Está en la página 1de 4

Iglesia Presbiteriana de Ayacucho

TALLER DE
UJIERES
PROPÓSITO:
Enseñar cuáles son sus funciones, deberes y responsabilidades a los ujieres, qué se espera
de ellos y cuál debe ser su actitud hacia los demás, hacia el culto y hacia sí mismo.
“Quien ama, sirve, honra y glorifica al Señor vive como un verdadero Cristiano sin dificultad”

UJIERES: Los Ujieres representan una herramienta fundamental para el


crecimiento y la extensión del Reino de Dios. Son hombres y mujeres que sirven a Cristo
desde el privilegio del servicio. En apariencia su trabajo pasa desapercibido pero ellos son
la carta de presentación de nuestras congregaciones.
 De la atención que le brindemos a los nuevos visitantes depende si regresarán o no.
 El primer impacto es fundamental, dice la sicología y si ellos son atentos y atienden
bien a los creyentes nuevos, sin duda volverán.
"Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que
del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís" Col 3:23-24
SIRVIENDO A DIOS CON CORAZÓN, CONVICCIÓN Y
PERSEVERANCIA
Lucas 22:24-30
¿Cuándo honramos a Dios? Esencialmente cuando hacemos
conforme a Su voluntad, y sumamos un ingrediente que es
esencial: el servicio. Es una señal que nos identifica a los
seguidores o discípulos de Jesús. No necesitamos una espada,
sino una toalla, que está asociado con el servicio (Juan 13:4, 5)
A. EL SERVICIO, UNA FORMA PRÁCTICA DE HONRAR Y GLORIFICAR A DIOS
1. Jesús toma la iniciativa de servir (Juan 13:4, 5)
2. Debemos aprender el valor del servicio (Lucas 22:24-
30)
 Servir con humildad glorifica a Dios (vv.25, 26)
 Delante de Dios se privilegia el servicio (v. 27)
 Dios nos permite dónde debemos servir (Jn 4:35-38
Un encuentro real con el Señor Jesús nos transforma. Un cambio definitivo.
3. El amor del siervo es un amor en acción (1 Juan 3:10, 11)
4. La fidelidad a Cristo nos hace diferentes (Mateo 5:13)
5. Cada día el siervo debe mejorar en el servicio.
MANUAL DE LOS UJIERES
"Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” Col 3: 23-24
Razones por las que el ministerio de los ujieres es muy importante en la iglesia:
1) El ujier es a menudo el primer SIERVO de Jesús
que las personas ven al entrar en la casa de
Dios. La actitud de apertura que el ujier
comunica a los miembros de la iglesia y a los
amigos visitantes, ayuda a dar el tono espiritual,
de confianza y de reverencia en todo el servicio
(culto al Señor). Ro 12:9-16
2) El ujier es el primer contacto individual que la iglesia haga con las personas durante su
asistencia al servicio. Los predicadores, maestros y músicos ministran a las personas
en grupos mientras que los ujieres ministran a las personas de manera individual. Un
saludo amable con una sonrisa, una palabra de aliento dirigida por el Espíritu, puede
ser lo más importante que algunas personas reciban al asistir al culto. Recuerden que
las primeras impresiones son muy, muy, muy importantes y muchas veces muy
duraderas. Col 4:6
3) El ujier que tiene un trabajo para hacer y lo hace lo mejor que pueda según su habilidad,
siendo fiel a su tarea, recibirá el mismo grado de recompensa como un predicador o un
pastor quien ha hecho su trabajo fielmente. La Biblia no requiere que tengamos gran
talento; sino que el talento que tenemos sea presentado y rendido a Dios. "Ahora bien,
se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel." 1 Cor 4:2.
Antes de poder realizar su labor con efectividad, es importante que el ujier se analice a sí
mismo, en las diferentes áreas de su propia vida tanto interna como externa, debe mirar
siempre su propia imagen, su testimonio dentro y fuera de la iglesia.
En casi todos los casos y especialmente los domingos:
• El ujier varón debe llevar ropa de vestir apropiada.
• Las mujeres ropa de vestir sin escotes pronunciados, poco maquillaje, nada de
transparencias ni faldas arriba de la rodilla, si se pinta el pelo no puede usar colores
surrealistas. (verde, naranja, etc.) Esto no es para decir que el ujier tiene que usar ropa
costosa, pero que debe estar bien arreglada, con su cabello bien peinado, sus zapatos
lustrados, buen aliento, etc. El ujier representa a Cristo y también a la iglesia y por esto
debe dar y mostrar en toda hora una buena impresión. 1 Tim 2:9-10
PERFIL DE UN UJIER:
A. Su preparación espiritual.
- Dedicada a la oración y comunión con
el Señor. 1 Tes 5:17-18, Stg 5:16
- Que estudia la palabra de Dios. 2 Pe
3:18, Jn 5:39
- Que muestre los frutos del Espíritu. Gal
5:22
- Se congrega en forma permanente.
Heb 10:25
- Buen testimonio personal.
B. Su aseo personal.
- Limpieza personal.
- Perfume y desodorante.
- Boca aseada.
- Cabello arreglado y los varones cabello recortado
- Vestimenta apropiada
C. Su tarea.
- Ser puntual. por lo menos llegar 15 o 20 minutos antes de
la hora del servicio.
- Nunca dejar su puesto.
- No usurpar autoridad.
- Atención especial a los invitados.
- Seguir las instrucciones.
D. Su actitud:
- De fe
- Conversación agradable
- Rostro agradable , sonreír
- No murmurador
- Bondadoso para con todos
- Amable, Servicial, Cortes , sin
sobrepasar la confianza
(confianzudo)
- Prudente, Observador, etc.
CONSIDERACIONES Y RECOMENDACIONES BÁSICA PARA EL UJIER:
- Permita que la hospitalidad de la iglesia se
afirme en usted. Vista cada palabra y cada
acción con la amabilidad.
- La cortesía es la palabra clave para el ujier.
Algunos van a asistir al culto y van a recordar
más la cortesía del ujier que cualquier otra cosa
del servicio.
- Permita que su bondad ayude a las personas a ser receptivas para que puedan abrir
su corazón en la adoración a Dios
- Sea comprensivo con las personas difíciles
- Ejercite la compasión con todas las personas
- Aprenda a ser eficiente, pero no a expensas de la amabilidad
- Acepte esta importante tarea, como muestra de confianza del pastor y de la
congregación, hacia usted;
- Permita que su mayor virtud sea la presencia interior del Espíritu Santo.
LAS FUNCIONES DEL UJIER:
- Dar la bienvenida a nombre de la iglesia
- Dirigir a las personas adultas a sus asientos.
- Dirigir a los niños a sus aulas.
- Repartir el programa y el boletín
- Ayudar a que los niños se sienten junto con sus padres
durante la alabanza;
- Cualquier niño o personas de tercera edad deben salir acompañados o ser enviado a
su asiento de nuevo.
- Para mantener la disciplina, el ujier no
tiene que estar “halando orejas”. Existen
muchas maneras de aplicar el orden con
respeto a los demás. Por ejemplo, si un
bebé está llorando puede ser que la mamá
no sabe cómo llegar a la sala cuna o
quizás ni siquiera sabe que hay una
disponible. Entonces el ujier puede
acercarse y decir con mucha cortesía:
“Disculpe ¿El niño se siente bien?" ,
“Tenemos una muy buena cuna y las
encargadas estarían muy contentas de
cuidar a su bebé para usted” Una
declaración como esta muchas veces
animará a una madre dirigirse rápidamente a la cuna .
Recuerda, el ujier debe ser firme y a la vez amable. Un amor genuino se puede
mostrar aún a través de la firmeza. Debido a que los contactos de los ujieres se hacen
directamente con las personas de manera individual, es importante que aprendan a
actuar con amabilidad sin esperar demasiado de los demás.
Un ujier eficiente aprende a aceptar a las personas como son en vez de como él quisiera
que fueran. Los ujieres pueden ser amables si lo intentan. Recuerde que cualquier
declaración negativa que tienda a juzgar o a criticar se opone a la amabilidad.
SITUACIONES DE EMERGENCIA
• Idealmente, los ujieres deberán estar preparados para afrontar cualquier situación de
emergencia que pueda surgir durante un servicio. La directiva de los ujieres deberá
proveer entrenamientos especializados con respecto a situaciones específicas, tales
como fuegos, falsas alarmas de fuego, emergencias médicas, desastres, etc.
• Idealmente, algunos de los ujieres deberán recibir instrucción sobre primeros auxilios.
CONCLUSIÓN:
Estimado hermano y hermana, sirve a nuestro Señor con todo.
Mateo 22:37-39 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo
tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el
primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
El Señor Jesús te ayude.

También podría gustarte