Está en la página 1de 3

CAPÍTULO 3 - EVOCACIÓN

El cine y el teatro comunican sus obras a través de la imagen y el sonido


utilizado la vista y el oído como principales canales de comunicación de su expresión.
Las obras literarias, si bien son leídas, éstas llegan directo a la imaginación del lector,
la que dispone a la narrativa la emulación de todos los sentidos desde la experiencia
del lector.

[Definición] Evocación: Utilizar los sentidos, experiencia o memoria del lector para
provocar una respuesta emocional.

La evocación se aplica de muchas maneras. Desde la selección de eventos en la


vida de un personaje para implicar una vida aún mayor, hasta una acción que
desarrolle la psicología de un personaje.

MOSTRAR, NO DECIR

El principio “Muestra, no lo digas” está directamente ligado a la técnica de


evocación pues su objetivo es lograr que el lector se involucre en el relato y lo
experimente como si fuese parte de él, en lugar experimentarlo como un tercero a
quien se le está narrando.

“Mostrar” es hacer la escritura más vívida, detallada y visceral.

“Decir” es entregar la información de manera general.

Si bien se suele asociar a “Decir” como un defecto en la técnica narrativa, hay


ocasiones en que es aceptable entregar la información de manera no dramatizada,
sobre todo cuando es información no relacionada a la premisa y sólo sirve para dirigir
la trama.

TÉCNICA DE EVOCACIÓN

Utiliza los sentidos. Si vas a describir un personaje, objeto, acción, pensamiento,


sentimiento, etc., utiliza directamente los sentidos fisiológicos.

“El gato era extraño” nos dice que hay un gato extraño.

“El gato tiene una pelaje angora púrpura que brilla incluso cuando no hay luz.”
No nos dice que hay un gato extraño, nos muestra un gato extraño.

“Me pongo nervioso cuando la veo” no provoca tanto como “Mi corazón retumba
cuando entra a la sala”
PRINCIPIOS DE LA EVOCACIÓN

La evocación debe cumplir un equilibrio entre ser detallado y ser económic6o. El


objetivo de la evocación es utilizar “algo” de la imaginación y experiencia del lector,
pero no se puede lograr si tratar de sacar demasiado.

Uno de los errores más comunes es no entregar suficiente detalle, mientras que
otro error común es decir demasiado.

PRINCIPIO DE DETALLES EN LA EVOCACIÓN

Un escritor puede gastar muchas palabras y párrafos describiendo la apariencia


de un personaje o un lugar cuando unas pocas oraciones bien seleccionadas podrían
haber servido.

¿Cuáles son los detalles correctos a entregar? Depende del objetivo del autor,
ya sea para la escena, el acto o incluso el relato. Los detalles a entregar deben avanzar
la trama, desarrollar personajes o entregar información relevante para que el lector
pueda seguir la historia.

Por ejemplo quizás un autor quiera presentar a un personaje que vive de


manera solitaria, sumergida en alcoholismo y con problemas económicos. Una opción
es describirlo directamente:

“Elizabeth entró cansada a su departamento después de un arduo día de


trabajo. Se sirvió un vaso de vino y bebió hasta dormirse en el sillón para no pensar en
lo vacía de su cuenta bancaria.”

O podría entregar más detalles

“Elizabeth arrastró los pies exhausta por la entrada de su departamento. Lanzó


las llaves sobre la mesa, que fueron a dar al suelo, y se tumbó rendida sobre el sillón.
Tomó el vino directamente de la caja, pues los vasos eran un lujo que ya no se podía
dar. Se atragantó bebiendo para no tener que pensar más.

PRINCIPIO DE ECONOMÍA EN LA EVOCACIÓN

Otra consideración es que la evocación suele funcionar mejor cuando se utilizan


verbos activos y específicos evitando adverbios innecesarios, a menos que sean
absolutamente necesarios.

En “Ella se apresuró rápidamente a lo largo de la habitación” el adverbio es innecesario


pues el verbo “Apresuró” ya da a entender que lo hizo de manera rápida.

Igual ocurre con líneas como “Él golpeó la mesa furiosamente”, donde se puede
entender que alguien golpeó la mesa enojado.
En la mayoría de los casos, usa el verbo más fuerte del que puedas pensar.
“Estaba lloviendo” no produce muchas sensaciones. “La lluvia martillaba el techo y
salpicaba las ventanas a baldeadas” no solo evoca imagen, sino que además sonido.

DECIR, NO MOSTRAR

A pesar de la importancia de la evocación en la narrativa, algunas veces es


aceptable, incluso preferible, decir un relato en lugar de mostrarlo. Toda la información
entregada debe cumplir con las funciones de avanzar con la trama, desarrollar
personajes o exponer información que sirva para que el lector entienda la historia, pero
siempre debe hacerse siguiendo los principios de economía. Exceso de información
aburrirán al lector.

En relatos donde se requiere que el lector asimile grandes cantidades de


información para seguir la historia, por ejemplo en los casos de ciencia ficción y
fantasía, se debe tratar de utilizar técnicas de exposición de información que mezclen o
disimulen la información de tal manera de no aburrir o agobie al lector.