Está en la página 1de 15

Una aproximación de la

sociedad Mochica a través de


su cultura material y el análisis
iconográfico

Alvaro Macalopú Chiu

En el presente trabajo de investigación se intentará demostrar la


importancia que tuvieron los artistas Mochicas y su producción
material convertida en fuente histórica para conocer la
sociedad de su época.
Así mismo se tomara de referencia puntuales aportes de las
investigaciones arqueológicas que con más de un siglo de
trabajo han permitido modelar nuestra actual visión de esta
sociedad.

1
Índice

1. La iconografía Mochica aportes cosmológicos, religiosos, sociales, políticos

1.1 Max Hule en los albores de la arqueología Mochica

1.2 Ocupaciones según la estratigrafía en San José de Moro

1.3 Las narraciones visuales como registro y el caso del combate ritual

1.4 La escena de la presentación de la Copa

2 La evidencia material como registro de tecnologías de producción.

Conclusiones

2
1. La iconografía Mochica aportes cosmológicos, religiosos, sociales, políticos

Lo iconográfico, en lo mochica, comprende una serie de representaciones


plasmadas en una diversa cultura material tanto en artefactos, en prendas,
en indumentarias, en frisos, pinturas murales, etc. Estas van desde una
estética visual que va desde lo figurativo, hasta lo abstracto, es decir, desde
lo más “naturalista”, símil a la realidad, hasta lo más interpretativo, en cuanto
forma ha sido “distorsionada”, se expresa dentro del nivel simbólico.

Más allá de si fue una representación que usa la síntesis, lo geométrico, lo


lineal o lo realista, lo pictórico o escultórico. Queda en evidencia que para
disciplinas como la historia del arte, la arqueología, la antropología el aporte
de lo iconográfico, es crucial, en tanto que el arte es aquella de las
manifestaciones susceptibles a reflejar muchos de los aspectos de una
sociedad.

En efecto la cultura material artística de una sociedad puede revelarnos, en


aspectos generales, dos datos importantes: el primero, datos ideológicos-
religiosos, sociales, políticos, (los que permiten hacer legitimo un sistema de
creencias de una sociedad) y datos de aspecto técnicos relacionados a su
producción o manufactura.

3
1.1 Max Hule en los albores de la arqueología Mochica

El arqueólogo Luis Jaime Castillo comenta que en los albores de la


arqueología Mochica a finales del siglo XIX, y cuando aún no se conocía de
esta sociedad, el investigador alemán Max Hule identifico en la plataforma
sur de la Huaca del Sol uno conjunto de vasos cerámicos que portaban
iconografía con diseños polícromos con estilo muy semejante a los que años
atrás encontró en Pachacamac. Dichos vasos tenían como motivo central
a un dios de los báculos que le recordó al de la Puerta del Sol de Tiahuanaco
(anteriormente Hule había realizado trabajos en la zona lacustre del
altiplano). Sellando la ocupación del sitio excavado se encontraba
cerámica negra pulimentada, símil a la encontrada en el sitio de Chan Chan
y diagnostica de estilo Chimú (sociedad la cual ya se conocía que
antecedió a la Inka por fuentes documentales). Estratigráficamente, debajo
de la cerámica Tiahunacoide se encontraba cerámica de pasta roja, a la
que Hule llamo Proto-Chimú mucho después sería entendida propiamente
como Mochica. Con estas evidencias artísticas, sumado a las
investigaciones previas, Hule pudo aislar y distinguir el fenómeno Mochica
del Chimú, asimismo, el investigador pudo diferenciar eficazmente el
conjunto de piezas halladas, para establecer certeramente un esbozo de lo
que sería la secuencia maestra para la cronología de la arqueológica
peruana propuesta por John Rowe. (Castillo, 2013)

Según el caso anterior, la labor y la destreza de los artistas para poder


concebir dichas piezas, revela la importancia del valor estético en lo
material y la iconografía para poder ser usada como fuente de información
y así poder modelar una imagen redonda de su sociedad. En cuanto a
creación artística, opera como un portavoz que representa un estilo propio,
el sello único del estado o de su sociedad, es el estilo una valiosa

4
herramienta con la que podemos diagnosticar o identificar rápidamente si
le pertenece a cual o tal sociedad o su procedencia o filiación.

Además de ello el arte también puede operar como un mecanismo para


legitimar el poder las clases dominantes de una sociedad; es el arte una
herramienta para plasmar la realidad, lo es también para transmitir de
manera dominante o pasiva un mensaje, codificado o de manera explícita.

1.2 Ocupaciones según la estratigrafía en San José de Moro

Luis Jaime Castillo, en sus indagaciones en el complejo San José de Moro,


identificó estratigráficamente (por capas de pisos) las diferentes
ocupaciones del sitio y descomponer casi 1000 años ¿Cómo pudo sustentar
aquello? Pues en parte gracias a la cultura material depositada en cada
piso, así por ejemplo, en un primer nivel, (lo más profundo) se encuentra
cerámica Moche Medio con ciertos rasgos que hacen recordar a estilos que
le preceden, propios de Gallinazo; en la capa superpuesta se identifica
cerámica de estilo Moche Tardío con intrusiones estilísticas de elementos
Wari-Tiahuanako y Cajamarca en la siguiente capa de ocupación
denominado Transicional por Castillo la influencia foránea en la cerámica
local, al igual que las importaciones es mayor, esto evidencia que las
sociedades Moche se están transformando durante el periodo cronológico
(Horizonte Medio), la penúltima capa elementos propios de Lambayeque,
los “huaco reyes” (Castillo, 2000).

Las evidencias materiales de carácter artístico pueden potencialmente


narrar lo sucedido, por ejemplo, dependiendo de su disposición en el terreno
revelaría episodios de ocupación, coexistencia pacífica, redes de
comercio, intercambios, ofrendas, etc. En el caso que se abandona un estilo
local y surgiera otro abruptamente u otro estilo adquiriera predominancia,

5
se podría inferir que hay cambios políticos sustanciales en dichas
sociedades, se podría tratar de invasiones foráneas, o del declive de la
sociedad la cual puede haber quedado diezmada a merced de otra o de
alguna sociedad que quiera adherirse por prestigio a otra. En efecto el arte
comunica lo que sucede en algún momento determinado. Es testigo y
reflejo de su tiempo.

Esta daría sustento de que lo artístico en una sociedad a través de su cultura


material puede operar como su portavoz, expresando sus necesidades
inquietudes, su cosmovisión, etc. En el caso del sitio San José de Moro podría
dar luces del colapso de la sociedad Mochica.

-Piezas de cerámica encontradas en


una misma tumba en SJM
pertenecientes al periodo Moche
Medio. Nótese en la pieza izq. rasgos
propios del estilo Gallinazo, lo que
evidencia la convivencia de estas
sociedades con la Moche.
Recuperado de:
http://sanjosedemoro.pucp.edu.pe/03t_medio.html

6
1

2 3

5 6

-Capa de ocupación Moche Tardío


(1) Vasijas estilo Cajamarca, intrusiones
sureñas y formas locales (2) Botella
Moche Tardío (3) Botella Cara gollete
con influencias sureñas en la
decoración policroma y la línea gruesa.

-Capa de ocupación Transicional


(4) Vasijas estilo Cajamarca (5) Botella
escultórica con decoración similar a
Lambayeque (6) Vaso estilo Viñaque–
Wari

-Capa de ocupación Lambayeque


(7) Botellas escultóricas con decoración
7 Lambayeque “Huacos Rey”
Recuperado de:
http://sanjosedemoro.pucp.edu.pe/03t_medio.html

7
1.3 Las narraciones visuales como registro y el caso del combate ritual

Retomando el aspecto iconográfico en la producción Mochica, se trataría


de una suerte de narraciones visuales, en paralelo temporal y de manera
opuesta a como las sociedades occidentales usaban la escritura. El caso
Mochica en especial, a diferencia de otras sociedades pre-inkas ofrecen un
vasto repertorio de imágenes que ilustran a manera de documento la
mayoría de aspectos cotidianos de la vida de esta sociedad. Gracias a
estas creaciones podemos entender como era que ellos vivían, en que o
quienes creían, quienes eran sus dioses, porque se comportaban de aquella
forma, a que le temían, como vestían, cuál era su dieta, como eran sus ritos,
como enterraban a su difuntos, etc. (Quilter,1997)

-Pieza escultórica Mochica Temprano con


representación de un entierro.
Nótese en el detalle (foto izq) el ataúd con el
fardo al interior.

Fuente: (Castillo, 2000)

Es gracias a la destreza y talento plástico la que hizo capaz que en la


actualidad lleguen a nosotros estas imágenes, y es por el minucioso estudio
de la iconografía que también se sabe que para los Mochica existía el

8
combate ritualizado, Castillo valiéndose el de los rolls-out realizados por
Carol Mackey a partir de cerámicos, observa que en los combates se
representan soldados vestidos íntegramente con toda la parafernalia y otros
que han perdido el tocado, por ser derribado en la pugna, estos soldados
serían los vencidos ya que se muestran diezmados y muchas veces desnudos
para luego ser ofrecidos en sacrificio. Los moches no llegaban a tener
grandes contiendas militares, por el contrario el combate ritual, con grupos
reducidos de personas lo sustituía, y terminaba cuando alguno de los
contrincantes perdía su tocado. Viendo también sus panoplias y vestiduras
podemos diferenciar la procedencia de estos guerreros, inclusive se
presume que algunos procedían de sociedades de la sierra central,
pudiendo ser Recuay. (Castillo, 2014)

Combate entre ritual Moche. Nótese que el


vencido es quien perdió el tocado

Fuente: (Donnan y McClelland,1999 citado


Castillo 2014)

Combate entre guerreros Moches y probablemente Recuays, por encontrar similitudes formales
Nótese la diferencia en la parafernalia que portan y la pintura del cuerpo.

Fuente: (Donnan y McClelland,1999 citado Castillo 2014)

9
1.4 La escena de la presentación de la Copa

Llega a nosotros la muy recurrente representación de la presentación de la


copa, identificada en muchos ceramios hallados en San José de Moro por
Castillo, también en pintura mural como en la huaca La Bandera. En aquella
representación es narrada una escena ritual donde una sacerdotisa ofrece
una copa probablemente con sangre a un señor o dios superior. Estos
personajes según los estudiosos en el tema, como Castillo y Rucabado,
podrían ser los dioses Mochicas. Estas divinidades estarían encarnadas en
vida, por los gobernantes de elite de estas sociedades. Esta inferencia a
partir de la relacionan formal de la vestimenta de los personajes
representados y comparados con hallazgos de las sacerdotisas de San José
de Moro, del Señor de Sipán, y la Dama de Cao. (Castillo, 2008).

10
-Roll out de la escena ritual de La presentación de la copa.
(arriba)

Personajes asociados que participarían en el ritual, ellos


encarnarían en vida a estas divinidades. (abajo)
(de izq. a dcha) Señor de Sipán, El Sacerdote de Sipán o hombre
Buho, La Sacerdotisa de Moro, La dama de Cao

Fuente: (Castillo, 2008) (Makowski.2000) grafico adaptado

11
2 La evidencia material como registro de tecnologías de producción.

Luego de haber reconocido el valor que supone el hallazgo del artefacto


como respaldo y fuente de información para comprender a esta sociedad
puedo explicar el otro aspecto importante que aportan estas piezas de arte.
Aspectos concernientes a la composición material y a los procesos de
manufactura. Con esto también podríamos conocer en gran medida como
trabajaban los artistas de la época viendo por ejemplo en la cerámica los
acabados que le daban a las piezas, si lo hacían con estecas, con piedra y
paletas, si trabajaban con molde y colada, o por el contrario si fue
modelado directo, se pueden identificar si trabajaron solo con las manos
identificando las huellas dactilares, o podemos fijarnos en el bruñido de la
pieza con piedras de rio, etc. Inclusive examinando arquiometricamente,
fragmentos de las piezas ver que componentes tenía la arcilla, los esmaltes,
y que tipo de cocción tuvo.

A partir de ello se podría desprender muchas ideas al respecto, como seria


tratar de descifrar la procedencia de la materia prima, cuan escasa o
común fue, que tecnología conocían y tenían a la mano, cuan
especializados estaban en dichas ocupaciones, cuán importante eran para
su cotidianidad. Es en la intencionalidad con la que manejan la materia, en
la factura de la pieza, en su calidad, que podemos reconstruir un panorama
de la sociedad Mochica e inclusive estructurar cronologías con patrones
estilísticos.

En la cerámica por ejemplo si la pieza tenía mejor acabado estaría asociada


al uso ritual, ceremonial, o usado por las elites con un importante valor
simbólico. Por el contrario piezas sin decoración, sin mayores acabados y no
producidas con un valor artístico, serian quizás fabricadas de manera

12
casera, sin especialización por el resto de la población para tener un uso
doméstico, funcional, utilitario. (Castillo y Uceda, 2007)

En metalurgia por ejemplo, indistintamente de lo que representan las piezas,


podemos ver que era muy usual la técnica del dorado y el plateado de la
pieza, que además se conocía el laminado, el repujado, martillado, la
soldadura. (Uceda y Morales, 2010) Con ello tenemos pequeños datos
técnicos inscritos en las piezas que conforman una base de conocimientos
y destrezas que fueron adquiridos por un grupo de artistas y artesanos. Esto
nos revelaría cómo eran los procesos de manufactura, con que elementos
trabajaban, que técnicas dominaban y empleaban.

Las imágenes Mochica eran mediadores de su poder, sus guerreros en los


huacos retrato, sus ritos en la cerámica de línea fina, figuras recurrentes de
sus deidades como de Ai Apaec, la importancia del sexo en sus vidas, el
poder que le conferían ciertos animales, etc. Evidentemente estas imágenes
eran la propaganda de la empresa estatal, de una tradición, una
cosmovisión de una sociedad, un sistema de creencias político y religioso,
era un estilo que circunscribía lo que pertenecía a lo Mochica de aquello
que no (Makowski, 2000).

Conjunto de narigueras de oro de


estilo Mochica Temprano.
Muchas de estas piezas no solo
revelan imágenes del imaginario
propio de estas sociedades,
también son prueba material de
las tecnologías que manejaban. Es
muy usual la técnica del dorado o
plateado sobre láminas de cobre
en los orfebres Mochica.

Fuente: (Castillo 2000)

13
Conclusiones

Luego de examinar brevemente estos casos considero que lo más valioso


de estas imágenes es que por medio de ellas y gracias a la formidable
destreza de estos artistas se puede intentar completar el rompecabezas de
lo que fueron alguna vez estas antiguas sociedades. En efecto, conjugando
datos que comprenden producción artística, datos científicos de campo,
datos antropológicos, etnográficos, podemos reconstruir de qué manera
vivían nuestros antepasados Mochicas.

Con respecto a cómo debería de abordarse el entendimiento del material


artístico de estas sociedades complejas, para generar información verídica
o sustancialmente certera. Considero que todo hallazgo, vestigio material,
debe ser contrastado con una data científica, siendo tomado con
precaución lo competente a lo estético, sin apresurarse a interpretar por lo
que se ve. En ese sentido el encontrar bellas piezas con imágenes explicitas
es solo un primer paso para aproximarse a la reconstrucción total del
rompecabezas, es una herramienta útil para intentar formular, interpretar,
apoyarse, diagnosticar. Pero debería ser entendido como parte sustancial
más no concluyente de las investigaciones.

14
Referencias

CASTILLO, L. J. (2000). Los Rituales Mochica De La Muerte. In: Los dioses del antiguo Perú
103-136; Lima: Banco de Crédito del Perú. Colección Arte y Tesoros del Perú.

CASTILLO, L. J. (2000). La presencia Wari en San José de Moro. En Boletín de Arqueología


PUCP. (pp. 143 - 179). LIMA. Fondo Editorial PUCP.

CASTILLO, L. J. y UCEDA, S. (2007). Los Mochicas de la Costa Norte del Perú. Handbook of
South American Archaeology, editado por Helaine Silverman y William Isbell, Chapter X,
City. Blackwell Press.

CASTILLO, L. J. (2008). Ideología y poder en la Consolidación, Colapso y Reconstitución del


Estado Mochica del Jequetepeque. Castillo Luis Jaime, Julio Rucabado Yong, Martín del
Carpio Perla, Katiusha Bernuy Quiroga, Karim Ruiz Rosell, Carlos Rengifo Chunga, Gabriel
Prieto Burmester y Carole Fraresso. Ñawpa Paccha, 26. (pp. 1 - 86).

CASTILLO, L. J. (2013). 110 años de arqueología Mochica: cambios paradigmáticos y nuevas


perspectivas. En Historia de la arqueología en el Perú del siglo XX. (pp. 157 - 205). LIMA.
Institut Francais d' Études Andines: Institute of Andean Research.

MAKOWSKI, K. (2000) Las divinidades en la iconografía mochica. In: Los dioses del antiguo
Perú (K. Makowski, ed.): 137-175; Lima: Banco de Crédito del Perú. Colección Arte y Tesoros
del Perú.

QUILTER, J., (1997) The narrative approach to Moche iconography. Latin American Antiquity,
8 (2): 113-133.

QUILTER, J., (2010) The Moche of Ancient Peru. Peabody Museum Press, Harvard University
cambridge, Massachusetts.

UCEDA, S. y MORALES, R. (Eds.). (2010) Moche, Pasado y Presente. Trujillo: Patronato Huacas
del valle de Moche, Fondo Contravalor Perú Francia, Universidad Nacional de Trujillo.

15

Intereses relacionados