Está en la página 1de 2

leyendas EL CADEJO

El cadejo blanco existe en todo el país, de él se cuentan


muchas historias, se dice que es un espíritu bueno, que es
por ese motivo que protege a las personas que acompaña.
"Es un guardián que permanentemente prptege al hombre".
Don Sergio, un señor de 79 años, del barrio el Calvario de
León, dice que salió el cadejo a la media noche, después de
salir de echarse unos buenos tragos de cususa.
Del barrio de Guadalupe se escuchan más testimonios sobre
este misterioso animal. Doña Mariíta una anciana de 93
años nos cuenta que, el cadejo es un animal que no a toda persona le sale y que protege a
los caminantes nocturnos, y les digo esto, porque a mi papa el cadejo le salió y a mi
hermano nunca, y los dos trasnochaban. Mi papa no tenía ningún vicio, pero le gustaba
jugar billar, una noche venía sobre la calle de Guadalupe del biliar a la casa de mi mama,
sintió que un perro le venia siguiendo los pasos. El perro venía tras él y entonces él se
voltea y le dice: "Vállase este animal jodido que me anda siguiendo, oliéndome los pasos".
El lo espantaba todo el tiempo, pero al llegar a casa el pero desaparecía y el misterioso
animal a donde él iba lo acompañaba. Nunca le hizo algo mal a mi papa".

LA SUCIA

Dicen que cierta noche un joven de un pueblo de Santa Bárbara


salió de su casa a visitar una muchacha que le gustaba, la verdad es
que él estaba muy enamorado. Se quedó con la muchacha hasta
pasadas de las 9:00 pm. Cuando regresaba a su casa, al cruzar por
una quebrada (riachuelo) vio a una joven lavando su ropa por lo que
debido a que era de noche y que no había nadie más alrededor trató
de seducirla sin que la muchacha le correspondiera y manteniéndolo
ignorado sin darle la cara.
Él, abusivo y al sentir el desprecio de la joven, trató de abusar de
ella, sujetándola con fuerza y trató de apartar la enorme cabellera que le cubría el rostro de
la mujer sin resultado alguno. La mujer se soltó de él y apenas alcanzó a escuchar un ligero
sollozo de ésta, pero el hombre no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad de
seducirla. Se disculpó por el forcejeo y le dijo que lo único que quería era un beso por lo
que la mujer asintió con la cabeza y él se acercó a ella, apartando su pelo para dejar al
descubierto su rostro y poderlo besar. Haciendo esto se escuchó el mayor alarido que
garganta humana puede escuchar y el hombre salió corriendo volviéndose loco en el acto, y
lo único que exclamaba era que había visto una mujer con cara de monstruo y con un
aliento pestilente. Hoy en día se dice que esta mujer se le aparece a los hombres mujeriegos
en sitios solitarios de su camino y es muy conocida como La sucia por su costumbre de
aparecerse lavando ropa sucia.
Mito la Llorona

Por los valles y montañas, cerca de los grandes ríos y lagunas, se


ha visto a una mujer con una larga bata negra que cubre todo su
cuerpo. Un cabello largo, oscuro y negro, lleno de insectos
como luciérnagas, grillos y mariposas. En vez de su cabeza,
tiene una calavera, y sus ojos son dos bolas en llamas ardiendo.
En sus manos huesudas y llenas de sangre, lleva y mece a un
bebe muerto.

Es conocida en los pueblos como la Llorona. Derraman con sus


lagrimas sangre sobre la criatura que arrulla. El bebe muerto siempre tiene una mirada
acusadora con su madre, por haberle quitado la vida. Se dice que se escuchan sus llantos
cuando no hay ningún ruido, y que asusta a las mujeres y jóvenes que hacen actos malos
que desobedezcan a sus padres.