Está en la página 1de 4

Recensión Las estructuras sociales

de la economía

PLANEAMIENTO Y POLITICA DE LA
VIVIENDA

LUIS RODRIGO VITERI MIRANDA

Máster de Planificación Territorial y Gestión


Ambiental

18/02/2019

Curso 2018 – 2019

Dr. Miguel Rubiales


La lectura: Las estructuras sociales de la economía, Bourdieu tiene un
enfoque diferente para el análisis de algo típicamente asignado a la economía
como son la producción y comercialización de casas el autor enfoca su
documento en como decisiones económicas en materia de vivienda como el
comprar o alquilar, comprar una unidad nueva o usada y de ser una casa
tradicional o industrial y que dependen a su vez de las disposiciones
económicas y del estado de la oferta de vivienda que la teoría económica
neocalsista trata como datos incondicionados del conjunto de condiciones
económicas y sociales que surgen de la Política de Vivienda

El autor realiza su análisis en un bien específico como es la vivienda unifamiliar


en Francia y toda su complejidad sociológica desde las regulaciones
burocráticas, las de marketing, las ilusiones y autoengaños de los compradores
hasta las políticas estatales en el ámbito financiero, crediticio e inmobiliario,
cuales son las consecuencias imprevistas al comprar una vivienda y las
trampas, sacrificios y decepciones implicadas en la compra hasta los procesos
de identificación personal, de construcción de status, etc., acaban siendo de
una riqueza para un cambio de perspectiva sobre la vivienda y nuevo enfoque
que nos brinda el autor al leer.

Por otra parte el como una vivienda puede darnos a conocer sobre su
propietario desde sus gustos hasta su nivel social y como se van haciendo
inversiones económicas como afectivas del bien material y al ser un bien
económico con un precio elevado requiere una decisión importante acorde a la
necesidad del comprador y en algunos casos ese bien se busca que perdure
por lo menos mientras vive su propietario y de ser posible se trasmita a sus
descendientes a bien de herencia y a menudo el hecho de adquirir este bien o
construirlo con la ayuda de familiares o vecinos (una minga conocido en
comunidades indígenas de ecuador) suele asociarse a la formación de un
nuevo hogar.

Se analiza también el cómo el mercado inmobiliario tiene el reto de que sus


productos (vivienda standar) sean llamativos para los posibles compradores y
que estos los adquieran de acuerdo a si cumple con sus necesidades de
espacio y crianza y es una alternativa que se suele usar más que construir la
vivienda desde los cimientos de acuerdo al presupuesto del que se dispone que
generalmente se obtiene a base de créditos y este proceso de da por la
búsqueda de hogares más temprana ya que los compradores ya no aspiran a
heredar la vivienda de sus padres esto es una de la grandes diferencia que se
puede apreciar de lo de generaciones más antiguas en las que la vivienda
generalmente se obtenía por la herencia o por el ahorrar por mucho tiempo.

La lectura analiza el constante cambio en la adquisición de bienes inmuebles


como si fuese necesario un mínimo de capital para proponerse el convertirse
en propietarios o como si el adquirir una vivienda fuera algo muy osado y se
determina vía encuesta que las principales causas para esto son como motivo
principal la falta de medios financieros y el temor del no saber “que depara el
futuro” y que se tiene la apreciación que la inversión inmobiliaria ya no es
rentable, siendo de esta manera que para la decisión de la compra o el alquiler
la estructura del capital cumple un papel determinante y como las diferencias
de clase se acentúa muy fuertemente al momento de tener la vivienda como
los económicamente mejor establecidos tienen viviendas más grandes y
espaciosas hasta con lugares de ocio y los de economía más baja deben
ajustarse a la medida de sus posibilidades en ocasiones teniendo viviendas
más pequeñas y de espacio muy reducido el autor analiza no solo las
realidades de grupos sociales económicamente “estables” como profesionales
o empresarios si no por lo contrario mira también a la clase obrera o el
“proletario”.

Y que sucede cuando se quiere vender o adquirir una vivienda pues la lectura
nos explica que existen notables diferencias al momento de plantearse estas
posibilidades debido a que las viviendas suelen tener una diferencia de valores
muy desigual que van en dependencia a su calidad técnica o estética, la
ubicación la cercanía a comercios medios de transporte instituciones
educativas entre otros.

Con el paso de los años se puede ver como las políticas también son en gran
medida responsables de afectar el tema de vivienda desde políticas que
favorecen la adquisición igualitaria para todos o establecer facilidades crediticias
lo cual las empresas por catálogo aprovechan ya que para la fabricación de
vivienda se requiere un mínimo de inversión mientras se realiza la construcción
y se logre adquirir el préstamo una afirmación de la lectura es que el mercado de
vivienda es sostenido y controlado directa o indirectamente, por los poderes
públicos, debido a que el estado fija las reglas de funcionamiento que son en
cierta medida una manera de evitar el monopolio (en teoría) pero también se
considera como la aplicación de una legislación o una normativa puede ser
usada en favor de ciertos grupos específicos dejando en desventaja a otros por
la interpretación que los burócratas o políticos la dan.

Es de resaltar como el autor se enfoca en, que es el de Habitus, y la interacción


que se genera a partir de la compra y venta de vivienda, los implicado en la
misma compradores y vendedores) y como llevan a cabo sus propias habilidades
para realizar el intercambio, compra y venta, de acuerdo a sus necesidades,
habitus es donde el agente procede a razonar, sentir y ejercer de acuerdo a la
posición social que ocupe en determinado momento.

La lectura tiene una riqueza grande que aporta a visualizar la vivienda no


solamente como un bien material o de economía si no como algo social, algo
emocional que se convierte en un lugar de seguridad, felicidad e ilusiones y como
se debe recorrer distintas barreras o cruzar muchas pruebas para poder
conseguirlo.

Actualmente uno de los cambios más significativos que se aprecia en torno a la


vivienda es el modelo de familia que ante era numerosa llegando a casos que
podían ser hasta nueve miembros de familia lo cual requería una proyección de
hogar grande, que sea espacioso y de ser posible propio en la actualidad esto
ha cambiado ya que la decisión de formar una familia es a edades más
avanzadas (entre 30 y 35 años) y la proyección de crecimiento es tener uno o
dos hijos que ha modificado los modelos de vivienda y las necesidades que esta
ofrece también se ve el creciente aumento de viviendas para solteros o para
personas solas e incluso para estudiantes que buscan que la vivienda solvente
únicamente sus necesidades básicas para subsistencia.