Está en la página 1de 24
  • I. Florencia……………………………………………… ………………… 2

..

...

 

Siglos XII – XIV……………………………………………………

...

2

  • - El Trecento………………………………………………………

...

2

Siglos XIV – XV...................................................................................3

  • - Florencia y el Renacimiento……………………………………4

  • - El Quattrocento…………………………………………………

...

4

Arquitectura civil previa al Quattrocento………………………

5

II.

El palacio florentino quattrocentista…………………………

La arquitectura del Quattrocento…………………………………

8

8

El palacio. La mansión urbana del mercader florentino……….8

  • - Palacio Pitti……………………………………………………… 9 ...

  • - Palacio Medici-Riccardi………………………………………

11

  • - Palacio Rucellai……………………………………………….…14

  • - Palacio Strozzi………………………………………………… 16 ...

  • - Palacio Pazzi-Quaratesi………………………………………

19

  • - Palacio Antinori……………………………………………… 20 .....

  • - Palacio Gondi………………………………………………….…21

El palacio florentino más allá del siglo XV y fuera de

Florencia………………………………………………………… ….21 ...

  • Bibliografía………………………………………………………………24

FLORENCIA

Siglos XII-XIV

Hugo, margrave de

la Toscana, eligió

Florencia

como su lugar de

residencia en lugar de Lucca alrededor del año 1000.

En el siglo XII comenzó el periodo comunal y surgieron los primeros y

potentes gremios del gótico. En este mismo siglo la ciudad se hundió en una

disputa interna entre los Gibelinos, que apoyaban al emperador germano, y los

Güelfos, pro papales. Éstos últimos triunfaron y se dividieron en dos facciones

feudales, los Blancos y los Negros, liderados respectivamente por Vieri de’

Cerchi y Corso Donati. Estas luchas finalmente llevaron al exilio a los Güelfos

Blancos, entre los que se encontraba Dante Alighieri.

El poder cambió de la aristocracia a la élite mercantil. La burguesía puso

sus miras en la conquista del poder con la reforma constitucional de 1282,

conquista que fue consolidada más tarde con los Ordinamenti di Giustizia de

Giano della Bella (1293), con los cuales quedó sancionada la exclusión de los

Magnati del poder y la creación del Gonfaloniere di Giustizia, encargado de

hacer respetar la nueva Constitución.

Este conflicto político no impidió que la ciudad se convirtiera en una de

las ciudades más prósperas y poderosas de Europa, con su propia moneda de

oro. El florín de la república de Florencia fue la primera moneda de oro europea

en cantidades suficientes para tener un papel comercial significativo desde el

siglo VII. Muchos de los bancos florentinos tenían sucursales a lo largo de

Europa, y el florín se convirtió rápidamente en la moneda de comercio

dominante en Europa occidental. Este periodo también vio el declive de la

anteriormente poderosa Pisa, que fue derrotada por Génova y subyugada a

Florencia en 1406.

El Trecento

Dante y Giotto son los dos grandes pilares de una nueva cultura

consciente de sus propias raíces históricas latinas. La obra de ambos tiene el

mismo valor de summa, de síntesis de grandes experiencias culturales, de

sistema. El sistema de Dante presenta una estructura doctrinal modelada sobre

el pensamiento de Santo Tomás, mientras que el de Giotto muestra una

estructura ética que deriva de la otra fuente de la vida religiosa del siglo XIII,

San Francisco.

2
2

Los escritores del Trecento, comenzando por el propio Dante, se

apercibieron de la enorme importancia de Giotto: ya no es el sabio artesano

que trabaja, al hilo de una tradición, al servicio de los supremos poderes

religiosos y políticos, sino el personaje histórico que cambia la concepción, los

modos y la finalidad del arte ejercitando una profunda influencia sobre la cultura

del su época. Petrarca, aunque por sus gustos literarios tiende a preferir a los

sieneses, dice que la belleza del arte de Giotto se capta más con el intelecto

que con los ojos. Bocaccio, Sacchetti o Villani insisten, más o menos, sobre el

mismo motivo.

Siglos XIV-XVI

De una población estimada de 80.000 habitantes antes de la epidemia

de Peste Negra de 1348, se dice que alrededor de 25.000 se dedicaban a la

industria de la lana en la ciudad: en 1345 Florencia fue el escenario de un

intento de huelga de los cardadores (ciompi), quienes en 1378 iniciaron una

breve revuelta contra la oligarquía, la llamada Revuelta de los Ciompi. Después

de su supresión, Florencia estuvo bajo el dominio de la familia Albizzi (1382-

1434), grandes rivales de los Medici. Cosme de Medici fue el primer miembro

de la familia Medici en controlar la ciudad entre bastidores. Aunque la ciudad

era técnicamente una especie de democracia, su poder venía de una larga red

de patrocinio además de su nueva alianza con los inmigrantes, la gente nuova.

El hecho de que los Medici eran banqueros del Papa también contribuyó a su

ascenso. Cosme fue sucedido por su hijo Piero, que fue sucedido poco

después por el nieto de Cosme, Lorenzo, en 1469. Lorenzo de Medici fue un

gran patrón de las artes, encargando trabajos a Miguel Ángel, Leonardo da

Vinci y Botticelli. Lorenzo también fue un talentoso músico y trajo a Florencia a

algunos de los compositores y cantantes más famosos del momento.

Tras la muerte de Lorenzo en 1492, le sucedió su hijo Piero II. Cuando el

rey francés Carlos VIII invade el norte de Italia, Piero II elige resistir, pero

cuando se da cuenta del tamaño de la armada francesa a las puertas de Pisa,

tiene que aceptar las humillantes condiciones del rey francés. Esto hace que

los florentinos se rebelen y expulsen a Piero II. Con su exilio en 1494, el primer

periodo del gobierno Medici termina con la restauración de un gobierno

republicano.

Durante este periodo el monje dominico Girolamo Savonarola se

convierte en prior del monasterio de San Marco en 1490. Fue famoso por sus

sermones: reconoció en el exilio de los Medici el trabajo de Dios, que les

castigaba así por su decadencia. Aprovechó la oportunidad para hacer

reformas políticas que llevarán a un gobierno más democrático. Pero cuando

3
3

Savonarola acusó públicamente al Papa Alejandro VI de corrupción, se le

prohibió que hablara en público, pero desobedeció y fue excomulgado. Los

florentinos, cansados de sus enseñanzas radicales, se volvieron contra él y lo

arrestaron. Fue declarado hereje y quemado en la hoguera en la Piazza della

Signoria el 23 de mayo de 1498.

Otra personalidad inusual fue Nicolás Maquiavelo, cuyos consejos para

la regeneración de Florencia bajo un liderazgo fuerte han sido con frecuencia

vistos como la legitimación de la conveniencia política e incluso del abuso de

autoridad. Maquiavelo, bajo encargo de los Medici, escribió las Historias

florentinas, la historia de la ciudad. Florencia destierra a los Medici por segunda

vez y restablece la república el 16 de mayo de 1527.

De nuevo restaurados con el

apoyo del emperador y del Papa, los

Medici se convierten en 1537 en duques hereditarios de Florencia, y en 1569

en Grandes Duques de la Toscana, gobernando por dos siglos.

Florencia y el Renacimiento

La oleada de investigación artística, literaria y científica que tuvo lugar en

Florencia en los siglos XIV al XVI fue propiciada por la prosperidad económica

y el despliegue de la riqueza. Los Medici y otras familias poderosas florentinas

patrocinaron a gran cantidad de artistas. Además, la crisis de la Iglesia

(especialmente la controversia sobre el papado francés de Aviñón y el Cisma

de Occidente), unida a los efectos catastróficos de la Peste Negra, llevaron a

una revaluación de los valores medievales, dando como resultado el desarrollo

de una cultura humanista, estimulada por los trabajos de Petrarca y Boccaccio.

Estos hechos propiciaron una revisión y estudio de la Antigüedad clásica, de la

que surgió el Renacimiento.

El Quattrocento

A comienzos del siglo XV tiene lugar en Florencia una transformación de

la concepción, de los modos y de la función del arte tan radical como la que se

había producido un siglo antes con Giotto. Los primeros protagonistas de este

movimiento son un arquitecto, Filippo Brunelleschi, un escultor, Donatello, y

un pintor, Masaccio. Su obra está relacionada, pero las tres personalidades

presentan características diferentes. Junto a ellos se encuentra Leon Battista

Alberti, escritor y arquitecto al que se deben tres tratados sobre la pintura, la

arquitectura y la escultura.

A diferencia del artista medieval, que era responsable sólo de la

ejecución porque los contenidos e incluso los temas de las imágenes le eran

dados, el artista del Renacimiento debe encontrarlos y definirlos, es decir, que

4
4

no trabaja ya según directrices ideológicas impuestas desde una autoridad

superior o por una tradición consagrada, sino que determina de modo

autónomo la orientación ideológica y cultural de su propio trabajo. El arte no es

ya una actividad manual, sino intelectual.

La renovación artística surge además como polémica contra el gótico

tardío, y nace en Florencia en el momento del ascenso de las altas finanzas

burguesas, como antítesis a un gusto aristocrático y de corte.

La ciudad en el Quattrocento. El Quattrocento es en Italia un siglo de

cultura eminentemente urbana. Pero la ciudad no es sólo una comunidad

laboriosa, como en los siglos XIII y XIV, sino el centro de un pequeño sistema,

de un Estado. El poder se concentra en el signore, que decide acerca de la

acción política; acción política que no es ya sólo de defensa, sino también de

engrandecimiento o de conquista. El fin de la concepción comunal es también

el fin del desarrollo espontáneo, adherente a las necesidades de la vida

cotidiana, del núcleo urbano. También la ciudad debe ser el producto de una

decisión, la puesta en práctica de una teoría. En los tratados de arquitectura se

encuentran numerosos proyectos de ciudad, trazados según esquemas

geométricos, con la idea de reflejar en el orden urbano la perfecta razón

política: la utopía de la ciudad ideal es el punto de encuentro entre el

pensamiento político y el pensamiento estético. Dada la inestabilidad de los

gobiernos, pocos de estos proyectos llegaron a conocer un principio de

realización.

El palacio, por su parte, no es ya un edificio fortificado; dice Alberti que el

palacio del signore no debe imponerse por su aspecto amenazador sino por la

armonía de sus proporciones y por la belleza de sus formas arquitectónicas y

de las obras de arte que lo adornan.

Arquitectura civil previa al Quattrocento

El despliegue de la riqueza causado por las florecientes actividades

comerciales de la ciudad, permite la inversión de parte de la misma en la

construcción de suntuosos edificios, palacios públicos o privados. Ejemplo de

ello es el palacio comunal de Florencia, llamado Palacio de la Señoría

(Palazzo della Signoria) o Palacio Viejo (Palazzo Vecchio).

Durante los primeros tiempos de su historia, los gobiernos comunales de

Venecia, Florencia y Siena se reunieron en edificios religiosos, otra prueba más

de los estrechos vínculos entre la Iglesia y el Estado. A finales del siglo XIII, no

siendo ya suficiente este tipo de arreglos, los gobiernos de la mayoría de las

ciudades italianas optaron por construir palacios comunales para su propio uso.

5
5

Estos edificios poseen numerosos rasgos comunes, como su planta, más o

menos rectangular, y su forma de bloque. Todos tienen un patio en el piso

inferior y en el superior un impresionante salón para las reuniones del consejo

de la ciudad. Además, suelen estar dotados de una o más capillas, espacios

para reuniones de grupos administrativos más pequeños, oficinas

gubernamentales y estancias residenciales para los principales cargos del

gobierno.

La construcción del Palacio Viejo de Florencia se inicia en 1299, y es

obra del arquitecto Arnolfo di Cambio. Al exterior aún presenta el aspecto de

fortaleza que identifica estos palacios góticos italianos, pero en el interior se

han producido importantes reformas. Uno de sus elementos más llamativos es

la alta torre que lo corona, de 95 metros de altura.

Estos edificios poseen numerosos rasgos comunes, como su planta, más o menos rectangular, y su forma

Palazzo Vecchio

Otro ejemplo es el Palacio de Parte Güelfa, cuyo nombre viene de su

antigua función de cuartel general de la parte güelfa de la ciudad. El edificio es

del siglo XIV, pero su aspecto actual se debe al periodo renacentista, obra de

Filippo Brunelleschi y Giorgio Vasari, y a las reestructuraciones de principios

del siglo XX.

6
6

El Palacio Davanzati es uno de los pocos ejemplos de arquitectura civil

privada que se conservan en Florencia en el siglo XIV. Fue construido a

mediados de siglo por la familia Davizzi, ricos comerciantes de lana. La

fachada del palacio presenta un piso bajo y tres por encima, coronándose con

una logia porticada. El piso bajo exhibe tres portales realizados en piedra sobre

los que se abren tres pequeñas ventanas. Los pisos superiores se organizan a

través de cinco ventanas constituidas por arcos de medio punto rebajados,

situándose en el centro de la fachada el escudo familiar. Los Davizzi perdieron

toda su fortuna y en 1516 tuvieron que vender el palacio a los Bartolini. Esta

familia lo cedió en 1578 al escritor Bernardo Davanzati.

El Palacio Davanzati es uno de los pocos ejemplos de arquitectura civil privada que se conservan

Palacio Davanzati

EL PALACIO FLORENTINO QUATTROCENTISTA

La arquitectura del Quattrocento

Algunas de las características más importantes de la nueva arquitectura

del Quattrocento son en primer lugar, el deseo de realizar edificios perfectos

desde el punto de vista de “perfección técnica”, basándose en cálculos

matemáticos y geométricos, para obtener la máxima armonía y proporción. El

efecto ascensional del gótico es trocado por la horizontalidad. Tiene preferencia

el espacio unitario, es decir, se busca que desde el interior se pueda tener una

visión total del edificio, sin importar el punto de vista del observador, y se busca

la belleza formal del edificio.

En cuanto a los elementos constructivos, la principal influencia,

obviamente es la del mundo clásico, muy especialmente de la arquitectura

romana. Como elemento sustentante, el muro recupera su valor,

frecuentemente articulado con pilastras, líneas de imposta, etc. Se utilizan los

órdenes clásicos, con preferencia por el corintio. También se usan

entablamentos y frontones. El arco que se emplea es el arco de medio punto.

Como cubiertas, se emplean las planas con casetones o bóvedas (de cañón,

de arista, baídas). La cúpula adquiere un especial protagonismo y va a ser una

constante preocupación técnica de los arquitectos renacentistas.

El palacio. La mansión urbana del mercader florentino

Florencia quedó caracterizada en el siglo XV. Todo lo que se le fue

añadiendo después no desfiguró su aspecto quattrocentista. Fue su siglo de

oro, el siglo florentino, el siglo de los Medici. Ya no se construyen palacios

municipales ni residencias para el gobernador, sino casas para magnates.

Muchas de las familias que se conservaron poderosas durante aquella época,

rivalizaron con los Medici en la construcción de palacios. Compraban los

edificios vecinos para derribarlos y dejar marcos ideales, o plazuelas, que

permitieran contemplar sus nuevas fachadas. Dirigidos por geniales

arquitectos, todos son del mismo estilo, probablemente iniciado por

Brunelleschi. A él se atribuye el Palacio Pitti, que por su solidez y rudeza tiene

algo de primitivismo.

Palacio Pitti

El palacio Pitti era una residencia casi suburbana, al lado izquierdo del

Arno; el centro municipal y religioso estaba en la margen derecha. Enorme

construcción, con aspecto de vivienda-fuerte, aunque ya no de fortaleza, el

palacio Pitti está levantado sobre una terraza sostenida por grandes sillares. El

8
8

Pitti es un edificio de nobles proporciones, sin frisos ni adornos en las

fachadas; la elevación de los pisos y el escalonamiento de las terrazas revelan

la mente creadora de un puro arquitecto. Vasari atribuyó su concepción a

Brunelleschi, y añadió que Luca Fancelli fue quien dirigió la ejecución de la

obra, pero lo cierto es que se carece de documentación relacionada con la

construcción de este palacio. No hay recuerdo de contratos ni cuentas en los

archivos familiares, y la autoría de Brunelleschi es cada vez más discutida, por

el estilo y la fecha de la construcción (se comenzó a construir alrededor de

1458, y Brunelleschi murió en 1446, doce años antes de iniciarse las obras,

aunque bien pudiera ser que hubiera realizado el proyecto del palacio antes de

su muerte). Actualmente algunos atribuyen el diseño del palacio al propio

Fancelli.

Pitti es un edificio de nobles proporciones, sin frisos ni adornos en las fachadas; la elevación

El Palacio Pitti en 1599. Detalle de una pintura de Giusto Utens

Antes de convertirse en la inmensa residencia de los grandes duques de

la Toscana, el palacio Pitti fue primero una morada privada, construida para el

banquero Luca Pitti a partir de 1458, pero que quedó inacabada. Sólo incluía

entonces los siete tramos de la actual fachada, es decir, tres tramos en cada

lado de la puerta de entrada central. La ampliación data del siglo XVII. Se

conoce el alzado original gracias a cierto número de vistas, entre las cuales se

encuentra una pintura de Giusto Utens de 1599. Limitada a siete tramos, la

silueta era de un tipo común en Florencia, así como el carácter macizo, el

aparejo de almohadillado, la planta baja escasamente abierta y las dos plantas

superiores de vanos, cuyas cimbras de medio punto quedan subrayadas por el

dovelado. La simetría destacaba notablemente, pues el número de tramos era

impar y sólo había una gran puerta en medio de la planta baja, con un ritmo

ternario en ambos lados. Sin embargo, este palacio estaba atrasado,

comparándolo con el de los Medici, por la uniformidad del aparejo, y más aún

respecto del de los Rucellai, debido a la total ausencia de orden. Los rasgos

más destacados y característicos son la escala colosal y la omnipresencia del

9
9

almohadillado, que le confieren cierta pesadumbre arrogante, y semejan la

expresión de un afán de poder desmedido. Este carácter era deseado por Luca

Pitti, quien al parecer, manifestó su intención de construir un palacio que

desbancase al palacio de los Medici.

El palacio, inacabado, fue vendido en 1549 por Buonaccorso Pitti,

descendiente de Luca, a Leonor Álvarez de Toledo, esposa de Cosme I de

Medici, Gran Duque de la Toscana. La duquesa, que padecía de una afección

pulmonar, sostenía que la zona de Oltrarno (al otro lado del Arno) era más sana

que el centro de la ciudad, con tanta gente. En 1565, los Medici dejaron el

Palacio Vecchio (al que se habían mudado anteriormente desde el palacio

Medici) y se instalaron en el palacio Pitti. Se llevaron a cabo a partir de

entonces una serie de reformas en el palacio. Bartolomeo Ammannati se

encargó de estos trabajos. Se sustituyeron las techumbres antiguas por una

balaustrada, abrió las arcadas en los muros de la planta baja y proyectó el patio

y la fachada que mira a los jardines. Vasari será el encargado de realizar el

pasadizo que une este palacio y el Palacio Vecchio, corredor que atraviesa el

Ponte Vecchio y los Uffizi. Además, se adquirieron unos terrenos al fondo del

palacio, en la colina de Bóboli, para crear un gran parque, los Jardines de

Bóboli. Los paisajistas que trabajaron en este proyecto fueron Niccolo Tribolo y

Bartolomeo Ammannati. El diseño original del jardín rodeaba a un anfiteatro,

situado detrás del corps de logis del palacio. Ya en el siglo XVII Giulio y Alfonso

Parigi ampliaron más la fachada; entre 1764-1819 Giuseppe Ruggieri añadía

los pórticos perpendiculares a la plaza.

almohadillado, que le confieren cierta pesadumbre arrogante, y semejan la expresión de un afán de poderVasari será el encargado de realizar el pasadizo que une este palacio y el Palacio Vecchio , corredor que atraviesa el Ponte Vecchio y los Uffizi. Además, se adquirieron unos terrenos al fondo del palacio , en la colina de Bóboli, para crear un gran parque, los Jardines de Bóboli . Los paisajistas que trabajaron en este proyecto fueron Niccolo Tribolo y Bartolomeo Ammannati . El diseño original del jardín rodeaba a un anfiteatro , situado detrás del corps de logis del palacio . Ya en el siglo XVII Giulio y Alfonso Parigi ampliaron más la fachada; entre 1764-1819 Giuseppe Ruggieri añadía los pórticos perpendiculares a la plaza. En la actualidad, el Palacio Pitti alberga un amplio número de museos: la Galería Palatina, el Museo degli Argenti, con excelentes muestras de orfebrería y joyas, el Museo de la Porcelana, la Galería de Arte Moderno, la Galería del Vestido y el Museo de Carrozas. 10 " id="pdf-obj-9-67" src="pdf-obj-9-67.jpg">

En la actualidad, el Palacio Pitti alberga un amplio número de museos: la

Galería Palatina, el Museo degli Argenti, con excelentes muestras de orfebrería

y joyas, el Museo de la Porcelana, la Galería de Arte Moderno, la Galería del

Vestido y el Museo de Carrozas.

10
10

Palacio Medici-Riccardi

El gran palacio de los Medici en la Vía Larga (actualmente Vía Cavour)

fue emprendido en 1444 siguiendo un proyecto de Michelozzo, por encargo de

Cosme de Medici. Fue adquirido por la familia Riccardi cuando los Medici se

instalaron en el palacio Pitti.

Palacio Medici-Riccardi El gran palacio de los Medici en la Vía Larga (actualmente Vía Cavour) fue

En un principio, se abría hacia la calle mediante tres puertas cimbradas

y, antes de la ampliación llevada a cabo por los Riccardi en el siglo XVII, la

fachada sólo contaba nueve tramos de vanos. Su planta cuadrangular

alrededor de un patio con pórtico era de estilo muy florentino, así como su

apariencia maciza y austera. Lo nuevo estribaba en la claridad de las

articulaciones y la regularidad general de la concepción, que le confieren la

cualidad de prototipo del palacio florentino del Quattrocento. El alzado exterior

presenta un aligeramiento progresivo del aparejo conforme se va subiendo, con

una planta baja de almohadillado rústico heredada de la arquitectura militar

medieval, una primera planta de almohadillado plano, y una segunda planta

enlucida. Una gran cornisa cierra la fachada. Nótese que carece de orden

(cuando Brunelleschi ya había sentado el precedente, en el Palacio de Parte

Güelfa, de las pilastras angulares colosales), con lo que las plantas sólo se

caracterizan por su aparejo, y quedan separadas por estrechas cornisas. Los

vanos conservan el tipo tradicional florentino de la arcada que una pequeña

columna divide en dos vanos geminados (bífora), con un relieve heráldico (le

palle o las bolas de los Medici) o emblemático (el anillo con tres plumas o la

rosa) en la enjuta.

11
11

Apartándose de la práctica habitual en Florencia, Cosme construyó su

palacio desde los fundamentos, tras haber mandado demoler por completo las

edificaciones anteriores. Lo común era que los dueños adquiriesen

propiedades adyacentes y que, a continuación las envolviesen con una delgada

capa de piedra. Este procedimiento permitía presentar una fachada uniforme a

la calle, mientras los espacios interiores mantenían, en buena medida, el

trazado de los edificios originales.

Apartándose de la práctica habitual en Florencia, Cosme construyó su palacio desde los fundamentos, tras haber

La obra maestra del

Palacio Medici es el patio.

Presenta planta cuadrada y

se forma de dos cuerpos: el

inferior porticado, con una

galería de columnas de orden

compuesto de pietra serena

que sustentan arcos de

medio punto, el superior es

macizo, en él se abren una

serie de vanos. Una especie

de arquitrabe tangente a las

arcadas determina, junto con

el parapeto de los vanos de

la primera planta, un nivel a

modo de friso, en el que

sobresalen unos medallones

esculpidos a la altura de los

vanos, realizados por el taller

de Donatello; los medallones

sobre los arcos centrales

llevan el motivo heráldico de

los Medici, mientras que las

demás reproducen escenas

mitológicas inspiradas en la

colección de gemas antiguas propiedad de la familia.

La decoración del palacio Medici. La pequeña capilla del palacio

Medici está decorada con profusión. La rica bóveda de casetones,

completamente dorada, y el piso de mármol, con su rico diseño a base de

pórfido, conforman un marco solemne, adecuado para los espectaculares

frescos de los muros. Comenzando por la derecha y moviéndose en el sentido

de las agujas del reloj, en esta estancia puede contemplarse la obra de

Benozzo Gozzoli, que representa la procesión de los Magos a Belén. La

decoración de la capilla comenzó en julio de 1459, bajo el encargo de Cosme

de Medici. El conjunto conmemora el concilio de Basilea trasladado a Florencia

en 1439 y bajo la organización de los Medici. En el análisis de esta

composición es importante resaltar cómo el autor llega a transformar una

escena de

índole

religiosa

en

un

tema

social.

El

eje

de

la

estancia es la

Adoración del Niño, cuadro pintado por Filippino Lippi, hacia el que se dirige el

12
12

amplio cortejo de los Reyes Magos para adorarle. Introduce retratos de los

miembros de la familia, así como los de muchas personalidades importantes.

Hubo otras salas del palacio que transmitieron mensajes igual de

complejos. Inventarios de la época indican que las tres pinturas de Paolo Ucello

referentes a la Batalla de San Romano decoraron una estancia denominada “la

de Lorenzo”.

amplio cortejo de los Reyes Magos para adorarle. Introduce retratos de los miembros de la familia,

Capilla del palacio Medici

Palacio Rucellai

El

patricio

Giovanni

Rucellai

es

el

instigador

de

las principales

creaciones de Alberti en Florencia, pues le encargó no sólo la fachada de Santa

María Novella y la capilla del Santo Sepulcro en San Pancrazio, sino también

su propio palacio. Dirigió la obra Bernardo Rossellino −pues Alberti no era

13
13

hombre de terreno− a partir de 1446. Es casi coetáneo pues, del palacio

Medici.

Leon Battista Alberti realizó una obra maestra de estilo y sobriedad, y

se dice que proyectó este palacio casi como ilustración de su tratado sobre

arquitectura De Re Aedificatoria de 1452, en donde se explica que la

arquitectura debe imponerse más por el prestigio de las proporciones que por

la demostración de belleza y lujo. Según Alberti, la casa del señor debe

corresponder de aspecto al de la persona y familia que la habita. En el palacio

Rucellai, que era para pacíficos mercaderes, Alberti desechó las piedras

rústicas puestas en las fachadas de magnates más soberbios.

hombre de terreno− a partir de 1446. Es casi coetáneo pues, del palacio Medici. Leon Battista

La planta, la masa, el aparejo de almohadillado plano, el carácter, todo

parece aquí tradicional, y sin embargo todo es nuevo en la ordenación e incluso

en el tratamiento de los detalles. El aparejo no es variado en su forma, como en

el palacio Medici, sino matizado en su trazado: el basamento del edificio es

tratado en cuadrícula, a la manera del opus reticulatum antiguo; lo demás es de

almohadillado plano, pero en cada planta, las hileras son de grosor decreciente

14
14

conforme se va subiendo, manera sutil de marcar cada nivel confiriéndole su

propia estética. La traza de los vanos es más esmerada: cuadrados perfectos

en la planta baja, ventanas bíforas encima, pero un arquitrabe descansa en el

parteluz. El rasgo más notable es el ritmo, acompasado de forma imperiosa por

las pilastras que enmarcan los vanos en todos los niveles destacando, lisas, en

las paredes de almohadillado. Se trata por tanto, de la primera muestra de

órdenes superpuestos: el orden de la planta baja evoca el dórico, y soporta un

friso de adornos; las dos plantas superiores son corintias. Lo esencial es la

rigurosa regularidad del conjunto, la nitidez de la definición de los niveles

mediante los entablamentos de cada orden, y la idea de superponer los

órdenes antiguos en la fachada de un palacio, como en el Coliseo o en el teatro

de Marcelo.

La enseñanza del palacio Rucellai es muy valiosa; las proporciones y el

lenguaje clásico de su fachada otorgaron al edificio una gran consideración por

parte de sus contemporáneos. En él ya se afirma la igualdad de todos los

cuerpos y la total ausencia de acentuación del central. La simetría también fue

respetada, pues si se restituye mentalmente el tramo que falta a la derecha, se

constata que las puertas están dispuestas simétricamente con una distancia de

dos tramos una respecto de otra o respecto de las esquinas, si bien el eje de

simetría lo constituye una pilastra medianera.

En el interior del palacio hay que señalar el patio renacentista, a pesar

de que hoy en día las arcadas de dos de los lados se han tapiado. Unos

amplios arcos de

elaborados.

medio punto

están sujetos por capiteles corintios muy

conforme se va subiendo, manera sutil de marcar cada nivel confiriéndole su propia estética. La traza

En frente del palacio, Leon Battista Alberti, para celebrar la boda que, en

1460, unió a Bernardo Rucellai y Lucrezia de Medici, realizó una amplia galería

de estilo renacentista. En su frontón, para representar a las dos familias, se

colocaron las velas arriadas de Fortuna, escudo de los Rucellai, y el anillo de la

familia Médicis, que se conservan todavía.

15
15
Palacio Strozzi Loggia Rucellai La construcción del palacio de Filippo Strozzi empezó en julio de 1489.

Palacio Strozzi

Loggia Rucellai

La construcción del palacio de Filippo Strozzi empezó en julio de 1489.

De tamaño imponente, se destruyeron 15 edificios para construirlo.

Filippo Strozzi era miembro de una de las más ricas e influyentes

familias florentinas, que cayó en desgracia a causa de su enfrentamiento con

los Medici, habiendo de exiliarse en 1434. Gracias a la fortuna acumulada

como banquero en Nápoles, Filippo Strozzi pudo volver a Florencia en 1466.

Decidido a superar a sus rivales, y para celebrar la grandeza de su familia,

decidió financiar la construcción de un impresionante palacio. Durante años

compró y demolió edificios en torno a su residencia para así disponer del

terreno necesario para edificar el palacio más grande que se hubiese visto

nunca en Florencia. Con tanto dinero a disposición del proyecto nada se dejó al

azar, e incluso convocaron a astrónomos para decidir cuál era el día más

propicio para poner la primera piedra. Los trabajos comenzaron pues en 1489,

pero tan sólo dos años después moría Filippo Strozzi. Sus herederos

prosiguieron, aunque con dificultades, la dispendiosa construcción del sueño de

Filippo.

Giorgio Vasari atribuye la traza original del palacio a Benedetto da

Maiano, un escultor y arquitecto florentino, aunque no existe ningún documento

que lo corrobore. En 1489 se pagó a Giuliano da Sangallo por la realización de

un modelo en madera del palacio, siendo esa su única contribución a la obra.

16
16

Simone del Pollaiolo, llamado Il Cronaca, en cambio, quedó contratado

desde febrero de 1490 para dirigir la obra de cantería, y parece ser que

permaneció vinculado a la construcción hasta 1504, de hecho, habría

continuado los trabajos a la muerte de Benedetto da Maiano, realizando el

coronamiento de la fachada y el patio porticado. Tras varias interrupciones,

debidas a la oscilante situación económica de la familia, el palacio fue

terminado por Baccio d’Agnolo, que cuidó también los espacios internos y los

muebles, pero dejó la cornisa incompleta por una lado, que ha permanecido así

hasta el día de hoy.

Simone del Pollaiolo, llamado Il Cronaca , en cambio, quedó contratado desde febrero de 1490 para

Fue construido aposta de un tamaño superior al del palacio Medici. La

planta es un rectángulo regular; una forma cúbica desarrollada alrededor de un

patio central porticado, en la más pura tradición florentina. A la altura de la calle

se abren ventanas rectangulares. Mientras que en los pisos superiores se

pueden encontrar dos series de elegantes ventanas bíforas sobre cornisas

dentadas. La composición es de una nitidez perfecta, con una entrada con arco

en el centro de cada una de las tres caras libres. El alzado se caracteriza por el

efecto monumental del bloque cúbico, que fue tratado enteramente con

almohadillado, y rematado por una cornisa clásica. Se desprende una

impresión de perfecta regularidad. Por la traza de los vanos geminados cuya

arcada queda subrayada por el dovelado, por su colocación a ras de las

cornisas que separan los cuerpos y, sobre todo, por la ausencia de orden a la

antigua, el palacio Strozzi sigue siendo acorde a la tradición local, pero en

regresión respecto del palacio Rucellai. Es, a la vez, el más perfecto y el último

de los grandes palacios florentinos del Quattrocento.

El alzado del patio es, en cambio, más evolucionado. Las arcadas

de la planta baja descansan sobre columnas de orden compuesto, pero las de

la primera planta lo hacen sobre pilares, y la segunda no es sino una logia de

17
17
columnas, las cuales llevan un arquitrabe continuo y descansan en pedestales unidos por una balaustrada. La

columnas,

las

cuales

llevan

un

arquitrabe continuo y descansan en

pedestales unidos por una

balaustrada. La obra conjunta de

Benedetto da Maiano y del Crónaca

hizo del palacio Strozzi una obra

maestra del clasicismo propiamente

florentino.

columnas, las cuales llevan un arquitrabe continuo y descansan en pedestales unidos por una balaustrada. La

En el exterior se encuentran los portaantorchas y portabanderas, y las anillas

de hierro forjado para los caballos, el mejor ejemplo de esta forma artística y

obra maestra de Niccolò Grosso llamado Il Caparra, el más famoso herrero de

Florencia activo en el siglo XV.

18
18
Palacio Pazzi-Quaratesi El encargado del proyecto de este palacio será <a href=Filippo Brunelleschi , encargado por Jacopo Pazzi, miembro de una de las más prestigiosas familias florentinas en 1430. Jacopo es el instigador de la conjura más importante contra los Medici, saldada con la muerte de uno de sus miembros. Las obras serán dirigidas por Giuliano da Maiano entre 1462 y 1472, arquitecto favorito de la familia, siguiendo fielmente los diseños del maestro. Al exterior presenta tres plantas, siendo la primera almohadillada en sintonía con el palacio Medici . Las dos superiores son iguales, con arcos de medio punto que acogen ventanas geminadas. Sobre cada arco de la planta superior se abre un óculo. La fachada se remata con una amplia cornisa. Al igual que la mayoría de los palacios renacentistas, consta de un elegante patio interior, con delfines y vasos con llamas en los capiteles. En 1593 fue adquirido por los Strozzi, quienes lo conservaron hasta 1796, cuando pasó a ser propiedad de la familia Quaratesi. En 1843 cambió nuevamente de propietario, siendo adquirido por un rico ciudadano alemán. Tras su muerte fue vendido a un instituto religioso de Coburgo. Durante el período de Florencia capital (1865-1871) ocupa la Gran Logia Masónica de Italia. 19 " id="pdf-obj-18-2" src="pdf-obj-18-2.jpg">

Palacio Pazzi-Quaratesi

El encargado del proyecto de este palacio será Filippo Brunelleschi,

encargado por Jacopo Pazzi, miembro de una de las más prestigiosas familias

florentinas en 1430. Jacopo es el instigador de la conjura más importante

contra los Medici, saldada con la muerte de uno de sus miembros. Las obras

serán dirigidas por Giuliano da Maiano entre 1462 y 1472, arquitecto favorito

de la familia, siguiendo fielmente los diseños del maestro. Al exterior presenta

tres plantas, siendo la primera almohadillada en sintonía con el palacio Medici.

Las dos superiores son iguales, con arcos de medio punto que acogen

ventanas geminadas. Sobre cada arco de la planta superior se abre un óculo.

La fachada se remata con una amplia cornisa. Al igual que la mayoría de los

palacios renacentistas, consta de un elegante patio interior, con delfines y

vasos con llamas en los capiteles.

En 1593 fue adquirido por los Strozzi, quienes lo conservaron hasta

1796, cuando pasó a ser propiedad de la familia Quaratesi. En 1843 cambió

nuevamente de propietario, siendo adquirido por un rico ciudadano alemán.

Tras su muerte fue vendido a un instituto religioso de Coburgo. Durante el

período de Florencia capital (1865-1871) ocupa la Gran Logia Masónica de

Italia.

19
19
Palacio Antinori Palacio Pazzi-Quaratesi Fue construido para la familia Boni por Giuliano da Maiano entre 1461

Palacio Antinori

Palacio Pazzi-Quaratesi

Fue construido para la familia Boni por Giuliano da Maiano entre 1461 y

1469. El palacio, hoy, lleva el nombre de los terceros y actuales propietarios,

los Antinori, que lo compraron en 1506. La sobriedad y armonía de la

construcción, que se caracteriza por el elegante pórtico central, está inspirado

en el Palacio Davanzati y en el Palacio Medici Riccardi. Para testimoniar la

antigua producción vinícola de los Antinori, en la calle Vicolo del Trebbio, el

edificio conserva una pequeña ventana desde la que, antiguamente, vendían

las botellas.

Palacio Antinori Palacio Pazzi-Quaratesi Fue construido para la familia Boni por Giuliano da Maiano entre 1461
20
20

Palacio Gondi

Construido en 1490 y atribuido a Giuliano da Sangallo, aunque

últimamente hay quienes reconocen este palacio como obra de Giuliano da

Maiano. Inspirado en otros importantes edificios señoriales de la ciudad, como

el palacio Medici o el palacio Strozzi. Entre los elementos tomados de estos

está el conjunto en forma de cubo alrededor de un patio central, el

almohadillado, que se va suavizando conforme se asciende hasta desparecer,

las ventanas de arco, etc. Sin embargo, el arquitecto fue capaz de modificar el

uso de estos elementos. El elemento más innovador es el diseño de las

ventanas, que no son geminadas.

Palacio Gondi Construido en 1490 y atribuido a Giuliano da Sangallo, aunque últimamente hay quienes reconocen

El palacio florentino más allá del siglo XV y fuera de Florencia

El estilo del palacio florentino quattrocentista tuvo continuidad durante el

siglo XVI, con algunas innovaciones e incluso tuvo proyección fuera del ámbito

de la capital de la Toscana.

En Florencia hay varios palacios construidos durante el siglo XVI que

son una evolución del estilo nacido en el siglo anterior. Ejemplo de ello es en

21
21

primer lugar el Palacio Guadagni, construido por encargo del comerciante de

seda Riniero di Bernardo Dei a partir de 1502. El arquitecto fue probablemente

Il Cronaca, aunque algunos historiadores atribuyen su autoría a Baccio

d’Agnolo. Construido alrededor de un patio central porticado. En la fachada las

ventanas se organizan en tres niveles. En el primer cuerpo, ventanas

rectangulares, en las plantas superiores, ventanas con arco de medio punto

doveladas. La innovación es que la planta superior está coronada por una

monumental galería adintelada, que aligera la masa de las paredes frontales

creando un juego de llenos y vacíos. Este elemento será copiado a menudo a

partir de entonces. Muy similares a éste son el Palacio Ginori y el Palacio

Niccolini-Bouturlin, construidos ambos en la primera mitad del XVI y

seguramente concebidos por el mismo arquitecto, Baccio d’Agnolo.

Palacio Guadagni Palacio Ginori
Palacio Guadagni
Palacio Ginori
primer lugar el Palacio Guadagni , construido por encargo del comerciante de seda Riniero di Bernardo

Palacio Niccolini-Bouturlin

22
22

Fuera de Florencia encontramos el Palacio Piccolomini. Este palacio

se encuentra en Pienza, en la provincia de Siena. Fue construido a partir de

1469 por encargo de Giacomo y Andrea Piccolomini Todeschini, sobrinos del

papa Pío II, nacido Eneas Silvio Piccolomini. El ejecutor de las obras fue el

arquitecto sienés Pietro Paolo del Porrina, basándose en un proyecto atribuido

a Bernardo Rossellino. El exterior del palacio recuerda en cierta medida al

Palacio Rucellai.

Fuera de Florencia encontramos el Palacio Piccolomini . Este palacio se encuentra en Pienza, en la
23
23

Bibliografía

  • - El arte del perído humanístico. José Pijoán. SUMMA ARTIS. Historia general del arte. Espasa Calpe

  • - Renacimiento y Barroco I. De Giotto a Leonardo da Vinci. Giulio Carlo Argan. Ediciones Akal.

  • - El arte en la Italia del Renacimiento. John T. Paoletti/Gary M. Radke.

Akal.

  • - El arte del Renacimiento. Bertrand Jestaz. Akal

Internet:

Intereses relacionados