancipos y malos siervos.
Hacen su aparición muy pronto en las escuelas y cuanto antes deben desaparecer
de ellas, no solamente por engendrar torpeza de carácter, que suele ser propia del
entendimiento servil, sino por la maldad que lleva aneja las más veces: y que
empleándolos a menudo como ayuda de las artes o la enseñanza, se convierten en
instrumentos de crueldad y serán espadas en manos de locos furiosos con las que
se matarán ellos mismos y a los demás.

“PAMPEDIA”.
Comenio aspiraba a demostrar el pensamiento pedagógico en un sistema más vasto
de organización filosófica que permitiera al hombre, sobre la base de la educación y
la cultura, realizar la reforma de la vida social en su conjunto, que dentro de la
Didáctica Magna, interpreté ese deseo de Comenio por enseñar “todo a todos”.
Esta búsqueda y pretensión de totalidad que Comenio se encarga justamente de
explicar en el primer capítulo de su obra, se entiende completamente en el contexto
histórico en que se ubica ésta: la Modernidad dentro de su sociedad, cuando se
trataba de romper con todo tipo de exclusión y el conocimiento para unos cuantos,
en particular aquel que más le interesaba romper a Comenio: el que tenía que ver
con el acceso al saber científico ya la cultura.
Ya sabemos cómo hasta este momento, el saber era propiedad exclusiva de ciertos
grupos o instituciones, que al impedir que todos, o sea cualquier individuo
pudieran acceder al conocimiento ya su fuente más segura, mantenían
precisamente por esto un dominio hegemónico, excluyente por principio, elitista y
antidemocrático, tal como se podría describir hoy en día. En lo particular, considero
a Comenio como un revolucionario del pensamiento de su época y ayudó a nuestra
pedagogía antigua y actual, creando una muy buena teoría y propuesta pedagógica.
Sus obras son:
1623. Laberinto del Mundo. Tratados filosófico llamado, toma la metáfora de el
mundo como un laberinto de de cómo encontrar el camino,
1623. El paraíso del corazón. Tratado filosófico en el cual la razón es un papel
limitado, superado por la fé.
1627 y 1632. Didáctica magna. Tratado Pedagógico que le dio renombre mundial,
compuesto de creencias acerca de la actividad educativa y la religión.
1631. La puerta de lenguas abierta. Texto pedagógico que trata sobre una sencilla
enciclopedia acerca de una amplia variedad de temas, 98 en total.
1631. La Janua. Texto pedagógico con mucha popularidad en Europa, por
aproximadamente 50 años.
1633.
Escuela de la infancia. Ofrecia los metodos mediante los cuales los padres de
familia podian empezar a educar r aus hijos
1634-1636. Phansophiae pdromos ó Reforma de las escuelas, con la idea de que no
existen divisiones ne la naturaleza.
BENEMÉRITA ESCUELA
NACIONAL DE MAESTROS

ALEJANDRO IVÁN ESPINAL LIMETA

2° 15

SEMINARIO DE TEMAS SELECTOS DE HISTORIA DE


LA PEDAGOGÍA Y LA EDUCACIÓN I

REPORTE: JUAN AMÓS COMENIO

PROFRA. MAGDALENA MARTÍNEZ CARREÓN