Está en la página 1de 52

EL JOVEN QUE TENIA PAJAROS EN LA CABEZA.

1
EL JOVEN QUE TENIA PAJAROS EN LA CABEZA.

JOSUE NEFTALI

DERECHOS DE AUTOR EN TRAMITE.

PRESENTADO PARA SU REGISTRO


EL 7 DE ABRIL DE 2008
SEGOB. MEXICO , D.F.

2
EL JOVEN QUE TENIA PAJAROS EN LA CABEZA

Una nave verde, luminosa, ligera en sus movimientos como misil de guerra, en la oscuridad
de la noche se dejó caer sobre el edificio más alto de la gran ciudad. Allá arriba, pretendió
el joven recién llegado, habitar en una estancia de visita prolongada a un planeta para él
desconocido; sin embargo, no le acomodó la vida en la gran urbe, no le agradó ver el modo
en que los hombres les transcurría la vida; observó mucho mientras tomaba la decisión
definitiva para pasar su estancia en nuestro planeta. En la torre en que se encontraba, a
trecientos metros de altura, veía como hormigas a los hombres, pero eran multitudes; en
autos, si es que iban por las vías rápidas, parecían autos en maquetas, se deslizaban a veinte
metros por hora; cantidades de humo sucio ascendían de tanto combustible quemado sin
objeto alguno; otra cosa desagradable radicaba en llevar vehículos para seis personas u
ocho, y solamente iba el conductor. ¡Qué desperdicio –pensó - ¡ .Los que no tenía auto
salían de madrugada de sus hogares y se internaban en unos agujeros para salir a distancia
en otro agujero y meterse a las oficinas o fábricas y no salir de ellas hasta entrada la noche;
de vuelta, la misma operación de meterse al agujero y regresar a casa cansados ; de este
modo viven los hombres, como las hormigas. Yendo de un lugar a otro, pasar corriendo a
las grandes tiendas, llevar consigo bolsas de comestible y todo aquello que les es menester
para subsistir. No – se dijo a si mismo , definitivamente no.

Me voy al campo, habitaré en algún bosque, sobre el árbol mas alto que exista, allí
construiré una casa y en ella habitaré , tendré por amigos a los pájaros; al fin que a los
hombres ya los conozco, sé de sus reacciones, sus formas de ser originales y las que
adoptan en sociedad. No, definitivamente no. ¡Me voy! .Encendió su nave y partió con
rumbo al sur que es donde se internó, y después de mucho buscar se detuvo en un oyamel
muy alto, el más alto de aquella montaña. Era una selva tupida, cerrada y oscura, húmeda y
llena de hechizo y encanto por su belleza natural; flores por doquier, agua sobre los mismos
árboles; los rayos del sol, penetraban como saetas entre los espacios que dejaban las ramas
y las hojas de los árboles, y se estrellaban ya sobre una piedra, ya en el suelo, junto a la
sombra de otras ramas y helechos, que no permitían por celo propio, el ingreso de ningún
rayo del sol. Lo mismo le acontecía a Luna, no descendía al suelo por lo general. Tanto el
Sol como la Luna adornaban la copa de los árboles, por esa razón los nidos de las aves
estaban hasta arriba y rara vez penetraban en la espesura de la montaña. El joven al

3
instalarse en la copa del oyamel más alto, fue localizado fácilmente por las aves que
volaban en las alturas.
El primero en divisarlo fue un pato, cuando todavía el joven estaba terminando de construir
su casa, una casa sencilla y pequeña, bien montada y segura. Cuando el pequeño pato vio la
casa del joven de inmediato pensó, ya estoy cansado de tanto volar, vengo con la parvada
desde el extremo norte en busca de un clima más benevolo, sin embargo habremos de llegar
lagunas en donde ya están los cazadores, y tengo miedo de ser encontrado por una bala
perdida , de esas que disparan sin ton ni son, lanzadas para ver que cae, ni siquiera me la
dirigen a mi,. Definitivamente no quiero morir a si, además nunca me ha gustado la vida en
parvada, si me descuelgo ni cuenta se darán los guías, mi mamá si se va ha dar cuenta
porque ella todo el viaje ha venido pendiente de mi , me voltea a ver, se nota que le
intereso, de vez en cuando iguala el vuelo conmigo y me pregunta como me siento, por la
experiencia de otros viajes me dice que ya estamos cerca del lugar a donde habitaremos,
pero el temor que tiene de que nos maten los cazadores de patos se lo noto, le noto esa
tristeza de todo migrante, le noto el dolor del que deja todo para ir a buscar nueva vida por
necesidad. Yo no quiero vivir de modo ocioso, quiero una vida con mayor sentido que la de
vivir en parvada; quiero una vida que construya y contribuya a que el planeta esté mejor.
Definitivamente me quedó para ver que es lo que sucede en ese árbol. Y en cuanto lo dijo
,operó en sentido contrario a la parvada de patos, y se despegó de ella para descender sobre
el oyamel, que poseía ya como propiedad el joven en el que recientemente había terminado
de construir su casa.
¿Ola joven, buenas tardes?
-Buenas tardes, -respondió el joven.
¿Puedo saber que es lo que haces?
Mi casa, he decidido habitar en el bosque, y construyo mi casa. Ahora mismo he terminado
de hacerla, comencé muy temprano y me propuse tenerla terminada al anochecer, lo he
conseguido, y por ello estoy muy contento, porque ya tengo lugar seguro donde descansar.
¿Y tú qué? ¿De dónde vienes, adónde vas?. Yo vengo del norte, y venía con toda mi
familia, viajamos en parvada pero te vi de lejos y decidí descender aquí contigo y pedirte
posada por esta noche ,para que posteriormente y con calma decida a que me dedico; tengo
la inquietud de formar una escuela de natación para todas aquellas aves que no sepan nadar
y deseen aprender ; no quise seguir con mi parvada porque no me gusta la vida en masa,
por un lado, y por otro, no me gustaría que me maten los cazadores; tengo un poco de
tristeza porque me desbandé pero , ya te dije, quiero otra forma de vida y no la de ser
parvada. ¿ Me permites quedarme contigo esta noche, ya mañana veré que hago y ha qué
me dedico? .Por supuesto,- respondió el joven-, es más, creo que tú y yo nos
comprenderemos y nos complementaremos, pues yo también traigo una inquietud de tipo
social, quiero organizar actividades con los pájaros aquí en la montaña, imagínate si
lográramos conjuntar tantos cantos diferentes de tantas aves. ¿Te imaginas? ¡Qué hermosa
orquesta o sinfónica armonisaríamos?. En un principio quise quedarme en la ciudad, esta
actividad que pienso realizar entre las aves, pretendí conjuntarla entre los hombres pero al
verlos tan agitados, corriendo, subiendo, descansando poco, cabeceando en los camiones o
en sus autos. ¡No!. Definitivamente me voy al campo, y mira, mejor no podría estar, y
todavía más con la enorme suerte de encontrarte, tú me pides a mi posada pero en verdad
yo agradezco tu compañía. De modo que ya somos un par de locos que desean realizar
sueños conjuntos.

4
Bien venido a mi casa amigo pato, aquí estaré todo un año sabático , porque habrás de saber
que yo vengo de otro planeta, del cual soy investigador cosmógrafo, y un buen día me
encontré con este planeta, lo ubiqué con un telescopio de alto poder que no sólo me permite
localizar planetas, también los habitantes, de modo que observé la conducta de los hombres
y quise contribuir a su conservación , pero cuando los vi actuar , te soy honesto preferí
venirme al bosque a convivir con las aves. De modo que te repito: eres bienvenido, amigo
pato. Se alegró tanto el pato de la aceptación brindada por el joven, que sin dejar de sentir
tristeza por la parvada, sentía ahora una nueva forma de vida, más acorde con esa ilusión de
servir a otras aves para tener mayores elementos de sobrevivencia. En seguida se
dispusieron a dormir, le fue asignado al pato un lugar propio dentro de la casa y sin
mayores preámbulos se dispusieron a descansar.

El joven observó detenidamente al pato, y se comentó a sí mismo; es buen chico este


pato y hasta ingenuo. ¿Quién le asegura que no amanezca mañana en una cazuela?. Aquella
noche durmieron profundamente ambos, más el pato, el joven despertó algunas veces, con
sensación agradable, de compañía; sintió por primera vez, la preocupación por alguien; de
dos a tres veces despertó y con la inquietud de que si el pato estaría a gusto con su
compañía, no se que necesite y que le pueda yo ofrecer.

Al otro día el joven le preparó un suculento desayuno al pato, y éste muy agradecido le
ofreció el aroma de unas pocas hojas de maple que traía muy bien custodiadas bajo sus
alas. Poco a poco se acrecentó la amistad entre ambos, a grado tal que se les veía en la
cocina juntos preparando platillos. Era una amistad muy estrecha, a tal grado lo era que la
casa era también la del pato; se le veía contento y animoso al pato, arreglando y aseando la
casa.

Un día, el pato salió sólo a realizar un paseillo y sobre voló la zona con el fin de reconocer
su nueva geografía; pronto, muy pronto se encumbró, su vuelo aunque alto, jamás se
asemeja al del águila, sorprendido quedó el pato cuando vio como descendía con dirección
curiosa ansiaba saber lo que sucedía en ese árbol, que ya tenía detectado y para los
animales del bosque algo raro sucedía en él.

Dime pato –espetó el águila- que sucede en ese árbol?.


¿Cuál árbol?.
No te hagas, en ese árbol en donde vive un hombre que sólo se pasa observando y pensando
día y noche . Escudriña el firmamento, la Luna, el día, la noche, el
Sol; todo, todo lo observa, y tal parece que se queda hasta sin respiración con la vista
perdida en el infinito, tiene allí varios meses, y tú con él casi el mismo tiempo. No pretendo
nada malo, simple curiosidad.

El pato receloso, se quedó un instante perplejo y pensativo , preparando su respuesta....Si ya


lo has visto desde las alturas y lo tienes todo observado ¡qué te puedo yo decir?

No te hagas, he visto a distancia pero ignoro lo que se da entre cuatro paredes.

5
Bueno, pues no existe nada especial, una persona decidió vivir en el campo y nada más;
hizo su nido sobre el árbol más alto; y un día detuve mi vuelo en el árbol y conversé con él,
y desde entonces habito la misma casa.

No es agresivo? Para nada, es una bella persona; con decirte que su amistad es lo mejor que
me ha pasado en la vida.

¿Amistad?.
Si, amistad.
Yo suponía que no se podía entablar de amistad con un hombre, que los hombres todos eran
nuestros enemigos y de la naturaleza también.

¿Por qué piensas así?

Basta ver la forma en que destruyen ríos, bosques, se matan entre ellos, muchos son lobos
unos de los otros. Tú no te das cuenta porque vuelas por encimita, pero yo que me pierdo en
las alturas se mucho de los hombres, ten cuidado, no sea que te esté dando confianza y
luego termines en una cazuela; sacudió sus alas y remontó las alturas un tanto para
presumirle al pato, y otro tanto para vivir su propia vocación de vértigo.

El pato regresó a la casa del joven y le contó el encuentro con el águila. El joven escuchó
todo lo narrado con atención y al final comentó: era de suponerse, jamás otros dejarán de
tener los ojos sobre algún objetivo y el águila en este caso que conoce muy bien estos
rumbos , al venir yo a vivir aquí le causó extrañeza; una alteración en su medio ambiente y
está lleno de curiosidad por saber que sucede; si otro día se acerca a ti , invítala a que
venga , dile que soy persona de paz, además le puedes comentar que la admiro, siempre he
admirado a las águilas por su agilidad, su vista tan precisa y la manera en que remontan
alturas insospechadas; me gustaría platicar con ella, conoce mucho con tanto que observa;
de todos los hombres sabe demasiados secretos. Siempre me he dicho que si las centrales de
inteligencia, los gobiernos las realizaran con animales en vez de que con hombres, serían
más eficientes, por lo menos casi todos los hombres estarían en la cárcel. ¿Sabes por qué un
hombre no sirve para centrales de inteligencia? Muy sencillo: dos aleznas no se pican, y
generalmente terminan aliados. No distingues quien es quien. Sonrío el joven de su
ocurrencia.

De que te ríes –dijo- el pato con inocencia.

Oh....de nada....de mis ocurrencias. ¿Algo traes pato….., ¿qué más te dijo el águila?. Tienes
otras cosas que decir respecto al águila, pero bueno...tú sabrás. Algo bonito de la amistad,
querido pato, es la confianza, y esa se tiene o no se tiene. Entre tú y yo no deben haber
reservas ni secretos.

El águila me dijo que me cuidara de ti, es posible que un día te resulte una fuerte tentación
para la cazuela, porque los hombres no son de fiar, no son fieles amigos, y eso me angustia.

¿Caer en la cazuela? Por qué a ti, si eres mi amigo: Hay otros tantos que no son mis
amigos. ¿Por qué tendrías que ser tú? Además no soy cazador, no puedo serlo, vine aquí

6
porque amo a la naturaleza, a la vida, a la creación toda, vivo aquí porque vivo en el
Paraíso, ese mismo Paraíso que la Biblia describe, no vengo a destruir amigo pato.

Te entiendo, pero si alguien como el águila que observa muchas cosas, te da un consejo
,debes tomarlo en cuenta; además, entre las aves, es ya una vieja tradición de nuestra
cultura, tomarla muy en cuenta, es un animal muy respetado. ¿Cómo será de respetada que
entre el lenguaje humano suelen decir: ponte águila. Tienes ojo de águila...y otras más. No
te creas, me hizo pensar, porque no todo es la cazuela, porque si un tirador me mata, es un
desconocido, para él sería yo sólo eso: un pato para la cazuela y ya; le cubriría una
necesidad fisiológica y por fisiológica inferior , aunque importante .¿Cuándo has visto en tu
cultura que un amigo mate a un amigo por dinero?. Verdad que nunca, áquel que mata a
otro por dinero no es amigo, usó como táctica el acercamiento sin escrúpulos para dar
confianza y robar pero su corazón nunca estuvo puesto en el supuestamente traicionado. El
enamorado no traiciona sencillamente porque el amor se afinca en la justicia; el amor existe
, lo que pasa es que no todos los seres lo escalamos, esta colocado en el orden de los
valores hasta el final porque para llegar a él se requiere de lucha, de esfuerzo, de entrega,
de darse. Cuando un hombre negocia por dinero la amistad, no tiene niveles de altura,
aparentemente se mueve en una escala superior, pero sólo es aparente, como quien dice ,
dio el gatazo. No se te olvide amigo, este tipo de seres se mueven a nivel fisiológico y
material; sus necesidades se cubren por antojos y por lo comprable, la amistad nunca se
compra, se conquista, como se conquista la cumbre de una montaña, está hasta arriba, en lo
más alto e íntimo. No olvidemos que el amor anida en el corazón que es lo más íntimo, y en
el alma, que es lo más alto y sagrado de cualquier ser que posee este don.

Estás sorprendido, te lo veo en los ojos , con todo esto que te digo –dijo el joven-.

Así es –respondió de inmediato el pato- comprenderás que para mi todo esto que estoy
viviendo en este instante es novedad, tú eres una novedad en mi vida, y cambiar todo el
plan de vida que ya tenía es un impacto fuerte , quizá por eso son contados los seres
innovadores, generalmente buscamos refugiarnos en ya moldeado por otros, repetir lo
experimentado, vivir de modo repetitivo, arrutinado. Si vieras, la ruta que seguimos los
patos, es la misma desde que volaron los primeros.

Tiene que ser así, entre los hombres sucede igual, hasta que llega un loco innovador y
cambia todo, entonces es cuando se dan los inventos, las modificaciones . Entre los
humanos la historia está llena de cosas extraordinarias. En su momento el gran invento que
modificó todo fue el fuego, a alguien se le ocurrió frotar un madero con otro y surgió el
gran invento. Imagínate, de comer crudo a comer cocido y este sólo hecho trajo
consecuencias trascendentes , hizo al hombre más estacionario, permanecía más tiempo en
el mismo lugar, por lo tanto tuvo tiempo poco a poco para pensar en sí mismo, de verse a la
cara, de extrañar al otro,y por lo tanto de amarse. La convivencia hace que te haga falta el
otro. La añoranza es algo hermoso, no te la sabría explicar. Sólo se siente. Añoras a los que
de algún modo aportan a tu ser, a los que te hacen sentir bien, a los que te enriquecen, y si
alguien no le sucede así es que no es todavía lo suficientemente humano. Te lo digo como
una experiencia dentro de los seres humanos. Entre tu especie también debe suceder lo
mismo – agregó el joven.

7
Sí, si sucede – respondió el pato. Visiblemente emocionado, pués no le resultaba fácil
olvidar a toda la bandada que continuó su trayecto. ¿Su madre? Como el pato bien lo dijo lo
rondaba aunque fuese tan sólo con la mirada. Iba pendiente de su crio. ¿ Y ahora que ya no
iba? Era ya , sin duda una madre adolorida. Y el joven pato lo sabía……Pero no quiso en
ese momento continuar con ese recuerdo y prefirió regresar al tema anterior respecto a la
historia de los hombres , e inquirió al joven.

Joven – insistió el pato- después de descubrir el fuego que sucede?.

Bueno- dijo el joven complacido- Quizá vino la rueda y más tarde las diversas edades que
se han dado cita en la vida del hombre ..hierro, bronce…..asi sucesivamente hasta la
modernidad y posmodernidad con los viajes extraplanetarios….que te puedo yo decir…ya
ves, algo que será común más adelante …yo vengo de otro planeta y al rato de la Tierra
irán a otros distintos lugares aún no escudriñados en el Universo. Pero eso no es lo
importante mi querido pato, no tiene esto fin, siempre habrán avances, siempre buscará el
ser humano tratar de descubrir su origen, en fin , todo aquello que le posibilite dominar la
materia y conforme lo consigue parece que no logra controlarla. Ya detonó alguna ocasión
la bomba atómica y ese peligro está latente. ….Es curioso, ahora reflexiono algo que me
parece interesante. Respecto al conocimiento de la materia el hombre avanza día tras día
pero no logra vivir en armonía. Sorpréndete , se habla del hombre más rico del mundo con
admiración en vez de que diera vergüenza cuando hay millones que no tienen que comer.
Parece que la historia del hombre está intrincada, va en sentido contrario.
Tecnológicamente avanzamos hacia una edad de oro y humanamente venimos de ella . Don
Quijote, el retrato más bello que el hombre ha hecho del hombre mismo , dice en su
discurso a los cabreros a la vez que sostenía unas bellotas entre manos como especie de
alabanza a la comida que allí le fue brindada y a la tierra que las había producido, una vez
que de mano en mano, había rondado la bota de vino. Agradecido a la vez que emocionado
pronunció el más bello discurso que poeta alguno haya concebido. SIGLOS DICHOSOS
AQUELLOS A QUIEN LOS ANTIGUOS PUSIERON NOMBRE DE DORADOS , Y NO
PORQUE EN ELLOS EL ORO , QUE EN ESTA NUESTRA EDAD DE HIERRO
TANTO SE ESTIMA, SE ALCANZASE SIN FATIGA ALGUNA, SINO PORQUE LOS
QUE EN ELLA VIVÍAN IGNORABAN ESTAS DOS PALABRAS: TUYO Y MIO.
Transcurría la vida en sencilla algarabía, en santa paz, en armonía y por doquier la
naturaleza ofrecía con manos extendidas toda su riqueza a todos, las abejas su dulce miel,
los ríos y arroyos ondulaban los campos repartiendo sus frescas aguas a toda criatura del
bosque que desease refrescarse; los frutos sazonados estaban allí para sólo estirar la mano y
disponer de ellas. Natural condición del hombre, discreta manera de comportarse, departir y
compartir unos con otros , hasta el grado de decirle al otro hermano, y no sólo eso, también
se hermano con la naturaleza y hubo quien fue tanta su plenitud que llegó entenderse en una
hermandad con el sol y con la luna. Hermano Sol, Hermana Luna.

Ahora pato amigo, tenemos que aceptar que al voltear la mirada nos encontramos con
muros altos, con cercas eléctricas. Apanicados , insensibles respecto al dolor de los otros
.Con la libertad perdida, unos tratando de arrebatarle a los otros lo que los otros protegen
más que a sus vidas.¿Qué hacer?.

8
Habrás de saber –agregó el pato- que nosotros, nuestros padres nos entrenan para volar y
nos dan clases del comportamiento humano para poder emigrar, a pesar de ello, nos va
como nos va; sufrimos muchas bajas por los caza patos a lo largo de nuestro trayecto. Una
vez explicado esto no quiero perder el hilo de nuestra conversación por el bien del amor y
de nuestra amistad.

Momento, momento,..ya entiendo y así lo supuse; ustedes los animales tienen gran
sensibilidad, unos órganos muy desarrollados o los mismos sentidos: quien el oído, el
olfato, la vista.....y por lo visto ustedes tienen gran capacidad para el comportamiento del
hombre..

A si es – dijo el pato-.Sin presunción alguna.

Toda esta conversación comenzó por mi encuentro con el águila. Por esa preocupación que
me inculcó para que ande con reservas respecto a ti, pero me da todo el gusto del mundo
saber que realmente eres un amigo fiel...porque no podría con la carga de una traición,
aunque ésta no se consumase, sería mi muerte en vida, es más, yo mismo pondría el pecho a
cualquier bala perdida.

El joven le dijo al pato, no sin lágrimas en los ojos, para que veas que mi amistad es
sincera, vamos a sellarla.

¿Cómo dijo el pato?.,

Mira bien lo que hago con este alfiler, y se lo puso en un brazo, pronto saltó la sangre, y en
el pergamino firmó con ella; has tú lo mismo, le dijo al pato; y ambos se juraron lealtad, y
además dijo el joven, te enseñaré algo que aprendí de un filósofo antiguo, respecto a los
grados de amistad. Primero te permití dormir en el árbol , después te pase a mi casa, y
ahora que sellamos nuestra amistad ,te dejaré vivir en mi corazón.

Al terminar de pronunciar estas palabras, los dos se fundieron en un fuerte abrazo, el pato
abrazó al joven con sus alas plenamente abiertas. Al calor de la amistad, el joven abrió una
botella de vino y se la tomaron; el pato como nunca había ingerido bebidas alcohólicas

9
terminó divertido y dicharachero, y repetía constantemente, eres mi mejor amigo, el mejor
amigo, el mejor.

Desde entonces el pato habitó en la cabeza del joven.

El pato se motivó tanto que se propuso salir a una laguna muy grande que estaba por
allí cerca, nadó mucho ; tanto que por la pérdida de la ejercitación se entumeció, sintió
calambres pero a pesar de ello, hizo su mejor esfuerzo, porque no quiso quedar mal ante
una infinidad de pajarracos que viven de las lombrices y demás bichillos que por las playas
se desarrollan. El pato de inmediato pensó si todos estos animalillos quisieran aprender a
nadar, su mundo cambiaría, podría comer con mejor calidad, peces por ejemplo.; se acercó
a ellos, los observó detenidamente y éstos al posible turista lo admiraron, por lo menos
observaron con extrañeza; les propuso unas clases de natación, se acercaron a él en número
grande, quinientos, quizás, movían la cabeza en señal de aceptación: si , aquí estaremos
mañana. El pato señaló horario, de seis a ocho de la mañana estaré para la primera clase y
va ha constar de díez sesiones y quienes perseveren les garantizo que podrán cruzar el lago
y descubrirán muchas otras posibilidades de vida , está también el disfrutar del ejercicio,
de un nuevo deporte, el vértigo de sortear las olas, la entretención; todo ello aunado al
cambio de alimentación y otros horizontes para sus familias; las aves se retiraron una a una
al principio , después en grupos menores y luego en desbandada ; el pato se retiro contento
e ilusionado a contarle al joven de cómo al otro día daría su primera clase de natación; por
supuesto que el joven lo felicitó y animó para que al otro día estuviese en su nueva
actividad.

El joven por un instante se quedó como estático, a la vez que con ternura, contemplando al
pato, y en seguida le invadió un pensamiento: este pato es hijo mío, por ello habita en mi
cabeza, es más, soy yo hecho ilusión; las ilusiones tienen forma de ave, de pájaros y salen
de la cabeza y las echamos a volar. A ver si no se le van en desbandada como los hombres
en las fiestas forzadas, es cuestión de que se vaya el primero para que en seguida todos
justifiquen su despedida.

Después de esta breve reflexión, se dirigió al pato con ilusión pedagógica, ya verás no te
vayas a desilusionar, quizás no te lleguen todos, es probable que sean pocos, y ya verás,
después no te darás abasto, tendrás que habilitar entre los mejores unos cuantos para que
sea tus ayudantes, ya verás.

Sonrió el pato muy satisfecho y orgulloso de darle una alegría al joven, se abrazaron
fuertemente y se dispusieron a cenar porque era ya noche, y al otro día habría que
madrugar, sobre todo, el pato. El joven le hizo una pregunta más al pato, mientras cenaban.
¿Oye, en donde viven?. Allí cerca, alcancé a ver que el vuelo de ellos no es de gran alcance,
viven en arbustos, matorrales cercanos al lago.

Ya, dijo el joven, no te desilusiones con tu primera clase, te repito, suelen ser seres de corto
alcance.

No entiendo.

10
Si, mira , viven cerca de donde por años han obtenido el alimento, no suelen ser de grandes
alcances, viven para cubrir sus necesidades primarias; techo, comida, etc..!. y ya¡ . Son
depredadores, solamente consumen , antiecológicos, buscan que todo sea fácil y rápido,
viven sólo por vivir. Entre los humanos se instalan con junto a los grandes proyectos, pero
se instalan de modo provisional, siempre de modo pasajero o más que pasajero “al ahí se
va” , ganan dinero porque evaden impuestos, roban la luz, tienen líderes a modo y escalan
“socialmente” , bueno, socialmente es un decir, pero escalan, líderes de grupos mayores,
diputados, senadores , gobernadores y hasta presidentes de la república o empresarios, éstos
últimos son los que cachan los negocios en componendas con los políticos, pero ambos son
seres sin escrúpulos; los contratos, los concursos, todo, todo está previamente arreglado.
Aquí está el gran mal de las naciones, son los mismos que asisten a las organizaciones
mundiales como la UNESCO por ejemplo, a decir discursos de cómo educar a la sociedad,
hacen cartas como una que fue famosa ; sobre los derechos y los deberes de los hombres;
van a Davos o se agrupan y se llaman el grupo de los 3 o los siete. ¿Qué más da?. ¡Tan solo
protagonismo!. Conozco un poeta que señala que este tipo de seres van apestando la
Tierra. Tú adelante, tú sigue con tu proyecto, no te detengas.
P ara que le dije esto último, se reprocho el joven. Y se quedó pensativo.

El pato que detenidamente analizaba palabra por palabra toda la conversación anterior se
atrevió a interrogar: ¿ en qué piensas?

Cosas…cosas….a veces sin trascendencia.

¿Sin trascendencia? . Agregó el pato.

Si, sin trascendencia . Pensaba………¡ en que sí hay esperanza de salvar la Tierra ¡

El pato de inmediato peló los ojitos con gran alegría….¿ cómo? .

Entusiasmado el joven …Si leyéramos poesía, escucháramos música, contempláramos


abocadamente la naturaleza, nos reconstruiríamos a nosotros mismos, y este sería el primer
paso, en seguida iríamos por el rescate de nuestro planeta de manera firme , tal vez
tendríamos que volver a las bases, a lo sencillo. Ahora mismo pensaba en lo hermoso que
me resultan los nombres de las rosas….. Hay por allí calles que llevan nombres de rosas.
Rosa Escarlata, Rosa Carmesí, Rosa Miniatura…y cuando caminas entre dichas calles y
mencionas sus nombres , los hombres se refieren a ellas como si nada……como si dijeras
llanta o motor; tuerca o remolque . ¡Qué pena! . Si lo más hermoso de ser padrino y tener
un compadre es asistir a que lo distingan con su nombre. ¡Juan es su nombre!. ¡Qué mara
villa!. Nombrar a las cosas por su nombre. Al hombre por su nombre. ¡Increible!.Pero no.
Se ha perdido el encanto que consigo llevan los nombres ¿ Sabes qué es lo más triste? Que
al perder el encanto se pierde el asombro y caemos en el aburrimiento, en el bostezo social
permanente, en la apatía, en la rutina…….

Hizo una pausa, y olvidado del pato por un instante, siguió su discurso. No cabe duda que
el día más hermoso de la Creación es áquel en que Dios dio nombre a las cosas….¡ Qué
hermosura!. Dice la Escritura que Dios descansó. Debe de ser así . Cuando las cosas se
hacen por amor se disfrutan; si amáramos cuidaríamos y respetaríamos lo que hacemos ,

11
entonces no habría destrucción. La llamaríamos Santa Tierra que nos das el pan de cada
día. Diríamos los nombres con respeto. Violeta. Rosaura. Rosa-aura. Estrella de mar.
Cántaro. Cántico . ¡Qué se yo ¡. Por algo el nombre de rosario . Cada cuenta es una rosa, un
piropo. Concentrado el monje tibetano, franciscano. ¡ qué más da ¡ . Diciendo jaculatorias,
aves marías. ¡ Rosas….rosas……rosas…!.

Si cada uno de nosotros, recobráramos el poder del asombro, al rescatar el nombre de los
seres, habría poesía, y ahuyentaríamos ese maldito jinete del Apocalipsis que nos está
destrozando, me refiero –dijo- a es bostezo en que está hundido el hombre….Porque no
cabe duda que una rosa es una alabanza, y volteó a ver al pato que sonreía, y agregó- para
terminar: una sonrisa es otra alabanza.

Para entonces ya había anochecido y se retiraron a descansar.

Muy a la hora estuvo el pato, transcurrieron los minutos y nada, quince, veinte.....media
hora, una , y nada.....

Los pájaros lo veían desde los matorrales agazapados, unos con curiosidad, otros con ganas
de asistir, otros más con coraje y deseos de matarlo. De todas las formas de pensar habían.
No faltaban las pájaras viejas que les removiera su corazoncito; y las jovencillas, no se
diga, se suponían a su lado vestidas de blanco; pero no podían hacer nada. Habían
instrucciones claras del sindicato de recogedores de lombrices y desperdicios, que en
cuanto supieron de esta oportunidad de mejorar su calidad de vida prohibieron todo
acercamiento al pato; pronto corrió una circular que indicaba que habría un curso de
natación gratuito y por tal motivo quedaba estrictamente prohibido asistir a cualquier
actividad ajena a las planeadas por nuestros compañeros dirigentes que tanto han hecho por
nuestra mejora.

Varias de las aves, sobrevolaron la región, aunque bajo; sobre todo eran vuelos horizontales
y veloces, de una rama a otra rama, mientras que todos en especie de camauflaje ,
escondidos entre las hojas veían como el pato esperaba la llegada de los invitados. El águila
desde las alturas planeó su descenso y en un abrir y cerrar de ojos, se dejó caer como avión
de alta precisión, volvió abrir las alas cuando ya la distancia era corta, y al final se colocó
sobre el árbol en cuya sombra esperaba el pato la no llegada de sus no discípulos.

¿Qué haces aquí amigo pato?

Nada especial –respondió el pato -.

Tu siempre con tus misterios

No creo ser misterioso, simplemente reservado.

Entre ambos se hizo un silencio. Que el águila rompió. ¿Por qué te reservas conmigo amigo
pato?. Yo quiero ser tu amigo, si te busco es solamente por eso, tú puedes imaginarte
muchas cosas de mi, pero te aseguro que lo que menos pretendo es hacerte daño.

12
¿ Por qué lo dices?.

En primer lugar porque quiero ser tu amiga, y después, te lo confieso, el águila es un ave en
extinción, somos pocas, sumado a esto nuestra poca reproducción y para colmo para
nuestra sobre vivencia los territorios suelen ser muy amplios para no interferirnos; mi
territorio es toda esta región y para que otra águila venga apoderarse de ella tendría que
vencerme o yo morir, de modo que no es fácil, además existen territorios sin águila,
vacantes por falta de población aguilil. ¿Me expliqué claramente?

No del todo, agregó el pato, fingiendo demencia, era muy listo y hábil, todo lo tenía muy
claro a través de los razonamientos del águila.

Un día vinieron unos hombre y tendieron trampas a través de redes y mi compañera,


vanidosa, ingenua y distraída, calló en ella, sé adonde la llevaron, conozco el zoológico, la
he podido ver de lejos, nada más, yo también les intereso y muy bien podrían meterme en
esa prisión, imposible que viviese yo en tal estado, la soledad me mata ahora aquí y allá
sería la claustrofobia.

El pato escuchó atento, y al final de la narración, el águila pudo ver como el pato que era un
sentimental lloraba a moco tendido.

Me consuela que no la han matado, tan sólo la exhiben al público, ella pone cara de buena
gente o posa para los paseantes con cámara, no se que tan triste esté, como es tan
vanidosa...

Ya que no vinieron a mi clase, me retiro, dijo el pato. Cuídate amigo

¿cómo dijiste?¿
Que te vaya bien, amigo .repitió el pato.

Me alegra que me consideres tu amigo, me siento muy bien, gracias y voló el águila.

El pato la alcanzó al recordar que el joven le había manifestado el deseo que tenía de ser
amigo de un águila.

Te invito a la casa, serás bien recibido por el joven.

Casa o caza dijo el águila sonriendo, como quien cuenta un chiste.

Por supuesto que con s , me encanta que sonrías dijo el pato. Tus temores en este caso
concreto son infundados, el joven y yo somos lo mismo. Somos amigos.

Amigos, amigos, amigos.. ..se quedó repitiendo el águila, mientras que desmenuzaba la
palabra letra por letra..a ..m ...i....g...o; a.....mi...go; a/mi/yo..a/mi/tú...;tú y yo;yo=tú. Todo
esto construía el águila que es muy lista.....

13
Pronto llegaron al árbol y el pato orgulloso, de momento olvidado de su clase frustrada, se
metió a la casa, el joven invitó a que pasase el águila, gracias dijo el águila pero si me das a
escoger prefiero el fresco de la mañana aquí afuera.

Como te sientas a gusto, recalcó el joven, y salió de la casa, el águila no sabía como iniciar
la conversación , hasta que el pato intervino, es el águila de quien ya te comenté; ya me
acordé , dijo el joven.

De entre sus alas sacó el águila una piedra preciosa y dijo al joven, toma te la obsequio. El
joven quedó viendo detenidamente la piedra y rápido reconoció que era una esmeralda,
gracias le dijo.

La he conservado por generaciones, es la más grande de que yo tenga noticia, mi bisabuelo


la divisó desde muy alto, él se la dejó a mi padre y mi padre a mi; ahora consérvala tú .
Si seguimos esa tradición , debería poseerla alguno de tus hijos.

Gtscias –repetió el joven-.

El joven se sintió emocionado por el obsequio, y orgulloso de vivir entre animales.

Ese día el águila se fue en seguida pero muy contenta de tener un amigo pato y la
posibilidad de otra amistad. En el aire se le veía ligera y juguetona como hacía tanto tiempo
de no tener un momento de sosiego, llegó a lo más alto de la montaña en donde tenía su
nido, dentro de una gruta, desordenado estaba su nido, era casa de soltero descuidado,
adornado de piedras preciosas, algunos vidrios de botellas rotas habían también; a pesar de
tanta cosa, habitaba allí también la soledad como fiel compañera del águila. La soledad es
generosa, no deja sólo a nadie, en donde hay alguien sin compañía , ella acude a su auxilio,
a compartir ella, no se porque pero en cuanto alguien está solo, la soledad se hace presente,
es precursora de la tristeza y también de la muerte, es su aliada, le precede; su antídoto es
el amor… Cuando alguien no le va bien en la vida no es porque no tenga bienes, es porque
no tiene amor; muchos tendría paz si lograran concebirse amados aun sin bienes, reducimos
el valor de las palabras o las saqueamos de contenido. ¿Cuántos hay que no conciben la
vida sin bienes materiales?. Pensar que nos va mal cuando no tenemos bienes es pensar
mal. Si tienes una ilusión, una motivación tienes todo.

El águila durmió muy contenta aquella noche, pensando en regalarle otra piedra valiosa de
su colección al joven, se dijo a sí misma, si le llevo otra piedra, es otro pretexto para ir a
verlo, y entonces si que puedo ser su amigo.

Muy temprano el águila se apersonó en la casa del árbol, espero a que se levantaran. El pato
salió en seguida para dar sus clases de natación, y el joven se quedó sólo, situación que
aprovechó el águila para conversar con él.

¡OH! Joven ¡.

14
Vine porque me di cuenta que te gustó la piedra y como las sabes apreciar te quiero dar esta
otra que se me hace hermosísima, es una piedra roja, es rubí; tengo muchas más , algunas
las he localizado desde las alturas, otras son herencia.

Aaaah...¡Un rubí..!. ¿Por qué me la regalas a mi?.

Bueno quiero ser tu amigo, el pato me ha dicho que eres un hombre diferente a los que
rondan la montaña, que eres muy leal a la amistad y no eres asesino.

¿Y esos elementos son suficientes para ti?.

Bueno, son necesarios, diríamos que están en la base de una buena amistad.

Nunca amiga águila , dos obsequios para que la amistad nazca como una hermosa flor sin
alimaña en su entorno, por que aunque no sea asi, pareciera que la estás comprando, y no se
te olvide, la amistad es una de las formas del amor y es gratuita, se da a quien se le quiere
dar, y no hay condiciones, por la amistad amiga águila se puede dar hasta la vida, en eso el
corazón es caprichoso, va adonde quiere y con quien quiere.

Dijiste amiga águila?.

Sí, sí, así dije... ¿ Y por qué lloras?.

Es una palabra muy bonita que solamente dos veces han sonado en mis oídos, ahora que la
pronuncias y la vez anterior me la obsequió el pato.

El joven la abrazó fuerte y cariñosamente, el águila conformó su cuerpo al del joven y se


dejó querer. Lloró mucho, mucho, se desahogó tanto que parecía que hubiese llovido sobre
las hojas de la rama de abajo, con mucha pena y hasta con timidez, pidió disculpa por su
comportamiento y emprendió el vuelo. Buen rato se encumbró y desde allí veía al árbol y al
joven, le sirvió esta actividad para ordenar sus ideas, y de nuevo volvió a sentir pesar por el
oso que había hecho, según él.

El joven se recargó en el marco de la puerta de su pequeña casa, veía como el águila sobre
volaba la zona, pobre águila, se dijo así mismo, tan sola y necesitada de afecto.

Si no le gustan los regalos , cuàl será el pretexto para ir a verlo?. Se preguntó, de lejos se le
veía su torpeza y falta de sencillez para entablar relaciones con otros seres, se dirigió al
nido y allí se estuvo a solas, recordando tantas cosas, sobre todo, la pena que le embargaba
desde el día en que perdió a su compañera y de cómo se quedó con dos huevos que ella ya
no pudo empollar.

Por su lado el pato, todos los días, acudía al lugar donde, de tener alumnos, sería un
brillante profesor de nado, especialmente para todas aquellas aves que quisieran ampliar sus
horizontes, o tener visión como suele decirse. Alegre, emprendía por las mañanas el vuelo y
a todo pájaro que a él se acercaba procuraba enseñarle a nadar. El único en acercarse a él,

15
por entonces fue un zopilote, cenizo de tan negro, sin embargo es el encargado de hacer
limpieza en la selva.

¡Hola! –dijo el zopilote- . Parco e insensible.

¡Hola! –respondió _el pato, colocándose a cierta distancia, no por miedo, más bien por su
aspecto y el mal olor que proyectaba , era de suponerse que venía de comerse un animal
descompuesto.

Siempre que paso por este rumbo , te veo especialmente por la mañana, así es, respondió el
pato , y siempre me verás aquí, si quieres ven y te enseñaré a nadar.

No gracias, no me hace falta, mi subsistencia está aquí fuera, no en el agua.

Para que te diviertas.

Paso sin ver. Me divierto buscando quien se muere, me divierto esperando que alguien esté
agonizando y me alegro de ello porque eso significa para mi sobre vivencia. De modo que
si tu quieres que vivan más los animales del bosque en ese instante te conviertes en
enemigo nuestro, si ellos viven más, nosotros viviremos menos. Tú dirás si te apoyaré.. Asi
estoy bien no me enseñes a nadar, gracias. Ya me queda claro, eres profesor de natación.
¿Oye y que hacen en esa casa del árbol?. Si es que lo puedo saber.

Allí vivo, es mi casa.

¿Tú casa?.

¿Qué te extraña de ello?.

Los patos viven en parvadas y los veo pasar, me alegra cuando alguno que otro se infarta de
tanto volar y cae en mi territorio, porque los patos tienen un sabor delicioso, pero es todo lo
que se de ustedes los patos.

Yo soy diferente, quiero enseñar a nadar a toda ave que asi lo desee, no solo para darle
mejores elementos de subsistencia, también para que ejerciten la voluntad, y salgan de esa
rutina en que viven, siempre hacen lo mismo, y aunque tengan inteligencia, la tienen
atrofeada pues todo lo que no se usa, pierde el sentido de ser; las cosas materiales mientras
más se usan mayor es su desgaste, no sucede asi con las capacidades de nuestra naturaleza
intelectual o afectiva ; a mayor uso, menor desgaste ,más riqueza, mayor sabiduría , todo
está en perder el miedo y ejercitar la voluntad..

¡uuuuuuuuuuy! Hablas muy bonito –dijo el zopilote- . Una cosa es lo ustedes dicen y otra la
realidad; entre lo dicho y lo hecho.......Nacieron paralelas y nunca se alcanzaran.

No tienen porque alcanzarse, con que se recorten distancias basta. Lo malo son los
extremos, una convivencia pacífica se da en donde no hay extremos, unos todo, y otros

16
demasiado poco o nada. Quieres paz, mi estimado zopilote, procura vivir aquí en el bosque
con una sociedad equilibrada.

El zopilote no entendió nada, pero procuró mantenerse impertérrito. A sí con que se


recorran basta, repitió; de mi se te decir que por generaciones y generaciones, zopilotes
van, zopilotes vienen, y lo nuestro no falla, como decía mi abuelo: mientras haya vida habrá
muerte, y eso hijo, te asegura el alimento. A veces, aunque a ti te parezca increíble, nos
paramos sobre alguna rama a reposar la comida, a dormir la siesta o simplemente nos
tendemos al sol, algunas veces pienso cuando veo algún ave o cualquier otro, el que sea, un
elefante, un caballo; cualquiera que sea, un día ese será mi alimento. No me preocupo,
nosotros los zopilotes no nos preocupa nada. Amigo pato deja que cada quien viva su vida,
que cada quien sea feliz a su manera, y te evitarás muchas dificultades.
¿Amigo dijiste?.

Si , amigo. ¿Qué, tiene algo malo?.


No, nada.

Me tengo que ir , dijo el zopilote, y emprendió el vuelo.¿Amigo?. ¿Qué quiso decir?

En la cumbre de un sabino le esperaban sus compañeros los zopilotes, ellos eran quienes lo
enviaron como emisario para saber que sucedía con esos habitantes de la casa en el árbol.,
después de todo, los dos eran extranjeros. Habría que estar pendientes de su
comportamiento.

Dio su informe el zopilote, y les hizo ver que era un iluso soñador, como algunos otros que
lo habían intentado, y como tantos otros, terminaría cansado, o bien ellos se encargarían de
averiar sus planes. Todos estuvieron de acuerdo en que no era de inminente peligro, pero
habría que estar pendiente de esa casa en el árbol y de sus habitantes, ya era el joven, el
pato y ahora se sumaba el águila.

Todos los zopilotes le encargaron la tarea de vigilar las actividades de los forasteros, y sin
más, siguieron durmiendo, o bien, reposando la vida y el último banquete opíparo que se
habían dado, a juzgar por la terrible somnolencia que algunos traían.

Mientras tanto, el pato estaba ilusionado porque un martín pescador, que es pequeño, y vive
de hurgar en las playas, se le acercó con curiosidad de niño, y le preguntó por su presencia
solitaria en ese lugar, y el pato entusiasmado le respondió que era entrenador de natación.
¿Y yo puedo aprender? Cuestionó el martín pescador.

¡Claro! . y te meteré en las profundidades del lago ,y si no cazas nada no importa. ¿Quién te
quita la satisfacción de haber viajado y de haber vivido tantas y tantas experiencias. La vida
, después de todo, es la suma de experiencias vividas.

Si quieres hoy mismo comenzamos nuestras clases, según mi método, la clase primera
cumple su objetivo haciendo un recorrido de veinte kilómetros laguna adentro, sobre mi

17
espalda, tú te abrazas bien y con tu pico te sujetas, si me lastimas no importa, son gajes del
oficio, lo importante es que no te dejes caer.

Con miedo y todo, el martín pescador observó las indicaciones del pato, e hicieron
recorrido, invadido por el miedo iba el martín pescador pero le gustó la aventura, al
regresar a tierra estaba muy contento, por haber experimentado algo distinto, y el pato
rebozaba de felicidad .¡ Por fin había tenido su primer alumno!. Recordó con alegría lo que
alguna vez escuchó, de que un hombre observaba, cómo una ola había sacado tantos peces
de su habitat; otra persona que también veía, comenzó a regresar a los peces al mar. ¿Qué
no ves que son muchos –aseveró el primero_. No podrás salvar a demasiados; pero este que
acabo de lanzar al agua, ya se salvo –respondió el hombre. El pato en su ilusión se
imaginaba al martín pescador haciendo malabares dentro del agua, rapidísimo, ganando
concursos, que se yo....todo, absolutamente todo, se imaginaba.

El joven cuando escuchaba al pato se llenaba de gusto, las narraciones eran hechas con
tanto entusiasmo y realismo, que el éxito del pato, era su propio éxito. El joven no
necesitaba de escuchar al pato, puesto que ya lo sabía todo, porque tenía perfecta sincronía
con él, el también era el pato, vivía el pato dentro de su cabeza, eran uno, de modo que era
su propio éxito. El joven ya lo había razonado y disfrutado. Uno a uno siguió los pasos de
todo el proceso. Cuando reflexionó al respecto llegó a la conclusión de que cuando alguien
ama, experimenta ser el otro, por eso hay milagros en el amor; el otro, el tú, si le acontece
algo, el yo ya lo sabe, como si hubiese estado en el preciso momento, se lo da un sexto
sentido, intuye, adivina; sencillamente porque es parte del otro, vive en el otro. El amor es
prolongación del yo, hasta donde llega el tú. En el amor, uno =a dos y a la inversa: dos =
uno. Sólo de ese modo nos alegra el triunfo de los otros; alguien que ama mucho, se alegra
mucho porque todos los triunfos de los otros, son sus propios triunfos. El amor es difusión,
difuminación, irradiación; rayos solares por toda la loquera del mundo .Largo alcance,
alegría , contagio de parabienes .Lo contrario es el odio, el egoísmo, especie de secretos,
voces cortas, medios tonos, medias luces, medios, medios; nunca todo, nunca entero; para
que los demás no lo sepan; es confusión, atarantamiento, inseguridad. En el fondo es una
acción zopilotesca.

El joven veía pronto miles de alumnos, una gran escuela de natación. ¿ Y a todo esto , que
sabes de tu primer discípulo? Nada. Así son los niños, sencillos, les importa lo esencial, el
dulce, el juego y se acabó; son directos, al pan , pan y al vino, vino; por eso son tan
peligrosos para los mayores porque con frecuencia los ponen en berlina, pero no podemos
negar que son los únicos que viven la vida, después , después ya no se vive, como no sea
que sigamos luchando por ser niños; pero la inmensa mayoría estamos inmersos en
adicciones, comida, bebida, amores perros, con la adrenalina a flor de piel, insaciables
buscadores de aventuras, matando el hoy a como de lugar , con la angustia hasta el esófago
y el corazón mordisqueado de tanto que quiere escaparse, si es que se aproxima la media
noche, el fin del día, y aun me quedan segundos en mi cartera porque hasta los malbarato,
a dos por uno, con tal de que no haya rastro de ayer. Entre los hombres se ha perdido el
sentido de vivir, viven para congraciarse con los otros, buscan tanto la empatía que hasta se
desdibujan ellos mismos impersonales; buscando solamente embonar con el otro, con los
otros; se ha perdido entre los hombres el sentido de vivir, para vivir viven; viven para los
otros, de sus aprobaciones viven. Al volverse urbanos se tornaron dependientes, el ser

18
aprobados o reprobados es todo para ellos; con quiénes te juntas, cuáles son tus éxitos, tu
currícula-, a que te dedicas,; es tan fuerte la presión por la aprobación que se vive con la
cabeza llena de zumbidos y ruidos. Todo el día viajan, suben, llevan, traen, y al final del
día, robándole a la noche tiempo o pidiendo prestado tiempo al día siguiente y al
organismo privándolo de descanso, se reunen en cenas y fiestas pero son de compromiso,
no por gusto; si los vieras querido amigo, ten dan risa; quizás no, a ti te dolería mucho, te
daría dolor .Llegan algunos, especialmente la esposa, pidiéndole a la que ofrece la cena,
una pastilla para
la jaqueca o el dolor de estómago; ven cada rato el reloj, otros cabecean en algún sillón; las
paradojas continuas de la vida moderna se repiten, por ejemplo: preparan una cena
exquisita pero casi nadie la prueba porque todos están con dietas rigurosas, allí se quedan ,
y si la cena es entre semana, algunos ya no terminan esa semana bien ,tienen conatos de
infarto, agotamiento físico y mental, alto nivel de adrenalina, sistema nervioso alterado.
Viajan horas dentro de la ciudad para llegar a unos cuantos kilómetros, por lo general sus
distancias son cortas pero los carros que traen levantan altas velocidades para luego ir a
díez millas por hora.

. .Pensándolo bien, viven mejor los zopilotes que los hombres; obsérvalos bien, comen,
buscan colocarse en una rama segura en lo alto y allí van parte a parte calentando sus
órganos, una pata, una ala, se cambian de postura, hacen como si pensaran, curiosean,
cabecean y finalmente buscan rama segura y nido donde dormir. Lo único que me resta es
redoblar mi admiración por ti, pues no cualquiera hace esto que tú emprendiste, se requiere
ser mucho pato. Dejar la parvada, la manada para ser uno mismo con un proyecto personal,
no cualquiera.

Gracias por lo que dices,-comentó el pato- pero ello me confunde. ¿ Es mejor vivir como el
zopilote o como los hombres?.

Mira , el zopilote vejeta, está allí esperando la muerte de alguien para beneficiarse, es el
animal que disfruta la muerte de los otros, pero su lugar en la sociedad es muy triste, tan
despreciado es que su carne no hay animal alguno que lo coma, el zopilote es sumamente
despreciado, y ellos lo saben, cuando mueren son los únicos que apestan la tierra, nadie los
come, ni la hiena que ya es decir mucho . Hay humanos, es cierto, que son zopilotezcos,
pero no la mayoría, si esto sucediera sería el mayor agravio a la humanidad, el peor castigo,
aunque te diré es una enfermedad recientemente detectada y aun no cuantificada, que está
creciendo en número de enfermos, es cierto; el mayor mal humano en la actualidad es que
los hombres volvieron a subir a la Torre de Babel y no han llegado hasta arriba ni saben
adonde se encuentran, están perdidos, confundidos, y todo ello, hace que pierdan el
objetivo de vida. No es que el dolor sea malo, lo que es malo es el dolor sin sentido, y es
este el que está sufriendo el ser humano .Es como el dolor del águila, intrascendente, se
queda en él,

El pato calló y se fue a dormir, nunca concilio del todo el sueño, con eso y todo se levantó
temprano y se fue a darle su clase al martín pescador, que ya lo esperaba. Varios martines
pescadores observaron la clase del pato, era toda una novedad en el bosque. Al final de la
clase eran miles los observadores, pero todos tras las ramas, ojos, solamente ojos tras las
ramas,. Allí estaba el zopilote por supuesto, y junto a él, un hermoso pavo real adornaba el

19
copo de un abeto, el zopilote se colocó cerca del pavo real, a cierta distancia y en una rama
más abajo , al rato se colocó en otra, a la misma altura para terminar una más arriba. El
pavo real solamente lo miró de reojo, y bien pudo haber comentado:...aunque la
mona.........El pavo real solamente prestaba atención a la actividad del pato , el zopilote se
concentró en los colores del plumaje del pavo real, estaba embobado, se imaginaba vestido
con ese plumaje, en un injerto de plumas, admirado por todas las aves, ..¡ Todo era cuestión
de soñar!. Entre las ramas cerca del zopilote, se encontraba también un tecolín que fue
inquirido por el zopilote.¿Oye, viste como me coloqué junto al pavo real?.

Sí, respondió el tecolín. ¿ Y para que lo hiciste’.

Pues, para que no sienta que soy menos que él.

Con esto se terminó la conversación. Y el tecolín ante ese silencio se quedó pensando. Este
tipo de seres son muy curiosos; cuando de su ego se trata bombardean a preguntas quien les
puede dar información que les interese, una vez obtenido el capricho deseado,
campantemente le hacen el vacío o abandonan a quien en otro momento parecía
interesarles, para pasar inmediatamente a otro escenario, donde el anterior ya no cobra
relevancia. El otro aspecto que me llamó la atención es su comentario al cambiarse de rama
,para en seguida , colocarse en una más alta que el pavo real, para que no sintiera el pavo
ser más que el zopilote. Ahora entiendo, y hasta ahora lo vine ha entender, que el desorden
que existe en la práctica es resultado de una confusión de ideas desordenadas,
ensimismadas e incoherentes, dijo el zopilote “para que no sienta”, a mi juicio no se trata de
sentir , se trata de ser .Nos movemos a un nivel de sentimientos y los sentimientos no
permiten esclarecer ideas que nos lleven a ubicarnos en nuestra verdadera dimensión. Qué
horrible, por un lado , nos movemos en un mundo de sentimientos que amotinan las ideas y
por otro en continua competencia , orillados a ver en los otros rivales, competidores ,
enemigos....resultado: un mundo en guerra, en competencia; extremos, intolerancia; lo que
hoy es bueno mañana puede no serlo, resultado; desquicio, inseguridad, dependencia,
miedo. Este es un momento para reflexionar que queremos y adonde nos dirigimos. Ideas
claras, bien definidas. Tecolines, hijos míos; de mucho me sirvió la conversación con el
zopilote y la última lección de esta relación es entender que de cualquiera podemos
aprender un poco. Voló hacia su nido, a conversar con los suyos .Y de ahí a poco, se
entrevistó con el pato y comenzaron diez tecolines clases de natación; era una realidad la
escuela de natación, ocupado como estaba el pato iba y venía de laguna adentro y gozoso
veía como algunos de aquellos pajarillos que no eran de agua se atrevía nadar hasta por
pura diversión. Después vinieron otros martines pescadores, y en seguida otras aves cuyo
ánimo por aventurar en las profundidades de aquella laguna era grande. No tenía menos de
cincuenta alumnos y su ánimo incansable.

Al finalizar la clase recogía ordenadamente sus aditamentos y canturreaba alguna canción


de origen patil, quizá cantada por su madre cuando aún él era un bebé. En éstas andaba
cuando vio de pronto acercarse el pavo real.

20
Acercóse el pavo real de un vuelo corto y con mucho afecto saludó al pato , a la vez que lo
felicitó por su labor altruista.

¿Y a ti te gustaría aprender a nadar?.

Sí por qué no?.

Ven y te enseño.

El pavo real temprano estuvo al otro día para tomar su primera clase de natación , su
naturaleza un tanto torpe, su cuerpo pesado y aúnque tiene gracia para el baile del pavo
real, no es tanta su habilidad para la natación, sin embargo se sobrepuso a sus limitaciones
y sin llegar a ser sobresaliente, si pudo nadar laguna adentro con cierta destreza, y lo que es
más, auxiliar al pato para dar clases a otras aves.

Después del curso de natación, el pavo le sugirió al pato ir a la casa del árbol para conocer
al joven. ¿ Y para qué , -dijo el pato- s, si es que se puede saber?

Tengo una propuesta que hacerle.... Y volaron hacia la casa del árbol.

El pavo real se colocó en una rama a cierta distancia, dejando al pato que fuera avisar de su
presencia.

El joven en seguida salió y de inmediato expresó al pavo real su alegría por tenerlo en su
casa.

Ola pavo real, siempre he admirado tu belleza.

Gracias-

En verdad eres hermoso, debes estar acostumbrado a que te lo digan.

A decir verdad, sí. Aunque reconozco que hay otras aves muy bellas, quizá no de mi
tamaño, pero la guacamaya es muy bonita, , y otro tanto de aves menores que son una
hermosura de la naturaleza; lo que si es cierto es que nadie da él espectáculo que nosotros
damos, al extender nuestro plumaje con todo su colorido, unos cuantos pasos de reversa y
otros a los lados en sincronía perfecta, dan como resultado el baile del pavo real, y lo
puedes comparar tú que conoces, con cualquier baile regional; es en verdad un espectáculo
que admiran todos.

21
Precisamente de esto quiero hablarte; me gustaría pertenecer a tu grupo de aves que viven
contigo como es el pato, el águila; permíteme decirte que tengo una gran inquietud por dar
espectáculos al aire libre para deleite de todos, la belleza está contrarrestada por el
activismo , por la irreflexión y por tanto vicio que aqueja a los hombres, quiero decirte mi
temor, tengo un gran miedo a que esas feas costumbres invadan al bosque con los animales
, de modo que ..si rasuran al vecino..

Bien dijo el joven, déjame pensarlo y luego hablamos....

Como tú veas conveniente...¿Entonces vuelvo mañana para saber tu resolución?.Sin dejar


de observar detenidamente el interior de la casa como queriendo habitarla.

Voló el pavo, pero como no es de grandes vuelos, pronto se estacionó en otro abeto .

El pato preguntó al joven de su reserva con el pavo real; era generoso, ofrecía su
espectáculo, porque no le dijo de una vez por todas que se quedase?.

Si me interesa, pero deseo platicar con él algo que antes quería ver contigo; en primer lugar
no es bueno que yo tome decisiones sólo, antes lo hacía porque tú no estabas todavía, y
también porque en una aparente sencillez (al menos tengo la duda pero es del dominio
popular), el pavo real suele ser muy vanidoso y no me agradaría que alguien habite en mi
casa con visos de generosidad y solapadamente busque intereses mezquinos.

Ya entiendo dijo el pato.

¿Qué es lo que entiendes?. Eso, lo de los intereses mezquinos. Muchos hacen obras buenas
y en el fondo buscan sus propio bien.

Asi es dijo el joven. Entre los seres humanos se da mucho esto; algunos promueven obras
de caridad , bailes, cenas, funciones de teatro, construyen templos, hasta se meten de
monjes o curas para beneficiarse de las iglesias o promover sus productos y sus intereses
como decíamos, mezquinos. Por ningún motivo quiero que nos suceda entre nosotros este
tipo de acciones, deben ser con el único propósito de servir a los pájaros de la montaña.
Mira allí está todavía en la misma rama del abeto, llámalo.

El pato sirvió en el instante de mensajero y regreso de inmediato acompañado del pavo real.

Amigo, dijo el joven.

¿Dijiste amigo?.

Si, dije amigo. Qué tiene de raro.

Todo, es una expresión que me gusta mucho pero no la había oído nunca.

22
Lo celebro, agregó el joven, en este hogar, en esta hoguera de amor, porque no es sólo una
casa en un árbol, aquí todos los que lleguen a vivir serán parte de mi, igual a mi yo. Aquí el
yo y el tú se confunden, es lo mismo, se habla el mismísimo idioma, y cuando eso sucede
todo problema se resuelve con sencillez y de buena fe, de modo que no existen secretos ni
temas tabúes, todo , absolutamente todo se ventila porque cualquier relación en donde haya
zonas sin ventilar, apesta y lo que apesta está en descomposición y nada más vivo que el
amor; el amor no entra en descomposición y cuando entra es que ya murió o está enfermo;
entre los humanos cuando una relación se descompone lo primero que surge es la
incapacidad para abordar determinados temas, no puedes hablar de esto y de aquello porque
se pueden ofender, e inmediatamente se colocan barreras, mecanismos de defensa,
desconfianza, distanciamiento, desamor, indiferencia; todos éstos son pasos previos al
rencor, al odio.
El pavo real estaba embobado oyendo al joven; y se decía a si mismo, cuánta razón tenía yo
de querer entrar en contacto con alguien tan interesante. A propósito de todo esto, dijo el
joven , quisiera preguntarte si quieres en verdad hacer el espectáculo del despliegue de tu
plumaje majestuoso para solaz de los animales del bosque o para tu propia vanagloria?.

Lo deseo en verdad realizar para servir, para dar esparcimiento a los animales del bosque,
te podría parecer vanidoso de mi parte y en ocasiones me entra la duda si lo hago por los
otros o utilizo a los otros para mi propia recreación; te soy honesto joven si te digo que
hasta lo dudo, puede que sean las dos cosas, de algo estoy seguro, que en verdad deseo que
los demás disfruten de mi espectáculo porque veo con agrado que cuando lo realizo , otros
lo disfrutan y yo a mi vez disfruto que disfruten. Ya, dijo el joven, es válido, perfectamente
válido, no hay acciones químicamente puras, lo importante es darnos cuenta como
evoluciona y en seguida trabajar nuestro deseo de mejorar. Hay momentos, te lo confieso,
que por más que deseemos lograr hacer las cosas con toda la buena intensión, no es posible,
la humildad , con el tiempo he llegado a entender que no es posible sin la oración, sin la
petición sobrenatural, se requiere de una ayuda sobrenatural. Me gusta tu planteamiento
amigo pavo.

Me gustaría decirte algo que me hace poner los pies en la tierra, por un lado si te fijas mis
patas son feas, idénticas a las de un guajolote y no las cubro, las enseño tal cual, me sirve
mucho para bajarle a mi ego, verlas frecuentemente, alguna vez mi abuelo me dio un
consejo, me dijo que cuando obtuviera éxito por mi colorido pensara también en mis patas,
Dios lo quiso así para compensarnos; todos, absolutamente todos tenemos bueno y malo, es
una ley de compensación que está muy viva en todos los seres de la creación, es cuestión de
ver los dos polos de nuestro ser, de oír dos campanas, de ver todo, no solamente lo que
conviene.

Otra cosa importante es también revisar nuestra existencia, nuestra historia, nuestra
experiencia en nuestra propia vida, lo que algunos llaman intrahistoria. La mía tiene de
todo, he sufrido bastante, no soy de este territorio, vengo huyendo porque en el mío unos
cazadores se llevaron a mi pareja y a mis polluelos recién nacidos, ella dormía entre el nido
y éstos subieron al árbol y se las llevaron para venderlos, para un zoológico, no se para que,
a mi no me pudieron llevar porque no me encontraba allí, procuraba la comida de ellos y

23
cuando llegué estaba ya sin hogar, sin familia y desde entonces vivo por aquí pero no he
encontrado nunca ningún pavo real y por eso quiero emplearme en lo que te estoy
ofreciendo; ahora que me doy cuenta si puedo responder tu pregunta mejor, no es tanto que
desee el aplauso , a partir de que vulneraron mi pequeña seguridad, mi mundo construído
con tanto esfuerzo, comprendí , y es común buscar nuestro propio bienestar, nuestro
pequeño mundo, y un día , sin esperarlo , como me aconteció cambia todo, es entonces
cuando te replanteas tu existencia, es entonces cuando ves a tu alrededor, y comprendes que
los otros también están allí, a tu alcance, entran y salen, van y vienen, y esto a sucedido sin
ti, a tu pesar; sufren, callan, lloran, mueren y no nos enteramos; me duele mucho lo que me
sucedió pero a partir de allí entendí que el dolor todos lo llevamos desde que nacemos, en
cambio el sufrimiento no, yo decido sufrir o decido sublimar el dolor, es entonces cuando
trasciende, se eleva y toca la puertas de el Cielo convertido en oración, en petición por los
otros, de este modo le doy sentido a mi existencia , hago una misión , y además hasta me
divierto, bien busco en que entretenerme, como distraerme, también para olvidar, para no
acordarme tanto de mi desgracia, quiero hacerme la vida más llevadera, a si lo hago, lo
procuro y me da resultado, mi naturaleza es buena y coincido más con la forma de ser del
pato que con la de otras aves, es por eso que he ido a ver como enseña a nadar.

Bienvenido a casa, dijo el joven.

El pavo dio gracias infinitas y muchos alaridos de alegría. Abrazó profundamente al joven.

El pato entraba y salía , como deseoso de saber si el pavo era ya otro más de la hermandad
en la casa del árbol, y así fue porque desde entonces el pavo real se quedó a vivir con el
joven y el pato, el águila no se decidía del todo.

En algún momento pudieron platicar el joven y el pato, un tanto triste estaba el joven, y el
pato lo notó, no pudo evitar el comentario , el joven sin más aceptó su tristeza y explicó al
pato su dolor. ¿Cómo no voy a estar dolido?. Si de los hombres nada queda a salvo, unos
destruyen los bosques, ya oiste tú los golpes de las hachas y sierrras destrozando la
naturaleza, y ahora que contacté con el águila y el pavo real , ambos fueron destituidos de
su familia y todo queda impune. No sólo queda impune, hacen gala de sus acciones y
exhiben pieles o disecan aves para presumir su maldad. Yo maté tantos, yo a tal distancia,
yo , yo, yo,….Hay hombres que están contentos ahora mismo por haberle destruido el
hogar al águila y al pavo real; y lo que es peor, nacen los hombres deformados en sus
principios, deshumanizados desde niños. Sorpréndete amigo pato; los maestros llevan a los
niños a los zoológicos que son verdaderas cárceles a ver fuera de su hábitat a los animales.

¡Esto es una injusticia!. –sentenció el pato.

Por supuesto que los hombres desde niños aprenden a ser injustos,-complementó el joven-;
es una deformación heredada. Están condenados a terminar con el planeta Tierra. EL mar
que es una maravilla , lo están destrozando, es ya un basurero, los desiertos los utilizan para

24
hacer prácticas de guerras nucleares y hacen explotar bombas, la capa de ozono la están
destruyendo, los ríos, las selvas; plásticos por doquier, llantas quemadas. Veneno, veneno
por todos lados. Necesariamente entraremos en crisis.

¿Qué es crisis – preguntó el pato?.

Es un lapso difícil ,estrecho y sin los elementos necesarios para resolver determinada
situación. Por ejemplo, el año tiene cuatro estaciones y la última es el Invierno, en él, todo
parece estar muerto, los árboles ya no tienen hojas, el hielo cubre y mata aparentemente
todo lo que es vida, sin embargo, pasados los primeros dos tercios del Invierno comienzas a
encontrarte con verdura debajo del agua y de la escarcha; muchos árboles, yo los he visto,
en el invierno comienzan a reverdecer. ¿ Y sabes cuál es la siguiente estación del año?. Es
la Primavera en la cual brillan las mariposas con los rayos del Sol, el agua es cristalina, las
flores son como un regalo inesperado a la vista. Las aves cantan, La esperanza se
compromete de nuevo al pintar de verde todas las plantas. La clorofila es como la sangre,
ambas son vitalidad. Por eso es la Primavera tan hermosa, por su grado de esperanza de que
habrá un mañana mejor. Las crisis son buenas, no lo olvides. Obligan a crecer, retan a
reinventarnos, a recomenzar .Las crisis son Inviernos pero de tras de los inviernos están las
Primaveras. Todavía más, sin crisis no hay desafíos y sin desafíos la vida se torna en una
lenta agonía. La crisis es la gran oportunidad de enseñar nuestros dotes. Sólo existe en la
vida oportunidades para crecer o la terrible realidad de la tragedia: no luchar. ¡No lo
olvides!.

¡Aaah ¡ Ya entiendo, ya entiendo –dijo el pato- Y se le iluminó la carita; comenzó a soñar


despierto y a ver inviernos helados pero también hojas de Maple y de encinos y robles
cargadas todas de clorofila y se alegró mucho el pato.

Al verlo el joven tan lleno de esperanza, quiso por si mismo rematar su idea y continuo
reflexionando sobre la salvación de la Tierra. Sabes qué amigo pato. El día que los
políticos entiendan realmente la política como una acción que encierra dos conceptos
fundamentales podremos autorrescatarnos, y ellos son la sinceridad, hablar con la verdad y
la valentía. Por miedo a la verdad todo lo calculan mal y a conveniencia de unos cuantos
que se creen iluminados y conductores de los demás como si fuese masa, y además así lo
dicen descaradamente: las masas, refiriéndose a las mayorías; encierra todo ello una actitud
de soberbia y desplante ante los demás. En los temblores, en las marejadas, en los
desbordes de ríos, son las “masas” quienes llevan la peor parte. En sus alegatos políticos
escriben documentos muy bonitos, si ves los idearios de los partidos políticos todos son
hermosos pero en la práctica encuentras hombres de primera y de décima, es más hay hasta
infrahumanos.

25
Al otro día el pavo y el pato volaron rumbo al lago, bastante más pesado el pavo y menos
diestro en el vuelo pero con su entusiasmo suplía toda carencia, se instalaron en la playa

del gran lago, era 21 de marzo, día de la Primavera; por el oriente aparecía una belleza
total, una hermosa niña rosada: la aurora . En verdad una niña y además traviesa porque con

sus manecitas había alcanzado a manchar toda la mañana de un colorido tierno, tierno
primavera: amarillos, verdes y azules claros, era cuestión de llevar con que captar; alguna
cesta, un pañuelo, algo para traer en ellos un poco de colorido y de ensueño que allí se daba
entre los árboles, entre las ramas, tirados en el césped, a la orilla de los arroyos, por todos
lados había colorido y ensueño. Después de todo, era el primer día de la primavera y todo el
año se hicieron preparativos para inaugurarla.

El pavo real fue de menos a más, como el Bolero de Ravel, hasta que con sus zancadas
grandes extendió en todo su esplendor su colorido, las aves nuevamente coparon los árboles
vecinos para verlo , unos buscaban lugares cercanos y otros, tal vez los más viejos, para no
dar la apariencia de impresionados buscaban sombra general , pero el pavo tenía a todos
cautivados, y el pato olvidó por un rato sus clases y se divirtió admirando el despliegue de
colores que el pavo había lanzado con fuerza sobre los ojos de tanto y tanto espectador.

El zopilote, que estaba entre el público, por un rato soñó, soñó, se sentía pavo real y
además se planteó la posibilidad de trasplantarse plumas de pavo real.

.En la actualidad , se dijo, es posible o bien la aplicación de tintes diversos que harán de mi
un ave diferente, y de este modo el joven podría decirme , pasa a mi casa y me podría
contar entre sus amigos; habría que pensarlo detenidamente; los zopilotes tenemos
culturalmente hablando muchos años de retraso, con razón los humanos nos ofenden
cuando entre ellos , si alguien no actúa bien o es medio lento para realizar una función le
dicen: no seas zopilote.

De aquí en adelante, por el bien de mi especie, seré un zopilote innovador, y en ese


instante, aprovechando que todas las aves estaban con el pato y el pavo real, voló hacia la
playa y comenzó su tarea de mejoramiento personal, era necesario aprender a nadar. Pero
no pasaría por la humillación de aprender con el pato, lo haría por si mismo, además el pato
se pondría muy orgulloso y contento de tenerlo como alumno y vendrían más y más aves a
su escuela, y sería tanto como darle éxito. ¡Eso no!. Jamás lo haría el zopilote, por esa
razón buscó una playa solitaria y con todo su entusiasmo se aventó al agua, nunca lo había
hecho y ahora que lo intento, verídico, fue como si alguien lanzara tres kilos de plomo ,
claramente se veía como descendía hacia el fondo del lago. El instinto mismo de

26
conservación lo hacía dar unos aletazos que de momento se ponía a salvo pero las alas
entorpecidas no eran suficientes para impulsarse y volar.

El águila que veía el espectáculo de lejos, se acercó y cuando en verdad comprobó que se
ahogaba, voló a decirle al pato que le auxiliara El pato con diligencia y eficacia, lo fue
impulsando poco a poco hasta llegar a la orilla, y ya entre muchos lo arrastraron a la playa ,
se había terminado el baile del pavo real, ahora en su lugar todas las miradas estaban
puestas en el zopilote que tendido en la arena con los ojos volteados e inconsciente,
devolvía agua al por mayor, el pato con cierto cuidado le apretaba el estómago para que
vomitara tanta agua que había ingerido; el bosque entero , en pleno, constataba como
lentamente el zopilote entre toda su negrura le surgía algo blanco y eran los ojos
completamente fuera de órbita , en plena agonía, sobre la arena rodeado de infinidad de
aves , sin saber que hacer , con ojos de asombro, veían al zopilote más muerto que vivo,
hasta que una serpiente se abrió camino , es que desde lo alto de un árbol se dejó venir y sin
tardanza alguna, con gran habilidad como si ella misma fuese un lazo, apretó de la cintura
al zopilote y le hizo lanzar agua a cierta distancia, de tanta que había ingerido. En seguida
se retiró por donde había llegado; el zopilote fue cobrando conciencia, los ojos regresaron a
su estado original; comenzó también a respirar ,y dio en seguida señales de vida.

Largo rato estuvo allí, tirado al sol secando su plumaje, que en verdad y literalmente era el
de un zopilote mojado; pulguiento y flaco; las aves se fueron retirando una a una, menos el
pavo real, el águila y el pato, una vez recuperado volaron hacia la casa del árbol .

Contentos contaron al joven, detalle por detalle , sin dejar hilo por tejer, de lo acontecido,
esa mañana en el bosque.

El, atento a toda narración, se le notaba orgulloso de sus amigos; comentaron lo agradable
que había resultado el espectáculo del pavo y el oso enorme que había hecho el zopilote.

El águila tímida y retraída, solamente escuchaba lo narrado.

¿Y tú águila, cual es tu plan, qué ofrecerás a la comunidad?- inquiiró el joven-

Ella no quería decir nada. Sentíase un tanto incómoda, como le sucede a cualquiera que no
esta definido del todo. Se encontraba en la maldita duda del si pero no .Menos aún, por la
duda que tenía de vivir allí en donde le habían invitado y todos ya la reconocía como
propia la morada. El águila tenía de suyo muchos problemas, que no cabía nada más, ni un
instante por mínimo que fuese de alegría.

Salgamos tú y yo a tomar aire puro, -dijo el joven-.

27
Se colocaron fuera de la casa en ramas distintas del árbol, el joven tenía bancas sobre las
cuales pasaba horas reflexionando, observando el universo, el bosque mismo o una simple
mariposa o escarabajo.

Allí los dos les dio la noche, hablaron y hablaron; el águila de esa conversación salió
renovada, con nuevos bríos, como que si de su propia historia emergiera de nueva cuenta
cual ave fénix, era otra, aunque fuera la misma.

Ustedes las águilas –dijo el joven- son pocas, se dan a cuenta gota, eso las hace de suyo
interesantes.

Aunque no abundamos, somos muy conocidas, nos ves en las monedas, los escudos; somos
en general un símbolo – Ahora que converso contigo caigo en razón, me he sentido
distinguida, pero porque tú me das ese reconocimiento, de lo contrario sería como estar
viviendo del pasado, real es que estamos en extinción y nuestra sangre es vieja y
esclerótica, somos muy dadas a vivir del pasado, nos queda el sabor de la realeza, el
impedimento diría yo, y somos doblemente perseguidas; por un lado nos persigue nuestro
linaje y en épocas democráticas, masivas lo mejor es esconder los pergaminos, ser masa,
aunque seas de alcurnia compórtate vulgar, compórtate corriente, deja de ser tú para imitar
a las mayorías, mimetízate en ella, confúndete, amalgamarse es la palabra; no me agrada.
La otra gran persecución es la real, la que nos apuntan todos deseando tener un águila
mascota o en un zoológico, hasta en un museo disecada. Entiende mi desgracia, por ella no
puedo aportar nada, mi caso es distinto al del pato o el pavo real, ellos pueden aportar, yo
no, en verdad te busco como un refugio a mi soledad, una amistad a quien confiar mi
desgracia.

Porque dices eso, tú eres águila y ello tiene gran valor, si fueras zopilote nadie te buscaría,
existen demasiados en los zoológicos.

Habrás de saber –dijo el águila- hace cuestión de dos años, yo vivía en pareja, y ella, mi
compañera, fue tomada en cautiverio, no la pude rescatar y ahora vive en un zoológico, se
en donde está; he llegado al sitio en donde se halla, pero no he podido comunicarme con
ella, porque es demasiado peligroso, incluso para mi libertad, tengo esperanzas ahora que te
conozco, de poder rescatarla, es por ello que desde hace dos años vivo en permanente
soledad; la tomaron dormida al cuidado de nuestros hijuelos, a ello también se los llevaron
y esta situación acabó con mi familia, con mis ambiciones, ahora soy un soltero
decadente.,mi hogar fue destruido, vivo sin ambiciones, por vivir vivo.

Con el rostro adolorido el joven solamente comentó: es muy cruel lo que te sucedió; pero la
podemos rescatar, ya verás.

El águila de un salto alcanzó al joven y le agradeció mucho su disposición, y en ese instante


el joven comprobó como el águila había perdido peso y su plumaje era ralo, se le estaba
cayendo. En el momento dijo el joven al águila: águila procura distraerte, a vivir más

28
reconciliada contigo misma, mira como el viento se lleva tus plumas, terminarás sin ellas y
en un crudo invierno te puede dar una pulmonía.

Si vieras que antes de conocerte en lo único que pensaba era en la muerte.

Si te creo – agregó el joven-. Y se quedó pensativo.: ¿Y si te buscarás otra


compañera?.Agregó.

Ya lo he pensado, he pensado irme de aquí y buscar hacia el sur, en otras montañas a


alguna compañera, pero no me es posible, recuerdo tanto a mi primera
compañera....volábamos juntos, horas y horas de conversación ;tantas aventuras que
vivimos uno con el otro, que es imposible olvidar de un plumazo lo vivido, además, tengo
tan claras las caritas de mis hijos....tenían quince días de nacidos. La hembrecita al abrir
los ojitos a quien vio primero fue a mí., lo tengo tan gravado...Ya sé: dirás que soy un
sentimental... ¿Qué le voy hacer, lo soy. Tengo corazón de pollo…...

Quédate a dormir dijo el joven. Te agradezco mucho respondió el águila, pero prefiero
volver a mi nido , no quiero dejarlo solo ,por si volviera , y emprendió el vuelo, iba
llorando pero de algún modo más tranquilo porque se sintió comprendido, abarcado en su
totalidad, que importante , se dijo, es empatar con alguien, ser escuchado, este joven es
comprensivo, espero que también sea misericordioso. Con estas reflexiones llegó al nido,
curioso como siempre por un posible retorno de sus seres queridos.

El joven, aquella noche durmió mal, se preocupaba tanto por el águila que se puso a pensar
en un posible rescate del águila y sus dos hijos, que para entonces eran ya aguiluchos.

Un mensaje habrá que enviarle al águila en cautiverio, se dijo el joven, es cuestión de


pedirle a la paloma que nos haga ese favor y salió en su búsqueda; en una rama del mismo
árbol descansaba la paloma y la llamó. En que puedo servirte dijo sonriente la paloma..El
joven la invitó a pasar y ella con la inocencia que le caracteriza se adentró confiadamente a
la casa del joven .En seguida fue instruida del proyecto y se dispuso a cumplir su misión...
Leyó el joven la carta en voz alta para que se comprometiera más la paloma.

Apreciable águila:

Soy amigo de tu marido, y me atrevo a escribirte porque él desea saber de ti y de sus hijos,
me contó detalladamente de cómo caiste en la trampa que tendieron para cazarte, él, aunque
quiso no pudo salvarte, estaba de cacería mientras tú cuidabas de tus hijuelos; tu marido ha
llegado hasta donde te encuentras, se ha posado en lo alto de un ciprés aledaño al
zoológico, pero nunca ha podido contactar contigo. Desea tanto que estés a su lado, que
vuelvas con él, y por supuesto con tus hijos; sinceramente creo que podemos rescatarlos,
tenemos el plan ya hecho. Alégrate, volverás a ser libre, a vivir las estaciones del año y
volverás también a vivir la vida como aventura, como lo que es, una sencilla aventura que
fluye.

Sin más por el momento.

29
El joven que tiene pájaros en la cabeza…

Por un instante se quedó pensando, le gustó la manera en que se presentaba el firmante.

Por su parte la paloma se llevó la carta en el pico y voló mucho hasta el lugar mismo en que
se hallaba el águila, se la dejó caer de tal suerte que el águila la recogió en seguida; la leyó
detenidamente, le causó mucha emoción aquella lectura, enterarse después de tanto tiempo
de su marido, se puso nostálgica y conversó un instante con la paloma, ésta le contó de su
descuido personal y de su enorme soledad, que ha ratos caía en depresión. En seguida
redactó el águila la carta de respuesta y la paloma llegó a la casa del joven y la entregó, El
águila que no se despegó de la casa del árbol se aprestó a la lectura y a la respuesta.

Querido viejo;

¿Cómo estás? Me acuerdo tanto de ti, de tus preocupaciones, porque no faltara la comida
de nuestros hijos; jamás olvidaré lo tanto que me has querido, aquellos paseos, esos vuelos
cara al Sol que me enseñaste y luego con destreza ejecutábamos juntos, todas las veces que
te vi gallardo buscar nuestros alimentos; cómo olvidar cuando te veía de reojo y me decía a
mi misma:” este es mi viejo”Qué orgullo sentía de ti.
Ojalá y pronto estemos juntos.

Lloró mucho, no se hartaba de leer y releer el texto, horas y hasta días no se despegó de la
carta hasta que se hizo indeleble de tantas lágrimas derramadas sobre ella.

El pato se fue a su clase acompañado del pavo real. De nueva cuenta se pobló todo el
entorno de diversos animales para contemplar el espectáculo del pavo real, y el pato fue
aplaudido fuertemente por su labor de rescate del día anterior.

El zopilote fue castigado fuertemente por toda la comunidad zopilotesca; el patriarca de los
zopilotes, que se caracteriza por tener la cabeza colorada y desplumado el cuello, pidió un
castigo público por la pena que su comunidad sufrió ante todos los animales del bosque, al
contemplar abiertamente que no sabía nadar, es sabido de todos que los zopilotes no nadan
pero es sabido también que nunca lo intentan. Todos los zopilotes, incluyendo los más
pequeños, pasaron a darle un picotazo , por supuesto, pasó un momento muy amargo y de
gran vergüenza; además fue suspendido de todos sus derechos y con la advertencia que
nadie de su descendencia podría tener acceso a la central de inteligencia .
Desde este momento vivía molesto y avergonzado; muy molesto con el pato y el pavo
real, porque solamente ellos se quedaron a ver como se recuperaba de la inminente muerte
en la playa cuando estuvo a punto de fenecer ahogado, lo hicieron –decía – para ver que
cara ponía; cuando ya recuperado y distante de todos, reflexionó sobre los hechos y juró
vengarse del pato, el pavo real y hasta de la serpiente por haberle extraído el agua. No
quería aparecer en público y se pasaba las horas ideando algún cambio de personalidad,
esta idea reanimó mucho su espíritu decaído porque se imaginaba abandonar su naturaleza
negroide y poder cambiar de estilo completamente; desaparecer un tiempo y volver para
gozar de la amistad del joven y sobre todo, vivir con el pato que en el fondo admiraba

30
mucho: soñaba con dar espectáculos como los del pavo real; ser novio y pareja de alguna
garza que tanto le fascinaban, en fin , en fin. .Era un sueño todo lo que por su mente pasaba
y se alegraba tanto que lo sucedido era para bien.

Pero de momento y por lo acontecido no era capaz de dar la cara, vivía escondido, apartado
de todos los animales, camuflado entre las ramas oscuras del bosque, volaba solo, pues la
sociedad zopilotesca lo despreciaba y ante los demás era incapaz de soportar la sorna que
por doquier había, de aquel espectáculo cuando en la playa tendido como estaba, era el
tema de actualidad.

Como ya señalamos , ahora pretendía a una garza que todos los días pescaba a orillas de un
río cercano y que no participaba de las actividades del lago, lo cual le resultaba ventajoso al
zopilote porque ignoraba su pasado inmediato pero no quería aparecer como zopilote, la
llegada del joven y el pato le modificaron totalmente su forma de pensar y de ver las cosas ,
ahora se le había ocurrido vestir de otro modo y le encantaba el plumaje de una guacamaya
cuya ilusión más grande era debutar en el espectáculo del pavo real, que ya se había hecho
costumbre todas las mañanas de aquella primavera; para esto , se acercó al zopilote y le
cuestionó:

¿Oye zopilote tú que estás bien informado, podré participar en el espectáculo junto al pavo
real?.. Mi plumaje es bello y no creo desmerecer junto al pavo real. Para nada querida
guacamaya –dijo el zopilote- .Déjame investigar y luego te informo. Gracias y emocionada
le aplicó sendos besos. El zopilote se quedó impávido, no creía tal reacción y seguido se
llevaba la pata al pico para comprobar que era cierto de que la guacamaya le había besado.

El espectáculo cada día tenía más público y el pavo real y el pato estaban felices, si bien es
cierto que el pato no tenía el éxito deseado en sus clases de natación, sentía orgullo y gusto
por el triunfo del pavo real, pues ambos eran compañeros de las mismas experiencias, es
más, últimamente el pato se había convertido en ayudante del pavo real, por esos días se le
ocurrió que con música sería más atractivo , y por ello invitó al ruiseñor y a otras aves
canoras a musicalizar el espectáculo del pavo real.

Fue todo un éxito al día siguiente, cuando el ruiseñor, la alondra, la primavera, el cenzontle
y otros más, sin aparecer, escondidos entre las ramas musicalizaron el baile del pavo real.
La selva entera estaba volcada en un lleno total, no había árbol ni rama sin miles de pájaros
viendo aquel inenarrable espectáculo; cómo sería de hermoso que aquella mañana hizo su
aparición el arco iris, era tan bello el escenario y todo el conjunto del espectáculo que fue
necesario repetirlo varias veces por los constantes aplausos del público primaveral.

La guacamaya no soportaba ya más sin aparecer, y buscó al zopilote para que le diera la
información que le había solicitado, ella soñaba en aplausos y sobre todo con ser amiga del
pato y pavo real. El zopilote le dijo que todo estaba arreglado, y que esa misma tarde podría
lucirse junto al pavo real, pero que era menester un encuentro previo que ya el zopilote
había convenido y que sería en una cueva cercana; le dio bien las señales y la hora precisa
de verse , la guacamaya no perdió tiempo alguno en otra cosa, se dirigió a la cueva y allí
espero la llegada del pavo real y el pato; muy puntual apareció el zopilote, y le dijo que
pronto vendría el pavo real y el pato; el zopilote previamente había estado en la cueva y

31
tenía todo listo para llevar a cabo su fechoría: una tabla para tapar la entrada, una venda y
algodones para taparle el pico y no pidiera auxilio, por último también tenía un lazo para
dejarla atada e inmovilizada. Era aquello un secuestro perfecto, de modo tal que la pobre e
ingenua guacamaya no se pudo defender ni pedir ayuda, de este modo perdió su plumaje y
quedó como pollo en rosticería.

El zopilote como ya dijimos, todo lo tenía planeado, en otro lugar escondido , con la calma
necesaria entretejió las plumas verdes, azules, amarillas y naranjas de la guacamaya, y voló
al río en donde se encontraba la garza, en el camino se le cayeron algunas plumas pero no
le importó, iba como el chambelán que por primera vez lo es, y va sobre alfombra roja con
todas las miradas encima. Así el zopilote, descendió, descendió lentamente, de modo
planeado y posó en una pata cual garza llegada de lejos, estiró el cuello lo más que pudo
pero sobre todo lo más que dio. Cuando la garza se digno verlo, le dijo: ¡hola zopilote!-
Porque me dices zopilote. ¿Qué no ves mi plumaje?.. Si pero eso no cambia tu esencia, a lo
lejos noté que eras zopilote, tus patas renegridas y ajadas, tu caminar perezoso, en fin todo
tu aspecto zopilotesco no cambia aunque las plumas sean atractivas.
¿Mis patas? El zopilote sin pronunciar palabra alguna, por dentro pensó…Aunque la mona
se vista de seda…….

Oye garza, dijo el zopilote, pero fíjate en mi plumaje…

Ya me fijé, es de guacamaya, de seguro que alguna se murió y te gustó su plumaje.

Hay desgraciada, se dijo a sí mismo…

¿Y cómo sabes?..

No, lo supongo.

Lo supongo, lo supongo, antes de hablar fíjate primero y se enojó mucho el zopilote y voló.

Ya no se me hizo, comentó en voz baja el zopilote, y yo que deseaba tener hijos con ella
para presumirlos, y además mis hijos no serían ya más zopilotes…..Estoy tan salado que
todo me sale mal, con suerte esos hijos salen negros como yo y con las patas rajadas…No
se que pensar…! El zopilote por primera vez se le cayeron una a una todas sus ilusiones,
más que nunca en este momento deseaba un hombro en el cual recargarse, un amigo, ser
amigo del pato o del joven, del pavo real; del águila no, le parecía demasiado quejumbrosa.
Escondido en una rama muy alta de de un ahuehuete se encontraba recomponiendo sus
pensamientos .En cambio el joven estaba en su mejor momento, el espectáculo era
maravilloso, tanto que el mismo se trasladó por primera vez al escenario y de incógnito,
contempló toda la función .Pleno se le veía, trascendente.

Después de pensarlo mucho, el zopilote se dirigió al lugar en donde tenía secuestrada a la


guacamaya y la liberó, ésta asustada corrió, corrió y como bailarina que sobre el escenario
se le cae el insignificante vestuario, estaba escondida y sumamente avergonzada; logró

32
esconderse en un sitio en donde no era vista absolutamente por nadie, para esto, la noticia
había recorrido el bosque. ¿En dónde esta la guacamaya?.. ¿La secuestraron?.. ¿Violada y
lanzada por algún paraje?.. ¡Llevada por cazadores para comerciar con ella?.. Tantos
riesgos, tantas posibilidades. Todo el bosque comentaba al respecto de la desaparición de la
guacamaya. El zopilote oía, para estar mejor informado cambiaba de rama y como era buen
detective estaba bastante bien enterado de todo lo que acontecía en el bosque.

El zopilote por supuesto, había enterrado las plumas de la guacamaya en un lugar secreto;
es cierto, la garza tenía mucha información pero pertenecía a otra comunidad y no tenía
noticias de lo acontecido de este lado del lago, ni siquiera estaba enterada de la casa del
árbol, lo cual daba al zopilote enorme tranquilidad social aunque , él lo sabía muy bien, hay
otra tranquilidad interior que los demás ni se enteran y era justamente la que el zopilote no
poseía ni estaba seguro de necesitarla, ni siquiera de que existiera. Aunque no lo supiera él
no estaba tranquilo, huraño, desdibujada la sonrisa que otros tenían, la deseaba, eso si,
también la admiraba y por ello deseaba con todas sus fuerzas la amistad del pato y el pavo
real.
El águila con sus problemas visitó de nuevo al joven, desesperada le pidió de favor
enviaran otra carta a su compañera en prisión, el joven por supuesto que accedió y de
inmediato fue redactada en estos términos:

Querida mía:

Cómo he leído y releído tu carta, con qué gusto repaso los hechos que allí señalas, te
recuerdo tanto como a mis hijos, pero no lo creas, te recuerdo más a ti, te extraño, esta vida
sin ti amor mío, es como un cuerpo sin cabeza o un cuerpo sin alma; y tu sabes que un
cuerpo sin alma es un cuerpo inerte, ese soy yo, un ser inerte.

Digo que te extraño más a ti no porque no los quiera, ellos son mis hijos, pero no conviví
con ellos, en cambio a ti…. ¿Qué te puedo decir?.. Tú recuerdas bien aquella ocasión en
que volamos sin cansancio y parecía que le dábamos alcance al Sol. Vimos atardeceres,
anocheceres; y día tras día persiguiendo algún animalillo o amaneceres, y muchas otras,
ilusiones azules y aladas como pegasos; y otras más, compartiendo hasta el mismo
oxígeno.

Dime de mis hijos, ¿te preguntan por mí?.. Hace algunos días rescaté una piedra azul, la
tengo en un escondite, ya la lucirás.

¿Qué puedo hacer por ti?.. Estoy dispuesto a todo con tal de tenerte a mi lado.

Tuyo hasta el final.…

33
Frente a la paloma, cuando leía la carta se desmayó al leer “estoy dispuesto a todo con tal
de tenerte a mi lado”. Hacía ya tiempo que no escuchaba alguna expresión de afecto, y es
que en el zoológico recibía su comida, tenía techo para protegerse de las inclemencias del
tiempo, iba el veterinario a darle alguna medicina preventiva y nada más; pero con las
palabras de su esposo si que se emocionó de verdad, le llegaron a lo más profundo de su
ser. Tanto que de modo impulsivo, garrapateó unas cuantas letras y se las entregó a la
paloma, ésta en seguida voló de regreso con la respuesta.

Queridísimo mío:

Ven, quiero por lo menos verte, y cuando estés aquí, acordaremos juntos todo nuestro
porvenir.

Atentamente:

Tu compañera de siempre.

Cuando el águila en libertad leyó aquel texto, de emoción se transformaba en libélula ,


pequeña y escurrídiza, brincaba de rama en rama, ya se apoyaba en una pata, ya extendía
las alas, ya miraba hacia los lados. No sabía que hacer con su propio cuerpo, con ella
misma no sabía que hace,r invadida por tanta emoción.

Al ver tal estado de cosas, el joven simplemente con el pato y el águila misma realizaron el
gran viaje para complacer a esta familia separada por tales circunstancias. Llegaron al
ciprés, colindante a la cerca de malla, especie de patio de la gran jaula, en donde el águila
en cautiverio vivía prisionera, allí se dio el encuentro secreto y amplio. El águila en libertad
como su compañera en cautiverio eran todo emoción, cuidaban sus palabras, sus gestos
eran de ternura, el águila en libertad devoraba sus aguiluchos con la mirada y la respuesta
que ellos daban a cambio, era de curiosidad, era mirada del que asiste a la feria para ver si
compra. El águila en libertad insistía ahora que estaba acompañado en romper la cerca y
huir, ella, la del cautiverio, se sintió limitada por la indiferencia de los hijos. Soy capaz de
trabajar doble, decía el águila en libertad para que vivamos bien, vámonos ahora mismo.
Llorando, el águila en cautiverio le tuvo que decir que siguieran escribiéndose hasta lograr
entenderse bien. ¿Pero que nos tenemos que entender? Ignoraba los cambios sufridos por el
cautiverio. Al joven, desde este momento, no le cabía la menor duda, de que el amor es una
realidad cotidiana, que nace del trato. El trato diario en un mundo de pequeñas cosas da
como resultado la relación amorosa. No en balde el Principito amaba tanto a su rosa. Es
claro que el amor pierde sentido en la medida que el hombre pierde capacidad para el
asombro y las cosas cotidianas. Esas que son muy simples, como tener a tiempo una taza de
thé o sábanas limpias se dijo el joven, después de esta reflexión. Se despidieron, los
amantes provocaron ciertas sospechas en el ambiente, y fue menester apresurar el vuelo, el
vigilante que roncaba a cierta distancia, comenzaba a cobrar conciencia ante los grandes
suspiros y sollozos de los esposos en separación.

34
..

Los hijos se alejaron un poco y se despidieron mas bien como fórmula, como el paso
siguiente que debe darse.

La hembra –hija - comentó al hermano-, ahora ya conociste a tu padre.

Asi es –respondió el serenamente-.

¿ Cómo esperabas que fuera?. Dijo ella?-

Más joven dijo el hermano

. Yo también, más joven y más guapo. Un tanto decepcionada –afirmó enfáticamente


ella.Para terminar con una especie de duda. ¿Es mucho mayor que mamá?.

No. Ella me ha dicho, -agrego el aguilucho macho- que son iguales.

¿Y entonces porque se ve más viejo?

No sabría decirte.? Tiene que buscarse la comida, llueve y en ocasiones no tiene donde
refugiarse.

No te creas todo eso he pensado antes d irme de aquí. Tú me entiendes – dijo ella –

Yo también he pensado lo mismo. Dicen que nacimos para volar grandes alturas, nosotros
no conocemos el vértigo, ese de que habla mamá, que extraña ella. Nosotros somos más
bien citadinos como dicen ,con muchas desventajas pero comemos y tenemos techo seguro
, y no estamos expuestos a los cazadores , a otras circunstancias que de estar en libertad nos
corresponderían .Aquí vienen a vernos, en ocasiones cansan tantas miradas, tantas voces y
los comentarios tan repetitivos y simples, pero……

Pero qué ¿. Pues hay desventajas adónde están las otras águilas que antes convivían al lado.
Se las llevaron a otro zoológico. El presidente del país por quedar bien con otro presidente
le dijo que le enviaría un par, a si fue, ahora quien sabe adonde estén. Recuerdas aquella
otra que quedó sola?

Ya me acuerdo- respondió la hermana.

Pues un día, de tristeza amaneció muerta. La vida aquí es burocrática, tibia, fría, por eso el
comunismo no triunfó, por insustentable e inhumano. No te creas todo tiene sus asegunes.

El águila chica no entendió del todo lo que su hermano le explicaba.

35
Cambiaron de tema .Y lo del papá fue solamente un par de ojos turísticos que no decían
nada.

Mientras esta conversación transcurría, entre los hermanos; el joven y su comitiva


rasgaban los aires rumbo a la casa del árbol; era un ambiente de silencio, nadie decía
palabra alguna, callados. Lo que hacen las grandes urbes .Despersonalizan.Se dijo el joven
asi mismo,después de todo el pato tiene razón al haberse desprendido de la bandada .El
águila , con respeto veía al joven de reojo y proseguía en su vuelo con una sensación de
aventura mayor con gran satisfacción por supuesto, mientras abatía en su vuelo el aire en
las alturas. La paloma sólo observaba a ambos, ella ha vivido tantas pero tantas cosas , pero
calla, podría escribir algún libro y chotearse como suele suceder entre los humanos que
cuando tuvieron oportunidad de servir cerca de alguna figura pública , en cuanto dejan la
función sacan su verdad al respecto para impactar al público o para cubrir una necesidad
aplastante de ser reconocidos o presumir de ser escritores ; otros hay que fueron discretos
por años , veinte o más, al vivir al lado de una compañera y cuando aquella relación se
termina hacen pública su intimidad o lo heroicos que fueron en soportar aquella relación
por tanto tiempo. Es esto y no otra cosa por lo que la paloma esta considerada como el
símbolo de la paz, sencillamente porque no enreda hilos sueltos que podrían desatar
revoluciones, ella calla y si es preciso vuelve a callar. Ho discreción. ¡ bendita virtud! Pero
no por esto el joven dejó de reflexionar al respecto. Se adentró en el tema y nadó sobre las
aguas procelosas del mar abierto. De hoy en adelante –se dijo – mi admiración y respeto
absoluto a este pequeño gran animal del bosque. ¿ Cuánto sabe, pero cuánto sabe? Y echo a
caminar la imaginación, intrigas amores esplendorosos o imposibles; informes de guerras,
de grandes transacciones económicas, secretos de estado y personales, en fin, tantas y tantas
cosas, vidas íntimas, envidias, injusticias . Pobre paloma, admirable paloma. Si un día me
hago un escudo, ella será mi símbolo.

Empezó la planeación, y en seguida el descenso, un instante más y ya estaban sobre el


árbol de la casa. La paloma a su nido, el águila remontó el vuelo hacia la montaña y el
joven junto con el pato se dispusieron a descansar. No sin antes el joven sentir la felicidad
producida por su amistad con el pato aunque reconocía en la paloma cualidades hermosas
por supuesto que en el pato las habían y muchas. Mi amigo el pato, se dijo, mientras
destendía su cama y le daba las buenas noches al pato y al pavo real .
Una vez acostado el joven seguía pensando en aquella aventura de rescate, prosiguió su
reflexión sobre la amistad con el pato , el águila, la paloma ,el pavo real, el colibrí que de
vez en cuando llegaba hasta el árbol y sin esperar le agradecieran dejaba un poco de miel
que extraía de las flores . Mis amigos los pájaros. Qué feliz soy en el bosque, qué integrado
me siento aquí con todos estas amistades. Me siento comprendido, útil, tolerado, aceptado;
antes, a decir verdad era mucha la presión experimentada, viste asi, no te va la
combinación,
Tú no quedas mal, la que queda mal soy yo , que van a decir de mi: ¿Qué no te atiendo ,
que soy una floja ¿Qué van a decir?.

1. se lo repetía el joven : ¿Qué van ha decir?. ¿Qué van ha decir?: ¿misa?. El ser
humano –dicen- nació para ser feliz , para disfrutar de la creación y yo a si lo
pienso , el hecho real es que no disfrutamos de la creación lo suficiente, está allí,

36
pero el hombre ha perdido capacidad de asombro .Recuerdo a un niño de once
meses. Salía por primera vez a la vida, y era el mismo un asombro: mila, mila, y
con su manecesita señalaba todo lo que vía y es que vivía en el asombro .Tal vez
ese niño con los años ya no sea igual , se contagie de esa pereza que todos o casi
todos cargamos , ya no nos admiramos , aunque las cosas sigan teniendo muchas
lecturas. Conozco una persona que lee el Quijote una vez al año y con asombro
siempre me dice que cada vez que lo hace no sale de su asombro, va de asombro
en asombro .Qué hermosa sería la vida si fuesémos de asombro en asombro
.¡Qué maravilla!. Pero no, no sucede asi. Mientras estuve entre los hombres
conocí algunos que pospusieron vivir para cuando tuvieran el dinero suficiente
para tener una tranquilidad económica, cuando ésta llegó, ellos estuvieron
demasiado enredados con negocios y negocios y nunca se zafaron de ellos.
Algún día serán los más ricos del panteón. Los seres humanos se han
arrutinado, por eso se aburren, la psicología de masas ha descubierto el filón de
oro , no te preocupes nosotros pensamos por ti. El gran negocio de los medios es
el entretenimiento. Pan y circo. Digo negocio de los medios porque el estado
actual, es un medio que comparte con los otros medios el gran pastel que es la
masa. Es una sociedad sin rectoría. Sociedad de medios. ¡Qué tristeza ¡ Que
bueno que vine a convivir entre las aves porque mi vida cobró sentido y ahora
puedo estar orgulloso de ella .Tengo amigos, que es sumamente importante para
mi . Recobré algo que me humaniza : la sensibilidad , en las grandes urbes , el
mismo conglomerado hace del hombre un ser insensible, les llegué a escuchar
quiero ser piedra no sentir , no sufrir , no llorar por nadie ; y es cierto , se vive
tan a prisa que a los ocho días de haber enterrado a un ser querido , se asombran
, parece que ya pasaron años, en ese lapso ya fueron a varias actividades sociales
que les sirvió para olvidar . Todo es a prisa; comidas rápidas. viajes rápidos,
trenes rápidos: prontitud, rapidez, prisa; son términos que tienen entre los
hombres mucha actualidad. Todo ello no propicia la amistad.

La amistad es ese oxígeno que todos necesitamos para respirar, nos hace falta y cuando
enrarece lo jalamos, lo rastreamos como lo más preciado, nos metemos en nuestras propias
entrañas y desde allí expiramos .Cuando hacemos una fiesta y falta algunos de nuestros
amigos, luego, luego comenzamos a cuestionar el porque no está con nosotros. ¿Tuvo otra
invitación y la prefirió a la mía? Cuando de pronto llega, todo, todo lo olvidamos y la fiesta
es plena, está en todo lo que da . Estoy completo, pero cuando no sucede así, algo me falta,
tal vez un brazo, una pierna, un ojo o tal vez la vida. Por las calles los hombres van mancos
cojos, ciegos. Llenos de carencias porque tal vez no lo registren a si, pero han pendido en la
guerra de la vida muchos miembros . Han perdido muchos amigos y que ellos mismos
ignoran esa amistad, no perciben el amor que profesaron y la absoluta necesidad que tienen
de sus amigos. Si supiera el pato o la paloma o la misma águila ya, cuanto mi vida está
dependiendo de sus existencias, algunas de mis amistades comparten menos conmigo,
como el colibrí, que me trae miel de flores frescas, pero me basta saber que él existe para
contentarme, para tejer en mi día con hilos de colores otra pequeño pespunte de felicidad
cotidiana. Porque asi es la felicidad, a base de pespuntes cotidianos, de pequeñas cosas .De
ese simple recuerdo, de saber que la paloma cuenta conmigo. De ocuparme del águila y su
problema. Ahora mismo estoy contento, aquí en mi casa del árbol duerme la paloma,

37
duerme el pato, duerme el pavo real. Qué dicha la mía. A ellos me debo, los adoro, son
parte de mi equilibrio vital, por ellos sigo respirando, por ellos cobra sentido hasta el sin
sentido, hasta lo absurdo, que ya es decir mucho. Cuando cualquiera de ellos se muera, me
moriré yo también un poco, entonces andaré con muletas, mudo., no se, pero un poco
chueco si. Porque mi mundo, el que yo mismo construí, está soportado en ellos, ellos son
los ladrillos, pilares, es lógico que al morirse ellos, el edificio de mi vida se tambaleará,
sufrirá un sismo de alto grado . ¿ Entonces no soy tan fuerte –se preguntó -¿ . Dependo de
ellos, es la verdad ,dependo de ellos. De un minúsculo pato, de una paloma .Si es cierto, de
su pequeñez . Y ellos también de la mía . Entonces – se aclaro asi mismo – de pequeñeces
están hechas las grandes cosas . Si de cosas simples, de cosas casi casi imperceptibles. Es
por eso que sin que se percaten yo rezo porque no los maten, porque les vaya bien en todo
lo que emprenden . ¡ A que amigo pato con sus clases ¡. ¡Cómo quisiera que sepa que lo
admiro!. Del mismo modo que admiro a la paloma o al águila , aunque sufra depresión
.Porque la amistad es eso, aceptar al amigo tal como es, sin porque no , enterito . De cuerpo
entero. Con todo y bofe –agrego – con cierta sonrisa por sus ocurrencias. Cómo desearía
que mis amigos , todos; supieran cuánto los amo, que en mis insomnios están presentes ,
desearía que duerman tranquilos que yo cuido de su sueño, porque mis amigos viven
conmigo, andan conmigo, hablan conmigo; todos, todos mis amigos , especialmente
aquellos que desconfían un poco de mi, quisiera reiterarles que mi lealtad es infinita, no
tiene portillos ni se rompe porque surge del amor , porque valoro más la amistad que
cualquier oro del mundo, porque además puedo decirles que es lo único a que me he
dedicado, por ello estoy viviendo aquí, sólo a ser amigo de mis amigos .Pobre pato que se
angustio porque tenía miedo de amanecer en una cazuela. Eso jamás – se dijo el joven asi
mismo - .Primero muerto a ser desleal. No entiendo porque Judas traicionó a Cristo, siendo
como era el amigo por excelencia. Ni siquiera la traición del Coronel López a Maximiliano
de Austria entiendo. Sólo le encuentro explicación a la traición cuando el que traiciona le
da más valor a las cosas materiales, pero cuando alguien rosa lo profundo, cuando nos
movemos en el mundo maravilloso del amor no puede haber precio que compre su valía.
Ho Sancho, gran Sancho, ya eres caballero andante, sal de tu aldea y ocupa el lugar de tu
señor Don Quijote. El pato es el pato, la paloma es segura servidora, el amigo es eso: un
seguro servidor. Solamente que en el mundo del choteo, es nada más una expresión hueca,
de cumplido, inexistente y para impresionar la escriben como antefirma. Y se fue quedando
dormido.

El pato no durmió bien, estaba un poco nervioso, aquella aventura lo había hecho ponerse
tenso, alterado y de vez en cuando saltaba y en su sueño, se veía de regreso, alternando
alturas con el águila y el joven que quien sabe de donde sacaba alas pero flotaba como
encantado por los aires. Orgulloso el pato de viajar junto al joven, que según el pato,
discurría sobre los hombres cuando tenían ideales, era en aquella edad que llamaban de oro,
precisamente por eso, por sus ideales es que era de oro. Entoces los hombres morían por
una causa, morían con dignidad. Un tal Morelos. El mismo se vendo los ojos y ordenó le
disparasen. ¡Qué hermoso ¡ Pero ahora dan pena y son un caos . Este es el gran drama del
hombre: se ha distanciado de su dignidad. Ya lo decía Unamuno al inaurar cursos en la
Universidad de Salamanca; anunciaba como buen visionario que era, la guerra española que
se avecinaba y atribuía esa desgana, a esa escepticidad de los jóvenes a participar
activamente en la vida del país, y preferían el bienestar personal al de la república, cuyo

38
reclamo en boca del rector era : “hay en la juventud quienes prefieren ser cerdos satisfechos
que no hombres desgraciados”.

El pato al fin rebelde, se regodeaba de aquel sueño, pues a él no le venía aquello de ser
cerdo satisfecho.

La paloma durmió sin pesadillas, ni sueños, ni nada. Durmió en santa paz.

Temprano, muy temprano el perseverante pato esta listo para las clases de natación, no
perdía el entusiasmo y su tiempo lo ocupaba entre la promoción de las clases y el puesto de
rescate que de llegarse a necesitar estaba allí listo para salvar vidas. Era tan cooperador el
pato que cuando daba comienzo el espectáculo, él ya había recorrido toda el área
cerciorándose de que todo estuviese en orden y apunto para comenzar.

En este recorrido, la paloma se encontró con la guacamaya en un agujero. ¿Y tú que haces


aquí – preguntó la paloma?

Ella, ansiosa de hablar le narró toda aquella aventura,(desde entonces quedó aquello de que
hablas como guacamaya ) .La paloma le dijo en el bosque no se sabe más que tu ausencia .
Sencillo dijo la guacamaya, al zopilote no le conviene hablar, entonces yo estoy extraviada
y dada, lo más seguro, dada por muerta. ¿
Y qué piensas hacer ¿dijo la paloma - . Esperar a que me crezcan las plumas, por ahora no
veo nada claro. Antes de partir la paloma sacó de entre sus alas un espejo que le había
regalado el águila y se la obsequió a la guacamaya , toma , le dijo, para que veas como se
desarrolla tu plumaje , y en seguida se marchó.

Nunca lo hubiera hecho, todo fue cuestión de verse en el espejo y soltarse a llorar, se soltó
en un llanto que de haber sido sangre, allí en el instante se hubiese desangrado. Lloró
inconsolablemente, se vio a si misma como pollo desplumado en cualquier mercado. ¿Qué
hago se dijo ¿ Es mejor estar con los míos , mis padres de seguro que están preocupados y
la comunidad entera me está buscando; en seguida se echo a volar, auque bajito pero volaba
, se tardo en llegar con los suyos , su madre al verla se alegró tanto, tanto que de emoción
lloró con su hija. La madre al besar a la hija, se estropeó el pico y ya no pudo hacer
preguntas de tanto que le dolía. El papá frío y despectivo , le preguntó : En dónde andabas ¿
. y se imaginó lo peor , esto te pasa por andar de coscolina. No papá. Entonces? Un ejército
habrá sido tu ofensor ¿Yo? . ¿Un ejército? No te entiendo papá, sólo quise ser actriz del
espectáculo que realizan en la playa de la laguna , sólo que le pedí informe al zopilote y
éste……….y le narró toda aquella aventura vivida entre ella y el zopilote .

Enojado el papá guacamayo, haciendo gestos, moviendo continuamente las alas y


moviendo la cabeza se retiró.

No me entiendes papá, no me entiendes, decía la guacamayita adolescente.

La mamá guacamaya abrió sus alas y la envolvió llena de comprensión.

39
El papá guacamayo voló y se fue a visitar a una amiga perica que tenía y con ella se
consoló mucho.

Poco a poco se fue recuperando la guacamaya adolescente, cada vez recobraba su plumaje.
La comunidad guacamayesca la veía con sorna, algunas mamás guacamayas aconsejaban a
sus hijas, también adolescentes , que no se juntaran con ella porque era ya una pervertida,
otras la utilizaban como material didáctico para ilustrar a sus hijas lo que no se debe hacer;
obedezcan no les vaya a suceder lo que a ella; como el juego del teléfono descompuesto
cada quien entendía aquello que más le convenía . Los guacamayos jóvenes, adolescentes,
maduros y hasta alguno que otro rabo verde, la buscaban a solas y le soltaban sus
propuestas para tratar de que la guacamaya desplumada les correspondiera. Un día un
guacamayo mayor le dijo que deseaba que le enseñara la cueva en donde la tuvo presa el
zopilote. La guacamaya en verdad era bastante inocente, pero después de la experiencia
pasada todo, absolutamente todo se lo contaba a su madre. Ella le respondía no hagas caso
hija, creen que eres una pervertida.

¿Yo pervertida? Qué es eso mamá?.

Haber cuando nos damos una perdidita tú y yo le decían algunos guacamayos y ella se
llenaba de ira y lloraba.

La mamá decía del árbol caído todos…..,fue entonces cuando mamá guacamaya decidió ir a
visitar al joven que tenía pájaros en la cabeza .

Se paró en una rama vecina, el joven pronto la detectó y la invitó a su casa, la guacamaya
se explayó todo lo que pudo, sintió un gran desahogo, una enorme liberación porque en
todo este tiempo lo sufrido por todo este acontecimiento había sido casi, casi letal; y ahora
había experimentado una gran comprensión al escuchar del joven ideas que antes también
había escuchado pero que tal vez las circunstancias no eran las de esta ocasión.

Se fue muy fortalecida, reconfortada por la gran empatía del joven hacia su pena. Una pena
es dolorosa pero más dolorosa resulta si no hay con quien compartirla. Ser una mónada, una
unidad aislada dentro del universo es la muerte , esa unidad aislada es lo mismo que un
muerto en su caja la primera terrible noche bajo tierra, no quiero pensar en ella se dijo ,
pero tampoco tuvo capacidad para evitar pensar en esa noche del muerto , y la siguiente , y
la tercera, que es ya no tan terrible,
porque por lo menos hay la compañía de los gusanos. Suspiró con profundidad y en
seguida voló hacia su nido, ya más tranquila aunque pesarosa optó por dormir, esa noche
soñó en la necesidad de abrirse a los demás, de airearse, ventilarse, vivir en comunicación
continua, lo había comprobado al contactar con el joven; su marido tenía sólo ideas fijas y
al no modificarlas se estaban distanciando, los problemas distancian cuando no buscamos
empatar primero y luego resolverlos – se dijo - . Mi marido es una mónada , está encerrado
en sí mismo, ensimismado, aferrado a su concepto y que difícil resulta entenderse con
alguin que ya configuró y archivó su juicio . Las guerras, los distanciamientos entre unos y
otros es por la cerrazón de alguna de las partes o de las dos, y entonces vienen las
soluciones drásticas, las venganzas, los odios. Voy evitar envenenarme como me aconsejó

40
el joven, confrontaré y haré que mi hija enfrente también aquellos que la desprestigian o
consideran que es una cualquiera.

En esas andaba mamá guacamaya. Cuando de pronto su hija llegó a casa, allí se
encontraron y la guacamaya madre con nuevos bríos le dijo a su hija lo bien que le había
ido con el joven, cuyos consejos vertió sobre la hija apesadumbrada, que atenta escuchó a
su madre, pues tenía gran interés en saber manejar su situación ante la comunidad
guacamayesca. Se alegró mucho la chiquilla ante esa forma clara de enfrentar las cosas y
dar aclaraciones precisas a todo aquel que lo deseara o que por su confusión se acercara a
ella ; no tuvo que pasar mucho tiempo , a los pocos días un guacamayo de los que pensaban
que la joven guacamaya era una pervertida , se acercó a ella para decirle que le acompañara
a otras montañas en un recorrido , ella le inquirió .¿ por qué me invitas a viajar contigo?.
Bueno le dijo el guacamayo ,- para que no viaje solo – para que el viaje sea menos aburrido
, para que nos divertamos juntos. Que se yo, para tantas cosas. Además , porque es de
todos conocido que te perdiste un tiempo y anduviste con un zopilote .
¿Sabes en que condiciones estuve con el zopilote y como es que sucedió o te lo aclaro ¿.

¿Acaso darías una aclaración?.

¿ Por qué no ¿. El zopilote me secuestró , y para que te lo sepas no fue por lujuria, fue por
envidia , él quería alternar con el pavo real y solamente lo conseguiría bien vestido, le gustó
mi plumaje y me despojó de él, eso es todo.

Por supuesto que no, se pudo haber dado , el zopilote es más fuerte que yo y pudo muy
bien violarme pero como te señalé no fue su intención, y además , de haber sido así ,
tampoco sería yo culpable porque la culpa es cuando interviene la voluntad , cuando
coinciden los quereres, en la violación está negada la voluntad de la víctima , santas hay en
la Iglesia católica que son consideradas vírgenes y mártires aunque es sabido que fueron
violadas, como es el caso de santa Cecilia o Santa Clara , por ejemplo.
Discúlpame dijo todo apenado el guacamayo y se retiro avergonzado.

La guacamayita se sintió orgullosa de su triunfo y de este modo fue actuando con todos
aquellos y aquellas guacamayas que la tenían por pervertida, con el tiempo se formó un
carácter más fuerte, y aquella situación de debilidad se tornó en una de sus fortalezas, era
después, en votación comunitaria la presidenta de los derechos guacamayiles de la
montaña, la que mejor defensa hacía de su gremio. Tanto que contrajo nupcias con el
guacamayo más sobresaliente de la región.

Ese día temprano el pato se fue a dar sus clases , ya eran muchos sus alumnos y se había
hecho realidad el pronóstico aquel del joven cuando le dijo que tendría que habilitar a otras
aves para atender a tanto alumno, que aunque eran bastantes, no era una cantidad
representativa de la gran cantidad de aves en el bosque.

El joven después de despedir a la guacamaya , tomó sus catalejos y se puso a escudriñar la


montaña en donde el águila vivía, alcanzó a verla , estaba dentro de su nido, era ya tarde ,

41
pero no le daban ganas de levantarse , dormía demasiado, el joven reflexionó sobre el
águila -el águila - se dijo – con tanto potencial que tiene , lástima , ha desperdiciado su
vida . Cuánto sabe y lo que podría enseñar a todos los animales del bosque , respecto a los
hombres su sabiduría es infinita . Ya me imagino , cien leones o mil elefantes en acción
conjunta contra el hombre . Una terrible noticia : X ciudad fue tomada por los animales de
la selva y la baja que sufrieron los humanos es de tantos por tantos ; resultado : carne
humana para todos los animales carnívoros del bosque .

El águila no es consciente de lo que podría ser capaz , esta enrollada en su mundo personal,
todo se reduce a su vida , a dar lástima, a que todo gire en torno suyo ; pobre, es demasiado
egoísta y la mejor señal de ese egoísmo es la depresión , un cansancio agotador que agobia
a quien lo padece , se le viene de golpe una avalancha , un alud que lo deja sino muerto si
muy averiado .Otro gran síntoma es el deseo inmenso de morir , el águila desea la muerte ,
tal parece que a estos seres en el fondo , tienen como señal de vida la utilidad , el no dar
lástima , el valerse por si mismos , y cuando alguno de estos elementos no les es favorable ,
acuden inmediatamente al argumento : ya no quiero vivir , ya no me valgo por mi mismo ,
ya doy lástima, no tengo ya más valor de utilidad. El hombre, el pobre hombre en la vida
moderna tiene una vida de utilidad de 25 años cuando mucho, después ya es un decrépito,
uando debería ser de otro modo, después de los cincuenta estaría apenas comenzadondo a
vivir del ocio,de la sabiduría.

El águila, pobre águila , todo estaba fincado en su familia , al no existir ésta , ella
automáticamente deja de tener sentido su vida.

El pato en cambio , el mismo pavo real son seres más completos, superiores . El pavo tenía
un problema parecido al del águila , pero le dio otro sentido a su vida , y el resultado es
inmediato , es un resultado de vida, de fuerza , de magnanimidad . A si vivida la vida, es
vida – se dijo – el joven . A si sólo de este modo , dándose , inagotablemente , tenazmente .
Allí está la prueba , el pato es un ejemplo .´, la paloma , el mismo pavo real son ejemplos a
seguir .; en cuanto pueda dentro de la casa pondré una placa alusiva a estos seres generosos
.Se quedó pensando cómo tendría que decir la placa:

AL PATO , AL PAVO REAL Y A LA PALOMA POR SER SEGUROS


SERVIDORES .

Es un modo de trascender, de dejar huella. Pero cómo no, el pato tremendamente tenaz.
¿Quién es capaz de perseverar tanto tiempo en sus clases de natación? Le ha costado gran
trabajo consolidar su escuela de natación; del pavo real qué no se puede decir de él?
Cuando ha llenado de colorido y de danzas bellas los ojos y la imaginación de tantas y
tantas aves; de la paloma ya ni hablar, es generosa por excelencia, frío, calor, agua,
cansancio, y ella como si nada ,va y viene , en verdad para servir. Ellas, estas aves ha
venido a rescatar la frase hecha en molde para reproducirse en serie:SEGURP SERVODOR
que tanto y tanto repite la gente como esos automóviles computarizados que avisan: “ cierre
la puerta” , “llanta baja”. Qué bien que me salí de la ciudad y vine a vivir la vida como
sorpresa, como en verdad se debe vivir: como aventura. Después de esta disertación se

42
quedó pensando aún más; recordó como alguna ocasión observó a un hombre sacarle a una
calabaza todo el contenido y dejar solamente la corteza hueca , sólo el continente vacío .
Eso son las palabras _ se dijo – calabazas sin contenido . ¡ Ay ¡ Hemos destrozado la
palabra amor . Es ya una calabaza hueca .

En estos enredos de pensamientos andaba cuando llegó la paloma y le manifestó su


preocupación por el águila , qué será de ella , no hemos tenido noticias ¿ Tienes razón ¿ Por
qué no te das una vuelta a la montaña ¿ De inmediato la paloma remontó el vuelo y en
seguida ya estaba instalada en un árbol vecino a la roca del nido del águila , y cual fue su
sorpresa cuando vio a la madre y a sus dos hijos conviviendo todos como una familia ;
sucede que la madre tuvo la oportunidad de escapar y la aprovecharon , ella como conocía
bien el camino llegó acompañada de sus dos hijos sin mayor problema, ya tenían allí tres
días y aunque el padre estaba feliz , para los hijos esta nueva situación era en verdad
extraña y distante a lo que ellas estaban acostumbradas , tenían pánico , era demasiado
grande el universo , espacios vacíos , para ellos la seguridad estaba dentro de cuatro
paredes , no podían volar tanto , se cansaban , la comida que el águila padre había proveído
era demasiado rara , además había que retirar el cuero del conejo , por ejemplo, ellos
recibían la carne sin tener que pelar nada, todo estaba facilitado ; les hacían falta los
reflectores , el público , las cámaras , las adulaciones . Todo, absolutamente todo hacía
falta.
En el bosque habían ruidos extraño, los vientos, el choque de una rama contra otra; la
obscuridad provocaba miedo, era un vacío impresionante el que provocaba cualquier eco;
no, no era para ellos definitivamente. Esos días fueron de aburrimiento, de hartazgo;
convivir con un padre ignorante que no conocía como ellos a los europeos, los acentos de
las voces o idiomas y otras muchas cosas.

Madre, decían vámonos. Este ambiente no es el nuestro. Incapaces de cazar o volar siquiera
para defenderse, el padre los rescató de un cuervo que los picoteo a ambos; no sabían
defenderse de nadie, eran criaturas indefensas e inútiles .El padre observaba y sufría en
silencio aquella desadaptación, terminó por comprender que ellos deberían regresar a la
ciudad, al zoológico y la madre divida no sabía ya que pensar, solamente lloraba todo el
tiempo. Se acercó a ella el padre y le sugirió el retorno. Todo esto la paloma lo fue de
inmediato a referir al joven, éste lo escuchó con paciencia y le dijo a la paloma que
estuviera pendiente por si alguna ayuda se le ocurría que se le brindase.

Una tarde, el águila voló y los dejé a la entrada del zoológico, los tres fueron vistos por el
guardia y entre varios los metieron a su jaula , fue al otro día noticia en los periódicos de la
ciudad el hecho de que las águilas en cautiverio había vuelto por si mismas a su jaula , esta
vez fueron custodiadas en una jaula reforzada y con menos capacidad de movimiento ,
diríamos que como presos de alta peligrosidad : cámaras fotográficas para tomar videos
constantemente , mayor seguridad en las cercas, mayor número de vigilantes . El padre y
esposo de estas aves en cautiverio retornó a su nido en la montaña y allí se estuvo un
tiempo deprimido.

La vida en el bosque continuó su cause normal, el pato, la paloma y el pavo real a sus
espectáculos matutinos y vespertinos, diríamos que era doble función la que impartían
todos los días, el joven en el árbol casi siempre y se alimentaba por lo general de miel

43
silvestre que le proveían el colibrí y un zángano cuyas abejas tenían a unos cuantos metros
su colmena .

El pato, el pavo y la paloma armaron desde temprano el espectáculo que tanto éxito había
logrado en la montaña, nunca se les había presentado problema alguno como el de esta
ocasión, y es que el zopilote logró contactar con una cotorra de otra territorialidad y
consiguió traer a unos cazadores a esta zona con la advertencia de que aquí de seguro se
llevarían a un pavo real que tanto les interesaba a estos hombres cuya vida depende de la
caza.

El zopilote les dio hora exacta de presentarse y le dijo como esconderse para poder tirar a la
segura.

Los cazadores escondidos entre el bosque , tuvieron tiempo suficiente para instalarse a la
segura hacer ensayos y cuando todo estaba a punto dispararon sobre el pato , le florearon
el pecho y en seguida cayó dando solamente unos cuantos aletazos ; fue tan rápida la acción
que apenas si intentó el pavo real volar cuando también a él le dispararon destrozándole
literalmente la cabeza , ambos cayeron fulminados, a ambos acudieron en seguida los
cazadores para levantarlos del suelo orgullosos de tal hazaña, cuando los sostenían entre las
manos , tanto el pato como el pavo cerraron los ojos. Quizá para no ver a sus agresores.
Fluía entre los dedos de aquellos hombres el calor del cuerpo de estos dos bienhechores del
bosque .

La vida de ellos, a través de ese contacto se escapaba, de igual modo que todas las aves en
un solo movimiento , asustadas y con la angustia y el miedo dentro de sus corazones ,
huyeron para intentar esconderse a la usanza de cada quien : calladas, temerosas ,
acongojadas , con el corazón aprisionado, todas, todas , en especie de luto vivieron su
tragedia .

Apesadumbradas, deprimidas, en especie de toque de queda se guarecieron todas,


absolutamente todas, era aquello una ciudad desierta ; el enemigo la había tomado por
asalto . Entre sus manos tenían ahora colgados los cadáveres, se disponían a desplumarlos y
a montar unas horquetas sobre leños ardiendo para en seguida aderesarse a una rica comida.

El plumerío del pato y el pavo real cubría los aires; se estampaban las plumas de colores y
blancas entre las ramas; las aves las rescataban sin exponerse para conservar algún
recuerdo, alguna reliquia de quienes con sus vidas habían dado tanta vida al bosque .

44
Llenas de dolor y de zozobra las aves observaban con pesar cómo aquellos hombres
deglutían morbosamente al pato y al pavo real.

El zopilote desde lo alto de un sabino, desencajado, distraído y en el fondo insatisfecho


observaba toda la escena, como la pudo haber observado cualquiera que recibe unas
monedas por alguna traición realizada.

La paloma, quizá por más pequeña, o por no haber sido advertidos enfáticamente contra
ella por el zopilote, se pudo escapar en aquel tiroteo, y directamente voló hacia la casa del
joven ; inconsolable llegó ante el joven que tampoco resistió la noticia y se desmayó sobre
la cama ante la noticia , ambos estaban allí semimuertos , semivivos, semi, semi ..

También llegó el zángano y el colibrí para darles auxilio, para darles entre tanta amargura
un poco de dulzor con la miel que bajo su estilo y técnica cada uno colecta .

Sin decir gran cosa el zángano, con el coraje a cuestas como lo traía, se juró así mismo
cobrar venganza de lo acontecido, sin decir nada a nadie , especialmente al joven porque de
antemano sabía que no aprobaría sus razonamientos.

El zángano desplegó una colmena africana sobre los cazadores y sobre el zopilote, áquellos
huyeron picoteados pero con el veneno de las abejas en su sangre, quizá a padecer las
consecuencias en sus lugares de origen; el zopilote se enconchó y a pesar de su plumaje
espeso y resistente lograron las abejas filtrarse entre las alas y fue cuestión de horas para
que desde lo alto de aquel árbol cayera vencido por la muerte .

Este fue apenas el comienzo de aquella gran catástrofe , nadie la imaginó tan grande .

El zángano mandó a varias colmenas africanas a la gran ciudad , especialmente al


zoológico y fue saña aquella que desplegaron las abejas, por millares contra los empleados
de los zoológicos; morían por cientos las personas, los animales salieron a las calles , tras
los carros iban las manadas de elefantes, de búfalos, los tigres, los leones a sus anchas , se
despachaban con humanos ; los vehículos atropellaban a cuanto animal a su paso
alcanzaban a golpear , pero como eran muchas las colmenas , los estragos entre la
población se tornó en peste, no alcanzaban las cajas para enterrar a tanto muerto, las calles,
las casas , los parques, todo, todo olía a cuerpos humanos descompuestos .

Los servidores públicos intentaron acabar con las colmenas que como maldición se
multiplicaban para seguir mermando a la población.

Ya nadie quería salir a la calle, encerrados en las casas permanecían las personas;
comenzaron a escasear los víveres, el agua ; los servicios públicos abandonados en su
mayoría .

45
Dentro de las casas moría la gente , abiertas quedaban las llaves del agua , agua que
inundaba las habitaciones , las calles eran ríos ; cortos eléctricos ante la humedad de los
cables , electrocutados al por mayor ; los periódicos ya nadie los leía , las televisiones
quedaron prendidas sin público vidente . Los radios eran voces locas que nadie escuchaba ,
los tocacintas o discos compactos se repetían y repetían hasta el desgaste total , ante la
indiferencia del muerto que antes lo había prendido y ahora con la mano pegada al volante
o al tocacintas inerte y disecada permanecía allí en la indigencia total de un mundo sin vida
.

El águila y sus polluelos como no podían volar a grandes alturas murieron aplastadas en las
vías rápidas de la gran urbe .La madre intentó volar pero la condición física no le asistió lo
suficiente y como el ambiente estaba contaminado los pulmones eran verdaderas redes de
pescador , hechas para no retener cuerpos delicuescentes u oxígeno.

Cuando el pato y el pavo real murieron, según cuentan , el cielo lloró tanto, tanto , porque
habremos de saber que nadie como el cielo para atestiguar aquel crimen , que no pudo más ,
que sus lágrimas inundaron por completo a la ciudad ; los ríos se desbordaron , el mar con
sus olas cubría las alturas y envolvía cuanto a su paso hallaba ; era una naturaleza
violentada en su interior, llena de ira y venganza .

El sol por un buen tiempo no se dejó ver , las flores murieron por tanta agua y falta de
calor , tal parecía que la naturaleza se negaba a sobreponerse de aquella catástrofe .

Las aves del bosque no volvieron a cantar , escondidas como estaban solamente luchaban
por sobrevivir . Gran trabajo desempeñó el águila en libertad , su tiempo todo lo empleaba
en orientar a todas las aves del bosque a que se colocaran en lugar seguro; las echó montaña
adentro y al joven y a la paloma se las llevó consigo a lo más alto de la montaña en donde
anidaba ; la casa del árbol era ahora el nido del águila en lo más remontado de la montaña .

Quién iba a pensar , se decía el joven que ahora la acción y la entrega al servicio de toda la
comunidad era del águila ,que en otro tiempo no hizo más que vivir en aislalmiento ¿ .

Mientras la oscuridad reinaba por doquier, el joven junto con el águila, la paloma, la
guacamayita y el colibrí planeaban de nueva cuenta otro proyecto parecido al del pato y el
pavo real .En donde una puerta se cierra otra se abre, decía el joven , y mientras haya vida ,
hay esperanza . Sólo que no faltan aquellos que donde una puerta se cierra y otra se abre ,
no ven la que se abre por estar contemplando la que se cierra y en la distracción no dan con
la que se abre y dejan que las oportunidades se alejen . La vida no tiene pasado , ni
futuro……y se quedó pensando , para agregar en seguida,: quizá ni hoy , solamente tiene
instantes , uno tras otro pero sólo instantes . ¿Qué bonita es la vida –se dijo así mismo - es
fina, sencilla , llena de instantes ; no te estaciones contemplando el pasado, no vivas de la
memoria y de triunfos de ayer porque lo más probable que este instante se te vaya sin hacer
lo debido . La felicidad , se repitió consiste en hacer lo debido, sólo es eso: hacer lo debido
.En el debido momento.

46
La paloma , que no es sabia pero si prudente , le preguntó al joven si era válido ponerse a
recordar , porque ella recordaba como su abuelo al final de su vida gran parte de su tiempo
era empleado en recordar, vivía – dijo ella – de la memoria.

Bueno , agregó el joven – vivir de la memoria no es malo , solamente que hay tiempos y
tiempos ; vivir de la memoria cuando ya no puedo vivir en la acción , es de algún modo
vivir el instante ; son instantes gozosos , plenos que llenan a las personas de orgullo. Esas
personas no solamente son memoria, también sabiduría . ¿ Qué orgullo podría tener en
recordar la nada? Áquel que no hizo nada? La paloma ya no dijo nada y se quedó pensando
..

El instante , la palabra amorosa , la rosa , ese fragmento de fragmento en que el colibrí es


un pequeño helicóptero , esa pequeña flor silvestre que tal vez no te diste cuenta y la
mataste a la vera del camino . El instante que tal vez no lo percibí y mi corazón volvió a
latir , el instante en el que tal vez pensaba en naderías y no sentí la fragancia de tu perfume
o deglutí inconscientemente y no recuerdo el alimento de hace un par de horas.
pererdón, perdón le pido a la vida por no haberla vivido plenamente, conscientemente,
delicadamente, sensiblemente, perdón por todo ese tiempo mío que se fue al basurero como
horas muertas , perdón y mil veces perdón por haber despreciado la vida y apenas si la viví
en un x % reducido .

Mientras tanto, la paloma voló para ver si había condiciones naturales de avisar a las aves
que podían volver a sus lugares de origen y normalizar la vida, que después de todo
requiere de un escenario para desarrollarla.

El joven se sentía reanimado, reconfortado, tenía motivos suficientes para estarlo, pues le
motivaba el hecho de no darse por vencido ante el ejemplo que como herencia le habían
dejado el pato y el pavo real.

Antes de iniciar el nuevo proyecto, se ausentó algunos días, una vez aislado reflexionó todo
lo acontecido desde que llegó al bosque, haciendo recordatorio de todo lo acontecido y
halló hechos muy positivos, pero notó un error: se juzgó así mismo protagónico, era
menester dar oportunidades a otros líderes de encabezar el nuevo proyecto. Después de
todo el ciclo suyo estaba ya por concluir.

Mentalizado con esta idea, al regresar de estos días de reflexión, en memoria del pato y el
pavo real, reunió en esta ocasión a la paloma, a la guacamaya al águila y al colibrí ,para
plantearles el inicio de un proyecto que fuese parecido al anterior , y por supuesto, a
sabiendas que los obstáculos volverían a ser parte cotidiana de la propuesta en turno.
La respuesta fue unánime, y todos se dieron a la tarea de hacer otra casa en otro árbol que
pronto fue indurada con una placa que decía: A LA MEMORIA DE NUESTROS

47
AMIGOS: EL PATO Y EL PAVO REAL SEGUROS SERVIDORES DE LA
COMUNIDAD.

En esta ocasión de lo más animosa y dispuesta a servir fue el águila, que ya repuesta de su
dolor era una trabajadora incansable y se convirtió en gran ayuda para el joven que tenía
pájaros en la cabeza.

El águila fue la primera en intervenir en esta segunda acometida con la intención se hacer
una comunidad más abierta en el bosque.

Mi propuesta –dijo el águila- es la misma que el joven inició, solamente haría una
corrección. ¿Quién nos delató ante los hombres cazadores?: el zopilote. ¿Por qué lo
hizo?.Sencillamente porque se llenó de rencor, de odio . Su corazón ancestralmente ha
acumulado fuerzas negativas, y por generaciones lo hemos agredido sin que en nuestros
corazones hayamos puesto una pringa de misericordia. Jamás nos ha pasado por la mente, y
menos por los corazones que gracias a los zopilotes nosotros gozamos de limpieza en el
bosque. ¿Qué haríamos sin ellos?. ¿Estarán de acuerdo conmigo que en vez de sentir el
aroma de las flores; de oler el bosque a juncia y a copal, nos llegaría la pestilencia de todos
los cuerpos putrefactos? Amigos míos , no olvidemos:no hay enemigo pequeño.

Ya decía, en esta nueva etapa, sugiero, que tengamos muy en cuenta mantener buenas
relaciones con todas las aves en el bosque y para comenzar hagamos una fiesta en la cual
sea nuestra invitada especial la sociedad zopilotesca.

Estoy completamente de acuerdo con el águila –dijo el joven – sólo quisiera hacer un
pequeño señalamiento antes de que sea aprobada. Nunca aceptemos hacer cosas que sean
solamente para relacionarnos con las comunidades vecinas sin que sean sinceras. Sentidas
en nuestro interior porque se revierten. ¿Vamos aguantar su mal olor? ¿Es sabido que son
piojosos e incultos y de mal aspecto? ¿Vamos aguantarlos , repito?.

La guacamayita que daba toda la impresión de ser alumna de institución muy especial,
hacía pucheros. Le causaba malestar pensar en convivir con la comunidad zopilotesca, sin
embargo aprobó con honestidad la propuesta y se apuntó como la llevase al jefe zopilote la
invitación redactada por el joven.

Al jefe de la comunidad zopilotesca:

Como bien saben ustedes, nuestra nueva caza ha quedado en el árbol más
Alto del cuadrante dos norte ; cerca del arroyo cuyo cause decrece justo
En donde estamos nosotros. Nuestra intención es ponernos a sus órdenes
Y por tal motivo deseamos hacer una fiesta y que sean ustedes nuestros
Invitados especiales.
Sin más por el momento, los esperamos esta noche en el lugar citado.

Atentamente

El águla.

48
El joven leyó el texto , le dio el visto bueno y por más que le pidieron firmase,él señaló de
modo enfático que de aquí en adelante el águila sería la responsable de dirigir todas las
actividades que se llevaran a cabo en la comunidad.

El jefe de los zopilotes comunicó a todos aquella invitación, y hecho que alegró mucho a
todos, no querían creerlo. ¡Por fin se haría una realidad entrar a la casa del árbol! Era
verdaderamente fiesta en todos los zopilotes esta acción, pues todos veían la casa y se les
hacía un sueño inalcanzable. ¿ Pero cómo? ¿A qué se debe?. Si ahora es cuando más
deberían odiarnos?.

¿Quién sabe, pero aquí lo tengo por escrito –decía el jefe de los zopilotes- Ese día se
pasaron el día arreglándose para asistir a la fiesta. El jefe les advertía constantemente que se
cuidaran de no comer demasiado, que no lo hicieran a prisa, que no hablaran al comer, que
no tomara más de dos copas. Tantas y tantas recomendaciones que les hizo. Todos ,
absolutamente todos con tal de asistir acataban todas las instrucciones. Finalmente a cada
uno le entregó un ramito de romero u otra yerba olorosa para que se la colocaran debajo de
las alas en función de desodorante, con la advertencia de levantar poco las alas .

Un zopilote tiernon, pequeño y sencillo dijo…..¿y respecto al pico? .

Tienes razón . Respecto al pico……Respecto al pico-dijo el jefe de los zopilotes- Tengan


todos esta ramita de menta. Asi se presentaron a la fiesta. Todos alegres como chiquillos.

Fue una fecha memorable para los zopilotes que jamás olvidarán, sencillamente porque su
tiempo se divide en antes y después de esta fiesta. Nadie jamás los había tomado en cuenta,
para todos apestaban, y ahora fueron objeto de distinción. Orgullosos estaban en la fiesta, la
autoestima de pronto se les levantó. Nunca se cansaron de pedir disculpas por la muerte del
pato y el pavo real; reconocieron públicamente que como sociedad jamás lo hubieran
hecho, que ellos asistían a sus espectáculos, y como ustedes sufrimos la muerte del pato y el
pavo real.

Tan exitosa fue la reunión que el águila bailó con una zopilota vieja; seguramente que
viuda porque esa fue su fiesta, se le olvidaron las instrucciones recibidas, ella tomó más de
las copas indicadas. La guacamayita también bailó. La paloma con todo y lo discreta que es
se le veía conversadora e interesada en atender a sus invitados. Las ramitas de romero se les
caían de las alas y el mal olor ya no importaba; la relación entre todos era verdadera y entre
todos cuidarían con más eficacia el buen funcionamiento de la convivencia en el bosque.
Pasados algunos días el zopilote mayor pidió al joven le dieran clases de nado, no quiero-
dijo- que me suceda lo de aquel zopilote de triste memoria; otros zopilotes se apuntaron a
clases d canto con el ruiseñor y la alondra, también el de las cuatrocientas voces que es el
cenzontle daba clases de canto. Era cosa de ver, los zopilotes desentonados y todo,
cantaban o al menos lo intentaban, habían unas hembras zopilotas que en el nido arrullaban
a sus críos con canciones de cuna.

49
La vida en el bosque fue cobrando de nuevo su ritmo normal, su belleza natural, y por
supuesto su encanto y belleza habituales. Todo era de nuevo paz y concordia. Un día el
joven sentado, como acostumbraba, en la horqueta de un árbol, vio llegar a la guacamayita
que le dijo deseosa de conversar que le dedicara un tiempo,venía de dar sus clases de
baile,era ella ahora la encargada del festival de la priavera. El joven por supuesto, que así
lo hizo y ella , a pesar de ser tan dicharachera, habló poco, quiso tan sólo reconocer que su
vida había cambiado tanto porque al principio solamente deseaba participar en los bailables
de primavera, y había experimentado ahora lo inconmensurable que resulta participar
activamente en todo proyecto de servicio para el bienestar de la comunidad.

En estas estaban cuando de improviso llegó hasta la casa del árbol uno de los zopilotes a
decirles que en el bosque había llegado un águila que no pertenecía a la comunidad, el
águila que en este momento se hallaba dentro de la casa salió agitada presintiendo que
puediese ser su antigua compañera, pero por más que la buscaban no era fácilmente visible,
hasta que llegaron otros zopilotes y dijeron que la buscaran en las ramas bajas porque no
traía fuerzas para estar en las alturas. Efectivamente, venía casi casi a morir. Se encontraba
en el suelo , con las patas sangrando, las alas rotas y la mirada semi perdida, sin comer y
mucha sed. En cuanto la vió el águila en libertad la abrazó y la estrechó gran rato, la otra, la
del cautiverio, simplemente descansó en las alas de su compañero . Entre todos la cargaron
y la llevaron a la casa del árbol, la llenaron de cuidados, le daban de comer en el pico cosas
muy blandas . El águila en libertad por completo se hizo su esclava, la cuidaban con
demasiado cariño y respeto. Poco a poco se fue recuperando hasta quedar completamente
reestablecida. Fue entonces cuando pudo platicar la catástrofe de la gran ciudad; dijo que la
reconstruyeron y pusieron leyes que no ofendieran nunca más a los causes normales de la
naturaleza. Entre los hombres buscaron a los más sabios y pidieron que en vez de
anunciosos luminosos empleados a la propaganda comercial fueran espacios que advirtieran
con un solo anuncio la necesidad de respetar a la naturaleza. Uno fue el ganador, y lo
colocaron por toda la gran ciudad, fue tal la cantidad de veces que la colocaron que aunque
te negaras tenerminabas incluyéndola en tu pensamiento, era un proverbio chino: DIOS
PERDONA SIEMPRE, LOS HOMBRES ALGUNAS VECES PERO LA NATURALEZA
NUNCA. Me lo aprendí de tanto verlo, -dijo el águila en cautiverio- .Y les propongo que
aquí también se coloque . Todos asintieron con el águila en cautiverio. El joven le dio
mucho gusto saber que en la gran ciudad por fin habían comprendido la necesidad de cuidar
a la naturaleza.

Es el momento –dijo el joven- de mi partida, mi ciclo con ustedes ha terminado, agradezco


todo lo vivido aquí entre ustedes , ya está mi nave lista para partir. Algunos como el águila
no les tomó de sorpresa, otros muchos sí, hubieron llantos, peticiones de no hacer el viaje
en ese momento, de todo hubo pero era imposible retenerlo, contra el destino nada , debe
cumplirse cabalmente. Las aves todas del bosque se instalaron para despedir al joven.El
ruiseñor cantó lo hizo también la alondra y el cenzontle. Lloraron muchos, otros solamente
veían entristecidos aquella partida del joven.

El águila sacó de entre sus alas un escudo con la paloma como símbolo con una leyenda
que decía :SE DISCRETO COMO LA PALOMA. Allí entre el público estaban los
zopilotes y el jefe de ellos entregó dos placas. Una con la figura del pato y la otra con la del

50
pavo real. Con sus respectivas leyendas. Al pato COMO SIMBOLO DE LA BONDAD Y
EL SERVICIO y al pavo real POR SU FORTALEZA.

Efectivamente –dijo el joven- el pato era bondadoso y servicial y no me cabe la menor duda
de que el pavo real era fuerte, porque supo sobreponerse a la adversidad.

En ese instante emprendió la retirada y todas las aves se quedaron viendo desde sus
respectivas ramas como la nave se perdía en el horizonte. Nadie se movía, todos lo
perseguían con la mirada hasta que ya no se veía nada se fueron retirando poco a poco.

El águila en libertad les dijo a todos que por respeto a la memoria del joven la casa quedaría
cerrada para siempre y que cada uno volviese a su vida de costumbre, a sus respectivos
nidos y formas de vida habituales y que ella como los zopilotes en un acuerdo común
vigilarían el buen funcionamiento del bosque, ya que ambos volaban por las alturas y
podían detectar cualquier alteración en el habitat .

Sin más, aquella noche fue de profundo silencio, sencillamente porque todas las despedidas
se siente , todas las despedidas traen consigo una gasa negra en los corazones de los que se
despiden.

Poco a poco se fue volviendo a la normalidad y ahora el joven es un dulce recuerdo en las
mentes y corazones de todos los pájaros del bosque.

51
l

52

Intereses relacionados