Está en la página 1de 4

CHOQUE UNIDIMENSIONAL

Los movimientos de los cuerpos después de una colisión pueden calcularse siempre, a
partir de sus movimientos anteriores a la misma, si se conoce la fuerza que actúa durante
ella y si se pueden resolver las ecuaciones de movimiento. A menudo estas fuerzas no se
conocen. Sin embargo, el principio de la conservación de la cantidad de movimiento debe
ser válido durante la colisión. Sabemos también que el principio de la conservación de la
energía es válido. Aunque no conozcamos los detalles de la interacción, en muchos casos
podemos utilizarlo para predecir los resultados de la colisión.

Por lo común, “las colisiones se clasifican según que se conserve o no la energía cinética
durante el choque.”1 Cuando la energía cinética se conserva, se dice que la colisión es
elástica. En caso contrario, se dice que la colisión es inelástica. Las colisiones entre las
partículas atómicas, nucleares y fundamentales algunas veces son elásticas (pero no
siempre). En realidad, estas son las únicas colisiones verdaderamente elásticas que se
conocen. Las colisiones entre cuerpos grandes siempre tienen algún grado de inelasticidad.
Sin embargo a menudo podemos tratar a dichas colisiones como si fuesen
aproximadamente elástica, como sucede, por ejemplo, en las colisiones entre bolas de
marfil o de vidrio. Cuando dos cuerpos se adhieren juntándose después de una colisión, se
dice que tal colisión es completamente inelástica. El término completamente inelástico no
significa que se pierda toda la energía cinética; como vemos, más bien significa que la
pérdida de ella es tan grande como lo pueda permitir el principio de la conservación de la
cantidad de movimiento.

Aun cuando se desconozcan las fuerzas de la colisión podemos encontrar los movimientos
de las partículas después de que ocurra, a partir de sus movimientos antes de la misma,
siempre que la colisión sea completamente inelástica, o cuando la colisión sea elástica y
en una dimensión. “En una colisión unidimensional, el movimiento relativo después de una
colisión está sobre la misma línea recta que el movimiento relativo antes de que ocurriera.
Por el momento nos restringiremos al movimiento en una sola dimensión.”2
Polígono de Frecuencia

Un polígono de frecuencia, “es un gráfico que se realiza a través de la unión de los puntos
más altos de las columnas de un histograma de frecuencias.”3 Los polígonos de frecuencias
para datos agrupados, por su parte, se construyen a partir de la marca de clase que coincide
con el punto medio da cada columna del histograma. Cuando se representan las
frecuencias acumuladas de una tabla de datos agrupados, se obtiene un histograma de
frecuencias acumuladas, que permite diagramar su correspondiente polígono.

Los polígonos de frecuencia se suelen utilizar cuando se desea mostrar más de una
distribución o la clasificación cruzada de una variable cuantitativa continua con una
cualitativa o cuantitativa discreta, en un mismo gráfico.

El punto con mayor altura de un polígono de frecuencia, representan la mayor frecuencia,


mientras que el área debajo de la curva incluye la totalidad de los datos existentes. Cabe
recordar que la frecuencia es la repetición mayor o menor de un suceso, o la cantidad de
veces que un proceso periódico se repite por unidad de tiempo.

Histograma

Un histograma “es una representación gráfica de una variable en forma de barras, donde
la superficie de cada barra es proporcional a la frecuencia de los valores representados.”4
En el eje vertical se representan las frecuencias, y en el eje horizontal los valores de las
variables, normalmente señalando las marcas de clase, es decir, la mitad del intervalo en
el que están agrupados los datos.

En términos matemáticos, puede ser definida como una función inyectiva (o mapeo) que
acumula (cuenta) las observaciones que pertenecen a cada subintervalo de una partición.
El histograma, como es tradicionalmente entendido, no es más que la representación
gráfica de dicha función.

Se utiliza cuando se estudia una variable continua, como franjas de edades o altura de la
muestra, y, por comodidad, sus valores se agrupan en clases, es decir, valores continuos.
En los casos en los que los datos son cualitativos (no-numéricos), como sexto grado de
acuerdo o nivel de estudios, es preferible un diagrama de sectores.

Los histogramas son más frecuentes en ciencias sociales, humanas y económicas que en
ciencias naturales y exactas. Y permite la comparación de los resultados de un proceso.

Rango

“Se denomina rango estadístico (R) o recorrido estadístico al intervalo de menor tamaño
que contiene a los datos; es calculable mediante la resta del valor mínimo al valor máximo;
por ello, comparte unidades con los datos.”5 Permite obtener una idea de la dispersión de
los datos.

Intervalo de Clase

“Se le llama marca de clase a los valores representativos de todos los valores incluidos en
el intervalo respectivo;”6 equivale a la semisuma de los límites inferior y superior de un
intervalo.

Amplitud

La amplitud es el tamaño numérico que existe entre los intervalos, se obtiene restando el
valor más bajo del más alto en un conjunto de observaciones. La amplitud tiene la ventaja
de que es fácil de calcular y sus unidades son las mismas que las de la variable que se
mide. La amplitud no toma en consideración el número de observaciones de la muestra
estadística, sino solamente la observación del valor máximo y la del valor mínimo. Sería
deseable utilizar también los valores intermedios del conjunto de observaciones.
Bibliografía

 Sokal y Rohlf R.R. P.J. (1994) Biometría. 3 ª ed. Freeman & Co., en San
Francisco Cap. 1, Pág. 158.

 Paul E. Tippens, Física Conceptos y Aplicaciones, 7ª Edición, Editorial Mc


Graw Hill. Cap. 13, Pág. 26

 Volle, Michel (1984). El trabajo de estadística (2. ª ed. Edición). Económica

 Volle, Michel (1984). El trabajo de estadística (2. ª ed. Edición). Económica

 Desrosières, Alain (2004). La política de los grandes números. Ed. Melusina,


Cap. 1, Pág. 201

 Desrosières, Alain (2004). La política de los grandes números. Ed. Melusina,


Cap. 1, Pág. 201