Está en la página 1de 6

El Cuartel General de Franco en Burgos

Comandantede Infanteríadel Regmento de San Mardal n.0 7, José María GARATE CORDOBA.

Todos los años hace el Caudillo en Burgos un cidiana que flanquean los bultos del Poema—
alto de jornada. Suele ser uno de esos días en junto a la glera dél Arlanzón, donde aéampó el
marcados por dos santos españoles como Santia desterrado. Fiente a su estatua. Sigue, luego por
go y San Ignacio. En la mejor semana del ve el paseo provinciano, que la guerra dió renom
rano burgalés. La única, en un dicho popular bre nacional. El Espolón. Allí, entre el festivo’
muy pesimista. flamear de gallardetes y banderolas, por encima
Su entrada es por el puente de San Pablo—vía del clarnor del homenaje, se enciende una co-

41
rriente íntima y confiada, que vibra con la pre renados ya en la lejanía del tiempo. Porque rara
sencia personal de Francó cuando mira y sonríe será la visita en que Franco no dedique un espa
a cada uno, porque parece que recuerda a todos. cio a la lectura en su antiguo despacho, gene
Allí resucita la emoción que para él y para los rosamente amueblado por caballeros burgaleses
presentes tuvieron los azarosos días del Alza del treinta y seis.
miento Nacional. En el mismo lugar, veintitrés En él todo está como entonces. Sobre su mesa,
años antes, la presencia de un héroe se denotaba la de los acuciantes partes y telegramas, el te
por un rumor creciente y una salva de aplausos léfono permanece intacto desde su última llama
que corría en traca. Un día era Mola, con la lei da. En medio hay otra mesa mayor, desnuda y
ca al pecho, recién aterrizado en Gamonal, adon sobria, alrededor de la que alternaron reuniones
de Dios no quiso que llegase Sanjurjo. Otro, el del Cuartel General y los Ministros. Enfrente, so
mismo General Franco, con su sonriente juven bre el caballete, un recuerdo imborrable, el más
tud, su airoso gorrillo y su elasticidad legionaria. emocionante. Transparentando un mapa del
Se localizaba en el Casino a Moscardó con la bar Centro y Este de España, se ve un superponible
ba héroica, acabado de liberar en el Alcázar. Y con la última situación de la Campaña Nacional.
arengaba a los provisionales, Millán Astray, figu Aquéllos son los trazos, firmes y rápidos, con que
ra impresionante, casi persónaje de Solana, man la mano de Franco trazó en lápiz azul zonas de
co y tuerto como Nelson, pero además recosido acción, direcciones de ataque, flechas de penetra
de cicatrices. ción y despliegues finales. Todo lo que en la úl
Todo evoca aquel tiempo. El palacio de Capi tima ofensiva se reprodujo exactamente en la
tanía recuerdá en su lápida el primero de octubre tierra reconquistada. Junto a la entrada, en una
en que Franco aceptó la gloriosa servidumbre del estantería, se alinean obras clásicas españolas y
Poder, La catedral conserva el rumor de sus ac colecciones de revistas.
ciones de gracias, de las honras fúnebres por Más de una vez, ocupando el Caudillo su his
Calvo Sotelo y Sanjurjo, por Mola y José An tórico sillón, con un libro en la mano, levantará
tonio. la vista para fijarla en el plano y en la mesa
grande. Entonces, le acudirá el recuerdo de aquel
Pero, sobre todo, el palacio de la Isla, ante el
frente de guerra que iba reduciendo mientras
cual la multitud admira esa corrección de cadete
creaba una difícil construcción de paz.
con que Franco saluda a la bandera, la viveza
de su mirada, detenida un instante en cada una ** *
de las doscientas personas que le estrechan la
mano, la atención con que escucha a sus inter
locutores, su flexibilidad de movimientos. Desde la madrugada de aquel 19 de julio que
resonó en las naves de la catedral una salve can
Este palacio de la Islá fué eje de la vida na
tada con acentos bélicos, ansiaba Burgos cono
cional durante la época más importante de los cer a Franco. Esta ansiedad era un motivo más
últimos tiempos. Hubo ahí planes de campaña,
para el delirio de entusiasmo del primero de oc
Consejos de Ministros, recepción de Embajadores tubre. R.esultaba imposible conseguir el silencio
y hasta vistosos relevos de la guardia. En su bal de la multitud que, rebasando la plaza de Alonso
cón-rotonda resonaron muchas p a 1 a b r a s de Martínez, llenaba la amplia calle de Laín Calvo
Franco, improvisadas ante la demanda de la mu y otras adyacentes. El momento en que el nuevo
chedumbre, incansable en el vítor hasta gozar de Jefe del Estado anunció desde el balcón princi
su presencia y de su voz. La voz que anunciaba
pal de Capitanía la aceptación del compromiso,
la liberación de Covadonga, la reconquista de
sigue siendo muestra y símpolo del ardor popu
Teruel, la victoria del Ebro. Palabras de aliento lar de la Cruzada. Luego, mientras en Burgos se
y esperanza, a veces de consuelo para quienes la improvisaba lo mismo un Alférez provisional que
guerra hacía vestir luto; de fe en España siem
un Ministerio—en frase de Lojendio—, y se daba
pre, fe soñada primero y esmaltada después de estructura a la Junta de Defensa, más tarde Jun
éxitos, que eslabonaron la historia del paraje. ta Técnica, Franco fué a Salamanca, centro es
La umbrosa mansión de los Muguiro, que la tratégico de entonces, y fijó su residencia y su
ciudad adquirió para ofrendarla al más ilustre Cuartel General en el palacio del prelado sal
huésped, brinda cada verano al Caudillo unas mantino.
horas de descanso y un motivo de recuerdos, se- Pero la estabilización del flente de Madrid hi

42
zo preciso disponerse para la guerra larga, crean día de San Lorenzo, cuando Franco se instaló
do nuev6s organismos. La ciudad de SalaianCa en el palacete que asoma entre la espesa fron
y el mismo palacio .arzobispal adquirieron con da por encima de la puerta ex:terior, numerada
ello una densidad humana y una complejidad con el 37, en el paseo de la Isla. Era, y sigue sien
burocrática que se hacía asfixiante para el ais do un castillete de tres plantas, con rojas torres
lamiento que el trabajo del Generalísimo reque rematando la silueta, a cuya rotonda de doble
ría. La ofensiva de Santander plasmó la solición escalinata se entra por un jardín sencillo y som
definitiva; casi accidentalmente, porque como breado. Detrás, se extiende una hermosa huerta
Franco seguía las incidencias del frente activo de frutales. En su interior se acondicionaron, en
desde ciudades próximas, dejó en Salamanca un la planta baja, vestíbulo, comedor para doce per
Cuartel General de eampaiia y se trasladó a Bur sonas y salón; arriba, los dormitorios y otras de
gos con su familia y su Plana Mayor. pendencias.
La fecha de aquel viaje no quedó registrada A partir de entonces, Burgos, que ya era sede
por prudente reserva militar. Pero estaban ya del incipiente Gobierno de la Junta Técnica, re
tensas las flechas sobre la capital de la «costa mató su capitalidad con el doble carácter que
esmeralda». Debió sér el 10 de agosto de 937, la presencia de Franco representaba. El recoleto

AO
palacio cte la Isla, además de ser «Residencia» otoño de 1938. El Generalísimo revivía en su tien—
en términos telegráficos oficiales era también da de campaña, en el paisaje, el clima y el am
«Terminus», contrasefia del Puesto de Mando biente sus mocedades africanas. Tras la victoria
avanzado que allí se establecía. Este puesto de la fría calma del diciembre burgalés fué propi
mando lo integraba el grupo que le rodeó hasta cia para preparar la ofensiva sobre Gataluña,
el fin de la guerra y le acompaifió en todos sus que, iniciada en Nochebuena, dirigió Franco des
desplazamientos. Eran eT Coronel Franco Salga de la Torre de Raymat, hasta que el desfile triun-.
do; los Tenientes Coroneles Barroso, Jefe de la fal por la diagonal de Barcelona le dió una prue—
Sección de Operaciones, y Fusset; los Coman ba de la sazón del Ejército y del agradecido en
dantes Medrano, del Estado Mayor, y Juste, Agre
tusiasm del pueblo catalán.
gado aéreo; el doctor Cuervo; los ayudantes de La población de Burgos crecía diariamente con
campo; el padre Bulart. capellán, y el cronista
la llegada de refugiados. La vida oficial aumen
oficial Ruiz Albéniz, más conocido por «El Tebib taba con la puesta en marcha de nuevos orga—
Arrumi» El equipo de trabajo era muy reducido:
algún oficial de secretaría, dos delineantes-car
tógrafos y un escribiente. Completaban el perso
nal las Unidades de escolta, con los Capitanes
Cano y Torres y la policía de! comisario Arias.
Franco había residido algunos días en el pala
cio de la Diputación. Pero éste de la Isla fué su
hogar, donde transcurrió, dos años largos, la vida,
de su familia. La suya casi no, porque fué pro
longada su permanencia en los puestos de mando
de campaña y eran muy frecuentes sus salidas
al frente, aun cuando «Términus» estuviese of i
cialmente en Burgos. En realidad podía dedicar
poco tiempo al hogar, su actividad y su mente
estaban demasiado absortas en las cosas de la
guerra y el gobierno.
Finalizaba el año 1937, días de Teruel, cuando
se incorporaban desde Salamanca las Secciones
de Estado Mayor, que se instalaron muy cerca
de Palacio, en el colegio de «Las Francesas», re
ligiosas Damas Negras, sUtituídas entonces por
las españolas de Jesús y María. En aquel edificio
las tareas bélicas se armonizaban con cantos y
algazaras infantiles. Los serios militares y las
alegres colegialas coincidían en la misa de do
mingo.
Concluía enero, cuando el palacio de la Isla
se animó con los Consejos de Ministros dei Go
bierno recién constituido y la ciudad con la
afluencia de personal administrativo que ello
traía consigo. Liquidado ya el frente Norte y en
pleno desarrollo la campaña de Teruel, Franco
buscó un nuevo emplazamiento a su Puesto de
Mando, más próximo a la zona de operaciones.
El 9 de marzo estaba en el castillo de Pedrola. a’
32 Km. de Zaragoza. Ya de nuevo en Burgos, la
reacción roja del Ebro—otro día de Santiago—
le inspiró la batalla definitiva, para lo cual se
desplazó con «Términus» a Alcañiz. El terreno
era árido y el calor asfixiante, aquel verano y

44
nismos y el aumento de actividad que daba a general, y en el Colegio de las Francesas había
una actividad constante a las órdenes del Gene
todos la liberación de amplias regiones. Al Cuar
tel General llegaba cada noche un motorista con rl Vigón. Cuando todo estaba a punto, aterri
un sobre lacrado conteniendo las notas e• ins zaron en Gamonal los representantes del llama
trucciones de Frafrco al General Martín Moreno. do Comité de Defensa de Madrid pretendiendo
Era el origen de los nuevos trabajos. Pero lo que parar lo inevitable con el cambalache de una
más bullía en la ciúdad era la actividad política «paz honrosa» para ellos. Todo fué rápido. Ape
y diplomática, que a veces trascendía a todo el nas se estrenó el nuevo emplazamiento de «Tér
pueblo, como la visita de Petain, la presentación minus» en «El Cristo», entre Ordpesa y Arenas
de credenciales o las derivaciones de las tertu de San Pedro. Cinco días después de romperse
lias oficiosas en el Condestable. los frentes, salía del despacho del Caudillo en la
A fines de febrero ya estaba Franco en Burgos. Isla, el Comandante Martínez Maza, con una
Se preparaba con el mayor cuidado la ofensIva cuartilla, escrita y firmada a lápiz, que Franco -

45
le acababa de entregar. Por primera vez no se Unida también al expediente hay una carta
heblaba allí de combates ni de frentes. Propia de la marquesa de Mugiro en la que, el 27 de
mente, aquellas cuatro líneas del texto, más que mayo, accedía a la adquisición que se le había
un parte de guerra eran un mensaje de paz, dato propuesto, aclarando con noble desprendimiento
fiel para la HistorIa, primer documento de uná y una inefable sencillez de estilo: «como el pala
nueva era española. cio no estaba en venta, que fijen libremente el
Cuando el emocionado ayudante de campo lle precio, pues, tratándose de quien se trata, es
gó con su cuartilla al Cuartel General, resona asunto en el que todos debemos quedar con
ban en Burgos, lentas, solemnes, como siempre, tentos».
ocho campanadas del reloj de la Catedral. Era La historia del palacio de la Isla como resi
la noche del primero de abril de 1939. Día de la dencia oficial secerraba en la despedida del Cau
Victoria. Burgos. dillo a la ciudad, representada por todas las au
toridades en la audiencia extraordinaria del 18
de octubre de 1939. Estaba en su despacho, acom
pañado del Jefe de su Casa Militai, el laureado
En el Ayuntamiento de Burgos se archiva un General Moscardó, cuando dijo, poco antes de sa
expediente que entre la prosa numérica de sus lir hacia El Pardo:
datos contiene expresiones muy vivas del espí «Vinimos a Burgos en los momentos de mayor
ritu de entonces. El lector joven, que sólo tiene peligro para la Patria. He pasado en este despa
de la época referencias históricas, puede captar cho los días más difíciles y decisivos de la Histo
muy bien el pálpito emocional que hay entre los ria de España. Vinimos para enderezar y dirigir
trámites administrativos. desde aquí la guerra en el norte, en levante y en
El primer documento está fechado en 5 de ju el sur, y aunque encerrado siempre en este pa
-nio de 1939. «Año de la Victoria», se aclara a las lacio y absorbido por los apremios de la cam
generaciones venideras. Se titula: «Propuesta del paña, no he podido disfrutar’ dé las aelicias de
Alcalde de Burgos, don Manuel de la Cuesta, pa vuestra ciudad, he apreciado en todo momento
ra la compra conjunta por el Ayuntamiento y el cariño del noble pueblo burgalés, del que mar
la Diputación del palacio de la avenida de la Isla, cho altamente agradecido.
número 37, desde el que el Generalísimo Franco »Aquí os dejo, para que lo conservéis, el plano
dirigió el Alzamiento Nacional.» La exposición de las operaciones en su última fase, donde se
de motivos es un verdadero laude al Alzamien refleja cómo se encontraba España y los frentes
to, al Caudillo y al palacio, sede de ambos, «pues cuando íbamos a iniciar la última ofensiva. So
las victorias de la guerra y de la paz se lograron bre él trabajé durante muchas horas en vigilia
a la sombra de las airosas torres de ese albergue». y tensión constantes, por la salvación y engran
Luego, elegantemente, se apoyan en una vieja decimiento de España.»
anécdota burgalesa los motivos de la ofrenda:
«Cuando el Condestable de los reinos de Casti ** .x.
lla, Toledo, León y Galicia, regresó de victoriosas
campañas, dicen las crónicas que se le ofreció Cuando el último día de San Ignacio, exacta
como regalo, capilla donde orar, palacio donde mente a los veintitrés años de-su aterrizaje en
morar y quinta donde holgar. Por eso es razón Gamonal, posó de nuevo Franco en su antiguo
ofrecer ahora a Franco mansión, jardines y ora palacio, tuvo la deferencia de permitir que un
torio.» portavoz de la Prensa burgalesa perpetuase, súbi
Dos días después, el Ayuntamiento aprobaba tamente despertada, la impresión viva del Caudi
la propuesta por aclamación. Al dar fe de ello, llo ante sus recuerdos, reviviendo en el marco de
el Secretario se hacía eco del sentir general para antaño un momento histórico de la Cruzada Na
explicar tal gesto, porque «no eran momentos de cional. Franco, yendo al piano, señaló en él la si
pronuncfar palabras, pues éstas serían pálidas tuación de la batalla del Ebro, mientras el pe
ante la realidad». La Diputación aceptó como un riodista observaba en sus ojos un relámpago de
honor su parte, considerando que «las, miradas emoción. La emoción que ocultó los novecientos
de toda España fueron a converger en la flnca noventa días de campaña. ‘ -

donde Franco fijó su residencia» y rubricó con Luegó, sobre su mesa, todo cómo entonces, aún
un triple vítor la aceptación de la propuesta. huio de firmar documentos de Estado.

4f;