Está en la página 1de 19

CAPÍTULO VI

DESORCIÓN TÉRMICA A BAJA TEMPERATURA


La Desorción Térmica a Baja Temperatura (LTTD, por sus siglas en inglés), también
conocida como volatilización térmica a baja temperatura, decapado térmico y asado
del suelo, es una tecnología de remedio ex situ que utiliza calor para separar
físicamente los hidrocarburos del petróleo de los suelos excavados. Los
desorbedores térmicos están diseñados para calentar los suelos a temperaturas
suficientes para hacer que los componentes se volatilicen y desorben (separen
físicamente) del suelo. Aunque no están diseñados para descomponer los
constituyentes orgánicos, los desorbedores térmicos pueden, dependiendo de los
compuestos orgánicos específicos presentes y la temperatura del sistema del
desorbedor, hacer que algunos de los constituyentes se descompongan total o
parcialmente. Los hidrocarburos vaporizados generalmente se tratan en una unidad
de tratamiento secundaria (por ejemplo, un quemador posterior, una cámara de
oxidación catalítica, un condensador o una unidad de adsorción de carbono) antes
de la descarga a la atmósfera. Los posquemadores y los oxidantes destruyen los
componentes orgánicos. Los condensadores y las unidades de adsorción de
carbono atrapan compuestos orgánicos para su posterior tratamiento o eliminación.
Al usar LTTD es necesario realizar un poco de tratamiento previo y posterior del
suelo. Los suelos excavados se filtran primero para eliminar objetos grandes (> 2
pulgadas de diámetro). Estos pueden dimensionarse (por ejemplo, triturarse o
triturarse) y luego introducirse nuevamente en el material de alimentación. Después
de abandonar el desorbedor, los suelos se enfrían, se vuelven a humedecer para
controlar el polvo y se estabilizan (si es necesario) para prepararlos para su
eliminación / reutilización. El suelo tratado puede redepositarse en el sitio, usarse
como cobertura en rellenos sanitarios o incorporarse al asfalto.
Los sistemas de desorción térmica se dividen en dos clases generales: instalaciones
fijas y unidades móviles. Los suelos contaminados son excavados y transportados
a instalaciones estacionarias; Las unidades móviles se pueden operar directamente
en el sitio. Las unidades de desorción están disponibles en una variedad de
configuraciones de procesos que incluyen desorbedores rotativos, secadores de
agregados de plantas de asfalto, tornillos térmicos y hornos de transporte.
LTTD ha demostrado ser muy eficaz para reducir las concentraciones de productos
derivados del petróleo, incluida la gasolina, los combustibles para reactores, el
queroseno, el combustible diesel, los aceites de calefacción y los aceites
lubricantes. LTTD es aplicable a los constituyentes que son volátiles a temperaturas
tan altas como 1,200EF. El Anexo VI-1 proporciona una ilustración de una operación
LTTD típica. Las ventajas y desventajas de LTTD se enumeran en el Anexo VI-2.
Anexo VI-2
Ventajas y desventajas de LTTD
Ventajas
• Equipos fácilmente disponibles para el tratamiento in situ o externo.
• Tiempo de tratamiento muy rápido; La mayoría de los sistemas comerciales
tienen un rendimiento de 25 toneladas por hora.
• Costo competitivo para grandes volúmenes (> 1,000 yd) de suelos: $ 30-70
/ tonelada de suelo contaminado, excluyendo los costos de excavación y
transporte
• Se puede usar para mitigar áreas de fuentes de "puntos calientes" con
concentraciones muy altas de hidrocarburos de petróleo.
• Se puede combinar fácilmente con otras tecnologías, como la inyección de
aire o la extracción de agua subterránea.
• El suelo tratado se puede volver a depositar en el sitio o se puede usar para
cubrir vertederos (si lo permite una agencia reguladora).
• Puede reducir constantemente el TPH por debajo de 10 ppm y BTEX por
debajo de 100 ppb (y algunas veces más bajo).

Desventajas
• Requiere excavación de suelos; Generalmente limitado a 25 pies por debajo
de la superficie terrestre.
• El tratamiento en el sitio requerirá un área significativa (> ½ acre) para
ubicar la unidad LTTD y almacenar los suelos del proceso.
• El tratamiento fuera del sitio requerirá un transporte costoso de los suelos y
posiblemente una manifestación.
• Los suelos excavados debajo de la capa freática subterránea requieren
deshidratación antes del tratamiento debido al alto contenido de humedad.

Este capítulo lo ayudará a evaluar un plan de acción correctivo (CAP) que propone
el uso de LTTD como un remedio para los suelos contaminados con petróleo. No
pretende servir como una guía para diseñar, operar, monitorear o permitir sistemas
de desorción térmica. Además, los procesos de LTTD generan flujos de desechos
adicionales (por ejemplo, gaseosos y / o líquidos) que requieren tratamiento y
generalmente están bajo la autoridad de diferentes agencias reguladoras. Las
unidades de desorción están permitidas por estas otras agencias y deben cumplir
con los requisitos de monitoreo y tratamiento que están fuera del alcance de la
mayoría de los programas de UST.
DIAGRAMAS EXHIBIT VI-3 pag. 8,9 y 10

El proceso de evaluación se resume en un diagrama de flujo que se muestra en el


Anexo VI-3 y servirá como una hoja de ruta para las decisiones que tomará durante
su evaluación. También se proporcionó una lista de verificación al final de este
capítulo que se utilizará como una herramienta para evaluar la integridad de la PAC
y para ayudar a enfocar la atención en áreas donde puede ser necesaria información
adicional. El proceso de evaluación se divide en los siguientes tres pasos:

• Paso 1: Una evaluación de la aplicabilidad de LTTD. Los factores que influyen


en la aplicabilidad de la desorción térmica incluyen las propiedades físicas y
químicas del suelo y los constituyentes presentes en el sitio, y las condiciones de
operación del proceso del sistema de desorción. Para completar la evaluación,
deberá verificar que estas propiedades se encuentren dentro del rango de
efectividad de LTTD. También se debe considerar el tratamiento previo y posterior
del suelo. Si los factores están fuera del rango demostrado de efectividad de la
LTTD, entonces los estudios piloto (por ejemplo, las quemaduras de prueba) pueden
ser apropiados para verificar que la LTTD será efectiva.

• Paso 2: Una evaluación de la practicidad del uso de LTTD. La determinación


de la practicidad del uso de la desorción térmica depende de factores específicos
del sitio, como el volumen de suelo contaminado, la extensión horizontal y vertical
de la contaminación, el área del sitio, el uso del sitio y el uso de la tierra circundante.
Además, también se deben considerar los parámetros del proceso de desorción (por
ejemplo, tasa de procesamiento del suelo, unidad móvil frente a unidad estacionaria)
y niveles residuales objetivo. Otras consideraciones incluyen factores económicos
y disposición de los suelos tratados.

• Paso 3: Una evaluación de la efectividad de LTTD. La efectividad de los


sistemas de tratamiento de la LTTD puede evaluarse ya sea (1) calculando el
porcentaje de reducción en las concentraciones de componentes comparando los
niveles de tratamiento previo y posterior en el suelo o, (2) determinando si los niveles
de contaminantes residuales están en o por debajo de los límites regulatorios. Los
planes de monitoreo deben especificar un número adecuado de muestras de suelo
tratado para ser analizadas.
Evaluación De La Aplicabilidad De LTTD
Esta sección define los parámetros clave que deben usarse para decidir si el LTTD
será un remedio viable para un sitio en particular. Para determinar si la LTTD es una
alternativa de reparación aplicable, los factores que se deben considerar incluyen
las características del suelo y los componentes presentes en el sitio, así como las
condiciones de operación del proceso de la LTTD. La desorción térmica es aplicable
a una amplia gama de constituyentes orgánicos, incluida la mayoría de los
combustibles de hidrocarburos derivados del petróleo (Anexo VI-4). Las
características específicas del suelo y los constituyentes que influyen en la
aplicabilidad de la LTTD se resumen en el Anexo VI-5.
DIAGRAMA Exhibit VI-4 Recommended Treatment Temperatures For Selected
Petroleum Products pag. 12

Anexo VI-5
Características clave del suelo y constituyentes que influyen en la
aplicabilidad de LTTD

Caracteristicas del suelo


Plasticidad del suelo
Distribución de tamaño de partícula
Contenido de humedad
Capacidad calorífica
Concentración de material húmico.
Concentración de metales
Densidad aparente

Caracteristicas constituyentes
Concentraciones de contaminantes
Rango de punto de ebullición
Presión de vapor
Coeficiente de partición octanol / agua
Solubilidad acuosa
Estabilidad térmica
Formacion de dioxinas

El resto de esta sección describe cada uno de estos parámetros, por qué cada uno
es importante para LTTD, cómo puede determinarse cada uno de ellos y el rango
de cada parámetro que se considera apropiado para LTTD.

Caracteristicas del suelo


Esencialmente, todos los tipos de suelo son susceptibles de ser tratados por los
sistemas LTTD. Sin embargo, diferentes suelos pueden requerir diversos grados y
tipos de tratamiento previo. Por ejemplo, los suelos de grano grueso (por ejemplo,
grava y adoquines) pueden requerir la trituración; los suelos de grano fino que son
excesivamente cohesivos (por ejemplo, arcilla) pueden requerir la trituración.

Plasticidad del suelo

La plasticidad del suelo es una medida de su capacidad para deformarse sin


cizallamiento y es, en cierta medida, una función del contenido de agua. Los suelos
plásticos tienden a adherirse a las pantallas y otros equipos, y se aglomeran en
grandes grupos. Además de reducir la velocidad de alimentación, los suelos
plásticos son difíciles de tratar. Calentar los suelos de plástico requiere
temperaturas más altas debido a la baja relación entre la superficie y el volumen y
el mayor contenido de humedad. Además, debido a que los suelos plásticos tienden
a ser de grano muy fino, los compuestos orgánicos tienden a ser absorbidos
fuertemente. El tratamiento térmico de suelos altamente plásticos requiere un
tratamiento previo, como la trituración o la mezcla con suelos más friables u otras
enmiendas (por ejemplo, yeso).

Las características de plasticidad se miden formalmente utilizando un conjunto de


parámetros conocidos como límites de Atterberg. Los límites de Atterberg se definen
como los contenidos de humedad que definen el límite de líquido del suelo, el límite
de plástico y el límite de adherencia. El rango de contenido de agua donde el suelo
está en un estado plástico se define como el índice de plasticidad.

El índice de plasticidad es la diferencia entre los límites de líquido y plástico del


suelo, e indica el rango de contenido de agua a través del cual el suelo permanece
plástico. Por lo tanto, cuanto mayor es el índice de plástico, más probable es que el
suelo se agrupe. En general, la acumulación es más probable en suelos limosos y
arcillosos.

Desde un punto de vista práctico, la determinación formal del índice de plasticidad


de un suelo es innecesaria. Una de las primeras etapas en el tren de tratamiento de
LTTD es el cribado para eliminar material de más de aproximadamente 2 pulgadas
de diámetro. Los operadores de las unidades de desorción tomarán los pasos
necesarios para garantizar que los suelos se muevan libremente a través del
proceso de tratamiento, ya sea que se requiera trituración, mezcla o modificación.
Si se deben mezclar los suelos, se deben determinar las características del stock
de mezcla para garantizar que no haya contaminantes presentes que puedan
afectar adversamente el tratamiento de los suelos excavados en el sitio de UST.

Distribución de tamaño de partícula

La distribución del tamaño de partícula es importante para la selección adecuada


del tipo de desorbedor térmico y el proceso de pretratamiento que se utilizará. El
material de más de 2 pulgadas de diámetro deberá triturarse o eliminarse. El
material triturado se recicla de nuevo en el alimento a procesar. Los suelos de grano
más grueso tienden a fluir libremente y no se aglomeran en grupos. Por lo general,
no retienen el exceso de humedad, por lo tanto, los contaminantes se desorben
fácilmente. Los suelos de grano más fino tienden a retener la humedad del suelo y
se aglomeran en grupos. Cuando están secos, pueden producir grandes cantidades
de partículas que pueden requerir un reciclaje después de ser interceptados en la
casa de bolsas. Otras consecuencias de los suelos de grano fino se discuten en
Plasticidad del suelo y contenido de humedad.

Contenido de humedad

La capacidad de procesamiento de sólidos de un sistema de desorción térmica es


inversamente proporcional al contenido de humedad del material de alimentación.
La presencia de humedad en los suelos excavados que se tratarán en la unidad
LTTD determinará el tiempo de residencia requerido y los requisitos de calefacción
para la eliminación efectiva de contaminantes. Para que se produzca la desorción
de los componentes del petróleo, la mayor parte de la humedad del suelo debe
evaporarse en el desorbedor. Este proceso puede requerir una importante
aportación térmica adicional al desorbedor y un tiempo de residencia excesivo para
el suelo en el desorbedor (Anexo VI-6). En general, el contenido de humedad del
suelo varía de 5 a 35 por ciento. El Anexo VI-7 muestra la aplicabilidad de varias
configuraciones del sistema LTTD para varios rangos de humedad del suelo. Para
el tratamiento con LTTD, el rango óptimo de humedad del suelo es de 10 a 25 por
ciento. Para un contenido de humedad superior al 10 por ciento en peso, la
humedad es el principal disipador de calor en el sistema.

DIAGRAMA EXHIBIT VI-6 Y VI-7 PAG 15

El contenido de humedad también influye en la plasticidad que afecta el manejo del


suelo. Los suelos con un contenido de humedad excesivo (> 20 por ciento) deben
ser deshidratados. Los métodos típicos de deshidratación incluyen el secado al aire
(si hay espacio de almacenamiento disponible para esparcir los suelos), la mezcla
con suelos más secos o la deshidratación mecánica. Por ejemplo, si se excavarán
10 pies de suelo, incluyendo 1 pie en la franja capilar y 9 pies de suelo más seco,
los suelos excavados cuando se mezclen probablemente serían adecuados para
LTTD.

Si los suelos ubicados debajo del nivel freático o aquellos con un contenido de
humedad superior al 20 a 35 por ciento se proponen para el tratamiento con LTTD,
debe verificar que se haya planificado la deshidratación. Si el suelo se va a mezclar
con suelos más secos, debe haber un volumen suficiente de este material disponible
para producir una mezcla con un nivel de humedad aceptable.

Capacidad calorífica

La capacidad de calor del suelo determina parcialmente la cantidad de calor que


debe transferirse para elevar la temperatura del suelo lo suficiente para volatilizar
los contaminantes orgánicos. Sin embargo, dado que el rango típico en los valores
de capacidad térmica de varios suelos es relativamente pequeño, es probable que
las variaciones no tengan un impacto importante en la aplicación de los procesos
de desorción térmica.

Concentración De Material Húmico

El material húmico está compuesto de material orgánico formado por la


descomposición de la vegetación. El material húmico se encuentra en altas
concentraciones en turba y otros suelos altamente orgánicos. La presencia de
material húmico puede causar interferencias analíticas, dando lugar a una falsa
indicación positiva de la presencia de TPH o BTEX. El material orgánico en el suelo
también mejora la adsorción de ciertos compuestos orgánicos, lo que dificulta la
desorción.

Concentracion de metales

En el pasado, varios compuestos de plomo (por ejemplo, tetraetil plomo) se usaban


comúnmente como aditivos de combustible para aumentar el índice de octano en la
gasolina. Aunque el uso de plomo se ha suspendido, los sitios donde se producen
derrames más antiguos pueden tener concentraciones de plomo relativamente altas
en el suelo. La presencia de metales en el suelo puede tener dos implicaciones: (1)
limitaciones en la eliminación de los desechos sólidos generados por la desorción y
(2) atención a las regulaciones de control de la contaminación del aire que limitan la
cantidad de metales que pueden liberarse en las emisiones de la chimenea. A
temperaturas normales de operación de LTTD, no es probable que los metales
pesados se separen significativamente de los suelos.

Densidad a granel

Se requiere densidad aparente para estimar la masa de suelo contaminado a partir


del volumen de suelo excavado. El rango típico de densidad aparente in situ (banco)
3 es de 80-120 lb / ft. La densidad aparente del suelo ex situ (excavado) varía de 75
a 90 por ciento de la densidad aparente in situ.
Caracteristicas constituyentes

Las concentraciones y características de los constituyentes son los parámetros


clave que deben evaluarse durante los estudios de detección para evaluar el uso
potencial de los procesos de desorción térmica. El contratista de tratamiento térmico
querrá saber la concentración de hidrocarburos totales de petróleo (TPH) en el
suelo. Un número de agencias reguladoras estatales y locales requieren pruebas
de los suelos para otras características peligrosas específicas. Es posible que se
requieran los siguientes análisis durante los estudios de detección:

• Benceno, tolueno, etilbenceno, xilenos (BTEX)


• Total de haluros orgánicos (TOX)
• Procedimiento de lixiviación con características de toxicidad (TCLP) para
compuestos volátiles, semivolables y metales
• Metales totales
• Bifenilos policlorados (PCB)
• inflamabilidad
• Corrosividad
• Reactividad

Concentraciones Constituyentes

Las concentraciones de constituyentes tienen varios impactos en el proceso de


desorción térmica. La selección de la configuración apropiada del proceso de LTTD
depende en cierta medida de las concentraciones de los componentes, ya que
influyen en la temperatura de tratamiento del suelo y el tiempo de residencia
requerido para cumplir con los criterios de limpieza del suelo. Cada producto de
petróleo posee un valor de calentamiento que es una medida de la cantidad de
energía térmica que se liberará cuando se queme el producto. Las altas
concentraciones de productos derivados del petróleo en el suelo pueden resultar en
altos valores de calentamiento del suelo. El calor liberado de los suelos puede
provocar un sobrecalentamiento y daños al desorbedor. Los suelos con valores de
calentamiento> 2,000 Btu / lb requieren una mezcla con suelos más limpios para
diluir la alta concentración de hidrocarburos. Las altas concentraciones de
hidrocarburos en el gas de escape pueden exceder la capacidad térmica del
posquemador y potencialmente resultar en la liberación de vapores no tratados a la
atmósfera.

Los niveles excesivos de constituyentes en el suelo también podrían resultar en la


generación de vapores en el desorbedor a concentraciones que excedan el límite
explosivo inferior (LEL). El LEL para la mayoría de los productos orgánicos es
generalmente del 1-5 por ciento por volumen. Por razones de seguridad, la
concentración de compuestos orgánicos en los gases de escape de un dispositivo
de desorción térmica que funciona en un ambiente rico en oxígeno debe limitarse a
<25 por ciento del límite explosivo inferior. Para secadores rotativos directamente
calentados, la concentración máxima de TPH en el material de alimentación que
puede tratarse sin exceder los límites de explosivos inferiores generalmente está en
el rango de 1 −3 por ciento. Si el contenido orgánico excede el 3 por ciento, el suelo
debe mezclarse con el suelo que tiene un contenido orgánico más bajo para evitar
exceder el LEL. Los sistemas que operan en una atmósfera inerte (por ejemplo,
tornillos térmicos) no tienen limitaciones en la concentración de sustancias
orgánicas que se pueden procesar. En una atmósfera inerte, la concentración de
oxígeno es demasiado baja (<2 por ciento por volumen) para soportar la
combustión. La figura VI-8 muestra los límites de concentración de TPH en el suelo
de alimentación para varias configuraciones de sistemas LTTD.

DIAGRAMAS Exhibit VI-8 Feed Soil TPH Concentration Limits PAG 18

Rango de punto de ebullición

Los productos derivados del petróleo a menudo se clasifican por sus rangos de
punto de ebullición. Debido a que el punto de ebullición de un compuesto es una
medida de su volatilidad, la aplicabilidad de LTTD en un sitio puede estimarse a
partir del rango de punto de ebullición del producto petrolero presente. En general,
la mayoría de los compuestos orgánicos relacionados con el petróleo son capaces
de ser eliminados por el LTTD, pero los constituyentes de mayor peso molecular (y
mayor punto de ebullición) requieren un tiempo de residencia más largo en el
desorbedor y temperaturas de operación más altas. Los productos más pesados
tienden a descomponerse antes de la volatilización, o pueden formar compuestos
similares a la cera no tóxicos que no se volatilizan. Los rangos de punto de ebullición
para productos petrolíferos comunes se muestran en el Anexo VI-9.

DIAGRAMA Exhibit VI-9 Petroleum Product Boiling Ranges

La mayoría de los desorbedores operan a temperaturas entre 300 ° F y 1,000 ° F.


Los desorbedores construidos con aleaciones especiales pueden operar a
temperaturas de hasta 1,200 ° F. Los productos más volátiles (p. Ej., Gasolina)
pueden desorberse en el rango de operación más bajo, mientras que los productos
semivolábiles (p. Ej., Queroseno, combustible diesel) generalmente requieren
temperaturas superiores a 700 ° F, y productos relativamente no volátiles (p. Ej.,
Aceite de calefacción, aceites lubricantes).requieren temperaturas aún más altas.
Presión de vapor
La presión de vapor es la fuerza por unidad de área ejercida por un vapor en un
estado de equilibrio con su sólido puro, líquido o solución a una temperatura dada.
Junto con el punto de ebullición, la presión de vapor se utiliza para medir la
volatilidad de un compuesto. La presión de vapor influye en la velocidad de
desorción térmica y aumenta exponencialmente con un aumento de la temperatura.
Por lo tanto, los aumentos modestos en la temperatura de desorción dan lugar a
grandes aumentos en la tasa de desorción.
Coeficiente de partición octanol / agua (Kow)
El coeficiente de partición octanol / agua (Kow) representa la relación entre la
solubilidad de un compuesto en octanol (un disolvente no polar) y su solubilidad en
agua (un disolvente polar). Cuanto más alto es el Kow, más polar es el compuesto.
El registro K se usa generalmente como un indicador relativo de la tendencia de
flujo de un compuesto orgánico a absorber al suelo. Los valores de Log Kow
generalmente están inversamente relacionados con la solubilidad acuosa y
directamente proporcionales al peso molecular. Los compuestos con valores altos
de Log K tienden a permanecer atrapados en el suelo durante un largo período de
tiempo y son más difíciles de desorber que los compuestos con valores bajos.
Solubilidad acuosa
La solubilidad acuosa es una medida de la medida en que un compuesto se
disolverá en agua. La solubilidad generalmente está inversamente relacionada con
el peso molecular: cuanto más alto es el peso molecular, más baja es la solubilidad.
Los compuestos con mayor peso molecular también son generalmente más difíciles
de desorber del suelo que los compuestos con menor peso molecular.
Estabilidad térmica
No se espera que los hidrocarburos del petróleo se descompongan / quemen
significativamente en las unidades LTTD, siempre que la temperatura del gas de
escape sea inferior a la temperatura a la que un compuesto se inflamará
espontáneamente (la temperatura de autoignición). La temperatura de autoignición
es, por lo tanto, un indicador de la estabilidad térmica de los hidrocarburos del
petróleo, y el grado de descomposición térmica está relacionado con la exposición
a la temperatura máxima.
Formación de dioxinas
Las dioxinas se pueden formar a partir de la destrucción térmica de los PCB y otros
compuestos clorados. Los hidrocarburos del petróleo típicamente presentes en los
sitios de la UST no contienen PCB; por lo tanto, la formación de dioxinas no suele
ser motivo de preocupación. Sin embargo, los aceites de desecho que contienen
hidrocarburos clorados pueden ser precursores potenciales de las dioxinas. Los
suelos de los derrames de residuos de petróleo deben ser analizados para PCB y
otros hidrocarburos clorados.

Condiciones de operación del proceso


Las condiciones de operación del proceso dependen del tipo de sistema de
desorción térmica y varían en un amplio rango. Cada configuración del sistema tiene
sus propias ventajas y desventajas, y cada una es aplicable para el tratamiento de
rangos específicos de componentes (Anexo VI-10). Los sistemas LTTD varían en la
forma en que los suelos se transportan a través del desorbedor, el método utilizado
para calentar los suelos; la temperatura a la que opera el desorbedor; el tiempo
requerido para tratar los suelos; y el método de tratamiento de gases utilizados para
controlar las emisiones.
Tipos de sistemas de desorción térmica a baja temperatura
El término desorbente térmico describe la operación de tratamiento primario que
calienta los materiales contaminados con petróleo y desorbe los materiales
orgánicos en un gas de purga. Las características de diseño mecánico y las
condiciones de operación del proceso varían considerablemente entre los diversos
tipos de sistemas LTTD. Las unidades de desorción están disponibles en las
siguientes configuraciones: secador rotativo, secador de agregados para plantas de
asfalto, tornillo térmico y horno de transporte. Los sistemas pueden ser instalaciones
estacionarias o unidades móviles. Los suelos contaminados se excavan y se
transportan a instalaciones estacionarias, mientras que las unidades móviles se
pueden operar directamente en el sitio del suelo contaminado.
Aunque todos los sistemas LTTD utilizan calor para separar (desorber)
contaminantes orgánicos de la matriz del suelo, cada sistema tiene una
configuración diferente con su propio conjunto de ventajas y desventajas. La
decisión de utilizar un sistema sobre otro depende de la naturaleza de los
contaminantes, así como de la disponibilidad de la máquina, el rendimiento del
sistema y las consideraciones económicas. El rendimiento del sistema se puede
evaluar sobre la base de pruebas piloto (por ejemplo, quemaduras de prueba) o el
examen de los registros históricos de rendimiento de la máquina. Las pruebas piloto
para desarrollar las condiciones de tratamiento generalmente no son necesarias
para los suelos contaminados con petróleo.
Las características de diseño mecánico y las condiciones de operación del proceso
varían entre los diferentes tipos de sistemas LTTD. Los cuatro sistemas
mencionados anteriormente se describen brevemente a continuación, y se
enumeran las ventajas y desventajas de cada uno.
Secadores rotativos. Los sistemas de secado rotativo utilizan un reactor metálico
cilíndrico (tambor) que está ligeramente inclinado respecto a la horizontal. Un
quemador ubicado en un extremo proporciona calor para elevar la temperatura del
suelo lo suficiente como para desorber contaminantes orgánicos. El flujo de suelo
puede ser simultáneo o contrario a la dirección del flujo de gas de purga. A medida
que el tambor gira, el suelo se transporta a través del tambor. Los elevadores
levantan el suelo y lo llevan cerca de la parte superior del tambor antes de permitir
que caiga a través del gas de purga calentado. La mezcla en un secador rotatorio
mejora la transferencia de calor por convección y permite que los suelos se calienten
rápidamente. Las unidades desorbedoras rotativas se fabrican para una amplia
gama de capacidades de tratamiento; Estas unidades pueden ser estacionarias o
móviles.
DIAGRAMA EXHIBIT V-10 PAG 22
La temperatura máxima del suelo que se puede obtener en un secador rotativo
depende de la composición de la carcasa del secador. La temperatura de descarga
al suelo de los tambores de acero al carbono es típicamente de 300 ° -600 ° F. Hay
tambores de aleación disponibles que pueden aumentar la temperatura de descarga
del suelo a 1,200 ° F. La mayoría de los secadores rotativos que se usan para tratar
suelos contaminados con petróleo están hechos de acero al carbono. Después de
que el suelo tratado sale del secador rotatorio, ingresa a un transportador de
enfriamiento donde se rocía agua sobre el suelo para enfriar y controlar el polvo. La
adición de agua se puede realizar en un transportador de tornillo o en un molino.
Además de la dirección del flujo de gas de purga en relación con la dirección de
alimentación del suelo, hay una diferencia importante en la configuración entre los
secadores rotativos de contracorriente y de corriente. El gas de purga de un secador
rotativo a contracorriente es generalmente de 350 ° F a 500 ° F y no requiere
enfriamiento antes de ingresar a la casa de bolsas donde quedan atrapadas
partículas finas. Una desventaja es que estas partículas pueden no haberse
descontaminado y, por lo general, se reciclan al secador. Los secadores a
contracorriente tienen varias ventajas sobre los sistemas de corriente. Son más
eficientes para transferir el calor del gas de purga al suelo contaminado, y el
volumen y la temperatura del gas de salida son más bajos, lo que permite que el
gas vaya directamente a una casa de bolsas sin necesidad de ser enfriado. La
temperatura del gas de salida del enfriador y el volumen más pequeño eliminan la
necesidad de una unidad de enfriamiento, lo que permite que el equipo de
procesamiento posterior sea más pequeño. Los sistemas a contracorriente son
efectivos en productos derivados del petróleo con pesos moleculares más bajos que
el combustible no.2.
En los sistemas actuales, el gas de purga es 50 ° -100 ° F más caliente que la
temperatura de descarga del suelo. El resultado es que la temperatura de salida del
gas de purga puede variar entre 400 ° -1,000 ° F y no puede ir directamente a la
casa de bolsas. El gas de purga primero ingresa en un dispositivo de poscombustión
para descontaminar las partículas finas, luego ingresa en una unidad de
enfriamiento antes de la introducción en la casa de bolsas. Debido a la mayor
temperatura y volumen del gas de purga, la cámara de filtros y todos los demás
equipos de procesamiento posteriores deben ser más grandes que en un sistema
de contracorriente. Los sistemas Cocurrent tienen varias ventajas sobre los
sistemas de contracorriente. El dispositivo de poscombustión se encuentra aguas
arriba de la casa de bolsas, lo que garantiza que las partículas finas se
descontaminen. Además, debido a que el gas de purga calentado se introduce en
el mismo extremo del tambor que el suelo de alimentación, el suelo se calienta más
rápido, dando como resultado un tiempo de residencia más largo. Las temperaturas
más altas y el tiempo de residencia más largo significan que los sistemas de
corriente se pueden usar para tratar suelos contaminados con productos de petróleo
más pesados. Los sistemas Cocurrent son efectivos para producto de os de petróleo
livianos y pesados, incluidos el fuel oil No. 6, el crudo, el aceite de motor y el aceite
lubricante.
Secadores de agregados de plantas de asfalto. Las plantas de asfalto de mezcla
en caliente utilizan agregados que se han procesado en un secador antes de
mezclarse con asfalto líquido. El uso de suelos contaminados con petróleo para
materiales agregados es generalizado. Los secadores de agregados pueden ser
estacionarios o móviles. Las capacidades de tratamiento del suelo oscilan entre 25
y 150 toneladas por hora. El suelo se puede incorporar al asfalto como un proceso
de reciclaje o el suelo tratado se puede usar para otros fines.
Los secadores rotativos de asfalto se construyen normalmente de acero al carbono
y tienen una temperatura de descarga del suelo de 300 ° - 600 ° F. Típicamente, los
secadores de agregados de plantas de asfalto son idénticos a los desorbedores
rotativos a contracorriente descritos anteriormente y son efectivos en los mismos
tipos de contaminantes. La principal diferencia es que no se requiere un dispositivo
de poscombustión para la incorporación de agregado limpio en la mezcla de asfalto.
En algunas áreas, las plantas de asfalto que utilizan suelo contaminado con petróleo
como agregado pueden estar equipadas con un dispositivo de poscombustión.
Tornillos térmicos. Un desorbedor de tornillo térmico generalmente consiste en
una serie de 1-4 sinfies. El sistema de barrena transporta, mezcla y calienta los
suelos contaminados para volatilizar la humedad y los contaminantes orgánicos en
una corriente de gas de purga. Los sinfines se pueden organizar en serie para
aumentar el tiempo de residencia del suelo, o se pueden configurar en paralelo para
aumentar la capacidad de rendimiento. La mayoría de los sistemas de tornillo
térmico hacen circular un aceite de transferencia de calor caliente a través de los
orificios huecos de la barrena y devuelven el aceite caliente a través del eje al
sistema de calentamiento del fluido de transferencia de calor. El aceite caliente
también circula a través del canal encamisado en el que gira cada barrena. Los
tornillos térmicos también pueden calentarse con vapor. Los sistemas calentados
con aceite pueden alcanzar temperaturas del suelo de hasta 500 ° F y los sistemas
calentados por vapor pueden calentar el suelo a aproximadamente 350 ° F.
La mayor parte del gas generado durante el calentamiento del aceite de
transferencia de calor no entra en contacto con el material de desecho y se puede
descargar directamente a la atmósfera sin controles de emisión. El resto del gas de
combustión mantiene la temperatura de salida del gas de purga del tornillo térmico
por encima de los 300 ° F. Esto garantiza que los compuestos orgánicos volátiles y
la humedad no se condensen. Además, el gas de combustión reciclado tiene un
bajo contenido de oxígeno (<2 por ciento en volumen) que minimiza la oxidación de
los compuestos orgánicos y reduce el riesgo de explosión. Si los datos analíticos
del tratamiento previo indican un alto contenido orgánico (> 4 por ciento), se
recomienda el uso de un tornillo térmico. Después de que el suelo tratado sale del
tornillo térmico, se rocía agua en el suelo para enfriar y controlar el polvo. Los
tornillos térmicos están disponibles con capacidades de tratamiento de suelo que
varían de 3 a 15 toneladas por hora.
Dado que los tornillos térmicos se calientan indirectamente, el volumen de gas de
purga de la unidad de tratamiento térmico principal es menor que la mitad del
volumen de un sistema calentado directamente con una capacidad de
procesamiento de suelo equivalente. Por lo tanto, los sistemas de tratamiento de
gases de escape consisten en operaciones unitarias relativamente pequeñas que
son adecuadas para aplicaciones móviles. El calentamiento indirecto también
permite que los tornillos térmicos procesen materiales con alto contenido orgánico,
ya que el gas de combustión reciclado es inerte, lo que reduce el riesgo de
explosión.
Horno de transporte. Un horno de transporte utiliza una cinta metálica flexible para
transportar tierra a través de la cámara de calentamiento primaria. Una capa de
suelo de una pulgada de profundidad se extiende uniformemente sobre el cinturón.
A medida que el cinturón se mueve a través del sistema, los agitadores del suelo
levantan el cinturón y lo giran para mejorar la transferencia de calor y la volatilización
de los compuestos orgánicos. El horno de transporte puede calentar los suelos a
temperaturas de 300 ° -800 ° F. En el rango de temperatura más alto, el horno
transportador es más efectivo en el tratamiento de hidrocarburos de petróleo más
pesados que los tornillos térmicos calentados por aceite o por vapor, los secadores
de agregados de plantas de asfalto y los secadores rotativos de acero al carbono.
Después de que el suelo tratado sale del horno transportador, se rocía con agua
para enfriar y controlar el polvo. A partir de febrero de 1993, solo un sistema de
horno de transporte estaba actualmente en uso para la remediación de suelos
contaminados con petróleo. Este sistema es móvil y puede tratar de 5 a 10 toneladas
de suelo por hora.
Diseño esquemático del sistema de desorción térmica

Tratamiento OffGas
Los sistemas de tratamiento para gases de escape del sistema LTTD están
diseñados para abordar tres tipos de contaminantes del aire: partículas, vapores
orgánicos y monóxido de carbono. Las partículas se controlan con operaciones
unitarias tanto húmedas (p. Ej., Lavadoras venturi) como secas (p. Ej., Ciclones,
casas de bolsas). Los secadores rotativos y los secadores de asfalto de áridos
utilizan con mayor frecuencia las operaciones de la unidad de limpieza con gas
seco. Los ciclones se utilizan para capturar partículas grandes y reducir la carga de
partículas a la cámara de filtros. Las casas de bolsas se utilizan como el dispositivo
final de control de partículas. Los sistemas de tornillos térmicos suelen utilizar un
depurador venturi como control de partículas primarias.
El control de los vapores orgánicos se logra mediante la destrucción o la
recolección. Los postquemadores se utilizan aguas abajo de los secadores rotativos
y los hornos de transporte para destruir los contaminantes orgánicos y oxidar el
monóxido de carbono. Los dispositivos de poscombustión convencionales están
diseñados para que las temperaturas del gas de salida alcancen los 1.400 ° -1.600
° F. La eficiencia de la destrucción orgánica normalmente varía de 95 a> 99 por
ciento.
Los condensadores y el carbón activado también se pueden usar para tratar las
emisiones de gases provenientes de los sistemas de tornillo térmico. Los
condensadores pueden ser sistemas refrigerados por agua o eléctricos para
disminuir las temperaturas de los gases de combustión a 100° - 140 ° F. La eficiencia
de los condensadores para eliminar compuestos orgánicos varía de 50 a> 95 por
ciento. Los gases no condensables que salen del condensador se tratan
normalmente mediante un sistema de tratamiento con carbón activado en fase de
vapor. La eficiencia de los sistemas de adsorción de carbón activado para eliminar
contaminantes orgánicos varía de 50 a 99 por ciento. El condensado del
condensador se procesa a través de un separador de fase donde el componente
orgánico de la fase no acuosa se separa y se desecha o se recicla. Luego, el agua
restante se procesa a través de carbón activado y se utiliza para rehumidificar el
suelo tratado.
Temperatura de tratamiento
La temperatura de tratamiento es un parámetro clave que afecta el grado de
tratamiento de los componentes orgánicos. La temperatura de tratamiento requerida
depende de los tipos específicos de contaminación del petróleo en el suelo. El
Anexo VI-4 ilustra las temperaturas de tratamiento recomendadas para varios
productos derivados del petróleo y los rangos de temperatura de funcionamiento
para varios sistemas LTTD. La temperatura real alcanzada por un sistema de LTTD
es una función del contenido de humedad y la capacidad de calor del suelo, el
tamaño de las partículas del suelo y las características de transferencia de calor y
mezcla del desorbedor térmico.
Tiempo de residencia
El tiempo de residencia es un parámetro clave que afecta el grado en que se puede
lograr la descontaminación. El tiempo de residencia depende del diseño y el
funcionamiento del sistema, las características de los contaminantes y el suelo, y el
grado de tratamiento requerido.
Prueba piloto
El requisito para las pruebas piloto de suelos contaminados con petróleo, en el que
se procesa una cantidad de suelo del sitio a través del sistema LTTD (una
"quemadura de prueba"), está especificado por las regulaciones estatales y locales.
Los resultados de las pruebas preliminares de muestras de suelo deben identificar
las propiedades de los constituyentes relevantes, y el examen de los registros de
rendimiento de la máquina debe indicar qué tan efectivo será el sistema en el
tratamiento del suelo. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la efectividad
probada de un sistema en particular para un sitio o desperdicio específico no
garantiza que sea efectivo en todos los sitios o que las eficiencias de tratamiento
logradas sean aceptables en otros sitios. Si se realiza una quemadura de prueba,
es importante asegurarse de que el suelo analizado sea representativo de las
condiciones promedio y que se analicen suficientes muestras antes y después del
tratamiento para determinar con confianza si el LTTD será efectivo.

DETERMINACIÓN DE LA PRÁCTICA DE USAR LTTD


Esta sección identifica los factores que determinan si LTTD es una alternativa de
reparación práctica. Si bien muchos de estos factores dependen de las
características específicas del sitio (por ejemplo, la ubicación y el volumen de los
suelos contaminados, la disposición del sitio), la practicidad también está
determinada por consideraciones reglamentarias, logísticas y económicas. La
economía de LTTD como una opción de remediación es altamente específica del
sitio. Los factores económicos incluyen el uso del sitio (debido a que la excavación
y el tratamiento del suelo en el sitio en un sitio de venta al por menor (por ejemplo,
una estación de gasolina, una tienda de conveniencia) probablemente impedirán
que la empresa funcione por un período prolongado de tiempo), el costo de LTTD
por unidad de volumen de suelo en relación con otras opciones de reparación, y la
ubicación del sistema LTTD aplicable más cercano (porque los costos de transporte
son una función de la distancia). La discusión adicional sobre la economía del uso
de LTTD está fuera del alcance de este manual.

Extensión vertical y horizontal de la contaminación.


Debido a que los suelos a tratar en una unidad de LTTD deben ser excavados, su
ubicación debe ser adecuada para su eliminación mediante técnicas de excavación.
Los suelos que están ubicados a más de 25 pies debajo de la superficie del terreno
no pueden ser removidos por equipos convencionales. Además, los suelos que se
encuentran debajo de un edificio o cerca de los cimientos del edificio no se pueden
excavar sin la eliminación del edificio en sí. Además, como se mencionó
anteriormente, los suelos ubicados debajo de la capa freática subterránea se
pueden excavar, pero generalmente no se pueden tratar en la unidad LTTD a menos
que se sequen, deshidraten o se mezclen con otros suelos para reducir el contenido
de humedad.
Debe identificar la ubicación de la excavación propuesta y verificar que los suelos a
excavar estén a menos de 25 pies por debajo de la superficie terrestre, por encima
del nivel freático, y no debajo o cerca de edificios u otras estructuras.
La extensión vertical y horizontal de la contaminación determina el volumen de suelo
que debe tratarse. El costo de la remediación y el tiempo requerido para el
procesamiento es directamente proporcional al volumen de suelo contaminado a
tratar. El volumen también determina si el tratamiento en el sitio es viable. Un
pequeño sistema LTTD móvil con una capacidad de rendimiento de 5 a 15 toneladas
por hora puede almacenar materiales y operar en un área tan pequeña como ¼ de
acre. El Anexo VI-11 muestra la relación entre el tamaño del desorbedor térmico y
la cantidad de suelo a tratar.
DIAGRAMA EXHIBIT V-11 PAG 28
Plano del sitio
Los factores de disposición del sitio influyen en la posibilidad de excavación de
suelos. Si es posible la excavación, se puede considerar si el tratamiento térmico
en el sitio es una opción viable. Los factores de diseño del sitio que deben
considerarse al evaluar el tratamiento de desorción térmica en el sitio incluyen:
 Cantidad de espacio disponible para el almacenamiento de materiales
tratados y no tratados y el funcionamiento del equipo de proceso,
 Espacio requerido para la continuación de los negocios diarios, y
 Distancias mínimas requeridas por los códigos de incendio y de seguridad
para operar equipos de desorción térmica cerca de las instalaciones de
almacenamiento de petróleo.
La cantidad de área disponible para almacenar los suelos y operar el equipo de
procesamiento puede dictar el tamaño máximo del sistema de tratamiento que se
puede operar en el sitio. En general, las operaciones de tratamiento en el sitio
requerirán un mínimo de ½ acre. Esto tiene implicaciones económicas adicionales
debido a que los costos asociados con el LTTD se ven fuertemente afectados por
el tamaño físico y la capacidad de procesamiento del suelo del sistema de
tratamiento térmico.
Uso del suelo adyacente
Cuando se utiliza la tierra adyacente a un sitio de UST para escuelas, parques,
instalaciones de atención médica, desarrollo comercial de alto valor o desarrollo
residencial denso, pueden surgir problemas en la obtención de permisos para el uso
de la desorción térmica en el sitio. Las restricciones de descarga de aire pueden
requerir el uso de medidas de control costosas que podrían hacer que el tratamiento
en el lugar sea económicamente inviable. Las unidades de desorción térmica son
más económicas cuando se operan en un horario de 24 horas por día. Sin embargo,
las consideraciones de ruido pueden limitar las horas de operación en algunos
lugares.
Otras Consideraciones
Los objetivos de tratamiento también son importantes cuando se considera el uso
de la enfermedad. Para suelos contaminados con hidrocarburos de petróleo más
livianos, los niveles de TPH residual pueden reducirse a 10 ppm o menos. Algunas
unidades rotativas más nuevas pueden lograr constantemente niveles de TPH de
<1 ppm y niveles de BTEX <100 ppb. La efectividad del sistema puede evaluarse
basándose en los registros de tratamiento para una máquina específica.
Los suelos tratados generalmente se desechan en un relleno sanitario, se utilizan
como cobertura en rellenos sanitarios, se incorporan en el asfalto o se devuelven al
sitio para rellenar la excavación. La disposición final del suelo depende de los
niveles residuales de contaminantes en el suelo tratado y de factores económicos
como el transporte y los costos de eliminación, así como los costos de material
limpio para rellenar la excavación. Cabe señalar que los procesos de tratamiento
pueden alterar las propiedades físicas del material. Puede ser necesaria una
evaluación geotécnica completa del material tratado para determinar su idoneidad
para el uso en una aplicación de ingeniería (por ejemplo, lecho de carretera, soporte
de cimientos de edificios, clasificación y relleno).
EVALUACIÓN DE LA EFICACIA DE LTTD
Para sitios con suelos contaminados con petróleo, la principal preocupación es
reducir la concentración residual de los componentes orgánicos a niveles
regulatorios o por debajo de ellos. Este criterio se aplica tanto al suelo que rodea la
excavación como al suelo que fue excavado y tratado térmicamente. Se debe
recolectar una cantidad apropiada de muestras de suelo alrededor de las paredes y
el fondo de la excavación. Estas muestras deben analizarse para determinar los
parámetros necesarios para garantizar que se haya excavado todo el suelo que
debe ser tratado térmicamente.
La efectividad de un sistema de tratamiento de DTCT puede evaluarse ya sea (1)
determinando si los niveles de contaminantes residuales están en o por debajo de
los límites regulatorios o (2) calculando el porcentaje de reducción en las
concentraciones de constituyentes del suelo mediante la comparación de los niveles
previos y posteriores al tratamiento. Los planes de monitoreo deben especificar un
número adecuado de muestras de suelo tratado para ser analizadas. Una densidad
de muestra típica es una muestra por 100 yardas cúbicas de suelo tratado. El
Cuadro VI-12 enumera las ubicaciones y la frecuencia de monitoreo típicas para los
suelos contaminados con petróleo tratados por LTTD.
DIAGRAMA EXHIBIT VI-12 PAG 30
La operación de las unidades de LTTD requiere varios permisos y la demostración
del cumplimiento de los requisitos de permisos. Los requisitos de monitoreo para
los sistemas LTTD son diferentes por su naturaleza del monitoreo requerido en un
sitio de UST. La agencia (es) que emite los permisos para la operación de la
instalación requiere el monitoreo de las corrientes de desechos del sistema LTTD
(por ejemplo, concentraciones de partículas, compuestos volátiles y monóxido de
carbono en el gas de chimenea). El cumplimiento de los límites especificados por
los permisos es responsabilidad del propietario / operador de la instalación de LTTD.
El propietario / operador de la instalación de LTTD también es responsable de otros
parámetros operativos del sistema LTTD (por ejemplo, temperatura del desorbedor,
velocidad de alimentación del suelo, temperatura del quemador posterior).
FALTAN LA LISTA DE CHEQUEO POR TRADUCIR

También podría gustarte