Está en la página 1de 3

¿Ya cuentas con tu Autorización de funcionamiento de

Recipientes Sujetos a Presión?


De acuerdo con el Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo:

Artículo 27. Para el funcionamiento de recipientes sujetos a presión, recipientes


criogénicos y generadores de vapor o calderas que la Norma así lo determine, los patrones
deberán dar aviso por escrito a la Secretaría, antes de la fecha de inicio de su puesta en
operación, que dichos equipos cumplen con las condiciones de seguridad señaladas, junto
con el dictamen de Evaluación de la Conformidad expedido por una unidad de verificación
acreditada y aprobada, conforme a las modalidades que dispone la Norma respectiva.

Tratándose de equipos nuevos, los patrones deberán efectuar el aviso de que cumplen con
las condiciones de seguridad, junto con el dictamen de Evaluación de la Conformidad
correspondiente a los diez años de haber realizado el primero, y posteriormente cada cinco
años, dentro de los sesenta días naturales previos a la conclusión de cada período.

En el caso de los equipos usados, los patrones deberán efectuar el aviso de que cumplen
con las condiciones de seguridad, junto con el dictamen de Evaluación de la Conformidad
respectivo a los cinco años de haber realizado el primero, y posteriormente cada cinco años,
dentro de los sesenta días naturales previos a la conclusión de cada período.

Artículo 28. Cuando se realice una alteración o se reubiquen los recipientes sujetos a
presión, recipientes criogénicos y generadores de vapor o calderas, los patrones deberán
dar aviso a la Secretaría que los mismos mantienen las condiciones de seguridad
establecidas en la Norma de la especialidad, antes de operar dichos equipos, en los mismos
términos y condiciones a que se refiere el artículo anterior.

Pero ¿qué exámenes o pruebas debo hacerles a los


equipos para obtener un dictamen de cumplimiento por
una Unidad de Verificación?
Actualmente, estos exámenes y pruebas las realiza la Unidad de Verificación contratada, sin
embargo, el cliente es quien escoge cuales hacer normalmente aquí influye mucho el costo
por cada prueba o examen.

Como se menciono anteriormente, existen pruebas de presión y exámenes de tipo no


destructivos que a continuación se mencionan:

Exámenes no destructivos
Si bien los exámenes no destructivos son técnicas de gran ayuda, requieren que se
consideren antes de seleccionar su aplicación, sus alcances, limitaciones, ventajas y
desventajas.
Los exámenes no destructivos son los métodos físicos indirectos que tienen por finalidad
verificar la integridad de los equipos, materiales, componentes o soldaduras, en cuanto a la
presencia de discontinuidades internas o superficiales.

Los exámenes no destructivos permiten realizar de manera indirecta el análisis del estado
en que se encuentran los materiales que constituyen un equipo para continuar soportando
las condiciones de uso frecuente. De esta manera, se puede también conocer la seguridad
con la que pueden continuar operando dichos equipos.

La aplicación de los exámenes no destructivos no altera de manera permanente las


propiedades físicas, químicas, mecánicas o dimensionales de los equipos, y sus resultados
dependen de la precisión del método y del sistema de control de calidad con que se ejecuten.

Los exámenes no destructivos, también conocidos como ensayos no destructivos (END),


pueden ser los siguientes:

 Ultrasonido (medición de espesores y detección de fallas). UT;


 Radiografía, RT;
 Neurografía, NRT;
 Líquidos penetrantes, PT;
 Electromagnetismo (Corrientes de Eddy), ET;
 Partículas magnéticas, MT;
 Hermeticidad, LT, e
 Inspección visual, VT.

Nota: Las literales que se encuentran después del nombre del examen, corresponden a las
siglas de sus nombres en inglés.

Pruebas de presión
Existen tres tipos de pruebas de presión:

 Hidrostáticas,
 Neumáticas e
 Hidrostática-neumática.

Las pruebas de presión hidrostáticas, solo se aplicarán a las calderas, tomando en cuenta
lo siguiente:

 Presurizar al equipo sin estar en funcionamiento y desenergizado.


 Desconectar sus partes mecánicas y neumáticas a una temperatura no mayor de 40
°C.
 Hasta una presión de prueba de al menos 10% arriba de la presión de calibración
del dispositivo de seguridad.

Las pruebas de presión neumáticas solo deberán aplicarse a presiones menores de 1961.33
kPa, cuando se cumplan las siguientes características:

 La calibración del dispositivo de seguridad sea igual o mayor a 980.67 kPa.


 La capacidad volumétrica sea mayor a 10 m3.
 La presión interna máxima sea menor de 1961.33 kPa.
 Que el fluido sea únicamente aire.

Las pruebas de presión hidrostática-neumática, solo se aplicarán a los recipientes


criogénicos, tomando en cuenta lo siguiente:

 Estar desconectado de la línea que suministra el fluido al proceso


 Contener el mismo fluido criogénico con el que opera
 Estar al menos al 60% de su capacidad en estado líquido.
 Contar con diagramas de control de flujo del recipiente.

¿Aun no has clasificado tus recipientes sujetos a


presión, recipientes criogénicos, generadores de vapor
o calderas?
En Consultoría Integral Cese, S. de R. L. de C. V., te apoyamos en la clasificación de tus
equipos con base a la NOM-020-STPS-2011 y determinar si requieres un dictamen por
unidad de verificación o un dictamen de autorización de funcionamiento por parte de la
STPS, recuerda que en Cese Consultores “TE ATENDEMOS Y ENTENDEMOS”.

Fuentes:

http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5368114&fecha=13/11/2014

Redacción: Anthony Romo Borjas