Está en la página 1de 10

Files Mayordomos de Dios

Certificación Liderazgo, Nivel IV, Curso #3

¿Qué es un mayordomo?
En el jardín del Edén, a Adán y Eva se les dio la responsabilidad de
cuidar del mundo creado por Dios. Debían administrar, planificar y
controlar su medio ambiente. Debían cuidar de los animales y aves,
mantener atractivo el jardín y proveerse un hogar para sí mismos y
sus futuros hijos. En las tardes, Dios venía al jardín a hablar con Adán
y Eva y para ver todo lo que habían hecho. (Gén. 1:26-28; 2:15; Sal.
12:6; 1 Cor. 4:1,2.
• Un mayordomo es un administrador que cuida de muchas
cosas a favor de alguien más.
• Cada uno de nosotros es un mayordomo o administrador.
• Debemos cuidar de las cosas que Dios nos ha dado.
• Un mayordomo fiel siempre pone primero los deseos de su
amo o jefe.
En el Principio
En el principio Dios creó todo lo que hay en este mundo. Cuidó de
Adán y Eva y les proveyó toda cosa buena. “...porque todo lo que
está en los cielos y en la tierra es tuyo” 1 Cro. 29:11.
Pero después de que el hombre pecó, Dios envió a su único Hijo,
Jesús, a morir en la cruz por nosotros. Jesús nos salvó, nos redimió.
Por lo tanto, Dios es un amante Creador, Dueño, Redentor y
Proveedor. Desea que cuidemos de todas las cosas buenas que nos
ha dado. Es por eso que somos llamados. administradores de Dios!

1
¿Qué es lo que tenemos que administrar?

1. Dinero
2. Cuerpo
3. Tiempo
4. Talentos y habilidades
5. Ambiente

1. El Dinero es Importante
Trabaja duro para agradar a Dios
La primera cosa que se nos pide administrar es nuestro dinero,
porque si no cuidamos nuestro dinero, podemos perderlo fácilmente.
Muchos de nosotros trabajamos para tener un ingreso con qué
sostenernos a nosotros mismos y a nuestra familia. Debemos
trabajar duro y no ser perezosos. Por eso el apóstol Pablo nos
recuerda: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el
Señor” Colosenses 3:23
Malaquías 3:10
“Traed el diezmo integro al templo, y haya alimento en mi casa. Y
probadme en esto – dice el Eterno Todopoderoso--, a ver si no os
abro las ventanas del cielo, y vacío sobre vosotros bendición hasta
que sobreabunde.”
Lo primero que debemos hacer es devolver a Dios 1/10 de todo lo
que hemos ganado. Dios nos promete grandes bendiciones si
seguimos su mandato. De hecho, hasta nos pide que lo probemos en
eso.
Diezmo = Primicias para Dios—1/10 o 10%

2
“Honra al Eterno con tus bienes, y con las primicias de todos tus
frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares
rebosarán de mosto” Prov. 3:9, 10.
Las “primicias” representan lo primero que has cosechado u
obtenido en términos de tu ingreso o ganancias. “Primicias” significa
también que es lo primero de nuestros recursos. Al recibir tu salario,
lo primero que haces es apartar para Dios el diezmo 1/10 o 10 por
ciento. Le damos a Dios este diezmo 1/10 o 10 por ciento. Le damos
a Dios este diezmo a través de la iglesia, la cual lo usa para la obra de
Dios y para ayudar a que la gente conozca acerca de Jesús.
Diezmar es darle a Dios
Dios no necesita nuestro dinero porque él ya es el dueño de todas las
cosas. “Del Eterno es la tierra y su plenitud, el mundo y los que
habitan en él”. (Salmos 24:1)
• Le damos a Dios primero, antes que nada.
• El ser rico o pobre no cambia la razón por la cual diezmamos
• Diezmamos en agradecimiento por lo que nos da...
• El diezmo representa la porción de Dios de nuestras entradas.
• Diezmamos como recordatorio de que Dios es el Creador.
Gastar, ahorrar, dar
• Planifica cómo gastar tu dinero. -- Compra las cosas que
necesites, no simplemente lo que quieres o deseas. Gasta
sabiamente en cosas que Dios aprueba y asegúrate de hacer
una buena compra—adquirir un buen producto por un buen
precio.
• Haz un presupuesto mensual. Te ayuda a organizar cómo
gastar cierta cantidad y a que el dinero te alcance todo el
mes, de manera que haya suficiente.
3
• Ahorra para uso futuro – “El hombre sabio ahorra para el
futuro; el insensato gasta todo lo que tiene” (Prov. 21:20,
versión libre traducida del inglés). Es importante ahorrar
sabiamente para un propósito específico, tal como estudios
en la universidad, comprar algo que se necesita o ayudar a
alguien. Ahorrar solo para tener mucho dinero no es sabio.
Eso es acaparar. Cuando acumulamos o acaparamos no
estamos confiando en que Dios va a cuidar de nosotros.
• Sal de deudas. El apóstol Pablo nos dice en Romanos 13:8
que no debamos nada a nadie. Cuando gastamos dinero que
no tenemos, terminamos pidiendo prestado. Algunos
prestamistas le añaden intereses extras a lo que prestan. Así
que – aléjate de las deudas. Ellen G White nos aconseja “huir
de las deudas como de la lepra”. Si necesitamos algo para lo
que no tenemos dinero, entonces es mejor aprender a
retrasar la gratificación” y esperar hasta haber ahorrado
antes de comprar, dejando el placer para más tarde.
• Ayuda a los que necesitan – Dijo Jesús, “Más bienaventurada
cosa es dar que recibir.” Hechos 20:35. Nunca olvides cuán
bendecidos somos al tener las cosas que tenemos. Cuando
damos para ayudar a otros, no solamente suplimos las
necesidades de los demás, sino que nos llenamos de gozo y
felicidad al compartirlo. Es una gran forma de testificar a
favor de Jesús.
• Da a los enfermos, huérfanos y viudas. Dios desea que
ayudemos a esas personas especiales y, cuando somos
generosos con ellas, Jesús nos dará la bienvenida a su reino
cuando venga otra vez. (Mateo 25:35, 36).

4
2. El Templo de mi cuerpo
La segunda fase de la mayordomía que debemos manejar bien es
nuestro cuerpo. Dios nos da a cada uno un cuerpo y debemos
conservarlo fuerte y saludable para usarlo en honor a Dios, nuestro
Creador.
“¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo de Espíritu Santo, que
está en vosotros, que tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Porque habéis sido comprados por precio. Por tanto, glorificad a
Dios en vuestro cuerpo.”
¡Como mayordomos, necesitamos practicar buenos hábitos de
salud!
Dios es nuestro Creador, por lo tanto, le pertenecemos. Él desea que
cuidemos de nuestro cuerpo, así como cuidamos del hermoso
mundo que creó para que lo disfrutáramos. Cuando practicamos
buenos hábitos de salud, somos capaces de mantener nuestro
cuerpo en buenas condiciones. Nuestros buenos hábitos de salud
pueden ser también una forma de testificar ante los demás y de
llevar a otros a Jesús.
Haz Ejercicio regularmente
Nuestro cuerpo necesita ejercicio para mantenerse fuerte y sano.
Necesitas jugar al aire libre tanto como puedas. Necesitas respirar
profundamente. Necesitas ejercitar diariamente tus músculos, de la
cabeza a los pies. Los médicos recomiendan que hagas ejercicio.
• 4 a 5 días de la semana
• 30 minutos cada día
Consume alimentos sanos de la pirámide de los alimentos
Necesitamos consumir granos, frutas y vegetales. Le ponemos
gasolina al carro para que nos lleve a dónde queremos ir. El alimento
5
es la “gasolina” del cuerpo. Debes ponerle buena comida a tu cuerpo
para que tu cuerpo pueda hacer lo que deseas que haga.
Suficiente agua y descanso
Tu cuerpo necesita también agua pura y suficiente descanso para
funcionar apropiadamente. El médico recomienda:
• 8 vasos de agua al día
• 8 a 9 horas de sueño cada día
EVITA:
Como buen mayordomo, no ingerirás ni usarás nada dañino.
Recuerda EVITAR:
• Bebidas alcohólicas
• Fumar cigarrillos
• Drogas

3. Talentos y habilidades
¿Tienes talentos? ¿Tienes habilidades? Dios nos ha dado a cada uno
de nosotros muchos talentos. Algunos tienen uno y otros tienen tres
y hasta cinco. No se nos han dado nuestros talentos y dones para
que nos enorgullezcamos de ellos. Debemos usar nuestros talentos
para el Señor.
Talentos y habilidades
Las cartas del apóstol Pablo a los romanos (Romanos 12:4-8) y los
corintios (1 Corintios 12:4-12), mencionan que Dios nos ha dado
diferentes talentos y habilidades llamados dones espirituales. Esos
dones incluyen:
• Enseñanza
• Servicio
6
• Predicación
• Generosidad
• Evangelización
Dios nos dado talentos y habilidades ….
• Para bendecir a otros
• Para servir a los demás
• Para inspirar a otros
1 Pedro 4:10
“Cada uno ponga al servicio de los demás el don que ha recibido,
dispensando fielmente las diferentes gracias de Dios.”

4. Administración del tiempo


¿De dónde apareció el tiempo? El tiempo fue creado por Dios. La
Biblia dice que, para Dios, mil años son como un día y un día como
mil años (2 Pedro 3:8). Nuestra vida se ve afectada por el tiempo
que sigue avanzando con un suceso tras otro. No podemos
regresarlo y no podemos brincarnos al futuro.
La Biblia confirma este punto de vista. Dice que el tiempo tuvo un
principio, cuando Dios creó los cielos y la tierra. (Génesis 1:1) y una
duración definida, cuando Jesús regrese. En ese tiempo se acabará el
viejo cielo y la vieja tierra y en su lugar se creará un nuevo cielo y una
nueva tierra. (2 Pedro 3:13, Apocalipsis 21).
Dios nos ha dado a cada uno la misma cantidad de tiempo– 24 horas
al día. Desea que lo usemos en su servicio y a favor de los demás. El
tiempo es uno de nuestros tesoros más grandes y nunca debe
desperdiciarse. Una vez que se va, se va para siempre. Por lo tanto,
es importante aprovechar al máximo nuestro tiempo mientras lo

7
tenemos, administrándolo sabiamente, comenzando con los
pequeños trocitos del mismo: horas, minutos y segundos.
Las piedras grandes primero
Ilustración: Un profesor colocó un recipiente grande en una mesa,
enfrente de su clase. Tomó tres piedras grandes y las metió dentro
del frasco. ¿Está ya lleno el frasco?, le preguntó a la clase. “Si”,
respondió alguien. El profesor tomó ahora algunas piedras
pequeñas. Las metió en el frasco y éstas llenaron los espacios entre
las piedras grandes. “¿Y ahora?”, preguntó. “Si”, dijo otra vez
alguien, pero esta vez no estaba tan seguro. Entonces el profesor
tomó piedrecitas aún más pequeñas y las vació en el frasco. Las
piedrecitas llenaron los espacios entre las piedras grandes y
pequeñas.
“¿Y ahora?”, preguntó a la clase. Los alumnos estaban captando la
idea. “Los espacios donde pueden caber las piedrecitas más
pequeñas están todos llenos” respondió alguien. El profesor sonrió,
tomó una bolsa con arena y la vació en el frasco hasta llenarlo.
“Ahora,” dijo, “¿puede alguien adivinar cuál es la lección que esto
nos puede enseñar?”
Las piedras grandes representan las cosas más importantes en
nuestro día. Las piedras medianas representan las un poquito menos
importantes; las piedrecitas pequeñas representan cosas menos
importantes aun; y la arena representa las cosas menos importantes
de todas. Si no metemos primero las piedras grandes, el frasco se
llenará tanto de piedras pequeñas y arena, que no podremos
meterlas más tarde.
Recuerda cuando estés planificando tu día, o tu vida. Pon primero
las piedras grandes. Atiende primero las cosas más importantes, lo
cual incluye pasar tiempo con Dios, la familia y los amigos, trabajar,
estudiar, etc. Una vez hechas esas cosas importantes, no hay nada

8
malo en relajarse y divertirse un poco. La clave es administrar tu
tiempo para que siempre tengas suficiente para trabajar y jugar.
El Sábado es un tiempo especial con Jesús – 1/7
Éxodo 20:8-11
Dios no da 24 horas Diarias para
• Trabajar
• Jugar
• Aprender
• Ayudar a otros
• Descansar
• Adorar
¡Equilibra el uso de tu tiempo!
• No te quedes atrapado en los aparatos electrónicos. Hoy en
día muchos niños y jóvenes se quedan atrapados en la
computadora jugando juegos, conversando (chatting) con
amigos en Facebook, MySpace, Twitter, o viendo la televisión
durante largas horas. ¡Equilibra el uso de tu tiempo!

5. Ambiente

Cuidado del Ambiente


Tira la basura en su lugar – No dejes cosas tiradas en el patio.
Levanta la basura que veas y no pongas basura fuera de su lugar.
Usa materiales reciclados – ¿Sabías que el plástico que tira la gente
se quedará acumulándose en el planeta por centenares de años o
más? Entre menos plástico produzcamos y tiremos, más limpia
9
estará esta tierra. Una buena manera de actuar es usar materiales
reciclables o hechos de materiales ya reciclados.
Respeta la propiedad y mantenla limpia– limpia y mantén limpia tu
casa y sus alrededores. Tal vez tu Club de Conquistadores, clase de
Escuela Sabática o escuela puede “adoptar” un camino. Puedes
mantenerlo limpio y arreglado al ayudar a levantar la basura y vidrios
rotos.
Cuidado del ambiente
*Cuida de las criaturas creadas por Dios – No las lastimes o las caces.
*Ayuda a cuidar de la tierra, plantas y flores– Planta bellas flores
para gozar de ellas. No simplemente cortes flores o las destruyas.
Puedes dar esas flores para alegrar a alguien enfermo en el hospital.
*Ayuda a personas de otros países que han sufrido desastres
naturales.
Sé buen Mayordomo de Jesús
“Honra al Señor con tus bienes y con las primicias de todos tus
frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares
rebosarán de mosto.” Proverbios 3:9,10

10

También podría gustarte