Está en la página 1de 4

Transcripción interactiva

0:00

Hola. Es hora de que comience la diversión. Y voy a comenzar con qué, lo que creo que es una
historia realmente interesante. Es una historia sobre la relación de este concepto que tenemos de
un alma con lo que somos, y cómo nuestras opiniones han cambiado con el tiempo, gracias en gran
parte a las contribuciones combinadas de Filosofía y Biología. Entonces, entremos en esto. He
titulado esta conferencia La psicología emerge de la sombra del alma, allí hay una bonita imagen. y
quiero empezar, bueno, en realidad, no estoy exactamente seguro de dónde empieza esto. Porque,
literalmente, durante siglos y siglos, los humanos siempre se han percibido a sí mismos como
especiales de alguna manera. distinto de todo lo demás en el mundo que nos rodea. Creo que esto
se captura muy bien en una canción de la Policía, donde, donde dice el coro, somos espíritus en un
mundo material. La idea allí, el concepto es que, seguro, vivimos en este mundo donde todo lo que
nos rodea es percibido como físico, como material. Pero somos otra cosa. Tenemos un elemento
espiritual para nosotros que nos hace distintos. Ahora, esta distinción es realmente relevante en el
contexto científico por la siguiente razón. Las cosas que son físicas, las cosas materiales, asumimos
que las interacciones, los comportamientos que muestran esas cosas deben seguir lo que llamamos
leyes naturales. Y, de hecho, la ciencia es la búsqueda de esas leyes naturales. La idea de que a
través de la observación cuidadosa y la manipulación sistemática, podemos averiguar cuáles son
esas leyes. Cosas como la gravedad, ya sabes, y varias otras leyes. y que al hacerlo, obtendremos
una muy buena comprensión de este mundo físico que nos rodea. Y así, estudiamos Física,
estudiamos Química, estudiamos Biología, Astronomía, etc., todos ellos son estudios del mundo
físico que nos rodea. Pero, por supuesto, si no nos percibimos a nosotros mismos como seres físicos,
si nos percibimos a nosotros mismos como seres espirituales, entonces lo que estamos insinuando
es que nuestro comportamiento no sigue tales leyes naturales restringidas. Y si no lo hace, bueno,
entonces no tiene sentido estudiarlo científicamente. Entonces realmente, la psicología nunca
nacería a menos que empezáramos a pensar en nosotros mismos de diferentes maneras y ese
proceso realmente comenzó con Rene Descartes y aquí hay una historia de Rene Descartes que
realmente me gusta, la idea es que él estaba caminando por un parque en Francia, y como un parque
típico francés, tenía estatuas y flores. Más adelante vio una estatua de, de Diana, diosa de la caza,
hermosa estatua. Entonces, comenzó a acercarse para verla mejor, pero cuando se acercó desde
detrás de los arbustos, llegó Neptuno, a menos que un tridente y su camino se bloquearan. Una
estatua de Neptuno, debería decir, y eso es lo que fue realmente impresionante, la estatua se movió
como si fuera intencional. Ahora, ¿cómo se movió? Bueno, este fue el momento en que la hidráulica
estaba siendo entendida y utilizada. Y así, literalmente, René Descartes había pisado una placa de
presión que forzaba algún tipo de líquido a través de un tubo y, finalmente, esa fuerza se usaba para
mover la estatua en un conjunto de rieles relativamente, relativamente sin fricción, ya sabes, rieles
o algo así. Así es como sucedió la moción. Pero en la mente de Rene, fue una experiencia muy
profunda por la siguiente razón. Sabía que la estatua era inanimada, sabía que estaba hecha de
material, ya sabes, material físico, y sin embargo se comportaba como si estuviera viva. Es decir, era
animado y tenía intenciones. Parecía que la estatua estaba tratando de bloquear su camino.
Entonces, René de repente comenzó a mirar otras cosas, como los animales y los humanos, y le
preguntó si tal vez su comportamiento era análogo a esa estatua. Tal vez ellos también eran seres
físicos y su comportamiento refleja algo como hidro, hidráulica, algún proceso físico que los hace
parecer animados. En última instancia, René llegó a la conclusión de que, una vez que era el caso de
los animales, sentía que eran completamente mecánicos, como máquinas. Pero los humanos,
pensaba que eran un poco diferentes. Los humanos, pensó, tenían una doble naturaleza. Y ahora
llamamos a esta noción, dualismo cartesiano. Entonces, pensó, sí, los humanos son en parte
máquinas. Y a veces, su comportamiento está reflejando su lado mecanicista, pero él pensaba que
los humanos también tenían alma. Y esa alma podría, a veces, controlar el cuerpo. Al igual que un
controlador de marionetas, ya sabes, un titiritero. el títere se está moviendo, el títere está actuando,
pero en realidad es el titiritero quien está moviendo las cuerdas y causando la acción. Entonces,
René pensaba que sí poseíamos un alma y esa alma puede intervenir y tomar el control de esta
máquina, o puede sentarse y dejar que la máquina haga su propia cosa. Así, esta doble naturaleza,
el dualismo cartesiano. Mientras los filósofos consideraban esta idea, algunos de ellos se volvieron
un poco más radicales. Y te pediré que mires las fechas ahora. René Descartes, tiene alrededor de
1600. Así que ahora, vamos a John Locke, a finales de 1600. Entonces, John Locke comenzó a
impulsar la idea de que tal vez incluso la mente, la mente humana, tal vez incluso era mecánica,
física y, por lo tanto, tal vez estaba sujeta a leyes naturales que podrían estudiarse científicamente.
Ahora, a James Mill se le dio un nombre a este concepto en el siglo XIX. James Mill llamó a esta idea
materialismo, la idea de que somos seres materiales. Entonces, los seres materiales en un mundo
material. Y por lo tanto, si somos completamente materiales, si no hay alma alguna, entonces todo,
todo comportamiento humano, refleja interacciones materiales que deberían regirse por leyes
naturales que podrían estudiarse, ¿de acuerdo? Entonces, ese es un cambio cognitivo que
realmente abre la puerta a la investigación psicológica. Ahora, antes de ir demasiado lejos,
permítanme decir que tengo un enlace a un breve video aquí que explica esta noción de dualismo
cartesiano, con un poco más de detalle y, a continuación, le muestra algunas imágenes bonitas en
el camino. Por lo tanto, verifique eso y luego regrese de inmediato. Está bien, bienvenido de nuevo.
La filosofía está muy bien, pero la filosofía se trata de ideas. ¿Cómo sabes qué ideas son correctas?
Bueno, la filosofía misma tuvo una respuesta a esa pregunta. Y la respuesta fue algo que llamaron
empirismo. El empirismo es la noción de realizar experimentos que demuestran claramente qué es
y qué no es verdad. Y cuando se trata de esta noción de, de los seres humanos como seres
potencialmente materialistas, quiero destacar dos tipos de experimentación. Entonces, primero
comencemos con Luigi Galvani. Luigi Galvani, un chico muy interesante investigó mucho sobre las
ancas de rana o, al menos, lo hizo. fue una especie de situación financiera, pasó a tener, no sé por
qué, pasó a tener ranas desmembradas en una mesa donde la estática parecía hacer que una pata
se moviera. Y esto le intrigó, y finalmente creó un experimento científico. Entonces, eso se muestra
en este panel a la derecha. Estas cosas que están viendo son representaciones de ancas de rana y,
como saben, lo que Luigi destacaría cuando hizo su demostración es que no hay alma en estas ancas
de rana. Quizás, dependiendo de tu sistema de creencias, puedes creer que alguna vez, un alma
habitó el cuerpo de esta rana. Pero si esa alma estaba allí, no está allí ahora. en algún momento,
cuando esta rana se desmembró, el alma abandonó el cuerpo. Y claramente, lo que nos queda aquí
es solo materia biológica, materia material. Pero lo que muestra Luigi es que si aplicas una corriente,
imagínate, esta es una pata de rana, si aplicas una corriente eléctrica al músculo, verás que la pata
de rana se retrae. Y si dejas pasar esa corriente, la pateará. Entonces, aplicando o no una corriente
eléctrica, literalmente puede hacer que esa pierna baile. Puedes hacer que se vea animado, puedes
hacer que se mueva, como si estuviera lleno de vida. Hay un pequeño video corto, muy corto, pero
hagámoslo solo por diversión para darte una idea. Aquí, tenemos nuestras piernas de rana, aplica
una corriente a un lugar y tierra a otro, ves la patada de rana, ¿de acuerdo? No hay nada demasiado
profundo allí, pero eso te da la idea y Luigi iría mostrando esta demostración. Fue muy poderoso.
Mostró a las personas de una manera muy clara que el cuerpo, al menos, parece ser un tipo de
dispositivo mecánico, no hidráulico, más eléctrico en lo que ahora llamaremos eléctrico,
electroquímico. Pero claramente había una máquina como la naturaleza. Bien vale. Es una rana René
Descartes dijo que las ranas eran inmateriales. ¿Por qué deberíamos estar impresionados? ¿Por qué
deberíamos aceptar que lo que es verdad de la rana es verdad de lo humano? Y ahí es donde quiero
destacar el trabajo de Paul Broca. Déjame traducir esto para, para, para aquellos de ustedes que no
son chinos. esto dice, el área de Broca, esto dice el área de Wernicke y está apuntando a var, varias
subsecciones del cerebro. Entonces, déjame darte una historia de fondo de esto. Paul Broca y, y
noten ahora, estamos en el siglo XIX. Paul Broca era médico y visitaba muchas instituciones
diferentes y una cosa que notó fue que se encontró con estos pacientes en diferentes lugares que
parecían tener una sintomatología muy similar e interesante. Así que, específicamente, seguirían
bien las instrucciones. Si tú, le dijiste algo a uno de estos pacientes como, hey, puedes ir a buscar
ese vaso de agua en la mesa de allá y traérmelo, ellos harían exactamente eso. Ellos entendieron
claramente el lenguaje. Pero cuando intentaron hablarte, no pudieron formar oraciones
comprensibles. Su lenguaje estaba todo mezclado. Podían percibir el habla pero no podían
producirlo. Paul encontró esto realmente fascinante e hizo lo que tenía que ser algo extraño para el
tiempo. Pidió a estos pacientes su permiso para lo siguiente. Cuando mueras, me gustaría abrirte el
cráneo, extirparte y examinar tu cerebro. Algo así como una idea loca, pero varios pacientes
estuvieron de acuerdo con esto. Dijo, de acuerdo, claro. Bueno, supongo que en realidad no dijeron,
bueno, porque tenían problemas para hablar. Pero tenían alguna forma de indicar que estaban de
acuerdo con esto. Y ahora, Paul, siendo un científico muy, muy paciente, esperó. [RISA] Y él esperó
hasta que murieron. Cuando murieron, él les quitó el cerebro y lo miró, y al paciente con tumor,
cada uno de ellos tenía daño en esta área. Esto es lo que ahora llamamos área de Broca. De hecho,
desde el trabajo de Broca, se descubrió otro grupo de pacientes como una especie de grupo de
pacientes opuestos que tenían problemas para entender el lenguaje pero que podían producirlo
perfectamente bien. Cuando miras sus cerebros, todos tienen daño aquí, en el área que ahora
llamamos, el área de Wernicke. Ahora, estos resultados son críticos porque parecen mostrar que el
cerebro en sí está como una máquina. Las distintas partes del cerebro parecen tener funciones
distintas, una noción que llamamos localismo en el cerebro. Las partes locales del cerebro hacen
cosas muy específicas. Eso es verdad de las máquinas. Ya sabes, el volante hace una cosa muy
específica en un coche. El pedal de aceleración hace una cosa muy específica. Entonces, el cerebro
se ve así. Y parece que incluso con respecto a algo como el lenguaje, que consideramos una
capacidad de muy alto nivel, una habilidad humana, digamos y aún así, parece mecanicista.
Entonces, los resultados de Broca realmente parecen estar de acuerdo con esto, este movimiento
filosófico hacia una visión materialista de los humanos. Por cierto, este fue también el momento,
tengo a Frankenstein por aquí. Porque creo que es bastante interesante saberlo, Frankenstein de
Mary Shelley, ese libro, fue escrito aproximadamente en esta época. Y realmente, el hecho de que
esté escrito sobre este tiempo es un reflejo del tiempo. Este fue un momento en que los médicos,
los médicos, los científicos, comenzaron a pensar en el cuerpo humano y la mente humana como
una máquina, algo como Frankenstein, que tal vez podría juntar con piezas de repuesto. Y piensa en
Luigi Galvani ahora. Si tiene un rayo de electricidad, podría animar esta máquina y darle vida. Y tal
vez eso es todo lo que hay en una máquina. Ahora, Frankenstein no fue, ya sabes, un verdadero
éxito como humano. Pero él encarna, honestamente, ese concepto, de que la condición humana
puede ser una condición puramente física, puramente material. Y si eso es cierto, entonces
podemos suponer que el comportamiento humano debe reflejar las leyes naturales y eso lo pone
directamente en el reino de la ciencia. De repente se convierte en comportamiento humano, de
repente se convierte en algo que podemos estudiar científicamente. Eso es lo que veremos a
continuación. Gracias por su atención. Espero que hayan disfrutado la historia. Hasta la próxima vez.