Está en la página 1de 10

Glucolisis o vía de Embden-Meyerhof

Las células se encuentran en un estado de actividad incesante. Para mantenerse


"vivas", las células dependen de reacciones bioquímicas complejas y muy coordinadas.
Los carbohidratos son una fuente importante de la energía que impulsa estas reacciones.

La glucólisis o glicólisis, es la vía metabólica encargada de oxidar la glucosa y así obtener


energía para la célula. Es una vía catabólica a través de la cual tanto las células de los
animales como vegetales, hongos y bacterias oxidan diferentes moléculas de glúcidos y
obtienen energía. Es una secuencia compleja de reacciones que se realizan en el citosol
de la célula, es anaeróbica porque no necesita oxígeno.

La glucolisis consiste en una secuencia de 10 reacciones enzimáticas que catalizan la


transformación de una molécula de glucosa en dos moléculas de tres carbonos el piruvato
(ácido pirúvico), con la producción neta de dos moles de ATP y dos de NADH por mol de
glucosa.

El destino metabólico subsiguiente del piruvato depende del organismo que se considere
y de sus circunstancias metabólicas. En condiciones aeróbicas normales, los organismos,
como los animales y los vegetales, se produce la oxidación del piruvato a acetil-CoA, que
entra al Ciclo de Krebs donde se oxida por completo para formar O2 y H2O, en un
complejo mecanismo escalonado, conocido como respiración aerobia. En condiciones
anaeróbicas (falta de oxígeno), el ácido pirúvico se metaboliza a través del proceso de la
fermentación. La fermentación reduce el ácido pirúvico a ácido láctico por la lactato
deshidrogenasa, o a etanol mediante las reacciones consecutivas de la piruvato
descarboxilasa y la alcohol deshidrogenasa, siendo la formación de etanol mayor que la
de lactato. En ambos casos para llevar a cabo la reducción del ácido pirúvico se utiliza
una molécula de NADH, con la consiguiente pérdida de eficiencia en la síntesis de ATP.

La importancia fundamental de la glucólisis es el rendimiento energético y aporte de


precursores para otros procesos metabólicos lo que depende del tejido donde ocurre y de
las condiciones del organismo.

La glucosa utilizada en los tejidos deriva de los almidones, sacarosa y lactosa de la dieta,
de los depósitos corporales de glucógeno hepático y muscular, o de la síntesis hepática o
renal, a partir de precursores gluconeogénicos tales como el esqueleto carbonado de
algunos aminoácidos, del glicerol y del lactato; estas fuentes permiten el mantenimiento
de la concentración de glucosa en sangre (glucemia) dentro de límites estrechos. El
mantenimiento de la glucemia es por tanto un aspecto esencial en el metabolismo de los
glúcidos.
Gran número de glúcidos (aparte de la glucosa) entran finalmente a la ruta glucolítica:
• polisacáridos: glucógeno y almidón
• disacáridos: maltosa, lactosa, trehalosa, sacarosa
• monosacáridos: fructosa, manosa, galactosa

-Rutas alimentadoras de la glucolisis o incorporación de otros glúcidos a la glucolisis.


Polisacáridos (Glucógeno, almidón).- El primero se degrada por la vía de la glucogenólisis
(se estudia más adelante) hasta unidades de glucosa-1-P, que se incorporan a la fase
preparatoria de la glucolisis, para su degradación.
Disacáridos.- Su hidrólisis produce monosacáridos que se incorporan a la glucolisis por
diferentes vías

Sacarosa + H2O -------------> fructosa + glucosa


sacarasa
Lactosa + H2O --------------> galactosa + glucosa
lactasa
Maltosa + H2O --------------> 2 glucosa
maltasa

La glucosa, que inicia la vía glucolítica en animales, aparece en la sangre directamente de


la degradación de polisacáridos complejos o de su síntesis a partir de distintas fuentes de
carbohidratos (gluconeogénesis) y penetra en la mayor parte de las células a través de un
transportador especifico que la traslada hasta el citosol. Las enzimas de la glucolisis están
localizadas en el citosol.
En los animales, el exceso de glucosa se conviene por glucogénesis en su forma de
almacenamiento. el glucógeno.
Cuando se necesita glucosa como fuente de energía o como molécula precursora en los
procesos de biosíntesis, se degrada glucógeno por glucogenólisis. En algunas células la
glucosa se convierte en ribosa-S-fosfato (un componente de los nucleótidos) y NADPH
(un poderoso agente reductor) por la vía de las pentosas fosfato. La glucosa se oxida por
glucólisis, una vía que genera energía, que la convierte en piruvato. En ausencia de
oxígeno, el piruvato se convierte e n lactato.
Cuando se encuentra presente el oxígeno, el piruvato se degrada más para formar acetil-
CoA. De esta molécula pueden extraerse. por el ciclo del ácido cítrico y por el sistema de
transporte electrónico, cantidades significativas de energía en forma de ATP. Obsérvese
que el metabolismo de los carbohidratos está ligado de forma compleja con el
metabolismo de otros nutrientes. Por ejemplo, la acetil-CoA también se genera por la
degradación de los ácidos grasos y de determinados aminoácidos. Cuando hay exceso de
acetil-CoA, una vía diferente la convierte en ácidos grasos.

La glucolisis se divide en dos fases: la primera incluye las reacciones endergónicas que
requieren ATP, y la segunda las reacciones exergónicas que producen ATP y NADH.

La reacción inicial de la glucólisis parte de la fructosa- 6-fosfato que se obtiene de la


degradación tanto del almidón como de la sacarosa.

La primera fase de la glucólisis requiere una inversión de ATP


En su fase inicial de activación se consume energía en forma de ATP (de la reserva
celular), en dos reacciones de fosforilación independientes, para fosforilar la glucosa a
glucosa-6-fosfato y luego la fructuosa-6-fosfato a fructuosa-1, 6-difosfato; un grupo fosfato
se transfiere del ATP a la glucosa en cada reacción.
El azúcar que resulta fosforilado (fructosa-1,6-bifosfato) es menos estable y se rompe
enzimáticamente en dos moléculas de tres carbonos, la dihidroxiacetona fosfato y el
gliceraldehido-3-fosfato (G3P). La dihidroxiacetona fosfato se convierte enzimáticamente
a G3P, por lo que los productos en este punto de la glucolisis son dos moléculas de G3P
por glucosa. Va de la G6P al GAP (Glucosa fosfatada)

La segunda fase de la glucólisis produce NADH y ATP


Es de rendimiento energético. El gliceraldehído-3-fosfato se convierte en piruvato. En el
primer paso de este proceso, cada G3P se oxida por la eliminación de 2 electrones (como
parte de dos átomos de hidrógeno). Estos inmediatamente se combinan con la molécula
portadora de hidrógeno, NAD+, debido a que hay dos moléculas de G3P por cada
glucosa, se forman dos NADH y se producen cuatro moléculas de ATP. La energía de los
electrones transportados por NADH se usa después para formar ATP.

Por lo tanto, la producción bruta glucolisis por cada molécula degradada es: 2 moléculas
de piruvato, 4 moléculas de ATP y 2 de NADH. Debido a que se han consumido 2 ATP en
la primera fase, la producción neta de moléculas de ATP, por molécula de glucosa es 2.

El NAD+ es el principal agente oxidante de la vía glucolítica, así que el NADH formado
durante el proceso debe ser continuamente reoxidado para mantener el suministro de
NAD+.

Aunque la glucólisis es un proceso de liberación de energía, la célula necesita “invertir” un


poco de energía para impulsar el proceso. Al inicio de esta vía, se consumen 2 moléculas
de ATP. De cierta forma, esas dos moléculas de ATP son como una inversión que rendirá
intereses. Con el fin de obtener ganancias de tu banco, primero debes depositar dinero en
una cuenta. Aunque la célula aporta 2 moléculas de ATP a la “cuenta” que hace funcionar
la glucólisis, cuando termina el proceso se han producido 4 moléculas de ATP. Esto da a
la célula una ganancia neta de 2 moléculas de ATP.

La eficacia de la glucólisis como ruta energética es muy baja, puesto que sólo tiene un
rendimiento neto de 2 ATP, la glucosa contiene en sus enlaces mucha más energía
química que la que pudo ser recuperada hasta ahora en forma de 2 moléculas de ATP.
Parte de esa energía se habrá perdido en forma de calor en el transcurso de la glucolisis,
pero otra parte importante permanece en los enlaces del ácido pirúvico y en el NADH, y
solo podrá ser extraída mediante la oxidación de estos compuestos en las reacciones
aerobias de la respiración celular que tienen lugar en la mitocondria, en las cuales se
producirá una cantidad mucho mayor de ATP.

Durante la glucólisis, una vía antigua que se encuentra en casi todos los organismos, se
captura una cantidad pequeña de energía al convertir una molécula de glucosa en dos
moléculas de piruvato. El glucógeno, una forma de almacenamiento de glucosa en los
vertebrados, se sintetiza por glucogénesis cuando la concentración de glucosa es alta y
se degrada por glucogenólisis cuando el aporte de glucosa es insuficiente. La glucosa
también puede sintetizarse a partir de precursores distintos de los carbohidratos por
medio de reacciones denominadas gluconeogénesis. La vía de las pentosas fosfato
permite a las células convertir la glucosa-6-fosfato, un derivado de la glucosa, en ribosa-5-
fosfato (el azúcar que se utiliza para sintetizar los nucleótidos y los ácidos nucleicos) y en
otras clases de monosacáridos. En esta vía también se produce NADPH (fosfato de
dinucleótido de nicotinamida y adenina), un agente reductor celular importante.
La glucosa, que proviene de la hidrólisis del almidón y de la degradación de la sacarosa,
se convierte en glucosa-6-fosfato mediante la acción de la hexoquinasa (1) Esta reacción
requiere una molécula de ATP. La glucosa-1-fosfato, que proviene de la degradación
fosforilante del almidón, se convierte en glucosa- 6-fosfato por la acción de la
fosfoglucomutasa (). En este punto, la glucosa-6-fosfato se transforma en fructosa-6-
fosfato mediante la enzima hexosafosfato isomerasa (2). La fructosa obtenida por la
degradación de la sacarosa se fosforila por la fructoquinasa (3) para formar fructosa-6-
fosfato. De esta manera, por cada hexosa que entra en la vía glucolítica se necesita una
molécula de ATP. Esta molécula de ATP se recupera en las siguientes reacciones de la
glucólisis. Sin embargo, durante la degradación fosforilante del almidón se produce
glucosa-1-fosfato sin gasto de ATP, por lo que su conversión en fructosa-6-Fosfato, no
requiere ATP. Así pues, la degradación fosforilante del almidón ofrece una cierta ventaja
energética respecto de la degradación hidrolítica del almidón. Eventualmente, la glucosa-
6- fosfato también puede ser convertida en 6-fosfogluconolactona, que es degradada por
la vía de las pentosas fosfato

La fructosa-6-fosfato se convierte en fructosa-1,6-bisfosfato. Esta reacción puede ser


llevada a cabo por dos enzimas diferentes: la fosfofructoquinasa (PFK), que utiliza una
molécula de ATP para llevar a cabo tal reacción de forma irreversible, y la
fosfofructofosfotransferasa (PFP), que interviene en una reacción reversible en la cual se
transfiere fosfato inorgánico entre el pirofosfato (PPi) y la fructosa-1,6-bisfosfato.
La fructosa -1,6-bisfosfato aldolasa (9) rompe la fructosa- 1,6-bisfosfato en dos partes y
produce dos triosas-fosfato, la dihidroxiacetona fosfato (DHAP) y el gliceraldehído-3
fosfato (GAP), que pueden interconvertirse mediante la enzima triosa-fosfato isomerasa

El gliceraldehído-3-fosfato es posteriormente oxidado a 1,3-bisfosfoglicerato mediante una


deshidrogenasa (11) con la incorporación de una molécula de fosfato inorgánico. Esta
reacción produce la síntesis de una molécula de NADH a partir de una de NAD+

El 1,3-bisfosfoglicerato se convierte en 3-fosfoglicerato (3-PGA) al perder un grupo fosfato


para formar una molécula de ATP mediante la reacción reversible de la enzima 3- PGA
quinasa (12) (Fig. 14-2). La fosfoglicerato mutasa (13) transforma el 3-fosfoglicerato en 2-
fosfoglicerato, el cual pasa a fosfoenolpiruvato (PEP) en una reacción reversible
catalizada por la enzima enolasa (14). El fosfoenolpiruvato pierde el grupo fosfato para
pasar a piruvato, produciéndose la síntesis de otra molécula de ATP mediante una
segunda reacción de fosforilación a nivel de sustrato, catalizada por la enzima piruvato
quinasa.

Asimismo, el fosfoenolpiruvato se puede convertir en oxalacetato en el citosol


Por la enzima fosfoenol-piruvato carboxilasa, que utiliza bicarbonato como sustrato (16).
La malato deshidrogenasa citosólica reduce el oxalacetato produciendo malato, el cual se
puede considerar como el producto final de la glucólisis, al igual que el piruvato.
produce dos triosas-fosfato, la dihidroxiacetona fosfato (DHAP) y el gliceraldehído-3
fosfato (GAP), que pueden interconvertirse mediante la enzima triosa-fosfato isomerasa.