Está en la página 1de 18

FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 1

Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

2010 - 2013
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 2
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

CURSO DE FILOSOFIA Y EDUCACION 1

PARA LA FORMACION Y EL EJERCICIO


PROFESIONAL DE LA DOCENCIA

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO


norojor@cablenet.com.ar

PERSPECTIVA FILOSÓFICO- PEDAGÓGICA

1
Registro de PROPIEDAD INTELECTUAL. Depósito hecho en la Dirección Nacional del Derecho de Autor.
Expediente nº 5028955. 2000. 2013
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 3
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

DESDE LA FILOSOFIA A LA EDUCACION Y DE LA EDUCACION A LA FILOSOFIA


ALGUNAS EXPLICACIONES Y SUGERENCIAS

01. Estas páginas reúnen materiales de diversa procedencia y variados momentos de


producción: algunos han sido presentados ya en publicaciones anteriores (ESCUELA POSIBLE,
EDUCACION NECESARIA y PENSAR PARA EDUCAR) y otras han sido producidas y redactadas
respondiendo a diversas propuestas: cursos, cátedras, exposiciones, congresos.

02. El común denominador que las atraviesa es la ARTICULACIÓN DEL DISCURSO FILOSÓFICO
CON EL DISCURSO PEDAGÓGICO, de la filosofía con la educación. El diseño de la formación
docente que propuso para el espacio de fundamentación la PERSPECTIVA FILOSOFICO –
PEDAGOGICA le fue otorgando forma y estructura.

03. En todos los casos predomina la intención de trabajar la INTERSECCION DE LOS DOS SABERES:
los fundamentos filosóficos (principios, ideas, autores, textos) que guardan directa referencia
con la educación y el pensamiento pedagógico. No se trata de ofrecer contenidos filosóficos
en sí mismo (aun reconociendo el valor de la formación filosófica de los docentes), ni
contenidos educativos o pedagógicos que tienen dominio propio o establecen relaciones con
otras disciplinas (psicología, sociología, didáctica).

04. En la PRIMERA PARTE hemos tratado de mostrar y probar la relación histórica y necesaria
entre la filosofía y la educación, entre las ideas y los problemas de la filosofía, y las
producciones de la pedagogía, entre los filósofos y los pedagogos, entre los fundamentos y
las prácticas educativas.

05. En la SEGUNDA PARTE hemos trabajo diversos temas y problemas de la FILOSOFIA DE LA


EDUCACION, o de la FILOSOFIA para la EDUCACION. En cada uno de ellos hemos utilizado la
vieja fórmula tradicional para ordenar el material: distinguir y armonizar. Presentar las
producciones filosóficas y sumar las proyecciones o las realizaciones educativas que se
articulan o relacionan. En la defensa de la autonomía de cada disciplina, se encuentra la
formaleza de la construcción de la síntesis.

06. No hemos puesto el acento en AUTORES, SISTEMAS, OBRAS, CORPUS FILOSOFICO o


CLASICOS, sino en la presentación de los temas y contenidos que puede ser de utilidad para
los futuros docentes, y para los docentes y directivos que están profesionalmente en
actividad. De hecho, muchos originales de estos materiales fueron presentados y discutidos
en entornos educativos reales, abordando cuestiones del sistema, de las instituciones, de la
tarea de los directores en las escuelas, y de los educadores en el aula.

07. Proponemos una serie de ACTIVIDADES para trabajar el material. Cumple un doble rol (1)
cerrar críticamente el proceso de enseñanza y aprendizaje, de tal manera que los contenidos
no sean repetidos, sino procesados desde la propia visión y experiencias; y también: (2)
facilitar el funcionamiento del material como un instrumento AUTONOMO para abordar la
filosofía de la educación, o los fundamentos filosóficos de la educación.

08. Es una propuesta y como tal, está abierta a críticas, reformulaciones y rectificaciones.
Seguramente – en el futuro – haremos nuevos ajustes a estos materiales que se presentan
como SUBSIDIOS o INSTRUMENTOS DE TRABAJO.
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 4
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

GUIA DE TEMAS
LOS DOS SABIOS
01 LAS DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA
004
FILOSOFIA, UN TESORO PARA DISFRUTAR
02 UN TESOSO PARA COMPARTIR
008
FILOSOFIA, PEDAGOGIA Y EDUCACIÓN
03 FILOSOFIA DE LA EDUCACION
015
FILOSOFIA PENSAMIENTO Y EDUCACION
04 NECESIDAD Y CAPACIDAD DE PENSAR
026
HISTORIA DEL PENSAMIENTO
05 PROYECCIONES EDUCATIVAS
053
EDUCAR EN EL MUNDO EN QUE VIVIMOS
06 Y EN LA ESCUELA QUE TENEMOS
068
METAFORAS PARA PENSAR LA EDUCACION
07 EDUCADORES PROFESIONALES
089
FILOSOFIA, SER HUMANO Y EDUCACION
08 CATEGORIAS ANTROPOLOGICAS Y EDUCACION INTEGRAL
102
UN PROYECTO DE VIDA PARA LA EDUCACION
09 ESENCIA Y EXISTENCIA
121
INTERSUBJETIVIDAD, RELACIONES Y SOCIEDAD
10 FILOSOFIA Y EDUCACION
137
OBRAR HUMANO
11 MORAL, ETICA Y AXIOLOGIA
156
FILOSOFIA, CONOCIMIENTO Y VERDAD
12 CULTURA Y EDUCACION
179
CONCLUSION
13 PENSAR, EDUCAR, ENSEÑAR, APRENDER
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 5
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

201

01
LOS DOS SABIOS
DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

El pueblo estaba recostado contra la montaña y rodeado por un río torrentoso y cristalino que le iba
dando la forma definitiva al valle. Lejos de los centros urbanos. Lejos de todo. Sólo un camino
zigzagueante y peligroso y de mano única conducía hacia el pueblo, lo atravesaba cortándolo
simétricamente y se perdía rumbo a la cordillera. Todos sabían que para emprender el camino de
regreso había que rodear las montañas o atravesar el río y tomar otra carretera.

En este pueblo, desde hacía mucho tiempo, vivían dos personajes ilustres, dos sabios, dos amantes
del saber, dos filósofos. El azar o la geografía los habían distribuido en dos puntos antagónicos,
aunque en cabañas de estructuras similares. Uno vivía en el Norte y a la entrada del pueblo; el otro,
en el Sur, a la salida, cuando el camino se perdía en el paisaje.

Nadie, ni siquiera los habitantes más viejos e informados, sabían precisar desde cuándo estaban allí y
por qué habían elegido vivir en un lugar tan alejado de todo. Pero nadie ignoraba su presencia. Los
dos sabios vivían prácticamente sumergidos en sus propias actividades, sin mayor contacto con la
comunidad. No se comunicaban entre si. Es obvio que cada uno sabía de la presencia del otro, pero
por razones o circunstancias desconocidas no habían establecido nunca un diálogo. Algunos
memoriosos recordaban un par de encuentros casuales, fugaces, ínfimos... y nada más.

Los vecinos del lugar conocían perfectamente la ubicación de uno y de otro. Lo sabían y lo tomaban
como referencia para ubicar, a su vez, algunos lugares del pueblo. Pero sobre todo, lo demostraban
con orgullo cuando numerosos visitantes venían a buscarlos, a conocerlos, a hablar con ellos.
Entonces, solían repetir: “¿A cuál de ellos busca?”. Cuando el visitante los miraba sorprendido, los
vecinos solían marcar los dos rumbos (Norte y Sur, Entrada y Salida)... para luego entrar a detallar los
caracteres de cada uno de ellos.
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 6
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

Los sabios no tenían nombres conocidos. La geografía había sustituido su identidad, y sus caracteres
habían permitido diferenciarlos claramente. Ambos practicaban la filosofía, pero eran
completamente distintos. El sabio del Norte -- el de la Entrada del pueblo, con su cabaña totalmente
de madera y los añosos árboles cobijando el acceso -- era seguro, firme, convincente; su voz clara,
pausada y sonora acompañaba la perfección de sus enunciados y de sus respuestas. No admitía
dudas, no asomaba ninguna conjetura, solo expresaba la verdad y lo hacía con la certeza que
provenía del conocimiento trabajosamente adquirido, archivado, retrabajado y sistematizado. La
multitud de libros y de papeles que rodeaban cada una de las habitaciones de su cabaña eran la
prueba de todo este esfuerzo. Cuando alguien lo interrogaba, él escuchaba atentamente la
inquietud, se tomaba el tiempo para volver a formular la pregunta (certificando si la había entendido
correctamente) y luego daba a conocer la respuesta necesaria y precisa. Los interlocutores
enmudecían, tomaban nota, lo reverenciaban. Cada palabra era una producción de valor
trascendental e histórico. En cada encuentro se estaba produciendo una revelación.

El Sabio del Sur -- el de la Salida, con su cabaña blanca y matizada de una vegetación de variados
colores -- tenía otras características. También en sus habitaciones abundaban – desordenados - los
libros y los papeles. Lo curioso es que muchos de ellos estaban abiertos, con referencias, marcas,
señaladores, escritos. Al ingresar a la vivienda un tenía la sensación de encontrarse con un
laboratorio de trabajo, sorprendiendo al filósofo en plena tarea. Se mostraba con una admirable
sencillez asociada a una contextura física más frágil. El tono de su voz era sereno pero por momento
titubeante, incierta. Combinaba sus palabras con largos silencios y profundas miradas. No le temía a
las dudas sino que muchas veces se sumaba a ellas. Era común que respondiera a una pregunta con
otra pregunta o a una de sus respuestas con varias conjeturas que la invalidaban o la relativizaban.
Cuando venían a visitarlo, él los recibía con entusiasmo y gozaban escuchando a los recién llegados;
formulaba observaciones, los interrogaban, les pedía que dijeran lo que ellos mismos pensaban... y al
final, cuando el sol comenzaba a desarmarse entre los huecos de la montaña, expresaba algunas
opiniones recordándoles que no las tomaran como definitiva, que debían seguir discutiéndolas en el
camino de regreso.

“¿A cuál de los dos buscan? “, era la pregunta natural de los vecinos del pueblo a los visitantes. Pero
ellos no recomendaban, sino que simplemente indicaban. Los visitantes -- misteriosamente -- venían
sabiendo qué tipo de sabio querían encontrar. Al sabio del Sur le causaba placer recibir grupos
reducidos, informales. No distinguía en ellos niveles, antecedentes, estudios o lecturas. Estaba
convencido de que la verdad -- como búsqueda permanente -- moraba en todo ser humano pero que
debía despertarla y que a él le correspondía la tarea de resucitarla. No era raro que después de horas
de diálogos animados, en un juego interminable de preguntas y respuestas, la conclusión emergiera
de la boca de un hombre simple o de un joven inexperto. Casi siempre -- cuando esto se producía --
el Filósofo de la Salida sonreía satisfecho y ya no hablaba más. Todos interpretaban el silencio como
despedida y se retiraban más ricos interiormente aunque no llevaran consigo ningún documento,
ninguna respuesta.

Al sabio del Norte le agradaban las entrevistas personales o los grandes grupos. En la primeras
parecía encontrar en el interlocutor (generalmente, grabador en mano) el registro histórico de sus
verdades y lo comprobaba por el interés que despertaba con sus monólogos y por el brillo de sus
ojos al descubrir en sus palabras los reflejos de la verdad. Con los grupos gozaba porque sabía que
podía llegar a más gente y que -- a través de ellos -- la verdad se podía volver expansiva, casi
universal. Ellos también sabían por el tono de la voz cuando el encuentro finalizaba y partían
orgulloso por el caudal de anotaciones, conocimientos, mensajes y verdades (casi sagradas) que
habían atesorado.

Curiosamente, ni los vecinos del pueblo ni los visitantes solían recurrir a los dos filósofos a la vez.
Partidarios ocasionales o deliberados de uno o de otro, preferían mantenerse fieles a su estilo. No
generaban bandos o antipatías sino tolerancia y respeto.
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 7
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

El paso del tiempo, con implacable persistencia, fue diluyendo las noches y los días. En un breve
período murieron los dos sabios. El filósofo del Norte murió en un tibio amanecer de octubre,
rodeado por sus seguidores más consecuentes. El sabio del Sur murió en una plácida tarde estival,
cuando un grupo de visitantes abandonaba la casa. A partir de entonces el pueblo, el río, la
montaña, el camino se quedaron un poco huérfanos, añorando tiempos pasados. Uno y otro,
prolongando una mágica simetría fueron sepultados en sendos valles: cada uno en la suave ladera de
las montañas, las mismas que servían de marco a cada una de las viviendas.

La casa del Filósofo de la Entrada (Norte) se convirtió rápidamente en un Centro Cultural y


académicos de prestigio, al que acudían desde remotos lugares para estudiar los libros del sabio,
hacer las interpretaciones, ordenar sus escritos, publicar sus obras, divulgar sus ideas, repetir sus
enseñanzas.

La sencilla casa del Sabio de la salida (Sur) se convirtió en una escuela. Sus libros, sus escritos y sus
pertenencias fueron utilizados para continuar con el espíritu de búsqueda de su antiguo morador.
Entre aquellas sabias paredes se respiraba la necesidad de no detenerse en ningún conocimiento
definitivo, en multiplicar las preguntas, en relativizar el valor de las respuestas.

Junto a la tumba del Sabio del Norte nació un árbol sólido y frondoso: se convirtió en un lugar de
referencia para tantos visitantes que acudían a recordarlo y venerarlo; encontraban bajos sus ramas
sombra, seguridad y protección. En el otro extremo, en el valle del Sur, junto a la tumba nació un
árbol cargado de frutas que, sin reparar en las estaciones, se prodigaban en alimento para los
visitantes.

A veces, en ciertas noches de verano y en algunas frías mañanas de otoño, sobrevuela de un extremo
a otro del pueblo, un espíritu inquieto preguntando y preguntando. “¿Cuál de los dos era realmente
sabio? ¿Quién era realmente el filósofo y tenía la habilidad para proponer el ingreso en el terreno
del pensamiento? ¿En cuál de ellos moraba el tesoro de la verdad?

PROPUESTA DE REFLEXION Y TRABAJO

01. Seleccionar y marcar al menos 10 palabras o frases que puedan resultar significativas.

02. En un cuadro de doble entrada caracterizar a cada uno de los sabios y a sus seguidores.

03. Si fuera uno de los visitantes del pueblo mencionado en la historia, ¿qué sabio visitaría y por qué?

04. La filosofía, el pensamiento, la sabiduría, ¿con cuál de los dos sabios se identifica? ¿Por qué?

05. En el propio trabajo, en la formación previa, ¿se han encontrado con ambos modelos?
Describirlos.
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 8
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

FILOSOFIA Y EDUCACION
INTERROGANTES PARA ENTRAR EN TEMA
(BREVE RESPUESTA CON LOS CONOCIMIENTOS PREVIOS)

01. ¿De qué se ocupa 02. ¿De qué se ocupa 03. ¿Es lo mismo 04. ¿Qué diferencias
la filosofía? la educación? educar que enseñar? hay entre educación y
pedagogía?

06. ¿Necesita la 07. ¿Es lo mismo 08. Para que haya


05. ¿Necesita la
filosofía de la hablar de Educadores y educación, ¿es
pedagogía de la
educación? de Pedagogos? necesario que haya
filosofía? ¿Para qué?
¿Para qué? escuelas?

09. ¿Cuáles son los 11. ¿Todos los


10. ¿De qué temas o 12. ¿Todos los temas de
temas o problemas problemas de la
problemas se ocupa la educación le
propios de la filosofía le interesan a
la filosofía? interesan a la filosofía?
pedagogía? la pedagogía?

13. Nombrar 10 14. Nombrar 10 15. Nombrar 10 16. Nombrar 10


filósofos de la filósofos de la EDAD filósofos de la filósofos
ANTIGUEDAD MEDIA MODERNIDAD CONTEMPORANEOS

17. ¿Todos los 18. ¿Qué otras 19. Para educar, ¿es 20. Presentar 10
filósofos se ocuparon ciencias o disciplinas necesario prepararse o grandes PEDAGOGOS de
de temas - problemas ayudan o acompañan es un saber natural y la historia. ¿Todos
educativos? a la pedagogía? espontáneo? fueron EDUCADORES?

23. ¿Hay alguna


21. ¿Qué relaciones 22. ¿Toda buena relación entre filosofía 24. Los buenos filósofos,
hay entre estudiar, enseñanza genera y religión? ¿pertenecen al pasado?
aprender y saber? aprendizajes?

PROPUESTA DE TRABAJO

01. Leer atentamente cada pregunta para comprenderla.


02. Pensar las respuesta y redactarla (respuesta personal, con absoluta libertad)
03. Presentar algunos ejemplos.
04. Después de redactar la respuesta personal, buscar ayuda complementaria (consultas)
05. Formular libremente otras PREGUNTAS, DUDAS O INTEROGANTES
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 9
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

02
FILOSOFIA: EL PENSAMIENTO PARA COMPARTIR
UN TESORO PARA DISFRUTAR
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

01. La única forma de entender la FILOSOFIA es encontrarse con ella en temas que nos
involucren. Ningún saber es tal si definitivamente no se convierte en parte de nuestras vidas. La
FILOSOFIA es un conjunto de saberes atesorados y puesto a disposición de quienes acuden a ella.
Pero como todo tesoro, hay dos formas de acceder y disponer del mismo: para admirarlo,
cuidarlo, ordenarlo, pulirlo, exhibirlo… o para usarlo, invertirlo, gastarlo, disfrutarlo, dilapidarlo.
La FILOSOFIA es un tesoro generoso que no disminuye porque sean muchos los que accedan a
ella. Es un talento (evangelio) que se multiplica, no un talento que se oculta y se guarda. El
problema es que la FILOSOFIA es un tesoro que no entrega una receta para su utilización. Cada
uno decide qué hacer. Puede suceder que el tesoro esté allí a la espera de su usufructo y que
muchos padezcan miseria o se mueran de hambre sin saber que lo tienen a la mano. Pero puede
suceder que el tesoro despierte el entusiasmo de los usuarios y que se lancen a darle vida, a
aplicarlo, a recrearlo y descubran el milagro: la FILOSOFÍA es un tesoro que, cuando más se lo usa,
más riqueza se obtiene y más tesoro se vuelve. No sólo no se agota, sino que se multiplica.
Deberían saberlos los administradores del tesoro.

02. Hay que desconfiar de los ADMINISTRADORES DEL TESORO (por ejemplo, los docentes, los
profesores) porque frecuentemente suelen aplicar con nosotros sus propias costumbres. Si son
celosos y trabajan sólo de aburridos custodios del tesoro que no se atreven a abrirlo y gozan
observando el cofre, el brillo, las vitrinas, querrán que nosotros seamos iguales a ellos, que
reproduzcamos sus hábitos, advirtiéndonos que el tesoro es demasiado importante como para
andar por allí, por calles peligrosas y en horarios inconvenientes poniéndolo en riesgo. Son los que
nos dicen: “¿Y qué pueden hacer ustedes con las FILOSOFIA si yo mismo soy sólo un funcionario
de ella? ¿Quiénes son ustedes, principiantes, para andar paseando con la filosofía?”. Tal vez nos
convenga poner el oído a otro tipo de guardianes: a los que en lugar de frenarnos nos
entusiasman, en lugar de reglamentarlo todo, proponen una experiencia y desafían nuestro
atrevimiento. Porque la experiencia de la FILOSOFIA es contagiosa y cuando nos enloquecemos
con el pensamiento, no nos desprendemos más de él. La mejor manera de acceder a la filosofía es
convertirla en parte de nuestra vida, en ingrediente de nuestras tareas, en condimento
imprescindible de nuestras decisiones. No se puede aprender filosofía si no se la experimenta:
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 10
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

nadie sabe lo que es la riqueza si no se da el gusto de vivir como un rico, a quien los recursos no le
pesan, porque tiene demasiado.

03. En la FILOSOFIA, interesan las respuestas porque frecuentemente acudimos a ella para
buscarlas, pero son mucho más valiosos los interrogantes. La experiencia de la FILOSOFIA, por
tanto, se transforma en un juego dialéctico de preguntas, respuestas, nuevas preguntas y nuevas
respuestas. Debemos entrar y salir de la FILOSOFIA con muchas más preguntas que respuestas. Y
las respuestas que tengamos son respuestas que salen a buscar nuevas preguntas. La actitud
permanente es la de quien se vive preguntando, vive discutiendo lo que es. No se trata de
preguntarle y discutirle a los demás porque nos convertiríamos en individuos insoportables (y
como Sócrates, nos exponemos a que nos persigan, nos juzguen, nos condenen y nos ejecuten),
sino que preguntas que moran en nuestro interior y que tratamos de procesar.

04. Las preguntas de la FILOSOFIA no admiten cualquier respuesta. A veces, no admiten ninguna
respuesta, sino nuevas maneras de preguntar. De hecho en toda su historia, la filosofía se ha
formulado una y otra vez las mismas preguntas y ha generado innumerables respuestas que sin
embargo no nos conforman del todo, porque seguimos buscando. La búsqueda revestida de
interrogantes es una caracterización perfecta del filosofar: porque en realidad la vida, la realidad,
el ser, el conocer, la verdad, la muerte, el bien, el mal, el universo, las relaciones humanas,
nosotros mismos, la sociedad constituyen los temas y problemas de la filosofía que recorren
especialmente la historia del pensamiento occidental.

05. La FILOSOFIA es también algo dado. Y ese no esa no es una información menor: no comienza
con nuestros pensamientos, nuestras preguntas y nuestras respuestas. Encontramos nombres,
textos, autores, problemas, sistemas, escuelas, métodos, demostraciones, argumentaciones,
alegatos. Pero además de patrimonio, es algo que se construye a partir de lo que encontramos. El
patrimonio, la riqueza, el tesoro de la FILOSOFIA dialoga con nuestra realidad, con nuestra vida,
con nuestro pensamiento. La filosofía dada llega a nuestras manos como un material que requiere
nuestra elaboración. Tal vez no seamos filósofos ni autores destacados, sino simples usuarios del
filosofar que alimentamos nuestro pensamiento con el pensamiento de otros, pero con la íntima
convicción de que lo que interesa es nuestro propio pensamiento, ya que nadie puede pensar por
nosotros.

06. La FILOSOFÍA no ofrece un discurso único: no está edificada dogmáticamente sobre


respuestas consolidadas, no hay una sola palabra y, aunque busca la verdad, se construye sobre
múltiples formulaciones de las verdades. Puede interpretarse como un defecto o una carencia.
Comparado con el discurso de las ciencias, la FILOSOFÍA está en desventaja. Ha formulado sus
interrogantes desde los albores de las civilizaciones, ha aparecido históricamente en un momento
dado, tiene una presencia temporal previa a la de muchas ciencias positivas y, sin embargo, no
puede compararse con ellas en la construcción de las respuestas.

07. Es un lugar común afirmar que todas las RESPUESTAS FILOSÓFICAS se nos ofrecen con los
mismos derechos: cada una aspira a ser leída, consultada, interpretada como una aproximación
(la más convincente, la más rigurosa, la más segura) a la verdad esperada. El esfuerzo parece ser
vano porque sobre la pluralidad de respuestas se siguen construyendo nuevas filosofías, con la
misma aspiración original que generó las primeras. A nadie se le ocurriría proponer como válidas
las rudimentarias formulaciones de la medicina griega o las interpretaciones físicas o
astronómicas de Aristóteles. La ciencia actual - la única vigente - funda su validez sobre los
conocimientos antiguos debidamente consolidados, criticados y superados.

08. La autoconciencia histórica pone a la FILOSOFÍA frente a esta multiplicidad de realizaciones.


Algunos la han denominado "anarquía de los sistemas filosóficos" porque representa una fuente
rica e inagotable, pero tan variada que puede conducir a la confusión, a la desorientación, a la
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 11
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

vana sensación de estar ante una caleidoscópica sucesión de verdades y de doctrinas, sin poder
hacer pie en ninguna. Pero en esa variedad está la riqueza, y los usuarios del filosofar, pueden
revisar críticamente las respuestas, para adherir a una, descartar otras, articular las restantes, y
armado de historia y pensamiento construir las propias respuestas. Si la pluralidad se convierte en
un paso adelante, no se trata confusión, sino de una fuente generosa a la que hay que acceder
con espíritu de búsqueda. La filosofía se revela como un tesoro acumulativo, sistemático,
transmisible: no está dado nunca de una vez por todas, sino que es perfectible y aumentable.
Alcanzar de manera definitiva la verdad es una alarmante perspectiva para la filosofía que vive
más bien de lo aproximativo y perfeccionable. Desde este punto de vista es preferible mantener
abierta la posibilidad de adelantos y de mejoras...sin desesperarnos por no encontrar respuestas
monolíticas, indiscutibles o dogmáticas. Bien pudiera ser que entre el desánimo y el cansancio de
esa búsqueda incesante, descubramos el auténtico valor de un pensamiento que nunca renuncia
a la búsqueda más profunda. Es desechar la paz de la fortaleza para encontrar el aire fresco de la
libertad de un camino que se va construyendo al andar.

09. Los FILÓSOFOS no son hombres empecinados, empeñados en una tarea imposible, en
muchos momentos ilusos o torpes en la búsqueda de una verdad escurridiza: representan
eslabones de una cadena de pensamiento que encuentra su identidad en el tipo de verdad que
caracteriza al filosofar. Porque no se trata de la misma verdad de las ciencias. Ni mejor ni peor; es
un ámbito distinto, es otro tipo de verdad. No juega con la eficiencia de otros saberes, pero mide
con otros parámetros su propia eficacia. Los contenidos del filosofar abundan en temas e ideas
que no son objetos de una única visión o interpretación. Los grandes temas de la filosofía (el
hombre, su existencia y destino, su constitución, el mundo y sus interrogantes, las relaciones que
establecen con los otros hombres, su ser inmanente o trascendente, la búsqueda de un origen y
un sentido primordial, etc.) no pueden tener respuestas únicas. En la sucesión de las respuestas y
en la comprensión de las mismas cada uno -- desde su profesional o circunstancial acercamiento a
la filosofía -- va encontrando, va "leyendo", va construyendo sus propias respuestas. Una mente
abierta y un espíritu amplio permiten de-codificar los diversos mensajes que solamente se
constituirán en mensajes efectivos en el receptor que somos. Aunque la filosofía no tenga -- como
disciplina -- el propósito de convertirse en filosofía de vida, cada existencia humana se alimenta
de algunos principios filosóficos que deben ser purificados y que pueden beberse de la fuente
abundante del pensamiento.

10. Si bien la FILOSOFÍA es una proyección del ejercicio del pensamiento y capaz de poner en
marcha el pensamiento en torno a las más diversas cuestiones, la filosofía no es solamente un
espontánea expresión de opiniones personales vertidas al calor del entusiasmo, las circunstancias
o la compañía. El ejercicio del pensamiento es amplio y generoso, pero no todo lo que se piensa,
se comparte y se discute puede ser considerado filosofía. En muchos casos se trata de opiniones,
comentarios, ensayos, propuestas, ejercicios dialécticos, discusiones entre amigos. Para que la
filosofía sea considerada tal, el pensamiento debe asumir un rigor metódico, el rigor del
pensamiento. Todo el mundo puede escribir versos, pero pocos son los poetas; muchos puede
escribir historias, pero no todo se convierten en novelistas; es común que muchos filmen pero eso
no los convierte en cineastas. De la misma manera, el ejercicio natural (y recomendable) del
pensamiento no se convierte espontáneamente en filosofía.

11. EL EJERCICIO DE LA FILOSOFÍA requiere: manejo del vocabulario específico (campo semántico
o sub-código propio de la disciplina), articulación rigurosa del pensamiento, coherencia discursiva,
abordaje de los temas y problemas que son propios de la FILOSOFIA. Si bien es verdad que la
filosofía es universal y se ocupa de la totalidad, no se hace cargo de lo que es tema y trabajo de
las ciencias o de otros conocimientos. Aunque debe intentar llegar a todos con sus ideas y
reflexiones, no puede abandonar el rigor de sus producciones: el pensamiento siempre es un
ejercicio trabajoso, articulado, progresivo, lento. Y necesita expresarse en un lenguaje técnico y
variado, rico en palabras, correcto en la sintaxis y estructurado según el tipo de discurso que se
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 12
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

elija (nexo y subordinaciones). Las buenas ideas son tales porque aportan (1) originalidad, (2)
estructura argumentativa o demostrativa correcta y coherente, (3) fundamentación, (4) claridad
(lo que es opuesto a confuso y no es sinónimo de sencillo), (5) apertura a nuevos interrogantes y
al debate de otras ideas.

12. El conocimiento de los autores, de las obras, de la filosofía otorga un bagaje, un


equipamiento intelectual que facilita la comprensión y el acceso a los textos filosóficos, y la
producción y escritura del pensamiento. De la misma manera que quien lee mucha literatura
comprende mejor a los poetas y escritores, y pueden escribir o producir mejor; o el habituado al
cine, maneja el código de la imagen y el sonido, el habituado a los textos filosóficos tiene mayores
recursos para acceder a la filosofía, y para poner en ejercicio activo su pensamiento. Como en
otros muchos órdenes de la vida, los que más saben son los que mas capacidad de aprender
tienen, porque son los que descubren el valor de las cosas nuevas que aparecen y tienen
condiciones para incorporarlas a su archivo personal (cultura subjetiva).

13. EL PENSADOR CRÍTICO, el buen pensante Ideal es una persona habitualmente inquisitiva;
bien informada, que confía en la razón; de mente abierta; flexible; justa cuando se trata de
evaluar; honesta cuando confronta sus caracteres personales; prudente al emitir juicios; dispuesta
a reconsiderar y si es necesario a retractarse; clara respecto a los problemas o las situaciones que
requieren la emisión de un juicio; ordenada cuando se enfrenta a situaciones complejas; diligente
en la búsqueda de información relevante; razonable en la selección de criterios; criteriosa e
interesada en preguntar, indagar, investigar; persistente en la búsqueda de resultados tan
precisos como las circunstancias y el problema o la situación lo permitan. Sabe (1) formular
problemas y preguntas fundamentales, con claridad y precisión; (2) reunir y evaluar información
relevante utilizando ideas abstractas para interpretarla efectivamente; (3) llegar a conclusiones y
a soluciones bien razonadas; (3) pensar, con mente abierta dentro de sistemas alternos de
pensamiento; reconociendo y evaluando, según sea necesario, los supuestos, implicaciones y
consecuencias prácticas de estos; (4) comunicarse efectivamente con otros para idear soluciones
a problemas complejos. Alguien que “piensa bien” (que no es lo mismo que bien pensado, que
apunta al plano relacional), se diferencia claramente del que “piensa mal” (que no se identifica
con el “mal pensado”, quien piensa mal de los demás: un problema ético y no lógico o
gnoseológico) sabe ser CRITICO, porque sabe marcar las cuestiones que no funcionan, las ideas
que deben corregirse, los argumentos que deben ajustarse, pero sobre todo porque sabe qué
todo puede ser de otra manera, y está dispuesto a definirlo y a construirlo.

14. EJERCITAR EL PENSAMIENTO CRITICO, SER BIEN-PENSANTE, DUDAR =

BERTOLD BRECHT + ALABADA SEA LA DUDA


FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 13
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

“¡Loada sea la duda! Os aconsejo que Verdaderamente, le es difícil


Saludéis serenamente y con respeto dudar de este mundo.
a aquel que pesa vuestra palabra
como una moneda falsa. Bañado en sudor, se curva el hombre
Quisiera que fueseis avisados y no dierais construyendo la casa en que no ha de vivir.
vuestra palabra demasiado confiadamente. Pero también suda a mares el hombre que
Leed la historia. construye su propia casa.
Ved a ejércitos invencibles en fuga enloquecida. Son los irreflexivos los que nunca dudan.
Por todas partes Su digestión es espléndida, su juicio infalible.
se derrumban fortalezas indestructibles, No creen en los hechos, sólo creen en sí mismos.
y de aquella Armada innumerable al zarpar Si llega el caso, son los hechos los que tienen
podían contarse que creer en ellos.
las naves que volvieron. Tienen ilimitada paciencia consigo mismos.
Así fue como un hombre ascendió un día a la Los argumentos
cima inaccesible los escuchan con oídos de espía.
y un barco logró llegar al confín del mar infinito. Frente a los irreflexivos, que nunca dudan,
¡Oh hermoso gesto de sacudir la cabeza están los reflexivos, que nunca actúan.
ante la indiscutible verdad!
¡Oh valeroso médico que cura No dudan para llegar a la decisión, sino
al enfermo ya desahuciado! para eludir la decisión. Las cabezas
Pero la más hermosa de todas las dudas sólo las utilizan para sacudirlas. Con aire grave
es cuando los débiles y desalentados advierten contra el agua a los pasajeros de naves
levantan su cabeza y dejan de creer hundiéndose.
en la fuerza de sus opresores. Bajo el hacha del asesino,
¡Cuánto esfuerzo hasta alcanzar el principio! se preguntan si acaso el asesino no es un
¡Cuántas víctimas costó! hombre también.
¡Qué difícil fue ver Tras observar, refunfuñando,
que aquello era así y no de otra forma! que el asunto no está del todo claro,
Suspirando de alivio, un hombre lo escribió un se van a la cama.
día en el libro del saber. Su actividad consiste en vacilar.
Quizá siga escrito en él mucho tiempo y Su frase favorita es:
generación tras generación “No está listo para sentencia”.
de él se alimenten juzgándolo eterna verdad. Por eso, si alabáis la duda,
Quizá los sabios desprecien no alabéis, naturalmente,
a quien no lo conozca. la duda que es desesperación.
Pero puede ocurrir que surja una sospecha, que ¿De qué sirve poder dudar
nuevas experiencias a quien no puede decidirse?
hagan conmoverse al principio. Puede actuar equivocadamente
Que la duda se despierte. quien se contente con razones demasiado
Y que, otro día, un hombre, gravemente, escasas,
tache el principio del libro del saber. pero quedará inactivo ante el peligro
Instruido por pacientes maestros, el pobre oye quien necesite demasiadas.”
que es este el mejor de los mundos,
y que la gotera del techo de su cuarto
fue prevista por Dios en persona.

15. UN TEXTO DE SAVATER PARA CERRAR (leer, marcar, discutir y aplicar)2

2
Pertenece al libro de SAVATER Fernando (1982), Perdonadme, ortodoxos. Editorial Alianza.
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 14
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

"En un antiguo cantar de las literaturas germánicas se cuenta la historia repetida de UN DRAGÓN
que custodia un inmenso tesoro, al que un paladín le dará muerte y arrebatará la riqueza; pero se
añade un curioso detalle; mientras espera al HÉROE que ha de matarle, el dragón, presa de un temor
que lo humaniza, baja de vez en cuando a la cueva para comprobar que el tesoro sigue intacto.
También a vosotros, estudiantes de filosofía, APRENDICES DE DRAGÓN, que me escuchan, se les
enseñará a guardar el tesoro para que no se pierda ni se malgaste; en el largo proceso de
adiestramiento, también les asaltará la sospecha de que el tesoro ha sido robado ya, de que se están
preparando para una vigilancia inútil, para un ritual vacío o simplemente formal. Igual que el dragón
de la antigua gesta, olvidan que la misión no es tanto custodiar la auténtica riqueza como lograr que
el héroe desista de conquistarla. Sólo el pobre imagina la riqueza como algo oculto y custodiado; sólo
el dragón cree que su misión es impedir el robo, cuando en verdad todo indica que sólo sirve para
perpetuar la miseria. Lo que haya en la cueva tenebrosa, por rico que sea, de nada aprovechará al
dragón, demasiado atareado en prevenir el hurto como para poder disfrutar lo que fue hecho
especialmente para el despilfarro. Solo el imprevisible paladín está destinado a conquistar la más
preciada joya y a usarla: quizá el tesoro sea una cantarina espada para continuar matando
dragones...

En vano bajan de vez en cuando a comprobar si hay filosofía tras una cátedra, un examen o el título
de un profesor de filosofía o de un profesorado de filosofía... porque la filosofía está en el mismo
título, pero como simple atributo del profesor o de la carrera y no es una riqueza para que la gasten,
sino para defender contra todo tipo de paladines...

Imaginemos ahora que el héroe en lugar de presentar combate al dragón se entretuviera en intentar
averiguar la naturaleza del tesoro. Es decir, que podemos preguntarnos como es ese tesoro (la
filosofía), cuestionando lo preceptuado por oficio al titulado monstruo que le sirve de guardián. Así
quizás vislumbremos una respuesta a la pregunta que ustedes de plantean y averigüemos cuál es la
filosofía que se juzga que deben conocer y practicar.

Necesito decirles que lo que debemos descubrir estudiando al dragón no son otra cosa que esas
normas para que la filosofía no sea suprimida de la Enseñanza -- o marginada, al menos --
satisfaciendo empero a quien pretende avanzar por el seguro camino de la ciencia y del progreso?

Lo primero que puede señalarles es que el TESORO ES AFIRMATIVO: bueno estaría que el estado
pagase a sus dragones para que cuestionaran su fundamento mismo! No. Al dragón se lo adiestra
para que establezca lo firme y constructivo, es decir, para que impida por todos los medios el acceso
a esas negras partes subversivas que quiza el tesoro contiene. Hay partes del tesoro que están
guardadas, pero otras están prisioneras. El dragón es, por oficio, edificante y moderadamente
optimista, tanto si opta por la tradición o por el progresismo. Critica, sí, pero desde unos principios
que sueñan ya con establecerse...Los dragones se ponen al día, pero siguen afirmando. Si el tesoro
fuese, en su parte más honda, negación y abismo; si su última voz no sirviese de bandera para los
pobres ni de justificación para los ricos; si no sirviese para ocupar provechosamente el pensamiento,
sino para arriesgarlo, y no ampliase gratamente los márgenes de la razón, sino que se expusiese a
perderla... qué poder de este mundo se dedicaría a alimentar al dragón o quien se arriesgaría a ser
guardíán del tesoro?

En segundo lugar, el TESORO DEBE SER TRANSMISIBLE. Ya que el tesoro no puede ser derrochado
libremente ni puesto en todas las manos, lo más importante de esa riqueza oculta son sus llaves. Lo
que el dragón aprende es a manejar las llaves. Son las llaves lo que se pasan unos dragones a otros,
como símbolo de su cargo. Es de sobra sabido que los ingenieros enseñan a ser ingenieros, los buzos
a bucear y los verdugos a liquidar al prójimo, pero los profesores de filosofía no enseñan a ser
filosófos, sino profesores de filosofía, es decir, los dragones enseñan a ser dragón, pero no a ser el
héroe que un día quizá venga a gozar de la acumulada riqueza... Si se me dice: Es que ser filósofo es
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 15
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

no ser nada !, responderé que ésa es precisamente la gracia, que la filosofía parece resistirse a ser
encuadrada en la división del trabajo y en las exigencias de la productividad.

En cualquier caso, esas llaves se convierten en el centro de las preocupaciones del aprendiz de
dragón. Lo que se estudia son, cada vez más, las reglas de transmisibilidad del saber, no el saber
mismo. Lo importante no es la sabiduría, sino que lo sabido sea objetivable en manuales de cátedra,
preguntable en los exámenes, explicable en una ordenada elaboración de un temario.

El GREMIO DE LOS DRAGONES se protege como puede tanto de un exceso de buscadores de tesoros
como de la temible venganza de que ya sea inimaginable hasta el deseo de buscar el tesoro y esto
acabe con sus empleos (late el temor a que se plantee radicalmente este dilema : o la filosofía es
algo tan sencillo que todo el mundo puede practicarla, en cuyo caso sobran los profesores de
filosofía...o es algo tan personal y único que sólo unos pocos privilegiados pueden ejercerla... y
también sobran los profesores)...

En tercer lugar, EL TESORO DEBE SER ACUMULABLE. No está dado de una vez por todas, sino que
será perfectible y aumentable. Alcanzar de modo definitivo la verdad sería una alarmante
perspectiva para los profesores que viven de lo aproximativo y perfeccionable. Desde este punto de
vista es preferible mantener abierta la posibilidad de mejoras, adelantos, etc.

EL TESORO FILOSÓFICO ES AFIRMATIVO, TRANSMISIBLE Y ACUMULATIVO. Dragoncitos azorados


que han querido descender a la cueva para ver si el tesoro aun sigue allí : pueden estar tranquilos,
ahí lo tienen... Ustedes eligen lo que han de hacer con la filosofía: dragones o héroes, guardianes del
tesoro o paladines que luchan por disfrutarlo...

PROPUESTA DE TRABAJO:

01. Hacer una RED o un MAPA CONCEPTUAL con todos los CONCEPTOS utilizados.
02. Revisar y sintetizar los conceptos y las ideas sobre la FILOSOFIA y el EJERCICIO DEL FILOSOFAR

03. De qué tipo de FILOSOFIA hablamos. Para qué SIRVE la filosofía.


04. Qué significado e importancia tiene el PENSAMIENTO CRITICO.

05. Por qué el DUDAR es propio del bien – pensar y de la filosofía-


06. Leído el TEXTO DE SAVATER = quiénes son los dragones, que representa el tesoro, quién o
quiénes son los héroes, por qué en TESORO es afirmativo, transmisible y acumulable.

07.¿Y qué puede hacer de bueno la filosofía en la educación?


08.Redactar una conclusión personal, utilizando los materiales para definir el papel de la filosofía en
la preparación y en el ejercicio de la docencia.
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 16
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

03
FILOSOFÍA, PEDAGOGÍA Y EDUCACIÓN
FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

1. ¿QUE SIGNIFICA PENSAR?

 No piensa sólo el que tiene ganas, sino el que sabe pensar. Lo que significa que el pensamiento
define uno de los rasgos de la humanidad, pero necesita desarrollo, práctica, capacitación.

 No piensa sólo el que sabe pensar, si el que encuentra una vocación, una oportunidad, una fuera
interior para hacerlo

 Para pensar se necesita tiempo. El pensar no es compatible con las urgencias de lo cotidiano y
dedicar el tiempo a pensar no representa pérdida, sino inversión.

 Para pensar se necesita espacio: espacios de libertad, ámbitos de pensamiento. No se puede


pensar en cualquier lugar.

 Pensar lo urgente (que es una forma de pensar) inhabilita la posibilita de pensar lo importante,
porque para lo importante se necesita capacidad, tiempo, libertad, ganas, compromiso.

 Como en la poesía, puede haber un “pensar urgente”, pero es mejor el pensar consolidado, firme,
seguro. La trinchera y el campo de batalla activan un tipo de pensamiento: el juego incesante de la
táctica y de la estrategia, pensamiento coyuntural, de emergencia. Pero el verdadero pensamiento
ama el camino solitario, el atardecer, un refugio, un escritorio silencioso, una música serena, paz
interior, obligaciones laborales postergadas, serenidad, mucha calma.

 Por lo tanto pensar es una actividad importante: no es perder el tiempo. Si alguien nos dice “estoy
pensando” (y lo dice en serio), nos comunica que está seriamente ocupado en el pensamiento.

 Es una verdad a medias afirmar que “pensamos siempre”, Con frecuencia es una forma de
asegurar que no se piensa. De hechos, ciertas decisiones (atrevidas, equivocadas, riesgosas,
victoriosas, necesarias en la vida por cierto) aparecen cuando uno ya no piensa, cuando prefiere no
pensar.
FORMACIÓN DOCENTE / FILOSOFIA Y EDUCACION 17
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro

 Es verdad que no hay tiempo para pensar. No hay tiempo para nada importante. Pero el tiempo
se multiplica para lo que nosotros consideramos valioso. El pensar debe volverse valioso para que
nosotros le encontremos tiempo.

 El pensamiento y el lenguaje trabajan de manera articulada. Verbalizamos nuestro pensamiento


(mentalmente o fónicamente: es curioso ver o vernos repetir lo que pensamos para anticipar lo que
diremos o tenemos intención de decir).

 La palabra necesita del pensamiento para volverse palabra, para que estalle llena de sentido, para
que sea significativa. Cuando más pensamos al hablar, al decir, al pronunciar, mayor es el efecto: en
discursos, palabras al oído, educación. La palabra vivifica o mata.

 La filosofía no es más que la morada del pensamiento, una morada privilegiada pero no una
morada exclusiva. La filosofía no es un barrio privado o un club de campo, que incluye y excluye, que
levanta cercos y contrata guardias de seguridad (de los que después desconfía). No es un club
exclusivo para quienes pagan la cuota de inteligencia presunta, de manejo de cierto tipo de
conocimiento, con su patrón temático o su sujeto epistémico. No es (no debería ser) un club de
pocos que construye suntuosas residencias para señores y señoras aburridos que luego inventan
crímenes perfectos o imperceptibles o se escandalizan porque la sociedad es insegura, cruel,
desigual, bárbara, violenta, descontrolada, loca, extraña, ajena.

 La filosofía no elige la estrategia de la huida o del encierro, suponiendo que es allí en donde se
construyen los verdaderos mundos: detrás de los cercos (murallas firmes y compactas) no se ve
nada, la realidad se clausura y sólo hay mundos virtuales construidos por subjetividades
ideológicamente atrincheradas. Allí uno sólo se ve a sí mismo, uno sólo descubre a los mismos, a los
si mismos, a la gente como uno, a los deseables (no a lo indeseables)….

 Por eso la filosofía es una morada del pensamiento, pero no territorio que multiplica los carteles:
PROPIEDAD PRIVADA. ABSTENGANSE DE PENSAR LOS QUE NO SEPAN FILOSOFIA. Por el contrario es
un refugio en la montaña, un parador en la ruta que permite reponer fuerzas, abrevar en sus fuentes
de aguas purificadas, descansar en sus textos, consultar los mapas (o los GPS), requerir información,
descansar de forma segura. También un lugar par dar cuenta de lo que se hace (como eso lugares de
las carreras en las que se da cuenta del paso), de confirma el rumbo, se aceptan sugerencias, se
dejan testimonios y tesoros.

 El pensamiento encuentra también refugio en la metáfora, en la poesía, en las imágenes, en el


cine, en la música, hasta en la arquitectura. Lo hace precisamente cuando se agotan las referencias,
se sale de cuadro la posibilidad de expresión y es necesario recurrir a otra dimensión. La metáfora es
un refugio para el pensamiento que no se encuentra en los lugares habilitados… y entonces opta por
convertir a las palabras (sonoras, elegidas, necesitadas de interpretaciones) en su refugio…

 En este sentido podemos afirmar que el pensamiento está en la filosofía y en muchos otros
lugares en los que la filosofía cambia de nombres o necesita para un trabajo que lo abarque todo.
Está en los libros de filosofía y en la palabra de los filósofos y en muchos otros textos y generadores
de pensamientos.

UN TEXTO PARA PENSAR Y DISCUTIR


JULIO CABRERA: SER FILÓSOFO COINCIDE CON SER HUMANO.

“Filosofar es, para mí, la manera fundamental de instalación del hombre en el mundo, una
manera insegura, temerosa, ignorante, satisfecha, deseante, incompleta y sufriente. Vinculo
filosofar con desamparo. Filosofar es el propio clamor de la finitud, sea cual sea el ámbito o
Gracias por visitar este Libro Electrónico
Puedes leer la versión completa de este libro electrónico en diferentes
formatos:

 HTML(Gratis / Disponible a todos los usuarios)

 PDF / TXT(Disponible a miembros V.I.P. Los miembros con una


membresía básica pueden acceder hasta 5 libros electrónicos en
formato PDF/TXT durante el mes.)

 Epub y Mobipocket (Exclusivos para miembros V.I.P.)

Para descargar este libro completo, tan solo seleccione el formato deseado,
abajo: