Está en la página 1de 45

UNIVERSIDAD CENTRAL “MARTHA ABREU”

DE LAS VILLAS
FACULTAD DE HUMANIDADES

TÍTULO: Una perspectiva práctica de la teoría de la


recepción.

Autoras: Dalila Rodríguez González


Maité García Díaz

Tutor: Dr. Alfredo González Morales

CURSO 2001-2006
«Los libros fueron mis
pájaros y mis nidos,
mis animales
domésticos, mi establo
y mi campo; la
biblioteca era el
mundo atrapado en un
espejo; tenía el
espesor infinito, la
variedad, la
imprevisibilidad.»
Jean Paul

Sartre

ÍNDICE
____Página

Introducción ……………………………………………………………. 1
Capítulo I - Consideraciones teóricas ……………………............ 4

1 - Teoría de la recepción ……………………………… 4


1.1-Algunas teorías sobre el lector ……………………. 5
1.2-Asumiendo una postura ………………………….... 12
Capítulo II- Diagnóstico de necesidades ………………………... 14
2 – Selección de la muestra …………………………….. 14
2.1-Las dimensiones e indicadores …………………….. 14
2.2-Métodos empíricos utilizados ……………………… 15
2.3-Análisis de los resultados …………………………... 16
Capítulo III- Praxis y Teoría en consonancia …………………… 20
3 – Receptores …………………………………………… 20
3.1-La recepción ………………………………………… 21
Conclusiones …………………………………………………………….. 28
Recomendaciones ……………………………………………………….. 29
Bibliografía ……………………………………………………………… 30
Anexos

INTRODUCCIÓN

La teoría de la recepción se erigió desde sus inicios con interesantes


propuestas que suponían un cambio de paradigma en el ulterior desarrollo de
la ciencia literaria. El intento de fundar una nueva teoría literaria en el hecho
de que la literatura está ahí para los lectores y de que es a través de ellos que
vive y tiene efecto, se convirtió en el punto de partida de todos los teóricos
que se interesaron en el proceso de recepción.
Roland Barthes en un ensayo titulado: « La muerte del autor» plantea: « el
lector es el espacio mismo en que se inscriben, […] todas las citas que
constituyen una escritura; la unidad del texto no está en su origen, sino en su
destino. (Barthes, 1968: 245)

En la base misma del funcionamiento del texto está la relación con el


intérprete, relación que el texto instituye, por lo que: « la atención tiende a
desplazarse, del mensaje en cuanto sistema objetivo de informaciones
posibles, a la relación comunicativa entre mensaje y receptor». (Eco, 1990:
236)

La lectura es vista como una experiencia activa que radica en el proceso de


actualización que se da en la interrelación texto-lector y depende tanto de lo
aportado por uno como por el otro.

Son muchos los autores que han escrito sobre esto (Hans Robert Jauss,
Humberto Eco, Wolfgand Iser, Naumann Manfred, Standley Fish,…), que se
han preocupado por el sentido que yace en los textos y su interrelación con el
lector; sin embargo, la mayoría de dichos autores no rebasa el plano teórico.

Son muy escasos los estudios empíricos sobre la praxis, lo que nos ha llevado
a plantearnos el siguiente cuestionamiento: ¿Cómo se manifiesta en la práctica
la teoría de la recepción?

Con esta pregunta nos encontramos frente al problema científico de nuestra


investigación, cuyo objeto es: la recepción del texto literario en estudiantes de
décimo grado del Instituto Politécnico de Informática «Lázaro Cárdenas».

El objetivo general del presente trabajo es analizar cómo se recepcionan


textos literarios de temática preferida en alumnos de décimo grado del IPI
«Lázaro Cárdenas».
Objetivos específicos:

1- Exponer las concepciones más actuales sobre la recepción del texto


literario a partir de la revisión bibliográfica.

2- Diagnosticar el proceso de recepción.

3- Elaborar un conjunto de acciones para analizar cómo se da el proceso de


recepción en lo alumnos de la muestra seleccionada.

Para la sustentación teórica de esta investigación consideramos de vital


importancia la revisión, entre otros textos, de la bibliografía siguiente: En
busca del texto. Teoría de la recepción, de Dietrich Rall; Textos de teoría y
crítica literarias, de Nara Araújo y Teresa Delgado; Un sistema de acciones
para incentivar el hábito de lectura en la Escuela de Formación de
Trabajadores Sociales de Villa Clara, de Yamilé Pérez, Yamila Cobos y
Marelis González y el Trabajo de Diploma: La recepción de la literatura: De
la teoría a la praxis, de Yuleivy García, el cual constituye un importante
antecedente de nuestra investigación.

Le conferimos gran importancia a este trabajo, debido a la carencia que existe,


sobre todo en Cuba, de estudios empíricos que corroboren las elaboraciones
teóricas de la teoría de la recepción. Debe tenerse en consideración que los
autores que abordan esta temática pertenecen en su mayoría al contexto
europeo y sus obras poseen cierta distancia temporal. De manera común
aceptamos sus concepciones, pero poseemos muy pocas evidencias prácticas,
científicamente tratadas, que nos confirmen su vigencia, en especial en
jóvenes lectores cubanos.
Esta investigación se encuentra estructurada en tres capítulos. El primero
ofrece una sustentación teórica sobre la teoría de la recepción, a partir de un
análisis de los principales estudiosos de la misma, con el propósito de asumir
una postura teniendo en cuenta sus aportes y su punto de mayor debilidad. En
el segundo se hizo un diagnóstico de las necesidades de los estudiantes
tomados como muestra, para lo que se tuvieron en cuenta tres dimensiones,
con sus respectivos indicadores, necesarias para analizar el proceso de
recepción: la situación sociocultural, la situación de lectura, y el nivel de
interpretación. El tercer capítulo procede al análisis de los receptores y de la
recepción hecha por ellos de los textos literarios.
CAPÍTULO I. Consideraciones Teóricas.

1- Teoría de la recepción.

La dirección de la ciencia literaria, que se entiende como historia literaria


del efecto y estética de la recepción, se constituyó alrededor de los años
sesenta, e hizo pronto escuela sobre todo en la República Federal de
Alemania.

Al decir de Karlheinz Barck, muchos de sus representantes siguen la


tendencia general hacia el pluralismo de métodos, sin embargo, a pesar de
los diferentes puntos de vista, se puede reconocer un punto de partida
común: « el intento de fundar una nueva teoría literaria en el hecho de que la
literatura está ahí para los lectores y de que vive y tiene efecto a través de
los lectores». (Barck, 1993:171)

Se observa la historia literaria desde la perspectiva de la recepción del


lector, se toma por base un concepto de la literatura y de la obra literaria que
refleja la recepción como la condición decisiva de su función en la sociedad.
Barck plantea que: «La intencionada rehabilitación de la recepción y del
otro mundo de la lectura se dirige contra aquellas concepciones de la
literatura, que están convencidas de que al texto le es inherente un sentido
existente de una manera objetiva y dado de una vez y para siempre». (Barck,
1993:172)

Dicho interés por el efecto y la recepción de la literatura, al decir de Hans


Ulrich Gumbrech, estuvo fundamentado primero de una manera sistemática
como programa de investigación, esbozado por Hans Robert Jauss al
plantear que:« La función social de la literatura se manifiesta en su
posibilidad genuina ahí donde la experiencia literaria del lector entra en el
horizonte de expectativas de su praxis vital, en donde se forma previamente
su concepto del mundo y en donde tiene con ello un efecto retroactivo en su
comportamiento social». (Citado por Gumbrech en su artículo: «Sociología
y estética de la recepción», p.223)

Gumbrech reconoce en este planteamiento de Jauss, un cambio de


paradigma, pues de acuerdo a esta exigencia, ya no se hace evidente tan solo
la determinación social y la función mimética de la literatura, sino más bien
su papel como una fuerza formadora de historia.

La relación entre texto y lector se empieza a ver como un proceso activo y


creador. Naumann Manfred señala que: «el lector mientras reconstruye para
sí la obra, se transforma a sí mismo, amplía sus posibilidades como sujeto.
El lector realiza la obra y esta a su vez actúa sobre él». (Manfred, 1983-
1984:379

1.1- Algunas teorías sobre el lector.

El lector y su interacción con la obra se convierten en el centro


de atención de importantes disquisiciones teóricas en torno a la
recepción: « En el itinerario del pensamiento estético desde la
antigüedad hasta nuestros días aparecen reflexiones que aluden al
problema de la recepción del texto, en ver la lectura como un
hecho intrínseco del proceso literario». (González, 1998: 15)

Pero al decir de Alfredo González en su artículo: «La recepción


del texto literario y la promoción de la lectura», no es hasta la
Escuela de Constanza, en Alemania, que los estudios de la
recepción toman fuerza con los trabajos de Jauss e Iser, entre
otros.
Rita Schober (citada por Alfredo en el artículo ya mencionado,
p.15) plantea, que con la Escuela de Constaza se arriba a una
tercera etapa en la teorización sobre este fenómeno; antecedida
primero por una vertiente que centraba su interés en la obra y
seguida por otra cuyo núcleo de atención radicaba en el receptor.
En la Escuela de Constanza es que se enfoca la recepción como
una interacción entre la obra y el lector.

Son muchos los ensayistas importantes que han dedicado su


esfuerzo intelectual a poner en claro la relación entre texto y
lector, a estudiar propiamente la lectura.

Hans Robert Jauss, Umberto Eco, Wolfgang Iser, Stanley Fish:


peculiares perspectivas, una mirada múltiple alrededor del
proceso de la recepción; cuyo estudio no sería completo sin el
análisis de dichas perspectivas.

1.1.1- Hans Robert Jauss: Horizonte de expectativas.

Hans Robert Jauss elabora la noción de horizonte de


expectativas, la cual es la suma de las expectativas literarias,
culturales, sociales, que el lector trae al texto. Para Jauss el
sentido de un texto se construye en la interacción entre las
preguntas del lector y las respuestas del texto.

Jauss plantea la necesidad de fundamentar la estética de


producción y de representación tradicionales en una estética de la
recepción y el efecto para renovar la historia de la literatura, pues
para él, la historicidad de la literatura se basa en la experiencia
precedente de la obra literaria hecha por el lector. Pero según él;
al analizar dicha experiencia:
se deben diferenciar, construir y transmitir los dos lados
de la relación texto- lector – es decir, efecto como el
aspecto de la concretización, condicionado por el texto y
recepción como el aspecto de la concretización
condicionado por los destinatarios- del significado, como
dos horizontes: el intraliterario, implicado por la obra y el
del mundo vital, traído por el lector de una sociedad
determinada, para reconocer cómo se encadenan las
expectativas y la experiencia y si ahí se produce un
aspecto de nuevo significado. (Jauss, 1993: 78)

La recepción pasiva del lector se transforma en recepción activa


y en una nueva producción del autor, la que es vista por Jauss
como un proceso en el que la obra posterior puede solucionar
problemas formales y morales, legados por la obra anterior y
también puede plantear nuevos problemas.

1.1.2- Umberto Eco: Obra abierta.

Umberto Eco, al igual que la mayoría de los teóricos que abordan


el tema de la recepción, parte de suponer que el lector no asume
una función pasiva frente al texto literario, sino que colabora en
su construcción: « la obra viene a ser el producto de una lectura y
de un texto, la lectura crea la obra en el momento en que entran
en relación un lector y un texto escrito». (Eco, 1965: 74).

Con este concepto se desmorona la antigua idea de que la lectura


era pasiva, meramente receptiva, y de que el lector era un
receptor acomodado únicamente a las intenciones y designios de
un autor.
Eco plantea que cualquier obra aunque no se entregue
materialmente incompleta, exige una respuesta libre e inventiva,
si no por otra razón, sí por la de que no puede ser realmente
comprendida si el intérprete no la reinventa en un acto de
congenialidad con el autor mismo. (Eco, 1965: 75)

Es en la sugerencia, en el juego de palabras, en los espacios en


blanco, donde la obra se presenta intencionadamente abierta y le
permite al lector hacer sus propios aportes.

Pero Eco precisa, atinadamente, que dicha intervención no es


informe ni arbitraria, que la llamada libertad del intérprete tiene
una limitación que consiste en la guía proporcionada por la
propia obra: « la obra en movimiento, en suma, es posibilidad de
una multiplicidad de intervenciones personales pero no es una
invitación amorfa a la intervención indiscriminada: «es la
invitación no necesaria ni unívoca a la intervención orientada, a
insertarnos libremente en un mundo que sin embargo es siempre
deseado por el autor». (Eco, 1965: 79)

Eco, también introduce el concepto de lector modelo cuando


plantea: « cada autor elige a su lector», pero señala además, que
una obra bien hecha es capaz de crear a dicho lector: « un texto
bien organizado por un lado presupone un modelo de
competencia proveniente, por así decirlo, del exterior del texto,
pero por otro lado se esfuerza en edificar, con medios meramente
textuales, dicha competencia». (Eco, 1965: 82)

El texto literario presupone un lector modelo pero a la vez ofrece


los medios necesarios para moldear a dicho lector. En las
concepciones de Eco, texto y lector están dialécticamente
relacionados, pues el primero presupone al segundo y este a su
vez, completa al primero mediante el proceso de lectura.

1.1.3- Wolfgang Iser: La estructura apelativa de los textos.

Wolfgang Iser plantea, que un texto solo despierta a la vida


cuando es leído, situándose en la misma línea de Jauss, pero con
nociones muy particulares.

Iser propone un tipo de lector: el lector implícito, con el cual


designa una estructura del texto por medio de la cual el receptor
siempre está previsto: «el lector implícito no posee ninguna
existencia real; pues representa la totalidad de las orientaciones
previas que ofrece un texto fictivo a sus posibles lectores como
condiciones de recepción ». (Iser, 1993: 139)

El concepto de lector implícito «circunscribe un proceso de


transferencia por medio del cual las estructuras del texto son
llevadas, a través de los actos de imaginación, al cúmulo de
experiencias del lector». (Iser, 1993: 143)

Iser, también elabora, en su artículo: « La estructura apelativa de


los textos», la noción de espacios en blanco, que para él
constituyen el punto de partida elemental para el efecto que el
texto produce: « los vacíos de un texto literario no son […] un
déficit, sino que forman un punto de partida elemental para su
efecto. El texto hace un ofrecimiento de participación para sus
lectores […]. Solo los vacíos conceden una participación en la
co-ejecución y en la constitución del sentido del suceso». (Iser,
1993: 106)
Al decir de Iser, el grado de indeterminación en la literatura,
representa el elemento más importante de conexión entre el
texto y el lector. La indeterminación funciona como un puente o
punto de contacto, ya que activa las ideas del lector para la co-
ejecución de la intención que yace en el texto.

Según Iser, un proceso de lectura consiste en parte, en el hecho


de una configuración compuesta del texto que, por otro lado, solo
adquiere efecto a través de las relaciones establecidas con el
lector: « la lectura se convierte en el acto de fijar la estructura
oscilante del texto en significados que, por lo general, se
producen en el momento mismo de la lectura». (Iser, 1993: 104)

El texto ofrece una gama de posibilidades, variantes y


alternativas, que el lector tiene que seleccionar, pues para Iser, el
proceso de lectura se realiza como un proceso continuo de
selección de las riquezas de los aspectos ofrecidos, para los que
el respectivo mundo de ideas del lector provee los criterios de
selección.

Iser concibe la obra literaria formada por dos polos: « el artístico


y el estético; el polo artístico designa al texto creado por el autor
y el polo estético designa la concretización efectuada por el
lector». (Iser, 1993: 122)

Es en dicha concretización donde la obra gana vida, pero ésta, no


es totalmente libre de los planes que el lector introduce en ella,
aunque estos planes sean activados bajo las condiciones del
texto.
Los significados de la obra se hacen en el proceso de
interrelación entre el texto y el lector y es a este proceso al que se
le debe prestar mayor atención. Lo importante no es explicar una
obra, sino revelar las condiciones que hacen surgir sus variados
efectos.

1.1.3- Stanley Fish: Literatura en el lector.

Stanley Fish también se preocupó por la importancia del lector y


la necesidad de considerarlo en una reflexión completa sobre la
literatura. Su teoría al respecto aparece bien formulada en su
ensayo: «Literatura en el lector: estilística afectiva».

Fish plantea que es innegable el hecho de que el acto de lectura


requiere del lector, pero que muy curiosamente, cuando llega el
momento de hacer afirmaciones analíticas sobre el producto final
de la lectura, comúnmente se olvida o se ignora al lector.

Fish ubica ciertas actividades relacionadas con la literatura, como


el establecimiento del significado por ejemplo, en su conexión
estrecha con el lector, para él, el significado no es una expresión
de la obra, sino algo que la obra hace: «el significado ya no es
más un objeto, una cosa en sí misma, sino un evento, algo que
sucede al lector y obviamente cuenta con su participación».
(Fish, 1972: 98)

Según Fish, toda obra traza una estrategia respecto al lector y es,
precisamente, en el modo de relación que establece con el lector
donde está su verdadero significado y no en algo estático y
preestablecido. El significado es visto como un evento, como
algo que está sucediendo entre las palabras y en la mente del
lector.

Con esto, Fish rechaza la noción tradicional de significado, al


ponerlo en el ámbito de una relación entre texto y lector como
producto de una acción mutua, sin uno de cuyos participantes
caería en el vacío.

Fish, además, define su lector como el lector informado: « un


lector que posee suficiente experiencia como lector para tener
interiorizadas las propiedades de los discursos literarios,
incluyendo todo, desde los recursos más locales hasta la totalidad
de los géneros». (Fish, 1972: 101)

Este lector informado, al decir de Fish, no es ni una abstracción


ni un lector real y viviente, sino un híbrido: «un lector real (yo)
que hace todo lo que está a su alcance para mantenerse
informado». (Fish, 1972: 102) Para esto Fish propone un método
que consiste en:

a)- el intento consciente del lector de convertirse en un lector


informado haciendo de su mente el repositorio de las respuestas
(potenciales) a que un texto dado reclame.

b)- la supresión por parte del lector, hasta donde es posible, de lo


que hay de personal, idiosincrásico y epocal en su respuesta.

Fish busca la reformulación continua, el cuestionamiento de


verdades fijas; lucha por implantar las consideraciones del lector
en la moderna reflexión teórica sobre la literatura.
1.2- Asumiendo una postura.

En las teorías expuestas anteriormente podemos percibir que se


suceden diferentes definiciones: Jauss habla de horizonte de
expectativas, Umberto Eco de obra abierta y lector modelo,
Iser de la estructura apelativa de los textos y el lector implícito
y Fish del lector informado; pero en algo todos coinciden: en la
necesidad de derribar el antiguo paradigma de que la lectura
era pasiva y el lector un receptor de ideas y expresiones de
sentimientos ajenos.

En sentido general se promulga la cooperación entre el texto y


el lector, la existencia en el texto de determinadas pautas que el
lector deberá completar, lo que hay que ver como un proyecto,
no algo acabado, unívoco e inmutable. Los textos ofrecen un
margen de posibilidades, una gama considerable de lecturas,
pero esto no implica una libertad ilimitada por parte del lector,
sino que la multiplicidad de lecturas está prevista dentro de los
marcos del propio texto.

El análisis de dichas teorías nos permite formarnos un concepto


más completo del proceso de recepción, pero también nos
ayuda a determinar el «aspecto lodoso» (como señala Yuleivy
García en su Trabajo de Diploma) de la teoría de la recepción,
pues: « La pregunta por la práctica que ha soportado a todo arte
manifestado como una actividad comunicativa sigue sin
aclaración». (Citado por Yuleivy García en su Trabajo de
Diploma, p.12)

Orientados en este sentido percibimos que: « Se necesita el


conocimiento de las condiciones reales de la recepción social,
recepción definida por la praxis y la experimentación social de
lectores y grupos de lectores concretos». (Citado por Yuleivy
García en su Trabajo de Diploma, p.12)

Necesidad que ha enfocado la atención de algunos estudiosos


de nuestro país en la perspectiva teórica de la praxis, lo que los
ha llevado a desplazar todo el aparato teórico-crítico de la
recepción hacia aspectos de promoción de la lectura. Dicho
enfoque solicita detención e interés, por lo que este trabajo no
está exento de esa tendencia, porque aunque no constituye su
objetivo principal, consideramos que una búsqueda de
posibilidades de acción en los marcos de la teoría de la
recepción puede contribuir en las investigaciones
promocionales.
CAPÍTULO II. Diagnóstico de necesidades.

2- Selección de la muestra.

En la presente investigación utilizaremos el paradigma interpretativo


cualitativo, porque como bien ha señalado Alfredo González Morales en su
artículo: « Los paradigmas de interpretación en las Ciencias Sociales», es el
apropiado para estudiar los fenómenos de carácter social, al tratar de
comprender la realidad circundante en su carácter específico. De manera que
focaliza su atención en la descripción de lo individual, lo distintivo, la
existencia de realidades múltiples, lo particular del hecho que se estudia. (2003:
130)

Para el desarrollo de este trabajo, tomamos como muestra al 69% de la


matrícula general del grupo 14, que forma parte del primer año del Instituto
Politécnico Informático (IPI) «Lázaro Cárdenas». Dicho grupo estudiantil,
integrado por 20 educandos pertenecientes al municipio villaclareño de Sagua la
Grande y con edad promedio de 16 años, contribuyó voluntariamente al
desarrollo de esta investigación, lo que proporcionó un aprovechamiento más
eficiente y espontáneo en la recepción de las obras a analizar.

2.1- Las dimensiones e indicadores.

A partir del proceso de análisis, síntesis y generalización de la bibliografía


consultada, en especial de investigaciones que han abordado la temática,
arribamos a las dimensiones e indicadores que deben considerarse al evaluar
el proceso de recepción:
1- Situación sociocultural:
a. Lugar de residencia
b. Procedencia social
c. Nivel cultural familiar
d. Estudios anteriores
e. Empleo del tiempo libre

2- Situación de lectura de los estudiantes:


a. Frecuencia de lectura
b. Relación afectiva con la lectura
c. Tipología textual preferida
d. Temas de interés.
e. Géneros preferidos
f. Títulos más leídos

3- La interpretación del texto literario:


a. Niveles de comprensión textual

2.2- Métodos empíricos y técnicas utilizadas.

Los métodos empíricos y técnicas utilizadas fueron:

1- La encuesta, aplicada a modo de diagnóstico general en dos


dimensiones: una para esclarecer las condiciones
socioculturales de los alumnos, la otra para determinar la
situación y hábito de lectura en los mismos.

2- El registro de las experiencias, para anotar las


interpretaciones de los estudiantes.

3- El análisis de texto, realizado en los talleres.

4- La prueba pedagógica, para evaluar el nivel de


comprensión de los alumnos.
2.3- Análisis de los resultados.

2.3.1- Encuesta sociocultural. (Ver Anexo 1)

1- El 75 % de los estudiantes residen en la ciudad (Sagua la


Grande) y solo el resto en el campo (lugares alejados del
municipio en cuestión).

2- En cuanto a la procedencia social el 55% proviene de padres


intelectuales, los restantes de padres obreros.

3- El nivel cultural de las personas con las cuales conviven los


estudiantes encuestados varía: un 55% posee nivel universitario,
un 25% nivel técnico y un 20% nivel medio superior.

4- El 100 % de los alumnos cursaron sus estudios secundarios en


escuelas Secundarias Básicas Urbanas (ESBU).

5- El tiempo libre, un 85% de los encuestados lo utiliza para leer,


un 80% para descansar, un 60% para conversar y pasear, un 50%
para jugar, un 45% para practicar deportes y un 20% para ir al
cine. (Los porcientos se repiten y no coinciden al sumarlos con el
100% porque los alumnos realizan varias actividades a la vez y
las prefieren sin distinciones muy marcadas.)

2.3.2- Encuesta de lectura. (Ver Anexo 2)


1- Frecuencia de lectura: la mayoría de los estudiantes leen dos o tres veces
por semana, seguido están los que lo hacen esporádicamente y aunque
solo leen diariamente tres alumnos, es significativo y alentador señalar
que ninguno ha dejado la lectura. (Ver Anexo 3, tabla 1)

2- Relación afectiva con la lectura: leer resulta agradable para la mayoría


de los estudiantes, seguidos están los que consideran la lectura de mucho
agrado y a ninguno les es de poco agrado o desagradable. (Ver anexo 3,
tabla 2)

3- Tipología textual preferida: los textos mas leídos por los alumnos son los
clasificados como otros, en un 65%; los literarios, en un 50%; los
periodísticos, en un 15 % y los científicos, disfrutados solo en un 10%.

4- Temas de interés: las temáticas sobre las cuales los estudiantes se sienten
más atraídos fueron, por orden de preferencia: amor, historia, cultura,
sexo y deporte.

5- Géneros preferidos: en primer lugar el cuento y la novela, en segundo


lugar la poesía y en tercero el teatro.

6- Títulos más leídos: La Edad de Oro, Oros Viejos, Corazón, Romeo y


Julieta, Cecilia Valdez, El Principito, Veinte mil leguas de viaje
submarino y La Noche.

7- El círculo de amistades o familiares de los alumnos está constituido en


un 95% por buenos lectores, solo el 5 % no disfruta de la lectura.

8- El 75 % de los encuestados posee algún tipo de biblioteca en su hogar,


solo el 25% carece de ella.
2.3.3- Prueba de interpretación.

Se les proporcionó el cuento«Francisca y la muerte», de Onelio Jorge Cardoso,


se les pidió leer detenidamente y luego responder seis preguntas que nos
permitieran diagnosticar los niveles de interpretación que poseían los alumnos.

Los resultados obtenidos demostraron que la calidad interpretativa varía


notablemente entre los veinte estudiantes que conforman la muestra.
Basándonos en la clasificación de los niveles de interpretación que hace
Angelina Romeo en su artículo: «Aplicación del enfoque comunicativo en la
Escuela Media», encontramos que: en el primer nivel – traducción – están los
informantes 3,4,6,7,16,17,20, en el segundo nivel – interpretación – los
informantes 1,2,8,9,10,13,14,18,19, y en el tercer nivel – extrapolación – los
informantes 1,5,11,12,13,14,15.

De lo anterior podemos concluir que:

1- Los alumnos que constituyen la muestra, poseen un buen desarrollo


sociocultural, pues, la mayoría vive en la ciudad, lo cual estimula el
intercambio y la inserción dentro de un ámbito cultural más favorable
que el no urbano y los padres son en su mayoría intelectuales, hecho
que, indudablemente, también propicia la más correcta formación
sociocultural de cualquier individuo. De allí, que la mayoría de los
alumnos encuestados empleen su tiempo libre en la lectura.

2- La lectura es agradable y constante para casi la totalidad de los


educandos, y nunca nula o desagradable, excelente dato para el ulterior
desarrollo de esta investigación, pues, el hecho de que no exista una
predisposición hacia la lectura, permitirá un buen desarrollo de las
actividades de recepción literaria, cuyos resultados serán presentados y
analizados en el tercer capítulo de este trabajo.

3- Los textos mas leídos son los literarios, y entre las temáticas preferidas
se destaca el amor. Los géneros más aceptados son el cuento, la novela y
la poesía.

4- Una vez analizados los títulos mas leídos por los encuestados, nos
convencimos de que los estudiantes consumen tanto literatura nacional
como universal, es decir que su gusto literario esta orientado en gran
medida.

5- Los educandos poseen una diferencia bien marcada en cuento al nivel de


interpretación que varía en los tres niveles analizados.
CAPÍTULO III. Praxis y Teoría en consonancia.

3. Receptores.

Basándonos en los niveles de comprensión que postula Angelina Romeu en su


artículo: «Aplicación del enfoque comunicativo en la Escuela Media»
distinguiremos dos tipos de lectores, competentes y menos competentes. Los
lectores competentes serán aquellos que lleguen al nivel de interpretación y
extrapolación, es decir, que sean capaces de hacer inferencias de lo leído y
aplicarlo a nuevas realidades. Los lectores menos competentes serán, por otra
parte, los que se queden solo en el nivel de traducción, o sea, que únicamente
repitan literalmente lo leído.

Organizados de esta manera, pretendemos comprobar que con ambas opciones


de receptores, el texto hace funcionar sus principales mecanismos efectuales de
cooperación, pues, cada uno de los textos prefigura más de una competencia
literaria, o sea, más de una interpretación de lo leído.

Procedimos de tal modo: se organizó un círculo de lectura al que se convocó de


manera voluntaria. Quedó conformado por veinte estudiantes de décimo grado
del Instituto Politécnico Informático «Lázaro Cárdenas».

Elaboramos un cronograma con la planificación de las actividades que tendrían


lugar en el círculo de lectura, el cual contó con doce encuentros compartidos en
tres meses, o sea, uno semanal (Ver Anexo 6). Dichos encuentros se
desarrollaron durante un tiempo ilimitado según las necesidades interpretativas
de los receptores.

Para organizar las actividades del círculo de lectura nos basamos en los
resultados del diagnóstico aplicado a los integrantes del mismo (Ver Anexo 1,2
y 4). Éstos, nos mostraron que los géneros mas leídos por los estudiantes
resultaron ser, el cuento, la novela y la poesía, de los cuales, tomamos al cuento
y a la poesía como géneros a analizar en los encuentros. Debido a su corta
extensión, necesarias, en un período breve y denso como el disponible para la
realización de este ejercicio de culminación de estudios, además de tener en
cuenta el nivel de los alumnos, más preparados para estudiar mejor y
profundamente un cuento y una poesía, que una novela (casi siempre extensa y
engorrosa para su interpretación). La temática mas gustada por los educandos,
fue la del amor y su preferencia literaria se extendía tanto a autores nacionales
como extranjeros.

De acuerdo a estos resultados, intercalamos con una misma temática: la


amorosa, 12 poesías y 6 cuentos, de autores nacionales y extranjeros.

De los encuentros planificados, seis estuvieron dedicados a la lectura e


interpretación de poesías, en cada uno de los cuales se analizaron dos textos
poéticos, a diferencia de los seis dedicados al análisis de cuentos, en los cuales
se debatió un solo cuento. Dicha variación estuvo dada porque los cuentos
aunque eran generalmente breves requerían de un mayor tiempo para ser leídos.

3.1- La Recepción.

En las actividades realizadas en torno a la recepción del texto literario,


analizamos doce poemas y seis cuentos (ver anexo6). En las mismas no
condicionamos las interpretaciones de los estudiantes, sino que accedieron a los
textos de acuerdo a sus propios patrones y experiencias de lectura. Para lograr
una ilustración lo más clara y amena posible, mostraremos los resultados de solo
cuatro poemas y seis cuentos.

3.1.1- La recepción de textos líricos.

«Amo, amas» de Rubén Darío.


El texto poético referido presenta como idea central la siguiente: el amor, eje de
la vida, fuerza abrasadora, vital, en la adversidad y en la gloria.

Esta idea está sustentada en frases como:

… amar siempre, con todo


el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo;…

Del mismo, los receptores plantearon disímiles interpretaciones, algunas más


profundas que otras. Serán ofrecidas respectivamente en este y todos los
ejemplos restantes:

- Que es importante amar (informantes 3,6 y18).


- Que el amor es lo mejor (informantes 3,7 y 16).
- Que hay que amar siempre (informantes 3 y 17).
- Que como el amor es un sentimiento muy lindo y se ha de amar
con sinceridad, profundamente (informantes 1 y 5).
- Que se debe amar en las buenas y en las malas, cuando empeoran
las cosas es cuando se demuestra el amor verdadero (informantes
2, 8 ,9 y 10).
- Hay que aprovechar cuando el amor se siente entre dos
(informante 12).
- Que la unión sincera de dos seres es la mejor muestra de amor
(informantes 14 y 15).
- Hay que disfrutar el amor a plenitud, tanto en los momentos
amargos como en los alegres (informantes 1, 2,8, 9,10 y 15).

«Como la mar, los besos» de Vicente Aleixandre.


El texto nos deja entrever, como hilo conductor, una idea resumida así: el amor
verdadero, aunque perdido, efímero, fugaz, que se aleja para no volver más:

… Como ella fue y volvió tú nunca vuelves. […]

Los receptores debatieron varios criterios que ilustramos a continuación:

- La amada murió (informantes 4 y 19).


- Ella no volverá y el amado está triste por su muerte (informantes
4,6 y 19).
- Al poeta no le importa nada porque no está la amada
(informantes 16 y 18).
- El poeta perdió a su amada de alguna forma, la compara con la
mar, pues el cariño que le daba a él era inconstante como las olas
(informante 12).
- El poeta la tiene presente, la adora aunque vive en la soledad, por
eso oye su voz sin oírla en verdad (informantes 2 y 5).
- A él no le importa lo que pueda decirse con palabras o lo
ocurrido, sino lo que siente por ella (informante9).
- Él cree que ella no es firme porque lo ama y se aleja (informante
14).
- Él cree que ha perdido su amor completamente y se refugia en
los recuerdos (informantes 5 y 15).

«Alianza» de Pablo Neruda.

Este texto poético nos aclara que el sujeto lírico quiere gozar de su amada,
disfrutarla toda y apartar lo que lo imposibilita:

Sobre tus pechos de corriente inmóvil,


tus piernas de dureza y agua,
sobre la permanencia y el orgullo
de tu pelo dormido,
quiero estar, amor mío…

Los alumnos brindaron las siguientes ideas:

- El poeta quiere estar sobre los pechos de la novia (informantes 3


y 7).
- Él quiere estar con ella (informantes 16 y 18)
- El poeta siente que necesita cada parte de la amada para vivir
(informantes 1 y 11).
- Él ve en ella, la luz, el aire que lo hace vivir, por ello la quiere
cerca (informante 2).
- Él va a olvidar el sufrimiento, el dolor, el llanto, para aprovechar
la presencia de su amor (informante 10).
- Él quiere estar con ella, sin que nadie intervenga, ni
pensamientos, ni palabras, ni angustias (informante 11).

«A él » de Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Como idea esencial sugerimos: decepción dolorosa, pero inevitable y oportuna,


surgida tras el rompimiento con un inmenso amor:

… Te amé, no te amo ya…


… ni amor ni miedo al contemplarte siento…
… hice un mundo de ti que hoy se anonada…
… sabes que aún tienes en el alma mía
generoso perdón cariño tierno.

Los receptores arrojaron diferentes opiniones como:


- Ella lo amaba y ya no (informantes 3, 7, 16,18 y 19).
- Ella no quiere estar más con él porque es orgullosa (informante
4)
- La poeta rompe la unión con su amor porque siente que la han
engañado (informantes 1 y 3).
- Ella se siente angustiada, triste, destrozada por su decisión, pero
es correcta porque él cometió errores (informante 5).
- La mujer dejó al hombre que ama, es libre pero no disfruta la
libertad en verdad, porque en realidad todavía lo ama
(informante 11).
- Él era lo más grande que ella tenía pero la defraudó (informante
20).
3.1.2- La recepción de cuentos.

«El ruiseñor y la rosa» de Oscar Wilde.

Propuesta argumental: un joven enamorado añora una rosa roja, que no logra
encontrar, para ganarse el amor de su amada. Un ruiseñor conmovido con tan
puro sentimiento decide ayudarlo y entrega su vida en ello. El joven al poseer la
rosa, la regala a la amada, quien lo rechaza por otro que le regala joyas en lugar
de rosas.

El análisis de los receptores es múltiple, aunque siguen la lógica argumental, sus


interpretaciones son variadas en cuanto a profundidad de pensamiento, unos
perciben la historia linealmente, otros descifran símbolos y encuentran
mensajes, por ejemplo:

- El ruiseñor muere para que el estudiante logre sus deseos


(informante 4).
- Él entrega su vida para que el joven baile con la mujer que ama
(informante 7).
- Al final no triunfa el amor aunque le llevó la rosa, porque ella no
lo quería (informantes 3, 16, 17,18).
- No bailaron porque ella quería mucho más que una rosa roja
(informante 6).
- Los animales son los que representan las diferentes posturas que
los hombres asumen en la vida: la mariposa, la margarita, el
lagarto; los que critican y se burlan, el ruiseñor; los que se
esfuerzan y triunfan (informante 11).
- La rosa roja también representa la delicadeza, lo diferente, lo
puro, que es difícil de alcanzar (informante 5).
- El estudiante es un ejemplo de los enamorados que se vuelven
locos por lograr un sueño (informante 8).
- El ruiseñor es el personaje más lindo, el que simboliza la lucha
por lograr que el amor viva (informante 13).
- La enseñanza del cuento es lo más interesante, porque plantea
que el amor por el dinero a veces es más fuerte que el verdadero
amor y eso hace sufrir al hombre (informante 15).

«Alejo García» de Samuel Feijoó.

Propuesta argumental: Alejo García conoce a Julia Quintana, se enamora y le


propone matrimonio. Le pide la mano al padre de la novia, éste se la ofrece pero
le exige que espere un tiempo. Cansado de esperar decide llevársela y descubre
que el padre la mandaba para La Habana. Los persigue y al encontrarlos el
padre confiesa que Julia padece de lepra, por eso la conducta que había tenido.
Alejo sin importarle lo dicho se la lleva a casa con él.

Las interpretaciones fueron igualmente disímiles y variadas, unas más


interesantes que otras, en ocasiones algunas erradas:

- Ella no tenía lepra y el papá lo engañó (informantes 3 y 19).


- Él se la llevó porque la quería aunque el padre estaba en contra
(informante7)
- Alejo demostró que el amor verdadero puede enfrentarlo todo
(informantes 5,11 y 13).
- Lo más importante fue que venció el amor de ambos a pesar de
los males (informantes 1, 2,10 y 20).

Después de haber analizado los textos, hemos corroborado, en la recepción


activa, nuestra presuposición inicial respecto a la diversidad de receptores.

De los informantes un 55 % resultaron competentes, pues sus interpretaciones


fueron más profundas, indagaron más en la propuesta literaria, sacaron sus
propios postulados, decodificaron símbolos (informantes
1,2,5,8,9,10,11,12,13,14 y 15) y un 45% resultaron ser menos competentes
debido a sus escasas innovaciones, a sus respuestas lineales, simples
(informantes 3,4,6,7,16,17,18,19 y 20).
Al analizar la competencia literaria de cada estudiante nos percatamos de que
los de mayor competencia son generalmente los que poseen padres intelectuales,
excepto: informantes 1 y 8 de padres obreros, educados en un ambiente más
propenso al desarrollo cultural. Por el contrario, los lectores menos competentes
fueron los hijos de padres obreros, con una excepción: informante 4. (Ver anexo
7)

Podemos concluir entonces, que pueden existir un número infinito de


posibilidades de lectura, tantas, como lectores e imaginación haya.
CONCLUSIONES

ƒ Se evidencia en los alumnos que conforman la muestra el cumplimiento


de los postulados de los teóricos de la recepción, pues los lectores
cubanos, adolescentes, estudiantes del IPI «Lázaro Cárdenas», que
gustan de la literatura, de los géneros cuento y poesía y de la temática
amorosa, ofrecen diversas interpretaciones a un mismo texto.

ƒ La bibliografía revisada para la conformación de esta investigación


resultó ser actualizada y esclarecedora en cuanto a los fundamentos
teóricos de la recepción, de la cual nos ofreció una visión integradora.

ƒ De acuerdo al diagnóstico realizado a los veinte estudiantes muestreados


del IPI «Lázaro Cárdenas» llegamos a la conclusión de que poseen un
nivel sociocultural variado, un buen hábito de lectura y un nivel de
interpretación disímil.

ƒ La ejecución de un sistema de acciones general y sencillo ha resultado


eficaz para la obtención de las riquezas y variedad de las respuestas ante
la lectura de los textos ofrecidos
RECOMENDACIONES

ƒ Consideramos que deben continuarse realizando ejercicios similares con


otros tipos de textos y explorar a su vez con otros grupos de receptores.

ƒ Creemos que se debe seguir profundizando, sobre la base de la práctica,


en las diferentes tesis de los teóricos de la recepción, a modo de
continuación de esta investigación.
BIBLIOGRAFÍA

ƒ ANGELINA, ROMEU: «Aplicación del enfoque comunicativo en la Escuela


Media», en Rosario Mañalich: Taller de la palabra, pp. 19, Editorial
Pueblo y Educación, La Habana, 1998.
ƒ BARCK, KARLHEINZ: «El redescubrimiento del lector», en Dietrich Rall:
En busca del texto. Teoría de la recepción, pp. 171-183, Instituto de
Investigaciones Sociales, México, 1993.
ƒ BARTHES, ROLAND (1968): «La muerte del autor», en Nara Araújo y
Teresa Delgado: Textos de teoría y crítica literarias, Parte II, pp.
241-245, Editorial Félix Varela, La Habana, 2001.
ƒ ECO, UMBERTO: Obra abierta, 360 pp., Seix Barral, Barcelona, 1965.
ƒ _________ (1990): «Intentio lectoris. Apuntes sobre la semiótica de la
recepción», en Nara Araújo y Teresa Delgado: Textos de teoría y
crítica literarias, Parte II, pp. 232-247, Editorial Félix Varela, La
Habana, 2001
ƒ FEIJOÓ, SAMUEL: «Alejo García», en Veinte cuentos cortos cubanos, pp.
45-56, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1969.
ƒ FISH, STANLEY: «Literatura en el lector: estilística afectiva», en: Self-
Consuming Artifacts, pp. 97-102, University of California Press,
Berkeley, 1972.
ƒ FLEITES, ALEX : «Hacer el amor», pp. 27-87, Editora Abril, La Habana,
1985.
ƒ GARCÍA, YULEIVY: «La recepción de la literatura: De la teoría a la
praxis» (Trabajo de Diploma), 52 pp., Universidad Central «Martha
Abreu» de Las Villas, Facultad de Humanidades, 2002.
ƒ GONZÁLEZ, ALFREDO: «La recepción del texto literario y la promoción de
la lectura», Rayuelo, (8): 15-21; Revista Oficial de la Asociación
Peruana de Literatura Infantil y Juvenil, abr., 1998.
ƒ _________: «Los paradigmas de la investigación en las ciencias sociales»,
Islas, (138): 129-131, Editorial Feijoó, Villa Clara, oct.-dic., 2003.
ƒ GUMBRECHT, HANS: «Sociología y estética de la recepción», en Dietrich
Rall: En busca del texto. Teoría de la recepción, pp. 223-244,
Instituto de Investigaciones Sociales, México, 1993.
ƒ ISER, WOLFGANG: «El acto de lectura: Consideraciones previas sobre una
teoría del efecto estético», en Dietrich Rall: En busca del texto.
Teoría de la recepción, pp. 121-143, Instituto de Investigaciones
Sociales, México, 1993.
ƒ ______________: «La estructura apelativa de los textos», en Dietrich Rall:
En busca del texto. Teoría de la recepción, pp. 99-119, Instituto de
Investigaciones Sociales, México, 1993.
ƒ JAUSS, HANS: «Historia de la literatura como una provocación de la ciencia
literaria », en Dietrich Rall: En busca del texto. Teoría de la
recepción, pp. 56-58, Instituto de Investigaciones Sociales, México,
1993.
ƒ ______________: «Experiencia estética y hermenéutica literaria», en
Dietrich Rall: En busca del texto. Teoría de la recepción, pp. 73-87,
Instituto de Investigaciones Sociales, México, 1993.
ƒ JORGE, ONELIO: Cuentos escogidos, 203 pp., Editorial Letras Cubanas, La
Habana, 2003.
ƒ LÓPEZ, VIRGILIO, comp.: Doscientos años de poesía cubana, pp. 67,
79,227, Casa Editora Abril, La Habana, 1999.
ƒ MARÍA, LUIS: Antología de las mejores poesías de amor en Lengua
Española, 638 pp., Plaza y Janés Editores, Barcelona, 2000.
ƒ NAUMANN, MANFRED: «La realización de las obras en el sujeto activo»,
Criterios, (5-12): 33-46, La Habana, ene.-dic., 1984.
ƒ PÉREZ, YAMILÉ; YAMILA COBOS; MARELIS GONZÁLEZ: UN sistema de
acciones para incentivar el hábito de lectura en la Escuela de
Formación de Trabajadores Sociales de Villa Clara, (Ejercicio de
culminación de estudios), 46 pp., Universidad Central Marta Abreu
de Las Villas, Facultad de humanidades, 2002.
WILDE, OSCAR: EL príncipe feliz y otros cuentos, pp. 27-37, Biblioteca de aut
ANEXO 1

ENCUESTA SOCIOCULTURAL

Compañero estudiante: la presente encuesta tiene como finalidad conocer sus


características socioculturales. Sobre la base de los resultados obtenidos se
encaminará nuestra investigación de recepción literaria, por esa razón le
solicitamos la mayor sinceridad posible en sus respuestas.

1- Localidad:
___ Campo ___ Ciudad
2- Procedencia social de las personas con las que vives :
___ Obreros ___ Ama de casa
___ Campesinos ___ Intelectual
3- Nivel cultural de las personas con las que vives:
___ Nivel primario
___ Nivel medio
___ Nivel pre-universitario
___ Nivel técnico
___ Nivel universitario
4- ¿Dónde realizaste la Secundaria Básica?

5- ¿En qué actividades inviertes el tiempo libre?


___ Jugar ___ Pasear
___ Practicar deportes ___ Leer
___ Ir al cine ___ Conversar
___ Descansar
ANEXO 2

ENCUESTA DE LECTURA

Compañero estudiante: la presente encuesta tiene como finalidad conocer sus


características socioculturales. Sobre la base de los resultados obtenidos se
encaminará nuestra investigación de recepción literaria, por esa razón le
solicitamos la mayor sinceridad posible en sus respuestas.

1- ¿Con qué frecuencia lees?


___ Diariamente
___ Dos o tres veces por semana
___ Esporádicamente
___ Nunca
2- La lectura es para usted:
___ De mucho agrado
___ Agradable
___ De poco agrado
___ Desagradable
3- ¿Qué tipos de textos lees?
___ Científicos
___ Literarios
___ Periodísticos
___ Otros
4- ¿Sobre que temas le gusta leer?
___ Deportes ___ Historia
___ Amor ___ Cultura
___ Sexo ___ Otros
5- Si le gusta la literatura marque con una (X) lo que quisiera leer:
___ Poesía ___ Cuento
___ Teatro ___ Novela
6- ¿Ha leído algunos libros?
___ Sí ___ No
Si su respuesta es afirmativa mencione algunos:
_____________________________
_______________________________________________________________
_______________________________________________________________
______________
7- ¿En su círculo de amistades o familiares existen buenos lectores?
___ Sí ___ No
Si su respuesta es afirmativa mencione quién o quiénes:
_________________________
_______________________________________________________________
_______
8- ¿En su casa hay biblioteca?
___ Sí ___ No
9- Los autores que prefiere son:
___ Nacionales ___ Extranjeros ___ Ambos
ANEXO 3

TABLAS RESUMEN DE RESULTADOS DE ENCUESTA DEL ANEXO 2

Frecuencia de la lectura Cantidad de estudiantes % que representa


Diariamente 3 15
Dos o tres veces por 13 65
semana
Esporádicamente 4 20
Nunca 0 0

La lectura es para usted Cantidad de estudiantes % que representa


De mucho agrado 8 40
Agradable 12 60
De poco agrado 0 0
Desagradable 0 0
ANEXO 4

PRUEBA DE INTERPRETACIÓN

Lea detenidamente el cuento «Francisca y la muerte», de Onelio Jorge


Cardoso y responda las siguientes interrogantes:

1- ¿Qué hacía Francisca?

2- ¿Cuáles eran los rasgos físicos de Francisca?

3- ¿Qué mensaje tiene para usted el texto leído?

4- ¿Por qué Francisca no se muere?

5- ¿Qué recomendarías a las personas para estar siempre vitales?

6- ¿Conoce personas similares a Francisca?


ANEXO 5

TABLA RESUMEN DE RESULTADOS DEL ANEXO 4

Niveles de interpretación Informantes


I 5,4,6,7,16,17,20
II 1,2,8,9,10,13,14,18,19
III 1,5,11,12,13,14,15
ANEXO 6

CRONOGRAMA CON LA PROGRAMACIÓN DEL CÍRCULO DE


LECTURA

Meses Semanas Obra Género Autor


Enero 1 Alianza Poesía Pablo Neruda
Amo , amas Rubén Darío
2 Sin emoción Cuento Leonardo Padura
3 Como la mar, los besos Poesía Vicente Aleixandre
A él Gertrudis Gómez de
Avellaneda
4 Alejo García Cuento Samuel Feijoó
Febrero 5 Llegas de amar Poesía Federico García Lorca
¡Hay voz secreta de del amor
oscuro!
6 El ruiseñor y la rosa Cuento Oscar Wilde
7 Fidelia Poesía Juan Clemente Zenea
Poema impaciente Emilio Ballagas
8 No le digas que la quieres Cuento Zenel Paz
Marzo 9 Soneto Poesía Sor Juana Inés de la Cruz
Donde habita el deseo Luis Cernuda
10 No Cuento Luis Manuel García
11 Me gustas cuando callas… Poesía Pablo Neruda
Puedo escribir los versos…
12 Feliz y con nostalgia Cuento Arturo Arango
ANEXO 7

ANÁLISIS DEL NIVEL DE COMPETENCIA DE LOS INFORMANTES

Informante Nivel de competencia Padres obreros Padres


intelectuales
20 Competente 2 9
Menos competente 8 1