Está en la página 1de 4

LA ÉPICA GRIEGA

1. INTRODUCCIÓN

Las manifestaciones literarias más antiguas de Grecia pertenecen a este género. De la épica anterior a Homero y
Hesíodo tenemos pocos datos, en general se considera que con ellos se inicia la literatura occidental.
Su nombre deriva del griego epos ( palabra o relato). Narraba las gestas memorables de hombres y dioses, que
representan el legado simbólico de un pueblo y que se convierten en un ideal de imitación.

2. CARACTERÍSTICAS DEL GÉNERO ÉPICO

En sus orígenes se transmitió oralmente, hasta que se introdujo la escritura. Los aedos la cantaban con el
acompañamiento de la lira en los palacios aristocráticos, los rapsodos la recitaban sirviéndose de su bastón. Solía
iniciarse con una invocación a las Musas para que les ofrecieran la inspiración. Estaba compuesta en metro
hexámetro dactílico. Trataba las gestas de los héroes del pasado, sus virtudes y cualidades, su sufrimiento y muerte
heroica en combate, el mundo aristocrático, la intervención divina en los hechos humanos, descripción de armas,
banquetes…

Al ser una poesía que evocaba el pasado , su estilo es arcaizante. Dada la extensión de los poemas y a que eran
recitados de memoria los aedos usaron alguna técnicas mnemotécnicas que les facilitaban su labor: repetían
fórmulas idénticas, improvisaban algunas partes, usaban la composición anular repitiendo estribillos… En este tipo
de poesía abundan los símiles y las comparaciones. Encontramos en esta poesía frecuentes digresiones ( aparte del
argumento central se encuentran datos sobre la vida y la sociedad de la época)

3. AUTORES

HOMERO ( s.VIII.a.C.)

La literatura occidental comienza con las dos obras que tradicionalmente se le han atribuido: la Ilíada y la Odisea.
Al introducirse la escritura en Grecia entre los siglos IX y VIII a.C., procedente de los fenicios, se pudieron fijar por
escrito los poemas épicos.

Sobre la figura de Homero hay muchas lagunas: su existencia está envuelta en leyenda, incluso se ha llegado a
negar. Se dice que fue un aedo o rapsodo que recitaba en los palacios de su tiempo. El hecho de que en la Odisea
se mencione la figura de un rapsodo ciego en la corte de los Feacios ha llevado a pensar que hacía referencia a su
persona, diciéndose de él que era ciego.

Parece ser que vivió a finales del siglo VIII a.C. ( basándonos en datos extraídos de los poemas, tales como las
descripciones de las armas de bronce que aparecen en época posterior al siglo XIII a.C. cuando tuvo lugar la Guerra
de Troya y las armas eran de hierro, el tipo de arte geográfico que describe alude a veces a características del arte
del siglo VIII a.C., , alusión a metales de esta época…).

En cuanto a su patria la postura más aceptada es que provenía de Quíos ( nos basamos en los rasgos del dialecto
eolio que encontramos en sus poemas. Además se sabe que en la isla existió un gremio de rapsodos).

Sobre la autoría de los poemas se ha planteado los que se denomina “Cuestión homérica”: algunos autores
sostienen que no existió un mismo autor de las dos obras, que estos poemas serían un conglomerado de cantos
épicos independientes en su origen y que fueron compilados por autores anónimos, formando poemas más
extensos. Hoy día nadie sostiene que Homero fuera el “autor” de los poemas en el sentido literal del término, puede
que fuera quien organizara los materiales épicos preexistentes (sobre la Guerra de Troya y el retorno de los héroes a
casa) y le diera estructura al conjunto de poemas.

Sus obras se pusieron por escrito en hexámetro dactílico . En la lengua de los poemas encontramos mezcla de
diversos dialectos griegos ( jonio, eolio, dorio, ático), incluso elementos dialectales muy antiguos ( micenismos).
Abundan los símiles, metáforas y los epítetos.

Desde el siglo VI a.C. los poemas homéricos se usaron como textos escolares en la educación de los niños, como
elemento transmisor de los valores antiguos y de una sabiduría práctica, la enseñanza de la oratoria , la psicología
humana, el decoro moral… Durante la época helenística se elaboraron numerosas copias de los poemas homéricos.
Ambas obras fueron organizadas por Zenódoto de Éfeso en 24 cantos.

 Ilíada: no narra toda la Guerra de Troya. Su tema es la cólera de Aquiles contra Agamenón ( el rey Agamenón le
había arrebatado a Aquiles a la joven Briseida, botín de guerra. Aquiles decide abandonar a las tropas aqueas, que
empiezan a sufrir derrotas. El joven Patroclo coge la armadura del rey Aquiles y sale a combatir. El príncipe troyano
Héctor, creyendo ver en la batalla al mismo Aquiles, se enfrenta con Patroclo y lo mata. Al enterarse Aquiles vuelve a
combatir para vengar a Patroclo, enfrentándose con Héctor y matándolo. Aquiles se niega a entregar el cuerpo de
Héctor a su padre Príamo, que no duda en colarse en el campamento griego para suplicar a Aquiles que le devuelva
el cuerpo de su hijo y le permita darle sepultura. Finalmente Aquiles cede y la obra culmina con los funerales de
Héctor en Troya.

 Odisea: narra el nostos ( regreso) de Odiseo a su patria, la isla de Ítaca, perseguido por Posidón, que le impide
llegar a su casa hasta diez años después de su salida de Troya. También se relata la venganza de Odiseo contra los
pretendientes de Penélope, que la acosaban en palacio, y cómo ella, para librarse de ellos, teje por las noches un
tapiz que deshace por las mañanas, ante la promesa de elegir marido entre ellos cuando el tapiz estuviera acabado.
Odiseo disfrazado de mendigo entra en la corte y los asesina. Las aventuras y peligros a los que se enfrenta Odiseo
son variados : el encuentro con la ninfa Calipso, su llegada a la corte de los feacios donde relata al rey Alcínoo y a su
hija Nausícaa a los que relata todas sus aventuras , sus aventuras en la isla de los lotófagos, con el Cíclope Polifemo,
con la hechicera Circe, la bajada a los infiernos, las sirenas…

El gran viaje de Odiseo representa la vida misma: la vida se concibe como una navegación llena de aventuras: la vida
no es más que un cúmulo de experiencias: unas positivas y otras negativas; pero el Odiseo que regresa es mucho
más sabio, tiene más experiencia y ha conocido el mundo. Ha superado las dificultades a base e ingenio, tesón y
voluntad.

HESíODO ( s.VII a.C.)

En cuanto a su biografía, su familia procedía de Asia Menor y se dedicaba al comercio. Se dedicó a la agricultura y a
la labor de aedo ( en la que destacó ganando premios). Su época ya no es la monárquica de Homero, sino que ahora
gobiernan las familias aristocráticas. En cuanto a su obra, conservamos tres obras completas y algunos fragmentos:

 Teogonía: trataba sobre el origen del Cosmos (Cosmogía), el origen de los dioses, sus uniones y
descendencia (Teogonía). Por esta obra fue considerado por los griegos como el organizador de su mitología
y su religión

 Los trabajos y los días: esta obra trata sobre el trabajo en el campo. En ella aparece también la disputa que
mantuvo con su hermano por la herencia de su padre y critica el sistema judicial corrupt, que aceptó sobornos
de su hermano para fallar en favor de él.

 El Escudo de Heracles: narra la expedición de Heracles contra Cicno, hijo de Ares. Hefesto le fabrica un
escudo a Heracles, del que aparecen descripciones

Hesíodo retrata en su obra ya no un pasado legendario como Homero, sino el mundo de su época. El autor muestra
en su obra sus propias inquietudes personales. De Hesíodo se sabe que sí existió, de Homero se pone en duda.
LA ORATORIA

1. Introducción

Desde la antigüedad se daban discursos ante Asambleas, Consejos y Tribunales, pero la oratoria pasa a ser un
género literario escrito durante la Guerra del Peloponeso, en el siglo V a.C. Se buscan entonces unas normas propias
en cuanto a composición, estilo y contenido.

Está ligada a los regímenes democráticos atenienses, en los que la oratoria era un arma esencial en la política y los
asuntos legales, ya que el régimen democrático se basa en la ἰσηγορία: libertad de palabra e igualdad de derechos
de todos los ciudadanos.

2. Partes del discurso:

La oratoria o retórica griega buscaba una organización clara de las ideas, con la finalidad de lograr la persuasión de
los oyentes: ciudadanos de la Asamblea, miembros de los tribunales, etc. Se trata de organizar las partes del discurso
y los argumentos en forma que impresionen y causen efecto.El discurso griego consta de :

- proemio o exordio: en él el orador trata de poner al auditorio de su parte (señalando sus méritos , los antecedentes de
su vida privada, bien haciendo ver que es inexperto en la oratoria , despertando piedad, haciendo alusión a la
importancia del caso…)
- la parte central: consta de una narración de los hechos, seguida por una refutación de los argumentos del contrario
- la peroración o epílogo : recoge las conclusiones, insiste en los argumentos y pide una decisión a favor del que habla.
Este esquema se refiere más bien a los discursos judiciales: en los otros tipos de discurso hay variantes, aunque la
disposición tripartita (proemio, centro, epílogo) es de rigor.
El orador tenía un tiempo limitado para hablar, medido mediante la clepsidra o reloj de agua.

3. Géneros retóricos:

Hay tres tipos de oratoria fundamentales: política, judicial y epidíctica.

 Oratoria política: ante el Consejo de los 500 o la Asamblea , los políticos luchaban entre sí para ganar los votos del
pueblo. No nos han llegado los discursos de los grandes políticos como Pericles, aunque Tucídides los recoge
indirectamente en su obra. El representante más famoso de este tipo de oratoria es Demóstenes, que vivió ya en el
s. IV.

 Oratoria judicial: en los tribunales (sobre todo ante los de la Heliea) se discutían causas que implicaban a
ciudadanos particulares, tanto públicas como privadas. Ante el Areópago se veían causas criminales. Tanto el
acusador como el acusado habían de hablar ante estos tribunales. A veces los ciudadanos particulares contrataban a
un logógrafo para que le escribiera el discurso de defensa o acusación. El representante más famoso de este género
es Lisias.

 Oratoria epidíctica : son discursos semejantes a lo que hoy son las “conferencias”, propias de los sofistas y sus
discípulos. El principal representante es Isócrates.

4. Autores principales:

Lisias (444-360 a. C): escribió cerca de 200 discursos judiciales, de los que se conservan sólo 34. Obtuvo con ellos
grandes éxito, pues sólo perdió un juicio en dos ocasiones.Sus discursos más importantes son:
- Contra Eratóstenes, a quien Lisias acusó de la muerte de su hermano.
- Contra Agorato, al que acusó de haber dado muerte a demócratas.
- En defensa del inválido, es la defensa de un hombre que lucha por la conservación de su subsidio.
Su estilo es sencillo, limpio, sin adornos, y emplea con gran pureza la lengua ática.

Isócrates (436-338 a.C): fue discípulo del sofista Gorgias y de Sócrates. No tenía buenas dotes de orador, por lo que
se dedicó a escribir discursos epidícticos (conferencias), normalmente destinados a la lectura. No intervino
directamente en política, pero su influencia fue importante tanto en el plano literario como político. Su Panegírico,
pronunciado en Olimpia ante los asistentes a los Juegos Olímpicos, es un verdadero ensayo sobre la cultura y política
de Grecia ( era un importante defensor del panhelenismo, la unión de todos los griegos frente a los bárbaros).
Perfecciona la prosa artística ática, empleando un dialecto ático muy puro, una estructura equilibrada y numerosas
figuras retóricas.

Demóstenes (384-322 a.C) : fue reconocido como el más grande orador de la antigüedad, por su amplio dominio de
la lengua , y por la defensa de la causa de la libertad de Atenas, en la cual creía profundamente .Demóstenes tuvo un
papel esencial en la oposición de Atenas frente a Filipo de Macedonia, que había unido toda Grecia. Para él, Atenas
era la defensora de las antiguas tradiciones griegas, Filipo era un bárbaro. Adquirió gran reputación como logógrafo
tras ganar un juicio contra uno de sus tutores. Su carrera comenzó el año 354, concentrando su labor en intentar
despertar a Atenas contra el peligro macedonio: esto se observa en la Primera Filípica y las tres Olíntica. Las otras
tres Filípicas, pronunciadas entre 343 y 341, contra el expansionismo macedonio. Es especialmente conocido el
discurso Sobre la embajada infiel, del 342, en que acusa a uno de los embajadores atenienses ante Filipo de haber
actuado de forma perjudicial para Atenas, ya que, como se demostró, era un aliado encubierto de Filipo. Tras morir
Filipo, se opone a su hijo Alejandro, pero ya la influencia de Demóstenes no salió de Atenas. Posteriormente tuvo
que exiliarse y, a la muerte de Alejandro las ciudades griegas se sublevaron y Demóstenes fue de nuevo llamado.
Poco duró ese movimiento patriótico, que llevó al gran orador al suicidio.

También podría gustarte