Está en la página 1de 14

De los Andes a la eternidad.

Marina Núñez del Prado y su legado artístico en el Perú, 1971-1995.

Daniel Morán
Alba Choque

Editado por:
Luis Daniel Morán Ramos
Jr. Chancay Nº 282, Comas, Lima-Perú
Celular: 993341265
Correo electrónico: danielmoran2009@gmail.com

ISBN: 978-612-00-4106-2

Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú


Nº 2019-01598

Primera edición
Lima, febrero del 2019
Tiraje: 500 ejemplares

Imagen de portada: Autorretrato de Marina Núñez del Prado.


Colección Casa Museo Marina Núñez del Prado, El Olivar, San Isidro
(Lima-Perú). Fotografía: Alba Choque

Impreso en:
Grupo Gráfico del Piero de Dante Omar Rojas Oré
Av. Argentina 100, Centro Comercial Unicentro Nº 2130, Cercado
de Lima, Lima

Todos los derechos reservados


Impreso en Perú / Printed in Peru
CONTENIDO

Introducción: .............................................................................7

Capítulo 1: ............................................................................... 11
Marina Universal: Los antecendentes

Capítulo 2: ............................................................................... 17
Marina Núñez del Prado en el Perú (1971 – 1995).

Capítulo 3: ............................................................................... 57
Marina: De los Andes a la eternidad

Capítulo 4: ............................................................................... 75
La escultura como vivencia artística de
Marina Núñez del Prado

Fuentes y bibliografía: .......................................................... 105


INTRODUCCIÓN

De los Andes a la eternidad, Marina Núñez del Prado es el


reflejo de toda una vida dedicada al arte latinoamericano con raíces
netamente andinas. La trayectoria de su obra se ha desarrollado por
todos los confines del planeta, de allí que su arte sea considerado una
expresión universal y eterna.

Para felicidad de los peruanos Marina se estableció en el Perú y


desde Lima reconstruyó al mundo campesino y la naturaleza andina
desde la costa, con sus nostalgias y recuerdos presentes en cada una de
sus vivencias de aquella Bolivia que en la distancia aun vivía en su
espíritu y recuerdo.

Marina pasó sus últimos 24 años de vida en el Perú, el ambiente


cultural y artístico peruano fue propicio para que esta artista universal
siguiera con mucho ímpetu y amor la actividad de su arte predilecto.1Su
fuerza, dedicación y entrega total es evidente en la multitud de
esculturas y otras formas de expresión artística que Marina cultivo a lo
largo de su vida. El trabajo en piedra, madera, yeso, bronce y otros
materiales diversos son fundamentales. La piedra y cualquier material
trabajado por ella se rindió ante las manos creadoras y el don divino de
la escultora genial. Las formas, la línea artística y la belleza estética de
su arte han roto las fronteras de la humanidad. Ya no es solamente la
escultora boliviana, ahora es percibida como el baluarte del arte
latinoamericano. La originalidad, las curvas perfectas, la armonía y la
sensualidad de sus esculturas la consagran como una de las más
grandes escultoras del arte de este continente. Marina también
representó a través de sus hijas, como solía llamar a sus obras, a la
mujer campesina de los andes, a las aymaras, a esas mujeres luchadoras
e incansables que entregan su vida por su amada Bolivia.2
1
Caretas. Lima, N° 1380, del 14 de septiembre de 1995.
2
La Prensa. Lima, del miércoles 20 de junio de 1962.

7
Los recuerdos ancestrales de la cultura milenaria también son
explícitos en la obra de Marina, Tiahuanaco y los Incas son los
referentes culturales autóctonos que nuestra artista universal absorbe y
plasma en su plástica.3 La realidad andina del pasado se confunde con
la naturaleza actual de los andes, sus hombres, las montañas y todo
vestigio de la cultura indígena, con los cambios en las formas y las
representaciones de la escultura de Marina, pero no en el espíritu, la
esencia y la originalidad de su obra artística.4

Nuestra boliviana genial también realizó dibujos y los hizo de


una excelente forma, sus trazados, colores y temas escogidos reflejan
su amor por los andes y los seres humanos que existen en aquella región
5
serrana. Demostraría así que es una artista completa y, desde nuestro
punto de vista, totalmente humilde, sincera y pura. Marina plasmó en
sus obras su propia forma de vida, sus sentimientos, su sentir, sus
deseos, sus esperanzas, su naturaleza y la realidad boliviana, andina y
eterna.

Este libro pretende indagar la vida y obra de Marina Núñez del


Prado en el Perú. Es decir, describir y explicar la labor artística que
desarrolló Marina desde que se quedó a vivir en Lima en 1971. Pero no
únicamente analizaremos su trabajo artístico, es de vital importancia
también para nuestro objetivo el conocimiento del aspecto humano de
la escultora universal. En ese sentido, el texto se ha dividido en cuatro
capítulos los cuales abordan desde sus antecedentes, la presencia de
Marina en el Perú, la impronta mundial de esta artista genial y un
capítulo de cierre sobre el análisis particular de sus “hijas” predilectas.

Para la elaboración de este estudio hemos utilizado una


cantidad variada de fuentes: consultamos las memorias de la propia
artista, los homenajes impresos en forma de libro que se realizara sobre
Marina, algunos artículos de arte que analizaban la obra de ella, pero

3
Marina Núñez del Prado. Color y piedra. Lima: Ediciones Sol, 1950, pp. 1-3.
4
El Comercio. Lima, del domingo 24 de junio de 1962.
5
Entrevista a Nagib Ciurlizza, Lima, 2008.

8
fundamentalmente nuestra investigación se ha nutrido de la búsqueda y
lectura sistemática de la prensa escrita de la época (entre periódicos,
revistas y folletos), la observación y análisis de sus obras y la siempre
importante fuente oral a través de las entrevistas a las personas y
artistas más allegados a Marina en su larga permanencia en el Perú.

Finalmente, la historia de esta investigación fue toda una odisea


que empezó en el verano del 2008 en Lima y con el estimable apoyo de
la Fundación de Marina en Bolivia y el grupo de trabajo que
participamos con el doctor Heraclio Bonilla y María Aguirre. Fueron
aproximadamente ocho meses de investigación en archivos y,
especialmente, en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional del Perú.
Este proceso de indagación se completo con una diversidad de
entrevistas a colegas, amigos y artistas que conocieron a Marina en
todo el tiempo que vivió en Lima. La idea original era recoger esos
testimonios y las fuentes en la prensa para preparar un libro homenaje
sobre Marina en el contexto de su centenario de nacimiento. Por
diversas circunstancias y motivos ajenos a lo académico este proyecto
no se materializó y todo quedó en el olvido, las intenciones y el
recuerdo. Ha sido a mediados del 2018, casi una década después de las
pesquisas iniciales, que el reencuentro en la casa Museo de Marina en
el Olivar de San Isidro con Alba Choque hizo renacer la esperanza de
una posible publicación. Alba ha realizado la última etapa de esta
investigación y en innumerables diálogos y debates hemos terminado
de corregir y estructurar todo el libro con la siempre oportuna ayuda de
María. Entonces, decidimos no dejar sin vida esta parte inédita de la
historia de Marina en el Perú, por ello, los autores hemos financiado
completamente la publicación impresa de esta primera edición del
libro. Esperamos que el trabajo sea recibido como un aporte inicial a la
inmensa obra escultórica de una artista universal.

Daniel Morán y Alba Choque

9
Fig. 13. Arriba: “Venús”. Bronce. Jardín exterior de Casa Museo
Marina Núñez del Prado de Lima. Fig. 14.
Abajo: “Venús” Onix. Interior de la Casa museo de Lima.
Ca. 1980 y 1970.
93
Fig. 28. “Hombre aymara”. Granito. 1951.
Casa Museo Marina Núñez del Prado de Lima.

102
Fig. 25. “Venus Negra”. Bronce. Museo de la Nación de Lima.

99

Intereses relacionados