Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

RECINTO ORIENTAL NAGUA

Participantes:
María Isabel Mirabal García 201802135

Materia:
Neuropsicologia

Facilitador:
Ilanys Echavarría

Tema:
Tarea 9

Fecha:
28 de Febrero del año 2019
Luego de consultar la bibliografía señalada y otras fuentes de interés científico
para la temática objeto de estudio, se recomienda que realices la siguiente
actividad:

1. Investiga y realiza una lista donde menciones diferentes baterías o


instrumentos que son utilizados para la evaluación de las siguientes áreas
(incluyendo una breve descripción de cada una):

Inteligencia.

INSTRUMENTOS PARA EVALUAR LA INTELIGENCIA

 Orientaciones para el Examinador:


 Inteligencia.
 Calificación:
 1º. Test de Matices Progresivas de Raven.
 Test de Aptitud Perceptiva:
 Enfoques:
 Test de Matrices Progresivas.
 Test de Matices Progresivas de Raven. Test de Dominós de Anstey. Prueba
de Inteligencia no verbal de Weil.

Atención.

Test de Atención D2

El autor es Rolf Brickenkamp. De aplicación: Individual y Colectiva. El tiempo de


duración estimado es de 8 minutos. Corresponde a niños mayores de 8 años,
adolescentes y adultos. Se encarga de la evaluación de la atención selectiva y de la
concentración.

Esta prueba ofrece una medida concisa de la velocidad de procesamiento, la


atención selectiva y la concentración mental, mediante una tarea consistente en
realizar una búsqueda selectiva de estímulos relevantes.
Test de caras (Test de percepcion de diferencias)

Evaluación de las aptitudes perceptivas y de atención. De aplicación colectiva.


Tiene un tiempo estimado de 3 minutos. Se puede utilizar a partir de los 6 años.

Consiste en una prueba perceptiva integrada por 60 elementos gráficos, que


representan dibujos esquemáticos de caras con trazos muy elementales. Evalúa las
aptitudes requeridas para percibir rápidamente semejanzas y diferencias con
patrones estimulantes parcialmente ordenados. El carácter simple y un poco lúdico
de los elementos hace que la prueba sea muy adecuada para poblaciones de bajo
nivel cultural y, en cambio, resulte demasiado elemental para niveles culturales
medio-altos.

Escala de Magallanes de atención visual

Hay dos versiones, según edad: EMAV-1 para niveles de 1º a 4º de educación


primaria (6, 7, 8 y 9 años) y EMAV-2 en adelante, incluido adultos. Consiste en
valorar la capacidad y habilidad atencional en niños y adultos. La ejecución de la
prueba tiene una duración de 6 minutos para la versión 1, y de 12 minutos para la 2;
con un tiempo total, incluyendo las instrucciones, de 30 minutos en ambos casos.

Proporciona dos índices de atención: Atención Sostenida (AS) y Calidad de la


Atención (CA) En aplicación individual es posible obtener, además una valoración
de la Estabilidad Atencional (rendimiento a lo largo del tiempo). La aplicación
individual: tiene una duración variable de 15 a 40 minutos.

Es de especial eficacia para la valoración de niños con TDA, exclusivamente en su


versión de aplicación individual.

Los estudios preliminares llevados a cabo con estudiantes de Primaria y Secundaria,


se ha mostrado relevante para identificar Alumnos con Dificultades para el
Aprendizaje, al poner de manifiesto en un 80% de los casos que los alumnos con
Fracaso Escolar o Bajo Rendimiento escolar suelen presentar déficit en Calidad
Atencional.

De gran interés para evaluación neuropsicológica de las funciones atencionales:


focalización, mantenimiento, codificación y estabilidad.
EDAH (Evaluación del trastorno para el déficit de Atención e Hiperactividad)

Escala para evaluar la hiperactividad, déficit de atención, impulsividad y trastornos


de la conducta que influyen muy negativamente en el desarrollo escolar del niño.
Aplicable a niños de entre 6 y 12 años, de manera individual, con una duración de 5
a 10 minutos aproximadamente. La finalidad del EDAH es recoger información
sobre la conducta habitual del niño. Permite evaluar los rasgos principales del
TDAH de una manera sencilla y objetiva.

Test de desordenes de atención e hiperactividad.

James E. Gilliam. Se aplica desde los 3 a los 23 años. Es un instrumento muy


efectivo para la identificación y evaluación de desordenes de atención. Está basado
en el criterio diagnóstico del DMSIV. Contiene 36 items agrupados en 3 subtests:
hiperactividad, impulsividad e inatención.

Escala de Magallanes de impulsividad computarizadas. (EMIC)

Los autores son Servera, M. y Llabrés, J. Para niños de 6 a 11años. Muy eficaz para
evaluar el estilo cognitivo "reflexividad-impulsividad", proporcionando dos índices,
representativos de la capacidad de procesamiento analítico del sujeto ante tareas que
contienen incertidumbre de respuesta; extrapolable al ámbito de las capacidades de
aprendizaje en general.

Aprendizaje y memoria.

A través de la observación se obtiene información sobre la conducta o


comportamiento que los alumnos manifiestan espontáneamente. Los instrumentos de
observación es un tema que abordamos en nuestro curso para crear instrumentos de
evaluación. Para aprovechar mejor la información que pueden aportar estas
observaciones, se pueden utilizar los siguientes instrumentos:

– Las escalas de valoración. Contienen una listado de rasgos en los que se gradúa el
nivel de consecución del aspecto observado a través de una serie de valoraciones
progresivas (de nunca siempre; de poco a mucho de nada a todo; etc.)
– Las listas de control. Contienen una serie de rasgos a observar, ante los que el
profesor señala su presencia o ausencia durante el desarrollo de la actividad o tarea.

– El registro anecdótico. Que consiste en fichas para recoger comportamientos no


previsibles antemano y que pueden aportar una información significativa para
evaluar carencias o actitudes positivas.

Lenguaje.

La evaluación en el área del lenguaje y su tratamiento pedagógico puede organizarse


en torno a una doble complejidad: la derivada de los aspectos normativos y creativos
y la efectiva interacción y dominio que implican las habilidades lingüísticas.

La evaluación comunicativa como modalidad surgida de la revisión crítica de la


limitación valorativa propia de los enfoques estructuralistas y de los datos
fragmentarios obtenidos de pruebas y valoraciones de productos (Carroll, 1980)-,
atiende a la valoración global de dominios lingüísticos que intervienen en toda
actividad de habla y a sus aspectos pragmáticos (adecuación y autenticidad). Desde
esta perspectiva, se destaca, según B. J. Carroll, el carácter unitario/solidario de los
saberes lingüísticos que se integran en la actuación lingüística, de donde adquieren
relevancia los aspectos referidos al uso frente a las cuestiones normativas y de tipo
prescriptivo. La evaluación, desde el enfoque comunicativo, se centra, pues, en la
actuación y en las habilidades lingüísticas que generan y mantienen la interacción
comunicativa. Por esta causa, sus ítems tienen carácter global y se fijan a partir de
supuestos de situaciones auténticas de comunicación; y, por lo mismo, los criterios
de corrección/incorrección (a través de ítems centrados en referencias estructurales o
sistemático-normativas, de carácter poco pragmático), se consideran insuficientes e
inadecuados para su valoración.
Funciones Ejecutivas.

Las funciones ejecutivas son actividades mentales complejas, necesarias para


planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento
necesario para adaptarse eficazmente al entorno y para alcanzar metas
(Bauermeister, 2008).

Dentro de las funciones ejecutivas encontramos diferentes procesos fundamentales


para nuestro día a día:

 Memoria de trabajo: capacidad de almacenamiento temporal de


información y su procesamiento. Se trata de un espacio en el que la
información específica está disponible para su manipulación y transformación
durante un periodo particular de tiempo.

 Planificación: capacidad de generar objetivos, desarrollar planes de acción


para conseguirlos y elegir el más adecuado en base a la anticipación de
consecuencias.

 Razonamiento: facultad que nos permite resolver problemas de diversa


índole de manera consciente estableciendo relaciones causales entre ellos.

 Flexibilidad: habilidad que nos permite realizar cambios en algo que ya


estaba previamente planeado, adaptándonos así a las circunstancias de
nuestro entorno.

 Inhibición: capacidad de ignorar los impulsos o la información irrelevante


tanto interna como externa cuando estamos realizando una tarea.

 Toma de decisiones: proceso de realizar una elección entre varias


alternativas en función de nuestras necesidades, sopesando los resultados y
las consecuencias de todas las opciones.

 Estimación temporal: capacidad de calcular de manera aproximada el paso


del tiempo y la duración de un suceso o actividad.

 Ejecución dual: capacidad de realizar dos tareas al mismo tiempo (dichas


tareas deben ser de diferente tipo), prestando atención a ambas de manera
constante.
 Branching (multitarea): capacidad de organizar y realizar tareas
óptimamente de manera simultánea, intercalándolas y sabiendo en qué punto
están cada una en cada momento.

Funciones visuales y visoespaciales

Percibir es interpretar la información que nos aportan nuestros sentidos acerca del
entorno. De hecho, la interpretación que hagamos depende de nuestros procesos
cognitivos y de nuestros conocimientos previos. La percepción visual se puede
definir como la capacidad para interpretar la información que la luz del espectro
visible hace llegar hasta nuestros ojos. El resultado de la interpretación que nuestro
cerebro hace acerca de esta información es lo que conocemos como percepción
visual, vista o visión. De este modo, la percepción visual es un proceso que empieza
en nuestros ojos:

 Fotorrecepción: Los rayos de luz entran por nuestras pupilas y excitan unas
células receptoras que se encuentran en nuestras retinas.
 Transmisión y procesamiento básico: Las señales que producen estas células
se transmiten por el nervio óptico hacia el cerebro. Primero pasa por el
quiasma óptico (donde la información del campo visual derecho irá al
hemisferio izquierdo, mientras que la información del campo visual izquierdo
irá al hemisferio derecho) y después la información hace relevo en el núcleo
geniculado lateral del tálamo.
 Elaboración de la información y percepción: Finalmente, la información
visual captada por nuestros ojos es enviada a las cortezas visuales del lóbulo
occipital. En estas estructuras cerebrales, la información es elaborada y
enviada al resto del cerebro para permitirnos interactuar con ella.

Las habilidades visoespaciales son muy útiles en nuestro día a día. Gracias a ellas
controlamos la distancia que puede haber entre dos objetos, lo que puede ser muy
útil, por ejemplo, a la hora de aparcar para controlar el espacio que tenemos entre
nuestro coche los obstáculos de alrededor. También utilizamos las capacidades
visoespaciales a la hora de imaginar un sitio o dirección sobre los que nos están
hablando o cuando necesitamos girar objetos mentalmente para saber de qué manera
pueden quedar antes de hacerlo.
Ejercicios de NeuronUP para rehabilitar las habilidades visoespaciales

Dos ejemplos de ejercicios de relaciones espaciales. El primer ejercicio consiste en


calcular el momento exacto en el que un elemento (la bola), pasa por un punto
exacto. El segundo ejercicio mostramos una actividad de visualización espacial que
consiste en calcular cómo quedaría una serie de cubos tras mover algunos de ellos.