Está en la página 1de 2

Análisis CAME: trabajando estratégicamente con el FODA

En una publicación anterior analizamos en qué consiste el Análisis FODA (también conocido en
español como DAFO, o SWOT en inglés), una técnica ampliamente difundida que nos permite
obtener una fotografía de la situación actual, ya sea de una organización completa como de un
proceso específico, una persona o un grupo de personas. Recordemos que FODA son las iniciales
de los cuatro parámetros que caracterizan a lo que estamos analizando:

Fortalezas (Strengths)

Oportunidades (Opportunities)

Debilidades (Weaknesses)

Amenazas (Threats)

Estos datos, tal como mencionamos, son vertidos en una matriz (la Matriz FODA). Ahora bien, ya
sabemos en dónde estamos parados. Conocemos nuestras fortalezas, pero también nuestras
debilidades. Sabemos qué nos amenaza desde el exterior, y podemos identificar qué
oportunidades existen para explotar. Pero, ¿qué hacemos con eso? El Análisis CAME aparece como
una herramienta complementaria al Análisis FODA. En sus propias iniciales está la explicación. Con
CAME se busca:

Corregir las debilidades

Afrontar las amenazas

Mantener las fortalezas

Explotar las oportunidades

La aplicación de esta técnica puede ser parcial, y estar orientada a nuestra necesidad específica.

Supongamos que sólo queremos quedarnos en el lugar en donde estamos. Es decir, continuar
trabajando de igual manera. Lo que sí precisamos es que nuestras fortalezas se mantengan y que
podamos afrontar las amenazas. Esto sólo nos coloca en una posición defensiva, con el único
objetivo de no empeorar. Aquí no hay lugar para la mejora.
Si, en cambio, deseamos mejorar, apuntaremos a mantener las fortalezas y a explotar las
oportunidades. Aumentar nuestra presencia en el mercado a través, por ejemplo, un nuevo
producto o una versión mejorada de un producto existente. Esta posición ofensiva nos permite
avanzar hacia una mejor situación. Es probable que si logramos un aprovechamiento exitoso de
las oportunidades, nuestras fortalezas se verán reforzadas o aumentadas.

Existen otros casos en los que deseamos trabajar en la eliminación o mitigación de los aspectos
negativos, nos dedicaremos a corregir las debilidades y afrontar las amenazas. Estamos
adoptando así una posición de supervivencia.

Si sólo buscamos trabajar sobre los aspectos internos, sobre los que tenemos control, podemos
rediseñar nuestros procesos a través de cambios específicos. Estos cambios deben buscar la
eliminación de las debilidades y su transformación en nuevas fortalezas.

En resumen...

El Análisis CAME es una excelente manera de aprovechar los datos valiosos que nos brinda un
buen Análisis FODA. A la hora de buscar la mejora, existen infinidad de herramientas que pueden
utilizarse. Para el análisis de los aspectos negativos se pueden utilizar herramientas de resolución
de problemas, para detectar la causa raíz de los mismos. Así podemos determinar por qué
tenemos determinada debilidad o por qué nos representa una amenaza un aspecto externo en
particular. Sobre las fortalezas con las que contamos, y las oportunidades que se nos presentan
podemos utilizar muchas técnicas de mejora. Podemos, además, convertir debilidades en
fortalezas, o amenazas en oportunidades. La versatilidad de este análisis nos permite adaptarlo a
nuestra realidad y aplicarlo de la mejor manera, a través de la estrategia particular que
consideremos adecuada.