Está en la página 1de 2

RITMO 1

ESTUDIO DE LA NEGRA Y SU SILENCIO

La primera lección de este método de ritmo empieza con el estudio de la


negra y su silencio. La figura de negra representa un pulso, así que en estos
primeros ejercicios tendrás que concentrarte en conseguir un buen pulso. Aunque
estos ejercicios te parezcan fáciles, es recomendable que no te saltes ninguno y
que, además, los interpretes con diferentes velocidades.

Durante las primeras lecciones se recomienda marcar siempre el pulso.


Ayúdate de un metrónomo (ya sabes cómo utilizar un metrónomo digital) para
conseguir un pulso constante y uniforme.

Interpreta los ejercicios poniendo especial atención a las duraciones interpretadas


por el piano, no a la altura de nota ejecutada por el mismo. De momento no nos
interesa la entonación, sólo el control absoluto de las diferentes duraciones de las
figuras.

Realiza el ejercicio con sílabas rítmicas. Emplearemos la sílaba TA para las negras y
marcaremos el pulso al mismo tiempo. Recuerda que la negra tiene un valor de
un pulso, al igual que su silencio. Cada vez que aparezca un silencio de negra
marcaremos un pulso pero sin decir la sílaba TA.

Escucha el siguiente ejemplo para tener una idea de cómo estudiar estos ejercicios:
Observa que el primer ejercicio no tiene ni compás ni líneas divisorias. Es
para que gráficamente veas las figuras de negra y su silencio como equivalentes del
pulso. El resto de ejercicios funcionan igual pero ya llevan incorporado el compás y
las divisorias. Antes de cada ejercicio escucharás 2 pulsos introductorios más 4
pulsos seguidos que te servirán para controlar la velocidad del ejercicio.

Velocidades aconsejadas antes de la


interpretación con el play-back:

© José Palazón Herrera