Está en la página 1de 3

BASE DE DATOS

El concepto de base, procedente del latín basis, tiene múltiples usos. El


término puede utilizarse con referencia al sostén o fundamento de algo.
Un dato, por otra parte, es una información concreta, un testimonio, una
prueba o una documentación.
Con estas definiciones ya podemos detallar
los alcances de la noción de base de datos,
que se emplea con mucha frecuencia en el
ámbito de la informática. Se conoce como
base de datos al conjunto de
informaciones que está organizado y
estructurado de un modo específico para que su contenido pueda
ser tratado y analizado de manera rápida y sencilla.
Las bases de datos, por lo tanto, presentan datos estructurados de
acuerdo a diferentes parámetros. Al disponer la información de una
cierta forma, el usuario puede encontrar aquello que busca con facilidad,
a diferencia de lo que le sucedería si todos los datos estuvieran mezclados
y sin ningún tipo de orden.
En el terreno informático, el contenido de una base de datos puede
consultarse mediante un software. Supongamos que un periodista
cuenta con una base de datos que presenta información sobre los
futbolistas europeos. Si desea averiguar cuál es el futbolista más veterano
del continente, puede realizar una consulta a través del software y la base
de datos ordenará automáticamente la información de acuerdo a la edad.
Si la base de datos no es digital, en cambio, la búsqueda de información
puede resultar más complicada. Cuando una biblioteca recopila la
información de sus libros en fichas o tarjetas de papelque están
ordenadas por autor y letra inicial del título, quien desee acceder a un
dato tendrá que revisar varias fichas antes de encontrar la
correspondiente.
Entre las ventajas de las bases de datos digitales, además de la ya
mencionada velocidad de consulta podemos mencionar la flexibilidad
para expandirlas y relacionar las tablas de formas muy variadas. Por
ejemplo, si en una base de datos física quisiéramos agregar una serie de
campos (además de registrar “nombre” y “apellido” de los clientes, incluir
su “domicilio” y su “dirección de correo electrónico”), entonces
deberíamos tomar cada una de las fichas, escribir el nombre de los
mismos y finalmente especificar los datos para cada uno.

Si no hubiese más espacio en una de las


fichas, sería necesario anexarotra, algo que volvería aún más trabajosa la
tarea. En un ordenador, basta con agregar la cantidad de columnas
deseada una sola vez, para luego simplemente actualizar cada registro con
los nuevos datos.
Con respecto a la relación entre las diferentes tablas, es éste el punto en
el cual la potencia de las bases de datos digitales se vuelve
realmente fascinante. Si debemos confeccionar la base de datos de
alumnos de un colegio, por ejemplo, la versión más simple incluiría una
tabla con la información personal de cada uno, como ser su nombre y
apellido, su fecha de inscripción, su domicilio y los datos de contacto.
Claro que para aprovechar las posibilidades que nos brinda la
informática, podríamos volverla mucho más compleja. Si quisiéramos
especificar en qué año y división se encuentra actualmente cada uno, así
como los datos de los docentes con los que están estudiando, no sería muy
apropiado incluir todo esto en el registro de cada alumno, ya que esto
supondría un trabajo colosal, que debería actualizarse cada año; aquí
entran en juego las relaciones entre tablas.
Si agregamos una tabla denominada “Grupos”, allí podremos registrar
una sola vez los datos de los docentes que se encuentran trabajando en
cada clase, en cada división, y simplemente relacionar la tabla “Alumnos”
con ella de manera que baste con indicar un valor (como ser el código
único de grupo) para acceder a todos los detalles de su clase. Más aún,
los datos específicos de los maestros deberían estar en su propia tabla, de
la cual podríamos tomar tan sólo un número de identificación
para referirnos a ellos en “Grupos”.