Está en la página 1de 8

U.·. T.·. O.·. A.·. A.·. G.·. I.·.

Universi Terrarum Orbis Architectonis Ad Gloriam Ingentis

In Deo Fiducia Nostra

SUPREMO CONSEJO DEL GRADO 33 DEL RITO ESCOCÉS ANTIGUO Y


ACEPTADO PARA LA REPÚBLICA DEL PERÚ

Sant.·. de MM.·. SS.·. “Fenix N° 1”


Camp.·. de Lima

«Historia Sucinta del S:.C:.G:. 33º para la Republica del Peru,


Periodo 1830-1930; Enseñanzas y Lecciones Aprendidas»

V.·. H.·. Carlos Augusto Delgado Salcedo 4°

28 de Febrero de 2019 e:.v:.


Con vuestra venia, P:.M:.
Con vuestra anuencia, Muy Poderoso Soberano, I:.P:.H:. Hector Arturo Farfán Stamp
Gran Canciller y Secretario General del Sac:. Imp:., I:.P:.H:. Amador Navarro Ponce de Leon
Gran Tesorero del Sac:. Imp:., I:.P:.H:. Antonio Rolando Alfaro Roman
II:. PP:. HH:., EE:. HH:., PP:. HH:., VV:. HH:. Todos

HISTORIA SUCINTA DEL S:.C:.G:.33º PARA LA REPÚBLICA DEL PERÚ, PERIODO 1830-1930,
ENSEÑANZAS Y LECCIONES APRENDIDAS
Ha sido una tarea difícil el resumir un siglo de historia del Supremo Consejo Grado 33 para la
República del Perú, desde su fundación el 02 de noviembre de 1830 hasta el año 1930, dado
que no existe año en el que no haya sucedido algún acontecimiento importante; mas aun
cuando el SCG33 a través de sus II:.PP:.HH:. está vinculado directamente a la independencia
del Perú, a la regulación y preservación de la pureza del Rito Escoces Antiguo y Aceptado,, a
la creación y regulación de las Logias masónicas bajo su jurisdicción y a la fundación de la
Gran Logia del Perú el 25 de marzo de 1882, sin dejar de mencionar a los II:.PP:.HH:.
pertenecientes al SCG33 que han dejado un legado político y cultural en nuestra historia
nacional.

Origen del SCG 33: Stephen Morin y la Orden del Real Secreto
Por una cuestión de orden, es necesario me remita a los orígenes del SCG33 y su llegada al
Perú. En la página web del SCG33, Jurisdicción del Sur de los Estados Unidos de América, se
señala que el 27 de agosto de 1761 la Gran Logia Francesa en París (la Gran y Soberana Logia
de San Juan de Jerusalén) actuando con un cuerpo de grados superiores (el Consejo de los
Emperadores de Oriente y Occidente, la Soberana Madre Logia de Écossais), otorgó una
patente a Stephen Morin como Gran Inspector, "autorizándolo a establecer una Masonería
perfecta y sublime en todas las partes del mundo". Alrededor de 1763, Morin creó y
promulgó un rito masónico de 25 grados que denominó "Orden del Real Secreto " u "Orden
del Príncipe del Real Secreto". Alrededor de 1763, Morin llevó la Orden del Real Secreto a
Kingston, Jamaica, y para 1764, los grados altos fueron llevados a suelo norteamericano,
estableciéndose en Nueva Orleans, Luisiana. El 31 de mayo de 1801, se fundó el SCG33
para los Estados Unidos de América, en Charleston, Carolina del Sur, de acuerdo con la “Gran
Constitución del Grado 33º” (Gran Constitución de 1786), sancionada por Federico II "El
Grande", Rey de Prusia). El Consejo Supremo era un sistema superior a la Orden del Real
Secreto de Morin, administrando 33 grados, incluyendo los 25 del rito de Morin.

Fundación del SCG 33º para la República del Perú


En 1828 Simón Bolívar dispuso la clausura de todas las Logias existentes en Colombia,
teniendo que cerrar sus puertas el Gran Oriente Nacional Colombiano. Hacia 1830, doce (12)
Logias Simbólicas y seis (06) Capítulos Rosacruz, funcionaban en el Perú. Es en esta
coyuntura que varios II:.PP:.HH:. investidos del Grado 33, resuelven formar un SCG33 para el
Perú, con sede en Lima, fundándose el 02 de noviembre de 1830, el “Primer Supremo
Consejo del Grado XXXIII” del R:.E:.A:.A:. para la República del Perú. Fue instalado como
Muy Poderoso Soberano Gran Comendador, el I:.P:.H:. Domingo de Tristán, General y Prócer
de la independencia, y como Teniente Gran Comendador, el I:.P:.H:. Juan Elizalde, Coronel y
Prócer de la independencia. Como Potencia Soberana masónica para todo el territorio

Pagina 2 de 8
nacional, regularía el desenvolvimiento y funcionamiento de todas las Logias y Altares de la
República que se encontraban en ese momento bajo su obediencia. Entre sus miembros
activos y fundadores, y Consejeros Honorarios, encontramos a los II:.PP:.HH:. Francisco Javier
Mariátegui y Tellería, Antonio de Souza Ferreira, Agustín Gamarra, entre otros.

Fundación de la Gran Logia del Perú (Gran Oriente Peruano)


Estando en el Perú la Orden Masónica debidamente organizada bajo el R:.E:.A:.A:. y, con el
deseo de todos los masones de establecerse con la necesaria fuerza en lo que se refería a los
primeros grados, el 23 de junio de 1831, bajo el mallete del Soberano Gran Comendador Juan
Elizalde, se constituye, funda e instala la Gran Logia del Perú, como Organismo Rector de la
Masonería Simbólica. Su primer Gran Maestro fue el M:.R:.H:. Tomas Ripley Eldredge. El
11 de agosto de ese mismo año, con ocasión de aprobarse su Constitución y Estatuto, se
decidió cambiar el nombre de Gran Logia del Perú por el de Gran Oriente Peruano. En aquel
entonces era Presidente Constitucional del Perú, el I:.P:.H:. Gral. Agustín Gamarra; sin
embargo, las perturbaciones políticas en nuestra joven república trajeron diferentes cambios
de gobierno en el país y con ello la aparición de enemigos de la masonería, opuestos
abiertamente a sus principios y a su funcionamiento, apoyándose en el poder del clero.
Esta persecución dio lugar a que muchas logias se cerraran; este estado de cosas duró más
de 12 años, hasta que en el año 1845 la masonería peruana volvió a tomar nuevos impulsos
gracias al esfuerzo del I:.P:.H:. Antonio de Souza Ferreira y de los Hermanos de la patriótica
Logia “Orden y Libertad No 2”. El 20 de enero de 1849 fue reinstalado y reabierto el SCG
33º, siendo elegido el I:.P:.H:. Matías León como Soberano Gran Comendador y, el I:.P:.H:.
Francisco Javier Mariátegui y Tellería como Teniente Gran Comendador; así se da inició a la
segunda época de la historia de la masonería peruana. Ese mismo año (1849) se funda en el
Callao la Logia “Concordia Universal” otorgándole el SCG 33º su Carta Constitutiva en 1856.

El Gran Oriente Peruano se reunió en Asamblea en 1850 a fin de sancionar y promulgar la


Constitución de 1850 siendo elegido Gran Maestro el I:.P:.H:. Mariscal Miguel de San Román
33º, reteniendo el cargo sólo hasta 1852 en que es nombrado Presidente del Perú. El SCG
33º no tomo parte en los acuerdos del Gran Oriente Peruano y en 1852 emite un Decreto
anulando la Constitución de 1850, trayendo un gran distanciamiento y disensiones entre los
cuerpos masónicos. El 13 de julio de 1852 se reorganiza nuevamente el Gran Oriente
Peruano bajo el nombre de Gran Oriente Nacional del Perú, instalándose el I:.P:.H:. Matías
León, Soberano Gran Comendador, como Serenísimo Gran Maestro, acompañándolo en su
gestión el I:.P:.H:. Francisco Javier Mariátegui y Tellería como Gran Primer Vigilante. El 28
de mayo de 1853 se funda la Logia “Cruz Austral”, participando en dicha ceremonia el ilustre
masón italiano Giuseppe Garibaldi.
En el año 1852 aparece el primer cuerpo masónico del Rito de York fundado en el Perú, el
Soberano Capitulo del Real Arco de Escocia. El SCG 33º no lo admitió en sus Asambleas y sus
huellas se pierden hasta el año 1875.

El 14 de agosto de 1851, el SCG 33º de Francia reconoce oficialmente al Supremo Consejo y


Oriente de Nueva Granada; nuestros vínculos históricos nos unen fuertemente a esta
potencia masónica que fue fundada por la Jurisdicción Norte de los Estados Unidos de
América, el 21 de abril de 1824 y disuelto el 25 de setiembre de 1830. El SCG 33º para la
República del Perú será reconocido oficialmente por el de Nueva Granada en 1862 y por el
de Francia en 1863.

Pagina 3 de 8
El cuarto Soberano Gran Comendador: Antonio de Sousa Ferreira
El Gran Oriente Nacional del Perú, reunido en Asamblea General del 05 de mayo de 1856,
promulgó un “Código y Estatutos Masónicos” que consistía en unos cuantos extractos de la
Constitución del Gran Oriente de Venezuela, creando un gran descontento y produciéndose
una rebelión entre las logias simbólicas. Además, era contrario a lo prescrito en la
Constitución de 1762 y la de Berlín de 1786, ambas sancionadas por Federico II el Grande,
Rey de Prusia, y reguladoras del R:.E:.A:.A:. Por esta razón el SCG 33º toma el gobierno de
la fraternidad. El 15 de junio de 1856 es elegido e instalado el nuevo cuadro de Grandes
Dignidades y Oficiales del SCG 33º, siendo electo como soberano Gran Comendador, el ilustre
hermano Antonio Sousa Ferreira. En el cuadro de Grandes Inspectores Generales, y
miembros activos y honorarios, encontramos al I:.P:.H:. Francisco Javier Mariátegui y Tellería,
como Teniente Gran Comendador, y a los ilustres hermanos Tomas Eldredge, Pascual Saco y
Oliveros, y al Presidente de la República Rufino Echenique.

El I:.P:.H:. Antonio de Souza Ferreira nació en la ciudad de Río de Janeiro en 1795,


descendiente de una noble familia portuguesa, en 1820 fue designado Cónsul del Imperio
del Brasil en Lima por orden de su majestad Pedro II; fue condecorado tres veces por el
Emperador del Brasil; y tuvo un rol protagónico en el desenvolvimiento y desarrollo de la
masonería peruana. El 17 de agosto de 1856, por la renuncia del Gran Maestro del Gran
Oriente Nacional del Perú, M:.R:.H:. Francisco Quiroz y Ampudia, es elegido para ocupar este
alto cargo que desempeñó hasta 1861, que se conformó el Gran Oriente del Perú, a la cabeza
de cuyo gobierno estuvo el General Juan A. Pezet 33º. Paralelamente en junio de 1857, se
produjo un levantamiento en casi todas las logias y se realizó una convención logial
declarándose completamente independientes del Gran Oriente Nacional del Perú,
reteniendo sus Cartas Constitutivas las Logias: “Concordia Universal”, “Estrella Polar” y
“Virtud y Unión”; estas tres Logias, a las que se denominaron “disidentes”, se constituyeron
en una Gran Logia a la que denominaron “Gran Logia Nacional del Perú”, instalándose en el
Valle del Callao el 09 de agosto de 1858 y siendo su Gran Maestro el M:.R:.H:. Manuel
Cipriano Dulanto y como Gran Primer Vigilante el hermano Juan Bautista Casanave 33º.

Durante el año 1857 fue acreditado ante el SCG 33º del Perú el ilustre hermano Albert
Gallatin Mackay como Gran Representante del SCG 33º de la Jurisdicción del Sur de los
Estados Unidos de América. Mackay fue el que estableció en 1858 los “Landmarks” o
“linderos” que muchas Grandes Logias adoptaron como suyos y en 1867 edito la
“Enciclopedia de la Francmasonería y su relación con las ciencias”.

Entre 1857 y 1865 existieron 02 Grandes Logias: El Gran Oriente Nacional del Perú (GONP)
auspiciada por el I:.P:.H:. Francisco Javier Mariátegui y Palacio, Soberano Gran Comendador
elegido en 1859, y la Gran Logia Nacional del Perú (GLNP). Asimismo, existieron dos
SS:.CC:.GG:. 33º. A inicios de 1864, las Grandes Potencias de Colombia, Inglaterra y Bélgica
sólo reconocen como únicas autoridades masónicas en el Perú al “Supremo Consejo Grado
33” y al “Gran Oriente del Perú”, desconociendo al “G.O.N.P.” y al “S.C.G. XXXIII”.

El Convento de Laussane
El I:.P:.H:. Antonio de Souza Ferreira, al asumir el cargo de Soberano Gran Comendador del
SCG 33º el 06 de marzo de 1871, se preocupó de la situación de la Orden dentro del territorio

Pagina 4 de 8
peruano, como por ejemplo, el nivel de autoridad del Supremo Consejo con relación al Gran
Oriente Nacional del Perú, el que en su Constitución de 1871 se había irrogado ser el único
centro de autoridad masónico y supremo regulador y legislador de los diferentes ritos. Esta
preocupación se la hace saber al I:.P:.H:. Albert Pike en su Plancha de fecha 13.04.1872, por
ser Pike el Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Sur de los Estados Unidos,
con sede en Charleston, al ser éste el Consejo Supremo más antiguo del mundo, creado en
1801. El I:.P:.H:. Antonio de Souza Ferreira le expresa, entre otras cosas, sobre la
necesidad de una asamblea en la que participen aquellos que poseen la dirección de la
autoridad masónica, para que propongan y adopten medidas preventivas con el fin de evitar
peligros que pueden ser bastante graves, como la publicación de obras al alcance de todo el
mundo revelando los secretos de la Orden, pudiendo presentarse cualquier profano con un
diploma falsificado o de algún masón fallecido y entrar en los diferentes cuerpos masónicos.
Asimismo, debe ocupar la atención del Congreso propuesto, la regularización de los cuerpos
supremos de la Orden pues varios Supremos Consejos alternan con los Grandes Orientes y
legislan con el título de “Supremo Consejo y Gran Oriente”, produciendo la quiebra de las
dignidades y jurisdicciones que no reconocen al superior en masonería. De igual manera,
en estos supremos cuerpos hay la necesidad de uniformidad en la manera de organizar las
secciones de que se componen, pues derivan su existencia de un solo tronco y son
gobernados por una ley universal invariable.

El I:.P:.H:. Albert Pike hace suya la inquietud del I:.P:.H:. Antonio de Souza Ferreira y, con
Plancha de fecha 16 de diciembre de 1872, invita a todos los Supremos Consejos del mundo
a asistir al Congreso de los Consejos Supremos, manifestando estar convencido sobre la
utilidad de la convocatoria para el libre intercambio de opiniones, y producir para el futuro
la armonía y la unidad de acción, de resoluciones de doctrina, rituales e instrucción para que
el rito este más competentemente preparado para desempeñar su gran Apostolado, como
preceptor de la Verdad, Sabiduría y Virtud. Hacia12 años propuso una reunión del
Congreso sin éxito, y que últimamente el Supremo Consejo del Perú les insto a emprender
una nueva tentativa por los motivos explicados en su Plancha. Que es necesario adoptar
medidas coercitivas respecto de algunas publicaciones inconvenientes sobre la desordenada
multiplicación de Supremos Consejos en jurisdicciones de extensión limitada, la profusa
concesión que se hace del Grado 33º, las relaciones de Supremos Consejos con otros cuerpos
y su relación con grandes cuerpos de otros grados, la necesidad de unidad de resistencia
contra los agresores, y sus controversias respecto de la supremacía de la jurisdicción, lo que
exige la consideración unida de las potencias del rito.

El 04 de marzo de 1875 el I:.P:.H:. Albert Pike remite a todos los Supremos Consejos la
propuesta aprobada por el Supremo Consejo de Charleston, para ser sometidos a
consideración de la Confederación del Congreso de Supremos Consejos que se reunirán en
Lausanne en setiembre. El 24 de junio de 1875 el Soberano Gran Comendador Antonio
de Souza Ferreira remite una Plancha al I:.P:.H:. Albert Pike proponiendo nueve
modificaciones y la inclusión de nuevos artículos.
Del 06 al 22 de setiembre de 1875 se realizó en Laussane, Suiza, el Congreso de Supremos
Consejos, habiéndose convocado a los 22 Supremos Consejos Grado 33º que correspondían
a Europa y América, teniendo como objetivos principales:

Pagina 5 de 8
• La Revisión y reforma de las Gran Constitución de Berlín de 1786 (Constituciones y
Estatutos de los Grandes y Supremos Consejos) que fuera sancionada por Federico II
El Grande, Rey de Prusia.
• La definición y proclamación de principios, y
• La elaboración de un Tratado de Alianza y Solidaridad.

El SCG 33º para la República del Perú estuvo representado por el I:.P:.H:. Antoine Amberny,
Teniente Gran Comendador de Suiza. Se acogió en parte la propuesta del Supremo Consejo
Grado 33º para la República del Perú, de que los Grados Simbólicos no sean administrados
por los Supremos Consejos. No obstante, el Supremos Consejo Grado 33º del Perú
mantuvo las Logias bajo su jurisdicción y no las entrego ni al Gran Oriente Nacional del Perú
por haberse declarado desde 1871 como la única autoridad masónica, reguladora y
legisladora de los ritos, ni al Gran Oriente Peruano por ser fundada en 1875 por expulsados
de su seno y encabezada por Arthur Wholay.

Asimismo, se estableció, entre otras cosas, la creación de la Confederación de Lausanne, por


lo que el SCG 33º tomo el nombre de Supremo Consejo Confederado Grado 33º para la
República del Perú - SCCG 33º. No obstante, el 27 de febrero de 1880, el I:.P:.H:. Antonio de
Souza Ferreira emite una Resolución separándose de la Confederación de Laussane y
establece continuar rigiéndose por las Constituciones fundamentales de 1762 y 1768, debido
a que en julio de 1878 se debió realizar una reunión similar a la de Lausanne para revisar una
serie de puntos pendientes, entre ellos el de la autoridad del Supremo Consejo sobre las
logias simbólicas. Al separarse de la Confederación de Laussane volvió a denominarse sólo
Supremo Consejo Grado 33º .
A pesar de las épocas difíciles y los problemas internos, el SCG 33º siguió creciendo llegando
a tener en el año 1873: ocho (08) altares superiores y dieciséis (16) Logias.

Fundación de la Gran Logia del Perú en 1882


Desde su fundación en 1830, el SCG 33º para la República del Perú, ha estado íntimamente
ligado a todos los procesos que influyeron y alteraron la evolución de la masonería peruana,
otorgando a todas las logias fundadas a partir de esa fecha sus Cartas Constitutivas.

En 1879 estalla la guerra con Chile donde muchos hermanos ofrendaron sus vidas,
suspendiéndose los trabajos o abatiendo columnas muchas Logias. Graves problemas, crisis
político-sociales y económicas, afectaron al Perú en aquellos años.

El 06 de diciembre de 1881 el SCG 33º expide un Delta en el que suspendía todos los decretos,
circulares o resoluciones de enjuiciamiento, interdicción y expulsión dictados, rehabilitando
a todos los hermanos y estableciendo una unión perpetua entre el SCG 33º y el Gran Oriente
del Perú y transfiriendo para lo sucesivo el gobierno exclusivo de las Logias Simbólicas ante
dicho Oriente. Esta medida buscaba restablecer los vínculos de fraternidad entre todos
los masones, tanto del R:.E:.A:.A:. como del Rito de York y dar a las Logias simbólicas un
gobierno independiente. Este Delta fue el inicio de la formación de la Gran Logia del Perú,
quedando el 25 de marzo de 1882 finalmente constituida con el nombre de Gran Logia de los
Antiguos, Libres y Aceptados Masones del Perú, siendo su primer Gran Maestro el I:.P:.H:.
Antonio Arena Merino, Grado 33º .

Pagina 6 de 8
El 22 de noviembre de 1881 a la edad de 86 años, fallece el I:.P:.H:. Antonio de Souza Ferreira,
Soberano Gran Comendador en funciones. En sesión del Consejo de Administración
celebrada el 08 de diciembre de 1881, se elige como Soberano Gran Comendador al I:.P:.H:.
Francisco Javier Mariátegui y Palacio.

Las doce Logias conformantes de la Gran Logia del Perú promulgaron su Constitución el 26
de marzo de 1882. Sin embargo, el 05 de abril de 1882 el SCG 33º emitió un Delta en el que
se manifestaba “que habiendo llegado a su conocimiento que se ha instalado una Gran Logia
observando el Antiguo Rito de York, los masones que allí se han inscrito se han separado de
hecho de la Obediencia del Supremo Consejo (…), entre tanto se resuelve:

1. Se declara separados de la Obediencia del Supremo Consejo y del Antiguo y Aceptado


Rito Escoces, a todos los masones que se hayan inscrito en el nuevo cuerpo (…),
2. Todas las Logias así como todos los masones que continúan bajo la Obediencia del
Supremo Consejo suspenderán toda comunicación oficial con el Cuerpo que se instala
como Gran Logia, hasta que el Supremo Consejo resuelva lo conveniente”. Tal
decisión, cualesquiera fuesen los motivos, dio lugar a una profunda división en el seno
de la Masonería Peruana, que duro casi medio siglo.

En el año 1885, el SCG 33º refuto la Encíclica “Humanum Genus” del Papa León XIII, al igual
que la de “De Secta Massonum” que consideraban a la Masonería como una institución
contra Dios e impía. El 15 de enero de 1899 fue coronado Grado 33º el I:.P:.H:. Federico
Villarreal.
En el año 1917, encontrándose el I:.P:.H:. Alberto Baroni, Grado 33º ejerciendo el cargo de
Teniente Gran Comendador del SCG 33º, el ex Gran Maestro MRH Cristiam Dam le solicita
ocupe el cargo de Gran Maestro de la Gran Logia del Perú, ejerciendo el cargo dos años. De
las 21 Logias que tenía luego de fundada la Gran Logia del Perú, sólo le quedaban 09 a partir
del año 1900, las demás habían entrado en receso.

El 20 de abril de 1919, el SCG 33º para la República del Perú fue inscrito como Asociación
Jurídica Pública, otorgándose su escritura pública en la Notaria Francisco Esquerra,
adquiriendo de ese modo personería jurídica. El 07 de diciembre de 1920 fallece el I:.P:.H:.
Alejandro Rivera, quedando vacante el cargo de Soberano Gran Comendador, asumiendo el
cargo temporalmente el I:.P:.H:. Alberto Baroni, en su condición de Teniente Gran
Comendador. El 15 de diciembre de 1920 es elegido el I:.P:.H:. Alberto Baroni como
Soberano Gran Comendador. Los graves problemas que atravesó el SCG 33º los años
1921 e inicios de 1922 llevaron al I:.P:.H:. Alberto Baroni a renunciar irrevocablemente al
cargo de Soberano Gran Comendador del SCG 33º, haciendo lo propio la mayoría de los
miembros de este alto organismo. Se produjeron nuevas elecciones el 18 de enero de
1922 resultando elegido el I:.P:.H:. Carlos Hartman como el décimo tercer Soberano Gran
Comendador. El 10 de febrero de 1923 es adelantado al Grado 33º el I:.P:.H:. Augusto B.
Leguía, Presidente del Perú. En el deseo de buscar la concordia y la armonía, el SCG 33º
derogó el Decreto del 05 de abril de 1882 que declaraba irregular a la Gran Logia del Perú.
El 25 de marzo de 1924 es instalado como Gran Maestro de la Gran Logia del Perú, el M:.R:.H:.
Benjamín Perez-Treviño; su máxima preocupación fue solucionar el distanciamiento
mantenido entre la dos Potencias Masónicas del Perú. Con tal motivo, el Supremo Consejo
nombró una Comisión que se encargó de arreglar un Pacto de Amistad con la Gran Logia del
Perú. En la sesión anual realizada el 02 de noviembre de 1924, el Soberano Gran
Pagina 7 de 8
Comendador lee su Memoria manifestando su deseo de ver solucionado el pacto con la Gran
Logia del Perú.

El 18 de diciembre de 1927, se celebró un fraternal ágape en honor del I:.P:.H:. Soberano


Gran Comendador y del Gran Maestro de la Gran Logia del Perú, el que tenía por objeto la
unificación de la Masonería Peruana. Las más altas dignidades de la Masonería acordaron
discutir y firmar el Pacto de Alianza y Amistad antes de fin de año. El 29 de enero de 1928,
en el Templo de la Calle Rufas, el MRH Benjamín Perez Treviño y el I:.P:.H:. Carlos Hartmann
procedieron a la confrontación de los textos del Tratado de Paz y Alianza y hallándolos
conforme, los firmaron y sellaron, procediéndose al canje respectivo. De esta forma, se
llegó a culminar en la novena tentativa, el tan anhelado deseo de armonizar en aras de la
fraternidad, el equilibrio y la independencia de los Logias Simbólicas del Oriente Peruano.

De la lectura del presente Trazado podemos apreciar el papel trascendental que como
primera Potencia Masónica fundada el Perú, ha tenido el SCG33 en el desarrollo de la
Masonería peruana. Sin embargo, también vemos situaciones de conflictos y
distanciamientos que no se corresponden con nuestros principios de libertad, igualdad,
fraternidad, tolerancia. Los mismos historiadores masónicos no tienen una opinión
categórica sobre las causas de estos conflictos, pero los hechos reflejan una lucha de poderes
sobre quién dirige y quién tiene más autoridad. La enseñanza y lección que nos deja este
periodo es que los intereses institucionales deben estar siempre por encima de los egos e
intereses particulares.

V:.H:. Carlos Delgado Salcedo, 4º


Sant:. de MM:.SS:. “Fénix No 1” Camp:. De Lima

BIBLIOGRAFIA:
- HARTH BEDOYA, Alfonso. Historia del Supremo Consejo del Grado XXXIII para la
República del Perú – Historia del Rito Escoces Antiguo y Aceptado, 150 Aniversario,
1830 – 1980.

- DULANTO GAYOSO, Luis Roberto. Tratado sobre la Historia de la Masonería


Especulativa Peruana.

- Páginas web:
• Supremo Consejo Grado 33 de la Jurisdicción del Sur de los Estados Unidos de
América: https://scottishrite.org/about/history/
• Gran Logia Nacional de Colombia:
http://granlogianacionaldecolombia.com/la-masoneria/historia-en-colombia/

Pagina 8 de 8