Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTO

PRESENTACIÓN

Unidades III
Obligaciones Profesionales de los Comerciantes
Sustentante:
Jacqueline Antonia Duarte Núñez
Matricula:
15-6381

Materia:
Derecho Comercial I

Facilitador:
Rosanna Salas A.
Santo Domingo Este
Tarea III

Distinguidos participantes, en este espacio subiran el resumen de la unidad III del programa de la
asignatura.

Obligaciones Profesionales de los Comerciantes.

OBLIGACIONES DE LOS COMERCIANTES

Varias son las obligaciones y se distinguen algunas que por modo concreto o particular establecen
las leyes mercantiles en orden a ciertos comerciantes individuales o colectivos y tratándose
además de determinadas actividades del comercio.

a) Inscripción en el Registro Público de Comercio.

b) Publicación de la calidad mercantil.

c) Llevar cuenta y razón pormenorizada de las operaciones.

d) Conservar la contabilidad mediante la conservación de los libros respectivos.

e) Llevar y conservar la correspondencia mercantil.

f) Formar parte de las cámaras de comercio.rubricado en cada una de ellas y el uso al cual se
destina.

Inscripción en el registro mercantil.

Es el sistema conformado por la matrícula, renovación e inscripción de los libros, actos y


documentos relacionados con las actividades industriales, comerciales y de servicios, que realizan
las personas físicas o morales que se dedican de manera habitual al comercio de las cuales son
depositarias y dan fe pública las Cámaras de Comercio y Producción facultadas por la presente ley.

Carácter del registro.

es un registro público, obligatorio, auténtico y oponible a terceros, instituido por la Ley 3-02
aplicable para todas las personas físicas y morales que ejerzan el comercio o brinden servicios,
que deberá hacerse dentro del mes de iniciada las actividades comerciales, cuyo registro está a
cargo de las Cámaras de Comercio y Producción del domicilio del solicitante.

Libros de comercio

Razones que justifica la existencia de estos libros.-tres razones, principalmente, ha tenido al


legislador en miras al exigir que los comerciantes tengan y lleven con regularidad determinados
libros, a saber:

A)- la utilidad de estos para cada comerciante es evidente, desde que le permite, en cualquier
momento, informarse sobre el estado de sus negocios;

B)- la circunstancia de ser general eta obligación de tener y llevar los mismos libros, ha permitido
atribuir valor probatorio al contenido de estos y dispensar a cada comerciante de la obligación de
recurrir a la prueba escrita del derecho común.
C)- en el caso de quiebra de un comerciante, los libros por el tenidos y llevados constituyen la
mayor fuente de informacion para investigar la causa de la misma y determinar si ha habido o no
fraude

Libros obligatorios y libros facultativos

La ley solo exige a los comerciantes tener y llevar, en la forma que ella establece, estos tres libros:
uno destinado al asiento diario de cada operación realizada en su comercio (libro diario); otro para
copiar los inventarios que anualmente hagan (libro de inventario), y un tercero para copiar las
cartas que escriben (libro copiador de cartas). Son estos, pues los libro obligatorios.

Cada comerciante puede, además, tener y llevar -en la forma que se le antoje- cuantos libros
considere útiles a la clase de negocio a la cual se dedique. Se trata en este caso de libros
facultativos.

Foliado, rubricado y visado

Antes de ser puestos en usos, los tres libros obligatorios deberán ser foliados, rubricados y visados
gratuitamente por el juez de primera instancia o por el juez de paz -antes alcalde- del lugar donde
tenga su domicilio el comerciante.

El foliado consiste en la numeración de cada página del libro sometido a esta operación: con el se
previene la supresión o intercalación de hojas; el rubricado es la firma abreviada del funcionario
en cada página: impidiese con él o se hace difícil, la sustitución de una hoja del libro por otra; el
visado, finalmente, es una acta redactada por el juez o alcalde -juez de paz- en el comienzo o final
del libro en la cual se declara el número de sus páginas, la circunstancia de haberse foliado y
rubricado en cada una d ellas y el uso al cual se destina.