Está en la página 1de 176
DINF - derecho de la información

DINF - derecho de la información

EDUBP | PER

| séptimo cuatrimestre

presentación

programa

6

3

contenido módulos

mapa conceptual

macroobjetivos

8

7

agenda

8

material

9

macroobjetivos 8 7  agenda 8  material 9 material básico material complementario  glosario 10

material básico material complementario

glosario

10

módulos * m1 | 12 m2 | 23 m3 | 40 m4 | 65

* cada módulo contiene:

microobjetivos

contenidos

material

actividades

glosario

evaluación

82

índice

impresión total del documento 82 páginas

!
!
presentación Bienvenido al estudio del Derecho de la Información . Vamos a compartir un espacio

presentación

Bienvenido al estudio del Derecho de la Información. Vamos a compartir un espacio académico en el cual tendremos como primer y gran objetivo socializar los conceptos a través de los textos y actividades que componen esta asignatura. Encaminaremos los esfuerzos al logro de, no solo dar un paso más en su carrera, sino también incorporar nuevas herramientas asumiendo diversas perspectivas que colaboren en su formación profesional y en su desarrollo personal.

Usted se preguntará como vamos a delimitar conceptualmente la informa- ción, ya que a partir de este concepto podremos comprender por qué habla- mos de derecho a la información.

La información es una necesidad de

la naturaleza humana. Impulsa al indi-

viduo a conocer lo que sucede a su alrededor y, en la actualidad, lo que pasa en el mundo. La información le permite ordenar su vida y adecuar su conducta para mantener relaciones de convivencia con los demás individuos.

Al proporcionar la información de los hechos que suceden a lo largo y a lo ancho del

planeta, prepara y condiciona al hombre, para situarse, asumir criterios y formarse opinión, con relación a cuanto pueda afectar directa o indirectamente su existencia.

Y ahora usted se preguntará qué ocurre si falta la información. La ausencia de

noticias, la incertidumbre creada por la falta de información o el entrecruzamiento de informaciones lo perturba e inquieta, generando situaciones de angustia o de preocupación que obran como usinas generadoras de rumores, inexactitudes

y fabulaciones que producen los grandes miedos individuales y colectivos.

Cuando esto ocurre, se producen pánicos, que solo se remedian con la rápida y exacta información de la verdad.

Todo esto confiere a la función informativa la condición de respuesta a una necesidad vital de nuestra sociedad.

Cada acontecimiento, por alejado que esté en el espacio, le interesa directamente porque puede tener una repercusión en la vida del individuo, del grupo o de la masa. El hombre contemporáneo reclama y exige que se le ofrezca una documentación cotidiana sobre los acontecimientos cargados de un poder temible e inquietante, no solo por un designio egoísta o lúdico, sino también en interés de la propia sociedad.

El consenso, la participación y la solidaridad, requieren para su existencia, centros o núcleos de fusión sobre la base de los conocimientos e ideas que brinda la información.

Resulta fundamental para el abordaje de la materia, que usted sepa que va a tomar contacto con diferentes puntos de vista. No es nuestra intención guiarlo hacia una única toma de posición respecto de los temas que se traten, sino estimularlo a que pueda pensar las riquezas y los límites de cada reflexión teórica.

Lo invito a que analicemos en la sociedad actual, cómo la libertad informativa es considerada como uno de los sustentos básicos de la vida política, social,

económica y cultural. Según Jorge Xifra, la historia de la información desde la invención de la imprenta hasta el momento de la aparición de la prensa popular

y las actuales técnicas masivas, es una epopeya de dolorosos alumbramientos.

masivas, es una epopeya de dolorosos alumbramientos. EDUBP | PERIODISMO Y NUEVOS MEDIOS | derecho a

Las primeras etapas de la lucha por la libertad de información, no se referían a la

libertad periodística, sino a la libertad de expresión literaria, oprimida bajo el peso de la censura eclesiástica y gubernamental, la que se extendió durante el Siglo

XVII y la mayor parte del Siglo XVIII. La aparición del cine, la radio y la televisión,

redujo el predominio de la prensa. Usted fácilmente puede advertir que con el avance tecnológico de la televisión, –poderoso medio de control social sobre las modas, los usos, las actitudes y los comportamientos de los individuos y los

grupos-, la libertad de expresión y el derecho de prensa se vieron rebasados por

el fenómeno de la comunicación social y la información y consagración, a escala

universal, del derecho de información y del derecho a la información.

La prensa escrita, que recogía en sus páginas los sucesos y acontecimientos que constituyen la historia moderna y contemporánea, a partir del advenimiento de la

televisión y el video, se vio obligada a compartir con el universo audiovisual, el material informativo, a competir por los lectores y a verdad material, a agudizar

la creatividad para sobrevivir.

Por último, podríamos preguntarnos acerca de la utilidad de la presente asignatura para un estudiante de su carrera. Usted a través de esta asignatura logrará una identificación de las distintas herramientas teóricas y/o prácticas que permitan el desarrollo de una reflexión crítica en torno al mundo jurídico, relacionando

a éste con el contexto social en el cual existe, lo cual significará un importante complemento de los conocimientos que obtendrá en el resto de los cursos.

Usted podrá valorar la importancia epistemológica que trae aparejado la asimilación de cuáles son los derechos, libertades y limites relacionados con la comunicación de las ideas, opiniones y creencias.

Por

el momento, queremos desearle que transitemos un muy buen cuatrimestre,

que

nos permita crecer como personas y profesionales, y desde ya ponermos a

disposición para que el cursado de la materia sea exitoso en todo sentido.

Nos despedimos a través de este video de presentación de la asignatura.

Puede dirigirse a Plataforma para ver el video de Presentación.

programa Módulo I: El derecho de la información A- Concepto. Elementos. Naturaleza Jurídica. Caracteres. Contenido.

programa

Módulo I: El derecho de la información

A- Concepto. Elementos. Naturaleza Jurídica. Caracteres. Contenido. Derecho de la Información y Derecho a la Información. Autonomía del Derecho de la Información. B- Recepción Constitucional del Derecho a la Información en nuestro país.1) Régimen Nacional: antecedentes. Regulación Constitucional. Art. 14: alcance e interpretación. Art. 32: el problema de la Legislación y jurisdicción de prensa. Art. 83: la reforma de 1994 y la incorporación de los arts. 42, 43 y 75 inc. 22. 2) Régimen Provincial: Recepción del Derecho a la Información en las constituciones provinciales. Carácter específico de la recepción a partir de 1986.

Módulo II: Efectos de la Información

1) Opinión pública. Formación de la opinión pública. Las influencias de los medios de comunicación. Propaganda. Publicidad. Régimen de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisuales Nº26522. Jurisprudencia. 2) Derecho de respuesta:

Origen. Concepto. Régimen Legal Argentino. Jurisprudencia.

Módulo III: El sujeto de la comunicación en el marco del proceso informativo

1) El sujeto profesional. El concepto de profesionalidad en nuestro ordenamiento jurídico. Regulación jurídica de la actividad informativa: Ley No. 12908. Informa- dores no profesionales. Colaboradores. Ley de Medios de Comunicación Audiovi- suales. El sujeto profesional y su relación con la empresa informativa: Cláusula de conciencia. 2) El sujeto organizado de la información: a) Actividad informativa del Estado. Principio de publicidad: Art. 83 C.N. Excepciones a la libre información oficial: secretos oficiales y secreto judicial. b) Empresas informativas. Tipología. Regulación jurídica. Ley de Medios de Comunicación Audiovisuales.

Módulo IV: Responsabilidad jurídica de los medios de comunicación

1) Libertad y responsabilidad. Principios de la responsabilidad. Responsabilidad civil. Responsabilidad penal. Tipicidad. Responsabilidad subjetiva y objetiva. Jurisprudencia. 2) El derecho a la información frente a los derechos privados: a) Derecho a la intimidad. Constitución Nacional: art.19, 43.Habeas Data. Ley No. 21.173 (art. 1071 CC) y Ley Medios de Comunicación Audiovisuales. Derecho al nombre: Ley No. 18.248 CC. Ley de Marcas No. 22.362. Derecho a la propia imagen: Ley No. 11.723 de Propiedad Intelectual. b) Inviolabilidad de domicilio y de la correspondencia epistolar, telegráfica, de las comunicaciones telefónicas y los papeles privados. Secreto profesional. c) Régimen punitivo. Delitos comunes cometidos a través de la prensa: contra el honor, contra la propiedad intelectual, contra la libertad de imprenta.

mapa conceptual macroobjetivos A través de la lectura de los textos, la realización de las

mapa conceptual

mapa conceptual macroobjetivos A través de la lectura de los textos, la realización de las actividades
mapa conceptual macroobjetivos A través de la lectura de los textos, la realización de las actividades

macroobjetivos

A través de la lectura de los textos, la realización de las actividades y la interacción con el tutor, la materia pretende que usted logre:

Comprometerse con la realidad socio-jurídica a fin de poder desarrollar y mantener una reflexión crítica sobre el derecho y las instituciones jurídicas.

Internalizar el conocimiento legislativo y el análisis jurisprudencial para ade- cuar su actividad profesional a las facultades y los límites que la información conlleva independientemente.

Identificar en el marco de las Ciencias de la Comunicación, el plexo normativo que regula el Derecho de la Información.

Emprender el abordaje a ciertos temas inherentes a la reflexión jurídica con una visión multiparadigmática que supere una visión estrictamente normativa.

Interpretar la participación e interrelación de los diferentes actores sociales que confluyen para la construcción de los diversos modos de comunicación, con- tribuyendo a su formación profesional y enriqueciendo su capacidad crítica.

agenda Porcentaje estimativo por módulo según la cantidad y complejidad de contenidos y actividades. MODULOS

agenda

Porcentaje estimativo por módulo según la cantidad y complejidad de contenidos y actividades.

MODULOS

PORCENTAJES ESTIMADOS

1

15%

2

20%

3

30%

4

35%

Representación de porcentajes en semanas.

SEMANAS

 

MODULOS

 
 

1

2

3

4

1

       

2

       

3

       

4

       

5

       

6

       

7

PRIMER

PARCIAL

   

8

       

9

       

10

       

11

       

12

       

13

       

14

       

15

   

SEGUNDO

PARCIAL

Material básico:

15     SEGUNDO PARCIAL Material básico: material • Material de estudio desarrollado en cada uno

material

Material de estudio desarrollado en cada uno de los módulos.

Constitución Nacional. Constituciones Provinciales. Códigos Civil y Penal. Documentos Internacionales. Legislación enunciada. Jurisprudencia.

Material complementario:

Azurmendi Adarraga, Ana. El derecho a la propia imagen su identidad y aproximación al derecho a la información. Ed. Universidad de Navarra. Facultad de Comunicación 1997

Badeni, Gregorio: Libertad de prensa. Ed. Abeledo Perrot 1991. Doctrina de la real malicia. Academia Nac. de Periodismo Bs As.2005

Ballester Eliel: Derecho de respuesta. Ed. Astrea. 1987.

Bel Mallen- Correidora y Cousido Alfonso: Derecho de la Información. T I y II Ed.Colex. Madrid 1992.

Bidart Campos, Germán: Manual de Derecho Constitucional. Ed. Ediar.

Borgarello et alter Consideraciones acerca del Derecho de la Información Ed CECI 2012

Borgarello, Susana: Derecho a la imagen. Ed. Lerner. 1996.

Borgarello, Susana: Régimen Legal del libro argentino. Ed. Lerner. 1995.

Carranza Jorge: Los medios masivos de comunicación y el derecho privado. Ed. Lerner. 1975.

Colautti,

cinematográfica.

Carlos:

Libertad

de

expresión

y

censura

Ed.F.I.E.L.1983.

Desantes

Guanter:

Ed.Raycar.1977.

Fundamentos

del

derecho

a

la

información.

Desantes, Nieto, Urabayen: La cláusula de conciencia. Ed. Univ.de

Navarra.1978.

Duhalde, Eduardo L: Teoría jurídico política de la comunicación. Ed. Eudeba. Bs As, 1999.

Ekmekdjian, M.A.: Derecho a la información. Ed. Depalma. 1992.

Fayt, Carlos: La omnipotencia de la prensa. Ed.La Lay. 1995.

López, Justo: Introducción a los estudios políticos. T2.Ed.Kapelusz.

Loretti, Damián: El derecho a la información. Ed. Paidós. 1999.

Lucero, O y Calvo, A.: Ella, la publicidad. Ed. Improll Americana. 1997.

Marquez Alurralde: Régimen jurídico de las comunicaciones. Publicultura.

Ed.Depalma.1986.

Muraro,Heriberto. Políticos, periodistas y ciudadanos. Ed.Fondo de cultura economica.Ed.1998

Pizarro, R: Responsabilidad de los medios masivos de comunicación. Ed. Hammurabi. 1991.

Sahab, Ricardo: Ensayos constitucionales y políticos. Ed.U.N.C. 1995

Vázquez Vialard: Tratado de Derecho del Trabajo. Ed.Astrea.1985.

Xifra

Heras,J:

La

información.

Análisis

de

una

libertad

frustrada.

Ed.Hispano Europea.

 

Zaffore, J: La comunicación masiva. Ed. Depalma 1993.

 

Zannoni-Biscaro:

Responsabilidad

de

los

medios

de

prensa.

Ed.Astrea.1993

glosario • Acción de amparo: Es una acción o un recurso que tutela los derechos

glosario

Acción de amparo: Es una acción o un recurso que tutela los derechos constitucionales del ciudadano.

Amicus curiae: Es una expresión latina utilizada para referirse a presentacio- nes realizadas por terceros ajenos a un litigio, que ofrecen voluntariamente su opinión frente a algún punto de derecho u otro aspecto relacionado, para colaborar con el tribunal en la resolución de la materia objeto del proceso.

Autonomía individual: Es un concepto moderno, procedente de la filosofía y, más recientemente, de la psicología, que, en términos generales, expresa la capacidad para darse reglas a uno mismo o tomar decisiones sin interven- ción ni influencia externa.

Calumnia: Acusación o imputación falsa de un delito hecha contra alguien con la intención de causarle daño o de perjudicarle.

Control de constitucionalidad: Es el mecanismo jurídico por el cual, para asegurar el cumplimiento de las normas constitucionales, se realiza un pro- cedimiento de revisión de las normas ordinarias, y en caso de contradicción con la Constitución se procede a la invalidación de las normas de rango inferior que no hayan sido hechas en conformidad con aquellas.

Derecho positivo: El derecho positivo es el conjunto de normas jurídicas escritas por una soberanía, esto es, toda la creación jurídica del órgano estatal que ejerza la función legislativa.

Dictafonista: Encargado de recibir informaciones mediante el dictáfono.

Dignidad personal: Hace referencia al valor inherente al ser humano en cuanto ser racional, dotado de libertad y poder creador.

Discrecional: Que se deja a la discreción o prudencia de una persona determinada y no está sometido a regla o norma.

Estado democrático: Es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía.

Fallo: Acto de desarrollo, de ordenación e impulso o de conclusión o decisión.

Infraconstitucional: Son las normas que no tienen poder constitucional.

Injuria: Hecho o insulto que ofende a una persona por atentar contra su dignidad, honor, credibilidad, etc., especialmente cuando es injusto.

Interacción social: Es el fenómeno básico mediante el cual se establece la posterior influencia social que recibe todo individuo.

Irretroactividad de las leyes: Busca proteger a los ciudadanos de que se les pueda sancionar a posteriori por un acto que cuando fue realizado no estaba prohibido.

Jerarquía constitucional: Postula, originalmente, ubicar a la Constitución de un país jerárquicamente por encima de todo el ordenamiento jurídico de ese país.

Justicia ordinaria: La justicia ordinaria es aquella que no reconoce privile- gios, ni se regula en tribunales de excepción.

Legitimación para actuar: Es la aptitud para actuar jurídicamente.

Ley reglamentaria: Aquélla que amplía, esclarece o detalla algún artículo o alguna ley que, por su contenido, requiere de una mayor explicación jurídica.

Medida cautelar: Son las dictadas mediante providencias judiciales, con el fin de asegurar que cierto derecho podrá ser hecho efectivo en el caso de un litigio en el que se reconozca la existencia y legitimidad de tal derecho.

Pluralismo: Hecho de coexistir una pluralidad de tendencias políticas, económicas o de otro tipo en el marco de una asociación, una comunidad o una sociedad.

Proscripción: Es una identificación pública y oficial de personas u organiza- ciones catalogadas como enemigo público, enemigo del pueblo o enemigo del Estado.

Ultra petita: Es un expresión latina, que significa “más allá de lo pedido”, que se utiliza en el derecho para señalar la situación en la que una resolución judicial concede más de lo pedido por una de las partes.

Vinculante: Procedimiento o documento, que impone una obligación efectiva a quienes están sujetos a su régimen.

obligación efectiva a quienes están sujetos a su régimen. módulos m1 m1 microobjetivos   •

módulos

m1
m1
m1 microobjetivos  
m1
m1

microobjetivos

 

Conceptualizar el derecho de la información y el derecho a la información, sus objetivos y las normas jurídicas regulatorias.

Conocer y manejar eficazmente el régimen constitucional del derecho a la información en nuestro país, las atribuciones y limitaciones legislativas en torno al ejercicio de los derechos.

Analizar casuísticas jurisprudenciales alusivas al modo en que las pro- blemáticas se presentan en la realidad cotidiana.

m1 contenidos
m1 contenidos
m1
contenidos

EL DERECHO DE LA INFORMACIÓN.

Antes de dar comienzo al desarrollo de los contenidos, lo invitamos a ver el siguiente video de presentación del presente módulo:

El video se encuentra disponible en Plataforma.

A) Concepto. Elementos. Naturaleza Jurídica. Caracteres. Contenido. Derecho de la Información y Derecho a la Información. Autonomía del Derecho de la Información.

Derecho de la Información: concepto, elementos; naturaleza jurídica; caracteres y contenido.

Aspectos Preliminares.

Resulta importante destacar que existe una doble concepción en lo referente al derecho de la información: por un lado, como ordenamiento jurídico, y por otro como ciencia jurídica. Es decir, se refiere, por una parte, al conjunto de normas

jurídicas y, por otra, a una ciencia “cuyo objeto de conocimiento está constituido tanto por el ordenamiento jurídico como por los conceptos sistemáticos elabo- rados por la dogmática”. 1 Así, entendemos El derecho de la información como ordenamiento al considerar la evolución de las relaciones y derechos comu- nicativos o informativos a lo largo de la historia que crearon la necesidad de establecer una serie de leyes que regularan la relación de las ciencias jurídicas

y las ciencias informativas, éstas constituyen el cuerpo jurídico del derecho de

la información, derecho que está constituido por el conjunto de normas jurídi- cas que se establecen en torno a las relaciones informativas o que tienen como objeto de regulación lo que se refiere a la información o a la comunicación social.

Bajo esta perspectiva de “ordenamiento”, Fernández Areal, define al derecho de la información como “el conjunto de normas jurídicas que tienen por objeto la tutela, reglamentación y delimitación del derecho a obtener y difundir ideas, opiniones y hechos noticiables, y ello por fuentes propias o, especialmente, a través de los ya conocidos medios de comunicación social y otros que pudiera el hombre inventar” 2

En la concepción del derecho de la información como ciencia, se puede afir- mar que constituye una ordenación de conocimientos susceptibles de sistema- tización, de tratamiento en diversas fases de generalización y de abstracción, cuyo objeto es la información que reconoce y regula. Se puede afirmar que “es aquella ciencia jurídica que acota los fenómenos informativos de todo tipo y los encauza hacia la justicia”. 3

Así, más que un ordenamiento de leyes o regulaciones de ciencias de la informa- ción, el derecho de la información es una verdadera ciencia en el pleno sentido de la palabra. Es ciencia si la referimos a la idea de justicia que es una de las virtudes morales objeto de estudio tanto de la ética como del derecho, y si lo es del derecho también de ésta cual es el derecho de la información. También es ciencia si la consideramos desde el punto de vista del derecho positivo del ordenamiento jurídico al igual que podemos llamar ciencia al derecho civil, al derecho canónico, al derecho administrativo. 4

Cabe señalar que al ser el derecho de la información susceptible de ser tratado en cuanto ordenamiento o como ciencia, no debemos considerar a estas perspectivas como alternativas que se contraponen, sino que se complementan,

al ofrecer la ciencia opciones para el adecuado desarrollo del cuerpo normativo

en materia de información.

1 Fix-Zamudio, Héctor, Metodología, docencia e investigación jurídicas, 4a. ed., México, Porrúa,

1995, p. 97. Citado por Villanueva, Ernesto, Derecho mexicano de la información, México, Oxford University

Press, 2000, p. 1. 2

2 Fernandez Areal, Manuel. Introducciòn al derecho de la información, Barcelona, ATE, 1977.

3 Aguirre Nieto, Marisa, “El derecho de la información como ciencia”, en Bel y Corredoira, op. cit., nota 3, p. 55.

4 Barroso y López Talavera, La libertad de expresión y sus limitaciones constitucionales, Madrid,

Fragua, 1998, p. 39. 14

Concepto

Luego de adentrarnos en el análisis preliminar, resulta posible conceptualizar el derecho de la información como la rama del derecho que tiene por objeto el estudio de las normas jurídicas que regulan los alcances y los límites del ejercicio de las libertades de expresión y de información y sus derechos accesorios a través de cualquier medio.

Surge, asimismo, la necesidad de conceptualizar el derecho a la información como aquella facultad propia de toda persona para buscar, emitir, recibir, expresar e intercambiar información por todos los medios a tal fin. Por ello decimos que es un conjunto de derechos y libertades relacionadas con la comunicación de las ideas, opiniones y creencias, resultado y consecuencia de un devenir histórico que comenzó con la idea de reconocer derechos a quienes eran propietarios de estructuras informativas, extendiéndose a quienes trabajaban en carácter de dependencia de estos, para finalmente reconocer tales derechos a todos los hombres por igual.

Naturaleza Jurídica

La naturaleza jurídica del Derecho a la Información reviste gran importancia ya que la determinación de su naturaleza incide necesariamente en la ulterior valoración y resguardo que a futuro se haga del mismo. A mérito de la importancia que reviste el ejercicio de tal derecho para la integridad de la persona y para una sociedad que se repute como libre, el derecho a la información constituye los derechos humanos fundamentales. Ello es así, atento que dentro del concepto lato de libertad se preconstituye como de vital importancia la facultad de una persona al acceso a la información lo que derivara en la potestad de conducir sus alternativas en virtud sus deseos. Por ello, tal potestad debe ser preservada y resguardada en beneficio de toda la comunidad.

Elementos

Existen dos elementos del derecho a la información que suelen no mencionarse ya que están implícitos en la gestación del mismo. Por un lado, la defensa del pluralismo, entendiéndose como la posibilidad de obtener información a través de diversas fuentes, y por otro lado, la defensa del equilibrio informativo mundial. Tal como surge de su concepto, el Derecho a la Información se integra por tres principales elementos: 1) Búsqueda, 2) Recepción y 3) Difusión de la información. Ampliando tal posición, Cocca desarrollo los elementos integrantes del derecho a la información, como el derecho a hablar, a ser oído, a recibir una respuesta, a con- testar, a escuchar, a ver, a ser visto, a expresarse por escrito o en forma impresa, a expresarse por medio del arte, a ser selectivo como a no informar ni ser informado.

Caracteres

El Derecho a la Información reconoce los caracteres fundamentales:

1) Universalidad, 2) Veracidad, 3) objetividad y 4) oportunidad.

1) Su carácter universal nace de la propia naturaleza jurídica del derecho a la información. Por eso, al nutrirse de los DERECHOS HUMANOS, es un derecho humano fundamental desde la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS de 1958 hasta el Pacto de San José de Costa Rica (1969).

2) La información a comunicar debe ser real, veraz, carente de falsedad.

3) Toda comunicación tendiente a informar no debe estar contaminada ni intoxi- cada por subjetividades de ningún tipo, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir que pueda tener cualquier sujeto que lo observe o considere.

4) El criterio de oportunidad radica en considerar que se realice la difusión en un momento en el cual sus efectos no generen perjuicios innecesarios a las personas.

Contenidos

El derecho a la información se concibe como: derecho fundamental del Hombre, como derecho subjetivo de cada persona, y como rama del derecho público. Como manifiestan con aserto Eduardo Luis Duhalde y Luis Hipólito Alén en su obra Teoría Jurídico Política de la Comunicación, el derecho a la información, a comunicar, a la libertad de expresión y a la libertad de prensa son parte de una cadena gradual, que en ese orden, van de mayor a menor, aunque históricamente su construcción haya sido inverso (comenzando por la garantía de la libertad de prensa).

Como se destacara en apartado anterior, la búsqueda, recepción y difusión de información, constituyen los elementos fundamentales del derecho a la información y por ende en la determinación del contenido de tal derecho. Ante ello, los derechos que integran el contenido del derecho humano a la Información son regulados y determinados en su contenido, interactuando de modo tal que al buscar información se abarca el derecho de acceso a la información pública; el derecho a peticionar a las Autoridades y obtener una respuesta de éstas y el derecho al secreto de las fuentes periodísticas todo ello en cumplimiento del Artículo 43 C.N. En relación a la recepción de la información se incluye el principio de publicidad de las normas y actos de gobierno; el derecho de las personas a recibir una información adecuada y veraz todo ello conforme previsiones Art. 42 de Ley de Defensa del Consumidor 24.240.

Finalmente en referencia a la difusión de información, se concreta en el derecho

a

publicar las ideas sin censura previa y el derecho a una distribución igualitaria

y

equitativa de la publicidad oficial.

Derecho de la Información y Derecho a la Información

Luego del desarrollo del presente acápite en donde se conceptualiza el Derecho de la Información y el Derecho a la Información, resulta conveniente retomar tales definiciones para que en su contraposición sea posible comprender las similitudes y diferencias. Así, mientras el Derecho a la Información es el derecho humano, facultad-potestad del cual toda persona es titular, el Derecho de la Información es la rama jurídica tendiente a la regulación, estudio y ejercicio de tal facultad.

Derecho a la Información

Derecho de la Información

DERECHO- FACULTAD – POTESTAD

RAMA DEL DERECHO PÚBLICO

ESENCIAL DE LA PERSONA

ESENCIAL DE LA PERSONA

OBJETIVO

INCLUYE

BUSCAR, RECIBIR Y DIFUNDIR INFORMACION

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DE INFORMACIÓN, DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN INFORMATIVA (HABEAS DATA), EL SECRETO PROFESIONAL DE LAS FUENTES, DERECHO DE AUTOR Y DE ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA.

REGULA RELACIONES

ESTUDIO DE LAS NORMAS JURIDICAS

LA REGULACIÓN DE RELACIONES ENTRE SUJETOS Y LA DETERMINACIÓN Y ALCANCE DEL DERECHO A LA INFORMACIÓN Y LOS LÍMITES DEL EJERCICIO DE LIBERTADES DE EXPRESIÓN, INFORMACIÓN, ETC.

Autonomía del Derecho a la Información

La disciplina jurídica del derecho de la información es una de las ramas relativamente recientes, que para Fernández Areal, nace ante la necesidad de reglamentar y organizar el ejercicio de un derecho natural del hombre, reconocido con estas características en las leyes fundamentales de los diversos países modelados en el ámbito jurídico-político al modo de los Estados de derecho. El derecho de la información es una rama en formación del derecho en busca de su autonomía respecto de las ramas jurídicas clásicas. Esto debido a que “los avances de la técnica y las modalidades de la vida pueden crear indefinidamente nuevas ramas o hacer desaparecer o refundir en una sola, otras ya existentes” 5 .

La rama del derecho que se conoce como derecho de la información aparece y se desarrolla fundamentalmente coincidiendo con lo que se denomina la “sociedad de la información”, caracterizada, entre otras cosas, por el surgimiento de una serie de medios técnicos de transmisión y de información, que provocan numerosos efec- tos sobre el comportamiento individual y colectivo y sobre la formación de hábitos culturales —a los que hoy habría que añadir los originados por la expansión de las nuevas tecnologías y por los cambios operados en la sociedad misma— y que, lógicamente, darán lugar a una adecuada y progresiva regulación jurídica 6 .

5 http://www.juridicas.unam.mx/publica/rev/decoin/cont/15/art/art1.htm

6 Cendejas Jáuregui, Mariana. El derecho a la información. Delimitación conceptual. Biblioteca Jurídica Virtual.

B- Recepción Constitucional del Derecho a la Información en nuestro país.

1) Régimen Nacional: antecedentes. Regulación Constitucional. Art. 14:

alcance e interpretación. Art. 32: el problema de la Legislación y jurisdicción de prensa. Art. 83: la reforma de 1994 y la incorporación de los arts. 42, 43 y 75 inc. 22.

Antecedentes y Regulación Constitucional Argentina: Art. 14: alcance e interpretación.

Art. 14 Constitución Nacional: Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio, a saber:

de trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender” 7 .

El Art. 14 hace referencia a una multiplicidad de derechos gozados por todos los habitantes de esta Nación. Estudiaremos con especificidad el consagrado “de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa”.

En primer lugar y haciendo una interpretación amplia, debemos considerar prensa a todos los medios a través de los que se pueda dar a conocer una opinión, idea, pensamiento y/o información en general. Esto incluye la radio, diario, televisión e Internet.

Asimismo, resulta relevante comprender que existe una contraposición directa entre libertad y censura. Es decir, cuando haya libertad no habrá censura y viceversa. Ahora bien, no debemos confundir el control de la información con censura. Entendemos esta última como la valoración de una obra realizada por un órgano estatal en la que se decide la conveniencia o no de que la misma sea publicada atento criterios propios del gobierno imperante. Esa valoración al ser realizada previa a la publicación genera la tipificación del concepto de censura.

Planteábamos en el párrafo anterior que existen controles de la información, los que se pre constituyen como necesarios en aras de evitar que se generen daños irreparables a personas y bienes por el uso indebido de la información. Lineamientos y comportamientos éticos coadyuvan a un desempeño que no sea contrario a la moral y las buenas costumbres. En virtud de lo planteado y al igual que ante el control en sede judicial, encontramos uno de las principales características diferenciadoras de la “censura”, cual es la oportunidad del control. En todos los casos se ejercerá con posterioridad a la publicación. Cuando alguien haya sentido conculcado alguno de sus derechos fundamentales en virtud de un acto informativo, demandará en sede judicial la reparación civil que tal daño le produjo y hasta promoverá correspondiente acción penal por delito de calumnias o injurias. De este control posterior a la publicación de la información, se desprende la consecuente responsabilidad que asumirá el informador por toda lesión que pudiere causar con su obra.

Existen distintas modalidades de censura creada por diferentes factores polí- ticos y sociales. El típico modo de prohibición lisa y llana fue generando dife- rentes maneras encubiertas dirigidas en ese sentido. A través de la publicidad institucional, la publicación de sus actos de gobierno y propagandas, el Estado Público se considera el mayor generador de pauta publicitaria en los medios de comunicación. La discriminación y el direccionamiento voluntario de fondos hacia un medio de información determinado sin criterios objetivos ni preestable- cidos, derivará en la censura indirecta de aquellos medios que no se encuentren

7

en la nómina favorecida para tal pauta. Lo mismo ocurre ante medios opositores cuando no se les concede información o se les niega la posibilidad de entrevis- tas y notas, o más aun, cuando se proscribe y sanciona a auspiciantes privados que tengan relación con medios enemistados.

En conclusión, existe una prohibición expresa de censurar de manera previa

y de todo control preventivo que pretenda ello. Igualmente, el informador será

responsable civil y penalmente por el uso indebido que haya realizado en virtud de su libertad de expresión.

Art. 32: El problema de la Legislación y jurisdicción de prensa.

Art. 32 Constitución Nacional: El Congreso federal no dictará leyes que restrinjan la libertad de imprenta o establezcan sobre ella la jurisdicción federal.

Dos líneas principales surgen de tal norma. En primer lugar de competencia legislativa y en segundo lugar de jurisdicción judicial. Entonces, ¿puede el Congreso de la Nación dictar una ley sobre imprenta o sobre los medios de comunicación? y también ¿es factible que los tribunales federales entiendan en juicios referidos a ese tema?

El Congreso Nacional, siempre que con su obrar no viole otras garantías constitucionales fundamentales, sí puede dictar una ley sobre imprenta (prensa escrita) y demás medios de comunicación (radio, televisión y cine).

Ahora bien, ante conflictos suscitados, serán competentes los jueces provinciales

o federales siempre que las personas o cosas caigan en su respectiva jurisdicción.

Vemos así que por ejemplo, ante el caso de una calumnia o injuria propinada hacia un magistrado federal dentro del espacio físico sede de los Tribunales Federales, será en este caso competente el juez federal de la provincia en que se propinó tal calumnia o injuria. Por el contrario, si en el mismo ejemplo, se produjese la calumnia o injuria en sede de Tribunales Provinciales a un magistrado provincial, será competente el juez de la justicia ordinaria de la provincia en cuestión.

Ahora bien, la libertad de imprenta como derecho no es absoluta. La jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación expresa que si bien la prohibición de censura previa es terminante, esto no implica la impunidad de los delitos cometidos por medio de la prensa. Por esto, y en virtud del alcance del Art. 32 de la CN, al Congreso se le “prohíbe” dictar cualquier tipo de ley reglamentaria de la prensa escrita. Solo podrá hacerlo en el ámbito del derecho penal, en el que los delitos cometidos por un medio de prensa escrito se igualan a los cometidos por cualquier otro medio de comunicación.

Jurisprudencia

Caso diario “El Nacional”.

En 1863, en una causa en la que se reprochaba al diario “El Nacional” una injuria cometida contra el Jefe de la Policía de la Capital Federal, el Juez Federal se declaró incompetente en base al Art. 32 de la CN. El fallo fue confirmado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación 8 .

8 Montes de Oca, ob. Cit., p. 382

Caso “Colegio Nacional de Santiago del Estero”

El Rector del Colegio Nacional de Santiago del Estero injuriaba al Diputado Nacional José Gorostiaga en una carta publicada en un diario de la provincia. En este caso se declaró incompetente la jurisdicción federal 9 . La Corte mantuvo este criterio con tal rigor, que incluso en el caso de diplomáticos sostuvo que las injurias o calumnias cometidas contra ellos por medios de prensa escrita debían ser juzgadas por la justicia local 10 .

Caso “Ramos c. Batalla”

En la causa “Ramos c. Batalla” 11 la Corte Suprema estableció que: la jurisdicción federal es competente para conocer en delitos cometidos por medio de la imprenta conforme al actual art. 75 inc. 12. Es decir, los delitos cometidos por medios de imprenta deben ser juzgados por los tribunales federales o locales, según que las cosas olas personas caigan bajo sus respectivas jurisdicciones, prescindiendo desde ya del medio empleado (prensa escrita, radio, etc.).

En conclusión, y atento a la tendencia jurisprudencial de los fallos explicitados, los delitos que hayan sido cometidos por medio de la prensa escrita serán juzgados por los juzgados federales o locales, siempre y cuando estas personas

y cosas se encuentren directamente bajo su jurisdicción.

Art. 83: La reforma de 1994 y la incorporación de los arts. 42, 43 y 75 inc 22.

Artículo 83.- Desechado en el todo o en parte un proyecto por el Poder Ejecutivo, vuelve con sus objeciones a la Cámara de su origen: ésta lo discute de nuevo,

y si lo confirma por mayoría de dos tercios de votos, pasa otra vez a la Cámara de revisión. Si ambas Cámaras lo sancionan por igual mayoría, el proyecto es ley y pasa al Poder Ejecutivo para su promulgación. Las votaciones de ambas Cámaras serán en este caso nominales, por si o por no; y tanto los nombres

y fundamentos de los sufragantes, como las objeciones del Poder Ejecutivo,

se publicarán inmediatamente por la prensa. Si las Cámaras difieren sobre las objeciones, el proyecto no podrá repetirse en las sesiones de aquel año.

La reforma constitucional Argentina del año 1994 deroga disposiciones reinantes desde la Constitución de 1860. Así, se debe reseñar el art. 72 en la reforma de 1860 referido a la formación y sanción de las leyes que disponía que “se

las objeciones del Poder Ejecutivo

publicarán inmediatamente por la prensa

y los nombres y fundamentos de los sufragantes, todo lo que ha quedado desde ya incorporado en el nuevo Art. 83 de la citada carta magna nacional.

”,

Artículo 42.- Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno.

Las autoridades proveerán a la protección de esos derechos, a la educación para el consumo, a la defensa de la competencia contra toda forma de distorsión de los mercados, al control de los monopolios naturales y legales, al de la calidad

y eficiencia de los servicios públicos, y a la constitución de asociaciones de consumidores y de usuarios.

9 C.S.N., “Fallos”, T. 33, p.228

10 C.S.N., in re “Buric c. Kavcic”, Fallos, t. 163, p. 194.

11 C.S.N., in re “Ramos c. Batalla”. “Fallos”, t. 278, p.73.

La legislación establecerá procedimientos eficaces para la prevención y solución

de conflictos, y los marcos regulatorios de los servicios públicos de competencia

nacional, previendo la necesaria participación de las asociaciones de consumidores

y usuarios y de las provincias interesadas, en los organismos de control.

En

el año 1994, la última reforma constitucional argentina introdujo una corriente

de

apertura en atención a regulación de derechos de los consumidores y usuarios

de

bienes y servicios. Así, en su primera parte, el Art. 42 protege el derecho de

los consumidores, resaltando el derecho a una información adecuada y veraz, oportuna y objetiva.

Artículo 43.- Toda persona puede interponer acción expedita y rápida de amparo, siempre que no exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades públicas o de particulares, que en forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, derechos y garantías reconocidos por esta Constitución, un tratado o una ley. En el caso, el juez podrá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se funde el acto u omisión lesiva.

Podrán interponer esta acción contra cualquier forma de discriminación y en lo relativo a los derechos que protegen al ambiente, a la competencia, al usuario y al

consumidor, así como a los derechos de incidencia colectiva en general, el afectado,

el defensor del pueblo y las asociaciones que propendan a esos fines, registradas

conforme a la ley, la que determinará los requisitos y formas de su organización.

Toda persona podrá interponer esta acción para tomar conocimiento de los datos

a ella referidos y de su finalidad, que consten en registros o bancos de datos

públicos, o los privados destinados a proveer informes, y en caso de falsedad

o discriminación, para exigir la supresión, rectificación, confidencialidad o

actualización de aquéllos. No podrá afectarse el secreto de las fuentes de información periodística.

Cuando el derecho lesionado, restringido, alterado o amenazado fuera la libertad

física, o en caso de agravamiento ilegítimo en la forma o condiciones de detención,

o en el de desaparición forzada de personas, la acción de hábeas corpus podrá

ser interpuesta por el afectado o por cualquiera en su favor y el juez resolverá de inmediato, aun durante la vigencia del estado de sitio.

En atención al artículo 43, nos incorpora la posibilidad de un amparo conocido como “habeas data”: Este procedimiento protege a la persona frente a posibles abusos de poder y sirve para tomar conocimiento de los datos referidos a uno mismo, ya sea en entidades públicas como privadas, y en caso de falsedad

o discriminación, poder exigir la supresión, rectificación, actualización o

confidencialidad de aquellos.

Asimismo, es menester recalcar que en su 3º párrafo, el Art. 43 establece que no podrá afectarse el secreto de las fuentes de información periodística. Allí queda desde ya planteado un límite positivo a favor del profesional de la información, quien será resguardado ante un posible planteo de esta índole. Así, los periodistas podrán ampararse en el secreto profesional.

Art. 75 inc. 22: incorporación a la CN de determinados tratados internacionales:

Artículo 75.- Corresponde al Congreso:

22. Aprobar o desechar tratados concluidos con las demás naciones y con las

organizaciones internacionales y los concordatos con la Santa Sede. Los tratados

y concordatos tienen jerarquía superior a las leyes.

La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; la Declara- ción Universal de Derechos Humanos; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y su Protocolo Facultativo; la Convención sobre la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio; la Con- vención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial; la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer; la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes; la Convención sobre los Derechos del Niño; en las condiciones de su vigencia, tienen jerarquía constitucional, no derogan artículo alguno de la primera parte de esta Constitución y deben entenderse complemen- tarios de los derechos y garantías por ella reconocidos. Sólo podrán ser denun- ciados, en su caso, por el Poder Ejecutivo Nacional, previa aprobación de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros de cada Cámara.

Los demás tratados y convenciones sobre derechos humanos, luego de ser apro- bados por el Congreso, requerirán del voto de las dos terceras partes de la tota- lidad de los miembros de cada Cámara para gozar de la jerarquía constitucional.

Tal como lo remarca Germán J. Bidart Campos, el art. 75, inc. 22, sienta, como principio general, el de la supra legalidad de los tratados internacionales de toda clase: los tratados prevalecen sobre las leyes. En concordancia con el viejo

art. 27, los tratados están por debajo de la constitución, pero por encima de las leyes, y de todo el resto del derecho interno. Este principio implica el abandono de la jurisprudencia de la Corte Suprema vigente hasta 1992, que no reconocía

el rango supra legal de los tratados.

Cabe destacar que de modo categórico el Art. 75 en su inc. 22 manifiesta la competencia del Congreso Nacional en lo atinente a la jerarquía constitucional de las declaraciones, tratados y convenciones sobre derechos humanos, adquiriendo consecuentemente jerarquía constitucional en materia de prensa, los siguientes tratados internacionales: 1) La Declaración Universal de Derechos Humanos, 2) La Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, 3) La Convención Americana sobre los Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, 4) El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 5) La Convención Internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial y 6) La Convención sobre los Derechos del Niño.

1) La Asamblea General de la ONU promulga con fecha 10 de Diciembre de 1948

la llamada “Declaración Universal de Derechos Humanos”. Destaca, en relación

a la materia de prensa, el artículo 19º que todo individuo tiene derecho a la

libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado

a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y

el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

2) Promulgada por la IX Conferencia Internacional Americana, en la ciudad de Bogotá en el año 1948, La Declaración establece en el artículo 4: …Toda persona tiene derecho a la libertad de investigación, de opinión y de expresión y de difusión del pensamiento por cualquier medio.

3) El Pacto de San José de Costa Rica se pronuncia de modo categórico en relación a la Libertad de Pensamiento y Expresión. Así, su artículo 13º desarrolla:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión”. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

El

ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar

sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley, y ser necesarias para asegurar:

a) El respecto a los derechos o a la reputación de los demás, o;

b) la protección de la seguridad nacional, el orden público, la salud o la

moral públicas.

No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirec- tos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encamina- dos a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.

Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.

Estará prohibida por ley toda propaganda en favor de la guerra y toda

apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones

a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier

persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional.

4) El Artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos ratificado por la Nación Argentina por Ley nº 23.313 del 17 de abril de 1986, determina que:

Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones.

Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

El

ejercicio del derecho previsto en el párrafo 2 de este artículo entraña

deberes y responsabilidades especiales. Por consiguiente, puede estar sujeto a ciertas restricciones, que deberán, sin embargo, estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para:

a)

Asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás;

b)

La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o

la

moral públicas.

5) El derecho a la libertad de opinión y de expresión sin distinción de raza, color y origen nacional o étnico fue consagrado por la Convención Internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial y ratificada por Ley Nacional Nº 17.722 del 26 de abril de 1968.

6) La Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989 sancionó La Convención sobre los Derechos del Niño. El Estado Nacional la adopto por Ley Nº 23.849. Como principal normativa relacionada, encontramos su artículo 13, el que establece:

El niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño.

El ejercicio de tal derecho podrá estar sujeto a ciertas restricciones, que serán únicamente las que la ley prevea y sean necesarias:

a) Para el respeto de los derechos o la reputación de los demás.

b) Para la protección de la seguridad nacional o el orden público o para

proteger la salud o la moral públicas.

2) Régimen Provincial: Recepción del Derecho a la Información en las cons- tituciones provinciales. Carácter específico de la recepción a partir de 1986.

En los ámbitos provinciales, han sido muchas las provincias que han legitimado

y adoptado el reconocimiento constitucional del Derecho a la Información.

Así, la Provincia de Córdoba, en su revisión y análisis integral que sufrió en su

Constitución Provincial, finalmente sancionada en 1987, modificó e incorporó

“reformas políticas” o de instituciones relevantes. A mérito de lo descripto, en su Art. 51 hace expresa referencia al reconocimiento del Derecho a la Información,

la Libertad de Expresión y la Pluralidad.

Artículo 51 de la Constitución de la Provincia de Córdoba: El ejercicio de los derechos a la información y a la libertad de expresión no está sujeto a censura previa sino sólo a responsabilidades ulteriores expresamente establecidas por ley y destinadas exclusivamente a garantizar el respeto de los derechos, la reputa- ción de las personas y la protección de la seguridad, la moral y el orden público.

Los medios de comunicación social deben asegurar los principios de pluralismo

y de respeto a las culturas, las creencias, las corrientes de pensamiento y de

opinión. Se prohíbe el monopolio y oligopolio público o privado y cualquier otra forma similar sobre los medios de comunicación en el ámbito provincial. La ley garantiza el libre acceso a las fuentes públicas de información y el secreto profesional periodístico.

La Legislatura no dicta leyes que restrinjan la libertad de prensa. Cuando se acuse una publicación en que se censura en términos decorosos la conducta de un individuo como magistrado o personalidad pública, imputándosele faltas

o delitos cuya averiguación y castigo interese a la sociedad, debe admitirse

prueba sobre los hechos denunciados y, de resultar ciertos, el acusado queda exento de pena. La información y la comunicación constituyen un bien social.

m1 material
m1
material

Diríjase a la página 7 para leer el contenido de este material.

m1 actividades
m1
actividades

m1 | actividad 1

Derecho de la Información y Derecho a la Información

Los derechos de información y a la información son típicos de la democracia contemporánea, de carácter urbano, de masas con contenido social, fundadas en el sufragio universal y en la voluntad general. Conforme a lo por Ud. estudiado en el presente módulo, realice las siguientes actividades:

1) Ud. se encuentra en una reunión de amigos y quiere destacar la importancia

que para su formación profesional tiene el cursado de esta asignatura, por lo cual su charla expositiva debe ser clara, concisa y precisa. Redacte las respues- tas en un texto de no más de dos carillas. De acuerdo a ello:

a) Defina los aspectos esenciales que conforman el derecho de la información.

b) Defina los aspectos esenciales del derecho a la información.

Luego,

c) Establezca similitudes axiológicas-valorativas y diferencias entre la denomina-

ción de ambos derechos.

Posteriormente,

d) Referencie a través de la construcción de un caso empírico la “aplicabilidad”

de los conceptos en la realidad cotidiana profesional.

de los conceptos en la realidad cotidiana profesional. Pactos internacionales m1 | actividad 2 1) Referencie

Pactos internacionales

m1 | actividad 2

1) Referencie los Pactos internacionales que con jerarquía constitucional van

delineando la consagración del derecho de la información.

2) ¿Considera Ud. que entre los distintos Pactos internacionales previamente

analizados existe alguna contradicción? Fundamente su respuesta.

3) Analice el fallo jurisprudencial que se transcribe a continuación y responda: Tal

como Ud. bien pudo observar, existe una contraposición entre “libertad” y “cen- sura”. ¿Podría responder si también existe contraposición entre “control de la infor- mación” y “censura”? Fundamente su respuesta teniendo en cuenta el caso.

Nombre del fallo.

Ponzetti de Balbín, Indalia contra Editorial Atlántida, S.A.

Fecha.

11/12/84

Hechos del caso.

La causa se origina en la demanda por daños y perjuicios promovida por la esposa

y el hijo del doctor Ricardo Balbín, fallecido el 9 de setiembre de 1981 contra “Edi-

torial Atlántida S. A.” propietaria de la revista “Gente y la actualidad”, Carlos Vigil

y Aníbal Vigil, debido a que dicha revista, en su número 842 del 10 de setiembre

de 1981, publicó en su tapa una fotografía del doctor Balbín cuando se encontraba internado en la sala de terapia intensiva de la Clínica Ipensa de la Ciudad de La Plata, la que ampliada con otras en el interior de la revista, provocó el sufrimiento y mortificación de la familia del doctor Balbín y la desaprobación de esa violación a la intimidad por parte de autoridades nacionales, provinciales, municipales, eclesiás- ticas y científicas. Los demandados, que reconocen la autenticidad de los ejempla- res y las fotografías publicadas en ella, admiten que la foto de tapa no ha sido del agrado de mucha gente y alegan en su defensa el ejercicio sin fines sensacionalis- tas, crueles o morbosos, del derecho de información, sosteniendo que se intentó documentar una realidad; y que la vida del doctor Balbín, como hombre público, tiene carácter histórico, perteneciendo a la comunidad nacional, no habiendo inten- tado infringir reglas morales, buenas costumbres o ética periodística.

PRIMERA INSTANCIA.

El recurrente afirma no haber excedido “el marco del legítimo y regular ejercicio de la profesión de periodista, sino que muy por el contrario, significó un modo ¬quizá criticable pero nunca justiciable¬ de dar información gráfica de un hecho de gran interés general” fundamentando en razones de índole periodística la publicación de la fotografía en cuestión, por todo lo cual no pudo violar el derecho a la intimidad en los términos que prescribe el art. 1071 bis del Cód. Civil.

Síntesis del fallo.

La presencia no autorizada ni consentida de un fotógrafo en una situación límite de carácter privado que furtivamente toma una fotografía con la finalidad de ser nota de tapa en la revista “Gente y la actualidad” no admite justificación y su publicación configura una violación del derecho a la intimidad por lo dispuesto en el art. 1071 bis del Cód. Civil.

SEGUNDA INSTANCIA.

La sentencia de la sala F de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil confirmó la dictada en primera instancia, que hizo lugar a la demanda que perseguía la reparación de los daños y perjuicios ocasionados por la violación del derecho a la intimidad del doctor Ricardo Balbín, a raíz de la publicación de una fotografía suya cuando se encontraba internado en una clínica, sobre la base de lo dispuesto por el art. 1071 bis del Cód. Civil.

Contra ella la demandada dedujo recurso extraordinario, que fue concedido. Sostiene la recurrente que el fallo impugnado resulta violatorio de los arts. 14 y 32 de la Constitución Nacional.

Tribunal interviniente.

La sala F de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.

FALLO DE LA CORTE.

La publicación de la fotografía del doctor Ricardo Balbín efectuada por la revista “Gente y la actualidad” excede el límite legítimo y regular del derecho a la información, toda vez que la fotografía fue tomada subrepticiamente la víspera de su muerte en la sala de terapia intensiva del sanatorio en que se encontraba internado. Esa fotografía, lejos de atraer el interés del público, provocó sentimiento de rechazo y de ofensa a la sensibilidad de toda persona normal. En consecuencia, la presencia no autorizada ni consentida de un fotógrafo en una situación límite de carácter privado que furtivamente toma una fotografía con

la finalidad de ser nota de tapa en la revista “Gente y la actualidad” no admite

justificación y su publicación configura una violación del derecho a la intimidad.

Por ello, se admite el recurso extraordinario y se confirma la sentencia en lo que fue materia de recurso.

Número y nombre de los jueces que integran la mayoría.

(5) Genaro R. Carrió. José S. Caballero (según su voto). Carlos S. Fayt. Augusto

C Belluscio (según su voto). Enrique S. Petracchi (según su voto).

Opiniones concurrentes y síntesis de cada una de ellas.

Voto de los doctores Caballero y Belluscio.

El sentido cabal de las garantías concernientes a la libertad de expresión contenidas en los arts. 14 y 32 de la Constitución Nacional ha de comprenderse más allá de la nuda literalidad de las palabras empleadas en esos textos, que responden a la circunstancia histórica en la que fueron sancionadas. El libre

intercambio de ideas, concepciones y críticas no es bastante para alimentar el proceso democrático de toma de decisiones; ese intercambio y circulación debe

ir acompañado de la información acerca de los hechos que afectan al conjunto

social o a alguna de sus partes. La libertad de expresión contiene, por lo tanto,

la de información, como ya lo estableció, aunque en forma más bien aislada, la

jurisprudencia de este tribunal. Por otra parte, el art. 13, inc. 1º, de la Convención Americana de Derechos Humanos, llamado Pacto de San José de Costa Rica, ratificada por la ley 23.054, contempla el derecho de toda persona a la libertad de pensamiento y de expresión, la cual “comprende la libertad de buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

La libertad de expresión, garantizada por los arts. 14 y 32 de la Constitución Nacional y por el art. 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos, incluye el derecho a dar y recibir información, especialmente sobre asuntos atinentes a la cosa pública o que tengan relevancia para el interés general.

La protección del ámbito de intimidad de las personas tutelado por la legislación

común no afecta la libertad de expresión garantizada por la Constitución ni cede ante

la preeminencia de ésta; máxime cuando el art. 1071 bis del Cód. Civil es consecuen-

cia de otro derecho inscripto en la propia constitución, también fundamental para la existencia de una sociedad libre, el derecho a la privacidad, consagrado en el art. 19 de la Carta Magna, así como también el art. 11, incs. 2 y 3, del ya mencionado Pacto de San José de Costa Rica, según los cuales nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputación, y toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o ataques.

A la luz de tales principios, no puede ser admitida la pretensión de la demandada

de que el interés general en la información concerniente a un hombre público prominente justifica la invasión de su esfera de intimidad.

El interés público existente en la información sobre el estado de salud del doctor Ricardo Balbín en su última enfermedad, no exigía ni justificaba una invasión

a su más sagrada esfera de privacidad, como ocurrió con la publicación de la

fotografía que da fundamento al litigio, cuya innoble brutalidad conspira contra

la responsabilidad, la corrección, el decoro, y otras estimables posibilidades de

la labor informativa, y la libertad que se ha tomado la demandada para publicarla

ha excedido la que defiende, que no es la que la Constitución protege y la que los jueces están obligados a hacer respetar.

Cabe concluir que el lugar eminente que sin duda tiene en el régimen republicano

la libertad de expresión ¬comprensiva de la de información¬ obliga a particular

cautela en cuanto se trate de deducir responsabilidades por su ejercicio. Empero, ello no autoriza al desconocimiento del derecho de privacidad integrante también del esquema de la ordenada libertad prometida por la Constitución mediante acciones que invadan el reducto individual, máxime cuando ello ocurre de manera incompatible con elementales sentimientos de decencia y decoro.

Por ello, y de acuerdo con lo dictaminado en sentido concordante por el Procu- rador General, se confirma la sentencia apelada en cuanto ha sido materia de recurso, con costas.

Voto del doctor Petracchi.

Si la protección al ámbito de intimidad no tuviera otro rango que el de un respetable interés de los particulares dotado de tutela por la legislación común, podría, entonces, llegar a asistir razón al apelante, que funda su derecho en la preeminencia de la libertad de expresión

Ocurre, empero, que el mencionado art. 1071 bis es la consecuencia de otro derecho inscripto en la propia Constitución, también fundamental para la existencia de una sociedad libre, o sea, el derecho a la privacidad.

Las personas célebres, los hombres públicos tienen, por lo tanto, como todo habitante, el amparo constitucional para su vida privada. Según lo juzga acertadamente el a quo, el interés público existente en la información sobre el estado de salud del doctor Ricardo Balbín en su última enfermedad no exigía ni justificaba una invasión a su más sagrada esfera de privacidad, como ocurrió al

publicarse revelaciones “tan íntimas y tan inexcusables en vista a la posición de

la víctima como para ultrajar las nociones de decencia de la comunidad”.

En efecto, la innoble brutalidad de la fotografía origen de este pleito conspira contra la responsabilidad, la corrección, el decoro, y otras estimables posibilidades de

la labor informativa, y la libertad que se ha tomado la demandada para publicarla

ha excedido la que defiende, que no es la que la Constitución protege y la que los jueces estamos obligados a hacer respetar.

Cabe concluir que el lugar eminente que sin duda tiene en el régimen republicano la libertad de expresión ¬comprensiva de la información¬ obliga a particular cautela en cuanto se trate de deducir responsabilidades por su ejercicio. Empero, ello no autoriza al desconocimiento del derecho de privacidad integrante también del esquema de la ordenada libertad prometida por la Constitución mediante acciones que invadan el reducto individual, máxime cuando ello ocurre de manera incompatible con elementales sentimientos de decencia y decoro.

Sólo queda por declarar que no existe óbice constitucional, sustentable en el art. 32 de la Constitución Nacional, a que la legislación común dictada por el Con- greso en virtud de las atribuciones conferidas por el art. 67, inc. 11 de aquélla, sea penal o, como en la especie: civil, alcance a hechos ilícitos realizados por medio de la prensa, siempre que se respete la reserva a favor de las jurisdicciones loca- les formulada en el mencionado art. 67, inc. 11 y en el 100 de la Carta Magna.

Por ello, y de acuerdo con lo dictaminado en sentido concordante por el Procu- rador General, corresponde confirmar la sentencia apelada en cuanto ha sido materia de recurso. Con costas.

Nombre y número de quienes las emiten.

(3) José S. Caballero; Augusto C. Belluscio; Enrique S. Petracchi.

Breves conclusiones personales sobre el fallo.

En el presente caso, la fotografía tomada no entra en el marco amparado por la ley que protege el derecho a la libertad de prensa; ni si quiera siendo Ricardo Balbín un personaje público y de interés general, justifica la intromisión del fotó- grafo en su vida privada y con más precisión en la víspera de su muerte.

privada y con más precisión en la víspera de su muerte. Artículo m1 | actividad 3

Artículo

m1 | actividad 3

La Convención Europea de Salvaguardia de los Derechos del Hombre y de las Libertades Fundamentales suscripta en Roma en 1950 por los miembros del Con- sejo de Europa establece en su Art. 10 que: 1. “Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades públicas y consideración de fronteras. El presente artículo no impide que los Estados sometan las empresas de radiodifusión, de cinematografía o de televisión a un régimen de autorización previa. 2. El ejercicio de estas libertades, por cuanto implica deberes y responsabilidades, puede ser sometido a ciertas for- malidades, condiciones, restricciones o sanciones previstas por la ley, que constitu- yen medidas necesarias, en una sociedad democrática, para la seguridad nacional, la integridad territorial o la seguridad pública, la defensa del orden, la prevención del delito, la protección de la salud o de la moral, la protección de la fama o los derechos de otro, para impedir la divulgación de informaciones confidenciales o para garantizar la autoridad y la imparcialidad del poder judicial”.

Luego de la lectura del artículo referenciado, responda los siguientes interrogantes:

a) ¿Cuáles son los bienes que se intentan tutelar a través de esta normativa?

b) ¿Encuentra Ud. aquí limitaciones al ejercicio del derecho de libre expresión?

c) De encontrar limitaciones, señale cuáles son y fundamente su postura.

d) En consecuencia, ¿cuáles considera Ud. deberes y responsabilidades en el

ejercicio del derecho a la libertad de expresión?

m1 glosario
m1
glosario

Diríjase a la página 9 para leer el contenido de este material.

m2
m2
m2 microobjetivos  
m2
m2

microobjetivos

 

Reconocer la función formativa de la comunicación como transmisora de valores culturales que tienen como finalidad que el hombre actual participe con responsabilidad a la hora de emitir sus opiniones en asuntos de interés común.

Internalizar la influencia, que en las sociedades contemporáneas, los medios masivos audiovisuales de comunicación tienen en la forma de actuar o pensar de las personas pudiendo modificar la comprensión de la realidad que lo rodea.

Analizar la legislación relativa a los servicios de comunicación audiovi- suales con sus modificaciones y casos jurisprudenciales.

Conocer y manejar eficazmente todos los aspectos relativos al derecho de respuesta en los distintos órdenes jurídicos normativos para respetar siempre la posibilidad de ser escuchado.

m2 contenidos
m2 contenidos
m2
contenidos

EFECTOS DE LA INFORMACIÓN

Antes de dar comienzo al desarrollo de los contenidos, lo invitamos a ver el siguiente video de presentación del presente módulo:

Este video se encuentra disponible en Plataforma.

1) Opinión pública. Formación de la opinión pública. Las influencias de los medios de comunicación. Propaganda. Publicidad. Régimen de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisuales Nº26522. Jurisprudencia.

Opinión pública

El hombre, desde su nacimiento, siente la necesidad de comunicarse. Solo de esta manera puede generarse una interacción social. De allí resulta la necesidad de informarse, básica para su evolución hacia otras formas de interrelación desde el punto de vista comunicativo.

Giovanni Sartori sostiene que la opinión pública es “un público, o multiplicidad de públicos, cuyos difusos estados mentales (de opinión) se interrelacionan y contrapo- nen entre sí y con corrientes de información referentes al estado de la res pública”.

En búsqueda de una definición, podemos entender a la opinión pública como el conjunto de actitudes y preferencias de una sociedad respecto a sucesos

y cuestiones de interés. Se trata de una suma de opiniones individuales que desencadenan las etapas por las que pasa la información en la sociedad y los medios de comunicación, para generar así la opinión pública.

Con aserto manifiesta Rivadeneira que el fenómeno de la opinión pública está influenciado por varias disciplinas, entre ellas, la historia, la filosofía en el sentido de la eterna búsqueda de interrogantes, la antropología y la psicología, específicamente la psicología social porque está dedicada al estudio de las reacciones del individuo que es influido por otros de su misma especie.

Sin embargo, la que tiene más peso de todas ellas es la comunicación ya que ahí donde haya comunicación, habrá opinión pública y donde haya ésta última habrá un clima de opinión, entendiendo a éste como el conjunto de criterios, de actitudes, de reacciones a estímulos sociales originados en hechos sociales, ya que éstos son agentes modificadores de los cambios de mentalidad de los grupos sociales.

Formación de la opinión pública

La opinión pública es el producto de opiniones individuales sobre asuntos de interés común sobre la naturaleza de información compartida e influida por intereses particulares de los grupos que se ven afectados. Decimos el producto

y no la suma porque si a la opinión pública se le quitara por ejemplo el elemento fuente, entonces la comunicación ya no existe.

La comunicación es un proceso en el que en “a quién va dirigido” se encuentra la opinión pública, porque es ahí donde se genera la asociación de contenidos, el intercambio de datos, la libre discusión y en general al arribo de una decisión sobre algo que es más o menos compartido. Es por esto que la opinión pública se deberá tratar como un fenómeno en que hay un intercambio de información, una interrelación entre dos o más individuos y en donde los medios de comunicación juegan un papel central.

En atención a la composición de la opinión pública, encontramos elementos permanentes (idiosincrasia propia de una comunidad) y otros de índole transitorio (hechos o sucesos actuales de relevancia social) los que en su interrelación darán comienzo al proceso de formación de la opinión publica atravesando sus diferentes etapas.

En una primera etapa encontramos la que llamamos “Fase Política” en donde los miembros más activos buscan apoyo en quienes se encuentran con menor nivel de implicancia. Así, aparecen noticias, editoriales, columnas en los periódicos y se madura el ambiente y la gente va tomando posición.

En un segundo momento comienza la “Fase Programática” en la que las instituciones comienzan a tomar distintas decisiones y las ponen en práctica.

En último término se configura la “Fase de Valoración”. Allí la opinión pública queda consolidada sobre ese tema. Asimismo se evalúan periódicamente los

resultados de las medidas tomadas. Ello se ve reflejado en el planteamiento de un tema en conversaciones. Consecuentemente aparecen noticias en los periódicos

y se madura el ambiente. La gente va tomando posición firme y los elementos

irracionales, de tinte sentimental cobran cada vez mayor fuerza. Comienza a gestarse el consenso. Posteriormente se hacen los sondeos de opinión y se ve lo que sucede con la mayoría. La decisión adoptada se pone en práctica.

En otra posición, Jean Christian Fauvet, describe el proceso de formación de la opinión pública por las condiciones en que se da la misma.

En primer lugar se produce un hecho -con un ambiente que es propicio al hecho

y al tema-.

En segundo lugar, se da este hecho en el momento oportuno -encaja en un cuadro significativo, le “llega” a la gente-.

En tercer lugar considera que para que la opinión tome cuerpo es necesario que responda a una necesidad ampliamente sentida.

En un cuarto momento el hecho se da a conocer en los medios de comunicación. Luego de todo el proceso completo se produce la reacción del público (compra, sale a la calle, se manifiesta, etc.) y es allí en donde la opinión pública queda consolidada en ese tema.

Las influencias de los medios de comunicación

En las sociedades contemporáneas es cada vez mayor la importancia de los medios masivos y en particular de la televisión. Esta influye sobre la forma de actuar o de pensar de las personas, logra modificar la forma en que los hombres conocen y comprenden la realidad que los rodea.

La influencia de los medios de comunicación en la sociedad es constante, determinando el consumo, alterando el modo de vida, costumbres, elecciones

y hasta la opinión pública. Los medios de comunicación se han incorporado

rápidamente en nuestra sociedad con cada vez mayor su importancia. Influyen sobre la forma de actuar y de pensar de las personas, logran modificar la forma en que los hombres conocen y comprenden la realidad que los rodea.

Así como brinda grandes ventajas también los medios de comunicación masivos pueden generar graves inconvenientes con un incorrecto uso. La manipulación que los medios de comunicación realizan sobre las personas es un elemento negativo al que la sociedad se reporta como alerta. Puede llegar a reducir relaciones afectivas, turbar la sociabilización y el contacto natural al considerar importante solo aquellos acontecimientos que muestran la prensa escrita y/o las cámaras de televisión.

En conclusión, la importancia de la influencia positiva o negativa que los medios de comunicación producen en el individuo de una sociedad, radica en que esta produce una auténtica transformación del individuo.

Propaganda

Desde la antigüedad siempre tuvo relevancia el arte de convencer por la palabra. En una etapa moderna, Lenin y Trotsky dieron impulso a la propaganda política. Pero fueron Hitler y Goebbels quienes con lamentable éxito hicieron uso de técnicas de control de la opinión pública, contribuyendo así a la conformación de la propaganda moderna.

Bartlett definió la propaganda como un intento de influenciar la opinión y la conducta de la sociedad, de tal forma que las personas adopten una determinada conducta.

Se trata de la búsqueda por influir en la opinión pública a favor de una ideología, empleando carteles, arte y literatura y comunicando un mensaje altamente persuasivo, cuyo fin es ganar adeptos para una votación política, una doctrina religiosa o causa social sin ánimo de lucro económico.

A través de la propaganda se activarán factores culturales, ya que los mensajes

accionan mecanismos de opinión pública y de actitudes sociales.

A modo de ejemplo podemos contextualizar una propaganda religiosa, la que

apelará a la necesidad humana de creer en un ser superior protector, buscando que se adopte una doctrina y pensamiento.

Publicidad

Con la finalidad de incentivar la compra o cambios de hábitos de consumo en

relación a un sector de bienes en particular, los medios de comunicación plantean proyectos de planificación y estrategias comunicacionales. Entendemos así

a la publicidad desarrollada para el espacio económico, con fines netamente

comerciales y de consumo. Los proyectos son canalizados a través de campañas comunicacionales, en los que pueden promocionarse bienes y/o servicios o también la búsqueda del manejo de imagen institucional corporativa de una compañía privada.

En definitiva, manifiesta Jean-Marie Domenach 1 que “la publicidad suscita necesi- dades o preferencias anunciando determinado producto particular, mientras que

la propaganda sugiere o impone creencias y reflejos que, a menudo, modifican el

comportamiento, o psiquismo y mismo las convicciones religiosas o filosóficas””

El caso de Dolce & Gabbana

Caso 1

Lo que ocurrió con la última campaña publicitaria de Dolce & Gabbana, es que fue censurada primero en España, luego en Italia y finalmente los diseñadores de moda decidieron retirar su campaña en todo el mundo. El punto que interesa es el hecho de que dicho anuncio provocó que la opinión pública hablara de éste durante casi un mes. Declaraciones de organismos españoles e italianos, la gente, los publicitarios, así como los diseñadores Dolce & Gabbana fueron los

protagonistas de este fenómeno que intencionalmente o no, logró que la estrategia comunicacional de la firma italiana obtuviera más notoriedad de la que se puede conseguir con solo un anuncio publicitario, ya que durante varias semanas los medios de comunicación hablaron del tema, y todos aquellos medios en prensa y en televisión, evidentemente acompañaron la noticia con la imagen del anuncio polémico, logrando con esto que Dolce & Gabbana tuviera más publicidad de marca en casi todos los medios nacionales e internacionales. De esa manera obtuvo publicity, es decir, información que las empresas pasan a los medios,

a través de comunicados de prensa, con la finalidad de que sea difundida de

manera gratuita. Tal como lo remarca Carlos Laje Juarez, la opinión pública es un modo de publicidad muy eficaz, que las empresas conocen bien y por lo tanto muchas veces apuestan por esta estrategia. No se puede afirmar que Dolce & Gabbana haya publicado intencionalmente un anuncio polémico con la finalidad de que la opinión pública hablara de él y por lo tanto generara publicidad gratuita, aunque los hechos parecen indicar que así es, demostrando en ese sentido, que

la opinión pública tiene gran impacto si es utilizada con fines publicitarios.

Caso 2

Otro caso polémico, fue el suscitado en Reino Unido por una campaña gráfica de Dolce & Gabbana en la que los modelos exhiben puñales. A raíz de ellos la autoridad en materia publicitaria (ASA) recibió 166 quejas de personas que han afirmado que las fotografías ensalzan la violencia. Dolce & Gabbana alega que los anuncios, que han aparecido en publicaciones de todo el mundo, pretenden recrear el arte de la época napoleónica y que se han inspirado en los cuadros de Delacroix y David. Uno de los dos anuncios de la campaña muestra a dos hombres amenazando a otro que está sentado en una silla mientras un cuarto hombre está tendido en el suelo con una herida en la cabeza. Aumenta la casualidad que esta fotografía fuera publicada en el diario Times junto a un artículo sobre

1 Cft. Jean- Marie Domenach. La Propaganda Politica.Eudeba – (traducción) - Editorial

Universitaria de Buenos Aires. http://www.archivochile.com/carril_c/cc2013/cc_2013_00008.pdf

el aumento de los crímenes con arma blanca en Reino Unido. El otro anuncio, publicado en el Daily Telegraph, mostraba a dos hombres cargando con una mujer herida que portaba un cuchillo. En un comunicado, la ASA reconoció la

elegancia de las fotografías, pero advirtió que podrían ser interpretados como una glorificación de los crímenes con armas blancas. El resto de las fotografías de

la campaña seguían la misma línea de mostrar armas: La opinión de la ASA, con

respecto a esta campaña, fue la calificación de “irresponsable”. “Recordamos

a Dolce & Gabbana que su deber es publicar anuncios con un sentido de la

responsabilidad hacia los consumidores y la sociedad”. Dolce & Gabbana se defendió afirmando que los mismos anuncios fueron publicados en otros países

europeos, en China, Japón y Estados Unidos sin generar ninguna crítica. Por lo anterior, la opinión que se tiene de Dolce & Gabbana, incluida la de gente de

la industria publicitaria, es que esta firma de moda encontró en la polémica de

sus anuncios la panacea para lograr que todo el mundo hable de ella, logrando con esto un mayor posicionamiento no sólo en la mente de sus consumidores

habituales, sino también la de aquéllos que en algún momento pueden acercarse

a conocer la marca, quizá por mera curiosidad, pero lo harán. Evidentemente,

con la polémica que generaron sus anuncios en la opinión pública, Dolce & Gabbana ha conseguido mayor notoriedad, aún más de la que ya tenía. “Dolce & Gabbana, con sus anuncios de perfumes, ropa, y accesorios, ha incrementado su recuerdo en un 225%, sobre todo, entre jóvenes menores de 30 años. Como se puede apreciar, un incremento de 225% de notoriedad es muchísimo para una marca; la publicidad de Dolce & Gabbana invierte más en TV y revistas, pero el análisis también señala claramente que la prensa y el exterior —lo cual puede entenderse y relacionarse con la opinión pública— son factores clave en la estrategia de comunicación. Siguiendo a Carlos Laje Juarez, queda claro que con lo sucedido en la opinión pública Dolce & Gabbana incrementará aún más su notoriedad y nivel de recordación, tanto en sus clientes habituales, en consumidores potenciales e incluso en aquellos que no son consumidores de la marca, pero que gracias a la polémica la tienen presente en la cabeza.

Régimen de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales Nº 26522. Jurisprudencia.

Ley 26.522 2

ARTÍCULO 1º — Alcance. El objeto de la presente ley es la regulación de los servicios de comunicación audiovisual en todo el ámbito territorial de la República Argentina y el desarrollo de mecanismos destinados a la promoción, desconcentración y fomento de la competencia con fines de abaratamiento, democratización y universalización del aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Quedan comprendidas en las disposiciones de esta ley todas las emisiones que tengan su origen en el territorio nacional, así como las generadas en el exterior cuando sean retransmitidas o distribuidas en él.

Es importante recalcar que el destino de la presente ley atiende a la previsión legal de los servicios de comunicación audiovisual como una realidad más abarcativa que la restringida emergente del concepto de radiodifusión, toda vez que las tendencias legiferantes en el conjunto de los países no solo se dedican a contemplar a las instancias destinadas a las condiciones de los medios en tanto emisores últimos frente al público, sino también otras circunstancias de orden de políticas públicas regulatorias y de promoción del derecho a la información y al aprovechamiento y alfabetización tecnológica superando los criterios basados en la sola previsión del soporte técnico.

2

ARTICULO 3º — Objetivos. Se establecen para los servicios de comunicación audiovisual y los contenidos de sus emisiones, los siguientes objetivos:

a) La promoción y garantía del libre ejercicio del derecho de toda persona a

investigar, buscar, recibir y difundir informaciones, opiniones e ideas, sin cen- sura, en el marco del respeto al Estado de Derecho democrático y los derechos humanos, conforme las obligaciones emergentes de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y demás tratados incorporados o que sean incorpora- dos en el futuro a la Constitución Nacional;

b) La promoción del federalismo y la Integración Regional Latinoamericana;

c) La difusión de las garantías y derechos fundamentales consagrados en la

Constitución Nacional;

d) La defensa de la persona humana y el respeto a los derechos personalísimos;

e) La construcción de una sociedad de la información y el conocimiento, que

priorice la alfabetización mediática y la eliminación de las brechas en el acceso al conocimiento y las nuevas tecnologías;

f) La promoción de la expresión de la cultura popular y el desarrollo cultural,

educativo y social de la población;

g) El ejercicio del derecho de los habitantes al acceso a la información pública;

h) La actuación de los medios de comunicación en base a principios éticos;

La participación de los medios de comunicación como formadores de sujetos, de actores sociales y de diferentes modos de comprensión de la vida y del mundo, con pluralidad de puntos de vista y debate pleno de las ideas;

i)

j)

El fortalecimiento de acciones que contribuyan al desarrollo cultural, artístico

y

educativo de las localidades donde se insertan y la producción de estrategias

formales de educación masiva y a distancia, estas últimas bajo el contralor de las jurisdicciones educativas correspondientes;

k) El desarrollo equilibrado de una industria nacional de contenidos que preserve

y difunda el patrimonio cultural y la diversidad de todas las regiones y culturas que integran la Nación;

l) La administración del espectro radioeléctrico en base a criterios democráticos

y republicanos que garanticen una igualdad de oportunidades para todos los individuos en su acceso por medio de las asignaciones respectivas;

m) Promover la protección y salvaguarda de la igualdad entre hombres y mujeres,

y el tratamiento plural, igualitario y no estereotipado, evitando toda discriminación

por género u orientación sexual 8 ;

n) El derecho de acceso a la información y a los contenidos de las personas con

discapacidad;

ñ) La preservación y promoción de la identidad y de los valores culturales de los

Pueblos Originarios.

ARTÍCULO 7º — Espectro radioeléctrico. La administración del espectro radioeléctrico, atento su carácter de bien público se efectuará en las condiciones fijadas por la presente ley y las normas y recomendaciones internacionales de la Unión Internacional de Telecomunicaciones u otros organismos pertinentes.

Corresponde al Poder Ejecutivo nacional, a través de la autoridad de aplicación de la presente ley, la administración, asignación, control y cuanto concierna a la gestión de los segmentos del espectro radioeléctrico destinados al servicio de radiodifusión. Los servicios de radiodifusión están sujetos a la jurisdicción federal.

En caso de asignación de espectro, la misma estará limitada a garantizar las condiciones para la prestación del servicio licenciado o autorizado, sin perjuicio de lo previsto en el artículo 6º de la presente ley.

ARTICULO 10. — Autoridad de aplicación. Créase como organismo descentralizado

y autárquico en el ámbito del Poder Ejecutivo nacional, la Autoridad Federal de Servi- cios de Comunicación Audiovisual, como autoridad de aplicación de la presente ley.

ARTICULO 14. — Directorio. La conducción y administración de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual será ejercida por un directorio integrado por siete (7) miembros nombrados por el Poder Ejecutivo nacional.

El directorio estará conformado por un (1) presidente y un (1) director designados por el Poder Ejecutivo nacional; tres (3) directores propuestos por la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, que serán seleccionados por ésta a propuesta de los bloques parlamentarios, corres- pondiendo uno (1) a la mayoría o primer minoría, uno (1) a la segunda minoría

y uno (1) a la tercer minoría parlamentarias; dos (2) directores a propuesta del

Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, debiendo uno de ellos ser un académico representante de las facultades o carreras de ciencias de la informa- ción, ciencias de la comunicación o periodismo de universidades nacionales.

El presidente y los directores no podrán tener intereses o vínculos con los asuntos bajo su órbita en las condiciones de la ley 25.188.

Los directores deben ser personas de alta calificación profesional en materia de comunicación social y poseer una reconocida trayectoria democrática y republicana, pluralista y abierta al debate y al intercambio de ideas diferentes.

Previo a la designación, el Poder Ejecutivo nacional deberá publicar el nombre y los antecedentes curriculares de las personas propuestas para el directorio.

El presidente y los directores durarán en sus cargos cuatro (4) años y podrán ser reelegidos por un período. La conformación del directorio se efectuará dentro de los dos (2) años anteriores a la finalización del mandato del titular del Poder Ejecutivo nacional, debiendo existir dos (2) años de diferencia entre el inicio del mandato de los directores y del Poder Ejecutivo nacional.

El presidente y los directores sólo podrán ser removidos de sus cargos por incumplimiento o mal desempeño de sus funciones o por estar incurso en las incompatibilidades previstas por la ley 25.188. La remoción deberá ser aprobada por los dos tercios (2/3) del total de los integrantes del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, mediante un procedimiento en el que se haya garantizado en forma amplia el derecho de defensa, debiendo la resolución que se adopta al respecto estar debidamente fundada en las causales antes previstas.

El presidente del directorio es el representante legal de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, estando a su cargo presidir y convocar las reuniones del directorio, según el reglamento dictado por la autoridad de aplicación en uso de sus facultades.

Las votaciones serán por mayoría simple.

ARTICULO 16. — Integración del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual. Los integrantes del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual serán desig- nados por el Poder Ejecutivo nacional, a propuesta de los sectores y jurisdiccio- nes en el número que a continuación se detallan:

a) Un (1) representante de cada una de las provincias y del gobierno de la

Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Dicha representación se corresponderá con la máxima autoridad política provincial en la materia;

b) Tres (3) representantes por las entidades que agrupen a los prestadores

privados de carácter comercial;

c) Tres (3) representantes por las entidades que agrupen a los prestadores sin

fines de lucro;

d) Un (1) representante de las emisoras de las universidades nacionales;

e) Un (1) representante de las universidades nacionales que tengan facultades o

carreras de comunicación;

f) Un (1) representante de los medios públicos de todos los ámbitos y jurisdicciones;

g) Tres (3) representantes de las entidades sindicales de los trabajadores de los

medios de comunicación;

h) Un (1) representante de las sociedades gestoras de derechos;

i) Un (1) representante por los Pueblos Originarios reconocidos ante el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

Los representantes designados durarán dos (2) años en su función, se desempeñarán en forma honoraria y podrán ser sustituidos o removidos por el Poder Ejecutivo nacional a solicitud expresa de la misma entidad que los propuso. De entre sus miembros elegirán un (1) presidente y un (1) vicepresidente, cargos que durarán dos (2) años pudiendo ser reelegidos, en caso de que sean designados nuevamente.

El Consejo Federal de Comunicación Audiovisual se reunirá, como mínimo, cada seis (6) meses o extraordinariamente a solicitud, de al menos el veinticinco por ciento (25%) de sus miembros. El quórum se conformará, tanto en convocatorias ordinarias como extraordinarias, con la mayoría absoluta del total de sus miembros.

ARTICULO 21. — Prestadores. Los servicios previstos por esta ley serán operados por tres (3) tipos de prestadores: de gestión estatal, gestión privada con fines de lucro y gestión privada sin fines de lucro. Son titulares de este derecho:

a) Personas de derecho público estatal y no estatal;

b) Personas de existencia visible o de existencia ideal, de derecho privado, con

o sin fines de lucro.

ARTICULO 23. — Licencias. Las licencias se adjudicarán a las personas incluidas en el artículo 21 inciso b) y a las personas de derecho público no estatales en cuanto no se encuentre previsto en esta ley que corresponde otorgárseles una autorización.

ARTICULO 27. — Sociedades controladas y vinculadas. Los grados de control societario, así como también los grados de vinculación societaria directa e indi- recta, deberán ser acreditados en su totalidad, a los fines de permitir a la autoridad de aplicación el conocimiento fehaciente de la conformación de la voluntad social.

ARTICULO 37. — Asignación a personas de existencia ideal de derecho público estatal, Universidades Nacionales, Pueblos Originarios e Iglesia Católica. El otorgamiento de autorizaciones para personas de existencia ideal de derecho público estatal, para universidades nacionales, institutos universitarios nacionales, Pueblos Originarios y para la Iglesia Católica se realiza a demanda y de manera directa, de acuerdo con la disponibilidad de espectro, cuando fuera pertinente.

ARTICULO 39. — Duración de la licencia. Las licencias se otorgarán por un período de diez (10) años a contar desde la fecha de la resolución de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual que autoriza el inicio de las emisiones regulares 59

ARTICULO 40. — Prórroga. Las licencias serán susceptibles de prórroga por única vez, por un plazo de diez (10) años, previa celebración de audiencia pública realizada en la localidad donde se preste el servicio, de acuerdo a los principios generales del derecho público en dicha materia.

El pedido de prórroga deberá ser iniciado por el titular de la licencia, por lo menos con dieciocho (18) meses de anticipación a la fecha de vencimiento. El análisis de la solicitud estará condicionado a la presentación de la totalidad de la documentación taxativamente indicada por la reglamentación.

No podrán obtener prórroga de la licencia quienes hayan sido sancionados reiteradamente con falta grave, según la tipificación establecida por la presente ley y sus reglamentos.

Al vencimiento de la prórroga, los licenciatarios podrán presentarse nuevamente a concurso o procedimiento de adjudicación.

Las autorizaciones se otorgarán por tiempo indeterminado.

ARTICULO 41. — Transferencia de las licencias. Las autorizaciones y licencias de servicios de comunicación audiovisual son intransferibles 62 .

Excepcionalmente se autoriza la transferencia de acciones o cuotas partes de las licencias luego de cinco (5) años de transcurrido el plazo de la licencia y cuando tal operación fuera necesaria para la continuidad del servicio, respetando que se mantenga en los titulares de origen más del cincuenta por ciento (50%) del capital suscripto o por suscribirse y que represente más del cincuenta por ciento (50%) de la voluntad social. La misma estará sujeta a la previa comprobación por la autoridad de aplicación que deberá expedirse por resolución fundada sobre la autorización o rechazo de la transferencia solicitada teniendo en cuenta el cumplimiento de los requisitos solicitados para su adjudicación y el mantenimiento de las condiciones que motivaron la adjudicación.

La realización de transferencias sin la correspondiente y previa aprobación será sancionada con la caducidad de pleno derecho de la licencia adjudicada y será nula de nulidad absoluta.

Personas de existencia ideal sin fines de lucro. Las licencias concedidas a prestadores de gestión privada sin fines de lucro son intransferibles.

ARTICULO 45. — Multiplicidad de licencias. A fin de garantizar los principios de diversidad, pluralidad y respeto por lo local se establecen limitaciones a la concentración de licencias.

En tal sentido, una persona de existencia visible o ideal podrá ser titular o tener participación en sociedades titulares de licencias de servicios de radiodifusión, sujeto a los siguientes límites:

1. En el orden nacional:

a) Una (1) licencia de servicios de comunicación audiovisual sobre soporte sate-

lital. La titularidad de una licencia de servicios de comunicación audiovisual sate- lital por suscripción excluye la posibilidad de ser titular de cualquier otro tipo de licencias de servicios de comunicación audiovisual;

b) Hasta diez (10) licencias de servicios de comunicación audiovisual más la

titularidad del registro de una señal de contenidos, cuando se trate de servicios de radiodifusión sonora, de radiodifusión televisiva abierta y de radiodifusión tele- visiva por suscripción con uso de espectro radioeléctrico;

c) Hasta veinticuatro (24) licencias, sin perjuicio de las obligaciones emergentes

de cada licencia otorgada, cuando se trate de licencias para la explotación de servicios de radiodifusión por suscripción con vínculo físico en diferentes loca- lizaciones. La autoridad de aplicación determinará los alcances territoriales y de población de las licencias.

La multiplicidad de licencias —a nivel nacional y para todos los servicios — en ningún caso podrá implicar la posibilidad de prestar servicios a más del treinta y cinco por ciento (35%) del total nacional de habitantes o de abonados a los ser- vicios referidos en este artículo, según corresponda.

2. En el orden local:

a) Hasta una (1) licencia de radiodifusión sonora por modulación de amplitud

(AM);

b)

Una (1) licencia de radiodifusión sonora por modulación de frecuencia (FM)

o

hasta dos (2) licencias cuando existan más de ocho (8) licencias en el área

primaria de servicio;

c)

Hasta una (1) licencia de radiodifusión televisiva por suscripción, siempre que

el

solicitante no fuera titular de una licencia de televisión abierta;

d)

Hasta una (1) licencia de radiodifusión televisiva abierta siempre que el

solicitante no fuera titular de una licencia de televisión por suscripción;

En ningún caso la suma del total de licencias otorgadas en la misma área primaria de servicio o conjunto de ellas que se superpongan de modo mayoritario, podrá exceder la cantidad de tres (3) licencias.

3. Señales:

La titularidad de registros de señales deberá ajustarse a las siguientes reglas:

a) Para los prestadores consignados en el apartado 1, subapartado “b”, se

permitirá la titularidad del registro de una (1) señal de servicios audiovisuales;

b) Los prestadores de servicios de televisión por suscripción no podrán ser

titulares de registro de señales, con excepción de la señal de generación propia.

Cuando el titular de un servicio solicite la adjudicación de otra licencia en la misma área o en un área adyacente con amplia superposición, no podrá otorgarse cuando el servicio solicitado utilice la única frecuencia disponible en dicha zona.

ARTICULO 47. — Adecuación por incorporación de nuevas tecnologías. Preser- vando los derechos de los titulares de licencias o autorizaciones, la autoridad de aplicación deberá elevar un informe al Poder Ejecutivo nacional y a la Comisión

Bicameral, en forma bianual, analizando la adecuación de las reglas sobre mul- tiplicidad de licencias y no concurrencia con el objeto de optimizar el uso del espectro por la aplicación de nuevas tecnologías 65 .

ARTICULO 48. — Prácticas de concentración indebida. Previo a la adjudicación de licencias o a la autorización para la cesión de acciones o cuotas partes, se deberá verificar la existencia de vínculos societarios que exhiban procesos de integración vertical u horizontal de actividades ligadas, o no, a la comunicación social.

El régimen de multiplicidad de licencias previsto en esta ley no podrá alegarse como derecho adquirido frente a las normas generales que, en materia de desregulación, desmonopolización o defensa de la competencia, se establezcan por la presente o en el futuro.

Se considera incompatible la titularidad de licencias de distintas clases de servicios entre sí cuando no den cumplimiento a los límites establecidos en los artículos 45, 46 y concordantes.

ARTICULO 59. — Registro Público de Agencias de Publicidad y Productoras Publicitarias. La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, llevará el Registro Público de Agencias de Publicidad y Productoras Publicitarias, cuya inscripción será obligatoria para la comercialización de espacios en los servicios de radiodifusión. La reglamentación determinará los datos registrales a completar por las mismas y cuáles deberán ser públicos. El registro incluirá:

a) Las agencias de publicidad que cursen publicidad en los servicios regidos por esta ley;

b) Las empresas que intermedien en la comercialización de publicidad de los servicios regidos por esta ley.

La autoridad de aplicación deberá mantener actualizado el registro de licencias y autorizaciones y establecer un mecanismo de consulta pública vía Internet.

ARTICULO 62. — Autorización de redes. Las emisoras de radiodifusión integrantes de una red, no podrán iniciar transmisiones simultáneas hasta tanto la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual no hubiere dictado la autorización del correspondiente convenio o contrato de creación de la red y de acuerdo a lo previsto en el artículo 63.

La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual dispondrá de sesenta (60) días hábiles para expedirse sobre la solicitud. En caso de silencio de la administración se tendrá por conferida la autorización si la presentación contara con la totalidad de los elementos requeridos.

No podrán constituirse redes de radio y/o televisión entre licenciatarios con una misma área de prestación, salvo que se tratase de localidades de hasta cincuenta mil (50.000) habitantes, y siempre que se trate de retransmisión de contenidos locales. La autoridad de aplicación podrá exceptuar a localidades en provincias con baja densidad demográfica.

ARTICULO 63. — Vinculación de emisoras. Se permite la constitución de redes de radio y televisión exclusivamente entre prestadores de un mismo tipo y clase de servicio con límite temporal, según las siguientes pautas:

a) La emisora adherida a una o más redes no podrá cubrir con esas programaciones

más del treinta por ciento (30%) de sus emisiones diarias;

b) Deberá mantener el cien por ciento (100%) de los derechos de contratación sobre la publicidad emitida en ella;

c) Deberá mantener la emisión de un servicio de noticias local y propio en horario

central.

Por excepción, podrán admitirse redes de mayor porcentaje de tiempo de pro- gramación, cuando se proponga y verifique la asignación de cabeceras múltiples para la realización de los contenidos a difundir.

Los prestadores de diverso tipo y clase de servicios, siempre que no se encuen- tren localizados en una misma área de prestación, podrán recíprocamente acor- dar las condiciones de retransmisión de programas determinados, siempre que esta retransmisión de programas no supere el diez por ciento (10%) de las emi- siones mensuales.

Para la transmisión de acontecimientos de interés relevante, se permite sin limita- ciones la constitución de redes de radio y televisión abiertas.

ARTICULO 70. — La programación de los servicios previstos en esta ley deberá evitar contenidos que promuevan o inciten tratos discriminatorios basados en la raza, el color, el sexo, la orientación sexual, el idioma, la religión, las opiniones políticas o de cualquier otra índole, el origen nacional o social, la posición eco- nómica, el nacimiento, el aspecto físico, la presencia de discapacidades o que menoscaben la dignidad humana o induzcan a comportamientos perjudiciales para el ambiente o para la salud de las personas y la integridad de los niños, niñas o adolescentes.

ARTICULO 71. — Quienes produzcan, distribuyan, emitan o de cualquier forma obtengan beneficios por la transmisión de programas y/o publicidad velarán por el cumplimiento de lo dispuesto por las leyes 23.344, sobre publicidad de tabacos, 24.788 —Ley Nacional de lucha contra el Alcoholismo—, 25.280, por la que se aprueba la Convención Interamericana para la eliminación de todas las formas de discriminación contra las personas con discapacidad, 25.926, sobre pautas para la difusión de temas vinculados con la salud, 26.485 —Ley de protección integral para prevenir, sancionar, y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales— y 26.061, sobre protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes así como de sus normas complementarias y/o modificatorias y de las normas que se dicten para la protección de la salud y de protección ante conductas discriminatorias.

ARTICULO 77. — Derecho de acceso. Se garantiza el derecho al acceso universal —a través de los servicios de comunicación audiovisual— a los contenidos informativos de interés relevante y de acontecimientos deportivos, de encuentros futbolísticos u otro género o especialidad.

Acontecimientos de interés general. El Poder Ejecutivo nacional adoptará las medidas reglamentarias para que el ejercicio de los derechos exclusivos para la retransmisión o emisión televisiva de determinados acontecimientos de interés general de cualquier naturaleza, como los deportivos, no perjudique el derecho de los ciudadanos a seguir dichos acontecimientos en directo y de manera gratuita, en todo el territorio nacional.

En el cumplimiento de estas previsiones, el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual deberá elaborar un listado anual de acontecimientos de interés general para la retransmisión o emisión televisiva, respecto de los cuales el ejercicio de derechos exclusivos deberá ser justo, razonable y no discriminatorio.

Dicho listado será elaborado después de dar audiencia pública a las partes interesadas, con la participación del Defensor del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual.

El listado será elaborado anualmente con una anticipación de al menos seis (6) meses, pudiendo ser revisado por el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual en las condiciones que fije la reglamentación.

ARTICULO 80. — Cesión de derechos. Ejercicio del derecho de acceso.

La cesión de los derechos para la retransmisión o emisión, tanto si se realiza en

exclusiva como si no tiene tal carácter, no puede limitar o restringir el derecho a

la información.

Tal situación de restricción y la concentración de los derechos de exclusividad no deben condicionar el normal desarrollo de la competición ni afectar la estabilidad financiera e independencia de los clubes. Para hacer efectivos tales derechos, los titulares de emisoras de radio o televisión dispondrán de libre acceso a los recintos cerrados donde vayan a producirse los mismos.

El ejercicio del derecho de acceso a que se refiere el párrafo anterior, cuando se trate de la obtención de noticias o imágenes para la emisión de breves extractos libremente elegidos en programas informativos no estarán sujetos

a contraprestación económica cuando se emitan por televisión, y tengan una

duración máxima de tres (3) minutos por cada acontecimiento o, en su caso, competición deportiva, y no podrán transmitirse en directo.

Los espacios informativos radiofónicos no estarán sujetos a las limitaciones de tiempo y de directo contempladas en el párrafo anterior.

La retransmisión o emisión total o parcial por emisoras de radio de acontecimientos deportivos no podrá ser objeto de derechos exclusivos.

ARTICULO 89. — Reservas en la administración del espectro radioeléctrico. En oportunidad de elaborar el Plan Técnico de Frecuencias, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual deberá realizar las siguientes reservas de frecuencias, sin perjuicio de la posibilidad de ampliar las reservas de frecuencia en virtud de la incorporación de nuevas tecnologías que permitan un mayor aprovechamiento del espectro radioeléctrico:

a) Para el Estado nacional se reservarán las frecuencias necesarias para el

cumplimiento de los objetivos de Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado, sus repetidoras operativas, y las repetidoras necesarias a fin de cubrir todo el territorio nacional;

b) Para cada Estado provincial y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se reservará una (1) frecuencia de radiodifusión sonora por modulación de amplitud (AM), una (1) frecuencia de radiodifusión sonora por modulación de frecuencia (FM) y una (1) frecuencia de televisión abierta, con más las repetidoras necesarias a fin de cubrir todo el territorio propio;

c) Para cada Estado municipal una (1) frecuencia de radiodifusión sonora por

modulación de frecuencia (FM);

d)

En cada localización donde esté la sede central de una universidad nacional,

una (1) frecuencia de televisión abierta, y una (1) frecuencia para emisoras de radiodifusión sonora. La autoridad de aplicación podrá autorizar mediante resolución fundada la operación de frecuencias adicionales para fines educativos, científicos, culturales o de investigación que soliciten las universidades nacionales;

e) Una (1) frecuencia de AM, una (1) frecuencia de FM y una (1) frecuencia de

televisión para los Pueblos Originarios en las localidades donde cada pueblo esté asentado;

f) El treinta y tres por ciento (33%) de las localizaciones radioeléctricas planificadas, en todas las bandas de radiodifusión sonora y de televisión terrestres, en todas las áreas de cobertura para personas de existencia ideal sin fines de lucro.

Las reservas de frecuencias establecidas en el presente artículo no pueden ser dejadas sin efecto.

Teniendo en cuenta las previsiones del artículo 160, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual destinará las frecuencias recuperadas por extinción, caducidad de licencia o autorización, o por reasignación de bandas por migración de estándar tecnológico, a la satisfacción de las reservas enunciadas en el presente artículo, especialmente las contempladas en los incisos e) y f).

ARTICULO 161. — Adecuación. Los titulares de licencias de los servicios y registros regulados por esta ley, que a la fecha de su sanción no reúnan o no cumplan los requisitos previstos por la misma, o las personas jurídicas que al momento de entrada en vigencia de esta ley fueran titulares de una cantidad mayor de licencias, o con una composición societaria diferente a la permitida, deberán ajustarse a las disposiciones de la presente en un plazo no mayor a un (1) año desde que la autoridad de aplicación establezca los mecanismos de transición. Vencido dicho plazo serán aplicables las medidas que al incumplimiento —en cada caso— correspondiesen.

Al solo efecto de la adecuación prevista en este artículo, se permitirá la transferencia de licencias. Será aplicable lo dispuesto por el último párrafo del artículo 41.

Luego del análisis de algunos de los principales artículos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual Nº 26522 que fuera promulgada el 10 de octubre de 2009, reemplazando a la Ley N° 22.285, promulgada por la Dictadura Militar en 1980, podemos esbozar otros puntos destacados en los que la mencionada normativa introduce cambios de relevancia en la materia.

En primer lugar, se produce la regulación y el desarrollo de mecanismos destinados

a la “promoción, desconcentración y fomento de la competencia” en todo el

ámbito territorial Argentino con la finalidad de abaratamiento, democratización y universalización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. En este plano, la normativa considera a la comunicación audiovisual en cualquiera de sus soportes “una actividad social de interés público”, de carácter “esencial

para el desarrollo sociocultural de la población”, por lo que regula la facultad de

la publicación de ideas y opiniones “sin ningún tipo de censura”.

Queda conformada la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, (AFSCA) como un órgano autárquico y descentralizado cuya función es la aplicación, la interpretación y el cumplimiento de la ley. Asimismo, crea también un Consejo Federal cuyos miembros provinciales van a representar a los prestadores privados, a las emisoras universitarias, a los medios públicos y a los trabajadores de prensa.

Como organismo encargado de “recibir y canalizar las consultas, reclamos y denuncias del público de la radio y la televisión, la norma crea la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual”.

Se determina, que los servicios de televisión por cable deben disponer de un abono social. El espíritu de la norma procura que todos los habitantes tengan acceso a los servicios de radiodifusión y comunicación audiovisual.

En aras de impedir la formación de monopolios y oligopolios, la ley fija límites a la concentración, con topes a la cantidad de licencias y por tipo de medio. Un mismo concesionario sólo puede tener una licencia de servicio de comunica- ción audiovisual sobre soporte satelital; hasta 10 señales sonoras, de televisión abierta o cable (la ley 22.285 permitía que una persona sea dueña de 24) y hasta 24 licencias de radiodifusión por suscripción. No se le permite a ningún operador que preste servicios a más del 35 por ciento del total de la población del país o de los abonados, en el caso que corresponda. Del mismo modo, no podrá ser dueño de una empresa de distribución de TV por cable quien maneje un canal de televi- sión abierta en la misma localidad. Otro aspecto relevante se percibe al impedir que el servicio de televisión por cable sea brindado por compañías telefónicas.

Jurisprudencia

Fallos sobre la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Resulta importante observar cómo ha sido el proceso de judicialización que sufrió la presente ley. Si se toma el resultado de los fallos, puede advertirse que algunos de ellos han sido contrarios a la Ley 26.522, mientras que otras sentencias se pronunciaron a favor. En consonancia con Güida y Corbiere, “La puesta en ejercicio de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual encontró no pocos obstáculos en una serie de medidas judiciales en su contra, que ciertos legisladores y principalmente los grupos de medios de comunicación más concentrados del país interpusieron, cuestionando tanto la totalidad de la norma como determinados artículos en particular”.

Los primeros fallos que alcanzaron una gran trascendencia institucional fueron los que ordenaron la suspensión de la aplicación de la Ley 26.522 y los actos de ejecución de dicha norma en todo el territorio argentino.

Esto fue dispuesto por el Juzgado Federal N° 2, de 1° Instancia de Mendoza y Salta, quienes ordenaron al PEN que se abstenga de aplicar la Ley 26.522 y sus normas complementarias. Tal medida se funda, entendiendo que en la Cámara de Diputa- dos se habrían violado diversos artículos de su Reglamento. Ello derivó en la afec- tación de la ley en su integralidad y la consecuente imposibilidad de ser aplicada.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación, con el voto de sus 7 integrantes, revocó el fallo de los Tribunales mendocinos al considerar que el diputado Thomas (denunciante) no estaba legitimado para actuar y que no había existido un caso, que justificara la actuación del tribunal no habiendo quedado debidamente probado que el diputado no pudo ejercer su función.

Se determinó que la doctrina de la Corte no avalaba el control general de la legalidad de las leyes. Asimismo consideró que la Cámara se excedió en el control de constitucionalidad y solo podría tener el fallo efecto para el caso concreto, en función del control difuso de constitucionalidad que sostiene nuestro país. De lo contrario afirmó la Corte, el Poder Judicial estaría co-legislando. Ello se consideró de gravedad institucional y ameritó la intervención del máximo tribunal.

Atento este precedente, la Cámara de Apelaciones de Salta, adoptando un criterio similar a la Corte Suprema de Justicia revocó el fallo de primera instancia, que había suspendido la aplicación de la Ley 26.522.

El caso de la Provincia de San Luis

El Gobierno de San Luis se presentó ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación solicitando la declaración de inconstitucionalidad de la citada Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, entendiendo que el Congreso Federal no puede legislar sobre la materia. Ello surge del artículo 32 de la CN, que afirma que “El Congreso Federal no dictará leyes que restrinjan la libertad de imprenta o establezcan sobre ella jurisdicción federal”. Aunque aún no se expidió sentencia, tal planteo tiene relevancia como acto de defensa o impugnatorio del texto normativo analizado.

A diferencia de San Luis, existen Provincias que han objetado la constitucionalidad

de ciertos artículos específicos de la Ley 26.522 y de resoluciones dictadas por

la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual. Tal es el caso de

Bahía Blanca, Córdoba, Salta o San Juan.

El Caso Clarín

Medida Cautelar.

En la Capital Federal, en una acción promovida por el Grupo Clarín, el Juzgado Federal N° 1 de Primera Instancia, a cargo de Edmundo Carbone, suspendió provisionalmente la aplicación del artículo 41 de la Ley 26.522 que dispone la intransferibilidad de las licencias, por entender que se viola el derecho de propiedad, de comerciar y de ejercer industria lícita. Asimismo, ordenó la suspensión provisional del artículo 161 de esa norma, por el cual se exige la desinversión de medios en el plazo de un año, por considerar que viola el artículo 3 del Código Civil, que dispone la irretroactividad de las leyes y el artículo 1324, también del Código Civil, que impide la venta forzosa de bienes. La Cámara Federal Civil y Comercial, confirmó la suspensión del artículo 161, por considerar que el mismo conduce a una desinversión forzada que altera el régimen tutelado por la Ley 22.285 y el Decreto 527/05, pero no confirmó la supuesta inconstitucionalidad del artículo 41.

Al recurrir a la CSJN, por tratarse de una medida cautelar que no reviste gravedad institucional no lo consideró, pero solicitaron al Juez de primera Instancia que fijara un plazo razonable a la cautelar, para que el paso del tiempo no la convierta en una medida definitiva. El Juez Carbone, rechazó tal pretensión por lo que posteriormente, la CSJN dispuso que la cautelar vencía el 7 de diciembre de 2012.

En esta causa, la CSJN, el 27 de noviembre de 2012 rechazó una solicitud de pró- rroga de la medida cautelar presentada por Clarín, ratificando que la prolongación de la cautelar implica denegación de justicia y exige al juez de primera instancia que se pronuncie sobre el fondo del asunto y castigue las eventuales maniobras dilatorias que pueden plantear las partes. El 6 de diciembre de 2012 la Cámara Federal Civil y Comercial decide prorrogar la vigencia de la medida cautelar.

El 26 de diciembre de 2012 la Procuradora General de la Nación solicita revocar el fallo de la Cámara y declarar extinguida la medida cautelar. Un día más tarde se pronuncia la CSJN en fallo dividido. La mayoría del tribunal decide confirmar el fallo de la Cámara y admitir la prórroga de la medida cautelar.

Determinación de fondo

En atención al fondo de la cuestión, el Juez de Primera Instancia consideró constitucionales los precitados artículos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Asimismo, el Dictamen del Fiscal de la Cámara Federal Civil y Comercial, ratifica la constitucionalidad de los mencionados artículos 41, 45, 48 y 161.

Con fecha 17 de abril de 2013, la Cámara Federal Civil y Comercial se pronuncia sobre el fondo del asunto. A diferencia de lo dictaminado por el juez de Primera Instancia, que sostuviera la constitucionalidad de la totalidad de los artículos en cuestión; la Cámara distingue entre cada uno de ellos y sus respectivos apartados e incisos. En ese orden, considera que el artículo 41 es constitucional. En otro orden, considera inconstitucional el segundo párrafo del artículo 48. Por último, y con las referidas precisiones, considera constitucional el artículo 161. Sobre el particular, debe tenerse presente que las mencionadas declaraciones de inconstitucionalidad le quita gravedad al artículo, ya que se limita fuertemente la cantidad de medios que debería vender el Grupo Clarín.

En conclusión, el fallo de la Cámara fue claramente favorable a la posición del Grupo Clarín. El 12 de julio de 2013 se emite el Dictamen de la Procuradora General de la Nación, que sostiene la constitucionalidad de los artículos 41, 45, 48 y 161 de la Ley 26.522, solicitando se revoque la sentencia de la Cámara. Posteriormente, los días 28 y 29 de agosto de 2013 expusieron en Audiencia Pública amicus curiae; y, por otra parte, los representantes del gobierno y del Grupo Clarín debieron res- ponder 36 preguntas que le formuló el presidente de la Corte Ricardo Lorenzetti. Finalmente, el 29 de octubre la CSJN emite sentencia de fondo declarando la cons- titucionalidad de los artículos 41, 45, 48 y 161 de la Ley 26.522.

Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 267/2015. Modificaciones Ley 26.522 y 27.078. Creación del Ente Nacional de Comunicaciones 3 Ente Nacional de Comunicaciones

Decreto 267/2015

IC

1

El Decreto de Necesidad y Urgencia recientemente explicitado, produce una modificación esencial de las leyes de servicios de comunicación audiovisual y de telecomunicaciones.

En la ley de servicios de comunicación audiovisual se modifica el artículo 41, que prohibía la venta de medios audiovisuales, permitiendo realizarlo en la actualidad, lo que facilita la composición de cadenas privadas de radio y televisión hecho este hasta ahora estaba muy restringido.

Podemos notar que uno de los cambios más sustanciales se produce en el Artículo 45, pieza neurálgica de la Ley y de los que más perturbaba a los principales grupos de medios argentinos. Se eliminan los topes a la cantidad de ciudades en las que pueden operar las empresas de cable (los que eran hasta 24), y pasarán a regirse por la ley de telecomunicaciones.

Del mismo modo, se eliminan las restricciones a la posibilidad de ser propietario de un medio de televisión por cable y radio y televisión abierta, pudiendo los actuales licenciatarios de TV y radio solicitar la extensión del plazo de licencia por 10 años, sin importar cuándo sea su fecha de vencimiento actual.

Por último, destacamos la posibilidad de que las empresas de telefonía puedan ingresar en la Televisión paga, con el impedimento de poder realizarlo solo después de dos años.

3

2) Derecho de respuesta: Origen. Concepto.

Como contrapartida a todo exceso de libertad de opinión que ingrese en las agresiones personales caracterizado por un inmediato desagravio público que ocasione una imagen disvaliosa del damnificado y llegue a tener repercusión, nace la figura del Derecho de Respuesta.

La Convención Americana sobre los Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica en su Art. 14 4 establece que:

1. Toda persona, afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas

en su perjuicio a través de medios de difusión legalmente reglamentados, y que se dirijan al público en general, tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley.

2. En ningún caso la rectificación eximirá de las otras responsabilidades legales

en que se hubiera incurrido.

3. Para la protección de la honra y la reputación, toda publicación o empresa

periodística, cinematográfica, de radio o televisión tendrá una persona que no esté protegida por inmunidades ni disponga de fuero especial.

A mérito de ello, podemos conceptualizar el Derecho de Respuesta como el

derecho a contestar, por el mismo medio, una opinión o noticia que agravia o perjudica en forma injusta, irrazonable o errónea, la reputación, alguno de los aspectos esenciales de la personalidad o alguna de las creencias fundamentales del replicante, efectuadas por medio de la prensa.

El derecho de respuesta contempla todos los medios de comunicación social

mediante los cuales pudiera propagarse una noticia u opinión que agraviara la honra, la reputación personal o las creencias de las personas. De naturaleza esencialmente ética y moral, el derecho de respuesta se caracteriza por tener una profunda consistencia republicana ya que apunta a una pluralidad de noti- cias y opiniones que brindan diversos medios de comunicación y que conse- cuentemente constituyen la opinión pública. La suma del derecho de respuesta permitirá la formación de una idea cabal y completa admitiendo así disponer de opiniones y noticias de distintas fuentes y con sentido pluralista.

Régimen Legal Argentino. Jurisprudencia

El derecho de respuesta fue reconocido a nivel provincial por la mayoría de las

Constituciones desde el año 1968. Sin embargo, la vigencia del derecho de res- puesta se reconoció en el año 1984 a través de La Convención Americana sobre los Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, generando intermi- nables debates sobre su aplicabilidad legal.

Al estar regulado en un Tratado Internacional, y no encontrarse reglamentado

por una ley del Congreso Nacional o Decreto del Poder Ejecutivo, desde un principio, su aplicación quedó subordinada a la interpretación que en distintas ocasiones la Corte Suprema de Justicia hizo del mismo.

Dentro de la Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, pueden destacarse dos resoluciones que fijaron las distintas tendencias tanto a favor como en contra del derecho de respuesta. Los mismos son “Ekmekdjian, Miguel Ángel c/ Neudstat, Bernardo” y “Ekmekdjian Miguel Ángel c/ Sofovich, Gerardo”.

“Ekmekdjian, Miguel Ángel c/ Neudstat, Bernardo”. Programa Tiempo Nuevo 1988.

4

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/25000-29999/28152/norma.htm

Ante una declaración realizada en un programa televisivo, el Dr. Miguel Ángel Ekmekdjian quiso hacer novedoso uso para la época del derecho de respuesta.

Con fecha 19 de Mayo de 1987 el ex Presidente Arturo Frondizi declaró en el programa Tiempo Nuevo que debía asimilarse la legitimidad de origen de un gobierno a la legitimidad de ejercicio del mismo, es decir que cuando el ejercicio de un gobierno es legítimo debe entenderse que su origen también lo fue.

Ante estas declaraciones, Ekmekdjian interpuso una acción de amparo solicitando se leyera en ese mismo medio televisivo una carta documento que desestimaba lo dicho por el entonces ex Presidente. En la misma sostenía Ekmekdjian, que las declaraciones de Frondizi “agraviaban sus convicciones republicanas fundamentales y su personalidad, ya que se daba a entender que cualquiera podía acceder al poder por medios no legítimos”. Desde ya, no se veía afectado un interés legítimo, más si un interés difuso. La base de tal pedido estaba en el derecho de respuesta regulado por la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica.

El juez de primera instancia y la Cámara de Apelaciones rechazaron la Acción de Amparo basándose en que el derecho de respuesta no había sido aún reglamentado por ley para considerarlo derecho positivo interno. Para la Cámara, la propia Constitución dispone que el derecho de respuesta previsto por el Pacto de San José de Costa Rica hasta que los estados signatarios no dicten su ley reglamentaria, el mismo se constituye vinculante solo en el ámbito internacional pero no en el derecho positivo interno. Mismo criterio adopto la Corte Suprema de Justicia, invocando que mientras la ley no sea dictada nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda (Art. 19 CN) Principio de Reserva.

En síntesis, el fallo reafirma la libertad de prensa, ratifica que no podrá hacerse lugar al derecho de respuesta hasta que no haya una ley que lo reglamente y además, sostiene que para invocar tal derecho debe verse afectada la persona en un “interés legítimo”.

“Ekmekdjian Miguel Ángel c/ Sofovich, Gerardo”. Programa “La noche del sábado” Año 1992.

El sábado 11 de Junio de 1988 el Sr. Dalmiro Saenz, en el programa televisivo de Gerardo Sofovich, expresó un discurso con palabras verdaderamente ofensivas, irrespetuosas y blasfemas sobre Jesucristo y la Virgen Maria.

El Sr. Ekmekdjian, al sentirse lesionado en sus sentimientos religiosos por las frases de Saenz, interpuso una acción de amparo dirigida al conductor del programa televisivo para que en dicho ciclo diera lectura a una carta documento que contestaba a los supuestos agravios vertidos por Saenz. Ante la negativa del conductor, Ekmekdjian inicio un juicio basándose en el Art. 33 de la CN y en el Art. 14 del Pacto de San José de Costa Rica, fundado en la falta de ejercicio del derecho de respuesta.

Utilizando los mismos argumentos que el fallo “Ekmekdjian, Miguel Ángel c/ Neudstat, Bernardo”, el Juez de primera instancia y la Cámara de Apelaciones rechazaron la demanda por no encontrarse tal derecho reglamentado en el derecho positivo interno y no haber mediado una afectación directa a su personalidad.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación, hizo lugar al Recurso de Queja incoado por Ekmekdjian, dejando asentado que el derecho de respuesta integra el ordenamiento jurídico vigente y expresando que la manifestación del Art. 14 del Pacto de San José de Costa Rica (en las condiciones que establece la Ley)

hace referencia a cuestiones tales como el espacio en que se debe responder o en que lapso de tiempo puede ejercerse tal derecho, desechando sin más la consideración anterior de los jueces en previas instancias que entendían que tal frase hacía referencia a la necesidad de que se dictara una ley que estableciera que el derecho de respuesta fuera considerado derecho positivo interno. Todo ello, fundado en el Art. 31 de la CN y en lo establecido por la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados internacionales, los que confieren primacía al derecho internacional sobre el derecho interno.

En consecuencia, la Corte Suprema de Justicia resolvió hacer lugar al derecho de respuesta, ordenando la aclaración inmediata y gratuita en el mismo medio, condenando al Sr. Gerardo Sofovich a dar lectura de la carta documento en la primera de las audiciones que el conduzca.

Luego del estudio de ambos fallos jurisprudenciales, cabe destacar que el derecho de respuesta existe e integra nuestro ordenamiento jurídico sin necesidad alguna de que se dicte una ley que lo reglamente.

Informaciones susceptibles de respuesta

La información que puede dar origen a la respuesta debe ser inexacta o agraviante y debe afectar los derechos subjetivos del respondiente, es decir, el honor, la intimidad, el nombre, la identidad personal, todo lo que deriva en un ataque a la dignidad personal.

El derecho de respuesta implica la contestación a referencias o informaciones de las cuales sea posible predicar objetiva y fácticamente inexactitud, causando agravio al aludido. La respuesta enfrenta información contra información, es decir, la información del medio periodístico contra la información que brinda el solicitante del derecho de respuesta, dando cada uno su versión de los hechos. Así, el medio tiene el derecho de afirmar que su posición difundida es la exacta y el aludido tendrá derecho de afirmar que la referencia por el medio realizada es errónea o falsa.

Remarca Bielsa, que el derecho de respuesta se funda en el derecho a la verdad, ya que presentando cada uno la verdad de los hechos permite una confrontación de los elementos de juicio que facilitan acceder a la verdad acerca de esos hechos.

En este módulo hemos revisado el concepto de opinión pública, las influencias de los medios de comunicación, el Régimen de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisuales y el Derecho de respuesta. Recomendamos realizar las actividades que corresponden al módulo 2.

m1 |actividad 1 | IC

información complementaria

Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 267/2015. Modificaciones Ley 26.522 y 27.078. Creación del Ente Nacional de Comunicaciones 1

Ente Nacional de Comunicaciones

Decreto 267/2015

Creación. Ley N° 26.522 y N° 27.078. Modificaciones.

Bs. As., 29/12/2015

Visto la Ley Nº 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual y la Ley Nº 27.078 de Argentina Digital, así como sus disposiciones complementarias y reglamentarias, y

Considerando:…

Por ello,

El Presidente de la Nación Argentina

En Acuerdo General de Ministros

Decreta:

Título I

Creación del Ente Nacional de Comunicaciones:

Art. 1º — Creación del Ente Nacional de Comunicaciones. Créase como ente autárquico y descentralizado, en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones, el Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom).

El ENaCom actuará en jurisdicción del Ministerio de Comunicaciones, como Autoridad de Aplicación de las Leyes Nros. 26.522 y 27.078 y sus normas modificatorias y reglamentarias, con plena capacidad jurídica para actuar en los ámbitos del derecho público y privado.

El ENaCom tiene domicilio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y podrá establecer delegaciones en regiones, provincias o ciudades de más de quinientos mil (500.000) habitantes.

Art. 2° — Competencia. Sin perjuicio del mantenimiento de las competencias asignadas al Ministerio de Comunicaciones por el artículo 23 decies de la Ley de Ministerios (Ley Nº 22.520, texto ordenado por Decreto Nº 438/92, y sus modificatorias), el ENaCom tendrá todas las competencias y funciones que la Ley N° 26.522 y la Ley N° 27.078, y sus normas modificatorias y reglamentarias asignan, respectivamente, a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual y a la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Art. 3° — Control. El ENaCom será objeto de control por la Sindicatura General de la Nación y por la Auditoría General de la Nación. Es obligación permanente e inexcusable del Directorio dar a sus actos publicidad y transparencia en materia de recursos, gastos, nombramientos de personal y contrataciones.

Art. 4° — Presupuesto. El presupuesto del ENaCom estará conformado por:

a) Los gravámenes, tasas, aranceles y derechos previstos en la Ley N° 26.522;

1

b)

Los gravámenes, tasas, aranceles y derechos previstos en la Ley N° 27.078;

c) Los importes resultantes de la aplicación de multas;

d) Las donaciones y/o legados y/o subsidios que se le otorguen;

e) Los recursos presupuestarios provenientes del Tesoro nacional;

f) Los aranceles administrativos que fije; y

g) Cualquier otro ingreso que legalmente se prevea.

Las multas y otras sanciones pecuniarias no serán canjeables por publicidad o espacios de propaganda oficial o de bien común o interés público, pública o privada, estatal o no estatal, ni por ninguna otra contraprestación en especie.

Art. 5° — Directorio. La conducción y administración del ENaCom será ejercida por un Directorio, integrado por un (1) presidente y tres (3) directores nombrados por el Poder Ejecutivo Nacional, y tres (3) directores propuestos por la Comi- sión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologias de las Telecomunicaciones y la Digitalizacion, los que serán selec- cionados por ésta a propuesta de los bloques parlamentarios, correspondiendo uno (1) a la mayoría o primera minoría, uno (1) a la segunda minoría y uno (1) a la tercera minoría parlamentarias.

El Directorio del ENaCom tendrá las mismas funciones y competencias que las Leyes Nros 26.522 y 27.078, y sus normas modificatorias y reglamentarias, asignan, respectivamente, a los directorios de la AFSCA y de la AFTIC.

El presidente y los directores no podrán tener intereses o vínculos con los asuntos bajo su órbita, en las condiciones de la Ley N° 25.188.

El presidente y los directores durarán en sus cargos CUATRO (4) años y podrán ser reelegidos por UN (1) período. Podrán ser removidos por el Poder Ejecutivo Nacional en forma directa y sin expresión de causa.

El presidente del directorio es el representante legal del ENaCom, estando a su cargo presidir y convocar las reuniones del directorio, conforme lo disponga el reglamento que se dicte al efecto.

El quorum para sesionar será de cuatro (4) directores, uno de los cuales podrá ser el presidente, y las decisiones serán adoptadas por mayoría simple. En caso de empate, el presidente tendrá doble voto.

Título II

Modificaciones a la Ley N° 27.078

Art. 6° — Sustitúyese el artículo 6° de la Ley N° 27.078 por el siguiente:

“Artículo 6°.- Definiciones generales. En lo que respecta al régimen de las Tec- nologías de la Información y las Comunicaciones y de las Telecomunicaciones (TIC), se aplicarán las siguientes definiciones:

a) Radiodifusión por suscripción: Toda forma de comunicación primordialmente

unidireccional destinada a la transmisión de señales para ser recibidas por público determinable, mediante la utilización del espectro radioeléctrico o mediante vínculo físico indistintamente. Incluye el servicio de radiodifusión ofrecido por un prestador de servicios TIC que utilice la tecnología de transmisión de contenidos audiovisuales basados en el protocolo IP (IPTV), para el acceso de los programas en vivo y/o televisión lineal.

b) Radiodifusión por suscripción mediante vínculo físico: Toda forma de radiocomu-

nicación primordialmente unidireccional destinada a la transmisión de señales para ser recibidas por públicos determinables, mediante la utilización de medios físicos.

c) Radiodifusión por suscripción mediante vínculo radioeléctrico: Toda forma

de comunicación primordialmente unidireccional destinada a la transmisión de señales para ser recibidas por público determinable, mediante la utilización del espectro radioeléctrico.

d) Recursos asociados: son las infraestructuras físicas, los sistemas, los dispo-

sitivos, los servicios asociados u otros recursos o elementos asociados con una red de telecomunicaciones o con un Servicio de TIC que permitan o apoyen la prestación de servicios a través de dicha red o servicio, o tengan potencial para ello. Incluirán, entre otros, edificios o entradas de edificios, el cableado de edi- ficios, antenas, torres y otras construcciones de soporte, conductos, mástiles, bocas de acceso y distribuidores.

e) Servicio Básico Telefónico (SBT): consiste en la provisión del servicio

de telefonía nacional e internacional de voz, a través de las redes locales, independientemente de la tecnología utilizada para su transmisión, siempre que cumpla con la finalidad de permitir a sus usuarios comunicarse entre sí.

f) Servicio de video a pedido o a demanda: servicio ofrecido por un prestador de

servicios de TIC para el acceso a programas en el momento elegido y a petición propia, sobre la base de un catálogo.

g) Servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Servicios de

TIC): son aquellos que tienen por objeto transportar y distribuir señales o datos, como voz, texto, video e imágenes, facilitados o solicitados por los terceros usuarios, a través de redes de telecomunicaciones. Cada servicio estará sujeto a su marco regulatorio específico.

h) Servicio de Telecomunicación: es el servicio de transmisión, emisión o recep-

ción de escritos, signos, señales, imágenes, sonidos o información de cualquier naturaleza, por hilo, radioelectricidad, medios ópticos u otros sistemas electro- magnéticos, a través de redes de telecomunicaciones.

i) Tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC): es el conjunto de recur- sos, herramientas, equipos, programas informáticos, aplicaciones, redes y medios que permitan la compilación, procesamiento, almacenamiento y transmisión de información, como por ejemplo voz, datos, texto, video e imágenes, entre otros.

j) Telecomunicación: es toda transmisión, emisión o recepción de signos,

señales, escritos, imágenes, sonidos o información de cualquier naturaleza, por hilo, radioelectricidad, medios ópticos u otros sistemas electromagnéticos”.

Art. 7° — Sustitúyese el Artículo 10 de la Ley Nº 27.078, por el siguiente:

“Artículo 10.- Incorpórase como servicio que podrán registrar los licenciatarios de TIC, al servicio de Radiodifusión por suscripción, mediante vínculo físico y/o mediante vínculo radioeléctrico. El servicio de Radiodifusión por suscripción se regirá por los requisitos que establecen los artículos siguientes de la presente ley y los demás que establezca la reglamentación, no resultándole aplicables las disposiciones de la Ley N° 26.522. Se encuentra excluida de los servicios de TIC la televisión por suscripción satelital que se continuara rigiendo por la Ley N° 26.522.

Las licencias de Radiodifusión por suscripción mediante vínculo físico y/o mediante vínculo radioeléctrico otorgadas por el ex Comité Federal de Radiodifusión y/o por la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual con anterioridad a la entrada en vigencia de la modificación del presente artículo

serán consideradas, a todos los efectos, Licencia Única Argentina Digital con registro de servicio de Radiodifusión por Suscripción mediante vínculo físico o mediante vínculo radioeléctrico, en los términos de los artículos 8° y 9° de esta ley, debiendo respetar los procedimientos previstos para la prestación de nuevos servicios salvo que ya los tuvieren registrados.

El plazo de otorgamiento del uso de las frecuencias del espectro radioeléctrico de los titulares de licencias de Radiodifusión por Suscripción conferidas bajo las Leyes Nros. 22.285 y 26.522 será el de su título original, o de DIEZ (10) años contados a partir del 1° de enero de 2016, siempre el que sea mayor para aquellos que tuvieren a dicha fecha una licencia vigente.”

Art. 8° — Sustitúyese el Artículo 13 de la Ley Nº 27.078, por el siguiente:

“Artículo 13.- Los licenciatarios deberán obtener autorización del ENaCom, para efectuar cualquier modificación de las participaciones accionarias o cuotas sociales en las sociedades titulares, que impliquen la pérdida del control social en los términos del artículo 33 de la Ley General de Sociedades Nº 19.550, T.O. 1984 y sus modificatorias, sin perjuicio del cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Nº 25.156.

Las transferencias de licencias y de participaciones accionarias o cuotas sociales sobre sociedades licenciatarias, se considerarán efectuadas ad referéndum de la aprobación del ENaCom, y deberán ser comunicadas dentro de los treinta (30) días posteriores a su perfeccionamiento. Si el ENaCom no hubiera rechazado expresamente la transferencia dentro de los noventa (90) días de comunicada, la misma se entenderá aprobada tácitamente, y quien corresponda podrá solicitar el registro a su nombre. En caso de existir observaciones, el plazo referido se contará desde que se hubieran considerado cumplidas las mismas, con los mismos efectos.

La ejecución del contrato de transferencia sin la correspondiente aprobación, expresa o tácita, será sancionada con la caducidad de pleno derecho de la licencia adjudicada, previa intimación del ENaCom.”

Art. 9° — Sustitúyense los artículos 33, 34 y 35 de la Ley Nº 27.078, por los siguientes:

“Artículo 33.- Administración, Gestión y Control. Corresponde al Estado Nacional, a través del Ministerio de Comunicaciones, la administración, gestión y control de los recursos órbita-espectro correspondientes a redes satelitales, de conformidad con los tratados internacionales suscriptos y ratificados por el Estado Argentino.

Este recurso podrá ser explotado por entidades de carácter público o privado siempre que medie autorización otorgada al efecto y de conformidad con las disposiciones aplicables en la materia.

Artículo 34. Autorización. La prestación de facilidades satelitales requerirá la correspondiente autorización para la operación en la Argentina, conforme a la reglamentación que el Ministerio de Comunicaciones dicte a tal efecto. Por el contrario, la prestación de cualquier Servicio de TIC por satélite estará sometida al régimen general de prestación de Servicios de TIC establecido en la presente ley.

Artículo 35. Prioridad de uso. Para la prestación de las facilidades satelitales se dará prioridad al uso de satélites argentinos, entendiéndose por tales a los que utilicen un recurso órbita-espectro a nombre de la Nación Argentina, a la utilización de satélites construidos en la Nación Argentina o a las empresas operadoras de satélites que fueran propiedad del Estado nacional o en las que éste tuviera participación accionaria mayoritaria.

La prioridad señalada precedentemente tendrá efecto sólo si las condiciones técnicas y económicas propuestas se ajustan a un mercado de competencia, lo cual será determinado por el Ministerio de Comunicaciones.”

Art. 10. — Sustitúyese el Artículo 94 de la Ley Nº 27.078, por el siguiente:

“ Artículo 94.- Los prestadores del Servicio Básico Telefónico, cuya licencia ha sido concedida en los términos del Decreto N° 62/90 y de los puntos 1 y 2 del artículo 5º del Decreto N° 264/98, así como los del Servicio de Telefonía Móvil con licencia otorgada conforme el pliego de bases y condiciones aprobado por Resolución del entonces Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos Nº 575/93 y ratificado por Decreto N° 1461/93, sólo podrán prestar el servicio de Radiodifusión por suscripción, mediante vínculo físico y/o mediante vínculo radioeléctrico, transcurridos dos (2) años contados a partir del 1° de enero de 2016. El ENaCom podrá extender dicho plazo por un (1) año más.”

Art. 11. — Sustitúyese el Artículo 95 de la Ley Nº 27.078, por el siguiente:

“Artículo 95.- No podrán ser titulares de un registro de Radiodifusión por

suscripción mediante vínculo físico o mediante vínculo radioeléctrico los titulares

o accionistas que posean el diez por cientO (10%) o más de las acciones o

cuotas partes que conforman la voluntad social de una persona de existencia ideal titular o accionista de una persona de existencia ideal a quien el estado nacional, provincial o municipal le haya otorgado la licencia, concesión o permiso para la prestación de un servicio público.

No será aplicable lo dispuesto en el párrafo anterior a:

(i) Las personas de existencia ideal sin fines de lucro a quien el estado nacional, provincial o municipal le haya otorgado la licencia, concesión o permiso para la prestación de un servicio público;

(ii) Los sujetos mencionados en el artículo 94, que sólo podrán prestar el servicio transcurrido el plazo allí previsto.

En el caso de los incisos (i) y (ii) referidos y a los efectos de la obtención de un registro de Radiodifusión por Suscripción, la explotación del registro quedará sujeta a las condiciones que se indican a continuación y las demás que establezca

la

reglamentación.

Si

al momento de solicitar el registro existe otro prestador en la misma área de

servicio, el ENaCom deberá, en cada caso concreto, realizar una evaluación integral de la solicitud que contemple el interés de la población y dar publicidad de la solicitud en el Boletín Oficial y en la página web del ENaCom. En caso de presentarse oposición por parte de otro titular de un registro de Radiodifusión por Suscripción en la misma área de prestación, el ENaCom deberá solicitar un dictamen a la autoridad de aplicación de la Ley N° 25.156 que establezca las condiciones de prestación del solicitante. El plazo para presentar oposiciones es de treinta (30) días hábiles desde la fecha de publicación de la solicitud en el Boletín Oficial. Este párrafo se aplicará sólo para el caso del inciso (i) anterior.

No será aplicable lo dispuesto en el párrafo anterior a las personas de existencia ideal sin fines de lucro que exclusivamente presten servicio público de TIC.

En todos los casos, las personas previstas en los apartados (i) y (ii) anteriores que obtengan el registro de servicios de Radiodifusión por suscripción en los términos y condiciones fijadas en este artículo deberán cumplir con las siguientes obligaciones:

a) Conformar una unidad de negocio a los efectos de la prestación del servicio de comunicación audiovisual y llevarla en forma separada de la unidad de negocio del servicio público del que se trate;

b) Llevar una contabilidad separada y facturar por separado las prestaciones

correspondientes al servicio licenciado;

c) No incurrir en prácticas anticompetitivas tales como las prácticas atadas y los

subsidios cruzados con fondos provenientes del servicio público hacia el servicio licenciado;

d)

Facilitar -cuando sea solicitado- a los competidores en los servicios licenciados

el

acceso a su propia infraestructura de soporte, en especial postes, mástiles y

ductos, en condiciones de mercado. En los casos en que no existiera acuerdo entre las partes, se deberá pedir intervención al ENaCom;

e) No incurrir en prácticas anticompetitivas en materia de derechos de exhibición

de los contenidos a difundir por sus redes y facilitar un porcentaje creciente

a determinar por el ENaCom a la distribución de contenidos de terceros independientes.

f) Respetar las incumbencias y encuadramientos profesionales de los trabajadores en las distintas actividades que se presten.”

Art. 12. — Sustitúyese el texto del Artículo 96 de la Ley Nº 27.078, por el siguiente:

Artículo 96.- Las restricciones y obligaciones establecidas en los artículos 9°, 94

y

95 de la presente ley, serán también de aplicación a:

(i) Los titulares de cualquier participación social directa o indirecta en los sujetos mencionados en el artículo 94;

(ii) Cualquier persona en la que los sujetos mencionados en el artículo 94 tengan

participación social directa o indirecta; y

(iii) Los contratos de colaboración, de organización o participativo, con comunidad

de fin, que no sean sociedad, constituidos por o en los que participen los sujetos mencionados en el artículo 94 y en los incisos (i) y (ii) precedentes, incluidos los negocios en participación, agrupaciones de colaboración, uniones transitorias y consorcios de cooperación.”

Título III

Modificaciones a la Ley N° 26.522

Art. 13. — Sustitúyense los incisos d) y e) del Artículo 25 de la Ley Nº 26.522 por los siguientes:

“d) No ser titular o accionista que posea el diez por ciento (10%) o más de las acciones o cuotas partes que conforman la voluntad social de una persona jurídica titular o accionista de una persona jurídica a quien el estado nacional, provincial o municipal le haya otorgado una licencia, concesión o permiso para la prestación de un servicio público.

e) Las personas jurídicas no podrán emitir acciones, bonos, debentures, títulos o

cualquier tipo de obligaciones negociables, sin autorización del ENaCom, cuando de estas operaciones resultare comprometido un porcentaje mayor al treinta por ciento (30%) del capital social que concurre a la formación de la voluntad social.

La constitución de fideicomisos sobre acciones se regirá por las disposiciones del artículo 55.”

Art. 14. — Sustitúyese el Artículo 38 de la Ley Nº 26.522 por el siguiente:

“ Artículo 38.- Adjudicación para Servicios de Radiodifusión por Suscripción

con uso de soporte satelital. El ENaCom adjudicará a demanda las licencias para la instalación y explotación de servicios de comunicación audiovisual para suscripción sobre soporte satelital. En este caso el otorgamiento de la licencia no

implica la adjudicación de puntos orbitales.”

Art. 15. — Sustitúyese el Artículo 40 de la Ley Nº 26.522 por el siguiente:

“ Artículo 40.- Prórrogas. Las licencias serán susceptibles de prórrogas sucesivas.

Las licencias serán susceptibles de una primera prórroga, por cinco (5) años, que será automática y a la que tendrá derecho el licenciatario ante el mero pedido previo al ENaCom. Dicho pedido deberá ser efectuado, bajo pena de caducidad del derecho, dentro del período comprendido entre los doce (12) meses y los seis (6) meses anteriores a la fecha de vencimiento de la licencia.

Con carácter excepcional y previo dictámen técnico, aún no vencida la licencia el ENaCom podrá convocar al licenciatario y proponerle una actualización tecnológica dentro de los plazos y condiciones que determine el Ministerio de Comunicaciones.

Las prórrogas posteriores serán de diez (10) años, y serán otorgadas por el

ENaCom; no obstante, el Ministerio de Comunicaciones podrá llamar a concurso

a nuevos licenciatarios en los términos del artículo 32 de la presente ley,

fundado en razones de interés público, la introducción de nuevas tecnologías

o el cumplimiento de acuerdos internacionales. En este caso los licenciatarios

anteriores no tendrán derecho adquirido alguno respecto a su licencia.

La solicitud de prórroga deberá ajustarse a los requisitos y procedimiento que establezca reglamentariamente el ENaCom y a las siguientes condiciones:

a) El pedido, deberá efectuarse al ENaCom dentro del período comprendido entre

los doce (12) meses y los seis (6) meses anteriores a la fecha de vencimiento de

la licencia, bajo pena de caducidad del derecho.

b) Al momento de presentar el pedido de prórroga por diez (10) años, el licenciatario deberá acreditar:

(i) Que cumple las condiciones que exige la normativa vigente para ser titular de licencias de servicios de comunicación audiovisual;

(ii) Que ha cumplido la totalidad de las obligaciones derivadas de su licencia;

(iii) Que no mantiene deuda alguna por los tributos nacionales ni por las obligaciones previsionales a su cargo.

Las autorizaciones se otorgarán por tiempo indeterminado.”

Art. 16. — Sustitúyese el texto del artículo 41 de la Ley Nº 26.522 por el siguiente:

“Artículo 41.- Las licencias de servicios de comunicación audiovisual y las acciones

y cuotas partes de sociedades licenciatarias sólo son transferibles a aquellas

personas que cumplan con las condiciones de admisibilidad establecidas para su adjudicación.

Las transferencias de licencias y de participaciones accionarias o cuotas sociales sobre sociedades licenciatarias, se considerarán efectuadas ad referéndum de

la aprobación del ENaCom, y deberán ser comunicadas dentro de los treinta (30)

días posteriores a su perfeccionamiento. Si el ENaCom no hubiera rechazado

expresamente la transferencia dentro de los noventa (90) días de comunicada, la misma se entenderá aprobada tácitamente, y quien corresponda podrá solicitar

el registro a su nombre. En caso de existir observaciones, el plazo referido se

contará desde que se hubieran considerado cumplidas las mismas, con los mismos efectos.

La ejecución del contrato de transferencia sin la correspondiente aprobación, expresa o tácita, será sancionada con la caducidad de pleno derecho de la licencia adjudicada, previa intimación del ENaCom.

Las licencias concedidas a prestadores de gestión privada sin fines de lucro son intransferibles.”

Art. 17. — Sustitúyese el texto del artículo 45 de la Ley Nº 26.522 por el siguiente:

“Artículo 45.- Multiplicidad de Licencias. A fin de garantizar los principios de diversidad, pluralidad y respeto por lo local las personas humanas o jurídicas podrán ser titulares o tener participación en sociedades titulares de licencias de servicios de comunicación audiovisual, con sujeción a los siguientes límites:

1. En el orden nacional:

a) Una (1) licencia de servicios de comunicación audiovisual sobre soporte

satelital. La titularidad de una licencia de servicios de comunicación audiovisual satelital por suscripción excluye la posibilidad de ser titular de cualquier otro tipo de licencias de servicios de comunicación audiovisual y servicios TIC regulados por la Ley N° 27.078;

b) Hasta quince (15) licencias de servicios de comunicación audiovisual cuando

se trate de radiodifusión de televisión abierta o de radiodifusión sonora.

2.

En el orden local:

a)

Una (1) licencia de radiodifusión sonora por modulación de amplitud (AM);

b)

Una (1) licencia de radiodifusión sonora por modulación de frecuencia (FM)

o

hasta dos (2) licencias cuando existan más de ocho (8) licencias en el área

primaria de servicio;

c) Una (1) licencia de radiodifusión televisiva abierta.

En ningún caso la suma total de licencias otorgadas en la misma área primaria de servicio o conjunto de ellas que se superpongan de modo mayoritario podrá exceder la cantidad de cuatro (4) licencias.”

Art. 18. — Sustitúyese el Artículo 54 de la Ley Nº 26.522 por el siguiente:

“Artículo 54.- Apertura de capital accionario. Las acciones de las sociedades titulares de servicios de comunicación audiovisual abiertos o por suscripción,

podrán comercializarse en el mercado de valores en un total máximo del cuarenta

y cinco por ciento (45%) del capital social con derecho a voto”.

Art. 19. — Sustitúyese el artículo 63 de la Ley Nº 26.522 por el siguiente:

“Artículo 63.- Vinculación de emisoras. Se permite la constitución de redes de radio y televisión con límite temporal, según las siguientes pautas:

a) La emisora adherida a una o más redes no podrá cubrir con esas programaciones

más del treinta por ciento (30%) de sus emisiones mensuales cuando se trate de estaciones localizadas en ciudades con más de un millón quinientos mil (1.500.000) habitantes. Cuando se encuentren localizadas en poblaciones de más de seiscientos mil (600.000) habitantes, no se deberán cubrir con esas programaciones más del cuarenta por ciento (40%) de sus emisiones mensuales

y no más del cincuenta por ciento (50%) de sus emisiones mensuales en otras

localizaciones;

b) Deberá mantener el cien por ciento (100%) de los derechos de contratación

sobre la publicidad emitida en ella;

c) Deberá mantener la emisión de un servicio de noticias local y propio en horario

central.

Por excepción, podrán admitirse redes de mayor porcentaje de tiempo de programación, cuando se proponga y verifique la asignación de cabeceras múltiples para la realización de los contenidos a difundir.

Los prestadores de diverso tipo y clase de servicios, podrán recíprocamente acordar las condiciones de retransmisión de programas determinados, siempre que esta retransmisión de programas no supere el diez por ciento (10%) de las emisiones mensuales.

Para la transmisión de acontecimientos de interés relevante, se permite sin limitaciones la constitución de redes de radio y televisión abiertas.”

Título IV

Disposiciones Finales y Transitorias

Art. 20. — Régimen de Licencias Vigentes para explotar los Servicios Regulados por la Ley N° 26.522. Los titulares de licencias legalmente otorgadas para explotar algunos de los servicios regulados por la Ley N° 26.522, vigentes al 1° de enero de 2016, y que reúnan las condiciones establecidas por dicha ley con las modificaciones aquí dispuestas, podrán optar, hasta el 31 de diciembre de 2016, por requerir el otorgamiento de una prórroga por diez (10) años, bajo los términos y condiciones del artículo 40 de la Ley N° 26.522, sin necesidad de aguardar el vencimiento de la licencia actualmente vigente. Dicha prórroga deberá considerarse como un primer período con derecho a la prórroga automática de cinco (5) años prevista en dicho artículo. La falta de opción expresa por el licenciatario dentro del plazo establecido hará caducar el derecho de opción, manteniendo la licencia vigente con el plazo original.

Los titulares de licencias vencidas para explotar algunos de los servicios regulados por la Ley N° 26.522, y que mantengan actualmente su explotación sin que se hubiera adoptado una decisión firme sobre su falta de continuidad,

podrán igualmente ejercer la opción indicada en el párrafo precedente hasta el

31

de marzo de 2016, bajo apercibimiento de caducidad de sus derechos sobre

la

licencia.

El ENaCom establecerá las formas bajo las cuales deberán presentarse las solicitudes de prórroga indicadas en el presente artículo.

Los titulares de licencias legalmente otorgadas para explotar algunos de los servicios regulados por la Ley N° 26.522, vigentes a la fecha del presente, y que no reúnan las condiciones establecidas por dicha ley con las modificaciones aquí dispuestas, mantendrán vigente su licencia hasta la terminación del plazo original otorgado, no pudiendo solicitar prórrogas de ningún tipo. Dichos licenciatarios podrán asimismo transferir voluntariamente sus licencias bajo los términos previstos en dicha ley, con las modificaciones establecidas por el presente, a personas que reúnan las nuevas condiciones fijadas para resultar licenciatario. Lo establecido precedentemente no inhabilita al ENaCom a aplicar las sanciones que correspondan al licenciatario por otros incumplimientos a la normativa.

Art. 21. — Hasta tanto se sancione una ley que unifique el régimen de gravámenes establecido por las Leyes Nros. 26.522 y 27.078, a los titulares de registros de servicios de Radiodifusión por Suscripción por vínculo físico y por vínculo radioeléctrico continuará siéndoles aplicable exclusivamente el régimen de gravámenes previsto por la Ley Nº 26.522, no encontrándose alcanzados por el aporte de inversión y de pago de la Tasa de Control, Fiscalización y Verificación previstos por los artículos 22 y 49 de la Ley Nº 27.078.

A fin de dar cumplimiento a lo precedentemente dispuesto, el ENaCom podrá

emitir las disposiciones aclaratorias que estime correspondiente, así como

ejercer las facultades que establecen el artículo 98 de la Ley N° 26.522 y el art.

53 de la Ley N° 27.078.

La disposición del presente no importa tampoco modificar las exenciones vigentes dictadas al amparo del artículo 98 de la Ley N° 26.522 y el art. 53 de la Ley N° 27.078.

Art. 22. — Derogación. Deróganse los artículos 4° párrafos 34 a 36 y 40 (Definiciones de “Radiodifusión por suscripción”, “Radiodifusión por suscripción con uso de espectro radioeléctrico”, “Radiodifusión por suscripción mediante vínculo físico”

y “Radiodifusión Televisiva a pedido o a Distancia”), 31, inciso c), 43, 44, inc. e), 48, 55 segundo párrafo, 73, 158 y 161 de la Ley N° 26.522, y su reglamentación por Decreto N°1225/10, 15, 48 párrafo 2°, de la Ley N° 27.078, y toda otra disposición de dichas leyes o de sus normas reglamentarias y/o complementarias que se oponga a las modificaciones establecidas por el presente.

Art. 23. — Constitución y Quorum del ENaCom. El ENaCom se considerará legalmente constituido con el nombramiento de su presidente y de los tres (3) primeros Directores.

Art. 24. — Disolución. Disuélvense de pleno derecho la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual creados por la Ley N° 26.522, y la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC) y el Consejo Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, creados por la Ley N° 27.078.

Cesan de pleno derecho en sus cargos los Directores de la AFSCA y de la AFTIC,

y los miembros del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual y el Consejo Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización.

Art. 25. — Transferencias. Transfiérense la totalidad del personal, bienes, presupuesto, activos y patrimonio, derechos y obligaciones de la AFSCA y de la AFTIC, al ENaCom.

El patrimonio del ENaCom se integra con los bienes que posea y con los que en el futuro adquiera por cualquier título.

El personal mantendrá sus actuales condiciones de empleo, sin perjuicio de la asignación de nuevas funciones derivadas de la aplicación del presente.

Art. 26. — Continuación. El ENaCom es continuador, a todos los efectos legales, de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual y de la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Toda mención a la Autoridad de Aplicación, a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual y a la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones que exista en las Leyes Nros 26.522 y 27.078,

y en sus normas modificatorias y reglamentarias, incluidas las modificaciones establecidas en el presente, se entenderán referidas al Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom).

Art. 27. — Estructura. Dentro de los sesenta (60) días hábiles, contados a partir de su constitución conforme lo previsto en el artículo 23, el ENaCom, en los términos del artículo 12 inciso 26) de la Ley N° 26.522 así como de los artículos 80 y 81 de la Ley N° 27.078, remitirá al Poder Ejecutivo Nacional, para su aprobación, el proyecto de estructura organizativa y funcional.

Art. 28. — Comisión. Créase en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones la Comisión para la Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización y Unificación de las Leyes Nros. 26.522 y 27.078.

La Comisión tendrá a su cargo el estudio de las reformas a ambas leyes con el propósito de garantizar la más amplia libertad de prensa, el pluralismo y el acceso a la información, fomentar el desarrollo de las nuevas tecnologías de la

información y las telecomunicaciones, avanzar hacia la convergencia entre las distintas tecnologías disponibles, garantizar la seguridad jurídica para fomentar las inversiones en las infraestructuras, evitar la arbitrariedad de los funcionarios públicos y garantizar los derechos de los usuarios y consumidores.

Art. 29. — Consejo Federal de Comunicaciones. Créase el Consejo Federal de Comunicaciones, en sustitución del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual previsto en el artículo 15 y concordantes de la Ley N° 26.522 y sus demás disposiciones y normas complementarias y/o reglamentarias, y del Consejo

Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización previsto en

el artículo 85 y concordantes de la Ley N° 27.078 y sus demás disposiciones y

normas complementarias y/o reglamentarias.

Dentro de los sesenta (60) días de la entrada en vigencia del presente, el Poder Ejecutivo Nacional, a propuesta del Ministerio de Comunicaciones, determinará las funciones y composición del nuevo Consejo Federal de Comunicaciones, teniendo en cuenta las funciones que cumplían los Consejos Federales por él sustituidos.

Toda mención al “Consejo Federal de Comunicación Audiovisual” y al “Consejo Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización” que exista en las Leyes Nros. 26.522 y 27.078, y en sus normas modificatorias y reglamentarias, incluidas las modificaciones establecidas en el presente, se entenderán referidas al “Consejo Federal de Comunicaciones” que los sustituirá.

Hasta tanto se constituya el Consejo Federal de Comunicaciones, transitoriamente

y “ad referéndum” del mismo, las funciones que correspondan al “Consejo

Federal de Comunicación Audiovisual” y al “Consejo Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización” serán ejercidas por el Ministerio de Comunicaciones.

Art. 30. — Transferencia de programas, proyectos y empresas. Transfiérense a la órbita del Ministerio de Comunicaciones los siguientes programas y empresas:

• Argentina Conectada.

• Argentina Soluciones Satelitales S.A. (ARSAT).

• Correo Oficial de la República Argentina S.A. (CORASA).

Art. 31. — Sustitución. Sustitúyese el texto del artículo 18 de la Ley Nº 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, por el siguiente:

“Artículo 18.- Comisión Bicameral. Créase en el ámbito del Congreso de la Nación, la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, que tendrá el carácter de Comisión Permanente.

La Comisión Bicameral se integrará por ocho (8) senadores y ocho (8) diputados nacionales, según resolución de cada Cámara. Dictará su propio reglamento.

De entre sus miembros elegirán un (1) presidente, un (1) vicepresidente y un (1) secretario; cargos que serán ejercidos anualmente en forma alternada por un representante de cada Cámara.

La Comisión tendrá las siguientes competencias:

a) Proponer al Poder Ejecutivo Nacional, por resolución conjunta de ambas Cámaras los candidatos para la designación de:

(i) tres (3) miembros del Directorio del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom), y tres (3) miembros del Directorio de Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado, que serán seleccionados a propuesta de los bloques parlamentarios para cada uno de los Directorios, correspondiendo uno (1) a la mayoría o primera minoría, uno (1) a la segunda minoría y uno (1) a la tercera

minoría parlamentarias. En caso de que la conformación de las minorías difiera entre una y otra Cámara, se aplicará la que corresponda a la Cámara de Diputados.

(ii) el titular de la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual.

b) Recibir y evaluar el informe presentado por el Consejo Consultivo Honorario

de los Medios Públicos e informar a sus respectivos cuerpos orgánicos, dando a publicidad sus conclusiones.

c) Velar por el cumplimiento de las disposiciones referidas a Radio y Televisión

Argentina Sociedad del Estado.

d) Evaluar el desempeño del Defensor del Público.

e) Dictaminar sobre la remoción por incumplimiento o mal desempeño de su

cargo al Defensor del Público; en un procedimiento en el que se haya garantizado en forma amplia el derecho de defensa, debiendo la resolución que se adopta al respecto estar debidamente fundada.”

Art. 32. — Derogación. Deróganse los artículos 10, 11, 13, 14, 15 y 16 de la Ley N° 26.522, los artículos 77, 78, 82, 83, 84, 85 y 86 de la Ley N° 27.078, y toda otra disposición de dichas leyes o de sus normas reglamentarias y/o complementarias que se oponga a las modificaciones establecidas por el presente.

Art. 33. — Orden público. Las disposiciones del presente son de orden público.

Art. 34. — Vigencia. Las disposiciones del presente regirán desde la fecha de su publicación en el Boletín Oficial.

Art. 35. — Dése cuenta al Honorable Congreso de la Nación.

Art. 36. — Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

m2 material
m2
material

Diríjase a la página 7 para leer el contenido de este material.

m2 actividades
m2
actividades

m2 | actividad 1

Luego de la profunda lectura de los marcos teóricos referenciados en el presente módulo, responda las siguientes preguntas.

1) ¿Considera Ud. que la opinión pública es un público o una multiplicidad de públicos? Fundamente su respuesta y ejemplifique.

2) Realice la distinción entre propaganda y publicidad. Explique si las mismas tienen una función formativa.

3) En nuestra era, ¿Podríamos decir que en la formación de la opinión pública la imaginación sustituye la razón? Desde el videoclip hasta la fotografía, desde el cine hasta la casi inevitable alusión a la moral de los protagonistas en los reportajes de las revistas, ¿La fantasía sustituye el argumento? Exponga sus argumentos al emitir su respuesta.

m2 | actividad 2 Casos “Dolce & Gabbana” 1) Lea atentamente los casos jurisprudenciales “

m2 | actividad 2

Casos “Dolce & Gabbana”

1) Lea atentamente los casos jurisprudenciales “Dolce & Gabbana” y responda

los siguientes ítems:

a) Realice una síntesis del núcleo de la problemática.

b) ¿Cuáles serían los derechos protegidos en la casuística planteada?

c) ¿Qué entiende Ud. por publicidad indirecta?

d) ¿Existe colisión entre los derechos protegidos? En su caso, ¿Cuál considera

Ud. que debe tutelarse con prioridad? Fundamente su respuesta.

e) ¿Existe una dimensión ética en la opinión pública? ¿Existe una dimensión

ética en la publicidad?

f) ¿Cuál sería en este caso la estrategia comunicacional que Ud. plantearía?

este caso la estrategia comunicacional que Ud. plantearía? m2 | actividad 3 Caso Clarín Luego de

m2 | actividad 3

Caso Clarín

Luego de una lectura detenida del Caso Clarín resuelva las siguientes consignas:

1)

Identifique el núcleo de la problemática.

2)

Señale cuáles son los argumentos esgrimidos por las partes en busca de la

decisión jurisdiccional.

3) ¿A qué postura argumentativa adheriría Ud. en función de los elementos

legales esgrimidos? Fundamente su respuesta.

m2 glosario
m2
glosario

Diríjase a la página 9 para leer el contenido de este material.

m3
m3
m3 microobjetivos  
m3
m3

microobjetivos

 

Reconocer la relevancia que asume el sujeto profesional en el marco del proceso informativo a fin de incorporarla en los esfuerzos de comprensión de las regulaciones que lo tutelan.

Analizar la legislación pertinente que permita el manejo exhaustivo de las herramientas para optimizar la calidad profesional.

Comprender que se encuentra ínsito al sistema republicano la obligación estatal de informar tutelada constitucionalmente en protección al derecho ciudadano y la necesidad de una regulación normativa nacional.

Acompañar a lo aprendido con análisis casuístico jurisprudencial.

m3 contenidos
m3 contenidos
m3
contenidos

EL SUJETO DE LA COMUNICACIÓN EN EL MARCO DEL PROCESO INFORMATIVO

Antes de dar comienzo al desarrollo de los contenidos, lo invitamos a ver el siguiente video de presentación del presente módulo:

Este video se encuentra disponible en Plataforma

1) El sujeto profesional. El concepto de profesionalidad en nuestro ordena- miento jurídico. Regulación jurídica de la actividad informativa: Ley No. 12908. Informadores no profesionales. Colaboradores. Ley de Medios de Comunica- ción Audiovisuales. El sujeto profesional y su relación con la empresa infor- mativa: Cláusula de conciencia.

En el marco de una Sociedad de la Información es menester considerar al sujeto profesional de la información en su multiplicidad de aspectos. En su faz práctica, sus tensiones, perspectivas y desafíos junto a los derechos laborales del sujeto, se preconstituyen en materia central de análisis del Estatuto del Periodista Profesional. A continuación podrá profundizar la regulación normativa de la Ley 12.908 en la que reza de manera total y completa la determinación y funcionamiento de las medidas regulatorias de tal actividad profesional.

ESTATUTO DEL PERIODISTA PROFESIONAL Ley 12.908 1

IC

1

El sujeto profesional y su relación con la empresa informativa: Cláusula de conciencia.

LA CLÁUSULA DE CONCIENCIA

De acuerdo con José María Desantes Guanter 2 , la cláusula de conciencia consiste en “una cláusula legal, implícita en el contrato de trabajo periodístico, según la cual, en determinados supuestos que la ley tipifica en relación con la

2 Desantes Guanter, José María. LA CLAUSULA DE CONCIENCIA DESDE LA PERSPECTIVA PROFESIONAL. Pag. 15. dadun.unav.edu/bitstream/10171/12315/1/PD_IV_01.pdf

conciencia del informador, los efectos económicos de la extinción de la relación laboral periodística producida por la voluntad unilateral del trabajador, equivalen a los del despido por voluntad del empleador”. En fin, la cláusula de conciencia es un derecho del periodista y una garantía de la información libre y plural.

Nuestro país no ha incorporado en su legislación a la cláusula de conciencia. Consecuentemente, los periodistas argentinos resultan permeables a todo tipo de presiones y cambios de orientación y propiedad de medios, sin que tengan argumentos legales de defensa en ese sentido. De ahí surge la necesidad de que tal regla misma sea reglamentada. Consecuentemente, resulta interesante

el análisis del Proyecto de Ley presentado por la Diputada Nacional Margarita

Stolbizer 3 con fecha 13/09/2012, y los fundamentos que generan la necesidad de

la normativización del mismo.

“Cláusula de conciencia” en el ejercicio profesional del periodismo

IC

2

2) El sujeto organizado de la información: a) Actividad informativa del Estado. Principio de publicidad: Art. 83 C.N. Excepciones a la libre información oficial:

secretos oficiales y secreto judicial. b) Empresas informativas. Tipología. Regulación jurídica. Ley de Medios de Comunicación Audiovisuales.

La publicidad estatal, de modo tácito, constituye una forma de ayuda del Estado

a la prensa que representa una importante erogación con cargo a los fondos

públicos, por lo que los criterios de asignación de esta ayuda requieren de mayor profundidad y análisis. El Estado, puede utilizar la asignación de pauta publicitaria para generar poder y usarlo con intereses contrapuestos al bien de toda la sociedad. Aumentan las posibilidades de ello, cuando la asignación es determinada por las autoridades competentes de forma casuística y discrecional. Para evitarlo, es conveniente que exista una determinación previa y pública de los criterios de tal asignación, preferentemente definidos en una ley. El déficit democrático de una nación hace necesario que tal práctica adopte mayor nivel de previsibilidad.

Ante esta situación, e intentando dar una protección concreta al derecho a la información expresando su rechazo a cualquier utilización del poder del Estado en la asignación arbitraria y discriminatoria de publicidad oficial y créditos

oficiales con el objetivo de presionar y castigar o premiar y privilegiar a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en función de sus líneas informativas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión. Desde allí se manifiesta

la preocupación por “la utilización del poder del Estado para imponer criterios

de restricción” ya que puede ser empleado como mecanismos encubiertos de

censura a la información que se considere crítica a las autoridades.

Con todos estos antecedentes latentes, y en consonancia con lo manifiestado por Manuel Ernesto Larrondo en su obra ¿La Única Solución es regularla por Ley?, en esta compleja trama de relaciones entre el Estado y los medios de comunicación debemos analizar necesariamente distintas situaciones y casos concretos a fin de expresarnos sobre la conveniencia o no del dictado de una ley que prevea requisitos a cumplir previamente a asignar publicidad oficial a un medio.

La regulación en nuestro país en materia de distribución de publicidad oficial es escasa y reciente. A nivel nacional no existe una ley que regule específicamente la publicidad oficial. Como norma principal, Argentina dispone del Decreto 984/2009 de Propaganda y Publicidad. Este establece parámetros básicos

3

para la contratación de bienes y servicios para la realización de campañas institucionales de publicidad y de comunicación.

A través de este decreto se establece la obligatoriedad de que todos los órganos

estatales integrantes de la Administración Central encomienden la realización de las campañas institucionales de publicidad y de comunicación a la Secretaría de Medios de Comunicación de la Jefatura de Gabinete de Ministros, la que las efectivizará a través de TELAM Sociedad Del Estado. La Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública establece en su artículo 42 que ``La publicidad de los actos, programas, obras, servicios y campañas de los órganos públicos deberá tener carácter educativo, informativo o de orientación social, no pudiendo constar en ella, nombres, símbolos o imágenes que supongan promoción personal de las autoridades o funcionarios públicos.´´ Por su parte, el Código Electoral establece una prohibición para la publicidad de los actos de gobierno sobre las dos últimas semanas de la campaña, ésta no recae estrictamente sobre la publicidad oficial sino solamente sobre aquellas comunicaciones que estuvieran vinculadas a inauguración de obras públicas, lanzamiento de nuevos programas, etc.

Pocas provincias argentinas cuentan con algún tipo de normativa respecto a este tema. Tierra del Fuego, Santa Fe, Neuquén, Río Negro, Entre Ríos y – aunque con ciertas limitaciones – Chaco, son las únicas que han sancionado una ley regulatoria de la asignación de la pauta publicitaria.

Ante este panorama, resulta fundamental avanzar en la sanción de normas, en todos los niveles de gobierno, que impongan un límite a los efectos nocivos de

la asignación discrecional de recursos, y reduzcan el impacto y la influencia del Estado en los medios. Así lo resalto la Corte Suprema de Justicia Argentina en

el fallo Editorial Río Negro S.A. c. Provincia de Neuquén, en el cual el tribunal

indicó que la Provincia de Neuquén había violado la libertad de expresión de un diario al eliminar la publicidad oficial que allí tenía contratada como consecuencia de una cobertura crítica.

Por haber sido excluida esta editorial del reparto de pauta oficial como consecuencia de su postura crítica, la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal en el caso Perfil contra el Estado Nacional aplico el criterio señalado, demarcando así una turbación en el derecho de la libertad de expresión al medio de prensa citado.

La necesidad de regulación es más que clara. Pero existen peligros de sancionar cualquier legislación, ya que puede empeorar las condiciones de asignación de la pauta oficial.

Por todo ello, la CIDH estableció en el año 2011 algunos criterios básicos a conside- rar, los que dependerán del contexto de cada país, pero que en general apuntan a:

- Establecer definiciones claras de publicidad oficial y que apunten a garantizar

el principio de utilidad pública, sin destacar los logros de la gestión ni ser de carácter político.

- Adjudicar las pautas sobre la base de criterios de asignación claros, públicos y que hayan sido establecidos con anterioridad a la decisión publicitaria

- Planificar de modo anual o semestral la asignación de pauta, de acuerdo a necesidades concretas y reales de comunicación pública

- Establecer

procedimientos abiertos,

transparentes y no discriminatorios.

- Garantizar el acceso a la información pública en la materia mediante la publica- ción de informes de rendición de cuenta de forma periódica.

procesos

de

contratación

través

de

- Establecer mecanismos de control externo por un órgano autónomo que

permitan un monitoreo exhaustivo de la asignación de publicidad oficial.

- Establecer políticas y destinar recursos para promover la diversidad y el

pluralismo de medios a través de mecanismos de ayudas indirectas o subsidios explícitos y neutros, diferenciados de los gastos de publicidad oficial.

Decreto 984/2009

Organismos del Sector Público Nacional. Contratación de bienes y servicios para la realización de campañas institucionales de publicidad y de comunicación.

Bs. As., 27/7/2009

VISTO el Decreto Nº 2507 del 5 de diciembre de 2002 y el Decreto Nº 152 del 5 de junio de 2003, y

CONSIDERANDO:

Que mediante el Decreto Nº 2507/02 se crea TELAM SOCIEDAD DEL ESTADO, en jurisdicción de la SECRETARIA DE MEDIOS DE COMUNICACION de la PRESIDENCIA

DE LA NACION, y se aprobó su Estatuto Social, siendo posteriormente transferida

a la órbita de la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS por el Decreto Nº 152/03.

Que el objetivo del presente es lograr el perfeccionamiento de la utilización de los recursos públicos tendientes a una mejora sustancial en la calidad de vida de los ciudadanos, focalizando su accionar en la producción de resultados que sean colectivamente compartidos y socialmente valorados.

Que, mediante los Decretos Nros. 2219 del 6 de julio de 1971 y 56 del 10 de enero de 1975, se estableció para la totalidad de los órganos estatales integrantes de la Administración Central, la obligatoriedad de contratar su publicidad por intermedio de la agencia TELAM SOCIEDAD ANONIMA y sus predecesoras.

Que al respecto, en virtud del artículo 2º del Decreto Nº 993 del 30 de agosto de 1996 se dispuso que los organismos y entidades de la esfera del PODER EJECUTIVO NACIONAL debían abstenerse de realizar propaganda y publicidad, canalizando cualquier iniciativa en tal sentido a través de la ex SECRETARIA DE PRENSA Y DIFUSION de la PRESIDENCIA DE LA NACION.

Que, en tal aspecto, se estima adecuado centralizar la planificación, asistencia técnica, evaluación y coordinación de las actividades de publicidad y de comunicación de los organismos del Sector Público Nacional.

Que, el proceso publicitario se compone de diversas etapas que van desde el nacimiento de la idea intelectual sobre la que va a tratar la campaña publicitaria

y el diseño de la campaña, hasta la instrumentación de la idea publicitaria básica

a través de los medios de comunicación necesarios para tal fin y en todas dichas etapas participan profesionales y empresas que aportan su arte o técnica para la concreción de la idea publicitaria original.

Que, por lo antedicho, la contratación de bienes y servicios para la realización de campañas institucionales de publicidad y de comunicación requiere el cumplimiento de ciertas condiciones generales propias, relativas a las características específicas del mercado.

Que en tal aspecto, la contratación de bienes y servicios con el fin precedentemente indicado se basa en criterios tales como la capacidad creativa, artística o técnica, la habilidad o la experiencia particular del ejecutor del trabajo y la regularidad, antigüedad de publicación, tirada o capacidad de difusión del medio de comunicación respectivo, entre otros factores de similar naturaleza.

Que el Servicio Jurídico de la Jurisdicción, la SECRETARIA DE LA GESTION PUBLICA de la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS y la SECRETARIA LEGAL

Y TECNICA de la PRESIDENCIA DE LA NACION han tomado la intervención que

les compete, expidiéndose favorablemente.

Que la presente medida se dicta en ejercicio de las facultades conferidas por el artículo 99, inciso 1, de la CONSTITUCION NACIONAL.

Por ello,

LA PRESIDENTA DE LA NACION ARGENTINA

DECRETA:

Artículo 1º — Las campañas institucionales de publicidad y de comunicación, así

como el correspondiente servicio publicitario creativo, arte y producción gráfica

y audiovisual que realice la ADMINISTRACION PUBLICA NACIONAL, el Banco

de la Nación Argentina y sus empresas vinculadas, y los demás organismos comprendidos en el artículo 8º de la Ley Nº 24.156, cualquiera fuera su fuente de financiamiento, deberán realizarse o contratarse conforme a las disposiciones del presente decreto.

Art. 2º — Los organismos o entidades comprendidas en el artículo 1º del presente decreto deberán encomendar la realización de las campañas institucionales de publicidad y de comunicación a la SECRETARIA DE MEDIOS DE COMUNICACION de la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS, la que las efectivizará por intermedio de TELAM SOCIEDAD DEL ESTADO.

Art. 3º — La contratación de bienes y servicios tendiente a la realización de las campañas a las que alude el presente decreto se deberán adjudicar respetando los principios generales de publicidad y concurrencia y atendiendo a criterios específicos tales como la capacidad creativa, artística o técnica, la habilidad