Está en la página 1de 5

No alterques contra Dios. Romanos 9:19-24

Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios ? Porque ¿quién resiste a su voluntad? 20 Al contrario, ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios? ¿Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela: Por qué me hiciste así? 21 ¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso para uso honorable y otro para uso ordinario? 22 ¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción? 23 Lo hizo para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia, que de antemano El preparó para gloria, 24 es decir, nosotros, a quienes también llamó, no sólo de entre los judíos, sino también de entre los gentiles.

Introducción:

Ya hemos visto que la salvación y la elección no es una cuestión de la voluntad del hombre, sino que todo lo relacionado a la salvación de los pecadores, es algo que tiene que ver con

la SOBERANÍA DE DIOS.

Nuestro Dios está en los cielos; El hace lo que le place. Salmo 115:3

Talvez la frase más complicada, no de asimilar sino de aceptar en este capítulo es: No depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia v16.

Los hombres suelen querer tener el control de todas las cosas, y parte de ello también es

la

salvación, lo cual como otras cosas en la vida no dependen del hombre.

Y

nuevamente, el Apóstol Pablo guiado por el espíritu Santo, se adelanta a las objeciones

del pensamiento de los que leyeron la carta originalmente y nos dice:

Rom 9:19 Me dirás entonces: ¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios ? Porque ¿quién resiste a su voluntad? BLA

De forma superficial estas palabras pueden parecer complicadas de entender, pero al detenernos y utilizar el contexto inmediato, es mucho más entendible

Para tener más claridad veamos otras versiones:

Romanos 9:19 Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? RV60

Rom 9:19 Tú me vas a decir: Dios no tiene por qué reprocharme, dado que nadie puede oponerse a su voluntad. Biblia Latinoamericana

Rom 9:19 Pero me dirás: Entonces ¿de qué se enoja? Pues ¿quién puede resistir a su voluntad? JERUSALEN

Es decir, Pablo está desnudando el perverso corazón de los seres humanos, quienes al conocer y entender que la doctrina correcta en cuando a la salvación es que Dios a algunos

los elige y a otros los deja que sigan caminando en su pecado hacia el infierno, entonces su reacción perversa es:

Entonces ¿Por qué Dios castiga a los pecadores en el infierno si él no los ha elegido?

que no

aceptan la soberanía de Dios. Quienes en vez de humillarse ante Dios, lo que hacen es culpar a Dios.

El hombre siempre hallará a un culpable en otros pero no en sí mismo.

Génesis 3:11-12 El replicó: «¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol del que te prohibí comer?» 12 Dijo el hombre: «La mujer que me diste por compañera me dio del árbol y comí.»

Tanta es la perversión del hombre que es capaz de culpar a Dios de su pecado.

¿Les suenan conocidas estas palabras?

es lo mismo que dicen las personas

Pro 19:3 La necedad del hombre le hace perder el rumbo,y para colmo se irrita contra el Señor.

1 Juan 1:5 Y este es el mensaje que hemos oído de él y que os anunciamos: Dios es Luz, en él no hay tiniebla alguna.

Este es un tema de responsabilidad, si Dios ha elegido a algunos, entonces ¿Por qué Dios

se aira contra ellos?

Nuevamente el hombre se pone como víctima. Tú no eres víctima, tu eres un pecador y en los términos legales de la Biblia eres un criminal que ha transgredido la ley y merece el castigo eterno.

¿Pero por qué el hombre no comprende esto?, el texto nos indica dos cosas importantes:

1. Porque no se conoce a sí mismo y 2. Porque no conoce a Dios.

Dejemos que Pablo nos ponga en la perspectiva correcta, si es que también en nuestro interior no aceptamos esta doctrina bíblica.

que monstruo es el dios de la Biblia.

1. ¿Quién eres tú?

v20 Al contrario, ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios?

La pregunta más sabia que un hombre puede hacerse es ¿Quién soy yo? Es una pregunta existencial, que al saberla responder bíblicamente nos hace encontrar el sentido fundamental de nuestra vida:

Isa 64:8 Mas ahora, oh SEÑOR, tú eres nuestro Padre, nosotros el barro, y tú nuestro alfarero; obra de tus manos somos todos nosotros.

Es claro que Pablo tenía en mente esta misma figura que tenía Isaías, pero ambos deben remontarse al Génesis:

Gén 2:7 Entonces el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.

En ambos textos encontramos dos verdades innegables que son el fundamento de la vida misma: Dios es el creador y el hombre es un ser creado.

1.1 La identidad del hombre

El hombre ha sido creado por Dios, posee dignidad, posee un propósito al existir.

Nunca el hombre debe creer que existe para sí mismo, sino debe entender que sirve a un propósito más grande que él mismo: La gloria de Dios.

El hombre siguiendo su deseo de pecar sin cargo de conciencia y culpa, ha querido eliminar la realidad de Dios, anulando ideológicamente su existencia, para creer que no debe rendir cuentas a nadie, en ese esfuerzo lo que ha logrado es desesperanza y vidas sin sentido.

El hombre que vive sin sentido es porque se ha alejado del verdadero propósito de su existencia, temer a Dios y guardar sus mandamientos.

1.2 La identidad de Dios

Dios es el creador de todo lo que existe, el dueño de todo, aún de nuestro destino. Salmos 24:1 Salmo de David. Del SEÑOR es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan.

2. Las prerrogativas de Dios

Si Dios es el creador entonces posee ciertas prerrogativas o privilegios que solo Él puede ejercer. Pablo utiliza la figura del barro y el alfarero. El oficio que consiste en realizar figuras de barro, que tengan determinados usos dentro de una casa, y con esa imagen él nos muestra esas prerrogativas de Dios:

2.1 Hacer vasos de honra y de uso ordinario

¿Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela: Por qué me hiciste así? 21 ¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso para uso honorable y otro para uso ordinario?

Lo ilógico de culpar a Dios y replicar contra él, como ilógico es pensar que el barro pueda reclamar a Dios por cualquier cosa

Dios ha decidido que cierto grupo de seres humanos existan para uso honorable y otros de uso ordinario (Algunos salvos y otros se perderán)

2.2 Demostrar su ira y hacer notorio su poder

22 ¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción?

La ira de Dios es uno de sus atributos y ha decidido mostrarlos

Rom 1:18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad

e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad

Juan 3:36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.

Su ira es Justa

Santiago 1:20 pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

En sus elegidos obra su poder para salvar

Hebreos 7:25 Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos.

Somos libres de la Ira

1 Tesalonicenses 5:9 Porque no nos ha destinado Dios para ira, sino para obtener salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,

Cristo recibió la ira de Dios

Isaías 53:4 Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido.

2.3 Mostrar la riqueza de su gloria

23 Lo hizo para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de

misericordia, que de antemano El preparó para gloria, 24 es decir, nosotros,

a quienes también llamó, no sólo de entre los judíos, sino también de entre los gentiles.

La riqueza de su gloria se manifiesta salvando, no en cosas corruptibles

Efesios 2:4-10 Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, 5 aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), 6 y con El nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, 7 a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. 8 Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.

Somos receptores de su misericordia

Salmos 103:10-17 No nos ha tratado según nuestros pecados, ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades. 11 Porque como están de altos los cielos sobre la tierra, así es de grande su misericordia para los que le temen. 12 Como está de lejos el oriente del occidente, así alejó de nosotros nuestras transgresiones. 13 Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el SEÑOR de los que le temen. 14 Porque El sabe de qué estamos hechos, se acuerda de que somos sólo polvo. 15 El hombre, como la hierba son sus días; como la flor del campo, así florece; 16 cuando el viento pasa sobre ella, deja de ser, y su lugar ya no la reconoce. 17 Mas la misericordia del SEÑOR es desde la eternidad hasta la eternidad, para los que le temen, y su justicia para los hijos de los hijos,

3. La soberanía de Dios en la salvación

Dios es soberano en todo lo que existe y también en la salvación, es Dios quien decide quién se salvará, el desea mostrar con unos su ira justa y su gracia soberana sobre otros, y ¿quién eres tu para decirle qué hacer a Dios?

Por lo tanto:

El hombre no tiene derecho a replicar contra Dios

Dios tiene derecho de hacer lo que desea con el hombre

Aplicaciones finales del texto:

Dios elige soberanamente a quién salvar, esta verdad te lleva a altercar contra Dios recuerda quién eres tú y quién es Él.

Dios al elegir salvar a los que Él desea, está en todo su derecho de hacerlo.

Dios es soberano y rige todas las áreas de nuestra vida, humíllate ante su grandeza, Él es quien salva y es quien condena.

No alterques contra Dios, lo mejor que puedes hacer ante algo que no te parece es Humillarte y aceptar su soberana voluntad

1 Tesalonicenses 5:18

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.