Está en la página 1de 3

ARGUMENTO PRINCIPAL DEL

POPOL VUH

El POPOL VUH es una recopilación de varias leyendas de los quiché, el pueblo de la


cultura maya mayoritario en Guatemala, designándose como un libro sagrado. Es una
narración en la que se explica el origen e inicio del mundo, la civilización y los diversos
fenómenos que ocurren en la naturaleza.
Este libro, relata la inexistencia del mundo, donde dice que todo era silencioso, tranquilo y
abundaba la soledad, hasta que el creador y formador decidió hacer vida.

Se dice que en el principio, la tierra solo estaba cubierta de agua, no había vida alguna en
ella y como mencione anteriormente, todo estaba en suspenso, había clama, silencio, nada
se movía, pues no se manifestaba la faz de la tierra. Hasta que llegó el día en que los Dioses
Tepeu y Gucumatz, los creadores y formadores progenitores, antepasados y primeros seres
en existir, eran tan sabios, creando poco a poco todo lo que en ella habitaría, como pantas y
los animales.

Estos dos Dioses empezaron separando las aguas, emergiendo la tierra, después hicieron la
creación y crecimiento de los árboles, el nacimiento de la vida y la claridad en acción del
hombre. Una vez creado todo esto, se dedicaron a la creación de los animales. pero había
un problema en ellos: no podían hablar ni adorar o invocar a los dioses, por lo cual todos
estos fueron castigados y condenados, por lo que hubo que hacer una nueva creación, la
creación y formación del hombre.
Tras la creación de las plantas, animales y el fracaso en la creación del hombre y que los
animales no los veneraban, los dioses se dijeron entre sí mismos que tenían que crear algún
ser que lo hiciera, pues primero lo intentaron hacer de barro, pero este no se podía sostener
y cuando llovía se deshacía. Otro problema era que tampoco podía hablar, por lo tanto no
podía adorar ni ofrecer sacrificios a los dioses. Posteriormente lo hicieron de madera de un
árbol, reproduciéndose entre sí, ya que este si podía andar y hablar, pero no lo hacían con
sus dioses, Pues no tenían memoria, ni emociones y mucho menos entendimiento, dado el
caso que no eran capaces de recordar quienes habían sido sus creadores. Hasta que un
diluvio logró terminar con la mayoría de estos, quedando solamente su descendencia: los
monos.
La creación del hombre definitivo: Para la creación de este, se buscó lo que debía entrar en
la carne del hombre. Cuando los tiempos de lluvia terminaron, los animales llevaron maíz
blanco y rojo a los dioses, haciendo una pasta con estos ingredientes, empezando a modelar
el cuerpo del hombre con ella. Con el maíz blanco hicieron la carne y con el maíz rojo la
sangre.
Una vez creadas estas criaturas, los dioses se percataron que tenían gran inteligencia y que
podían entender absolutamente todo, pues su creación había sido un prodigio, ya que
podían hablar, razonar, ver, oír y andar, en sí, eran hombres perfectos y hermosos, cuya
figura era semejante a la figura humana.

Tan grande era la sabiduría e inteligencia de estas creaciones que su genio se extendió en
los bosques, lagos, mares, montañas y valles, viéndose los dioses amenazados por esta
nueva humanidad que se reveló como demasiado inteligente.

Entonces, por tal motivo los dioses se empezaron a preocupar, pensando si ésta nueva
humanidad se querían parecer a ellos sus creadores, cuya inteligencia y sabiduría también
se extendía y conocían de todo a todo.
Hasta que un día el corazón del cielo llamado HURACAN, les sopló una gran nube de
vapor sobre los ojos de los nuevos seres creados, que hizo que su capacidad de ver de estos
se redujera, disminuyendo de igual manera su gran sabiduría.

Pasó el tiempo y todo resultaba bien, pero hacía falta la presencia de alguien: una mujer;
por lo que la hicieron casi de la misma forma que al hombre y con el mismo material, solo
que un poco más frágil y más hermosa.
Una vez estando en la tierra el hombre y la mujer, estos se empezaron a reproducir y fue así
que el mundo se empezó a poblar, este mundo creado por los dioses Tepeu y Gucumat
Asunto: Popol Vuh

El Popol vuh tiene un caracter símbolico, es decir, bajo la forma de


escritos pictográficos trata de definir una realidad abstracta, debido
a que establece criterios identificativos y clasificatorios de la
historia y leyendas del maya-quiché. Esta obra maestra de
antropología describe las actividades, los modos de vida y la
psicología del honbre de las cavernas. En el se explicaba el origen
del mundo y de los indios mayas. También se relataba la historia de
todos los soberanos. Se puede señalar que este escrito comprende
una conjunción de religión, mitología, costumbres. Es
esencialmente una descripción del conjunto de tradiciones mayas
de quienes habitaban la región guatemalteca; pero también
aparecen agregadas algunas ideas cristianas, lo que hace suponer
que el autor conocía a misioneros católicos.