Está en la página 1de 3

Como calcular la prima de riesgo

De acuerdo al artículo 74 de la Ley del Seguro Social (LSS), las empresas


deben calcular anualmente la prima con que cubrirán el seguro de riesgos
de sus trabajadores. Para hacer esta operación en tu empresa, debes
calcular la siniestralidad; es decir, los riesgos de trabajo ocurridos y
terminados en tu empresa durante el ejercicio inmediatamente anterior. Lo
anterior quiere decir que no se cuentan los accidentes ocurridos a los
trabajadores en el traslado de su domicilio a su lugar de trabajo.
La siniestralidad se obtiene considerando todos los sucesos ocurridos entre
el 1 de enero y el 31 de diciembre del año en cuestión (Art. 32, fracción I,
RACERF). La siniestralidad de la empresa se debe multiplicar por un factor
de prima de 2.3, a lo que debe sumarse la prima mínima de riesgo, que es
de 0.005 (Artículo 72, primer párrafo, LSS). Los patrones cuyo centro de
trabajo cuente con un sistema de administración y seguridad acreditado por
la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, aplicarán un factor de prima de
2.2 (Artículo 72, penúltimo párrafo, LSS).
Con base en lo anterior se ajustará prima de seguros. Si la prima obtenida
difiere de la del año anterior, tendrás que ajustarla con base en la nueva.
Sin embargo, no puede ser modificada por más de un 1%. Además, la prima
necesariamente tendrá que ubicarse dentro de los rangos mínimo y
máximo, de 0.5% y 15%, respectivamente.
Para calcular la prima debes usar la fórmula Prima = [(S/365) + 28* (I +D)]
* (F / N) + M, donde S es el número de días subsidiados por incapacidad
temporal, I es la suma de porcentajes de las incapacidades permanentes,
parciales y totales, divididos entre 100; F es el factor de prima (2.3 o 2.2),
N el número de trabajadores sujetos a riesgo y M la prima mínima de riesgo.
La prima que obtengas será vigente del 1 de marzo del siguiente año (2018)
al 28 de marzo del posterior (2019).

Las empresas tienen que pagar esta prima para asegurar a


sus trabajadores en caso de siniestro.

Las empresas tienen que pagar una prima de seguros al IMSS, para cubrir
a sus trabajadores ante la posibilidad de sufrir un accidente en el lugar de
trabajo. La prima se debe calcular con base en la siniestralidad (la
prevalencia de accidentes) del lugar de trabajo; es decir, no se toma en
consideración si un trabajador sufrió un accidente en el trayecto hacia la
empresa o en su casa, sino únicamente los sucesos ocurridos en el recinto
del negocio durante el año (entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de
2017).
Según el artículo 72 de la Ley del Seguro Social (LSS), para calcular la
prima que las empresas tienen que pagar tenemos que usar la
fórmula Prima = [ ( S/365 ) + 28* (I +D)] * ( F / N) + M. S representa el
número de días subsidiados por incapacidad temporal; I, la suma de
porcentajes de las incapacidades permanentes, parciales y totales,
divididos entre 100; F es el factor de prima (2.3); N, el número de
trabajadores sujetos a riesgo; y M, la prima mínima de riesgo (0.005).

Cuando una empresa se inscribe por primera vez o cambia de actividad,


deberá pagar la prima media que le corresponda según la clase en la que
esté, dependiendo del nivel de peligrosidad de su actividad industrial. Los
ajustes futuros, ya sea al alza o a la baja, tendrán que hacerse según la
fórmula anterior. Las primas medias por clase son las siguientes, según se
establece en el artículo 73 de la LSS:
Prima media En por cientos

Clase I 0.54355

Clase II 1.13065

Clase III 2.5984

Clase IV 4.65325

Clase V 7.58875

El ajuste de la prima según la siniestralidad se tiene que hacer anualmente


(artículo 74, LSS) y no podrá exceder los límites superior e inferior, que son 0.5
por ciento y 15 por ciento de los salarios base de cotización, respectivamente.
Además, de un año al siguiente la primera no puede variar en más de un punto
porcentual; por ejemplo, si la prima anterior es del 2.59 por ciento, este año tendrá
que valer entre 3.59 y 1.59 por ciento.
La declaración anual de la prima de riesgo debe presentarse en el mes de febrero
y será vigente entre marzo de 2018 y febrero de 2019.
No están obligados a presentar esta declaración las empresas de menos de diez
trabajadores, que pueden optar por simplemente pagar la media de su clase. En
caso de que tras el cálculo de la siniestralidad, resulte una prima menor, para
hacer el ajuste tienen que presentar esta declaración. Tampoco están obligadas
las empresas con reciente registro en el IMSS, que hayan cambiado de actividad
o que no hayan completado el periodo anual, del 1 de enero al 31 de diciembre.

Intereses relacionados