Está en la página 1de 46

THE

FINAL FALL
VIKTOR & LONDON

PARTE VI
ALEXA RILEY
Contenido
The Final Fall
The Final Fall
Copyright
Dedicatoria
The Final Fall
Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Epilogue
Epilogue
Agradecimientos
También de Alexa Riley
Contacta con el Autor
PARTE SEIS
The Final Fall

Historia de Viktor & London

H an pasado dos años y medio desde que lanzamos Taking


the Fall y ¡finalmente ha llegado el momento! Después de
todos los ruegos y súplicas... Viktor finalmente está calentando
su historia.
¡Esperamos que haya valido la pena la espera!
Copyright © 2015 de Alexa Riley. Todos los derechos reservados.

Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, distribuirse o transmitirse de


ninguna forma ni por ningún medio, incluidos fotocopias, grabaciones u otros
métodos electrónicos o mecánicos, sin la autorización previa por escrito del editor,
excepto en el caso de citas breves incorporadas en revisiones críticas y ciertos otros
usos no comerciales permitidos por la ley de derechos de autor. Para solicitudes de
permiso, envíe un email a riley_alexa@aol.com

http://alexariley.com/

Nota del editor: esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e
incidentes son producto de la imaginación del autor. Los locales y los nombres
públicos a veces se usan con fines atmosféricos. Cualquier parecido con personas
reales, vivas o muertas, o negocios, empresas, eventos, instituciones o lugares es
completamente fortuito.

Editado por Aquila Editing


Este libro está dedicado a nuestra mejor chica, Jeanette. Ella es
dura como las uñas, no acepta la mierda, pero tiene el corazón
más grande de todos los que conocemos. Nunca nos
separaremos... nos perderemos la charla sobre la comida.
CAPITULO UNO
London

–C reí que ya estaría aquí, –murmuro para mí misma, mirando


mi periódico. Observo el boceto del hombre que guarda mis
pensamientos y hace que mi corazón palpite.
Dejando escapar un suspiro, cierro mi almohada, dejándola
caer sobre la cama. Cuantos más días pasan, más creo que él no
va a venir. Sé que tres días no parece mucho tiempo, pero en el
último año me miró todos los días. Desde el momento en que lo
noté por primera vez, nunca se ha perdido una.
Él siempre está en negro sólido, que incluye su pelo zumbado
y sus ojos, tan marrones que son negros. Pero nunca puedo
acercarme lo suficiente para estar segura. Todo en él es oscuro y
misterioso, pero de alguna manera me atrae. Su rostro nunca
muestra emoción, y tengo una necesidad dentro de mí para
sacarlo de él. La necesidad crece cada día y ahora se ha
convertido en un dolor profundo.
Lo observé mientras me miraba y me pregunté a dónde iría y
qué estaba haciendo. Sabía que no podría ser algo bueno. Una
mirada a mi hombre misterioso y sabrías que estaba en algo
oscuro.
La primera vez que lo vi pensé que tal vez estaba viendo cosas.
¿Por qué un hombre como él me estaría siguiendo? Pero él me
miraba constantemente, y aunque era extraño, me encantaba.
Esperaba verlo todos los días.
A veces me miraba todo el día. Una vez incluso lo probé yendo
al parque con mi almuerzo y mi cuaderno de dibujo. Me tumbé
sobre una manta y él se detuvo junto a una pared lejana, sin
moverse. Juro que estaba completamente quieto. Debería
haberme asustado, pero cuanto más me miraba, más lo deseaba.
Quizás el viejo dicho sea verdad. Las chicas buenas realmente
quieren chicos malos. Pero mi observador misterioso es todo
hombre. De cualquier manera, para la gente que me conoce, soy
la "más buena" de todos. La chica que trabaja como voluntaria en
el hospital. La chica que ayuda cuando alguien pregunta. La chica
que trabaja en la iglesia más grande de la ciudad como la
secretaria del predicador, mi padre.
Me acerco a la ventana y miro el lago. También estoy un poco
sorprendido de que mi padre no haya aparecido aquí. Él tiene que
saber que estoy aquí. Extendí la mano y toqué mi mejilla donde
me había abofeteado cuando descubrió que me estaba alejando
un poco. Incluso me llamó puta y me preguntó por mis dibujos
del hombre. No tenía idea de que los había visto. No sé por qué
me sorprendió que lo haya hecho.
Mi padre gobierna con un puño de hierro, y supongo que es
por eso que mi madre se fue corriendo cuando yo era pequeña,
demasiado pronto para que siquiera la recuerde. Vi una foto de
nosotros una vez cuando estaba buscando un bolígrafo en el
escritorio de mi padre. Ella me estaba abrazando, besando mis
mejillas regordetas. Tenía alrededor de tres años en la foto, si
tuviera que adivinar. Me parezco a ella. Cabello rubio y ojos
verdes brillantes. Está claro como el día en que somos madre e
hija. Parecía feliz abrazándome, así que me pregunté por qué me
había dejado atrás con él.
Después de que mi madre se fue, pasé mucho tiempo con mis
abuelos por parte de mi padre. Me encantó estar allí. Pasaba
veranos enteros con ellos mientras mi abuela y yo cocinábamos y
el abuelo me llevaba a pescar.
A medida que fui creciendo, la iglesia de mi padre comenzó a
crecer. Pensó que era hora de que volviera a casa a tiempo
completo. Pensé que solo quería usarme como apoyo, y lo hizo al
principio. Luego me hizo tomar el control de la cuenta de la
cuenta de la iglesia.
A veces era agridulce. Amo a mucha gente en la iglesia y
ayudar a los necesitados llenó un lugar en mi corazón. Pero eso
fue durante la luz del día. Detrás de las puertas cerradas, salió la
verdadera personalidad de mi padre.
Él tiene frío y me decepciona por las cosas más pequeñas.
Creo que es porque él está tomando más dinero de la iglesia de lo
que se supone que debe ser. Y él sabe que yo sé. Había pensado
en decir algo una vez, pensando que tal vez se metería en
problemas y que podría volver a casa de la abuela y el abuelo. Ese
sueño duró poco, sin embargo, cuando mis abuelos fallecieron
con casi días de diferencia. Tenía dieciséis años en ese momento.
La abuela tuvo un ataque al corazón un día, y el abuelo murió
al siguiente. Nunca pudieron determinar la causa de su muerte,
pero creo que no podría vivir sin ella. Siempre estuvieron tan
enamorados. Admiraba eso. Quería eso. Nunca me había sentido
más solo que cuando se fueron.
Lo que finalmente me hizo odiar a mi padre fue el funeral. Él
habló sobre cuánto los amaba y los extrañaría. Él era un
mentiroso. Odiaba al abuelo por una razón que nunca sabría.
Para mí y mi abuela, él fue maravilloso. Nada sobre mi padre
parecía sumarse.
Esa es la razón por la que vine aquí al lugar de mis abuelos.
Necesitaba algo de espacio No había estado aquí desde que
murieron y me lo perdí. Podría ser por eso que no he visto a mi
hombre misterioso en días. Supuse que encontraría el camino
hasta allí, como siempre me encuentra, pero aparentemente
estaba equivocada.
Me giro desde la ventana y agarro mi almohada de la cama.
Necesito salir. Tal vez la luz del sol me sirva de algo. Puedo ir a
descansar al muelle y tomar un poco de aire fresco.
Me dirijo a la cocina para tomar un refresco y hacer una
merienda. No puedo evitar sonreír como lo hago. Tengo tantos
recuerdos de estar aquí con mi abuela. Le había suplicado a mi
padre que viniera aquí varias veces, pero él siempre decía que no.
Tengo miedo de que lo venda, y no estoy segura de lo que voy a
hacer si mi padre finalmente aparece. Pero no voy a volver con
él. Lo resolveré de alguna manera.
Tal vez ha olvidado el lugar. Había estado pagando para
mantenerlo fuera de la pequeña paga que recibo de la iglesia.
Me doy la vuelta para regresar a la sala de estar y detenerme
en seco. De pie allí en el medio de la habitación está mi hombre
misterioso. La respiración se atrapa en mi garganta. Sé que la
puerta estaba cerrada y que la alarma estaba encendida, pero él
entró a la casa sin apagarla.
Él es aún más guapo de lo que pensé que sería. Él tiene una
mirada dura en su rostro, pero puedo ver que está cansado. Sus
ojos parecen negros ahora que puedo verlos de cerca. Pero quiero
estar más cerca. Él está inmóvil como siempre, y tan pronto
como tengo la idea, él ladea la cabeza. Miro cómo se curva la
esquina de su boca, y luego hago algo que no está en mi
naturaleza.
Me lanzo hacia él.
CAPITULO DOS
Viktor

M uevo mi hombro derecho, tratando de quitarle la tensión. No


sé si es por la desaparición de London o la paliza que le di a mi
último trabajo. Lo había atacado un poco más duro de lo normal.
Él tenía un tipo… las chicas rubias. Mi London es rubia. Cuando
pensé en cómo podía abusar de alguien tan dulce y puro como
ella, mi enojo solo creció. Luego ardo cuando me doy cuenta de
que quienquiera que la tenga podría estar haciéndole lo mismo.
Golpeo el volante con mi puño, haciendo que mi Dodge Charger
gire a un lado antes de volver a conducirlo.
Respiro profundo, tratando de calmarme. Eso es algo que
nunca hubiera hecho antes. No soy de los que se quiebran y
pierden el control, pero ella puede hacerme esto. He estado en
estado de pánico desde que la perdí. Hay una presión extraña en
mi pecho, haciendo que parezca que no puedo respirar, y cuanto
más tiempo se ha ido, más pesado se vuelve. Si no la encuentro,
espero que termine su trabajo y me aplaste.
Desde el momento en que la vi, supe que era la criatura más
perfecta para caminar por esta tierra. Salió del hospital con uno
de esos uniformes de rayas dulces. Su largo cabello rubio estaba
atado en una trenza de aspecto elegante, y algunos mechones se
habían soltado. Estaban rozando sus mejillas y era todo lo que
podía hacer para no acercarme y tocarla. Se volvió hacia mí como
si pudiera sentir que alguien la estaba mirando. Fue entonces
cuando sus brillantes ojos verdes me golpearon. Ellos dominaron
todo y yo quedé atrapado por la visión. Sus labios carnosos se
separaron y ella parpadeó, entonces el momento se rompió. Ella
era una pequeña cosa joven. Demasiado joven para caminar solo.
Ella se veía como un ángel. La quería desde ese mismo momento.
Ella es un tesoro que quiero pero no puedo tener. No soy lo
suficientemente bueno para ella y lo sé. Descubrí que ella
trabajaba en una iglesia y era la hija del predicador. Por supuesto
que ella lo es. Ella es un ángel. Ella brilla, y cuando la miro, se
siente como si me bañara en la luz.
La he visto cada momento libre que tengo. Incluso he
empezado a trabajar menos. Solo tomo trabajos aquí y allá, pero
era estúpido. Debería haber renunciado desde el primer día.
Sabía que necesitaba alguien para cuidarla.
O tal vez traje la oscuridad a ella. Eso es lo que más temo, que
de alguna manera alguien vio lo que codiciaba y lo van a usar en
mi contra. La única cosa en mi vida que me hace vulnerable y de
repente está fuera de mi alcance.
Aprieto los dientes. No estoy seguro de quién se atrevería,
pero siempre hay hombres tratando de hacerse un nombre. No
soy alguien con quien follar, pero hay un nuevo idiota de alquiler
todos los días de la semana. Si incluso un pelo en su cabeza ha
sido lastimado, nunca me lo perdonaré a mí mismo.
Mi teléfono suena y la adrenalina golpea mi sangre. Solo una
persona tiene este número, así que respondo rápidamente.
–Habla.
–Bueno, no estamos muy alegre.
–¿Estás seguro de que quieres jugar este juego conmigo,
Saint? –Dije con frialdad. Me gusta Saint, pero nunca lo dejaría
saber eso. Cambiamos un favor. Le traigo al hombre al que le
gustan las chicas rubias, lo hago llorar y se lo entrego a Saint.
Entonces Saint me dice la ubicación de mi ángel.
Solo lo dejé con el violador hace una hora, así que estoy
sorprendido de saber de él tan pronto. Pero tal vez estaba
preocupado de que yo volviera y lo hiciera físicamente llevar a
cabo mi favor.
–Todo bien. Está bien, Fixer. Déjame comenzar diciéndote
esto. Está a salvo. –Siento que una gota golpea mi mejilla, mis
ojos brotan de alivio. Es algo que no ha sucedido desde que era un
niño y perdí a mi hermana. –Voy a contarte la historia, pero
asegúrate de que te diriges a Cranberry, Colorado.
La suerte está de mi lado porque ya me dirijo hacia allí. Apreté
el acelerador, mirando la navegación para ver que ni siquiera está
a una hora de su casa. Cuatro de mí, pero lo haré en tres.
Necesito verla con mis propios ojos.
–No creo que nadie se la haya llevado, porque su padre no ha
denunciado la desaparición. Siento que si tu hija falta hace tres
días, harías eso.
Asiento con la cabeza a pesar de que sé que no puede verme.
No soy un hombre de muchas palabras. No hablo cuando no es
necesario.
–Entonces comencé a investigar a la hija del predicador.
–Ella no le pertenece, –corrijo.
Escucho un bufido y aprieto los dientes una vez más.
–Empecé a buscar a tu chica. –Hace hincapié en la última
palabra. –Desde que su madre se fue y lo dejó, a lo que
volveremos en un minuto, ella se quedó con sus abuelos hasta
que era adolescente, y luego su padre la trajo de vuelta a casa a la
iglesia. Los abuelos terminaron muriendo hace un tiempo. Su
casa todavía está allí y todavía en sus nombres. No debería ser
así, porque según su voluntad, se lo dejó a tu chica cuando
cumplió dieciocho años. Pero por lo que puedo decir, no creo que
ella lo sepa.
Mi mente comienza a funcionar. No le presté mucha atención.
Mi ángel siempre parecía tan feliz.
–¿Cómo puedes estar seguro? –Pregunto, todavía preocupado.
Me quedaré así hasta que la tenga delante de mis ojos. Nunca
más la abandonarán.
–Ella no tenía un auto a su nombre, y el padre parece un
idiota, así que supongo que no le está dejando usar el suyo. Fui a
cavar en la estación de autobuses y me metí en su mierda.
Levanté las cámaras e hice algo más que no te importa hasta que
la vi. Ella compró un boleto con dinero en efectivo, se dirigió a
Cranberry.
La información me hace sentir un poco mejor, pero aún así
me duele. Saint dicta la dirección para mí.
–No cuelgues, –ordena.
Yo no lo hago, pero tampoco hablo.
–No creo que su madre se marchara de la ciudad, –agrega.
Levanto mi cuello, preparándome para lo que viene. –Por lo que
puedo decir, la esposa del predicador parecía terriblemente
torpe. Siempre dentro y fuera del hospital con lesiones. Entonces
un día, poof.
Un ruido retumba de mi pecho. Debe haber matado a su
madre.
–Si él la tocó...
–Sí, –acepta Saint.
Estoy sorprendido de que lo haya dicho en voz alta, pero como
siempre, mi control no es grande cuando se trata de mi ángel.
–Fixer, si alguna vez necesitas algo, no dudes.
No devuelvo el favor. Ya hice mi obra para Saint, y tengo la
sensación de que podría retirarme muy pronto.
Bajo la ventana y tiro el teléfono. Empujo el acelerador aún
más fuerte, devorando los kilómetros que nos separan.
No tengo ningún plan para lo que voy a hacer cuando llegue
allí. Ella ni siquiera sabe quién soy. Algunas veces pensé que me
sorprendió mirándola. O tal vez estaba siendo estúpido como a
menudo me pasaba estando con ella. ¿Cómo podría ella no
haberme visto? La he estado siguiendo durante un año. A veces
no es fácil permanecer oculto, y con mi tamaño es aún más
difícil.
Me paso la mano por la cara. Pensé que dejar a mi ángel sola y
mirarla era por su propio bien. Pero ahora veo el error de mis
caminos. Le he estado dejando vivir con un lobo vestido de oveja.
Lo correcto sería matarlo y entonces ella sería libre. Ella
podría continuar y vivir una vida normal. Pero nunca he sido el
tipo de hombre que hace lo correcto. Después de perderla por
días, veo que no puedo vivir sin ella, y sé que no puedo vivir con
solo mirar. ¿Qué pasa si alguien más intenta llevársela? ¿Qué
pasaría si otro hombre intentara hacerla suya?
La rabia me calienta el cuello. Terminaría matando a alguien,
y eso causaría dolor a mi ángel.
Solo hay una elección Ella tiene que ser mía.
Aparqué a aproximadamente media milla de la casa en una
zona de atraque. Agarro mi bolso y hago la caminata. Aumento la
velocidad con cada paso, y antes de que sepa lo que está pasando
tengo su alarma barata deshabilitada y la cerradura se estampó
en la puerta de su casa. Me deslizo dentro y cierro la puerta
detrás de mí. Mi corazón esta palpitando. Escucho a alguien
moviéndose en la cocina. Puse mi bolso en el suelo junto a la
puerta y entré en la sala de estar.
El peso en mi pecho se levanta. Ella está perfecta como
siempre. Se da la vuelta y da unos pasos antes de que se dé
cuenta de que estoy de pie allí. Cuando su rostro se vuelve en mi
dirección, se congela y su boca se abre. Ella no parece asustada.
Intento leer su expresión, pero hay demasiado que asimilar.
Cuando veo brillar la luz en sus ojos verdes, sé que la tengo.
Ella deja caer todo lo que tiene en sus manos y corre hacia mí,
saltando en mis brazos.
La atrapo con facilidad mientras ella envuelve sus brazos
alrededor de mi cuello. Cuando ella presiona sus labios contra los
míos, caigo de rodillas en el suelo.
CAPITULO TRES
London

S us manos me abrazan fuerte, y acerco mi boca a la suya. Lo


escucho jadear mientras cae al piso. Sus manos me recorren la
espalda y me llevan a su regazo. Abro mi boca un poco y desliza
su lengua hacia adentro. Gimo, su sabor cálido y dulce. Él es
blando al principio, pero cuando mi lengua toca la suya, le irrita.
Se acabó el primer toque suave y en su lugar está el hambre. Él
come en mi boca como si estuviera muriendo de hambre por mí.
Deslizo mis manos hacia arriba, queriendo sentir su cabello. Pasé
las yemas de los dedos por su cabello. Nos presionamos el uno
contra el otro tanto como podemos; el espacio entre nosotros es
ofensivo. Sus dedos se clavan en mi espalda, y me encuentro
empezando a balancearme contra él. Puedo sentir la dura
longitud de sus pantalones, y aunque su tamaño debería
asustarme, solo me muevo más duro. Coloco los codos sobre su
hombro para ayudar a estabilizar mi cuerpo mientras me muevo
más rápido.
–Joder, –gruñe, sonando como si estuviera sin aliento.
Enterré mi rostro en su cuello, mi cuerpo todavía se movía
contra el suyo. Mis hormonas están acelerando y no puedo
retrasarlas. El calor avergonzado mancha mis mejillas, pero no
sé cómo parar. Con un rápido movimiento de fuerza, se para,
caminando fácilmente hacia el sofá y sentándose a horcajadas
sobre él. Él frota sus manos arriba y abajo por mi espalda
suavemente, su voz baja y ronroneante. Dice palabras en ruso
que no entiendo, pero me quedo con la cabeza en el cuello,
respirándolo.
Siento que un peso ha sido levantado de mis hombros. Él está
aquí. Él realmente vino.
–¿Sabes quién soy? –Finalmente habla en inglés. Sus palabras
ásperas son gruesas, sexys y llenas de necesidad. Lo envuelvo
aún más fuerte.
–Mi hombre misterioso, –le susurro, luego le beso el cuello.
Deja de frotarse y en su lugar empuja sus manos posesivamente
en mi piel.
–¿No me tienes miedo?
Me recliné y sacudí mi cabeza antes de poner mis labios en su
cuello una vez más. Su cálido sabor es todo lo que he soñado que
sería.
–No puedo pensar cuando haces eso, mi ángel.
–¿Quieres que pare? –Pregunto.
–Nunca, –responde.
Gime y se inclina hacia atrás mientras sus manos van hacia
mi trasero, acercándome más. Otra cadena de palabras rusas deja
su boca, haciéndome sonreír. Lo estoy haciendo perder el
control, y no tengo idea de lo que estoy haciendo.
–No pensé que vendrías, –lo admito.
–Tomo algo de tiempo para encontrarte. –Sus manos se
mueven hacia mis muslos, frotando arriba y abajo de mi piel
desnuda. Su toque es posesivo, como si fuera dueño de cada
centímetro, como si me hubiera tocado durante todo el tiempo
que estuvo vigilándome.
–Bien. –Nuestros ojos se encuentran. No sabía que los ojos
podrían ser tan oscuros. Si no pensara en él como mi ángel
guardián, probablemente los temería. Alzo las cejas en desafío. –
Lo hice a propósito.
Él me estudia por un momento.
–¿Te escondiste de mí?
–¡Sí! –Grito. –Tú nunca me hablas. Quiero decir, trato de
pasar a tu lado o acercarme. –Alzo las manos con frustración. –
Entonces nada. Algunas veces incluso me paré en lugares
espeluznantes pensando, está bien, en cualquier momento ahora
me va a agarrar.
–¿Pensaste que te secuestraría? –Él me mira, un poco
sorprendido.
Mi mirada cae sobre mi regazo y me siento avergonzada de
nuevo.
–No sé lo que pensé. Simplemente te deseé.
–Mírame, ángel. –Desliza sus manos hacia el dobladillo de mi
vestido, hacia donde las partes superiores de mis muslos se
encuentran con mis caderas. Sus palmas son tan grandes que me
envuelven allí. Nuestra diferencia de tamaño es importante.
–Tengo… –Se detiene a mitad de la frase, toda su cara se pone
dura. –Lo mataré.
Sus ojos están en mi mejilla, y extiendo la mano para cubrirlo.
Él tira de mi muñeca suavemente, haciéndome mover mi mano.
Se inclina hacia adelante para ver mejor el moretón. Su rostro
muestra pura rabia como nada que haya visto antes.
–Ni siquiera sé tu nombre, –susurro mientras sus ojos se
acercan a los míos. La dura rabia resbala un poco antes de que él
me ponga un beso en la mejilla.
–Viktor.
–Viktor, ¿no podemos hacer esto ahora? Todo el asunto de la
mejilla. Yo… yo... –Me tropiezo un poco con mis palabras. –No
quiero hablar sobre mi padre. Eso puede ser más tarde. Hoy
somos nosotros.
Extiendo la mano y paso el dedo por sus labios. Están tan
llenos para un hombre. Una cicatriz se extiende desde la parte
superior del labio izquierdo hasta la parte inferior. Mira hacia
abajo cuando lo toco, como si estuviera avergonzado.
Lo beso. Luego beso el otro lado de su boca. Entonces lo beso.
Sus manos se enredan en mi cabello y él toma el control. Me
derrito en su toque, anhelando su fuerza.
–Ángel, –gruñe. –Si no paras, me voy a correr.
Es entonces cuando me doy cuenta de que me estoy
balanceando contra él, tratando de aliviar ese profundo dolor que
hay entre mis piernas.
–Sí, quiero eso.
Él desliza sus manos alrededor de mi culo y su boca se dirige a
mi cuello. Siento su poder en todas partes. El calor de su gran
cuerpo me calienta, y él me mueve contra él. Su dura longitud
frota mis bragas desnudas, y siento que absorbo el material de
algodón.
–Viktor, –gimo mientras echo mi cabeza hacia atrás. Sus
dientes rozan mi cuello y me envía escalofríos por la espalda. Mis
pezones se irritan contra mi sostén y mis senos se sienten
pesados.
La lava retumba en mi centro antes de que se libere y exploto.
Grito su nombre y él se masturba debajo de mí, y las palabras que
no entiendo salen de sus labios. El orgasmo viene en ondas
poderosas, y todo lo que puedo hacer es disfrutar el placer.
–Voy a tener que aprender ruso, –digo entre risas mientras
recuesto mi cabeza contra su pecho. Él se inclina hacia atrás,
envolviendo sus brazos alrededor de mi espalda y
manteniéndome en su lugar.
–No creo que pueda dejarte ir, ángel. Tal vez no te equivocaste
con tu idea de secuestro.
–Entonces no lo hagas. –Dejé escapar un suspiro de
satisfacción, completamente en paz por primera vez en mucho
tiempo. De hecho, no estoy segura de haber tenido esta
sensación alguna vez. No sé lo que es de él.
–Por favor mírame.
–Tu 'por favor' sonaba forzado, –me río.
–Eso es lo que trato de decirte. No puedo recordar la última
vez que usé la palabra. No tengo que hacerlo. Otras personas
generalmente me lo dicen una y otra vez.
Me siento y lo miro, mis celos me atraviesan.
–Estás enojada, –dice, leyendo mi expresión.
–¿Estás hablando de que las mujeres te lo dicen? –No hay
forma de evitar que mi voz salga de mi boca.
–¿Estás celosa?
Le pego en el pecho.
El sonríe.
–No recuerdo la última vez que alguien me golpeó y no pagó el
precio. Pero tú, mi ángel, puede hacer conmigo lo que desees.
Lo vuelvo a hacer, irritado por su falta de respuesta.
–No es gracioso. No puedes acechar a alguien y dormir con
otras mujeres.
Él deja escapar un sonido de disgusto.
–No hice tal cosa. Paso todo el tiempo libre como dices,
acechándote. –Se inclina, tomando mi cara. –Solo estas tu.
–Oh.
Él se inclina hacia adelante, colocando un beso suave en mis
labios.
–Acuéstate sobre mí. Me gusta mucho, –susurra contra ellos.
Sonrío y echo mi cabeza hacia abajo sobre su pecho.
–No entiendes mis palabras. No soy un buen hombre,
London.
–No me llames así.
–Ángel, –corrige.
Le beso el cuello cuando lo dice.
Él deja escapar un suspiro, probablemente sabiendo que no
quiero hablar de esto. Ahora no. No ahora mismo al menos.
Excavar en el pasado es algo que quiero evitar. Sé que lo
haremos, pero no ahora.
–¿Cómo sabías que vendría por ti?
–Me cansé de esperar. Todo esto parecía tan loco y pensé, está
bien, esto podría ser aún más loco, pero qué pasa si me
encuentras. Si viniste por mí aquí, entonces estaba destinado a
serlo.
–No sabes las cosas que tuve que hacer para encontrarte.
–¿Quiero?
–Nyet.
–Entonces no quiero saber. –Me encojo de hombros, sin
necesidad de saber todos los detalles. A alguien más le gustaría
saber cada cosa, pero estoy bien estando en la oscuridad. –¿Valió
la pena?
–Hubiera hecho algo peor por esto. Hubiera hecho cualquier
cosa.
La forma en que dice "cualquier cosa" hace que se me ponga
la piel de gallina.
Me inclino hacia arriba.
–Hemos esperado lo suficiente. –Me muevo para que mis
labios apenas toquen los suyos. –Hazme el amor, Viktor.
Muéstrame cómo se siente estar conectado con alguien. Hazme
tuya.
CAPITULO CUATRO
Viktor

–Á ngel, mis manos están…


–Perfectas. Quiero que me toques en todas partes con ellas.
No recuerdo la última vez que me sorprendió. Tampoco puedo
recordar la última vez que me sentí inestable. Pero siento ambas
cosas mientras trato de mantenerla a raya.
–No quiero hacerte daño, –trato de decirle. Ella no ve la
súplica en mis ojos.
No es que no quiera estar dentro de ella, porque cada célula de
mi cuerpo está gritando por ello. Es que he soñado con este
momento más de lo que debería haberlo hecho. Una vez que la vi,
mis oscuros sueños se desvanecieron y solo estaban llenos de
ella. Ella hizo que me corriera en mis pantalones simplemente
frotando su cuerpo contra el mío. Incluso después de eso, todavía
soy duro como el acero.
–Siempre he escuchado que duele la primera vez, así que... –
Se lame los labios y se calla.
Gimo y antes de darme cuenta estoy de pie llevándola en mis
brazos.
Ella se ríe mientras me abraza.
–Todavía no puedo creer que estés aquí.
–Todavía no puedo creer que me quieras aquí. –Avanzo por el
pasillo, con cuidado de no empujarla.
–No digas ese tipo de cosas. No me gusta. Te quiero, Viktor. Te
quiero tanto que ideé un plan para traerte aquí porque no harías
ningún movimiento.
Algo profundo dentro de mí se calienta. Nadie me ha querido
nunca. A menos que quieran que arregle algo o hiera a alguien.
–Te quiero más de lo que nunca sabrás, ángel. Si no te hubiera
encontrado... –Niego con la cabeza. –Habría buscado hasta el
final de los tiempos.
Encuentro la habitación al final del pasillo y la acuesto en la
cama. Me muevo sobre ella y me pregunto si ella sabe que uno de
los asesinos más letales del mundo está por tomar su inocencia.
Sus grandes ojos verdes están llenos de emoción. Su cabello
rubio se despliega a su alrededor y parece un halo dorado.
–Traté de hacer lo correcto. Por una vez en mi vida intenté ser
honorable. Pero tú sellaste tu destino atrayéndome aquí, y nunca
te dejaré ir.
–Mentiroso. –Hay una sonrisa de complicidad tirando de sus
labios.
Baje mi peso encima de ella para demostrar mi punto. Ella no
va a ir a ningún lado.
–¿Crees que te dejaría ir? –Pregunto. Mi tono es severo, pero
no parece desconcertarla. Ella no tiene miedo de mí, y algo
acerca de eso me hace amarla aún más, lo cual no pensé que
fuera posible.
–Después de verte aquí, quiero decir, sé que nunca me
dejarías ir, pero verlo hubiera durado tanto tiempo. ¿Qué pasaría
si tuviera una cita con un chico y...?
Gruñí, cortando sus palabras, y ella sonríe triunfante.
–¿Ves? Hoy no selló mi destino. Fui tuya desde el primer
momento. –Ella nunca ha sido más correcta.
–Voy a mostrarte a quién perteneces.
Busco en mi bota, agarrando el cuchillo que mantengo
escondido allí. Me recuesto mientras todavía estoy a horcajadas
sobre ella, y miro hacia abajo. No hay ni rastro de miedo en su
rostro. De hecho, ella se mueve como si estuviera emocionada.
Deslizo el cuchillo en su vestido y lo miro mientras respira. Corté
el centro, el sonido del algodón desgarrado sonó fuerte en la
habitación silenciosa.
Arrojo el cuchillo al suelo, sin siquiera mirar hacia dónde cae
porque no puedo apartar los ojos de su cuerpo. Extendí mis
manos sobre su vientre, viendo tal diferencia entre nosotros dos.
Donde ella es suave y pálida, yo estoy bronceado y cubierto de
cicatrices. No hay una marca en su cuerpo, la piel cremosa brilla
en la luz. Mis manos se mueven hacia su estómago y se deslizan
hacia arriba. Levanta su pecho mientras camino hacia sus tetas.
La miro a los ojos y veo que no está mirando mis manos, sino
que me está mirando, con los labios ligeramente separados por el
deseo en toda su cara.
Nunca en mi vida pensé que tendría esta perfección frente a
mí. Ella es madura e inocente, y voy a extender mi inmundicia
sobre ella. Llenar su coño con eso. Soy un bastardo egoísta, y
tomaré el tratamiento que está colgando frente a mi cara.
Alguien debería haberla protegido hace mucho tiempo, porque
estoy a punto de tener cada centímetro de ella.
Cepillo mis dedos sobre sus pezones. Los delicados picos rosas
se endurecen bajo mi áspero toque. Pellizco una y luego la otra,
yendo despacio.
–Viktor, necesito más, me suplica.
Cierro los ojos, tratando de controlarme. Cuando ella diga mi
nombre así, haré lo que sea. Abro los ojos otra vez, miro a los
suyos y trato de transmitir todo lo que estoy sintiendo.
–No me pidas que vaya rápido. He esperado tanto por esto,
soñado tantas veces. Voy a tomarme mi tiempo, y no vas a
apresurarme.
Ella me sonríe y pone sus manos sobre su cabeza.
–Hazlo conmigo como quieras.
Inclinándome, chupo un pezón en mi boca. La sensación en
mi lengua es casi demasiado, y tengo que moler mi polla dura
contra su muslo para un poco de alivio. Ella gime mientras se
arquea, mostrándome que quiere más. Sus sonidos de placer me
están conduciendo al punto de la locura. Dejé que su pezón
saliera de mi boca antes de pasar al siguiente, dándole el mismo
tratamiento. De ida y vuelta, voy entre ellos, hasta que sus
llantos son más de lo que puedo soportar.
Bajé por su cuerpo, necesitaba probarla a ella. Mi lengua se
sumerge en su ombligo antes de ir a una cadera y rozar mis
dientes a través de ella. Le beso para llegar al otro y luego la
muerdo allí también, marcándola como mía. Mi ángel se menea
bajo mi toque, con sus caderas elevándose debajo de mí.
–Esto se siente tan bien. –Sus palabras se rompen cuando
caen de sus labios. Su cuerpo está cubierto de una capa de sudor a
medida que crece su emoción. La beso en todas partes, queriendo
probarla.
Deslizo mis dedos debajo de sus suaves bragas rosas,
jalándolas por sus piernas y moviéndome para ponerme de pie a
un lado de la cama. La miro tendida en la cama para que la tome,
sus manos extendidas sobre su cabeza.
Esto es, London. Eres mía para siempre ahora.
Ella sonríe y extiende sus piernas tímidamente. Agarro su
tobillo, frotando mis pulgares sobre él, queriendo sentir su suave
piel otra vez. La tiro fácilmente de la cama mientras caigo al
suelo entre sus muslos extendidos. Pongo sus piernas sobre mis
hombros y le lamo los labios.
–Ángel. –Susurro su nombre contra su coño mientras respiro
su aroma celestial. El olor de su coño virgen llena mis sentidos, y
agarro su culo con ambas manos. Ella no va a ir a ningún lado.
Ella se quedará hasta que haya terminado.
Tomo una larga lamida, y cuando paso su clítoris, ella se
estremece. Mantengo sus muslos apretados. Necesito esto más
de lo que necesito mi próximo aliento, y ella me lo dará. Quiero
mostrarle que puedo cuidarla y hacerla sentir bien. Puede que no
sea digno de ella, pero me aseguraré de que tenga todo lo que ha
soñado.
Ella gime mi nombre mientras mi lengua rodea su clítoris.
Entonces la chupo hasta que ella se revuelve. Sus piernas
comienzan a temblar y veo sus dedos clavarse en las sábanas.
–Eso es, ángel. Monta mi cara.
Arriba y abajo mi lengua se mueve entre sus labios hinchados
mientras su cuerpo se acerca a su pico. El rasgueo constante
justo en su perla dura es lo que busca, y se lo doy. Lamo su coño
virgen a una pulgada de su vida, y me recompensa cuando grita
mi nombre y tierras cálidas y húmedas en mi lengua.
No paro cuando ella pulsa y su orgasmo se cuela por su
cuerpo. La ayudo a estirarlo y mantengo mi boca justo donde más
lo necesita.
–Por favor, Viktor, es demasiado, –suplica, demasiado
sensible desde su clímax.
Le doy a su coño un último beso y luego beso el interior de
cada uno de sus muslos antes de levantarme. Hay una expresión
soñadora en su rostro, y quiero golpear mi pecho como conquisté
una maldita montaña. Nunca ha habido un momento mayor en
mi vida. Al verla así, feliz con lo que le hice, y sabiendo que estoy
a punto de irme hasta las bolas a mi nuevo hogar.
Me quito la ropa y la miro.
–Muéstrame mi premio, –exijo, mirando entre sus piernas.
Se abren, mostrándome su coño rosado empapado que brilla
con su liberación. Por un momento me pregunto cómo se verá
cuando esté cubierto de esperma, y tomo mi pene en mi mano.
Me bombeo arriba y abajo por la longitud, lamiendo mis labios y
probando lo que queda de su coño. Su coño virgen es la joya que
sostendré más preciosa. Pero no te confundas, yo lo tendré.
Ella extiende sus manos, silenciosamente llamándome.
Deslizo un brazo debajo de su cuerpo y trepo a la cama con ella,
arrastrándola hacia arriba. Me muevo entre sus muslos,
empujándolos de par en par mientras deslizo mi polla entre sus
húmedos labios.
Inclinándome, la beso, dejando que mi lengua le muestre lo
que mi polla está a punto de hacer. Cuando mi boca se mueve
hacia su cuello, presiono la punta de mi pene en su abertura. Está
cubierto de esperma y resbaladizo con su propio lanzamiento.
–Me haces sentir tan pequeña, –dice, mirando hacia donde
nos vamos a unir.
–Eres pequeña. Pero seré tan amable como pueda. –Trataré de
no hacerle daño, pero tengo que estar dentro de ella. No hay
forma de evitarlo. Tengo que poseerla, y tengo que follarla, y
tengo que hacerlo ahora.
–Confío en ti, –dice, levantando las caderas. Gruñí, amando lo
hambrienta que ella estaba por esto, también.
Ella hace los sonidos de maullido más lindos mientras yo
avanzo unos pocos centímetros, dejando que la gruesa cabeza se
hunda en su coño virgen. Siento que su barrera me detiene
después de unos pocos centímetros, y la sostengo allí.
Inclinándome, beso sus labios suavemente mientras empujo
hacia adelante, todo el camino hasta la raíz, y me hundo en su
apretado coño. Su agarre cálido y húmedo me aprieta cuando la
siento tensa y luego me relajo. No me muevo de inmediato, sino
que la beso lentamente y la dejo adaptarse. El sedoso calor de su
coño me está rogando que se corra en el acto, pero me concentro
en ella y aguanto.
Mientras sus caderas se mueven tentativamente, controlo mi
control. Me está tomando todo en mí no meterme dentro y fuera
de ella como un perro. Ella es la única persona en esta tierra a la
que nunca quiero lastimar, y me aseguraré de pasar mi vida de
aquí en adelante solo para darle placer.
–Muévete, –susurra contra mis labios, y yo hago lo que ella
dice.
Mi gruesa polla se retira en un golpe largo y lentamente se
hunde en su calor. Muevo sus caderas para que cada empuje sea
placer, asegurándome de que su punto G esté siendo frotado
todas las veces.
Se queda sin aliento y sé que estoy justo donde lo necesita, así
que lo sostengo allí, frotándolo con la gorda cabeza de mi polla.
Su cuerpo se enrosca debajo del mío y sus ojos ruedan hacia la
parte posterior de su cabeza.
–Eso está ahí, ¿no? –Muevo mis labios a su cuello y la muerdo.
–Voy a asegurarme de que seas adicta a ese maldito lugar dulce,
así que cada vez que tu coño hormiguea, te subirás a mi pene y
me harás encontrarlo.
Su apretado coño me está agarrando fuerte y es perfecto. El
calor se acumula en mi columna vertebral y estoy haciendo todo
lo posible para no correrme. No quiero que este momento
termine, pero sé que tan pronto como me corra, estaré listo para
la segunda ronda.
–Ángel, necesito tus ojos, bebé. –Mi voz es tan brusca que ni
siquiera lo reconozco. –Quiero tus ojos en mí cuando te golpea.
Ella abre los ojos y asiente con la cabeza mientras empujo con
fuerza. Su boca se abre y grita mi nombre mientras su coño me
abraza. Me corro con ella mientras la carga completa de mi polla
se libera en su palpitante coño. No parece detenerse ya que su
coño me aprieta cada vez más fuerte, tomando todo lo que tengo
para dar.
CAPITULO CINCO
London

V iktor se da la vuelta, así que estoy acostada sobre él. Juega con
mi pelo, se lo lleva a la nariz de vez en cuando y lo huele.
–Eso fue increíble, –suspiro. Me doy la vuelta un poco y beso
el lugar sobre su corazón. Pongo mi oreja hacia abajo sobre él,
escuchándolo latir. Es calmante
–Eres fabuloso.
Dejé escapar otro profundo suspiro, sintiéndome somnolienta
y satisfecha.
–Nunca me había sentido tan en paz. –Realmente no me
importa cuán loco es todo esto. Mientras Viktor y yo estemos en
la misma página, no importa.
–Deberíamos irnos mañana. Alguien sabe que estoy aquí. No
creo que esta persona pueda revelar mi ubicación, pero nunca
arriesgaré tu seguridad.
–Eso es muy críptico de tu parte, –me río. –No lo necesito
todo ahora, pero tienes que darme algo. Probablemente sabes
casi todo lo que hay que saber sobre mí.
–No sabía que tu padre te golpeó. –Su pecho retumba con
furia.
–Esa fue la primera vez, –admito, tratando de enfriar su ira,
pero parece que no funciona. –No importa. Estoy contigo ahora,
y estoy segura de que nadie volverá a estar a menos de un metro
de mí nunca más.
Eso ayuda a que parte de la tensión abandone su cuerpo.
–Crecí en Rusia. Normalmente enmascaro mi acento cuando
estoy cerca de otros, pero sale cuando estoy contigo.
No sé por qué, pero me gusta mucho.
–Mi madre se había ido antes de que yo pudiera recordarla.
–La mía también. –Inclino mi cabeza para mirarlo. Él se tensa
por un segundo y noto que sus cejas se unen.
–Mi padre era doctor. Practicó en una pequeña clínica en
nuestro sótano e hizo visitas a domicilio. Él no tenía pacientes
normales. La gente acudía a él cuando no querían ir al hospital
porque la policía hacía demasiadas preguntas.
Sigue jugando con mi cabello mientras habla conmigo.
–Mi hermana mayor lo odiaba. No lo pensé mucho. Entonces,
un día, fui a la tienda local a recoger algunas cosas. No sentí que
había tardado mucho, pero cuando llegué a casa no pude
encontrar a nadie. Bajé a su clínica y ambos estaban muertos. –
Veo dolor en sus ojos. –Mi hermana... –Hace una pausa, mirando
hacia otro lado. –No fueron misericordiosos.
Me aferro a Viktor, haciéndole saber que estoy aquí. Quiero
consolar al niño que tuvo que ver eso.
–Subí y preparé una bolsa. Tomé una de las armas de mi padre
y algo de efectivo que tenía en casa y me fui. Esperaba que la
policía pensara que quienquiera que hubiera hecho eso me cogió
y pensarían que yo también estaba muerto. Lo hicieron.
–¿A dónde fuiste? –Mis ojos se llenan de agua.
–Yo viví en las calles. Estaba tratando de encontrar a la
persona que mató a mi hermana. Quería vengarme de la mierda
enferma que hacía esas cosas. Me tomó años, pero lo encontré.
–¿Qué edad tenías cuando lo encontraste?
–Apenas un adolescente. Para ese momento, había aprendido
de las calles. Cuando lo encontré lo llevé a un almacén
abandonado. Solía leer todo lo que tenía a mano, y cuando era
grande, muchos de esos libros de texto médicos que tenía mi
padre. Este conocimiento fue útil. Sabía cómo causar dolor pero
también cómo hacerlo de una manera que no lo mataría. O al
menos, no rápidamente.
En eso, estoy tensa. Él era un niño pequeño haciendo esto.
Giro la cabeza y le doy un beso sobre su corazón otra vez para
hacerle saber que todavía estoy con él.
–Jugué con él durante horas hasta que finalmente le disparé.
Fue mi primer asesinato.
Me arrastro hasta el cuerpo de Viktor para poner mi cara en su
cuello.
–Continua.
–Dejé una nota en su cuerpo con el nombre de mi hermana.
No pasó mucho tiempo para que se corriera la voz sobre lo que se
había hecho. La gente se sorprendió de que un chico tan joven
hubiera hecho estas cosas. No pasó mucho tiempo hasta que las
personas me pidieron que hiciera cosas por ellos, ofreciéndome
dinero para hacerlo. Era joven. Pude entrar y salir de lugares sin
que se dieran cuenta. Tomé los trabajos e hice lo que tenía que
hacer.
–¿Eres un asesino a sueldo?
–Sí.
–Dijiste que elegías tus trabajos. ¿Cómo los puedes elegir?
–Tomo trabajos que liberan al mundo de personas como el
asesino de mi hermana. Pero entiendo que solo porque lo hago a
mi manera no está bien. Sigo siendo un asesino, ángel. Yo mato
gente por dinero. Aquí es con quién te acuestas, a quién le diste
tu inocencia.
–Viktor. –Le beso debajo de su oreja antes de sentarme y
mirarlo. Su pecho está lleno de cicatrices. Pongo mis manos
sobre su pecho, mi cabello cayendo a nuestro alrededor. Me
siento poderosa sentada sobre él, pero parece un guerrero entre
mis muslos. –¿Terminaste con esa vida? ¿Estamos libres de eso?
–¿Todavía me quieres? –Él me mira con esperanza en sus ojos,
sus manos se mueven hacia mis caderas.
–¿Me dejarías ir si no lo hiciera? –Alzo una ceja en cuestión.
Sus dedos cavan, silenciosamente respondiéndome. –No quiero
irme. Te quiero. Todo de ti.
De repente, estoy de espaldas y Viktor me está mirando. Ser
arrojado tan fácilmente me envía un delicioso escalofrío por la
espalda.
–He terminado con esa vida. Si estás a mi lado, lo abandonaré
todo.
Cerré mis brazos alrededor de su cuello.
–Te amo más que nada, ángel, y te voy a mostrar eso por el
resto de nuestras vidas.
–Empieza ahora. Hazme el amor.
CAPITULO SEIS
Viktor

E stoy acostado mirando a mi ángel mientras ella duerme. Su


cabello está sobre mí. Es más suave que la seda y me encuentro
jugando constantemente con él. Necesito levantarme y comenzar
a hacer planes. Quería hacerlo después de cenar la noche
anterior, pero terminamos nadando en el lago, luego volvimos a
la cama después de una ducha. No pude apartar mis manos de
ella. Incluso durante la noche no pude evitar alcanzarla. Cada
vez, ella me dio la bienvenida con los muslos separados y un
coño mojado. Debería haberla dejado descansar, pero soy un
animal cuando se trata de ella. Tengo la sensación de que ella va
a estar dolorida. Puede ser ventajoso para mí, ya que viajaremos
la mayor parte del día.
Me deslizo debajo de ella, esperando terminar mi mierda
antes de que se despierte. Salgo de la habitación y me dirijo a la
bolsa que dejé caer por la puerta. Encuentro un par de bóxers y
los deslizo antes de sacar un teléfono de prepago de mi bolso.
Me congelo cuando escucho algo saliendo por el camino de
grava. Echo un vistazo por el pasillo para asegurarme de que mi
ángel no viene, luego me acerco sigilosamente a la ventana para
mirar hacia afuera.
Puedo sentir la sonrisa tirando de mis labios.
Abro la puerta y salgo mientras su padre sube las escaleras
hacia el porche. Su cabello gris tiene un estilo y, como siempre,
está vestido de traje. Estoy empezando a ver que todo se trata de
apariencias para él. Se congela al verme. Doy un paso para cerrar
algo de la distancia entre nosotros. La sorpresa es clara en su
rostro.
–Eres tú, ese hombre que ha estado dibujando en sus
cuadernos, –dice, con una acusación en su voz.
La vi dibujar tantas veces, pero nunca tuve idea de qué era.
Joder, la amo. Estoy empezando a ver que ella realmente me
ama, también. Ella sigue mostrándolo una y otra vez. Voy a
tomarlo.
No digo nada En su lugar, le doy miradas de oreja a oreja.
–Salga de mi propiedad ahora mismo, –dice, nervioso pero
enderezando los hombros.
–No puedo, –digo, dando un paso más. –No te pertenece.
Su rostro cae un poco ante mis palabras.
–¿Está mi hija allí?
–Ella ya no te pertenece. –Me echo hacia atrás, luego doy un
giro rápido, y le devuelvo el revés en la cara.
Vuela hacia atrás, golpeando la grava, y yo estoy sobre él antes
de que pueda gritar. Envuelvo mi mano alrededor de su garganta
para que no pueda hacer ruido.
–Vas a estar malditamente tranquilo porque mi ángel está
durmiendo. Si la despiertas, las cosas van a ir mal para ti. –Se
está ahogando e intentando apartar mi mano de su garganta.
–Parpadea dos veces si me entiendes.
Él lo hace, y lo libero. Tose pero cubre su boca al mismo
tiempo. Me levanto de nuevo, mirándolo. Se necesita todo en mí
para no patearlo, pero probablemente rompería algo, y quiero
que se vaya. No quiero que mi ángel lo vea. Manejo cualquier
oscuridad que intente acercarse a ella.
–Levántate y vete de aquí.
Se pone de pie, retrocediendo unos pasos y frotándose la
garganta. Mi huella de mano ya se muestra en ella. Él abre la
boca, pero lo corté.
–No creas que no sé sobre la madre de London. –Su rostro
palidece ante mis palabras. –No vuelvas aquí o trates de
alcanzarla otra vez. Ella está muerta para ti. –Con eso, me doy la
vuelta y regreso a la casa, cerrando la puerta detrás de mí. Miro
por la ventana y lo miro echar una última mirada a la casa antes
de que se suba a su auto y se vaya.
Cojo mi teléfono y hago una llamada. Escucho que la línea se
levanta.
–Es Fixer.
–¿Finalmente llamando por ese favor?
–Sí, quiero que hagas que parezca un accidente. –Dicto la
dirección de su padre antes de colgar. Él mato a su madre y le
puso las manos encima. Él ya era un hombre muerto.
Hago una última llamada para alinear los planes, luego rompo
el teléfono por la mitad y lo tiro a la basura. Vuelvo arriba,
sintiendo que ya he estado lejos de ella demasiado tiempo. Me
deslizo en la cama junto a ella y ella envuelve su cuerpo desnudo
a mi alrededor.
La sensación de estar en casa se instala en mi pecho.
–Hueles bien, –dice contra mi cuello, luego me besa y me da
un pequeño mordisco. Mi pene se endurece a la menor atención
de ella.
–¿Cómo te sientes?
–Un poco adolorida, pero no duele mucho, –suspira.
–Te voy a dar un baño. Haré que comamos algo, y luego
tendremos que salir a la carretera.
–Mmm bien, –murmura, pero no se mueve. Me deslizo y ella
me agarra, pero ya estoy tirando de ella en mis brazos. La tomo y
la llevo al baño, sentándola en el mostrador.
Corro el agua para su baño, por lo que es agradable y cálido.
–Dame un beso de buenos días, –dice ella, finalmente
abriendo los ojos. Paso entre sus piernas y tomo su boca. El beso
es suave y somnoliento, y cuando termina, la tomo y la coloco en
el agua tibia.
–Voy a empezar a empacar. –Ella asiente. –Ángel, tus ojos. –
Ella los abre y me sonríe. –No te duermas.
–Estoy despierta, lo prometo, –bosteza. No creía que pudiera
parecer más dulce, pero una adormilada London es insoportable.
Comienzo a agarrar su ropa y guardarla en su bolso. Luego me
aseguro de que el resto de la casa esté cerrada con llave y tire
toda la comida en la cocina para que no huela mal. Camino de
vuelta al dormitorio, y ella está sentada al lado de la cama en un
simple vestido de verano. Su cabello está en un nudo en la parte
superior de su cabeza, y me acerco y lo libero, dejando caer sus
mechones rubios.
–¿A dónde vamos? –Pregunta, mirándome.
–Nos marchamos de los Estados Unidos. Entonces podemos ir
a donde quieras.
–Nunca he visto el océano.
Le doy la cara.
–Voy a mostrarte todo. –Me arrodillo frente a ella. –Nos
dirigimos a Texas para tomar un avión, pero antes de que nos
vayamos de Colorado me voy a casar contigo… –Ella me
interrumpe y se arroja sobre mí. Me dejo caer por lo que ella está
encima de mí mientras me besa en todas partes.
–¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! –Canta, posando frenéticos besos sobre mí.
–No pensé que lo expresara como una pregunta, –bromeo,
apretando su culo.
–Quiero que me hagas el amor en este momento, pero
realmente también quiero casarme, –dice, pensando en su
indecisión. –Nunca te había visto sonreír tan grande antes.
–London, acabas de aceptar ser mi esposa. ¿Cómo podría no
ser el hombre más feliz de la tierra?
–Esto es una locura, –se ríe, rodando sobre mí.
Lo es, pero también es lo correcto. Todo mi mundo gira en
torno a ella, y este es nuestro destino. La necesitaría por
cualquier medio necesario, pero saber que su amor por mí es
incluso una fracción de mi amor por ella es el paraíso. Es todos
mis deseos más profundos y oscuros cobrar vida y algo más. Ella
me fortalece de una manera que nunca podría lograr por mi
cuenta, y seré su guerrero. No solo me casaré con ella, sino que la
protegeré hasta mi último aliento. Mi regalo para el mundo es
proteger lo que es más precioso, y mi ángel es eso para mí.
EPILOGO
London

Alrededor de un año después...

–¿E stás emocionada de estar en casa, ángel?


Miro a Viktor. Siento que hemos conducido para siempre.
Puede sentirse así porque tiene razón. Estoy emocionada.
–Me estás volviendo loca.
–Te ves muy feliz para ser una persona loca. –Él acaricia su
mano hacia adelante y hacia atrás en mi muslo.
Me inclino y lo beso en la mejilla.
–Gracias por hacer todo esto, –le digo.
–Ni siquiera lo has visto todavía. Puede que lo odies.
–Lo hiciste por nosotros, así que sé que será perfecto. –
Realmente lo creo. Durante el año pasado, Viktor hizo que mi
vida pareciera un sueño. Hemos estado viajando por todo el
mundo, viendo cosas que nunca pensé que vería. Hacerlo todo
como marido y mujer lo hizo aún más especial.
Aunque mientras viajábamos, él seguía revisando la casa que
llamaríamos hogar pronto, no tenía idea de lo que realmente
estaba haciendo. Dijo que ya tenía una casa en un buen pedazo de
tierra, y que todo solo tenía que estar configurado y asegurado.
Ni siquiera quiero saber qué quiere decir con eso porque es
probable que sea algo exagerado.
–Ya estamos aquí. –Asiente con la cabeza hacia el muro de
piedra que corre a lo largo de la pared. –Tenemos más de
trescientos acres. –Mis ojos casi se sobresaltan ante eso. –He
sido dueño de la tierra por un tiempo, y ya había una casa en ella,
pero no pensé que estaría aquí a largo plazo. Entonces viniste.
Ahora sé por qué mi chico me dijo que lo comprara. Como todo
sobre nosotros, es como si el destino siguiera asegurándose de
obtener lo que necesitábamos.
–¿Esto va a ser como una fortaleza o algo así? –Lo miro. Tengo
la sensación de que sé lo que viene. Él me da una de sus medias
sonrisas. No me importa si lo es. Si lo tranquiliza, entonces estoy
de acuerdo. Me encantó viajar. He visto más de lo que alguna vez
pensé posible, pero estoy lista para asentarme, para tener un
lugar que podamos llamar hogar. –Mientras esté encerrada
contigo, estoy feliz.
Finalmente, llegamos a una puerta de hierro gigante. Viktor
extiende la mano y le pone una huella digital en un bloc, y las
puertas se abren lentamente. Un hombre con un chaleco negro
con un arma amarrada a su costado sale y saluda a Viktor, quien
asiente con la cabeza hacia él.
Seguimos adelante, y una casa aparece a la vista cuando
llegamos a la cima de una colina empinada. La vista quita mi
aliento.
–Viktor, –respiré, completamente sorprendida por lo que
estaba viendo.
–¿Te gusta? –Pregunta.
–Es maravilloso. –Lo miro con asombro. No puedo creer que
este sea nuestro hogar.
–Antes de entrar, quiero mostrarte algo. –Él salta del auto y
se acerca a mi lado para abrir la puerta. Él me da su mano para
ayudarme. –En la parte de atrás. –Me guía por la casa. Cuando
miro hacia abajo del fuerte declive, veo un lago que es casi
cristalino. Señala, y sigo su línea de visión. Mi aliento deja mis
pulmones cuando un sollozo estalla. Allí, en la orilla del lago,
está la casa de mis abuelos. –Te dije que te daría todo.
Me giro y me tiro en sus brazos.
–Nunca lo dudé.
EPILOGO
Viktor

Unos cinco años después...

G ruñí al ayuda de cámara que intenta abrir la puerta para mi


esposa. Él salta hacia atrás, y yo abro la puerta del auto, dándole
mi mano para ayudarla a salir. Mis ojos se suavizan cuando
llegan a los de ella, como siempre lo hacen. Algo sobre ella puede
apagar la oscuridad que solía correr tan profundamente en mí.
Incluso con el toque más pequeño, puedo pasar de ser una bestia
a un gatito. Todo está en su toque y en su voz.
Es nuestro aniversario y planeo celebrarlo con mi ángel. Pensé
que cuando nos mudamos a Seattle y puse un muro entre
nosotros y el mundo que podría molestarla, podría volverse loca.
Pero a medida que pasa el tiempo, creo que le gusta más que yo.
Pensé que para nuestro aniversario haría un cambio. Tengo un
hotel en la ciudad e hice una reserva en un elegante restaurante.
Sin embargo, no estoy seguro de haber tomado la decisión
correcta, y siento que todos miran a mi ángel. Me está
molestando.
Ella toma mi mano y la aprieta con fuerza. Ella debe darse
cuenta de cómo me siento. Nadie ha sido capaz de leerme en
todos mis años como asesino a sueldo. Excepto ella. Tomo el
equipaje del botones, quien quiere llevarlo por nosotros. Nadie va
a llevar las bragas de mi esposa sino yo. No me importa si están
en una maleta.
Cuando llegamos a la recepción, doy mi nombre. El
recepcionista mira a mi ángel demasiado tiempo. No estoy
sorprendido de que la gente quiera mirarla. Ella es la cosa más
perfecta que ha entrado en esta tierra, pero eso no significa que
vaya a permitir que continúe. Alcanzo el mostrador y lo agarro,
bajando la cabeza sobre él. Doy un golpe duro. London jadea a mi
lado, agarrándome del brazo.
–No la mires, –le digo al hombre.
Él suelta un estrangulado, "lo siento".
–Viktor, –mi ángel me advierte, pero suena más como un
gatito enojado y hace que mi polla se sacuda.
–Sus llaves, señor, –el empleado tartamudea sobre sus
palabras. –Lo siento.
London rueda sus ojos hacia mí. Las recojo, guiándonos hacia
el ascensor. Ella presiona el botón y las puertas se abren y damos
un paso adelante.
–¿De verdad tenías que asustar al pobre muchacho? –Me
pregunta.
Ella tiene suerte de que no hice más que darle un golpe en la
cabeza. Odio cuando la gente la mira. Es como papel de lija para
mi piel. Ella es mía. Necesito todo su sol para bloquear mi
oscuridad. Ella es mi aire para respirar. Sin ella, no soy más que
un hombre hueco.
–Él correrá la voz. Estamos aquí por una semana. Ahora no
tendré que pensar en que otros te miren.
Las puertas del elevador se abren. Ella va a bajar, pero yo la
detengo, empujándola hacia atrás. Entro en el pasillo, mirando
hacia ambos lados antes de dejarla salir. Cuando llegamos a
nuestra habitación, la dejé entrar, pero como siempre, se queda
junto a la puerta. No me importa lo loco que esté, reviso la
habitación para sentirme a gusto y ella me deja. Los viejos
hábitos tardan en morir.
Me dirijo hacia ella y la tomo, llevándola a través de la sala de
estar y hacia el dormitorio. Mi boca se dirige a su cuello y muerdo
el lugar que más le gusta.
–Viktor, –ella gime. –Necesito decirte algo.
Me detengo y la miro. Se muerde el labio y puedo decir que
está preocupada por lo que sea que vaya a decir.
–Puedes decirme cualquier cosa, mi ángel. –Intento
consolarla. No me gusta la preocupación que veo. Soy yo quien se
preocupa, no ella.
–Estoy embarazada, –finalmente suelta. Mis ojos comienzan a
tener agua y trato de tragarme el nudo en la garganta. –¿Estás
feliz?
Veo que no está segura de mi reacción, y me siento en la cama
con ella en mi regazo. La abracé, le rezaba a todos los dioses que
podía pensar y les agradecí por bendecirnos con un hijo. Por
mucho tiempo he querido este bebé, pero no empujé a mi ángel.
Sabía que si era lo que ella quería, entonces lo haría.
–Ángel, estoy más que feliz. –Siento que mi pecho va a
estallar.
Recuerdo cuando ella me dijo que estaba en la toma. Estaba un
poco triste porque no pude embarazarla de inmediato. Quería que
tuviera a nuestro bebé, pero también quería tiempo para
nosotros dos. Es el momento perfecto, y se siente bien.
–Si es una niña, quiero ponerle el nombre de tu hermana,
Nika.
Me recuesto y miro sus brillantes ojos verdes, viendo sus
propias lágrimas de alegría. Presioné mis labios con los de ella y
susurré palabras de amor mientras la sostenía en mis brazos.
Habrá tiempo para hacer el amor más tarde, es hora de celebrar
más tarde. En este momento, no quiero nada más que sostener a
mi familia en mis brazos y dar gracias. Ella me ha entregado más
de lo que podría haber imaginado y más de lo que me he
merecido. Pasaré el resto de mi vida honrando los regalos que
ella me ha dado.
–Da, –digo simplemente, y nuestras vidas cambian para
siempre.

FIN
AGRADECIMIENTOS

A todos ustedes que leyeron la serie Taking the Fall y se


enamoraron de los personajes, gracias.
Gracias por venir en este viaje con nosotros y por amar a
Cherry, Carter, Jeanette, Saint y todos los demás personajes
tanto como nosotros. Esta fue una bella historia para escribir y
una que significa más para nosotras.
Gracias por apoyar nuestro trabajo y por permitirnos hacer
algo que amamos. Esta serie ha sido consultada sin parar durante
años, y nos complace decir que este es el final.
Este paquete cierra el libro en su mundo. Les dejamos a todos
en su feliz felicidad para siempre, haciendo bebés y estando
enamorados.
Todos seríamos tan afortunados de vivir nuestras vidas de la
misma manera. Todo nuestro amor…

<3 AR
Full Length Novels
Everything For Her
His Alone

Single Titles
The Virgin Duet
Owning the Beast
My New Step Dad
Their Stepsister
Snow and Mistletoe
Ps. You’re Mine
Trailer Park Virgin
Guarding His Obsession
Growling For Mine
Curvy
Untouched
Holding His Forever
Tempting the Law
Paid For
Shielding Lily
Wanting My Stepsister
Stealing Christmas
Paying Daddy’s Debt
Her Touch

The Princess Series


His Princess
Stolen Princess - March 1st
Caught Princess - March 8th
Forbidden Princess - March 15th

Bundled Series
Cowboys and Virgins
Buy Me Series Bundle
Innocent Series Bundle
Halloween Treats
Ghost Riders MC - Complete Series
Forced Submission Bundle Books 1-3
Forced Submission Bundle Books 4-6

Taking the Fall Series


Taking the Fall Bundle
Fall Into Place

Alexa Riley Promises


Mr and Mrs
Blackmailing the Virgin
The Billionaire and His Castaway

The Breeding Series


Coach
Mechanic
Thief

The Fairytale Shifter Series


Riding Red
Beauty Sleeps
The Lost Slipper
Finding Snow
Growling For Mine - Bonus Shifter Book

All Titles
Alexa Riley Amazon
Alexa Riley Website
Para todas las noticias CALIENTES y detalles SUCIOS…
¡regístrate en la lista de correo!

Página informativa

@_AlexaRiley

AlexaRileyAR

www.AlexaRiley.com

Intereses relacionados